El sabio busca la luz y los locos se la dan




descargar 2.36 Mb.
títuloEl sabio busca la luz y los locos se la dan
página18/40
fecha de publicación03.02.2016
tamaño2.36 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   40
Luz Rosa y cada que la veía la bendecía con esta actitud. Poco a poco me di cuenta que esa persona no era para mí.
Me encontraba instalado en uno de los asientos de un colectivo llamado combi, mientras trataba de intuir que si reconocía Sacerdotisas y Gurús por el hecho sólo de que fueran capaces de verme y de amar lo que pudiera enseñarles, quizás ellos tendrían una oportunidad. Y si esto pudiera suceder en toda Institución de “Sabiduría”, muy posiblemente nos liberaría de muchos dogmas.

La gente subía y bajaba, pagando su pasaje. Y en mi cabeza estaban rondando estas ideas cuando de pronto al cerrar los ojos me vi a mí mismo en lo que se dice: Quinta dimensión. Nuestro ser Cristico.

He aprendido que todos tenemos un Cristo-Virgen en nosotros mismos, es nuestra quinta dimensión. Somos nosotros mismos como esencia.

En este momento particular me contemple por segunda vez en mi Cristo interno. Me vi a mí mismo con cabello largo peinado hacia atrás y vestido de blanco, con una mirada de gran paz. Y ante mí se encontraban las cinco o seis mujeres que estaban asistiendo a mis clases en la casa de la hermana que nos había prestado su lugar para sesionar.

Ellas con mucha devoción y respeto inclinaban la cabeza y a cada una de ellas las tocaba con mi mano diciéndoles:

- No voy a tirar mi sabiduría a quien no le interesa, así que por el amor que ustedes sienten por el Maestro, se las voy a entregar, porque son dignas.

No sé cuánto duró la experiencia, calculo que un medio minuto aunque me parecieron 10 minutos y cuando abrí los ojos me encontraba simplemente en la combi del transporte colectivo.

Pensé en el asunto y en efecto, estaba tomando gente que fuera capaz de escucharme con verdadero interés y estaba dispuesto a que de este grupo piloto pudiera realizar mi trabajo y transmitir mi conocimiento, no importaba si no eran vegetarianos, si no practicaban yoga, si no meditaban, etcétera. Lo que me interesaba era que ellos estaban allí deseosos de aprender y mejor que cualquier científico fanático, abrían, aunque sea un poco, su corazón y se inclinaban por su intuición y su necesidad de ser mejores. Eso era todo. Ellos allí y yo acá deseoso de darles. Este era el tipo de grupos de una Gran Fraternidad Universal que si me interesa fundar.
Otro día me encontraba sentado cómodamente en un camión foráneo que me transportaba hacia Villa de las flores y al cerrar mis ojos, percibí a un hombre semi desnudo que lucía un casco con unos orificios para que salieran sus cuernos y en el ombligo sobresalía una hermosa piedra preciosa era una especie de Vikingo y me saludó. Yo estaba muy sorprendido por qué “así como así” había aparecido en mi campo mental. De todas maneras trataba de que no lo pudiera ver como quien dice “a la luz del día”, pues a veces la imagen se hacía borrosa. Él me dijo:

-¡De que te sorprendes hermano! En el plano donde me encuentro hay muchos seres de muchas formas y tipos que hacemos mucho por ayudar a la humanidad.

Recordé que en mi casa de Netzahualcoyotl había una figura de “hueso plástico” que tenía precisamente esa forma de Vikingo. Seguro debí haberme quedado observándolo recientemente, sin pensar que ese ser existiera en el plano interno.

- He estado contigo estos últimos días para ayudarte a luchar, porque soy un guerrero.-Afirmo y continúo hablando: - Pero ahora te encuentro más fuerte y mi misión contigo a terminado. Aparezco ante ti para despedirme ¡Adiós!

Fue todo lo que me dijo mientras la luz en mi campo mental se fue desvaneciendo, lo mismo que su voz.

.

Otra fecha estaba terminando mi sesión de yoga en la casa en Netzahualcoyotl y rogaba con mucha devoción a las fuerzas de la luz que me dieran paz. Y nuevamente mi campo mental se abrió pero esta vez plenamente, como cuando la primera visión del maestro Estrada. Y una hermosa mujer, como una diosa revestida de un semblante de campesina, apareció y me sonreía.

Supe sin palabras que se trataba de Amante Caridad. No me estaba viendo a mí sino hacia adentro de sí misma. Y toda ella radiaba en un hermoso color rosa.

Uno no se cansa de contemplarla. Estaba exacerbado de su presencia, paz y amor eterno.

Permaneció ante mí unos diez segundos que para mí fueron años. Y luego se desvaneció mientras una voz me decía:

- ¡Es tu privilegio poder contemplar a este elevado ser!

Esa voz me lo dijo de tal forma como si esto además estableciera un pacto con ésta divina entidad. Y en efecto, cada vez que parece voy a flaquear recuerdo esta bellísima Presencia y el deseo de volver a contemplar tal belleza, me empuja de nuevo hacia adelante.
Poco más adelante, mientras estaba dormido fui despertado en un plano superior, es decir, estando consciente de estar fuera de mi cuerpo. Guiado por alguna fuerza invisible que me transportó donde se encontraba el Maestre de la Ferriere real y concreto, pero no era el plano físico.

Es la primera vez que recuerdo tener contacto con él de esta manera directa.

El Maestre no estaba siendo seguido por grandes multitudes, sino por un grupo de extranjeros provenientes de varios lugares del mundo. Un grupo que no pasaba de cuarenta personas. Era increíble que tan pocas personas tuvieran acceso al Maestre de la Ferriere. Y entre ellos no recuerdo haber visto a gente de la G.F.U.

Una extranjera se acercó a mí y como me veía extasiado observando cómo el Maestro al mover sus manos y hacer concentraciones mentales hacía salir de su cuerpo luz de muchos colores, me comento:

- ¡Es increíble el amor de este Maestro y su poder! ¿No crees?

Lo creía y así se lo hice saber.

Pero me daba cuenta que todos mantenían un a distancia considerable para no acercarse demasiado al Maestro, lo respetaban y le tenían una devoción muy especial. Solamente aceptaban su Enseñanza y así permanecían.

La escena cambio y ahora la gente se encontraba dentro de un salón más o menos amplio, sentado sobre el piso. Mientras el Maestre les daba una plática.

