El sabio busca la luz y los locos se la dan




descargar 2.36 Mb.
títuloEl sabio busca la luz y los locos se la dan
página10/40
fecha de publicación03.02.2016
tamaño2.36 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   40
la esposa de Plutón (el Dios del inframundo).
Cuenta el mito que había una mujer muy hermosa y que un día que caminaba por un bosque, la tierra se abrió de par en par y del abismo salió el Dios del infierno llamado Plutón. La raptó y la convirtió en su esposa. Pero cuando se dio cuenta que antes de bajar al averno había comido un grano de granada, entonces concluyo que no podría vivir por siempre en el abismo, sino que seis meses debía pasársela en la superficie de la tierra con los suyos y los otros seis en el abismo de la tierra, con su esposa y Reina del bajo mundo.
Ya en mis pláticas había interpretado este mito griego y lo relacionaba a que todo grano y fruto germina bajo la tierra unos seis meses y en cuanto llega la estación correspondiente entonces florece.

Pero ahora lo veía claramente ENCARNADO con mi novia de naturismo quien por largos 6 meses se la pasaba con su familia y los otros seis viviendo en su propia casa con su esposo.

Fue el motivo de sentirse sola lo que le hizo decidirse a entrar a la escuela de naturismo.
También ella comenzó a hablarme de que tenía a un maestro muy especial. Cuando me tuvo mayor confianza me dijo que su maestro había alcanzado la Iluminación y los hacía meditar de una manera especial así como también les enseñaba acupuntura.

Era un maestro muy exigente y extraño porque desde joven había tenido muchas mujeres, luego quedó paralítico y por medio de la acupuntura y su propia voluntad logro auto curarse. Comenzó a practicar yoga y otras disciplinas esotéricas. Tuvo contacto con OVNIS y fue cuando finalmente durante una clase de yoga alcanzó la Iluminación. Él decía que esto era una experiencia única y muy difícilmente alguien podría lograrlo.

Lo curioso es que la maestra de yoga era su amante. Mi amiga me dijo que la Iluminación consistente en la apertura del centro coronario había sido un proceso doloroso e inesperado, pues su maestro nada sabía del asunto hasta que le dolió muchísimo la cabeza (debido a que en este proceso único se abre el séptimo chakra que se encuentra en la coronilla de la cabeza) y luego, sucedió.

Fue debido a esta experiencia que su maestro trataba de preparar a sus alumnos a fin de evitarles esta falta de preparación y a la vez tratar de que alcanzaran ese estado.

Todos ellos, incluida ella hacían sus prácticas en un lugar donde él había construido una enorme pirámide metálica a modo de hotel donde había en su interior 500 cuartos (tal vez quiso decir 50 habitaciones, que de por sí, ya serían bastantes). Él les explicaba que con esta pirámide estaba ayudando a México y al planeta para que conservara cierto equilibrio.

Era un hombre muy inteligente que tenía cuatro títulos profesionales, pero además, a pesar de ser un Iluminado no dejaba su vicio por tener más de una esposa, y es natural si como me platicaba mi confidente en sus tiempos de marinero tuvo muchísimas mujeres. Le pregunté a ella que como cuantas mujeres habrá tenido en total y me confeso, mas de cuatrocientas en total.

Por eso era un gran logro que como Iluminado fuera fiel a dos o tres compañeras fijas, algunas ya con hijos; aunque de vez en cuando podía ocurrírsele escoger entre sus alumnas, alguna para hacerla su pareja. Me dí cuenta que mi alumna de naturismo no estaba de acuerdo con el asunto y por eso se mantenía lejos de su maestro en este sentido.

El argumento del maestro era que por medio del contacto sexual puede avanzarse para evolucionar.

Mi novia no se podía explicarse porque siendo un Iluminado y un ser tan sobresaliente tenía contactos telepáticos y de vidente con las naves OVNIS, sin embargo, su vida de pareja no era estable.

