Editorial




descargar 209.47 Kb.
títuloEditorial
página1/3
fecha de publicación30.01.2016
tamaño209.47 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3




L

EDITORIAL



¡PÉGUESE LA RODADITA!
Y las fiestas sampedrinas son una realidad en Belalcázar. Después de un tiempo de indecisión en que no se sabía si hacerlas o no, la Administración Municipal optó por darle gusto a la gente y conformó la junta que se encargará de su organización y realización.
Somos conscientes de que no serán unas fiestas como las de los últimos años pero se tratará de mantener vivo el ánimo entre los moradores de Belalcázar. De otra parte, no se dejará decaer una tradición que nació en el año de 1971 cuando se realizó el primer Sampedro.
En los diferentes barrios el entusiasmo es evidente y han asumido con bastante interés la preparación de sus candidatas para que éstas hagan una buena presentación. Desde EL ENJAMBRE les pedimos a todos que acatemos con mucho respeto la decisión que tome el jurado calificador, conscientes de que la corona se le puede entregar solo a una de las niñas. Ojalá no vayamos a ver ese triste espectáculo de los barrios peleando porque ellos eran los ganadores.▲
a Junta del Reinado


Toma decisiones

Para evitar los consabidos problemas a la hora de dar el veredicto de la niña ganadora del baile del sanjuanero, la Junta tomó importantes decisiones. No se traerán jurados de otras partes. Ocho niñas por la corona.

L

a Junta Organizadora del XXXI Reinado Regional, Cultural y del Bambuco informó de las decisiones tomadas en reunión celebrada el pasado miércoles 25 de junio y sostenida con los Presidentes de las juntas de cada uno de los barrios participantes. Se destaca lo siguiente:


  1. Cada barrio participante designará un jurado encargado de la elección.

  2. El barrio comunicará en sobre cerrado el nombre del jurado y el día domingo a las dos de la tarde se reunirá con el Comité del reinado para recibir la inducción.

  3. Cada jurado se abstendrá de votar por la candidata del barrio al que representa.

  4. Una vez concluido el baile, los jurados depositarán su calificación en una urna y una hora antes del veredicto, el comité del reinado, en compañía de una veeduría integrada por tres personas, sumará las calificaciones, obteniendo así el total de puntaje logrado por cada candidata.

  5. Los porcentajes y criterios a tener en cuenta son los siguientes: interpretación del baile: 70%; belleza y simpatía: 20%; popularidad: 10%.

  6. El veredicto se anunciará a las 12 de la noche.


Ocho niñas aseguraron su participación en la versión XXXI del Sampedro; así mismo, se confirmó la presentación del grupo “Los Caucanitos” quienes estarán cantando en el parque central el día lunes a partir de las 2:00 p.m., gracias a la colaboración de la empresa privada.▲







LA VOZ DEL PASTOR



ENJAMBRE, PARA CREAR FAMILIA

Por Mons. Edgar H. Tirado Mazo

Vicario Apostólico de Tierradentro

V

i
Que construyamos juntos una sociedad en donde las relaciones entre personas, comunidades, instituciones y grupos, nunca sean relaciones de poder o de dominio sino de fraternidad.

vir en armonía, como si fuésemos una sola familia es uno de los tesoros más grandes para la sociedad. Y sí que lo sería para nuestra sociedad en Tierradentro y en Páez. Es que la vida de familia “es patrimonio muy preciado para la humanidad”, dice algún documento de la Iglesia.
P
. . .un llamado para EL ENJAMBRE y para todos los que hacemos uso de esta “palestra”, tan nuestra y tan original, para que sea siempre un aporte positivo para que hagamos de nuestra sociedad de Páez una verdadera familia..