Llegue a éste lugar y a la entrada del edificio estaban unas personas preparando la comida para cuando la gente saliera o pasara por allí. Les pregunte por el Maestre de la Ferriere y me dijeron que se encontraba dando una práctica, así que subí.

Cuando vi al Maestre no me senté a distancia sino que fuí directamente junto a él y lo salude. El se me quedó viendo y me devolvió el saludo comenzando a platicar como si fuéramos grandes amigos. La charla terminó y ambos continuábamos haciendo comentarios. En eso comenzó a reírse y me dijo:

- Yo también e ido a lugares donde están los astrólogos y en uno de ellos he probado el pulque.

Me di cuenta que estaba bromeando.

Luego la escena cambió y había junto de mí un hermano de una jerarquía un poco menor a la mía.

Junto al Maestre de la Ferriere ya se encontraba un ser de Luz de mas elevada jerarquía que la del Maestre, quien primero bendijo a la persona que estaba junto y luego se dirigió hacia mí, para darme una bendición y para reconocerme una jerarquía mayor.

Era tal su energía que me daba un poco de temor tenerlo tan cerca, de modo que de pronto lo percibía ya como si fuera un militar de alto rango y que me daba órdenes muy a su estilo. Y este gran MAESTRO que no permitió que supiera quien era me dijo con mucha claridad:

- Quedas nombrado grado 33, Inspector General de la Gran Fraternidad Universal.

Regrese a mi estado físico consciente y mientras lo hacía el Maestre de la Ferriere me acompañó, Todavía al despertar escuchaba su voz, debió ser para que no me olvidara del nombramiento que se me había dado. Cuando se cercioro de esto, entonces deje de escucharlo.

Mis pequeños grupos comenzaron a fortalecerse y como mis enseñanzas ya no podían limitarse a las de un profesor de astrología, decidí que estos tres o cuatro grupos que tenía en diferentes institutos y lugares, debían convertirse en un "grupo piloto". Entonces fue cuando una de estas hermanas me ofreció un departamento que no estaba ocupando para que cada sábado los reuniera.

No tenía la idea preconcebida de formar un movimiento en especial y sin embargo, debía ser así.

EL ADIOS DEL MAESTRO MARCELLI
Pensé que para publicar mis libros y para hacer mi trabajo con la G.F.U., a quien siempre he tenido presente, debía buscar a mi maestro Marcelli y así lo hice. Le llamé por teléfono y después de un rato platicando con él, reconoció quien era. Entonces, me concedió una cita en su despacho en Eugenia.

Asistí puntual.

Me saludó muy amablemente pero tanto él como yo habíamos cambiado. Lo note más anciano, quizás más desilusionado de lo que “la hermandad” G.F.U. puede hacer y no siempre para bien.

Le confesé que habiendo dejado a mis hijos y terminado mi relación con la madre de éstos, me había enamorado de una mujer y me fuí a vivir con ella en una especie de retiro y que después de unos años sucedió algo increíble. Textualmente trate de explicárselo de la siguiente forma:

- ¡Maestro, usted no me lo va a creer pero sé me abrió el chakra de la coronilla!

En efecto, no me lo podía creer. Tal vez porque para eso, él mismo debió haberlo experimentado. Es naturalmente inconcebible que un discípulo alejado de la G.F.U. haciendo mal las cosas con su propia familia y viviendo con una mujer que no es de la G.F.U., LOGRE LA ILUMINACIÓN.

Y de esto se desprenden todas las atenuantes como por ejemplo, el no ser Gurú; El salirse de las reglas de La Sagrada Tradición Iniciática y en este sentido, en vez de estar en celibato por varios años para alcanzar estados superiores de conciencia, sea precisamente teniendo sexo como se logran.

El Maestro debió considerarme un soñador que quizás trataba de embaucarlo.

¡Cuanta gente le debe llegar al Maestro con inventos como éste, con tal de "hacer carrera" dentro de la G.F.U.!

El Maestro trato de conservarse amable mientras yo terminaba de hablar. Pero conforme lo hacía, me dí cuenta que lo estaba perdiendo.

Luego le dije que necesitaba publicar algunos libros y quizás él pudiera apoyarme. Naturalmente, sin dejar de ser amable, se negó categóricamente y de la forma más sutil que le es permitido por su grado de Sat Arhat.

Él tenía muchos asuntos que atender como director general de la G.F.U. Línea Solar.

Salí del lugar y tuve que reconocer que la incomprensión de mi otrora Maestro me dolió mucho.
Aproximadamente a los dos meses le envié el libro recién salido de la imprenta: Línea Crística. Y luego le pedí a su secretaria que me concertara una cita, pero el Maestro ya no tenía tiempo para tratar a una persona que se había vuelto loco, delirando que había logrado la Iluminación.

Sólo el Maestro Estrada y de la Ferriere pueden gozar de éste privilegio de ser reconocidos oficialmente como Iluminados. Así como otros pocos que tal vez no son de la Institución G.F.U.

Fue de esta manera que se cerro la puerta que me daba acceso al Maestro Marcelli. Pero como me dijeron los Maestros en mi retiro: “Cuando se cierra una puerta se abre otra más grande”. Y así aconteció de una forma por demás maravillosa.

LA SEXUALIDAD EN LA VIDA DEL ILUMINADO
La pasión sexual seguía en mí, no muriendo sino tendiendo a quedar bajo mi control.

La diferencia es que lo que antes había llamado “amor”, reconocía ahora que nunca fue así.

La sensación que queda es como si nunca antes hubiera sentido amor real y sobre todo en mi experiencia humana y por estudios realizados se que no es posible controlar nuestro libido sexual, a no ser que fuera reprimiéndolo o bloqueándolo.

Si bien es verdad que "una vida sin pasión no vale la pena vivirse". Es aún mas cierto que “una vida sin amor y sin conciencia es una pasión inútil”.

Solamente con el desarrollo de la voluntad de amar y con la realización continua de “ser como iluminados aunque no seamos iluminados”, es lo que nos permite de cierta forma, controlar nuestra sexualidad.

Siempre me pareció sospechoso aquellos instructores que daban curso sobre lo que llamaban “Tao del Amor”, en el que enseñaban un método para controlar la eyaculación. En realidad a lo que debieron referirse los grandes Maestros es que en este método, la intención es no eyacular subiendo la energía. Pero de lo que verdaderamente se trata es de AMAR. Porque el sexo sin amor es la causa misma del fracaso en toda relación de pareja.

