El sabio busca la luz y los locos se la dan




descargar 2.36 Mb.
títuloEl sabio busca la luz y los locos se la dan
página12/40
fecha de publicación03.02.2016
tamaño2.36 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   40
La Libertad, El Amor y La Verdad.
Al poco tiempo, otra pareja entró a vivir en este hotel extraño y solitario, venido a menos. Ambos eran jóvenes pero se notaba que ella tenía una autoridad muy fuerte sobre de él, que parecía mas bien “atontado”.

Preferimos no involucrarnos en una relación amistosa con ellos pues sabíamos de lo delicado de nuestra situación.
Una noche ella se encontraba dormida y yo tenía los ojos cerrados agradeciéndole a la vida todo lo que me había entregado. Y de pronto sentí una presencia extraña, por no decir espeluznante. No podía moverme de la impresión, podía ver, sentir y oír pero estaba paralizado. Escuché un quejido asfixiado como cuando matan a alguien, en la misma cama en que estábamos dormidos y sobre todo, el colchón de la cama se movía a un ritmo, como quien entierra en varias ocasiones un puñal sobre un cuerpo que debía haber estado acostado precisamente en el lugar que yo estaba ocupando.

Al día siguiente se lo hice saber a mi compañera. Ella se asustó lo suficiente y empezamos a considerar la posibilidad de alejarnos de aquí. Se nos ocurrió revisar los cajones del viejo tocador que se encontraba en nuestra recámara y había unas fotos de hombres medio desnudos y con notable cara de homosexuales.

Ya no quisimos quedarnos en esta casa. Así que dejamos aquí nuestras cosas y mientras buscábamos otro lugar, nos quedamos en hoteles más decentes que este.

Iniciaba así una etapa muy poco común en nuestra experiencia, pues encontrándonos en nuestra propia ciudad, sin embargo, comenzamos a tener una vida como si fuésemos extranjeros en nuestra propia patria.

Pero con ella todo me parecía lleno de Luz. Su fortaleza era tal y el amor que me tenía tan firme que eso definitivamente me inspiraba y me definía.

Había conocido la sexualidad con otras parejas y esto no era solamente sexo a pesar de que, con ella podía alargar nuestra relación íntima, dos o tres horas y a veces más. Era unos cuatro años mas joven y además conmigo vino a despertar completamente su sexualidad. Pero ni ella ni yo éramos realmente “vulgares” en la forma de tener sexo, solamente éramos muy apasionados, como nunca lo habíamos sido antes.

Su esposo no fue amigo ni amante de ella, sino solamente una especie de padre con su hija, a quien lucía como esposa cuando era necesario.

En fin, al mismo tiempo que esto ocurría en nuestras vidas, ella se tenía que maquillar en el hotel, en cuanto a mí, a veces tenía que llegar al centro de Chaya y allí ponerme el traje, en uno de los anexos dentro del centro. Luego salía como si nada y les daba la plática a los alumnos.

Fue en una de estas mañanas en el Oro, que ella se puso a canalizar al maestro Estrada que me dijo:

-¡Hermano TU CAMINO ES DE ROSAS SIN ESPINAS! No lo olvides.

Logramos conseguir un cuartito dentro de una casa de huéspedes que se encontraba a cuadra y media de José Martí. Para entonces ya ella había decidido usar el automóvil que tenía guardado en su casa conyugal, que era propia.

Así que agilizado el arrendamiento semanal de esta especie de esta casa-hotel, una mañana muy temprano llegamos con el coche al extraño hotel, que más bien parecía un portal a otro tipo de mundo ignorado por lo que aparentaba su fachada hacia la calle.

Bajamos del automóvil y atravesamos la puerta con sus columnas moradas. Por fortuna no se encontraba el Sr. y sacamos todas nuestras cosas para luego transportarla de inmediato a la casa de huéspedes que se localizaba muy cerca. Eran pocas cosas pero ese día trabaje bastante con el subir y bajar ya que nuestra habitación se hallaba en un primer piso.

Habíamos durado en la casa de José Martí alrededor de dos meses.
Este cuartito era mucho más pequeño, apenas constaba de un bañito con regadera, lavabo y taza de baño, la salita-recamara y un pequeño closet. Pero conforme transcurrieron las semanas se convirtió en un lugar mágico y muy pronto, llegamos al primero de mayo de 1992.


SEXUALIDAD VERDADERA
Desde que conocí a la madre de mis hijos siempre estuve intentando “subir mi energía” cuando tenía relaciones sexuales, con la idea de algún día lograr evitar eyacular. Pero mi compañera era tan inconsciente en este sentido que no me ayudaba. No estaba preparada para tratar el tema y nunca se me hubiera ocurrido exponérselo.

Luego, en “El Libro de Oro” de Saint Germain aprendí a decir: “Yo Soy la resurrección y la vida”. Mientras estaba teniendo contacto sexual con mi pareja. El cambio no era mucho, pero de vez en cuando lo intentaba.

