Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira




descargar 46.84 Kb.
títuloPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira
fecha de publicación09.01.2016
tamaño46.84 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ V.

Magister Comunicación y Educación

PHD Profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

NEUROPEDAGOGÍA LÚDICA E INTELIGENCIAS MÚLTIPLES
Carlos Alberto Jiménez Vi.
Neurociencias – Neuropedagogía

La utilización, en la actualidad, de equipos como la tomografía axial computarizada, la resonancia magnética nuclear y funcional, la tomografía de emisión de positrones suponen una gran revolución científica para todos aquellos conocimientos relacionados con los procesos cerebrales y los procesos cognitivos, ya que durante varios siglos aquello que ha sido observado indirectamente o teóricamente podrá ser objeto de estudio directo. De esta forma muchos conceptos sicológicos y pedagógicos tradicionales han quedado desplazados con el florecimiento de la neurociencia cognitiva y la Neuropedagogía.
Actualmente los hallazgos de nuevos neurotransmisores, neurohormonas, nuevas sustancias bioquímicas que producen un tipo especial de moléculas de la emoción. También la existencia de nuevos genes productores de péptidos esenciales para ciertos procesos nerviosos, el encuentro de zonas funcionales específicas determinantes de varios comportamientos, el descubrimiento de zonas de placer como el séptum productor de grandes cantidades de endorfinas, denominadas por los científicos las hormonas de la felicidad permiten abrir nuevos caminos para la construcción de un discurso alrededor de la Neuropedagogía.
Todo lo anterior permite deducir la gran importancia que pueden tener estos descubrimientos para comprender mejor los procesos pedagógicos, y en especial, las prácticas como el juego de una forma diferente a como actualmente se hace. Las Neurociencias tienen un método muy riguroso (método científico), que difícilmente acepta conceptos como aprendizaje, mente, intención, espíritu, alma, y en nuestro caso, conceptos como la lúdica, el juego, el sentido del humor, la chanza y otra serie de afectaciones de carácter subjetivo. Al respecto, podríamos afirmar que para las Neurociencias solo existen procesos físicos, químicos y biológicos medibles, y todo lo relacionado con el cerebro humano debe explicarse a partir de mecanismos físico-químicos que se producen en estos procesos.
La pedagogía, por el contrario, tiene otros métodos (fenomenológicos, hermenéuticos, etc.), y podrá existir en forma autónoma. Por consiguiente, consideramos pertinente establecer procesos mediadores y complejos que nos permitan introducir un nuevo paradigma en construcción, denominado Neuropedagogía.
Ahora bien, se hace necesario trazar líneas divisorias entre las Neurociencias y la Neuropedagogía, debido a sus métodos y a sus objetos de estudio, pero lo anterior no significa que no podamos tejer o hilvanar relaciones entre estos dos paradigmas, para entender que los contrarios no son opuestos, si no complementarios. De lado a lado, desde las investigaciones en Neurociencias y en Pedagogía pueden adquirirse conocimientos válidos y significativos. Al respecto nadie duda, hoy en día que el hombre es un ser biológico, también, un producto social y lúdico.
Para la Neuropedagogía al igual que para las Neurociencias en el proceso de evolución cerebral tuvo prelación el aumento y desarrollo de los núcleos vinculados al placer, al afecto, a la lúdica (Séptum, núcleo caudado, Locus coruleus1), con respecto a los núcleos relacionados con la agresividad y la violencia. De hecho el ser humano reorientó la animalidad (cerebro reptílico), hacia actitudes constructivas como las que se refieren a la adquisición de saberes y de conocimientos, especialmente, a la convivencia social y cultural, donde los procesos Neuropedagógicos alrededor del juego son indispensables para la formación de actitudes solidarias, compasivas y axiológicas, base fundamental del desarrollo humano. Vale la pena aclarar lo que nos dice Gadamer “lo primero que debemos de tener claro es que el juego es una función elemental de la vida humana”, hasta el punto de que no se puede pensar en absoluto la cultura humana sin un componente lúdico.
En síntesis la neurociencia tiene como objeto de estudio el cerebro, incluyendo sus variaciones o disfunciones, mientras que para la Neuropedagogía el objeto de estudio es la vida del hombre, y en especial, el cerebro del mismo, entendido no como una computadora, sino como un órgano social que necesita del abrazo, de la recreación y del juego para su desarrollo. Por esta razón la Neuropedagogía es una ciencia naciente que ocupará a las mentes más lúcidas del tercer milenio