Una entrega real es lo que nos da derecho a disfrutar del sexo sin medida, porque este sexo no puede dejar de ser inmaculado y a la vez, ilimitado.

Es una sexualidad que no se limita al COITO, sino al YUG de pareja: Físico, emocional, mental y espiritual.
Fue gracias a esta forma de pensar con respecto a la sexualidad que me era posible entender el amor sin reprobar la sexualidad de otros. Y por eso cuando en uno de los lugares donde daba clases se me acerca una secretaria que no era muy agradable en apariencia pero que quiso platicar conmigo en privado y me mando a hacer su carta natal horoscópica. Luego me confesó que tenía tres amantes al mismo tiempo, sin que ninguno de ellos supiera de la existencia de los otros dos.

No me había dado cuenta, pero conforme la fuí tratando descubrí que esta persona tenía un gran respeto por mí como Maestro. Ella sentía que por alguna razón que en verdad yo era un Maestro. Esto de nada hubiera servido si lo que deseara yo fuera saciar una simple egolatría, pero no era esto lo valioso, sino que ella tenía confianza en mí y por lo tanto, podía ayudarla.

Como por ejemplo, puede hacerlo un Médico profesional, cuando su paciente tiene fe en él. Entonces, el Médico puede hacer milagros con ese sujeto.

De la misma forma, lo que servía era que ella tenía fe en el Maestro y eso a nadie más que a élla la estaba salvando de todo ese enredo que estaba viviendo. Porque lo que le aconsejaba ella lo consideraba valioso. Esto me permitía darle mi amor de una forma desinteresada y me escuchaba. Pude orientarla y sé que con ésta fé, aunque dejé de verla, ella va a salir adelante, liberada de su vicio de lujuria.
Después de la ruptura definitiva con mi compañera, dejé de tener sexo y sin embargo me sentía bien, pues antes aunque lo había hecho, todavía existía alguna forma de represión sexual..

Iba a tardar un año en este celibato y luego entrar a otro modo de sexualidad difícil de describir.

El control de la sexualidad fue de tal forma posible en mí que por ejemplo, podía ver películas eróticas, literatura, desnudos, etc. Sin inquietarme ni despreciarlo.

GRUPO PILOTO Y EL AMOR
Aunque ya contaba con mi grupo piloto, todavía frecuentaba a pequeños grupos que se formaban en los lugares donde daba pláticas o cursos de astrología.

Naturalmente que había incomodidad por parte de los directores de institutos donde daba mis pláticas, sobre todo porque luego unas pocas personas iban a seguirme en el grupo piloto que estaba formando. Y los directores de institutos pensaban que "me estaba robando a su gente".

Pero yo tenía bien claro que cada cual es libre y que la conciencia no se puede negociar como cualquier producto lucrativo.

Si una Institución no esta preparada para manejar la conciencia y sobre todo, cultivarla. Entonces, todos tenemos derecho a seguir la Enseñanza como lo consideremos mejor. Esto es algo que todavía esta en discusión respecto a las Instituciones educativas en general.


MI FUTURA ESPOSA
El grupo piloto de vez en cuando seguía participando en mis pláticas en diferentes eventos.

Alrededor de Julio de 1996, en Villa de las Flores, fuí a promocionar con los alumnos que tomaban clases de Naturismo en este lugar, un curso de introducción a la Astrología, que quería iniciar. Serían unas 40 personas y la mayoría se entusiasmó. Quede de comenzar lo mas pronto y les pareció mejor que fuera en la mañana, por ahí de las 10 AM.

El día acordado solamente fueron unos 5 alumnos. Y en especial me llamó la atención una mujer de edad entre juvenil y madura. Llevaba una blusa blanca y un pantalón vaquero azul. Su pequeña estatura iba bien con su cuerpo de formas femeninas regulares.

Cuando nos dimos cuenta que no llegaría nadie mas, decidí comenzar mi curso con estas pocas personas. Y esta mujer tenía un gran interés en aprender astrología. Así que esto para mí era muy valioso.

La relación con ella era solamente referida a la Enseñanza. Ella me admiraba como Maestro y yo a ella, como Discípula.

Su madures para tratar a la astrología y su auténtico deseo de aprender me llamaba la atención de manera que entre nosotros surgió una verdadera relación mental.

Supe que tenía dos hijos y su pareja.

Conforme asistía a las clases tenía esperanza de que se convirtiera en verdadera discípula.

A la vuelta de unos meses ella estuvo en el nacimiento del grupo piloto.

Pasó mas de un año y estábamos ya alrededor de Agosto de 1997, cuando yo recién había terminado de publicar el libro Línea Crística.

Estaba en mí casa cuando recibí una llamada telefónica y era ella. Nunca jamás me hizo una llamada telefónica.

En general, había tenido cuidado de no involucrar mi vida personal con mi desempeño como profesor de astrología. Nadie estaba enterado de que tenía hijos.

Pero como mis alumnos más adelantados me inspiraban un cierto reposo y confianza. A ellos les había dado mi número telefónico, por cualquier emergencia.

Así que cuando ella llamó a mi casa me dio gusto escucharla. Y si me hablaba debía tratarse de algo importante.

Me comentó que hace unos días había visitado “Plaza Galerías” y allí conoció a una persona especial que le dio terapia con alguna pirámide, usando artefactos mágicos y piedras especiales, lo cual le aceleró su energía general. Después de esto, ella solamente podía dormir dos horas, cada noche.

Esta persona la invitó para el siguiente día o fin de semana, a una charla esotérica que se iba a dar en un hotel importante y ella asistió.

Él la encontró allí y fue hablándole de la gente que estaba presente y la que, aunque no lo estaba, acostumbraba asistir a este tipo de eventos. Se trataba de personalidades de “un misticismo o esoterismo burgués”. Es decir, personas de la “nueva era”, pero que les gustaba el lujo. No solamente el dinero, sino el confort.

Y conforme pasaba el tiempo, él entonces, le empezó a confesar su amor que venía desde el pasado, de otras vidas y que en este momento del maravilloso reencuentro, él estaba dispuesto a convertirse en su esclavo y a darle mucho dinero si accedía a amarlo. Luego le dio un beso.

Todo esto me lo comentaba tratando de que le explicara qué es lo que estaba ocurriendo.

- ¿Que está pasando? Es muy simple: Él quiere acostarse contigo –Fue mi respuesta.

Ella empezó a titubear, no podía creer lo que le estaba asegurando. Por un momento trató de justificar la situación y pensar que estaba exagerando o que no había entendido bien lo que me dijo. Así que argumento:

- ¿Por qué querría acostarse conmigo?

