El sabio busca la luz y los locos se la dan




descargar 2.36 Mb.
títuloEl sabio busca la luz y los locos se la dan
página35/40
fecha de publicación03.02.2016
tamaño2.36 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   32   33   34   35   36   37   38   39   40
Uxmal, que dicen significa “El 3 veces construido”. Luego, de una media hora de viaje, hacemos escala en una casa comercial de artesanías donde nos ofrecen, “baratijas” para turistas. Es parte del negocio previsto en la ruta.

La gente de Mérida, es maravillosamente amable, pero por alguna razón han permitido que las zonas sagradas sean menospreciadas, y tratadas simplemente como lugares para ganar dinero y nada más. Fue por esta razón que sabía a lo que se refería mi esposa cuando me comenta: “Uxmal y Chichen-Itza son ofrecidas y profanadas como una prostituta en venta”.

Y es que, sus “autoridades oficiales” cumplen con su labor bastante bien, pero mal encauzado. Se usa ‘lo sagrado del lugar”, principalmente para acaparar el turismo pero las disciplinas milenarias se encuentran ignoradas, casi completamente.

De cualquier manera Uxmal, no ha perdido su manto de PAZ al que yo llamo femenino por fuera y masculino por dentro, así como Chichen-Itza ubico como masculino por fuera y femenino por dentro.

La Pirámide principal estaba en reparación y no podemos subir.

Entonces, el guía de turistas nos muestra el gran patio central, donde La Serpiente Quetzalcoatl, llamada Kukulcan, se toca las fauces con la cola, como cerrando el ciclo.

Lo militar y el dios del agua son muy importantes para los habitantes antiguos de este lugar.

Antes de las 5 pm, el guía de turistas nos ha conducido hasta el fondo de las ruinas, y nos dejó ante la Gran Pirámide de nueve niveles para que subiéramos libremente a ella. Los niveles superiores estaban dedicados a las Guacamayas, considerados encarnación de Xiuhtecutli, el Sol, símbolo del fuego y dios de la Turquesa. Muy importante porque de ella se obtenían las plumas, para elaborar tocados y penachos de uso ceremonial. Además de que el penacho es símbolo para representar La Iluminación.

Reuní al grupo y luego de algunos comentarios, subí con ellos y luego, sobre el templete superior desde donde se contempla todo el valle medite cuarenta minutos, la mayoría de ellos me siguieron. Sentí que Uxmal se llenaba de LUZ y el Dios “Kenich-Ahan” estaba muy cerca, su silencio hablaba sin palabra alguna, como lo hace el Sol, fuente de vida.

El quemante calor producido por el Sol, fue atenuándose y una brisa suave envolvió a toda la pirámide con una ligera llovizna. ¡Muy suave, muy sutil, muy evidente!

Y la voz interna del dueño de Uxmal, (Kenich-Ahan) se limita a decirme telepáticamente: “Para que sepas que estoy aquí”.

Algunos turistas al vernos aquí meditando se hablaban a gritos, entre sin ninguna idea de lo que significa sentarse en “flor de loto” para meditar. Y así como a unos nos consideraban respetable en vernos aquí, otros decididamente se burlaban y solamente uno que otro respetaba.

Pero en general, el ambiente transformador incomodaba a todos, sobre todo a las autoridades oficiales, los policías, que entraban en una extraña e inexplicable angustia y comenzaban a llamarnos la atención a grandes voces desde el pie de la pirámide, comunicándonos que debíamos retirarnos ya de esa plataforma que por supuesto, no le parecía sagrada, para que nos retiráramos hacia la entrada del lugar turístico.

Salí de meditación, y mis amigos se habían convertido en mis guardianes. Estaba tratando de obedecer sin contrariarme, y mientras me sobaba las piernas y pantorrillas, después de estar una hora en "flor de loto", el policía insistía como un poseso que obedeciera, y entonces mi esposa que por lo común es silenciosa, le gritó:

- “Espérese que, que no ve que no puede pararse de golpe y caminar así”.

Y yo estaba tan molesto que agregué:

- De todas maneras no me caes mal.

Se trato de una meditación, en medio de la incomodidad e incomprensión.

En la salida ya nos habíamos olvidado del incidente, y estábamos felices. Decidimos entonces, entrar al restaurante del lugar y hacer una ligera pero agradable comida. Algunas personas extranjeras, “creo que eran italianas” me señalaban como la persona que estaba meditando allá arriba de la pirámide. Totalmente se ignoraba lo que estaba ocurriendo en esta fecha sagrada. Después de la comida notamos que la gente se estaba formando, y fuimos ha hacer lo mismo, para que posteriormente se nos permitiera a todos reingresar a la zona arqueológica.

La gente esta tomando asiento en los lugares preparados, ante la explanada principal, donde se nos había mostrado a La Serpiente Emplumada, “Quetzalcoatl”. Nosotros quedamos justo junto al templo de Venus. El espectáculo de “Luz y Sonido” estaba por iniciar.

Todo estaba oscuro y de pronto, los ingenieros encargados de montar este espectáculo usaban las luces con habilidad, como en un teatro donde se alumbra solo cierta zona del lugar, mientras una voz, a través de los micrófonos, iba explicando la historia del pueblo que vivió en Uxmal.

Las estrellas brillaban con fuerza en el cielo azul y a mitad del evento, a la vista de todos, una estrella, o mejor dicho un OVNI se empezó a mover de un extremo a otro por el cielo.

El espectáculo continuo y cada cual pensó lo que consideró mejor, con respecto al misterioso recorrido de esa estrella en el cielo, que parece ser no estaba programada por los ingenieros humanos, sino Cósmicos.

Algunos comentaron que se trataba de un satélite, otros decían que de un avión y otros más pensaban que era una estrella fugaz. Pero pocos y a la vez, prácticamente todos, sentían en su corazón que se trataba sin duda de un OVNI.