Ella lo quería mucho y respetaba.

Cuando yo daba clases a los alumnos de naturismo mi novia acostumbraba a salirse un poco antes y se iba a la avenida Álvaro Obregón y en una banquita se sentaba a esperarme. Desde donde yo daba clases podía verla. Pues uno de los ventanales del salón de clases daba hacia una casa de baja estatura y más allá se podía contemplar el camellón central de la avenida Álvaro Obregón.

Fluía entre nosotros una compatibilidad increíblemente. Fue como si mi fugaz noviazgo con la acupunturista de la G.F.U. ahora continuara de una manera más real. Nunca en mi vida había tenido la oportunidad de vivir un noviazgo y ahora cuando íbamos a comer a algún restaurante vegetariano, a una cafetería o simplemente caminábamos juntos me sentía intensamente feliz y a ella le ocurría igual.

Poco a poco se enteró de mi situación y que tenía hijos, pero aún así había un sexto sentido que le hacía fluir. Algo en su interior que al principio no sabía que era la empujaba a seguir adelante a pesar de todo. Pero después empecé a darme cuenta que se trataba de “seres invisibles” pertenecientes a la Luz que le aconsejaban no dejarme solo.

No comprendía bien lo que sucedía con ella en este sentido, porque en realidad me enamoré sin saber que era vidente, pues gozaba de una humildad tal que nunca me presumió tal hecho, sino cuando lo consideró imprescindible que lo supiera. La G.F.U. jamás hubiera sido capaz de retener entre sus filas a mujeres así, pues ellas son libres como las aves que surcan los cielos, son en verdad, la encarnación de una GRAN FRATERNIDAD UNIVERSAL COMO ESTADO DE CONCIENCIA.
Pasados unos tres meses de tratarnos decidí invitarla a un hotel, pues la relación con mi compañera la consideraba terminada. Lo discutimos y tomando en cuenta nuestra situación y aceptamos que de todas maneras continuaríamos con nuestras respectivas relaciones de pareja anteriores, por lo pronto, pues era natural que nuestras parejas quisieran tener sexo con nosotros y fue bajo estas condiciones que finalmente decidimos unirnos.

Nuestra primera unión íntima demostró que nuestra compatibilidad no era un mito sino una maravillosa realidad. En adelante acostumbramos tener relaciones sexuales una vez por semana y lo demás era siempre pasárnosla bien, como si el cortejo continuara infinitamente.

Al poco tiempo apareció su esposo y tuvo relaciones con él pero cuando nos encontramos me dijo que esto no podía durar mucho tiempo, pues me amaba realmente y el que la tocara otro hombre le había sido insoportable. A mí me pasaba igual.

Estaba en una disyuntiva y sin consultarme le ofreció a él que se fueran a provincia y trataran de empezar una nueva vida. Él siendo una persona muy disciplinada en su trabajo y para quien la relación conyugal no era lo más importante sino principalmente por conservar un status social, entonces le respondió que eso era imposible pues su trabajo se lo impedía. Luego me contó que tuvo una visión donde un demonio se encontraba en su casa, su piel le había sido arrancada de modo que podía verse su dermis enrojecida y sangrante. Estaba furioso y sufriendo enormemente debido a su piel al rojo vivo que le causaba un gran dolor.

Tratando de ayudarle a interpretar esto quisimos concluir que se trataba de una disyuntiva en su vida.

Por mi parte tuve suerte porque después de haber tenido que cumplir con mis deberes conyugales dos veces con la madre de mis hijos, sin embargo por estos días le llegó una crisis de identidad en la que me comento entre lágrimas y remordimientos que la tarde anterior había seducido al doctor de reflexología. Que en realidad él no quería pero ella insistió.

Ella buscaba sinceramente refugio en mí pues se daba cuenta que por lo menos como amigo leal si la amaba, se lo había demostrado permanentemente desde que la conocía. Sin embargo yo no tenía mucho que hacer por ella.