Así que cuando tuve relaciones estables con mi nueva compañera, empecé a avanzar meteoricamente en este sentido. Ella estaba diseñada de tal manera y yo preparado para unirme a ella, que pude retener la eyaculación mas y más. Hasta que a veces no eyaculaba. Aunque en la siguiente relación sexual prefería hacerlo para sentirme satisfecho. Pero toda esta energía no se perdía completamente en lo corporal, EMPEZÓ A SUBIR hacia la cabeza. Lenta pero seguramente. Al principio, era imperceptible. Pero poco a poco, el sexo se convirtió en mi alimento espiritual y no solamente emocional y físico. Era una felicidad que el común de la humanidad no puede experimentar, porque no tiene en absoluto control de sus instintos. La magia era esta mujer, pero también lo era yo con un entrenamiento de alrededor de 7 años, antes de conocerla. Y luego con ella, una hora de sexo era como haber tenido sexo un mes con mi antigua pareja, debido a la CALIDAD ESPIRITUAL de esta unión sexual. Y así que un año equivalía a toda una vida sexual de un humano común. Todo esto nos permite comprender que cuando la sexualidad es subyugada al Amor Consciente, resulta ser un instrumento perfecto para la evolución del SER. Y uno comienza a convencerse que la sexualidad no es un estorbo, sino un arma muy peligrosa que en verdad es una bendición divina, para el despertar a un estado de conciencia superior. Con todo esto, “echaba por tierra” todas las reglas de celibato tan difundidas por la mal llamada Sagrada Tradición Iniciática de la Institución G.F.U..

Esta sexualidad tan desinhibida me funcionaba, sobre todo porque mi actitud no era obsesiva respecto a la Técnica usada, sino AL AMOR TOTAL POR MI PAREJA. No siempre eyaculaba, sin embargo, nunca fue mi idea tomar la no-eyaculación como el fin de toda relación sexual. La no-eyaculación es la idea principal pero no el fin. El fin fundamental es el amor, así que sacaba la sexualidad de la vulgar pornografía, principalmente porque por naturaleza y debido a mi entrenamiento espiritual, solamente estaba diseñado para responder a la relación monogámica, esto es generalmente, más difícil de realizar (me refiero a la MONOGAMIA) que el mismo celibato. Esto nos permite ocuparnos de nuestra pareja como del acto más sagrado en nuestra vida, velando por ella. Hasta el punto que la relación sexual no se limita al tiempo del coito, sino en todo momento.


CASAMIENTO CON LA PRESENCIA DE LOS SAT GURUS DE LA ERA
Ese primero de mayo, estuvimos en nuestro cuartito de amor. Había tenido horas maravillosas con ella y luego nos recostamos a descansar en éste estado paradisíaco.

Sabía que este día, según las fechas iniciáticas de la G.F.U., se festejaba el día de Gurú.

De pronto, empecé a percibir un ambiente de mayor felicidad en este pequeño cuartito. Un ambiente lleno de paz, amor y presencias de luz indescriptible. Ella se puso seria y concentrada como siempre que alguien la llamaba en el interior y me dijo:

-Estoy viendo al Maestre de la Ferriere que se acerca.

Esto hizo que me pusiera muy alerta pues me describía al Maestre como yo lo conocía en las fotografías: Su pelo rubio y su ropa de templario.

En unos instantes más aparecieron el maestro Estrada y el Tibetano. El primero en hablar fue el maestre de la Ferriere diciéndome a través de ella:

-Hermano tu vienes para romper con la Sagrada Tradición, no porque dejes de obedecerla, sino porque lo harás de una manera muy diferente. Por otra parte, es bellísima la energía que tú y ella producen cada que tienen relaciones sexuales, es una energía que nosotros vemos cómo pasa de plano a plano y llega muy lejos en el tiempo-espacio, alcanza otras dimensiones en sus seres internos y esto hermano, es muy bueno pero también peligroso puesto que en cuanto esta energía se a puesto en movimiento, funciona como un bumerang donde lo que se lanza como causa regresa como efecto y si no se hace lo necesario y correcto, ese bumerang te cortara la cabeza.

Los tres maestros sentados en flor de loto lo hicieron de tal manera que debimos quedar en el centro. Todo esto estando sobre la cama de nuestra pequeña habitación. No percibía sus cuerpos pero sí sus presencias porque la habitación estaba llena del amor más puro. Entonces a través de mi compañera dijeron:

-Vamos a casarlos y deben de saber que esto es un privilegio muy elevado pues nunca en el planeta han sido consagrada en bodas, una pareja por los tres Sat Gurús de la era.

Cada uno de ellos nos dio su bendición y el maestro Tibetano en especial dijo:

-Este es tu complementario perfecto, no tiene rival ni en este mundo ni en otros. Ella es tuya.

Antes de retirarse me dijo el maestro Estrada:

-Mantente alerta a todo lo que decimos y luego se lo harás saber al mundo y cuando te pregunten quién te dijo todo esto tú responderás: La Enseñanza Superior.

-¿Y de dónde viene la enseñanza superior? –Continuo explicando el maestro Estrada- La enseñanza superior es La Enseñanza Superior.

Cuando los maestros se retiraron había en mí una gran alegría pero también empezaba a presentir una gran responsabilidad en mi vida.