Por mi parte, de lo que sí podía estar seguro, es que este hecho era una afirmación categórica de la presencia del brazo de la cruz de Acuarius: El Saber y signo de aire.
Al término del espectáculo algunos hermanos de nuestro grupo, quisieron bajar hacia la plaza en este gran lugar y allí realizaron la primera parte de las series de movimientos, de TAI-CHI. Esta vez las autoridades se portaron tolerantes, y esperaron a que el pequeño grupo guiados por mi discípulo, terminaran sus movimientos sagrados.

Cuando salimos del lugar se nos pidió que subiéramos a una camioneta, con chofer especial pues era una camioneta para nosotros solos, ya que no había mas turistas que fueran hacia donde nosotros.

Durante el trayecto de regreso a nuestro hotel tuve oportunidad de comentarles algo de mi experiencia. Por ejemplo, que siempre quise resolver el

misterio de la mujer, y cuando me di cuenta que era infinito, también me acercaba más a la práctica que lo hacia dejar de ser un misterio.

Ya era casi la medianoche, cuando llegamos a nuestro hotel, y pasamos directamente a la recepción de nuestro hotel a fin de dejar preparado el trámite y pago para el tour que el día siguiente partiría hacia Chichen-Itza que significa: “La boca del pozo de los brujos del agua”.

Les dije a mis hermanos que era indispensable la disciplina, que les había enseñado, porque sin la meditación y la hatha yoga no es posible la evolución. Les expliqué que después de esta visita a este centro sagrado, ellos quedaban con la responsabilidad de ser verdaderamente Sacerdotisas y el hermano, de Gurú.

Desde luego, si lo son o no, queda en sus hechos, pues todo está diseñado para que cada cual sea responsable y libre sin estar presionados por el Instructor.

Al día siguiente muy temprano, estábamos esperando a la camioneta de turismo contratada, y nos empezábamos a inquietar cuando finalmente llegó.

Esta vez fue posible a las hermanas, facilitarme unos huaraches de cuero, que vendían en las afueras de esta zona arqueológica. También le compraron unos a mi hermano y discípulo.

El guía de turistas, que debía conducirnos por la zona arqueológica era inquieto, entusiasta y hasta fanático, y así lo mostraba mientras se hacía cargo de las enseñanzas sobre lo que eran la ruinas de Chichen-Itza. Fuimos avanzando hacia el fondo de la zona por la calzada de los que habrían de morir en el cenote y llegamos finalmente a un enorme lugar que parecía un lago profundo, donde no era posible nadar. Se trataba de este CENOTE SAGRADO, donde se supone se inmolaban aquellos que debían entregarse a los dioses, principalmente mujeres, lanzándose a estas aguas que parecían no tener fondo.

Contemplaba esta agua misteriosa, de las que el guía de turistas y algún otro, comentaban que se encontraron muchas piedras preciosas en el fondo, y que fueron saqueadas más de una vez por parte de ambiciosos y poderosos, después de la conquista de México. Algunos compraron la zona y luego de ultrajarla, la vendieron.

Y mientras miraba hacia éste cenote, pensando en sus misterios de sangre y joyas preciosas, una hermosa y blanquísima ave que parecía ser una garza volaba sobre sus aguas. No era una ave tan pequeña, así que Una de las hermanas de mi grupo me miro con asombro por lo que estaba ocurriendo, buscando una respuesta en mis ojos. Porque a pesar de no saber que estaba sucediendo, leí en la expresión de mi alumna que intuía en esto una señal especialmente sagrada, tras de este hecho tan singular.

¿De donde salió tan bella criatura precisamente en este momento cósmico?.

Fué la única ave supremamente blanca que atravesó volando por sobre el cenote. Entonces en mi se reafirmó el poderoso deseo de que este lugar ya no fuera calificado como el de sacrificios de las vírgenes, sino el de la suprema Iluminación de todos los Altos Iniciados y su Eterno Femenino.

En efecto, recordé que el Sublime Maestre, conforme se acercaba al final de sus peregrinaciones a la India y luego al Tíbet se le apareció el PARAMAHANSA o AHIMSA que significa: Yo Soy eso, Yo Soy lo que Soy.

En ese trayecto fue que el Maestre vio al cisne blanco, mostrándole que el Sannyasin aunque misione por el mundo ya no mancha su ropaje.

Cuando logré salir de mi asombro comenzamos nuestro camino de retorno. Estuvimos de acuerdo en que ya no era sano seguir al guía de turistas así que regresamos solos hacia el lugar central de la zona arqueológica, y mientras salíamos de la calzada de los muertos, veía hacia la pirámide principal imponente y bastante alta, casi como la del Sol de Teotihuacan. Pero no sería posible subir sino por el frente y ésto no parecía suficientemente útil. Entonces me quedé pensando y viendo hacia el templete de Venus, dedicado a Quetzalcoatl junto al enorme Chac-Mol, al que los del grupo le tomaron un gran cariño. Estaba prohibido subirse a este templo, así lo señalaban ciertos letreros y una frágil alambrada. Pero solamente debido a lo extremadamente sagrado del momento y a la necesidad de activar algo que no se que era exactamente, decidí, desde lo profundo de mi corazón que tomamos, como quien dice “por asalto” a dicha pequeña pirámide, sobretodo porque el nombre “Quetzalcoatl” en el final de su misión que retorna a Venus y luego se hace lucero de la Aurora, me tenía irresistiblemente atraído.

No había tiempo de tratar de iniciar “trámites oficiales”, como es recomendable. El maravilloso templete de Venus de Quetzalcoatl estaba aquí y había leído recientemente sobre la profunda relación entre Venus y Quetzalcoatl. El amor era la fuerza más grande que me estaba moviendo en ese instante. Junte a los hermanos y les platique sobre este plan emergente, ellos confiaban en Su Maestro. En seguida, tomamos nuestros respectivos lugares en torno a este pabellón y en un momento dado, comenzamos a subirlo de una manera rápida, sincronizada y fulminante.