LÚDICA Y NEUROAPRENDIZAJE

Para nadie es un secreto que aprendemos con mucha facilidad aquello que nos produce goce y disfrute, utilizando herramientas lúdicas de aprendizaje, ojalá acompañado por el cariño, el afecto y la comprensión que necesita el ser humano. En este sentido la Educación debe ser interpretada como un proceso de cooperación y solidaridad, especialmente en el desarrollo de actitudes compasivas y altruístas, y no de procesos relacionados con la instrucción, o con la comunicación dentro de modelos unidireccionales (Emisor - Receptor), que tanto daño han hecho a nivel pedagógico y que infortunadamente son los paradigmas que actualmente se convalidan en la escuela y en la universidad.
El juego, al igual que el deseo, el goce, o cualquier otra emoción, es un producto mental del cerebro humano. En todo el proceso mismo del juego se producen neurotransmisores, hormonas, péptidos, moléculas de la emoción, que necesariamente activan algunas aéreas del cerebro , en especial todas aquellas ligadas al sistema límbico. Recordemos que el sistema límbico se encuentra conformado por una serie de núcleos localizados en la parte interna y lateral de los dos hemisferios cerebrales. Desde allí largos ases de fibras nerviosas se conectan con muchas partes del cerebro y luego con todo el cuerpo humano a través de la médula espinal. En este equipo emocional subyacen la alegría, el miedo, el placer, la huida y el ataque que hace el ser humano cuando se ve en una situación de estrés.
En el sistema límbico se encuentra la amígdala lateral, la cual incide en el afecto, la cooperación y la solidaridad que produce el juego en el aprendizaje. Lo mismo sucede con el séptum, una zona límbica que se encuentra muy ligada al placer y al goce. Por otra parte, también se activa el hipocampo reforzando todos aquellos procesos relacionados con la memoria. Ahora bien, uno no aprende a jugar, nace jugando ya que toda la información cognitiva de carácter lúdico subyace en la memoria filética2 del ser humano, gracias a esta nacemos con la capacidad de saltar y jugar desde el ambiente intrauterino.
También existen otras áreas vinculadas al juego, y en especial, al afecto y al amor que implican la implementación en la escuela, de muchos juegos de rol culturales y sociales que hacen que el núcleo caudado produzca una gran cantidad de moléculas de la emoción como son las endorfinas y otros neurotransmisores, los cuales hacen que el sujeto entre en estados de sedación y embotamiento similares al consumo de drogas sicodélicas o sicotrópicas.
El solo hecho de que los procesos evolutivos del ser humano desarrollaran las áreas cerebrales intelectuales, y las áreas vinculadas al placer (séptum – núcleo caudado – amígdala lateral), sobre otras vinculadas a la agresividad y a la depresión, nos ayuda a comprender cómo las actividades lúdicas permiten al ser humano reorientar su vida hacia actividades constructivas en todo lo relacionado con el aprendizaje, la creatividad y la aplicación del conocimiento. También el placer, el afecto, la solidaridad, la cooperación que producen las actividades lúdicas permitirán la construcción de una vida social y comunitaria.
En el ser humano existen tres tendencias básicas de comportamiento (placer, afecto, agresividad), que tienen, como ya se ha planteado, una directa relación con determinadas áreas cerebrales que han permitido fortalecer, entre muchas otras cosas, todos aquellos procesos relacionados con la educación, la socialización y la culturalización. Lo anterior ha permitido un verdadero proceso de desarrollo humano, que en últimas, podrá superar la agresividad y la animalidad humana. Protino, al respecto, nos dice con mucha sabiduría, que el ser humano se encuentra suspendido a medio camino entre los dioses y las bestias, lo cual tiene mucho sentido, ya que a pesar de encontrarnos en la primera década del siglo XXI todavía muchos seres humanos tienen comportamientos hostiles y delictivos.
Con respecto a lo anterior, la nueva Educación debe ser la encargada, no sólo de la construcción del conocimiento y de la cultura, sino de regular con estrategias lúdicas, en especial, utilizando el juego, todos aquellos instintos, impulsos, o las pulsiones relacionadas con la agresividad o la muerte. Los nuevos ambientes lúdicos inteligentes en la educación, permitirán fortalecer la esfera de los valores, y en especial, el afecto, la creatividad y la solidaridad, para facilitar la vida cultural en la sociedad humana. También las evidencias en el terreno de las Neurociencias demuestran a nivel neurofisiológico que el neo-córtex se expanda para que el sujeto se potencie intelectivamente y le permita neuromodular y regular los impulsos básicos relacionados con la animalidad. Recordemos que también en el neo-córtex se almacena la memoria mediante procesos ligados a la neuroplasticidad y el aprendizaje.
PLASTICIDAD CEREBRAL Y APRENDIZAJE