ero, desafortunadamente vivimos en una sociedad cada vez más fracturada donde lo que más importa es el poseer, el gozar o el dominar, más que el mismo ser; vivimos en una sociedad en donde la aplicación de los valores y principios cristianos están en crisis; es una sociedad en donde los Medios de Comunicación Social tratan de invadir todos los espacios, hasta los juegos de muchos niños y jóvenes que juegan a la violencia y a todo tipo de desenfreno que miran en la pantalla.
Hace falta, por tanto, que dentro de las personas, familias e instituciones de nuestra sociedad de Páez y de Tierradentro y de manera particular entre los Medios de Comunicación más conscientes de su elevada misión busquemos mecanismos que nos ayuden a hacer de nuestra sociedad una familia verdaderamente humana; con vínculos fuertes de solidaridad, de mutua cooperación, con una comunicación franca, sin doblez, con una valoración sincera de unos para con otros. Una familia en donde nos queramos como hermanos dentro de las distintas opciones políticas, sociales o religiosas; dentro de las diferencias étnicas, culturales y raciales que hacen más bella a nuestra sociedad. Que construyamos juntos una sociedad en donde las relaciones entre personas, comunidades, instituciones y grupos, nunca sean relaciones de poder o de dominio sino de fraternidad.
Las mismas actividades sociales, religiosas y folclóricas como “El San Pedro”, bien pueden cooperarnos para buscar ese fortalecimiento de los vínculos que deben unir a nuestra sociedad como una verdadera familia.
Los medios de comunicación, tanto hablados como escritos, son instancias privilegiadas para cooperar en este propósito. Vaya pues un llamado para EL ENJAMBRE y para todos los que hacemos uso de esta “palestra”, tan nuestra y tan original, para que sea siempre un aporte positivo para que hagamos de nuestra sociedad de Páez una verdadera familia.▲





PROCEDAMOS DE CONFORMIDAD


PREVALECIO EL FERVOR POPULAR POR SAN PEDRO

Y EL REINADO XXXI DEL BAMBUCO

Por James Arbey Yasnó Gallego

Alcalde Municipal de Páez


Aquí me siento a cantar…
AN
Proceder de conformidad al ritmo y compases que marquen los tambores, platillos, saxos, clarinetes, trombones y trompetas envueltos todos en las alegres tonadas del Bambuco, Sanjuanero.

TECEDENTES: la amenaza latente del volcán nevado del Huila, se convirtió en factor de mucho peso en contra de la idea de sacar adelante el San Pedro. A la par también se situaba el hecho y el anhelo de darle otro ambiente al pueblo y no dejarnos arrastrar por la zozobra, incertidumbre, tedio y aburrimiento de estar a la espera de un evento que gracias a Dios no ha sucedido; además, sería una buena oportunidad para reactivar nuestra maltrecha economía.
En esta piedra caliente…
LA DECISION: como lo manifesté en un artículo anterior, en este tipo de coyuntura es difícil tomar decisiones, por lo tanto, creímos prudente primero auscultar el sentir de la comunidad y de líderes para poder palpar cual era el consenso frente al tema.
A ver si la dueña de casa…
LA RESPUESTA: Entonces se lanzó la propuesta inicialmente al interior de la Administración municipal y a personas que tradicionalmente les gusta colaborar en estas actividades culturales y rápidamente se hizo extensivo a los presidentes de Juntas de Acción Comunal de Belalcázar y éstos a su vez a sus asociados en los barrios y la respuesta fue CONTUNDENTE; Sí a las fiestas de San Pedro y Sí al reinado del Bambuco en su versión número XXXI.
Se porta con aguardiente…
AGRADECIMIENTOS:
Agradecimientos a la Junta Organizadora y a los Directivos de los barrios quienes asumieron con gran entusiasmo y responsabilidad esta tarea. Al Comercio que está vinculado. A los compañeros de la Administración. Al Director y a los integrantes de la Banda Musical “Páez Vive”.
NOS QUEDA POR CONSIGUIENTE:
Proceder de conformidad al ritmo y compases que marquen los tambores, platillos, saxos, clarinetes, trombones y trompetas envueltos todos en las alegres tonadas del Bambuco, Sanjuanero.
y San Pedro”.