Los hermanos se comportaron “a la altura”, confiaron en mí y pasaron estoicamente esta prueba de fuego, siguiéndome en lo que me había empeñado. Pero en las escalinatas que están orientadas hacia el camino que lleva hacia el cenote sagrado, la hermana del rayo rosa, fue sorprendida por el policía quien no solamente le impidió subir, sino que al darse cuenta de nuestro impertinente ascenso, subió él mismo por este sitio y casi tan veloz como nosotros, cumpliendo un misterio que a él no le pareció tanto, La autoridad cerró, con un muy diferente motivo, el circuito que activo el templo de Quetzalcoatl-Venus.

El oficial estaba realmente molesto y ya estaba frente a nosotros. Pero la fuerza del momento, fue tal, que no hubo miedo ni molestia en nosotros, de modo que ignorando el regaño y la perorata que nos estaba dando, le dije a los hermanos con una autoridad más fuerte:

- ¡Tómense de las manos! - y así lo hicimos, justo cuando el policía de alguna manera hizo contacto físico, uniéndose a este circuito de energía.

Y las pequeñas chispitas de agua que comenzaban a caer desde el momento en que decidimos subir a este Templo, se convirtieron en un torrente de lluvia,

Cuando el policía intentaba bajarnos les digo:

- “Que nos baje por el lado que no tocamos al subir para que se complete la energía”.

Me refería al lado por donde subió el policía. Ese punto es el que da hacia la calzada que conduce al cenote donde vimos el AHIMSA. Algo estaba cambiando en la historia de Chichen-Itza. Como si esa calzada de los muertos y crucificados se tornara en la calzada de la resurrección.
Dejamos de tocarnos y empezamos a bajar a regañadientes junto con el policía y el agua que caía no era un agua cualquiera, sino un agua purificadora, tibia y altamente espiritual. Podíamos pensar en el agua de Acuarius, el hijo del hombre purificando a todos, buenos y malos incluyendo las pirámides y los monumentos.

El policía se torno en inflexible, y su molestia no iba a apaciguarse, como si una parte de él sintiera que había sido usado por "los brujos del agua de la nueva era, los magos del espíritu ", transmutadores de lo emotivo en espiritual.

¿Llovía porque estábamos aquí, y precisamente hicimos llover al estar aquí?
¿Llovió porque hicimos llover, o de todos modos iba a llover con o sin nosotros?

Pero lo más extraño de todo es que este lugar se llamara Chichen-Itza: La boca del pozo de los brujos de la agua.

Además, ¿Qué tenía que hacer EN ESTE PRECISO INSTANTE, un Sendero Viviente con sus Discípulos en este lugar sagrado?

El policía se encontró con su colega y le encargo que nos condujera hacia la entrada para echarnos de Chichen-Itza. Pues habíamos violado el reglamento.

Mientras este nuevo oficial, iba delante de nosotros rumbo a la salida, el agua se liberaba más y más y entonces les dije a mis hermanos, con tono profético:

- “Ante de llegar a la salida, se va a arrepentir de echarnos porque está recibiendo este agua sagrada”.

Algunas de los del grupo, incluida mi esposa, estaban muy rebeldes y querían conocer más del lugar turístico y sagrado, principalmente, dirigirse hacia el interior de la más alta pirámide a la que antes no considere propicia para ascender. En éste lugar la gente estaba haciendo fila para entrar.

La idea de visitar el interior de la pirámide, era conocer el trono del gran sacerdote, que allí se mostraba.

Mi esposa ni permiso me pidió, la otra hermana si y se fugaron del grupo de prisioneros, para intentar su objetivo. Lamentablemente, tal vez debido a la lluvia, no se les permitió el acceso.

Veinte pasos más adelante, rumbo a la salida el policía se detiene, me mira y me dice, sufriendo:

-" Debo cumplir con esto porque hicieron algo que no debían”.

Para consolarlo agregue:

- Está bien comprendo, usted es la autoridad y tiene que cumplir con su deber, hágalo.

Luego recordé que ésto fué lo mismo que dijo, Mahatma Gandhí al joven oficial encargado de conducirlo hacia la celda, después de que se le acusó injustamente de algo que no cometió.

Esta actitud le movió el corazón al guardia de Chichen-Itza y agregó:

- Los voy a dejar ir pero ya no hagan cosas que no deben -nos suplicó.

- Está bien y ¡Gracias!

Una vez liberados, me sentía tan feliz por la precisión de actos humanos y místicos que veía cumplirse en perfecta congruencia. Mientras me llenaba de esta agua celeste, como si mi cuerpo tuviera el privilegio de estar por unos instantes en contacto directo con mi espíritu. Así que mientras me dejaba empapar por esta agua le dije con gran alegría a los hermanos que estaban junto a mí:

- ¡Gocen esta agua que es la purificación!

Miré la pirámide principal pero no atine a encaminarme rumbo a ella y hacia arriba, pues algo me decía que ya todo estaba cumplido.

Mojados y todo, recorrimos el mercado de artesanías que ésta a la entrada de la zona arqueológica de Chichen-Itza. Muchos otros turistas, estaban también bañados y muy felices. Y a la hora acordada, los del grupo nos juntamos para abordar el camión de turismo que nos iba a llevar al restaurante, pues era parte del contrato o por lo menos eso entendimos nosotros y los que nos atendían.

Llegamos a un enorme restaurante, donde podían caber quizás unas mil quinientas personas perfectamente acomodadas para comer. Eran mesas largas, atendidas por una gran cantidad de meseros. Todo el sitio me parecía que radiaba de felicidad, Era como una gran fiesta con gente llegando de varios

tours y hoteles, en camiones, con el único fin, según yo, de compartir un gran buffet en honor a este cierre de los 7 peregrinajes sagrados.

