Indice página




descargar 427.98 Kb.
títuloIndice página
página2/6
fecha de publicación31.01.2016
tamaño427.98 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5   6

5.- FACTORES DE RIESGO



Además de los factores desencadenantes (presión, fricción y cizallamiento), existen otros factores predisponentes, que actúan modificando la resistencia tisular y contribuyendo así a la formación de las UPP.
5.1.- FACTORES FISIOPATOLÓGICOS

Edad: las personas mayores disminuyen, en general, sus periodos de movilidad. Puede aparecer la denominada xerosis senil, en la que la piel sufre un adelgazamiento epidérmico disminuyendo la colagenasa dérmica y la elasticidad.

Trastornos del transporte de oxígeno:

  • Patologías cardiovasculares: trastornos circulatorios –isquemia periférica, hipotensión arterial, hipovolemia, éstasis venoso…-, trastornos vasculares profundos –trombosis arterioesclerosis...-, etc.

  • Patologías hematológicas: anemia.

  • Patologías respiratorias: EPOC, enfisema.


Alteraciones metabólicas y/o nutricionales:

  • Diabetes, por su relación directa con las complicaciones vasculares y neuropáticas.

  • Obesidad, delgadez, desnutrición, hipoproteinemia, deshidratación.

  • Hipertermia.

Trastornos inmunológicos: neoplasias, infecciones.

Trastornos neurológicos: por déficit sensorial y motor.

Alteraciones del estado de conciencia: implican una incapacidad por parte de la persona para comunicar la necesidad de un cambio postural, de higiene,…

Alteración de la eliminación: tanto la incontinencia urinaria como fecal provocan la maceración de la piel y aumenta por tanto el riesgo de erosión cutánea y de infección.
5.2.- DERIVADOS DEL TRATAMIENTO

Fármacos:

  • Sedantes: afectan a la movilidad y al nivel de conciencia.

  • Corticoides: disminuyen la resistencia de la piel, e inhiben los procesos de cicatrización.

  • Citostáticos: provocan irritación y sequedad de la piel. Pueden afectar a la nutrición tanto por la aparición de vómitos, como por la alteración de la mucosa del aparato digestivo. Facilitan la aparición de infecciones.

  • Drogas vasoactivas: por sus efectos vasoconstrictores pueden producir isquemias distales.

  • Antibióticos: a dosis altas inhiben la formación de tejidos nuevos.

  • Algunos analgésicos: reducen el estímulo normal para variar la presión.


Otros:

  • Radioterapia: por afectación directa de la composición de la piel.

  • Intervenciones quirúrgicas: por la duración de la intervención y la inmovilización postoperatoria.

  • Técnicas diagnósticas y/o terapéuticas: por la indicación de reposo (cateterismos, biopsia hepática,…).

  • Dispositivos/aparatos: tracciones, escayolas, férulas, tubos orotraqueales, sistemas de oxigenoterapia, sondaje vesical, sondaje nasogástrico,…


5.3.- DERIVADOS DE LOS CUIDADOS Y DE LOS CUIDADORES

  • Arrugas en la ropa de cama, pijama, camisón.

  • Hábitos higiénicos inadecuados.

  • Falta de conocimientos y habilidades de los pacientes y familia.

  • Ausencia de criterios unificados por parte del equipo asistencial en cuanto a prevención y tratamiento.

  • Uso inadecuado de materiales de prevención y tratamiento de UPP.


6.- LOCALIZACIONES MÁS FRECUENTES DE LAS UPP
Las UPP pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, dependiendo de la zona de piel que está sometida a mayor presión y de la postura más habitual del paciente. Las localizaciones más frecuentes se corresponden con zonas de apoyo que coinciden con prominencias o máximo relieve óseo.

  • En decúbito supino: región sacra, talones, codos, omoplatos, nuca/occipital, coxis.

  • En decúbito lateral: maléolos, trocánteres, costillas, hombros/acromión, orejas, crestas ilíacas, cara interna de las rodillas.

  • En decúbito prono: dedos de los pies, rodillas, genitales masculinos, mamas, mejillas, orejas, nariz, crestas ilíacas.

  • En sedestación: omóplatos, isquión, cóxis, trocánteres, talones metatarsianos.