- Estas cosas siempre empiezan así y van a eso –Insistí.

Como ella parecía no comprender, le dije que no se preocupara que simplemente decidiera si quería o no acostarse con él.

En realidad, yo ya conocía ese proceso que, con algunas variantes, les ocurría a todos mis alumnos conforme comenzaban verdaderamente a conocerse a sí mismos. Porque al tratar de encontrar la luz, les suceden cosas en su vida que los hacen evolucionar o renunciar a esta búsqueda.

Pero al igual que el resto de mis alumnos, no podía explicarle a ella que se trataba de una prueba.

Ella era doctora y laboraba en una institución oficial al servicio de la gente. Su pareja trabajaba en el mismo sector pero era casado y aunque le había dado dos hermosos hijos, sin embargo, había demostrado que nunca dejaría a su esposa para tener una relación seria con ella.

No obstante, conforme mi alumna avanzaba en sus estudios de astrología, se estaba dando cuenta de la necesidad de un cambio verdadero en su vida. Pero a pesar de que algo debía hacer para darle un mejor sentido a su existencia, nunca me imagine que su PRUEBA tuviera que ser de esta estatura. Es decir, con un hombre que manejara la magia y tuviera cierto poder fascinador. Detectando él que a esta mujer (mi alumna) le faltaba algo para ser feliz en la vida y él estaba dispuesto a “succionarla”.

Pero ¿Por qué una prueba de esta estatura con un mago sofisticado tan astuto? Si entre ella y yo no había nada, sino una relación de Instructor a alumna.

Mientras pensaba en esto, ella me dijo por teléfono que necesitaba hablar personalmente conmigo para que le aclarara aquello de que el tipo quería acostarse con ella. Además deseaba explicarme con detalle lo que le ocurrió en su visita a Plaza Galerías.

Acepte con gusto porque esta alumna me interesaba como discípula y le informé que a la siguiente mañana visitaría el centro del Oro y que nos veríamos en la glorieta de La Cibeles (la mujer que doma a las fieras salvajes y hace que le sirvan para jalar su carruaje).
A la mañana siguiente pase frente a las puertas del centro naturista del Oro, en la entrada de este lugar se encontraban algunas mujeres jóvenes que llamaban mi atención pero algo les faltaba: ¡Madurez!

Seguí caminando unos veinte metros y llegue a la glorieta de la Cibeles. Aquí estaba mi alumna, vestida de blanco. Le pregunté por qué es que se vistió de blanco y me dijo que sintió debía hacerse así.

Estuvimos platicando un buen rato y finalmente le advertí que ella estaba pasando por una prueba por lo cual corría peligro de quedar fuera del grupo piloto que yo estaba formando, pues estas cosas son así. Debía alejarse de esa persona y no confundirse al querer ponerlo en competencia conmigo como Maestro.

Yo llevaba deliberadamente el libro de Línea Crística que recién había recibido de la imprenta y le regale uno: ¡El primer libro de Línea Crística para ella! Algo que me pareció bastante simbólico o mejor dicho, evidente. Era una señal de que las cosas son de quien deben ser.

Mientras tanto, mi discípula estaba luchando con sentimientos encontrados dentro de ella. Pero por mi parte, confiaba en que en la comparación con ese segundo maestro yo iba a salir vencedor.

Por esos días ella había tenido un sueño donde simbólicamente yo aparecía como un perro guardián. Otro perro negro estaba furioso tratando de atacar a los hermanos que forman el grupo piloto pero no se atrevía, porque me encontraba vigilante.

Cuándo nos despedimos, sin pensarlo me acerqué y le di un beso sutil ¿De Maestro?

Le regalé una botellita de perfume egipcio auténtico, para que se protegiera. Y ella me comentó que precisamente su pretendiente le había regalado un perfume. Cuando me lo dio a oler me pareció que olía a sexo y lujo.

Los días transcurrieron y ella como no podía dormir todas las horas que antes acostumbraba, debido a la terapia que le hizo esta persona, se puso a estudiar completamente el libro de Línea Crística.

Empezó a descubrir que yo no solamente era un maestro de astrología sino que además sabía otras cosas muy especiales.
Pasó un mes y se acercaba Septiembre de 1997. Entonces ella me preguntó, que sería eso de que una mañana amaneció y toda la habitación estaba llena de luz de colores, así como su cuerpo.

Me di cuenta que las Huestes de la Luz la estaban preparándola para un encuentro especial conmigo, pero no sabía de qué se trataba, pues entre ella y yo no había otro interés más que la Enseñanza.

Además no la veía tan sobresaliente en su forma femenina, pues actuaba tal como cualquier alumno. Hasta llegaba a verla tan lejana de las verdaderas necesidades del Maestro como todos los demás, por ejemplo, cuando llegaban vacaciones y días festivos y todos ellos se olvidaban de mi existencia y naturalmente de mis problemáticas personales, principalmente las económicas. Nadie estaba listo para cuidar del Maestro, ni siquiera sospechaban que existiera tal cosa.
Sin embargo, una vez ella se presentó a mis clases sin haber llevado su coche y cuando terminó la sesión por alguna causa nos fuimos caminando juntos, para tomar nuestro respectivo transporte. Entonces en el cielo aparecieron muchas lucecitas muy raras a las que ya estaba acostumbrado, pero esta vez eran más de 20 revoloteando por aquí y por allá.

Esto me inquietó mucho porque además me sentí muy contento, con el simple hecho de estar caminando con esta mujer y seguro que no se trataba de un espejismo de simple adolescente.

Pero como ya conocía lo que son las desilusiones amorosas no le di mayor importancia.
ASRHAM DE HIDALGO Y BODAS MÍSTICAS
Habría pasado la mitad del año del 97 y la misma hermana que nos prestaba su casa para las sesiones del grupo piloto puso a nuestra disposición la humilde cabaña de campo de su esposo, un terreno que sé encontraba en el estado de Hidalgo. Todos nos entusiasmamos y decidimos pasar un fin de semana en éste lugar.

Yo tenía la idea de que quizás alguna vez este sitio se convirtiera en Asrham (lugar donde vive un Maestro con sus Discípulos).

Era un grupo compacto de unas quince o veinte personas, incluidos los hijos de ella.

Todo en este viaje se refirió a un trabajo entre el Maestro y sus discípulos.