Ya me había pasado que, por ejemplo, por allí de 1998, la última sesión que tuvimos en el departamento cerca de Villa de las Flores, donde sesionábamos con el recién formado “grupo piloto”, cuando salimos, estaban muchos vecinos acomodando lonas, mesas y sillas, preparando una gran fiesta en el patio grande de estos condominios. Seguro que eso no era para despedirnos sino porque tal vez algún vecino muy estimado iba a contraer matrimonio. Pero para mí fue evidente que la fiesta era por nosotros, pues además empezaron a tocar a todo volumen “Enigma”, esa melodía que es para mi tan significativa. En fin, cuando uno vive en su centro, sin caer en exageraciones, suceden realmente cosas increíbles, pero no todos pueden lograr ser objetivos y equilibrados como para lograr ver a Dios en lo que les rodea.

Lo cierto es que las más de mil personas se movían por todo el lugar. Unas se formaban en largas filas, que transitaban rápidamente, para poder tomar alimentos a su gusto, en este macro buffet, de exquisita variedad.

Ahora si pareciera que todos supieran lo que estaba ocurriendo en el Cosmos, y en Chichen-Itza. Después, atando cabos entre nosotros mismos, nos dimos cuenta que nuestro grupo no había realmente pagado para asistir dentro del TOUR a esta fiesta culinaria.

¡Así que comimos GRATIS!

Era evidente que "la divinidad" había hecho los arreglos pertinentes para que se nos hiciera este regalo.

Toda Mérida, fue bañada por esa agua, y cuando llegamos al hotel aún no oscurecía, por lo que nos preparamos para una sesión fraternal, de enseñanza entre el grupo, antes de irnos a nadar a la alberca del hotel, en esta noche especial.

Reunido con el grupo trató de explicarles los trascendentes acontecimientos que estamos viviendo en este último peregrinaje. Abro la Biblia y dice:

- “No puedes ser SI y NO, eres SI, Dios es SÍ”.

Si tenía dudas respecto a lo que hacíamos, con este tipo de mensajes ya no era posible cultivarlas.

Recuerdo entonces, aquello que escribí en el libro “Línea Crística”:

- “No se puede amar y no amar, ser y no ser, vivir y no vivir”.

Comprendí que YO SOY no es la persona sino nuestro Ser y que por lo tanto, no puedo dudar de las “señales sagradas” que van conduciéndome.

El peregrinaje que estábamos realizando ES y no puede no ser. Es místico-científico (neptuniano-uraniano).

Me ocurría lo mismo que aquel que soñó que era mariposa y al despertar no sabía si ahora era un hombre, que soñó ser mariposa o una mariposa que sueña que es hombre. Y entonces, solo se puede descubrir la verdad, practicando la verdad.

Así, que me encuentro culminando este séptimo movimiento, en el privilegio de realizar sobre el Planeta la cruz del hijo del hombre, que se encuentra en éste preciso instante en el cielo y que fue profetizado desde hace milenios.

Por lo menos, realizó mi sueño en el paraíso de mi Camino de Rosas sin Espinas, y Neptuno simboliza estas vacaciones eternas.

Esa noche, me puse a nadar en la alberca adoptando la postura de flor de loto dentro del agua, entonces pude flotar en el agua con solamente controlar mi respiración. Así permanecí relajado, por lo menos media hora.

Junto a la alberca estaba el restaurante, y cuando salí de nadar ya el grupo estaba allá y los meseros les tomaban sus pedidos, mientras la música “en vivo” comenzaba a amenizar la velada. Las hermanas querían realmente bailar de lo felices que estaban. Pasó rápidamente el tiempo y después de unas dos horas y media cada cual nos retiramos a nuestra respectiva habitación.
Al día siguiente, la mañana era agradable, el Sol nos llenaba con su calor tenue, y la rica agua en esta tina de nuestra morada, compartida con mi esposa, me hacía sentir que había cumplido.

Una vez listos, salimos hacia la estancia principal y los hermanos, como lo acordamos, comenzaron a aparecer. No comprendíamos completamente cómo iba a terminar este asunto de la visita a Mérida, pero lo que si sabíamos es que ahora nos dirigimos hacia otro lugar sagrado que nos recomendaron y decían se llamaba: Dzibilchaltun.

Definitivamente todos estos peregrinajes fueron como un rayo de Urano, un rayo extraordinario incrustándose en el tiempo-espacio de la historia de la humanidad.

El Maestro Tibetano, tuvo razón cuando me dijo que iba a comenzar a vivir 7 X 7, en tiempo-espacio y no por eso iba a envejecer físicamente.

Todos los viajes que realizamos, fueron en ésta sensibilidad del tiempo-espacio como en un tiempo comprimido. Y la de Mérida fue la que sentí con mayor fuerza, verdaderamente como el rayo que transita de la era de Piscis a la de Acuarius.

¡Qué gente, más amorosa y especial, es está de Mérida, no sé si lo puedan comprender pero me dieron algo invaluable en estos días!

Este día domingo, señalado como día de descanso, la fluidez nos conduciría a través de la prueba de Tierra dirigiéndonos hacia Puerto Progreso.

La mañana era agradable, el Sol nos llenaba con su calor tenue. Atravesamos el centro de la ciudad caminando y nos dirigimos hacia el lugar donde salen las camionetas de transporte colectivo que se dirigen a la playa “Puerto Progreso”.

Mientras viajamos por la ciudad, todavía en la camioneta de transporte colectivo me llama mucho la atención que en una pared o una casa, veo escrito: “INHOC SIGNUS VINCES” que según puedo comprender significa: “Por el Signo de OCH vencerás”. Recuerdo que el Talismán de Salomón referente al día domingo es gobernado por OCH (OK), lo localizo en mi libreta personal y a Él me encomiendo.

La camioneta hace un alto en plena carretera, a medio camino hacia Puerto Progreso, para permitirnos descender y hacer una visita a Dzibilchaltun, que significa “Lugar donde hay escritura en las piedras”.