COLUMNAS DE HUMO


COMPROMISOS DE CAMPAÑA

Por Rogelio Hernando Vanegas Torres

Personero Municipal de Páez


El nombramiento del nuevo Gerente de la ESE Oriente causó malestar en la gran mayoría de pobladores de Páez e Inzá. Unos pocos apoyan esa decisión. En Páez la gente respaldó con sus firmas al Dr. Jesús Enrique Casas Cruz y en dos ocasiones se lo hizo saber expresamente al señor Gobernador del Cauca, competente del nombramiento. Como Personero no quiero entrar en terrenos que no competen a este despacho, pero sí debo escribir sobre lo fácil que es engañar a la gente cuando se busca llegar al poder.
En la campaña electoral de los actuales alcaldes y gobernadores, la dirigencia política de nuestro Municipio, el candidato y actual Gobernador, Guillermo Alberto González y el Representante a la Cámara, Crisanto Pisso Mazabuel, quien actuó como garante, suscribieron un acuerdo político en el cual se destaca, entre otros aspectos, el apoyo incondicional para los profesionales de la región. Ese espacio, el de la gerencia de la ESE Oriente, debía ser ocupado por un profesional nuestro, porque Páez e Inzá cuentan con recurso humano para cargos importantes como éste.
El candidato a la Gobernación no objetó ninguno de los puntos del acuerdo político y firmó como símbolo de compromiso y respeto con los paeces. En ese mismo escenario recuerdo cuando el señor Crisanto Pisso nos manifestó a un grupo de amigos que le interrogamos sobre el tema, es decir, sobre la gerencia de la ESE; claramente nos dijo: “muchachos, no se preocupen que con seguridad James es el Alcalde, el Dr. Guillermo, el Gobernador y ellos se ponen de acuerdo. A la ESE viene un amigo de ustedes”. Pero al parecer, desde esa época ya existían compromisos con terceros, muy por encima de los intereses de los paeces.
No en vano la gente ahora dice que el Santo Patrono del Hospital de Belalcázar ya no es San Vicente de Paúl, sino San Crisanto de Totoró. Es lamentable que con nuestras instituciones y con la salud de los paeces se paguen favores políticos y se ponga en práctica el clientelismo.
El inconformismo no es con el nuevo Gerente, enfermero José Luis Morales Rengifo. Esperamos que haga las cosas bien y saque adelante un patrimonio que nos pertenece y que entre todos hemos construido y fortalecido. Esa Institución no nació con la creación de la ESE Oriente. El inconformismo recae en lo móviles de la decisión y en que ésta no corresponde a lo que todos pedíamos. Lo que a la gente le duele es que en campaña escucha y vota pacientemente por los políticos, pero luego los políticos hacen oídos sordos de quienes votaron por ellos, anteponiendo los intereses personales al interés general.
Los responsables de esta jugada al pueblo de Páez saltan a la vista. Recordemos que los errores políticos se cobran en las urnas.▲



¿POR QUÉ EL SAMPEDRO?

Por Manuel Jota Escobar C.