Lo interesante ese día fue que recientemente la luz eléctrica pasaba cerca de este sitio montañoso y mis alumnos que ya eran personas mayores, que eran dueños de este lugar, instalaron por primera vez LA LUZ aquí.

Estuve atendiendo a mis alumnos y por la tarde tuve una visión muy clara y específica. Primero quise oponerme a que ésta se desarrollará dentro de mi mente, pues sabía que había muchos engaños en este tipo de cosas. Pero después me di cuenta que era inofensiva y que nada tenía que perder. Entonces deje que transcurriera.

Era por demás interesante e instructiva:
“Este lugar de Hidalgo se convertía en un Asrham y mucha gente comenzaba a buscar al Gurú que era yo mismo, percibía lo que pasaba por sus mentes y en general, se trataba de personas que querían sacar ventaja de la situación. Una de estas alumnas era muy inmadura y primero había dicho amar al maestro pero después, en cuanto apareció otro personaje que ante la vista de las mayorías adquirió más fama. Esa alumna infantil, me cambió por él y eso trajo problemas al trabajo en este lugar de Hidalgo. Sin embargo, mi futura esposa, me tomaba de la mano y me di cuenta, en esta visión, que ella jamás me daría la espalda".
Lo que los Maestros estaban tratando de indicarme es que esta mujer era mi verdadera Discípula.
Unos meses después, el 13 de Septiembre de 1997 el grupo piloto, volvimos al Asrham de Hidalgo. Recientemente ella había terminado de manera formal la relación que tenía con su pareja.

Ya desde la primera visita le había comentado que había tenido una visión. Y esta vez agregue:

- Estas son nuestras bodas místicas, que se sellan con ésta visión que he tenido.

Se quedó sorprendida pero era evidente que la afinidad entre ambos se manifestaba con mucha fuerza y definición ¿Cómo fue que no lo pude percibir antes?

Entre nosotros la atracción primero fue de enamoramiento mental. Emocional a través del grupo y ya después, física.

Ella de todas formas, ya tenía decidido separarse de su pareja, una relación que no iba bien.

Esa noche definimos nuestro amor de pareja sin tener relaciones sexuales. Fue de tal manera que comenzó a sorprenderme su madures y su presencia silenciosa.

Mientras caminábamos por el bosque le platiqué mis experiencias en el sendero y que había estado en un Retiro de cuarenta meses que concluyó con mi Iluminación. Ella me escuchaba sin interferir demasiado.
Esta segunda vez, cuando regresábamos del Asrham me invitó a que antes de irme a mi casa primero pasara a la suya, pues estaba por terminarse la construcción de unas habitaciones en la parte de atrás y quería que se convirtiera en un lugar para formar grupos de la nueva era.

Entre a la sala de su casa y lo primero que encontré fue un vitral de motivos egipcios.

Mientras caía la tarde, uno de sus familiares llego a visitarla por sorpresa. Cuando estaba a punto de despedirme ya me había dado cuenta que se encontraba ligada aún a su vida familiar “muy humana”. Y teniendo en mi sangre sellado como con fuego todo lo que recientemente había vivido, desde mi fracaso de pareja con la madre de mis hijos; La sensibilidad y la extrema libertad que da la experiencia de Retiro. Entonces, no quería perturbarla.

Mi libertad había tenido para mí un costo alto y no lo iba a ceder así como así, para nada.

Pero en estos momentos, ella, a pesar de que estos familiares se encontraban en su casa se disculpó y salió tras de mí. Entonces me dijo “con el corazón en la mano” que no podría vivir sin mí. Mi respuesta fue que yo ya lo sabía.

En adelante ella me demostraría toda la madures de un alma muy anciana.
Llegue a mi casa pero todos habían ido al velorio de mi abuela Gloria, madre de mi padre. Esto me pareció indicativo de que estaba naciendo a través de mi insignificante persona, una nueva raza para el mundo.

Tal era mi estado interno, tan difícil de comprender desde lo exterior y sobre todo, si para ello pretendemos usar nuestra mente de manera superficial.

Esa noche me quedé solo en mi casa de Netzahualcoyotl y desperté el 15 de Septiembre, pero no podía dejar de pensar en mi futura esposa.

¡Estaba enamorado!

Tomé el teléfono y le llamé.

Ella sentía lo mismo, estaba muy nerviosa y emocionada.

Definitivamente éramos el uno para el otro.

Le dije por teléfono que iba a visitarla y se puso feliz.

Así que terminé de meditar y de inmediato fui a su encuentro.

Nos vimos en la esquina de su casa y luego me invitó a entrar a su casa donde se encontraban sus hijos.

Era noche de festejo nacional, por la celebración del día de la Independencia mexicana. Preparó una comida humilde pero exquisita y ella, sus hijos y yo nos sentamos a comer muy en familia.

La televisión estaba encendida y a las 11 PM. el Presidente de México daba simbólicamente “el grito de la Independencia”.

Le dije a ella que pensaba quedarme esa noche y después de algunos “peros”, accedió.

¡Fue una noche inolvidable! No una noche de sexo, tampoco de amor de pareja simplemente mundano. Sino más bien, se trataba de un sello con la energía de un momento cósmico que se dio cita de este modo perfecto.

Como dijo un día el maestro Marcelli:

¡Cuántas cosas debieron de pasar antes en el planeta para que esto fuera posible!

¡Cuantos gobiernos cayeron y resurgieron!

¡Cuantas situaciones en todo el mundo a cada minuto para que ella y yo pudiéramos encontrarnos en este preciso instante, sellando nuestro pacto con el destino de México entero!

Porque así como Miguel Hidalgo, el libertador de México, tomó el estandarte con la imagen de la Virgen María, para conducir al pueblo mexicano hacia su liberación de la esclavitud. Ahora con un pequeño grupo piloto, yo la estaba tomando a ella, bajo la influencia de Virgo, para iniciar un movimiento espiritual sin precedente en la Era de Acuarius.

No era una mujer y un hombre sino dos energías encontrando su cauce natural y preciso, en el día exacto destinado por un Plan Cósmico.

En cuanto a mi intimidad con ella, fué, ante todo, una experiencia de llenar mi piel con sensaciones y con la calidad de una energía que ninguna mujer me había dado.

Amantes hay millones, pero una mujer que nos introduzca a una sexualidad superior, solamente hay una.

Mis relaciones íntimas con mi compañera de Retiro eran sobresalientes por su duración en tiempo.

Y ahora, esta mujer se escapaba del tiempo y espacio, llevándome consigo. De manera que 10 minutos en esta intimidad, cubrían horas en energía.