Por esta carretera no hay transporte colectivo, de hecho tampoco pasan casi vehículos. Así que caminamos casi una hora, pero todos estamos contentos y de pronto me percato que unas de las hermanas hacen la parada a una camioneta para pedirle “aventón”, a fin de que nos acerque a nuestro destino. El chofer accede y como no cabemos todos aquí también hacemos señas a un viejo

automóvil que por fortuna apareció y lleva al resto de nosotros. Así fue como en unos minutos llegamos a las puertas de Dzibilchaltun.
Entramos a la zona arqueológica, y después de recorrer algunos lugares los invito a que realicemos la sesión de Hata Yoga, en una de las pirámides-templos

más importantes de las que se encuentran en la plaza principal. No son pirámides muy grandes pero tiene aún la energía de ceremonias antiguas.

Terminamos nuestra sesión de Hatha Yoga, y aún así me cuesta asimilar esta fuerza del lugar. Caminamos por una amplia vereda hacia “El Templo de las Siete Muñecas”, que prefiero reconocer como el de LAS SIETE VÍRGENES: “Donde las mujeres se convierten en diosas”.

Cuando vamos por este camino más o menos abandonado, antes de llegar al templo, tropezamos con una piedra Vieja, que es un símbolo fálico no demasiado grande y poco a poco, todos lo vamos abrazando con respeto, y parece adquirir algo especial, como si se activase con nuestro abrazo.

Antes de subir al templo de las vírgenes, les preguntó a los mujeres del grupo si en alguno de ellos hay algún apego todavía en su vida, por ejemplo, hacia sus hijos y con sus cosas personales. Y agrego:

- Porque de ser así, es preferible que no lo hagan, por lo menos no como participantes de un ritual en grupo. Pues esto no es un juego sino en realidad un manejo de energías, que nos puede dar mucho a cada uno de nosotros pero debemos hacernos responsables.

Por supuesto, ellas con la emoción deciden entregarse a la Misión y trepar este templo.

Esto desde luego, iba a acelerar en sus vidas una energía, que se presentaría en una serie de acontecimientos, que la mayoría no resistiría.

La energía era demasiada, dado momento Cósmico que estábamos viviendo y los lugares sagrados que veníamos tocando, a lo largo de 7 Peregrinajes, a una velocidad que superaba en mucho lo que cualquier humano común, es capaz de transmutar en tan corto tiempo.

Subimos a éste misterioso y derruido templo con su construcción espiral bien disimulada. Nos tomamos de las manos en el centro para sellar nuestro pacto de amor universal.

Finalmente, regresamos por este camino semi-abandonado, llegamos a la plaza principal donde hicimos Yoga. Pero escuchábamos gritos de alegría en el fondo a la izquierda, con curiosidad quisimos asomarnos y tras una pequeña colina nos encontramos con un mini cenote, donde era posible nadar. Allí se encontraban varias familias y pequeños grupos de amigos nadando alegremente. Nosotros hicimos lo mismo, y nos cargamos de una energía indescriptible a pesar de lo pequeño que parecía éste cenote. Es como si bebiéramos agua de vida, a través de los poros de nuestra piel.

Pasaba ya del mediodía, cuando decidimos que debíamos continuar nuestro camino hacia Playa Progreso. Nos vestimos, echamos nuestra mochila al hombro, y salimos otra vez hacia la carretera. Y otra vez nos hicimos conscientes de la necesidad de un transporte que llegara hacia la carretera principal.

Solamente después de unos 20 minutos, pasa una camioneta y las hermanas empiezan a hacerle señas sin ningún disimulo, para que se detenga. El chofer se nos queda viendo y luego decide aceptar llevarnos hacia la carretera grande.

Después de 15 minutos de camino, llegamos y aquí tenemos que tratar de abordar otro transporte. Hay bastante afluencia de gente hacia Puerto Progreso y pasa un tiempo de espera. Hasta que las hermanas que no cesaban en su

actividad de encontrar transporte, hacen la parada a una camioneta descubierta de la parte de atrás. Sé trata de una familia que van de paseo hacia Playa Progreso. Los papás van adelante y sus dos o tres hijos adolescentes atrás de la camioneta, El papá nos pide que subamos en la parte de atrás, con los jóvenes.

Como vamos al aire libre, nos permite disfrutar del panorama en todo momento.

Uno de los chicos es una inquieta y jovial adolescente, y al darse cuenta que venimos de la ciudad de México se pone bastante extrovertida tratando de parecer mayor de edad, a fin de que le contemos muchas cosas de la vida. Su sonrisa fresca y confiada me hace pensar, en las jóvenes de Mérida y su particular carisma.

Mientras tanto, como si contáramos con un poder especial pronto nos comienza acompañar desde el cielo, una nube cargada de agua y en menos de tres minutos comienza a llover con gran fuerza, pero como por arte de magia, pasados cinco minutos, la lluvia desaparece y el Sol sale otra vez con toda su fuerza natural.

Estamos platicando animadamente con la jovencita, de unos diecisiete años de edad y como la camioneta salta con fuerza y nos damos un sentón sobre el piso de la camioneta, le aseguro con seriedad a la adolescente:

- Es el bautismo. Porque primero nos mojamos y luego, “La nalgada”.

- Pero no lloramos - Agrega ella para seguirme el juego.

- No lloramos porque ya estamos grandecitos - Le contesté.

Reímos de buena gana.

Conforme nos vamos acercando al lugar, descubro que la playa parece un carnaval pues es época vacaciones, o tal vez simplemente porque es día festivo.

En realidad es enorme el lugar, y cuesta trabajo encontrar estacionamiento. Pareciera una formidable fiesta que abarca varios kilómetros, en la costa del mar. Hay abundancia de restaurantes y de vendedores ambulantes. Una vez que el señor logra introducirse muy cerca de la playa, le damos las gracias, y enseguida las hermanas se ponen de acuerdo para ofrecerle un poco de dinero, a cambio de sus servicios. Él lo acepta con gusto.

Tenemos hambre y todo este ambiente nos contagia, con su alegría, así que transitando entre la algarabía nos dirigimos hacia uno de los restaurantes a la orilla de la playa. Escogemos alguno que inevitablemente se encuentra también casi en medio de tanta gente. Definitivamente el ambiente de vacaciones, es un efecto muy positivo aún cuando se trate de una misión sagrada.