Al nacer el niño ya se encuentra equipado con cien mil millones de neuronas, las cuales no aumentan en la vida adulta, por el contrario, decrece su número. Sin embargo, en el momento del parto el cerebro del bebé pesa alrededor de 360 gramos, con respecto al del adulto (1400-1500 gramos), el crecimiento del volumen cerebral en las primeras fases infantiles (0-5 años), es consecuencia no del aumento del número de las neuronas, sino del gran incremento de interconexiones entre las dendritas de las neuronas, debido al desarrollo de los axones y de las ramificaciones eferentes y aferentes, y en fin, a todos aquellos procesos que permiten sinapsis( inclusive a la descomunal cifra de diez a la catorce), y procesos de asociaciones neuronales en los cuales cada neurona se puede comunicar con otras diez mil al mismo tiempo, es decir, toca y a su vez, es tocada por otras diez mil, demostrando conexiones que se pueden comparar a nivel cuantitativo con todos los átomos existentes en el universo. En síntesis, tenemos alrededor de un billón de billones de contactos neuronales con un simple pensamiento. He ahí la complejidad humana.
Estos son algunos de los motivos por los cuales la educación embriónica se debe fortalecer. A los dos años de edad, a diferencia del recién nacido, las neuronas parecen una gran maraña de pinos enredados y entrecruzados por la gran cantidad de interconexiones que existen, que permiten, entre muchas otras cosas, que pensamiento y lenguaje se unan y el niño comience a desarrollar los procesos culturales y racionales que exige su contexto cotidiano. También en dicha edad es donde se realiza el mayor aprendizaje sensorial motriz y de reconocimiento de personas. En otro sentido, para nadie es un secreto que un bebé abandonado o poco estimulado se desarrolla con mucha lentitud y no puede tener los diferentes operadores cognitivos para un buen aprendizaje en su vida infantil y adulta.
La neuroplasticidad es la capacidad que tiene el sistema nervioso para poder incrementar el número de ramificaciones interneuronales y sinapsis, a partir de estímulos, percepciones, sensaciones, emociones que actúan sobre el córtex cerebral en donde existe la mayor cantidad de neuronas asociativas. Por otra parte, se podría comprender con facilidad la base fisiológica o estructural del aprendizaje desde el punto de vista de las Neurociencias o desde la Neuropedagogía.
El aprendizaje desde estas perspectivas se puede estimular a través de la administración repetitiva de impulsos nerviosos por medio de procesos pedagógicos conductuales como actualmente se hace en la Educación tradicional. También se puede fortalecer de una forma mucho más productiva y asertiva, a través de procesos lúdicos recreativos, donde la lúdica puede tener mucho más eficacia a nivel metodológico que los modelos de instrucción existentes. El aprendizaje desde el punto de vista de las Neurociencias tiene que ver básicamente con el reforzamiento de la sinapsis como la base fundamental de la memoria tanto implícita como explicita. Por el contrario para la Neuropedagogía el aprendizaje tiene que ver más con procesos de comprensión, que de asimilación de información. La comprensión desde esta perspectiva requiere de “relacionar” o de “asociar” a nivel mental información significativa y contextualizada.
Desde estas perspectivas Neuropedagógicas, un proceso educativo que logre a través de herramientas lúdicas que las dendritas sean mucho más ramificadas y produzcan más sinapsis, podrá generar mayor posibilidad de aprendizaje, debido a que se produce mayor cantidad de señales y de almacenamiento de las memorias fundamentales del proceso de aprendizaje. Recordemos que uno no aprende a jugar, nace jugando ya que toda la información de carácter lúdico asociado con el aprendizaje subyace en la memoria filética del ser humano, gracias a esta memoria nacemos con la capacidad de saltar, jugar con el cordón umbilical. Estos aprendizajes que podríamos llamar genéticos son iguales para toda la especie humana. Por lo tanto, no debemos aprenderlos sino desarrollarlos y cultivarlos para que lleguen a su máxima expresión, cuando asociados con la creatividad y las inteligencias múltiples se podrán gestar productos y saberes nuevos para el desarrollo de nuestra sociedad y de nuestra cultura.
Podríamos afirmar que el juego en la Educación no debe ser interpretado como una actividad o un medio, como muchos lo consideran, sino que el juego hace parte de todas las manifestaciones sociales y culturales del ser humano como su condición básica de existencia desde la infancia hasta la vejez, debido a que somos seres lúdicos por naturaleza.
En síntesis, podríamos afirmar que el acto del aprendizaje no es como muchos lo creen para cambiar a las personas, sino que este proceso implica comprensión y transformación. En este sentido, es difícil cambiar al ser humano a nivel cultural y neurofisiológico, ya que solo suceden transformaciones sutiles que nos permiten tener una visión cada vez diferente sobre un determinado contexto. En lo pedagógico, el objeto de estudio de este problema no debe ser la transmisión del conocimiento o la enseñanza, sino la comprensión y de manera muy especial entender al hombre como un sujeto lúdico, biológico, síquico, social y cultural. No obstante, se hace necesario cambiar radicalmente el concepto que tenemos de Educación, muy ligada al de instrucción, e introducirnos más bien al de formación, comprensión o desarrollo humano, donde primero deben primar los sujetos colectivos lúdicos y luego el conocimiento.