Los acontecimientos se aceleraron y más adelante nos dijo el Tibetano:

-Poco poco ustedes están empezando a vivir “siete por siete”, es decir, cuando pasa una hora para ustedes ya la experiencia es de siete horas; cuando pasa una semana, son siete semanas y así sucesivamente. Sin embargo, no por esto, se harán más viejos en la apariencia, aunque si vivirán realmente a ese ritmo.

HACIA LAS AMÉRICAS
El Instituto del Oro tuvo problemas con su administración y los malos entendidos con la familia pusieron en crisis el sistema empresarial de modo que ya no les interesaba la Escuela de Astrología Transformativa.

Habiéndome quedado solo y consciente de que ya no iba a percibir ni el apoyo del radio ni de los dueños de este centro, hablé con mis alumnos en una sesión extraordinaria y les dije que si querían continuar con la escuela teníamos que trasladarnos hacia mi nuevo centro, frente al cine “las Américas “.

Eran entre 15 y 20 alumnos, pero me conocían y estudiaban conmigo hace meses, fueron los que resistieron todo el proceso entre más de trescientas personas. Querían completar su curso así que en ese mismo momento salimos en grupo y después de diez minutos, caminando sobre avenida Insurgentes, llegamos al nuevo lugar llamado: “Nueva Era dos mil”.

Mi socio se mostraba un tanto incomodo y comenzó a comportarse un poco extraño porque no se unía al grupo al que antes pertenecía, sino que ya se sentía diferente. Así que sin que lo notáramos, según él, durante la clase se sentaba ante el escritorio de la entrada y muy pegadito a la delgada pared de tablaroca que estaba junto al lugar donde me paraba para hablarle al grupo.

Mas tarde decidió que su yerno también participará con nosotros y esto ya no me daba “buena espina “.

Convocó a través del periódico, a unas adolescentes a fin de entrenarlas en que fueran a hacerle publicidad a la astrología, ofreciendo cartas natales horoscópicas en diversos lugares. Desde luego, me daba cuenta que debió haber aprovechado al grupo mismo que teníamos desde Chaya Michan. Pero él ya había dado muestras de estar divorciado de este grupo. Conocía su carta natal y en ella me podía dar cuenta que tendía a traicionar al grupo. Desde luego, no me dedicaba a limitarlo y quería ver que era lo que ocurría en la realidad. Todavía por algunos meses conservamos nuestra amistad y tolerancia mutua pero un día que yo no me encontraba le dijo a mi compañera:

-Él se cree un elefante blanco.

Aunque lo que menos deseaba era el fin del grupo o de mi sociedad, sin embargo, los resultados se veían venir claramente.

TEOTIHUACAN Y EL RESCATE DE LOS NIÑOS
Mientras tanto la situación en Teotihuacan no marchaba “sobre ruedas”. Desde el momento en que dejé a mí ex-compañera con mis hijos en este lugar empezaron los manejos que eran de esperarse.

Al principio ella se dio cuenta que el Gurú Marcelli ya no la trataba igual, así que no sé de que manera comenzó a considerar como su maestro a Díaz Porta.

Se hizo amigo de una persona fantasiosa que tenía un Asrham muy cerca y que decía estarse preparando para cuando llegara a la hecatombe final en el planeta ya que él era el elegido para darle a toda la gente del mundo una bebida basado en nopal.

Comencé a darme cuenta que había más que una amistad entre mí ex-compañera y esta persona pero esto ya no me incumbía. Además mi compañera estaba convenientemente contenta conmigo y yo le seguía “la corriente” de que éramos amigos. Aunque en realidad no le tenía rencor pero tampoco sentía ya ningún nexo con ella.

El asunto empezó a ponerse difícil porque no mostraba su verdadero sentir, no obstante, había aceptado con agrado mi relación con mi nueva pareja.

Recuerdo muy bien este contraste entre ambas mujeres cuando un día mí ex-compañera sin avisar llegó a la escuela de naturismo donde me encontraba dando mi clase. Mis alumnos la saludaron “como si nada”, pero en realidad ella estaba interfiriendo en mi vida privada.

Pero a la vez, esto me dio una gran oportunidad para convencerme “quien es quien”. Porque mi nueva compañera lejos de ponerse furiosa como pudiera esperarse, fue y la saludo como si fueran viejas amigas. Luego caminamos los tres hacia la esquina de la calle y cuando llegamos allí, mi nueva compañera me hizo sentir que quizás tenía muchas cosas que tratar con la madre de mis hijos y que era mejor que ella se retirara y así lo hizo. Llevaba puesto un conjunto de ceda que la hacía más juvenil y mientras se alejaba, pude apreciar su distinción, no solamente por la apariencia sino por todo.

Como una alumna vivía en San Juan Teotihuacan a solamente unas calles de la nueva casa de los niños. Cuando no me era posible llevarle personalmente el dinero quincenal le pedía de favor a esa persona que se los llevara. Entró en amistad con la madre de mis hijos y fue fácil convencerla de su papel de víctima. Entonces esa alumna empezó a ser una mala influencia para mi escuela.
Usualmente mi nueva compañera me dejaba manejar su automóvil y juntos íbamos a visitar a los niños. Nos gustaba sentarnos en la cima de la pirámide del Sol y platicar. Era notable como en esos momentos ella se transformaba en un ser de mayor severidad y paz.