Comemos entre chascarrillos y enseñanzas fuertes, para las hermanas, sobre todo dirigidas a su susceptibilidad. Después de comer continuamos avanzando por la orilla de la playa, y tal vez después de dos kilómetros más logramos llegar a la orilla de la playa, en el extremo de éste “carnaval”.

Aquí es donde decidimos acampar para poder meternos al mar, que lamentablemente esta un poco sucio, como una huella innegable de la degeneración humana de cualquier manera tratamos de descansar. Algunos hermanos entran al mar, y cuando mi esposa y yo lo consideramos pertinente, entramos juntos a ésta agua. El acto, lo mismo que en las costas del Tajín, se torna en un acto sagrado. Como si ésta agua del Caribe y nosotros consolidáramos, una especie de pacto de magia blanca.

No es una imaginación, es que a pesar de querer manifestar toda la humildad en actos como éste, la cosa se torna en sublime, tal vez porque ella, siempre que entra al agua conmigo parece fundirse emocionalmente con tal elemento.

Los hermanos se están divirtiendo, mientras que nosotros dos depositamos nuestro pequeño mechón de cabellos unidos, en este mar caribeño. Recuerdo mucho a Lady Mercedes, y El Triángulo Violeta del Caribe que según entiendo es La Nueva Jerusalem. Esta es la razón por la que tenía el deseo de tocar el mar de la tierra sagrada de Yucatan.

Enseguida de haber depositado nuestros cabellos, nuestro ser, el de ella y el mío, entraron en contacto profundo. Luego, dejamos que el oleaje del agua de la playa nos acaricie, mientras nos embarramos el cuerpo con esta arena mojaba.

Todavía no obscurece y emprendemos el regreso. Caminamos ciudad adentro y mientras lo hacemos, empezamos a pedir información de donde sale el transporte que se dirija hacía el centro de Mérida. Y así, después de avanzar unas veinte calles llegamos al sitio señalado. Pero nos llevamos una inesperada sorpresa, pues la gente de aquí es tan pobre, como lo es la clase media de la ciudad de México o de muchos países del mundo. Hay una enorme fila de personas esperando el transporte colectivo, era una fila que abarcaba varias calles.

Las hermanas se ponen de acuerdo y deciden repartirse el gasto, para alquilar una camioneta colectiva, solamente para nosotros, como en un servicio de taxi.

De esta manera es como regresamos a nuestro hotel. Las calles de Mérida casi están vacías y el taxi nos deja a la puerta de nuestro hotel.

¿Qué curioso? - comencé a pensar- ¡El hotel se llama Panamericano, justamente cuando se lleva a cabo la clausura de los llamados: Juegos Panamericanos en Winipec, Canadá!

Entonces, le dije a mis hermanos:
- “Como es arriba así es abajo”. Se llevan a cabo los juegos deportivos, que humanamente unen a los pueblos, americanos con lazos fraternales, mientras nosotros en un aspecto místico o celeste, llegamos al hotel Panamericano. Además El PAN, es el alimento básico de todo los pueblos en general, porque el TRIGO es el oro de todos los cereales, y EL PAN contiene en el proceso de su elaboración, componentes en Triunidad, recuerden a La Santísima Trinidad. En este caso, el fuego es el Padre, la harina es el Hijo y el agua es el Espíritu Santo.

Panamericanos se refieren, en este sentido, al resurgir del alimento para América.

Por eso Cristo les ofreció el pan a sus Discípulos, como si fuese su propio cuerpo”.

Di por terminada esta pequeña explicación, y empecé a meditar en algunas cosas como por ejemplo, cuando llegamos desde la ciudad de México a Mérida, lo hice vestido de traje como me enseñaron, con la idea de comportarme con la dignidad de un Emisario de la nueva era.
Antes de retirarnos a nuestras habitaciones, nos ponemos de acuerdo en que descansaremos por un par de horas en el hotel, y posteriormente saldremos al centro de Mérida, ese domingo por la noche.

Cuando se acercaba la hora, quise ponerme presentable y esta vez, mis hermanos parecieron comprender la importancia y dignidad en el vestir como lo ocasión lo amerita, ya que al siguiente día volveríamos temprano a México.

Me puse un traje blanco, y mi esposa también uso ropa clara y elegante. Cuando llegue a la recepción del hotel, me agrado ver a las mujeres de mi grupo “bien peinadas”, es decir, con una ropa digna de unas mujeres en un proceso de eterna juventud.

El hermano, y su novia que también es Sacerdotisa del grupo, se tardaban en aparecer, así que decidimos que nos alcanzaran en el centro de Mérida, que quedaba tan solo a unas cuatro calles desde nuestro hotel. Empezamos a recorrer éstas calles contagiándoles nuestro éxtasis. El agua corría por las orillas de las calles hacia las alcantarillas, pues llovió con mucha fuerza mientras estuvimos en Playa Progreso, pero ahora la lluvia había parado y todo el lugar, estaba de plácemes, tal vez así sea cada domingo para esta gente. El caso es que éste día se ofrecían como atractivo a la gente, eventos especiales y vendimias callejeras.

En la parte derecha de la plaza principal del centro de Mérida, se encuentra una plazuela, precisamente donde está el monumento a LA MATERNIDAD. Y junto se encuentra una iglesia grande, que aunque estaba cerrada, dejaba ver en uno de sus grandes vitrales, la imagen de Jesucristo sin estar crucificado. Era algo que me llamaba la atención, principalmente porque a unos metros, de la entrada principal de la iglesia, había establecido su puesto ambulante un "paisano maya", ofreciéndoles a los turistas sus CARACOLES, de esos a los que se les sopla para que emitan un misterioso y sagrado sonido, tan trascendente y apreciado en las danzas autóctonas mexicanas. Símbolo muy importante para los que SABEN, y lo hacen sonar en fechas especiales a fin de establecer un vínculo profundo con el Cosmos.