Muchos se preguntan por qué en Belalcázar celebramos unas fiestas que son tradicionales en el departamento del Huila y no resaltamos mejor los valores propios de nuestra tierra. Aceptando que puedan tener razón, voy a presentar tres hipótesis que justifiquen la realización de las festividades sampedrinas.
Primera: durante muchos años nuestra tierra hizo parte del departamento del Huila. Según el libro del padre David González, en 1650 la región de Tierradentro es integrada a la gobernación de Neiva, en especial a la ciudad de La Plata fundada en 1651; en 1847 vuelve de nuevo al Cauca pero en 1863 Tierradentro es integrado al estado del Tolima hasta el año de 1905. Es bueno tener en cuenta que las fronteras sólo están en los mapas y los límites los determinan los legisladores que administran las regiones como fortines electoreros sin tener en cuenta muchas veces las costumbres, las necesidades y la idiosincrasia de los pobladores. La cultura es un patrimonio sin fronteras.
Segunda: gran parte de nuestras relaciones comerciales, culturales y deportivas las hemos tenido con los huilenses. Hasta la década del 70 nuestros productos –café, fríjol y frutales- eran llevados a la ciudad de Neiva y de allá se traía todo lo básico de la canasta familiar. Varios establecimientos comerciales de Belalcázar son administrados por opitas: la compraventa “Páez”, “Superpán”, “Tortipán”, la panadería “Padilla”, la peluquería “Michel” y las droguerías “Kini” y “Dromédica”. En la actualidad gran parte de lo que llega a la plaza de mercado viene de La Plata y diariamente hacia esa población hay varias rutas de transporte que nos mantienen en permanente contacto.
Y tercera: desde la creación del Municipio, a principios del siglo XX, hasta nuestros días se ha dado la llegada de muchas personas y familias del “Tolima Grande” a nuestro Municipio que han ido influyendo y contagiando con sus costumbres a los habitantes de Belalcázar. Para la muestra estos botoncitos:
Hasta la década del 70 llegaron: Mario Molina y Cecilia Méndez (Guadalupe); Juan Caicedo (Campoalegre); Manuel Agustín Castañeda (Paicol); Jerónima Bonilla, Antonina Gualí, Manuela, Domitila y Gabriel Falla, Manuel Cardoso (Carnicerías, hoy Tesalia); Vicente Sánchez (Yaguará); Josefina Quintero, Ignacio y María Castillo (El Pital), Arcelia Sánchez Quintero y el profesor José Ignacio Chacón (Altamira); Donato Casas y Dolores Trujillo (Pacarní); María del Carmen Rodríguez (Gigante); Ana Isabel e Ignacio Rivera, Rafael y Luis Alberto Perdomo –exalcalde- (Nátaga); Elvira, Rosa y Jairo Bermeo, Nancy Urquijo, María de Jesús Tique, Miguel Collazos, Sebastián y Rogelio Vanegas Garzón (Neiva); Celestino Ortiz (Garzón); Honorio Trujillo (La Jagua), Ana Julia Guerrero (San Andrés); Guillermo Torres (Timaná); Augusto Cuéllar –padre e hijo-, Carlos Castañeda, Margoth Trujillo, Ana Julia Vega, los hermanos Medina Piedrahíta, Hernando Salazar, Elcira, Nubia y Gladys Perdomo; Laureano y Simón “Keipo” Ceballos, Josefa Cardoso, Sara Ortiz (La Plata); Eusebio Meneses (Pitalito); María Cortés de Pardo (Palermo); Efraín González (San José de Isnos); Eduardo Echeverry, Edilberto Rueda, Marlene Vanegas, Drigelio y Bartolomé Ferro (Tolima).
Pero la inmigración no se detiene y vemos cómo en las tres últimas décadas han llegado: Luis y Bernardo Méndez, Armando García “Tomatero”, Nelson y Reynel Cuéllar, Rafael Castaño, Mercedes Burbano, Humberto Cedeño, Martha Chimbaco, Álvaro Alarcón, Sophanor Argüello, Hébert Núñez, Diana Cuéllar, Andrea Artunduaga (La Plata); Jesús Díaz y Myriam Anacona (Pitalito); Estela Morocho, María y Tulia Medina, Evangelina Chávez (La Argentina); Nirza Alarcón (Suaza); Marina Calderón ( ); María Lucía Durán Pastrana (Otás, Campoalegre); Henry Perdomo (El Guamo); Enoc Lozano
Durante cerca de 50 años por las aulas de la Normal pasó más de un millar de estudiantes provenientes de muchos municipios del Huila: La Plata, Campoalegre, Paicol, Nátaga, Tesalia, La Argentina, Tarqui, Hobo, Palermo, Yaguará, Garzón, Teruel, Neiva, Acevedo, Rivera, Saladoblanco, etc. etc. que dejaron su huella en las gentes de Belalcázar –sobre todo en los muchachos-.
Y la rectora de la Normal, Sor María Odilia Perdomo Leiva (Tesalia); el tesorero municipal, Wilson Lombana Galíndez (Neiva); la defensora de familia, Eliana Mercedes Álvarez; la directora del Hogar Infantil, Martha Liliana Herrera; el presidente de Adepáez, William Cristóbal Mesa; la secretaria del Vicariato, Diana Peña, la secretaria de la Normal, Nirza Argenis Castillo, (La Plata); el profesor Efraín Gutiérrez (Rivera); el gerente del Banco Agrario y el padre Miguel Ángel Bautista (La Mesa de Elías); también llegaron desde las tierras bambuqueras del Huila. Muchos (as) de todos los anteriormente nombrados llegaron solteros (as) a la región y aquí conformaron sus hogares con paeces.
Como puede verse, por las venas de los Molina, Caicedo, Sánchez, Vanegas, Ferro, Falla, Quibano, Medina, Castañeda, Ortiz, Méndez, Meneses, Valenzuela, Cardoso, Rueda, etc., corre sangre opita; vibran con el sanjuanero y gustan del marrano asado, la lechona, los insulsos, los quesillos, el pan de achira y los tamales huilenses.
Comprenden entonces, por qué tienen tanta acogida y aceptación estas fiestas en Belalcázar, población a la que con mucha razón se le ha dado el apelativo de “un rinconcito del Huila en el oriente caucano”. Por eso creo que las fiestas no se trajeron, simplemente se le dio cumplimiento a un deseo que estaba en el interior de muchos belalcazunos.