Por esto no me sorprendió que una vez que íbamos de regreso de Teotihuacan a la ciudad de México nos empezaran a rodear varias lucecitas que a diferencia de los aviones comunes se paraban en el cielo justo frente a nosotros. Se trataba de OVNIS, y esa tarde uno de ellos, descaradamente se acercó y se puso arriba de nuestro automóvil a una altura no mayor de dos o tres kilómetros. Su color era oro, de forma circular y tendría un diámetro de 700 metros.

Ella se llenó tanto de felicidad que casi me asusta, pues de momento pensé que en verdad era ella una extraterrestre y a lo mejor estaba jugando conmigo, un simple humano.

Esa noche a través de ella me dijeron los Maestros:

-Ya viste algunas de las naves que tenemos a sí que no puedes dudar porque ahora tienes pruebas.

Otra de estas veces en que visitamos Teotihuacan, cuando regresamos a nuestro cuartito a dos cuadras de “La Espiga”. Me dijeron:

-Esta mujer tiene el poder de activar las pirámides, sobre todo por lo que se está convirtiendo en este momento para el planeta, junto contigo.

La cosa se estaba tornando fantástica y por lo tanto también peligrosa, pero al mismo tiempo era fascinante porque los procesos internos que comenzaba a experimentar con ella y con todo lo que me rodeaba sólo puedo describirlos como de una enorme felicidad, una especies de éxtasis. Se debe también a que todo esto estaba sucediendo en un momento Cósmico único.

Así que si todo esto era una tontería (y realmente no lo pensaba así) valía la pena seguir adelante, solamente por vivir como “fuera de tiempo”. Además, podía estar seguro que una energía divina superior nos había tomado y nos estaba guiando

Fueron momentos de gran actividad porque el viaje hasta las pirámides de Teotihuacan no era fácil debido a todas las presiones morales, económicas, familiares y de trabajo que se reflejaba en el no tener un lugar estable donde vivir.
Dadas las circunstancias me acorde de un lugar poco frecuentado adherido a Chaya Michan y a la G.F.U., en Villa de las Flores al Norte de la ciudad de México. Para ganar un poco de dinero allí primero había que cultivarlo, lo cual sería difícil, pero necesitaba intentar lo que fuera.
El 21 de marzo de 1991, como siempre en este día de año, se festeja en Teotihuacan la entrada de la primera y generalmente asiste mucha gente. Mi ex-compañera me invitó porque estaría el Maestro Díaz Porta y me pidió que aprovecháramos para tratar de que este Maestro le cortara el pelo al niño mayor.

Mi compañera no quiso asistir y tuve que ir solo. Cuando llegué ante la pirámide del Sol estaba aconteciendo el penoso asunto de los lamas tibetanos rechazados por un grupo de mexicanos vestidos de negro. Y luego todo termino bien.

Posteriormente el Maestro Díaz Porta le corto el pelo nuestro hijo mayor frente a la pirámide del Sol.

Cuando regresé a casa con mi compañera me regañaron los maestros invisibles diciéndome:

-Ya fuiste a tu asunto, pero no te das cuenta lo que esta pasando contigo ni lo que tardaras en sacudirte todo lo negativo que se te adhiere. Porque cuando asistes a eventos importantes en fechas especiales y lugares sagrados, todo lo que allí contactes te deja tan fuerte impresión que a veces, se requiere años para arrancártelo y deje de tener influencia real en ti.

Me di cuenta que los Maestros querían prepararme manteniéndome en Retiro, para que lograra manejar ciertas energías Cósmicas y no fuese ya como un títere movido por sentimentales circunstancias fraternales superficiales y familiares, que en realidad, me hacían infeliz.
Un día que por un motivo excepcional fui a la casa de Netzhualcoyotl, me dijo mi madre:

-Habló la mamá de la hija que es dueña de la casa en Teotihuacan, donde viven los niños y dijo que le urgía hablar contigo.

Presintiendo que no eran nada bueno quise enterarme primero de que se trataba, sin hacerlo directamente. Le pedí a alguno de mi familia que por favor atendiera el llamado de esa señora. Mi carácter no estaba totalmente bajo control. Y la señora les aseguró:

-Con el señor que es el padre de los niños no hemos tenido ningún problema, es una persona muy amable y lo apreciamos. Pero dígale que necesito desocupe la casa, porque la mamá de los niños mete a cualquier gente aquí y hemos sabido que anda con algunos de ellos y eso no es bueno para los niños ni para nosotros. Ya no deseamos rentarle.

Al poco tiempo me encontré con la madre de mis hijos y pude comprobar que viejos “amigos” habían tomado el lugar como hotel, cosa que les facilitaba ir más a menudo a las pirámides de Teotihuacan.

Eran personas de Kundalini Yoga, G.F.U. y sobre todo del movimiento “MAIS”, algo que tenía que ver con la sabiduría indígena de México, pero algunas veces manejada de una forma bastante extraña.