Nunca había tocado un caracol, pero tenía idea de que cuando se tocaba uno debía hacerlo cuatro veces, una respectivamente hacia cada punto cardinal. Así que se me ocurrió probar suerte.

Mis dos hermanas espirituales y discípulas, revisaban algunas prendas de vestir, en los puestos ambulantes aledaños, para ver si las compraban, mientras mi esposa también comenzó ha hacer lo propio. Por mi parte, me acerqué con éste maya, gente naturalmente amigable y humilde de corazón. Y le pedí que me mostrara los caracoles.

Había de muchas medidas: Grandes y pequeños. Me encontraba como sorprendido, sin alcanzar a captar lo que estaba sucediendo en mi verdadero Ser. Él me dijo que intentará tocarlo aunque no sería nada fácil. Lo hice con gusto e increíblemente aprendí a hacerlo sonar en menos de cinco minutos.

El “paisano”, estaba sorprendido, luego se puso contento por mis logros. Con todo respeto y con una torpeza que fue desapareciendo rápidamente, empecé a hacerlo sonar hacia los cuatro puntos cardinales, probando con varios caracoles de diferentes tamaños.

La experiencia es indescriptible, porque una enorme alegría comenzó a vibrar por cada una de mis células físicas, emocionales y mentales.

El sonido llegaba a toda la plaza principal del centro de Mérida. Encontrándome aquí entre la gente, con un acto sagrado simplificado.

Enseguida toda esta experiencia, sé hizo una sola con la voz interna que me dijo con claridad desde dentro de mí:

- “¡Estás despertando a América!”.

Supe perfectamente a lo que se refería. Se estaba haciendo un cierre a los peregrinajes, realizados por toda la República mexicana. Faltaban sólo tres días para que llegara el 11 de agosto del 1999. Este mensaje interno me llenó de una profunda sorpresa e indescriptible realización personal, y cósmica. Había sido instrumento especial para un trabajo ante el cual yo mismo me inclino lleno de respeto y amor.

Supe que era el sello final que me estaba diciendo: “¡Misión Cumplida!”.

El maya parecía adivinar la trascendencia del asunto, en la cual el también tenía parte, como instrumento fuerzas cósmicas muy superiores a la comprensión humana común, y al punto me comenzó a explicar que era un secreto maya, el preparar caracoles para sonarlos. Los que se dedican a esto se basan en el número seis y la espiral del tornillo. Hay que saber hacer el corte correcto para que el sonido sea perfecto o por lo menos, posible.
Terminado éste acto tan trascendente y natural. Una de las hermanas se me queda mirando persistentemente, y no sabe que darme de lo contenta que se siente y me pregunta:

- ¿Necesita algún caracol Maestro?

Como no contestaba continúo:

- ¡Escoja el que quiera!

En realidad las tres querían comprar el caracol, y la voz interna habla dentro de mí:

- ¡Estas tres mujeres te pertenecen, son tuyas!

Me di cuenta que se refería a ellas como discípulas, entre las cuales estaba incluida mi propia esposa.

Decidí comprar el caracol más grande, y luego de despedirme de mi amigo de los caracoles, camine un poco hacia la izquierda, acercándome al monumento de la maternidad. Era una estatua de una mujer rodeada de sus hijos pequeños. Comprendí que se refería a la Nueva Raza con hijos aún pequeños de edad pero con un destino sagrado. Y justo más adelante, se encontraba un pintor haciendo cuadros, "como lo hace El Padre con la vida y la Creación" -pensé.
Después la hermana de la mexicanidad, que no pudo asistir con nosotros esta vez, me dijo que sólo debía tocar el caracol el hombre, porque EL CARACOL es símbolo de la vagina femenina. Aunque yo quería pensar, que con esto se refería al poder de hacer vibrar la espiralidad del Universo, nuestra Madre Universal. Y sólo mujeres preparadas y unificadas, a su complemento perfecto o en un momento muy necesario podrían sonarlo.
Poco después, comenzamos a caminar hacia la plaza principal, junto a la catedral de Mérida. Compartiendo éste disfrute con mi esposa, al disfrutar la vista de aditamentos corporales como pulseras, collares y talismanes, que vendían especialmente en este lugar del centro.

Fué el momento en que mi hermano y su novia nos alcanzaron, las tres mujeres y especialmente una de ellas, no resistía las ganas de presumir un poco los recientes hechos acontecidos en su ausencia, y como ya les había comentado el reciente mensaje telepático que había recibido, empezaron a comentar entre risas y algarabía:

- ¡Ya cerramos el trabajo de los peregrinajes y todo!

Hablé con el hermano, diciéndole que buscara al señor de los caracoles, para que me secundara en los toques de caracol, hacia los cuatro puntos cardinales.

El rápidamente fue a buscarlo pero ya no lo encontró. Es como si hubiera sido un sueño, y el señor nunca hubiera estado allí. Todo cambiaba rápidamente, principalmente en experiencias como estas.

Sin pensarlo dos veces, quise prestarle mi caracol, y le dije que se pusiera en el centro de la plaza principal, tratando de tocarlo. Logró arrancarle algunos sonidos, pero yo quería que fuera perfecto. El sonido mejoro un poco más. La gente pasaba junto de él, muy preocupada por comprar algunas golosinas, y postres que los carritos ambulantes vendían en diversos lugares de la plaza, frente a la Catedral.

Después de pasear y bromear mientras recorríamos la plaza, decidimos que sería bueno comer algo más que simples “antojitos”. Entonces, escogimos el café que se ubica al extremo derecho, pasando por donde se encontró el señor de los caracoles y el monumento a la maternidad. Aquí se ubicaba el "Café de Peón Contreras". Este local contaba con mesas al aire libre y allí fue en donde nos acomodamos.