Sería cosa de tiempo para que la sexualidad rebasara todos los límites y no solamente fuera física, sino también emocional y mental. Una sexualidad de 24 horas al día. Un SEXO CONTINUO, tal como había intuido que existía, de acuerdo a mis investigaciones sobre el tema.

Definitivamente se trataba de una mujer Cósmica que no había sabido reconocer de tan disfrazada de “humana” que se encontraba. Y precisamente porque aún tenía defectos humanos.

Sólo con la visión que me presentaron los Maestros, pude reconocerla.

Desde ese día ambos quedamos ligados. Sin embargo, no importaba que la perdiera al siguiente día, porque de todas formas mi vida había encontrado ya su destino.

Por esto esa noche le dije:

- ¡Ahora es cuando te conviertes en Virgen!

No sé exactamente lo que ella entendió, pero en cuanto a mí, sabía exactamente a lo que me estaba refiriendo.

Al siguiente día fui al entierro de mi abuela Gloria y mientras bajaban el féretro hacia la que sería su tumba, varias señoras comenzaban a cantar:

- ¡Gloria a ella la madre del Salvador!

Me di cuenta que mi abuela no lo había sabido, pero uno de sus nietos había logrado cambiar su propia genealogía mental y estaba convirtiéndose en un ser de Luz porque al fin había encontrado el Sendero de la salvación. Esto para mí fue un mensaje muy claro.
Por ser energías antes que personas, mi relación con mi esposa no iba a serlo simplemente con su apariencia, sino con el estado de conciencia del eterno femenino en el mundo. Todos deberíamos ser un estado de conciencia real, pero no siempre es así.

Esta sexualidad superior escapa a la tercera dimensión y se vuelve multidimensional, de tal manera que todos lo defectos que pudiera ya encontrar en la mujer, y sobre todo en la más amada, se relacionan a una vieja historia de la humanidad, desde que fuimos creados como raza humana.
Siempre sospeche que algo no estaba bien en la humanidad como tal, aunque desde luego, todos somos hijos de los Dioses.

Comencé a verificar que a pesar de lo evolucionado que pueda ser un ser humano y sobre todo la mujer, no deja de ser humana y por lo tanto, comparte defectos, en mayor o menor medida propios de la raza humana en sí. De acuerdo a experiencias traumáticas que se remontan a casi dos millones de años. Cuando fuimos violados por dioses. Al respecto dice la Biblia: “Y los Ángeles cohabitaron con las hijas de los hombres”.

Por esto recordé una comunicación con los Maestros en que mi compañera de Retiro me ordenó:

- Di: “Nada de su yo inferior (se refería al yo inferior de ella misma) tiene poder sobre mí, solamente lo que viene de su SER”.

También alrededor de Abril de 1996 mi compañera de Retiro y yo fuimos a Chapultepec y ella estaba encontrando la manera de terminar nuestra relación. Paseamos un poco por el museo para ver algo de la historia de México. Y en un momento dado en que ella trataba de manifestarme sus confusos deseos de dar por terminada la relación, le afirmé: - No puedo aceptar una compañera inferior a las experiencias que he tenido hasta ahora, por el contrario, ella debe de ser mejor, superar a todo lo que he experimentado.

Y así fue realmente como sucedió con la que sería mi esposa.

Para ser honestos, cuando no nos va bien con una relación de pareja, no es que ésta, en un momento dado nos “lance a la oscuridad”. Lo que ocurre es que cada uno de nosotros como Individuos no hemos madurado aún y además, la humanidad como un todo, se encuentra atrapada en ciertas experiencias de la vida que no ha podido superar a pesar del paso de los siglos.

La madurez viene de algo que enseñaba él Maestro Estrada al hablarnos del Sendero Viviente y explicarnos que los Altos Iniciados siempre repiten, en esencia, el mismo camino de Los Grandes Maestros. Y el último de Ellos siempre da un paso más.

Estaba siguiendo las huellas de Grandes Maestros, por lo tanto era posible para mí encontrar en mi nueva compañera a una parte del alma de mujeres bíblicas. Por ejemplo, Séfora cuando se enamora de Moisés lo encuentra cuando él había sido echado al desierto. Ella era ya de edad mayor.

Ahora comprendía de donde provenía ese arrebato con el que le manifeste cuando la escuche hablar en la glorieta de La Cibeles y le dije:

- ¡Con qué ganas andaría contigo!

Fueron palabras al viento pero solamente hasta que lograra descubrir mi relación con mi “eterno femenino”, vinculado directamente al destino de las mujeres en general. Así se lo afirme después:

- ¡Dentro de ti se encuentran todas las mujeres posibles!

Ya no era algo que estuviera en mis manos como persona sino que éramos parte de un gran Plan Cósmico. Y no todos podrían comprenderlo.

Había señales en este sentido, por ejemplo, la base de nuestra relación desde el principio nunca fue la de querer poseer el uno al otro. Por el contrario, su actitud y la mía siempre han sido de renuncia, con tal de que el otro sea feliz.

De todas maneras ya sabía que “nadie puede renunciar a lo que le pertenece”.

Dios nos va preparando delicada e inexorablemente para transmutarnos de personas en energía. Y esto nos permite comprender la necesidad de que las combinaciones sean las apropiadas. Tal vez por esto, cuando en el Asrham de Hidalgo le platiqué a ella cómo había sido mi vida, me dijo:

- ¡Eres un peligro, te amo y no tengo garantías de nada contigo!

Más adelante agregó:

- ¡Si me dejas ahora eso me mataría!

Y no se refería a un rompimiento de nuestras personas sino que estaba ya tratándose de una energía sujeta a un Plan Cósmico que nos movía a ambos.

De aquí lo delicado de nuestra relación y poco a poco tuve que pasar diversas pruebas, antes de realmente comprenderlo.
¡Que lejos están estas Instituciones como la G.F.U. de atraer mujeres y hombres Cósmicos dentro de sus filas!

Mis viejos hermanos, todo lo quieren sujetar a sus escuelas Iniciática y pre-Iniciáticas; a sus Consejos, Cuerpos Colegiados y literalmente a toda su burocracia que trata de ordenar una Orden de la Nueva Era como si fuese simplemente una repetición de las viejas religiones del mundo. Olvidándose por completo de la verdadera Gran Fraternidad Universal.

No puedo imaginarme mujeres Cósmicas y hombres verdaderos aceptar asistir a escuela de Yamines durante más de un año, luego otros años más en otros niveles, todo para tratar de demostrar que son seres Cósmicos.