Ya en la G.F.U. había sabido que algunos grupos no habían seguido correctamente la enseñanza del maestro Díaz Porta y provocaban escándalo pues en sus rituales usaban drogas y caían en orgías.

En la casa de Teotihuacan tampoco comprobé directamente nada, pero la señora que era la dueña me estaba poniendo alerta de algo que sabía si era posible.

A pesar de las circunstancias quise irme con cuidado pues la situación estaba llegando a su punto álgido.

Cuando me encontraba con la madre de mis hijos la trataba como si nada, pues se supone éramos amigos. Y en esta amistad me confesó que se estaba enamorando de un discípulo muy querido por el Maestro Díaz Porta que vivía en el Asrham de Guadalajara. Y ella “le había echado el ojo” para casarse con él, pues decía, era una persona buena, muy parecida a mí en muchas cosas.

A los pocos días me habló de que tenían que salir para Perú de inmediato, ya tenía lo del pasaje. Sus padres, como siempre, le habían enviado el dinero que solicito para este viaje “tan importante”.

Ese notable discípulo del Maestro Díaz Porta iba a viajar también y ella tenía la firme decisión de casarse allá con él. Pues en México no podía hacerlo debido a que sus papeles no estaban completamente en regla.

Estaba sorprendido por la noticia y le pregunté:

-¿Qué vamos a hacer con los niños?

-No te preocupes tengo una amiga que se iba a quedar con ellos en Teotihuacan.

Nos despedimos, me quede confuso tratando de acomodar mis ideas y de regreso se lo comente a mi actual compañera. Ella comenzó a inquietarse pues esto que estaba sucediendo no era correcto. Debido a la premura con la que ella quería casarse y porque quién sabe que sería de los niños.

Fué por esta razón que tomé una decisión delicada y definitiva en mi vida como Iniciado.

Por una parte, no podía tener conmigo a los niños pues sentía que estaba viviendo algo muy especial y no era correcto forzar a mi nueva pareja a que me aceptara con los niños, pero tampoco estaba dispuesto a renunciar a mi felicidad.

Así que mientras mi improvisada luna de miel transcurría, tenía que solucionar la situación de los niños dándome cuenta del peligro que corrían, sobre todo la niña debido a que muchos tipos de gente entraba ya a la casa de Teotihuacan y podían dormir “por aquí o por allá”. No podía confiarme pues era posible que algunos tomaran ciertas drogas “en buena onda”. Razoné que dadas las circunstancias, en poco tiempo, la tierna sexualidad de los niños estaría amenazada, todo por este ambiente de una estúpida “liberación acuariana”.

Lo primero que hice fue ir a la delegación en Palacio Municipal de Netzahualcoyotl. Allí levante un acta declarando que la madre de mis hijos se iba a Perú y dejaba a los niños abandonados. De modo que yo se los dejaba a mi madre para que cuidara de ellos mientras que por cuestiones de mi trabajo me ausentaba por temporadas.

Había recién levantado el acta correspondiente en Palacio Municipal y aún me falta fuerza para actuar con definición. Estaba cerca un policía judicial típico, era una persona de mirada agresiva y cuerpo fuerte pero un tanto pasado de peso, aunque se veía que sabía lo que era tratar con personas muy difíciles. Así que me le acerque y le hice saber mi caso, porque además tenía que completar mi tramite en su oficina. Él se me quedó viendo un momento y luego me dijo:

-Los niños son tuyos, tú eres el padre y un padre hace lo que tenga que hacer por sus hijos. Ella tiene menos derechos que tu sobre tus hijos.

Esto me definió a quedarme con los niños, pues sabía que de ello dependía que su destino cambiara completamente.

Mas adelante terminaría de convencerme de no haberme equivocado cuando comprobé que el proceso de “levantar juicio” era bastante largo, sobre todo por ser “de común acuerdo” y además, para que ella quisiera asistir a las sesiones era bastante difícil.

Tomada mi decisión le dije, a mí madre, con mucha seriedad:

-Necesito hablar contigo. Es respecto a los niños.

Ella estuvo dispuesta a escuchar y le pregunté:

-¿Quieres quedarte con los niños?

-Tú qué piensas hacer -Me preguntó.

-He sido llamado por fuerza superiores y ellos me empiezan a preparar para un trabajo especial. No puedo tener a los niños conmigo ahora. Pero si tú no los quieres, encontraré la manera de ubicarlos en otro lugar. No debes sentirte obligada. Te dejaré a los niños solamente si quieres. Piénsalo bien. ¿Quieres?

-¡Por supuesto! –Afirmo.

Y estando yo consciente de como se estaban poniendo las cosas con mi economía agregué:

-Pero no esperes que te de un gasto ni nada de esto. Ni siquiera sé qué va a pasar con mi vida. Tendrás que confiar en Dios porque a ellos (los niños) no les faltará nada.