Sin sugerírselo, una de las hermanas pide un “Café maya”, y a los pocos minutos aparece un mesero con algunos objetos, como una mesita móvil, un mechero encendido, sustancias, etc. y ante nuestros ojos, con gran habilidad, comienza a preparar este café especial, usando fuego vivo y en vivo.

Todos los del grupo de alguna manera intuimos que se trataba de algo superior al simple hecho cotidiano de magia y fuego. El mesero es muy hábil y parece acostumbrado a éste tipo de pedidos. Pero éste momento no me parecía cotidiano.

La hermana prueba el café, y no resiste el deseo de compartirlo, entonces todos probamos este “café maya” que en parte por nuestro feliz estado de ánimo, más bien parecía un elixir cremoso.

Mi esposa, o alguno del grupo, comentó que en realidad esto era un pacto entre todos a través de esa bebida. Por mi parte no pude evitar entender lo indiscutible: Era el vino como el complemento del Pan de Cristo pero esta vez no como crucifixión sino solamente en lo psicológico, en lo mental Real. Como la resurrección.

Hasta los caprichos humanos de mis hermanos, fueron cumplidos respecto a ciertas melodías que deseaban escuchar. Los músicos del lugar estaban tocando melodías Sudamericanas.

¡Precisamente hacia dónde según el Maestre de la Ferriere y otros Ascendidos, se dirige el futuro destino de la Raza humana!

Mi esposa, deseaba escuchar la pieza musical llamada “Alfonsina” y cuando nos estábamos poniendo de pie para retirarnos comenzó a sonar.

Esto parecía más bien una borrachera mística, (neptuniana) mezclada con caprichos infantiles. Entonces, apresuradamente, el hermano del grupo para satisfacer a su novia, también Sacerdotisa de nuestra Orden, fue y pidió que tocaran “carnavalito”. Los músicos nos lo dedicaron especialmente y así fue como finalmente pasamos a retiramos a nuestro hotel.

Nuevamente volvimos a dormir esa noche, pocas horas, en mi caso apenas tres horas. Soñé con ruinas sagradas y una actividad sublime que no pierde su continuidad.

En cuanto despierto, como es mi costumbre, me levanto para meditar, beber un litro de agua, hacer ejercicio, y realizar las posturas de hatha Yoga, correspondientes.

Luego, con una serena alegría me comienzo a vestir otra vez, con saco y corbata.

En la estancia nos reunimos con los hermanos. Algunos son mas tardos en llegar y esperamos hasta el último momento. Pero finalmente aparecen.

Tuvimos que abordar un taxi para dirigirnos al Aeropuerto. Nuestro tiempo estaba medido casi cronométricamente, y el taxi llevaba un sistema de “banda civil” o sea, conectado en red con los demás taxistas de Mérida, me pareció un estilo muy “Uraniano” (Intercomunicaciones).

Lo que me impacto especialmente es que el taxi, al dar la primera vuelta en la primera esquina, pasamos por un almacén que mostraba en su entrada un título grande donde estaba escrito claramente: EL NUEVO MUNDO.

No sólo era especial este mensaje, con respecto al cierre de las peregrinaciones realizadas, sino que además, recordé de forma ineludible e instantánea que el Maestro Estrada nació en la colonia “Nuevo Mundo”.
Entramos apresurados al Aeropuerto, buscando y formándonos en nuestra fila correspondiente, para presentarle a la señorita encargada nuestros boletos. Por un momento, parecía que el tiempo nos ganaba la carrera. Pero poco a poco, con los trámites en marcha, recuperamos el aliento y el buen humor.

Estamos en la salita de espera, y me agrada estar aquí vestido de traje, especialmente mis lentes para sol. Entonces abro mi libro “Línea Cristhica” y leo:
Cada vez que Estrada, presenta un símbolo Iniciático se formaba un escándalo y surgían los gilistas, los estradistas, los ferreristas... Yo vivo mis últimos momentos de MAESTRE, ahora es Usted responsable de La Misión, puede llamarse Maestre, Maestro, Venerable Superior, esto es un documento Estrada entiéndalo”.
Le presto el libro a mi esposa, por si desea también abrir el libro al azar. Acepta y me muestra la página donde dice:
La etapa de “consolidación” comienza cuando Urano entra en Acuarius (Enero 1996) y se reafirma en Marzo con influencias benéficas entre Urano, Sol, Júpiter, Marte, etcétera.

Surgen individuos de todas las Líneas en, “un justo medio”... Hay quienes vienen de abajo pero realmente ya son de arriba, y otros reconocidos como de La Jerarquía pero que realmente son de abajo. Así se cumplirá el precepto bíblico que dice: “Los últimos serán los primeros y los primeros los últimos”.
El vuelo 461 de Magnicharters inicia su marcha. Me toca ocupar el asiento 22 (como el Gran Arcano 22).

Llevaremos unos diez minutos de vuelo y mi esposa, que se encuentra junto a la ventanilla del avión, se pone inquieta y me señala a lo lejos, explicándome que por debajo del avión la sombra de éste se reflejó justamente dentro de un gran anillo formado de colores del arco iris, aquí entre las nubes.

No pude evitar recordar el pasaje bíblico y profético para estos tiempos que dice:
“Y vendrá sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria”- MATEO 24:30.
Atravesamos el mar del golfo de México, entrando por oriente rumbo a la capital de México. Conscientes de lo que también a este respecto explican los evangelios bíblicos: "
Y pasará de Oriente a Occidente como un rayo” - MATEO 24:27.
1   ...   32   33   34   35   36   37   38   39   40

similar:

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior james redfield & carol adrienne 1996

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconResumen el presente proyecto es una iniciativa que busca la inclusión...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de los presupuestos normativos de la imputación objetiva

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconImpensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconNuevas tendencias de mercadotecnia dan los resultados que usted desea

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLa Bombilla de Luz Incandescente ¡y se hizo la luz!

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLos colores son las acciones y los sufrimientos de la luz” (J. W. V. Goethe)

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLas ondas de luz son una forma de energía electromagnética y la idea...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconFilosofando entre genios y locos americo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com