¡Esto se torna en ridículo!

Nunca un ser Cósmico va a perder su tiempo asistiendo a clasecitas de yoga o volverse vegetarianos, bajo un reglamento.

ELLOS pertenecen al mundo y hay que estar allí para poder encontrarlos.

Son hermanos para quienes los distintivos y nombres oficiales son un medio, no un fin. Personas sencillas que no viven de presumir su vida privada ni sus conocimientos de esoterismo, simplemente lo usan como algo natural, según transcurre su búsqueda y Sendero.

Fue debido a mi manera de ser que mi grupo piloto estaba formado por personas de esta naturaleza. .

Cuando terminó su misión y su capacidad de seguirme nadie se ha molestado con nadie, ni creo que ellos se hayan sentido expulsados. Simplemente continuaron su Camino que a mí me pareció un camino alternativo pero no el real Sendero Viviente. Ellos por supuesto no piensan así, o tal vez sí pero no pueden dar más.
Si esta mujer iba a querer vivir conmigo, cuando además le confesé que tenía cuatro hijos (fue la primera que lo supo en el grupo), tendría que asimilarlo en un tiempo extremadamente corto. Estoy hablando de una semana a diez días.

Y sin embargo, pasado este tiempo, ella ya estaba lista para aceptarme con cuatro niños. ¿Una mujer cualquiera haría esto? Estaba convencido de que no. Sobre todo si no le daba ninguna garantía de nada “mundano”, ni siquiera en lo económico. Tampoco le prometía otra cosa que no fuesen asuntos del Cosmos.

Debido a lo aprendido, yo no tocaba dinero, es decir, lo tocaba pero nunca para satisfacer mis ilusiones sino para cubrir mis gastos y administrar ese dinero en bien de estos niños. Ella tampoco me conocía bien pero pronto lo haría. Cuando se diera cuenta que en nada me interesaba su casa pues mi idea fue casarme “por bienes separados”.

Cosas así solo suceden entre los seres que verdaderamente se aman.
Antes de seguir adelante hice su carta natal y la compare con la mía en un proceso que dentro de la Horoscopía se llama “Sinastría” y entonces me di cuenta que el único obstáculo severo era Neptuno cuadratura Sol. Se refería a la presencia de nuestros hijos y la forma en que cada uno de nosotros, ella y yo como individuos, creíamos se les debía ir formando. Pero por otra parte, había malos aspectos en nuestros respectivos horóscopos, pero nada que interfiriera de manera dañina en la vida del otro. Mas bien los “puntos de contacto” entre ambos eran siempre buenos aspectos de nuestras vidas ligadas. Sobre todo había uno que solo se da en Sinastrías entre Almas Gemelas. Se trata del Marte de ella en casa XII en trino al Venus mío en casa VIII. Significa que ella me lleva dentro (su Marte) y yo a ella (mi Venus).

Los que saben un poco de Astrología se pueden dar una idea respecto de estos datos.


CASAMIENTO
Cuando llegue por primera vez a su casa, me di cuenta que esto no era casual, algo comenzaba a moverse en nuestras vidas. En ese momento ella estaba preocupada porque quería poner su centro y le dije:

- ¡Para ti ya no importa el tiempo, tú ya llegaste!
Ese mismo día, antes de que llegara la visita sorpresa de sus familiares, le comente que debíamos casarnos legalmente porque no quería que su familia la siguiera viendo como la simple amante de un hombre “equis” y agregué:

- Sé que el matrimonio legal ni a ti ni a mí nos interesa, pero es lo mejor que puedo yo entregarte, para que la sociedad te respete, y también tu familia.
Luego le hablé por teléfono porque ya había calculado el momento mejor para nuestro matrimonio y debía ser al siguiente mes, exactamente el 17 de Octubre de 1997 (cuando el Sol en transito tocase su Neptuno en Libra, casa VII).

No nos propusimos que fuera una fiesta en grande, sobretodo porque no sería sano que ella absorbiera los gastos que implica el casamiento legal, así que cuando la próxima vez nos reunimos con nuestro grupo piloto le dijimos que para el 17 de Octubre nos íbamos a casar y que si querían participar con nosotros prepararan, cada cual, un platillo y fueran a la fiesta. Todos se pusieron felices.
Pero había otra situación delicada en mi vida y era que tenía poco más de un año que terminaba de regresar de mi Retiro y volver a vivir con mis hijos. Todavía se encontraban inscritos en la escuela oficial cerca de mi casa en Netzahualcoyotl.

Por otra parte, arrancarle a esos niños a la abuela, mi madre quien se había dedicado con tanto afán a cuidarlos, cuando se los encargue, no parecía algo justo.

Pero ahora, yo ya tenía dos casas. Una la de ella donde me gustaba estar y otra la de Netzahualcoyotl donde mi madre había recuperado a su hijo y nietos, mitigando con esto un poco del dolor debido a la reciente pérdida de su esposo, mi padre.

La abuela era como la madre para esos niños y ellos ya contaban con que cada sábado o domingo se levantaban felices para que su padre les diera clase de yoga y luego, pasar un buen momento comiendo juntos.

Por todo esto la situación se tornó delicada y al principio quise equilibrarla quedándome la mitad de la semana en la casa de ella y la otra mitad en la casa de mi madre.

Todavía no nos casábamos y la situación estaba muy frágil. Pero había sido entrenado de una manera muy fuerte por parte de mis Maestros en mi Retiro y esta ambivalencia no duró mas de quince días, hasta fines de Noviembre.

Todo se definió una noche que me encontraba en la casa de Netzahualcoyotl y le hablé a ella para saludarla. Me di cuenta que me extrañaba lo mismo que yo a ella. Así que me despedí de mi madre y le avise que iba a quedarme en la casa de ella. Esto le dolió, pero yo había tomado una decisión.

Estaba, en apariencia, volviendo a dejar a mis hijos para, como siempre, primero solucionar mi vida.

Otra vez se desató la marea, pero esta vez principalmente, con mis hermanos carnales naturalmente inconformes. No estaban de acuerdo en que por una mujer dejara de nuevo a mis hijos.

Algo a mi favor era que mi padre, antes de morir, había deseado que tuviera a mi pareja porque quería verme contento. Y esto fue lo que más use para argumentar el porque tenía primero que hacer mi vida. Además no estaba abandonando a mis hijos, esta vez ellos si sabían donde me encontraba.