No sé que habrá pensado mi madre en esos momentos, tal vez que su hijo se había vuelto loco, sabio o tal vez que siempre ella lo vio muy extraño y era natural que esto ocurriera algún día. El caso es que fué valiente y los acepto a cambio solamente de saber que su hijo no se equivoca, pues cuando tuvo que responder por su padre y la familia lo hizo con responsabilidad y que si ahora se iba es porque en verdad había algo superior que lo estaba llamando. Ella, en este sentido, me conocía.
Al poco tiempo, cuando sabía que la madre de mis hijos ya se encontraba rumbo a Perú llegamos a Teotihuacan, verifique el estado de abandono en que estaban los niños y pude adivinar su futuro destino. Así que allí mismo tomé a los niños, sus actas de nacimiento, papeles y toda su ropa, la eche en la cajuela del automóvil de mi pareja actual y me enrumbe de nuevo hacia Ciudad Netzahualcoyotl para dejarlos allí con sus abuelos.

Mi madre se atrevió a preguntarme:

-Cuando vas a mandar por toda las cosas de la casa de Teotihuacan.

En mi interior recordaba rápidamente que hay momentos en la vida de los iniciados y de los locos en que se deja completamente todo y si no se hace así, entonces eso trae problemas peligrosos en el futuro. No quería ningún nexo con la madre de mis hijos, ningún pretexto que aumentara “el mitote”. Y le contesté:

-Olvidalo hay que dejarle todo, lo único que me interesa es que esos niños no vivan entre orgías y droga de toda esta gente vagabunda.

No estaba muy conforme pero aceptó.

Este fue el detonador de una enorme persecución que me iba a propinar la comunidad de G.F.U. y a la vez también era una oportunidad muy especial e inapreciable para darme cuenta lo que realmente eran las personas que se decían “conscientes “.

Lo primero que mi ex-compañera hizo cuando llegó de Perú, después de un fracaso en su intento de casarse allá. Fue buscarme por todas partes. Contarle a toda la gente que me conocía, sobre mi actitud despiadada y cruel. Hasta en las escuelas Iniciáticas se supo y en las pre-iniciáticas se juntaron grupos enojados, porque le había robado sus hijos a la pobre madre. Organizados “en red” comenzaron a tratar de localizarme.

Además mi nueva compañera fue acusada de seductora y se me tenía en el concepto de que había caído “en tentación”. Había perdido El Sendero de los Maestros de la G.F.U., todo por una mujer de la que me enamoré.

Afortunadamente ya nada tenía que hacer en los centros de Chaya Michan, así que deje de asistir a dichos lugares. Tuve que iniciar mi etapa de un verdadero Retiro. Esta vez no tenía que saber nadie donde me encontraba, pues no me parecía justo que se molestara a la mujer que estaba conmigo y sabiendo yo que no era una mujer cualquiera.

Todavía por temporadas intente trabajar con mi padre pues necesitaba dinero. Y me di cuenta que aunque él me trató duro durante toda mi vida, sin embargo, me quería y respetaba profundamente. No se metió en mis asuntos y se concretó a tratarme como siempre. Cuando iba nunca me reclamó por los niños y aunque él quería bien a la mamá de los niños, nunca cuestionó nada.

Pero ocurrió que me di cuenta que algo traía yo con mi energía misma, pues en cuanto quise estar aquí y a la vez continuar con mi Retiro, sucedió que a mi padre le clausuraron su pequeño tallercito. Me dispuse a defenderlo a como diera lugar y fuimos con los jefes en las oficinas de tesorería para tratar de arreglar la cuestión fiscal. Y levante fuerte la voz en las oficinas de Hacienda.

Los Maestros, a través de mi nueva compañera me dijeron:

-¡Entiéndelo de una vez, eso ya no es para ti! El símbolo de que le hayan clausurado el taller a tu padre es que eso se clausura para ti.

Todavía más adelante, después de mi consagración de los 33 años, contacté a uno de mis hermanos y trabaje con él por algunos días, poniendo persianas para ventanales del edificio grande de Pemex, pero ese dinero no me rindió.

Mí destino estaba cambiando de forma radical y no alcanzaba a comprenderlo. Solamente meditando y estándome quieto, en estado contemplativo, podía sentirme bien.

VISITANDO A XALAPA Y COATEPEC
Los maestros dijeron que pronto habría un temblor muy fuerte en México y que ayudaría mucho a amortiguarlo, si dejaba a los niños en lugar seguro e iba con mi actual compañera hacia Veracruz, para visitar el Asrham de Coatepec y hacer CONTACTO con este centro sagrado.

Nada tenía que perder, contábamos con un poco de dinero así que arreglamos las cosas y partimos hacia Jalapa Veracruz.

Para entonces, aún asistía al centro de Chaya pero ya se había compactado el grupo de astrología y el de naturismo, en uno solo.

Preparamos nuestras cosas y fuimos a Jalapa. Salimos de la estación de camiones foráneos buscando un hotel y sobre la misma avenida, encontramos un hotel que estaban terminando de construir llamado: “La Emperatriz”. Aquí nos instalamos, me llamó mucho la atención, porque jugando con las cartas del Tarot, ella se había reconocido como señalada por la carta “La Emperatriz”.

Al día siguiente fuimos al Asrham y comenzó a llover con gran fuerza aunque en el pueblo de Coatepec había fiesta popular, de modo que los puestos de vendimia que se encontraban a lo largo de las calles, pusieron lonas a fin de cubrirse de la lluvia.