Este amigo cuando en adelante lo encontraba ya no podía verme a los ojos. Nunca le reclame nada, no había nada que reclamar.

Ya conocía a mi alumna de la escuela de naturismo y habíamos tenido relaciones íntimas, aunque la madre de los niños no lo sabía y no debía saberlo aún, a sí que éste incidente lo aproveche para expresarle seriamente que ya no quería tener sexo con ella y a sí fue, ya nunca más tendría relaciones sexuales con la madre de mis hijos.

La madre de mis hijos se encontraba también en la necesidad de decidir su vida y me platicaba su sentir, quería una estabilidad de pareja, reconociendo que no me amaba.
En esa semana tuve un sueño:

“Mi novia de naturismo estaba de pie cerca de mí y me ofrecía su brazo para ayudarme a levantarme y caminar con ella, lo aceptaba y así podía avanzar”.

Al poco tiempo la madre de mis hijos recibió un dinero que había solicitado de sus padres. No era mucho ni poco pero con ese dinero le nació el deseo de comprar un pequeño automóvil. Esto lo iba a arreglar con uno de mis alumnos en la Escuela de Astrología Transformativa quien me vendería su automóvil que ya estaba un poco viejo, pero para el uso que le daría era perfecto y muy barato.

Como por mi parte ya contaba con un dinero empecé a comprar algunas cosas necesarias para la casa de mis hijos y su madre y así aunque humildemente ya podíamos llamar a esto una casa, incluso le compré una máquina de coser pues ella tenía la idea de dedicarse a hacer ropa. Sabía que lo más probable es que nunca se realizara pues ella no podía estarse quieta por mucho tiempo.

Cuando me sentí más fuerte en lo económico, sin dejar de ser pobres, platiqué con ella en la posibilidad de separarnos, (todavía se encontraba en disposición de “ser amigos”). Le pregunté en donde le gustaría vivir si es que en esta casa solamente la molestaba mi familia materna y contesto:

-Me gustaría vivir en Teotihuacan para estar cerca de las Pirámides.

Le prometí que me encargaría de todo. Se lo comenté a mi novia quien de inmediato se ofreció para acompañarme y después de unos días fuimos a Teotihuacan hasta que encontramos a un lugar apropiado. En realidad se trataba de un pequeño paraíso pues era una casa desocupada y que se rentaba a buen precio. Pero me inquietaba sobresalientemente, o mejor dicho, me asustó el hecho de que esta casa estaba precisamente en la misma calle que desemboca hacia la pirámide de la Luna. Estamos hablando de menos de medio kilómetro de distancia entre esta casa y la pirámide la Luna.

Me estaba dando cuenta que si rentaba esta casa la madre de mis hijos se estaba alineando a la fuerza Luna. Sin embargo, dadas las circunstancias decidí seguir adelante, además de que la oferta no podía despreciarse.

Mi madre no estaba conforme con mi decisión ya que temía que los niños se quedarán solos con esa mujer. La tranquilice y le dije muy serio:

-Sé que ésta mujer ha cometido muchos errores, sin embargo, todos tenemos una última oportunidad. Déjala que se vaya.

De mala gana aceptó.

Cuando todavía seguíamos viviendo en Netzahualcoyotl y pasaban los días, la madre de mis hijos se daba cuenta de que quería mantener firme la idea en seguir mi vida y entonces empezó a incomodarse. Tenía que agilizar las cosas y un día en una discusión le advertí:

-Antes de que tú salgas de esta casa para Teotihuacan yo ya no estaré aquí.

Como había tenido muchas debilidades, en apariencia, en la relación con ella, no me lo creyó.

La situación en el centro del Oro se estaba poniendo difícil porque mi amiga gerente de este lugar la habían despedido por la sencilla razón de que lo que urgía era dinero y ella les ofrecía su lealtad, pero eso no era suficiente para parar el torbellino de la insensatez humana.