- - - - - - - - - -

P
el enjambre, idea original de James Arbey Yasnó Gallego, alcalde Municipal de Páez.

dirección, redacción, digitación, corrección, diagramación, impresión, distribución y afines: Manuel Jota Escobar Castañeda

IMPRESIONES SANTAFÉ

Belalcázar – Cauca Tels: 311 3243586 - www.elenjambre.nireblog.com

www.gcollo.comunidad coomeva.com

e-mail: escama19@hotmail.com

.D
. uno: En contraprestación también les hemos enviado a los huilenses muchos paisanos. En la década de los 80 se inicia un éxodo de docentes hacia las tierras del cacique Cambis, atraídos por la buena fama de que gozan los egresados de la Normal Nacional de Belalcázar. Y después de 1994 muchas comunidades de Páez son reubicadas en distintos sitios de la geografía del Huila. Como quien dice: “estamos a mano, su mercé”.


P
EL ENJAMBRE

Punto de venta en Belalcázar

LA PAÑALERA DE CHEO

Junto a la iglesia catedral – Tel: 314 8647948
.D. dos: ¿Por qué si hubo tanta química –y física y matemática- con las muchachas internas del Huila ninguna de esas relaciones se cristalizó en el altar?.▲






FUMAROLAS



MARRANOS, LLEGÓ EL SAMPEDRO

Por Luis Ignacio Escobar Castañeda.
La sabiduría popular dice que “a todo marrano le llega su Sampedro” o que “anda más asustado que marrano en Sampedro” y tienen razón porque estos pobres animalitos son los que “pagan el pato” durante esta temporada. Ignacio hace un entretenido relato de todo el ritual de su sacrificio y de la preparación de las deliciosas rellenas o morcillas para lo cual contó con la asesoría de Doña Benicia.