Llegue al Asrham con ella y lo primero que me preguntaban era por la madre de mis hijos, pues el encargado del Asrham (Anciano) la conocía, y veía a mi nueva compañera con cierto recelo.

Cuando salí de esta difícil entrevista y los saludos correspondientes. La llevé a ella a conocer el pequeño santuario donde hacía su Ceremonia el maestro Estrada. Lo que más le encantó fue la casa ecológica de madera, construida con polígonos.

Desde entonces el contacto que teníamos con los Maestres se intensifico.

Cuando regresamos a nuestro hotel en Jalapa ya era de noche y los maestros me dijeron:

-Por este lugar hay muchas entradas que conducen hacia el centro del planeta. –dijo uno de ellos

-No tengas temores porque tú eres el amo y señor de estas tierras. – comento el maestro Estrada.

Y luego el Tibetano habló:

-No se preocupen por la misión que deben realizar juntos. Si no se pudiera salvar la situación a fin de evitar un dolor mayor a la humanidad que se dirige a su perdición total. Nosotros los sacaremos de aquí y los convertiremos en navegantes del espacio.

Cuando regresamos con mis alumnos de los centros de Chaya les conté un poco de nuestro viaje a Jalapa y los motivos fantásticos que nos indujeron a ir, como eso de “parar temblores”.

Ella estaba apenada porque era obvio que nos quedamos juntos en Veracruz y los alumnos que tuvieran dudas de nuestra relación, en este momento podían estar seguros.

UN DEPARTAMENTO MÁS GRANDE
En el cuartito donde vivíamos no podíamos cocinar adecuadamente, pues no contaba con ventanas que dieran hacia la calle, además de las dificultades para tender nuestra ropa recién lavada y cosas así. Todavía daba clases en el centro “Nueva Era 2000” y en cuanto se desocupó un departamento que daba hacia la calle y contaba con algunos muebles y cocina, nos trasladamos para allá.

Nuestra locura no mejoraba y cada día nos queríamos más.

Pero cuando la situación se iba poniendo difícil y la sociedad que era lo único que me quedaba para contactarme con el mundo, comenzaba a pender de un delgado hilo. Entonces estaba un poco irritable y ella con su carácter de signo de Aries por delante, discutíamos un poco. Prácticamente solo nos teníamos uno al otro y nos la pasábamos juntos, pues nuestra separación de nuestras familias se fue haciendo cada vez mas completa. Así que si uno de los dos no estaba bien el mundo entero parecía desplomarse. Mi disciplina era cada vez más fuerte y ella era una terrible instructora de meditación, por su manera severa de enseñarme.

Había aprendido a meditar en la G.F.U. pero eso resulto ser un juego de niños en comparación con lo que su instructor el Iluminado le enseñó a ella. Tenía un entrenamiento increíble y su mente era muy fuerte. Además los maestros la cuidaban como a una Reina y tenia cuidado en como tratarla pues francamente seguía siendo yo bastante inconsciente y nunca había tratado a una mujer de una naturaleza tan definidamente Cósmica.

Al principio de este entrenamiento me estorbaba la conocida advertencia que hizo el maestro Estrada en vida, sobre no meditar mucho y mejor ponernos a trabajar por la Institución G.F.U. Él calificaba a los meditadores excesivos como “los meditadores de oficio”. Así que la meditación de tiempo completo era algo que no se veía bien en el mundo donde había aprendido. Y sabía que en cierta forma tenía razón. Pero la vida me estaba haciendo necesitar la meditación mucho más que lo usual para poder sobrevivir, ante una sociedad donde yo estaba dejando de existir.

Ella debió notarlo porque me hacía sentarme derecho y luego comenzaba a dirigirme con una voz severa.

Pero un día que se le ocurrió que nos hiciéramos un “lavado intestinal”, para limpiar nuestros intestinos. Ella se encontraba muy seria dirigiéndome. Y de pronto se sonreía y no podía contener la risa. Se levantó corriendo y fue al baño. Desde entonces le perdí un poco el miedo, pues entré en conciencia que después de todo también era un ser humano.

Las dudas sobre si todo esto de las “canalizaciones” era real o simple patraña, no dejaba de molestarme. Pero una vez ante mi presencia, ella cayó en estado hipnótico. Primero se encontraba muy normal preparándose para meditar en media flor de loto (cruzando los pies) y de pronto perdió la conciencia y yo me encontraba enfrente de su cuerpo observándolo todo. Y comenzó a canalizar:

-Soy el Maestro Estrada. Hemos hecho esto para que sepas que esto es real y además, lo que voy a decirte no queremos que ella lo conozca.

-Esta mujer es una encarnación muy evolucionada lo mismo que tu. Así que en el planeta ambos tienen a sus respectivos pueblos y si algo le pasara a la humanidad podrían llevarse a los suyos. Pero con su encuentro es posible salvar a muchos más. De hecho mucho puede ser salvado por su unión. Esta mujer entra al Sol como a su casa. Es comandante de un gran escuadrón en la galaxia que no se limita a este conglomerado sino que viaja aún más lejos. ¡Respétala y cuídala mucho! Porque nosotros hemos quedado por ti y el Tibetano responde por ella.