Pero el oleaje no iba a calmarse, por el contrario, se convertiría en tormenta en cuanto les avise que en quince días estaba concertada la cita para casarme con ella, por lo civil.

Definitivamente a los ojos de mi familia este hombre seguía loco.

En “un dos por tres” llegamos a la fecha del matrimonio civil y las familias, la de ella y la mía se ajustaron como pudieron, en un tiempo récord. Así que nos hicieron el honor de asistir.

Mi grupo que realmente me veía como a su Gurú, llegaron muy sonrientes porque su Maestro y su más adelantada Discípula contraían nupcias.

Habíamos alquilado unas mesas y muy modestamente, todo los alimentos que ellos prepararon se pusieron allí. Alguno llevó un rico pastel y la madre de ella variados guisados.

El día estaba radiante y a media tarde llegó el abogado encargado de legalizar el documento de matrimonio. Se trataba de un hombre muy especial, maduro y bromista, de tipo Acuarius. Con una voz que inspiraba confianza y así fue como quedamos casados.

Estuvimos bailando hasta la medianoche y luego partimos de luna de miel hacia Zitácuaro, Michoacán, pasando por Toluca.


LUNA DE MIEL
Nos hospedamos en un hotel de Zitácuaro y al siguiente día muy temprano partimos hacia un balneario popular pero como no estaba en servicio, preguntamos a unos niños si conocían otro que estuviera cerca. Ellos nos dijeron que más arriba, subiendo hacia las montañas, por la carreterita que teníamos enfrente llegaríamos al balneario de “Agua Blanca”. Era una carretera que no estaba pavimentada pero el valle que nos rodeaba era increíble, lleno de flores, árboles y olor a campo. ¡Lo disfrutamos!

Después de veinte minutos de lento y solitario transitar bordeando la montaña, nos encontramos ante la entrada del balneario. Mire hacia el letrero principal de la entrada y decía: " CHANGRILA”.

Me quedé muy sorprendido porque en mi Retiro había visto una película llamada " Horizontes perdidos " y Changrila era un paraíso entre las montañas cerca del Tibet. Según la película, los que entran a vivir aquí, ya no mueren o bien pueden pasar más de doscientos cincuenta años antes de que los alcance la muerte física. Expliqué todo esto a mi compañera y se quedo pensativa. Un momento después agregó:

- ¿Te das cuenta que estamos en “Agua Blanca” y cerca de aquí queda la llamada Ciudad Hidalgo?

- ¡Es verdad, otra vez nos encontramos con Agua Blanca y el lugar de Hidalgo!

Este era demasiada coincidencia que el Asrham de Hidalgo que visitamos con nuestro grupo piloto, estuviera en el pueblo llamado “Agua Blanca”. Y ahora estábamos viviendo exactamente lo mismo.

¿Cuál es el misterio de todo esto?

Pasamos una tarde inolvidable en las aguas termales de Agua Blanca de Zitácuaro. Envueltos el uno para el otro y luego cuando salimos nos recostamos en los asientos de nuestro coche antes de partir hacia nuestro hotel.

Estábamos tan agradablemente cansados que nos dormimos.

Debió haber pasado casi una hora y ella al despertar se quedo contemplando con mucho respeto a las montañas de ese lugar y comenzó a platicarme:

- Soñé que hermanos espirituales nos conducían. Estaban vestidos con túnicas como egipcias y subían por las escalinatas de piedra que hemos visto físicamente aquí, dentro del balneario, a un lado del cerro.

Nosotros fuimos bien recibidos y vestidos como ellos.

Seguimos comentando y quisimos concluir que allí había una ciudad etérica, donde por alguna razón se nos permitió entrar.

Por mi parte no recordaba haber soñado, pero lo que ella me contó no me parecía extraño.

Al día siguiente nos propusimos visitar el santuario de la mariposa monarca. Pero como todavía no era el tiempo de la llegada de las mariposas, seguimos de largo y cuando nos dimos cuenta estábamos atravesando el corazón mismo de la ciudad Hidalgo para continuar hacia arriba de las montañas, la cima de todas ellas llamada LOS AZUFRES.

Me sentí como Moisés subiendo a la montaña del Sinaí, pues esto de “Azufres” sonaba como referente a “fuego purificador” en el corazón más elevado de las montañas.

Nuevamente pasamos una tarde inolvidable metidos en una alberca de aguas azufradas, mientras a nuestro alrededor sólo existía el silencioso bosque y enormes montañas. ¡La vista era increíble!

Al día siguiente regresamos hacia la ciudad de México, atravesando otra vez Toluca y luego, nos acercamos a nuestra casa.

Mientras esto ocurría yo trataba de aterrizar a la nueva realidad que me rodeaba y me di cuenta que no sabía que iba a ocurrir con nosotros. Solamente me experimentaba como flotando en medio de un mundo donde toda mi familia real, por el proceso de mi Sendero Viviente solo podía reducirse a ELLA.
Nuestras vidas cotidianas eran muy diferentes pues ella estaba adaptada por casi veinte años, a ir a trabajar, sujeta a un horario. Mientras que por mi parte, sólo conocía la libertad total.

Además, ella era muy libre a su manera. Nunca había permitido que su familia le arrebatara su independencia y sin embargo, le gustaba la vida doméstica, como toda buena madre dedicada a sus hijos.

Era muy diferente a mí que aunque también amaba a mis hijos, estaba muy lejos de ser un padre paternalista. Sino más bien los sentía como una extensión del amor a los niños del mundo. Yo ya estaba liberado de todo nexo sentimental con mis hijos.

Fue sobre la base de estos motivos que de una manera tonta, algunas veces nos poníamos a discutir. Pero siempre nuestro amor era mas fuerte que todo. Y esto es posible cuando la conciencia de lo que cada uno somos, crece sin cesar.
Un día memorable, ambos estábamos recostados en nuestra cama, la tenía abrazada y apareció en mi campo mental
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   40

similar:

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior james redfield & carol adrienne 1996

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconResumen el presente proyecto es una iniciativa que busca la inclusión...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de los presupuestos normativos de la imputación objetiva

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconImpensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconNuevas tendencias de mercadotecnia dan los resultados que usted desea

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLa Bombilla de Luz Incandescente ¡y se hizo la luz!

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLos colores son las acciones y los sufrimientos de la luz” (J. W. V. Goethe)

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLas ondas de luz son una forma de energía electromagnética y la idea...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconFilosofando entre genios y locos americo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com