Los cerdos, marranos, cuchis o caribajitos, son entre otros animales, los únicos cuya posibilidades de vida, son inversamente proporcionales a su estado de salud; es decir, entre más flacos y enfermos, más posibilidades tienen de vivir, mientras que los gordos y alentados están en la mira para calmar cualquier antojo o celebrar una fiesta.
Estos cuadrúpedos, artiodáctilos, parientes cercanos de los cafuches de nuestras montañas, por esta época presampedrina, son visitados por sus victimarios en cocheras o porquerizas.
En la época de nuestros abuelos, inclusive de nuestros papás, estos bulliciosos animales, vivían en cualquier chiquero de guadua o amarrados a la vera de los caminos osando y haciendo estorbo a los transeúntes. Los había de todos los tamaños y colores, desde el negro encendido hasta el blanco puro, pasando por los monos, rucios, alazanes, pardos y pintados. Se les alimentaba con agua masa, sepas de arracacha, caña picada; algunos con cidras o bellotas, eran muy pocos a los que se les alimentaba con afrecho o salvado de maíz; no se les aplicaban medicamentos; además, vivían a la intemperie (al sol, al agua y la luna).
Engordar un cerdo en aquellos tiempos tardaba entre 12 y 18 meses, soltaban buen sabor, tocino y empella, no se les consentía tanto como a los de hoy; sería por eso que era una delicia degustarlos con tajas de yuca novia, guataruma o reina, preferiblemente asado o en su defecto frito.
Hoy día, la ciencia permite obtener animales de cinco arrobas en un lapso de tres o cuatro meses, alimentándolos con hormonas, concentrados y químicos, que agilizan su talla y su peso. Los cerdos de esta época viven mucho mejor que muchos seres humanos. Sus cocheras son confortables habitaciones, con todos los servicios, incluyendo médico de cabecera.
Hoy reinan los cerdos de color blanco; si lo duda péguese una pasadita por el pabellón de carnes, por las cavas o famas y verá izados en los ganchos cerdos blancos, sin tocino y poca grasa en sus entrañas.
Los marranos de chiquero y lazo que iban a ser sacrificados, hasta hace unos 15 ó 20 años, eran avistados por compradores y verdugos con anticipación a la fiesta o acontecimiento a celebrar. Este es el derrotero que se seguía hasta entregarlo en fracciones servido en un toldo, un restaurante o comedor familiar:
El día anterior se alistaban los cuchillos que eran despalmados al máximo en una piedra de amolar, tan afilados o más que los de los hermanos Pedro y Pablo Vicario, personajes de la “Crónica de una muerte anunciada”, de nuestro Nobel García Márquez. También en la víspera se aprontaba suficiente helecho seco, gasolina; se alistaban ollas y bateas.
Entre oscuro y claro conducían a la víctima inocente en medio de caricias traicioneras, para que apurara el paso hacia el patíbulo, una vez allí, era amarrado de patas y manos y con la soga sobrante, le amarraban herméticamente el hocico; para que su gruñir no despertara al vecindario. Acto seguido arrimaban una olla, luego el verdugo se armaba del puntiagudo acero, con la otra mano palpaba el lugar del corazón y ahora sí, hundía el filoso cuchillo. Se aparaba la sangre; mientras el indefenso agonizaba, se soltaba de patas y manos y se conducía al montón de helecho o se impregnaba de gasolina, se le prendía fuego y luego se afeitaba todo el cuerpo con un cuchillo a manera de barbera -el método más higiénico era el de pelarlos con agua caliente- Terminado este oficio era bañado y refregado con “escoba de puerco”. Quedaba tan blanco y limpio como las gelatinas de Luis Lemus y familia, en la avenida Santander.
Luego, cual especializado cirujano, el matarife hundía el cuchillo debajo del hocico y lo corría recto hacia la parte posterior, lo abría y sacaba las vísceras que iban a parar a una batea; era despresado y sus carnes amontonadas en hojas de plátano o grandes calderos, la cabeza y las patas iban aparte.
Los caballeros habían cumplido su misión; ahora les correspondía a las señoras y a los muchachos pequeños. Las primeras abrían o tasajeaban, salaban la carne y le aplicaban otros untos para darle sabor. Los muchachos eran enviados a la huerta o a donde hubiera, a conseguir las yerbas propias: poleo, hierbabuena, tomillo y cebolla larga, las cuales eran picadas minuciosamente, para luego agregarles cominos, pimienta y sal al gusto, hacer un refrito para revolver con la sangre de la víctima.
La señora encargada de las rellenas o morcillas, aspirando un enorme tabaco, apartaba los intestinos para proceder a lavarlos. Con una varita recta y roma, volteaba el “tripaje” para botar y lavar los fétidos excrementos; luego eran pasados por abundante jugo de naranjas agrias y refregados con las mismas cáscaras. Ahora se realizaba la operación inversa y con los dedos o la ayuda de un embudo, se iba embutiendo el revoltillo de sangre, hogo, arroz precocido, trozos finos de tocino y pedacitos de empella fritos; luego se amarraban a distancias simétricas los segmentos con cincho de plátano -aconsejables para enseñar números fraccionarios-. Finalmente iban a parar a una olla con agua y esperar su cocción. Según la necesidad o demanda se llevaban a la paila para fritarlas. A esto es lo que llamamos morcillas o rellenas. ¿Cómo hacer chorizos, cómo preparar un asado ? , eso pregúntenselo a don Marco Abel; …a mí, invítenme a comer. ¡S A L U D!.▲




Haciendo memoria
  1   2   3

similar:

Editorial iconEditorial

Editorial iconEditorial

Editorial iconDirección Editorial

Editorial iconDirección Editorial

Editorial iconDirectorio editorial

Editorial iconEditorial sudamericana

Editorial iconEditorial: Harlequín Ibérica

Editorial iconEditorial andres bello

Editorial iconEditorial Zinc y Crecimiento

Editorial iconEditorial Acribia, S. A. Página


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com