La mayoría del aprendizaje humano se produce en la corteza cerebral, a través de los mecanismos de comunicación inter neuronal (sinapsis), que se producen desde los estadios más tempranos del desarrollo embriónico. Estos procesos ligados a la memoria genética, en la que cada célula humana contiene en su ADN el programa bioquímico, permitirá el proceso de organización y funcionamiento de las proteínas que configuran las funciones específicas del cerebro. Lo anterior originará los diferentes cambios estructurales en el cerebro humano (neuroplasticidad).
Estos cambios son el producto tanto de las experiencias que tiene el embrión frente los estímulos externos del contexto, como de productos internos de su vida psíquica en desarrollo. En la cuarta semana de gestación se encuentra ya formado en el embrión el tubo neural, del cual se origina la formación de todo el sistema nervioso, el cual se encontrará completamente formado al quinto mes con una capacidad de 100 millones neuronas. Desde las sexta semana las células madre (neuroblastos), que va a dar origen a las neuronas se reproducen de una forma caótica y exagerada a un ritmo de mil millones por día (durante los primeros cinco meses), en el cual se establecen las primeras conexiones neurales para poder desempeñar determinadas funciones específicas del cerebro humano.
La complejidad más grande de este proceso consiste en la migración neuronal que deben hacer las neuronas desde las zonas más profundas del cerebro, hasta las zonas más evolucionadas del mismo específicamente al córtex cerebral. Lo anterior determinará en gran medida, tanto la formación externa del cerebro, como el proceso de interacción neuronal entre el córtex y el sistema límbico, especialmente cuando nos inundan las emociones en vez de la racionalidad.
Todo le sucede al niño intrauterino, que se sumerge más en un campo de tensión emocional, que de lógica y de racionalidad. Es así, como sus dos hemisferios cerebrales son todavía lisos y no tienen la capacidad de asociaciones neuronales que tienen sus primeros años de vida donde existe mayor grado de neuroplasticidad, es decir, de la posibilidad del aprendizaje social. Lo anterior, permite explicar en cierta medida la gran capacidad de aprendizaje que tiene un niño frente a un adulto mayor.
EL SUEÑO PARADÓJICO
Las evidencias científicas actuales, han evidenciado contactos sinápticos en las primeras fases de desarrollo fetal, en la que ya existe producción de moléculas capaces de transmitir impulsos nerviosos, a través de las dendritas y de los axones de las neuronas, conocidos como neurotransmisores. De hecho, son el producto de fenómenos electroquímicos, que se producen al interior de las neuronas. Además, al hacer contacto una neurona con otra (cada neurona toca 10.000 y a su vez es tocada por otras 10.000), se emiten señales eléctricas y bioquímicas, que son posibles de evidenciar con las nuevas tecnologías existentes en las cuales se ha encontrado desde las once semanas cambios de posición del embrión, movimientos de succión al chupar el dedo y la mano, risas y sueños, que se han podido registrar en patrones electroencefalográficos. De modo similar, aparece el sueño paradójico, el cual se encuentra regulado por deseos, ilusiones, miedos inconscientes que demuestran una vez más la actividad mental cognitiva del feto, en contra de las aseveraciones de muchos teóricos que plantean que el feto es una tabula rasa, inclusive sin vida síquica.
La sinaptogénesis (comunicación entre neuronas), es el proceso más importante en el desarrollo del cerebro humano ya que permite en forma posterior el desarrollo de competencias cognitivas. Estas son entendidas como las potencialidades del saber y del hacer que tiene el sujeto, para poderse desenvolver en ambientes cambiantes para solucionar problemas nuevos. Lo anterior le permitirá al ser humano el desarrollo de la inteligencia, entendida como la capacidad de comprender, de transformar y también desde el punto de vista de este libro, el de poder “disfrutar” en forma lúdica la realidad.