Y sin esta hermana tan importante en mi vida me encontré desprotegido. Pero tenía fe en mis alumnos quienes me seguían ya de alguna manera como aspirantes a discípulos. El que me vendió el automóvil era el más sobresaliente y me tenía mucha fe, sopesando la situación se le ocurrió la loca idea de que pusiéramos nuestro propio centro para dedicarnos juntos a la astrología.

Acepté de inmediato y comenzamos a localizar un lugar para el caso. El tenía una papelería grande, casi entre Insurgentes y avenida Chilpancingo en contra esquina a la famosa panadería llamada “La Espiga”. Encontramos un lugar propicio precisamente frente a su negocio y mi amigo muy entusiasmado hizo una fuerte inversión de 50 mil pesos (no podía compararse con los montos manejados por Chaya pero si para sus alcances) para rentarlo y acondicionarlo. Me sorprendió porque se encontraba justo por la entrada trasera al cine llamado Las Américas. Recordando que América es el continente destinado a florecer en la nueva era y de allí para el mundo.

Él sabía de mi relación con mi alumna de naturismo y que estaba terminando con la madre de mis hijos. Esto no le importaba, de hecho me contaba de su propia vida y lo difícil que había sido respecto a su relación con mujeres de su vida que por su manera de ser pertenecían generalmente a la farándula y lo habían traicionado. Era un hombre maduro, de unos 50 años pero con un carácter de joven. Le tenía confianza y le platiqué de mi situación y mi fuerte deseo de irme a vivir solo, o mejor dicho, de que viviéramos mi amada y yo juntos.

Él era signo astrológico Leo muy marcado, por lo tanto “no se andaba por las ramas” y deseoso de que estuviera bien muy pronto encontrándonos en la esquina de Colima e Insurgentes me dijo:

-Ya encontré el lugar te va a gustar se encuentra en la calle VICTORIA saliendo del metro Potrero.

Con inquietud le pregunté por qué lo había encontrado en la colonia Industrial y me contestó:

-Lo que pasa es que muy cerca queda mi casa, pase por allí y hablé con la señora, pero como es una casa de huéspedes solamente para señoritas me costó mucho trabajo convencerla. Tuve que decirle que ustedes son casados y vienen de provincia y que por favor los dejará vivir allí un tiempo mientras encontrábamos un lugar adecuado y en este mismo instante en que mi amigo me estaba dando la buena nueva de que había encontrado el lugar, miré hacia la esquina sobre Insurgentes y venía caminando mi amiga administradora, estaba sin maquillaje y cuando me vio pasó de largo, ya no era la misma. Es como si se cerrara un ciclo en mi amor por un tipo de mujer que podemos llamar “mundana” y estuviera comenzando otro más promisorio.

Cuando sin poder resistir esa misma noche llamé por teléfono a mi novia para platicárselo, ella me dijo muy sorprendida:

-¡Este alumno vive demasiado cerca de mi casa, apenas a unas cuadras de diferencia pues yo vivo en esta colonia, casi entre Río Blanco y Misterios!
Recordaba con agrado que el reciente fin de año de 1991 yo había cumplido 32 años de edad y me la había pasado muy bien con mi nueva compañera. Todo esto me infundía ánimos para definir la situación lo mas pronto posible.

Las condiciones de la nueva casa no iban a ser fáciles por tratarse de una casa de huéspedes especial solamente para señoritas. Fuí a visitar a la señora que ya pasaba de unos 55 años aunque estaba bien conservada. Ella tenía un carácter muy receloso y frío en los negocios (signo Capricornio típico), pero por alguna razón se dejó convencer. Fuí a ver el lugar y me pareció agradable. Le avise a la señora que llegaría con mis cosas.

Volví a llamar por teléfono a mi querida alumna y le comunique que a la brevedad estaría viviendo cerca de ella, en la colonia industrial. Noté que se asustó un poco, cosa difícil en ella pero con la voz temblorosa me dijo que estaba bien.