LOCALIZACIONES MÁS FRECUENTES DE LAS UPP










LOCALIZACIONES MÁS FRECUENTES DE LAS UPP YATROGÉNICAS

  • Nariz: en relación con el uso de sistemas de oxigenoterapia (mascarilla, gafas, sondas), sistemas de ventilación mecánica no invasiva (CPAP y BIPAP) y sondas nasogástricas.

  • Orejas: fijación de tubo endotraqueal, gafas o mascarillas de oxígeno.

  • Boca: tubos endotraqueales.

  • Cuello: fijación de las traqueotomías.

  • Tórax y abdomen: fijación de tubos pleurales, drenajes mediastínicos, bolsas de colostomía.

  • Meato urinario: sondas vesicales.

  • Miembros inferiores: sondas vesicales.

  • Dedos: dedil de pulsioximetría.


Otras localizaciones con relación a la utilización de corsés, sujeciones mecánicas, escayolas, férulas, manguitos de tensión,…

7.- MEDIDAS DE PREVENCIÓN
La mayoría de las úlceras por presión pueden prevenirse (un 95% son evitables) según diferentes autores, tales como: Hibbs P. 1987, Waterlow J. 1996, el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP) -Directrices Generales sobre Prevención de las Úlceras por Presión. Logroño-. 2003.

La prevención ha de ser considerada como la actividad prioritaria de los cuidados del paciente en relación con las UPP. Una vez identificado el riesgo, esta actividad se realizará de forma individualizada, teniendo en cuenta el mayor o menor riesgo que presenta el paciente y los factores que tiene alterados.

El objetivo de la aplicación de las medidas preventivas es que no se desarrollen UPP. Sin olvidar que éstas se deben continuar aplicando una vez desarrollada la lesión, con el fin de evitar que progrese a estadios superiores.

Se puede afirmar por tanto que la prevención de las úlceras es el mejor tratamiento de las mismas.
7.1.- VALORACIÓN DEL RIESGO
Como norma general, debemos considerar a todos los pacientes que ingresen en las distintas unidades como de riesgo de padecer UPP, procediendo a confirmar o descartar este riesgo con la aplicación de una escala de valoración de riesgo (EVRUPP). La Agency for Health Care Policy and Research (AHCPR) americana recomienda que la utilización de las EVRUPP debe complementarse con un adecuado juicio clínico, es por ello que en la planificación de actividades de prevención se debe considerar la valoración global e íntegra del paciente contemplando los factores de riesgo predisponentes (ver punto 5).

En los hospitales de Osakidetza/Servicio vasco de salud la escala que se utiliza es la Escala de Gosnell modificada. (ANEXO I).

La valoración del riesgo la realizará la enfermera/o. Se hará en el momento del ingreso del paciente (dentro las primeras 8 horas de estancia en la unidad, de acuerdo a la población diana y 10 horas en caso del turno de noche) Ver ANEXO II.

La situación del paciente no es estática y por ello se hace necesaria una revaloración periódica del paciente. Estas valoraciones sucesivas se realizarán en función del riesgo detectado en la última valoración.



  • En las Unidades de hospitalización la frecuencia de revaloración debe ser:




RIESGO DE UPP SEGÚN ESCALA

FRECUENCIA DE REVALORACIÓN

Bajo riesgo

1 vez a la semana

Alto riesgo

2 veces por semana




  • En las Unidades de Cuidados Intensivos la valoración del riesgo de UPP debe ser diaria.




  • Se volverá a valorar al paciente siempre que se produzca cualquier cambio relevante en la situación del mismo, independientemente de que esté o no clasificado como de riesgo de desarrollar UPP.
1   2   3   4   5   6

similar:

Indice página iconTaller-4to Unificado-Informática Aplicada
«páginas wiki» tienen títulos únicos. Si se escribe el título de una «página wiki» en algún lugar del wiki entre dobles corchetes...

Indice página iconÍndice Índice 1 Introducción 2 Desarrollo 3 Conclusiones 4

Indice página iconBibliografía Página 54

Indice página iconPagina de Firmas

Indice página iconPrograma Página

Indice página iconResumen Página

Indice página icon27 de septiembre de 2011 Página 1

Indice página iconEditorial Acribia, S. A. Página

Indice página iconElaboracion de página web

Indice página iconRegresar a la página principal


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com