Aquí es importante señalar que las neuronas, que en las fases iniciales del desarrollo humano no puedan establecer y estabilizar conexiones apropiadas, por la presencia de ambientes pobres de aprendizaje social y educativo, desaparecen de la cartografía cerebral, originando atrasos muy marcados en el desarrollo de la inteligencia humana. Hoy las neurociencias han demostrado la presencia de 10.000 circuitos cerebrales, que actúan coordinadamente con 10.000 módulos ínter neuronales encargados de los procesos cognitivos y cognoscitivos, que le han permitido al ser humano construir conocimientos y todo un entramado cultural que lo distingue de cualquier otro ser vivo.
EL CEREBRO CRECE
Después del nacimiento, el cerebro del bebé, como ya lo habíamos dicho, sigue creciendo y desarrollándose, pero no en el aumento de neuronas, sino en la densidad y en el volumen de las misma. De esta manera se inicia en el bebé de 0-3 años un gran aumento de ramificaciones neuronales, que hacen posible el establecimiento de una gran red de conexiones entre las mismas neuronas (conmutación integrada), y de producción de melanina, que actúa como aislante de las conducciones eléctricas del cerebro humano. Este fenómeno se conoce con el nombre de neuroplasticidad, en el cual las percepciones y las experiencias lúdicas del bebé, permitirán desarrollar los filamentos (axones y dendritas), que le servirán al cerebro humano interconectar y conmutar esa gran telaraña de neuronas existentes en el cerebro humano (cien mil millones), que le servirán a los procesos de asociación cognitiva, a la memoria y por consiguiente al fortalecimiento de las inteligencias humanas.
Un bebé estimulado lúdicamente, desarrollará más conexiones que otro bebé menos estimulado. Desde hace mucho tiempo la ciencia pudo establecer que los bebés abandonados o poco estimulados a nivel – afectivo lúdico, se desarrollaban con mayor lentitud, que aquellos que son estimulados con juegos de rol, motrices, sociales y afectivos. Así, pues, el conocimiento y el saber que se le proporciona al bebé a través del juego, del lenguaje y del afecto, hacen crecer el cerebro humano a 1011 grs. a los 2 años y medio de edad. Para Nolasc Acarín en su libro “El cerebro del rey”: “La potencia intelectiva de los humanos, consecuencia de un neocórtex mucho más extenso y desarrollado que cualquier otro mamífero, es el gran modulador del aprovechamiento y contención de estas tendencias básicas. En el neocórtex se almacena la memoria mediante la neuroplasticidad y el aprendizaje (lo que percibimos desde que nacemos), se acumulan los mensajes, recuerdos, satisfacciones, frustraciones…. y, de este modo se establecen unos u otros circuitos bioeléctricos, que van a influenciar la expresión de las tendencia básicas en nuestra conducta cotidiana” (2001:182).
El aumento del volumen cerebral entre el nacimiento y los 3 años de edad del bebé, se debe a la gran neuroplasticidad que tiene éste en dicha edad, y que produce no sólo un alto grado de ramificaciones eferentes y aferentes del cuerpo neuronal, sino el establecimiento de la conmutación cerebral mediante el proceso de la conexión sináptica que se produce. Lo anterior nos hace plantear la necesidad de fortalecer una pedagogía lúdica en estos primeros procesos de desarrollo humano, en los cuales es necesario establecer ambientes de aprendizaje lúdicos, que permitan aumentar el número de ramificaciones neuronales y de sinapsis, a partir del estímulo sobre el córtex cerebral, mediante la llegada de potenciales de acción a las neuronas. Esta es la base estructural o neuropedagógica de lo que conocemos como aprendizaje.
Sin embargo, el desarrollo neuroplástico del cerebro no es constante a lo largo de todo el desarrollo humano. En los primeros años, al igual que la fase embrionaria y fetal, se tiene un inicio acelerado y caótico que tiende a estabilizarse después de la juventud (18 años), en la cual el cerebro adquiere su masa normal (1400 a 1500 grs.), para luego comenzar su declive o muerte neuronal a partir de los 25 años e incrementarse en forma exagerada en la fase adulta y en la vejez. Por consiguiente necesitamos de una educación lúdica de los 0 a los 2 años y medio que logre comprender que lo que no se haga en estos años es muy difícil hacerlo posteriormente. Recordemos que sólo 400 grs. de masa cerebral se desarrollan de los 3 años a los 18 años. Es así, que lo que se puede hacer en las escuelas y en los colegios es muy poco, con relación a lo que se puede hacer con una educación adecuada a nivel cognitivo y emocional en la fase fetal y en los primeros años de la vida de un bebé (Ver libro del autor: Inteligencia Lúdica. Editorial Magisterio).
El aprendizaje con todo el cerebro humano, implica que el procesamiento de la información que hace el cerebro humano se haga en forma holística o integrada, y pueda producirse neuroplasticidad, cuando actúa como acción de masas, en la que cualquier proceso por sencillo que aparezca tiene implicaciones en toda la estructura cerebral y no como antes se creía en una determinada zona.