Cuando termino la comunicación, “así como así” abrió los ojos, estaba ya totalmente consciente y pude comprobar que no se acordaba de nada.

Por el contrario se sintió como un títere. Se puso muy enojada y comenzó a reclamar a grandes voces el abuso sufrido. “Le chocaba” que la usaran los seres superiores.

Cuando ella tenía sus desplantes de humana, suspiraba consolado, porque después de todo ella también era una persona común y corriente.

A veces tenía que salir a caminar, ya que a pesar del amor que me rodeaba, sin embargo, día con día estaba perdiéndolo todo en el mundo externo. Luego me calmaba y volvía a casa.

Ella se dedicó meses a curarme con acupuntura, masajes y terapias con incienso. Y es que solamente en estos momentos comencé a darme cuenta que nunca en mi vida había tenido un respiro. Por primera vez en mi vida alguien podía darme algo. Alguien verdaderamente me amaba por lo que soy, porque podía verme como tal.

Estaba entrando en mi mismo por primera vez, es como si estuviese naciendo de su propio vientre. A veces me cuido como se hace con un niño. Y no fue cosa de un día entrar en un cierto equilibrio antes de ponerme de pié en el reencuentro con lo que realmente soy, de manera natural y normal. El proceso duró meses y me cuido con una amor que nunca antes conocí ni creí existiera.
Un día me puse tan triste que no me levanté. Pero ella fue muy paciente y me cuidó. Yo lloraba hasta porque escuchaba el silbido del carrito de plátanos del señor que pasaba por la calle vendiéndolos. Me recordó mi infancia y comencé a añorarla. Estaba llorando porque me estaba sensibilizando a la realidad humana.

Cuando al tercer día me levante y realizaba mis disciplinas acostumbradas me dijeron:

-Cada vez que tienes una crisis así, un día significa un año de karma en tu vida. Solo por tu tonta debilidad y tus nostalgias inútiles.
Me preocupaba que me decían los Maestros que si no hacíamos bien las cosas llegaría pronto el momento en que la gente moriría como animal en plena calle debido a la insoportable radiación solar. Que quedarían allí como simples costales, caídos para no levantarse más.

Otro mensaje impactante que hizo llorar a mi compañera fue cuando me dijeron que hermanos de la G.F.U. hacían sus orgías en lugares como Perú y algunos otros. Ella podía ver lo que ocurría y eso le causaba mucha tristeza.

Entonces era el maestro Estrada quien se lamentaba de su inútil reciente encarnación gastada para nada:

-80 años de mi última vida echados a la basura- Afirmaba. Y continuaba:

-Hasta los gurús se creen dioses y algunos no pasan del grado de un simple Yamín.
Fue aproximadamente un año más adelante en que vivía con la inquietud de porque el maestro Estrada que nunca, en vida, habló de OVNIS o de comunicaciones de sus discípulos con los Maestros Ascendidos, de pronto nos había escogido a nosotros con el fin de prepararnos.

Sin embargo, un día el maestro parece que sintió confianza con nosotros para contarnos algo mas personal y nos dijo:

-Cuando desencarne, al pasar por la cuarta dimensión me puse a llorar, pero realmente a LLORAR, porque conforme avanzamos en los planos internos el dolor es más sutil, agudo y fuerte. Ver nuestros errores es verdaderamente doloroso. Así que, conforme avanzaba en la cuarta dimensión vi a mi G.F.U. y a todos los que había escogido con tanto amor, y me di cuenta de lo que realmente eran. Lo que verdaderamente pensaban y sentían en general, esto no valía nada. No daban la carga que se necesita para salvar al mundo. Por el contrario, esto no iba a poder durar mucho.

Fue una confidencia conmovedora que me afianzo en la confianza de que no me había equivocado con mis apreciaciones.
Luego el maestro Estrada refiriéndose a la incapacidad económica de la G.F.U. Afirmó:

-Los de la G.F.U. son los mendigos de la nueva era.
Sutilmente detectábamos que comenzábamos a vivir en una especie de “tiempo comprimido”.

Mi socio actual daba muestras de que iba a dar por terminada la sociedad.

Y “a cámara rápida” tratábamos de tomar decisiones. Por ejemplo, se nos estaba ocurriendo la idea de irnos a vivir a Mérida y luego ya volver a México.

Los maestros nos dijeron al respecto:

-No es conveniente que se vayan a provincia porque allí mucha gente se viste de blanco y esto no le hace bien a él. Todavía no tiene
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   40

similar:

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior james redfield & carol adrienne 1996

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconResumen el presente proyecto es una iniciativa que busca la inclusión...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de los presupuestos normativos de la imputación objetiva

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconImpensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconNuevas tendencias de mercadotecnia dan los resultados que usted desea

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLa Bombilla de Luz Incandescente ¡y se hizo la luz!

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLos colores son las acciones y los sufrimientos de la luz” (J. W. V. Goethe)

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLas ondas de luz son una forma de energía electromagnética y la idea...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconFilosofando entre genios y locos americo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com