Como si la madre de mis hijos presintiera algo, todavía tuve una fuerte discusión con ella y no estaba dispuesto a que mis hijos vivieran este tipo de vida. A sí que al día siguiente llegué a mi casa y durante toda la noche junté todos mis libros y otras cosas, luego los subí al viejo automóvil que habíamos comprado y estaba amaneciendo cuando emprendí la marcha hacia mi nuevo hogar. Me faltaba poco para llegar cuando un policía de tránsito me detuvo, hicimos trato y le dí dinero. Me prometió guiarme para que no me molestaran otros policías, pero apenas lo había hecho dos cuadras cuando se dio a la fuga. De cualquier manera ya estaba bastante cerca y llegué al lugar de mi nueva residencia sin incidentes. Bajé todas mis cosas y las traslade hacia mi habitación. Había dado inició a mi camino hacia mi libertad auténtica.

Aproximadamente una semana después contrate un camión de mudanzas para que trasladara las cosas de la casa de mi abuela en Netzahualcoyotl hacía San Juan Teotihuacan. Los niños todavía se encontraban en una edad muy tierna.

Con todo lo del traslado, ese día las horas corrieron rápidamente de modo que tuve que quedarme en la nueva casa en San Juan, Teotihuacan, a una cuadra de la pirámide de la Luna. Era un aire bello pero lleno de desazón en mi alma. Presentía que esto no iba a terminar así como así, pero no estaba dispuesto a razonar sobre ello.

Esa noche la madre de los niños estaba nerviosa porque pensó que tendría sexo con ella, pero me encontraba demasiado enamorado de mi nueva compañera como para tan siquiera pensar en traicionarla. En la mañana siguiente hice mí disciplinas de yoga y me despedí de los niños prometiéndoles que los vería lo más posible. Le dije a su madre que le enviaría el dinero de la renta y el gasto de comida para que no se angustiara. De momento quedó conforme y nada más; porque en realidad nunca la vi feliz de corazón. Pero de todas maneras, el lugar que rentamos tan cerca de la pirámide era un pequeño paraíso muy rústico pero cargado de “buena energía”.

En mi nueva casa ubicada en la calle Victoria comencé a realizar mí disciplinas y por las tardes, me gustaba caminar hacia la ancha plaza de la delegación Gustavo Madero.

En diez minutos de camino desde la casa de su madre, mi nueva compañera ya estaba en este punto de reunión y le gustaba platicar conmigo. Debido a las delicadas circunstancias que se estaban presentando, ella, mas que nunca necesitaba mucha ternura y confianza. Fueron días en que comenzó a contarme cosas de su vida. En menos de un mes le dije que tenía que irse a vivir conmigo. En esa época su esposo se había ido a trabajar por seis meses. Ella ya estaba contemplando la posibilidad de separarse definitivamente de él, aunque no hablaba de divorciarse.
En realidad tenía motivos suficientes para reconocer que nuestra unión no se basaba solamente en sexo carnal sino en un verdadero amor. Porque para entonces, ya ella me había comentado que el maestre de la Ferriere le hablaba telepáticamente, lo mismo que el maestro Tibetano y a veces el Sublime Hermano Mayor.

Todo esto comenzó desde una vez que estábamos felizmente recostados en la cama del hotel y ella comenzó a platicarme que los maestros la animaban a continuar conmigo. Le advirtieron que
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   40

similar:

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior james redfield & carol adrienne 1996

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconResumen el presente proyecto es una iniciativa que busca la inclusión...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de los presupuestos normativos de la imputación objetiva

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconImpensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconNuevas tendencias de mercadotecnia dan los resultados que usted desea

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLa Bombilla de Luz Incandescente ¡y se hizo la luz!

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLos colores son las acciones y los sufrimientos de la luz” (J. W. V. Goethe)

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLas ondas de luz son una forma de energía electromagnética y la idea...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconFilosofando entre genios y locos americo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com