Bibliografía
Taller Cotidiano. (1993) Obra seleccionada por el Convenio Andrés Bello y ganadora del concurso de innovaciones educativas del Departamento de Risaralda.
Juego y Cultura (1994). Primer premio del concurso de colección de escritores del Risaralda.
Fantasías y Risas (1995).Obra ganadora del concurso de escritores pereiranos, modalidad ensayo.
La Lúdica como Experiencia Cultural (1996).Publicado por la cooperativa editorial del magisterio. Colección mesa redonda.
El Derecho a Jugar (1997). Publicado por C.D.B.
Pedagogía de la Creatividad y de la Lúdica (1998) Cooperativa Editorial del Magisterio.

Colección mesa redonda.
Escritura Creativa (1998). Gráficas Olímpicas.
Cerebro Creativo (1999) Editorial Graficas Olímpicas
Cerebro Creativo y Lúdico (2000) Cooperativa Editorial del Magisterio. Colección Aula Abierta

Lúdica y Recreación (2000) Cooperativa Editorial del Magisterio . Colección Aula Abierta




Lúdica-Cuerpo-creatividad (2000) Cooperativa Editorial Magisterio. Aula Abierta Carlos Alberto Jiménez y Otros.



Pedagogía Lúdica. (2001) Editorial Kinésis
Neuropedagogía LUDICA y Competencias. Editorial Magisterio 2002
Juego Inteligencia y Ciudad. Pereira siglo XXI. Universidad Libre 2003
Recreación, Lúdica y Juego. Editorial Magisterio, Aula alegre. Bogota. 2004
La Inteligencia Lúdica. Editorial Magisterio. Aula Abierta. Bogotá. 2005
Ludoterapias. Editorial Magisterio. Aula Abierta. Bogota. 2007
El Juego…Nuevas miradas desde la Neuropedagogía. Editorial Magisterio. Aula abierta. 2008


1 Si existe algo que nos apasiona o nos excita, el locus coruleus actúa como una especie de alarma neuronal que alerta a los centros superiores. Allí existe el mayor número de neuronas productoras de adrenalina y noradrenalina, las cuales son hormonas que incitan a la acción lúdica.

2 Es la memoria innata que contiene el sistema nervioso y se refiere a toda la información propia de nuestra especie y de otros que heredamos.

i CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ V.

Escritor e investigador de procesos Pedagógicos alternativos alrededor de la Neuropedagogía, la Creatividad, la Lúdica y el desarrollo humano. Profesor asociado Universidad Libre Facultad de Derecho y Ciencias Económicas.
E-mail: carlosjimenez10@hotmail.com

Web: www.goecities.com/ludico_pei


CARLOS ALBERTO JIMENEZ V.

www.ludicacolombia.com

www.ludica.com.co

www.youtube.com/conexionludica

www.worldtv.com/conexionludica

carlosjimenez10@hotmail.com



similar:

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconPhd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconProfesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconUniversidad libre seccional pereira

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconUniversidad libre Pereira-facultad de ingenierías

Phd profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira iconProfesor Titular del la Universidad Tecnológica del Chocó


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com