El sabio busca la luz y los locos se la dan




descargar 2.36 Mb.
títuloEl sabio busca la luz y los locos se la dan
página9/40
fecha de publicación03.02.2016
tamaño2.36 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   40

SEGUNDA PARTE


Retiro


LIBERÁNDOME DE LA RED LUNAR

Comenzaba a encontrarme a mí mismo, sin embargo, había energías que todavía no era capaz de controlar. Se trataba de conocimientos elementales que no podía captar porque me faltaba perspectiva.

Como la generalidad yo era susceptible a la crítica de la gente que me rodeaba y de las incontroladas pasiones sexuales que parecieran perpetuamente, estarnos esperando en la penumbra de la noche.

En contraposición a la felicidad que por primera vez pude palpar dentro de mi vida, no supe manejar las cosas bien en la posición privilegiada en que el destino me había colocado con este hombre llamado Chaya Michan que a su manera me quería.

Estaba herido por mi fracasada relación de pareja y cansado de una perpetua pobreza, cargando con la responsabilidad de mi familia paterna desde temprana edad. La única manera de sobrevivir a todo esto, tenía que salirme de esta máquina trituradora y social que me llevaba en sus gigantescas aspas cual brazos descomunales como contra los que luchó El Quijote.

Debía desafiar mi destino maquinal que estaba conduciéndome hacia el fatal fracaso de mi vida entera.
No sabía, ni aunque hubiera intentado explicármelo que existía una RED LUNAR y menos aún una RED DE CONCIENCIA CRÍSTICA (también llamada Solar) y que la mayor parte de la humanidad pertenece a una de ellas y el resto a la otra.

Iban a pasar varios años después de mi retiro para comprender que la red lunar está compuesta por lo que el Maestro Tibetano en su obra maestra: “Tratado sobre Fuego Cósmico, llama: pitris lunares”. Se refiere a la gente carente de voluntad y que viven principalmente de lo emocional, lo colectivo y la imitación de todo lo que percibe y razona. De modo que puede haber un gran intelectual y no dejar de ser emocional.

La humanidad se comporta en red y así es como son sus reacciones. Ésta red lunar responde a una genética biológica y a un costumbrismo, además de una tendencia natural hacia la poligamia.

Sin embargo, ya entonces podía estar seguro de una cosa y es que “la conciencia es un fenómeno individual, no colectivo”. Era este concepto realizado, un pilar fundamental de la enseñanza en mi Escuela de Astrología Transformativa.

Todo esto son sólo palabras pero cuando se busca con el corazón en la mano, la verdad empieza a descubrirse y experimentamos todo lo que implica.

Siendo director de la escuela de naturismo todavía seguía siendo presa de la red lunar. La opinión de la gente, sus condicionamientos, sus leyes, su moral, su sentimentalismo y su forma de amar era lo que en gran parte controlaba mi vida.

A pesar de que el individuo que estaba en mi ya se sentía listo para iniciarse en el amor consciente.

A sí que todavía mi modo de amar era mayormente sentimental y en consecuencia, bastante emotivo, inestable e inmaduro. Fue con esta naturaleza que comencé a identificarme con mi grupo en la escuela de naturismo, y esto mismo me impedía darme cuenta que estos alumnos no necesitaban cambiar esencialmente porque estaban bien a sí. Quería captarlos como seres con individualidad, pero ellos aún no estaban listos y no pude detectarlo oportunamente.

En realidad había muchas corrientes encontradas dentro de los centros naturistas Chaya Michan y el doctor amaba a su familia, a la fraternidad y a la gente y en esta posición él estaba tratando de ser justo. Además de que muchas personas buscaban la manera de abusar de su buena voluntad.

Por mi parte, me encontraba enceguecido en mi anhelo de que los centros se sujetaran a una Iniciación Real. Tenía todavía ese vicio extraño que se adquiere en la G.F.U. de la posguerra por la defensa del “estradismo”. Qué lejos de quitármelo, lo había reforzado. Ese vicio puede definirse básicamente como “tomar partido por alguien o algo”.

En efecto, con nuestro deseo de ayudar a la humanidad muchas veces tomamos partido por un grupo dejando de ser imparciales y con esto, perdemos la perspectiva universal de la vida: LA HUMANIDAD COMO UNIDAD.

Así que de manera emocional comencé a defender a los alumnos de las injusticias que se llevaban a cabo en el centro naturista donde yo era el director de la escuela. Un día sin consultar al doctor Chaya que siempre estaba muy ocupado, tomé una equivocada iniciativa y decidí que el patio de atrás debía cubrirse con una lona para que los alumnos pudieran realizar cómodamente su clase de yoga.

Esto, por supuesto, no le agradó al doctor Chaya Michan pero como era su costumbre, no decía nada, directamente.

Además se acercaba el fin de curso y los alumnos no tenían una preparación real. Lo cual no estaba bien. Pero a la vez estaba siendo incapaz de aquilatar las necesidades del doctor, para quien lo importante es que este curso se terminara como fuera, porque urgía que se inscribieran nuevos alumnos para que aportaran su dinero.

Era una situación difícil y no fui práctico, sino que “en nombre de Dios” decidí que no podían ser reconocidos quienes no lograran verdaderamente ser curadores naturistas, según se les prometió al inicio del curso.

Chaya también actuó por su cuenta, agotó su paciencia y un día sin avisarme (pues era su manera de según él evitarse problemas de confrontación) citó a los alumnos y junto con el subgerente del instituto Oro les entregó sus diplomas, solamente porque no debían mensualidades.

El doctor Chaya Michan no era perfecto, pero eso no es el punto. Lo grave es que yo había tomado partido pensando hacer lo correcto, incapaz de ponerme en la perspectiva del mismo doctor Chaya Michan.

A decir verdad, él tenía que pagar los servicios de la radio en un monto mensual estratosférico de un cuarto de millón de pesos, pues constaba de muchas horas a la semana y todos nosotros gozábamos de ese privilegio en forma gratuita, aunque definitivamente éramos sus incondicionales.

Yo estaba equivocado en cuanto a cómo funcionan las cosas en la vida y lo que significa amar a la humanidad. Tal vez el doctor Chaya y los Jerarcas de la G.F.U. también eran imperfectos, pero eso no me justificaba.

Al poco tiempo de este incidente Chaya Michan sin avisarme, nombró a otro como director de la escuela de naturismo. Ambos directores nos encontramos en el radio y también estaba el doctor Chaya, entonces, actué con naturalidad, aclarando que aceptaba estar destituido y que apreciaba al nuevo director para ayudarlo en lo que fuera posible.

Este simple incidente en mi vida iba a convertirse en el detonador que me condujo finalmente hacia mi RETIRO.

Con el tiempo me he dado cuenta que el retiro básicamente se hace para “dominar a la Luna” y realmente lograr vibrar con la Red de Conciencia Crística para lo cual necesitamos tener “perspectiva de la vida”, pues tenemos tan cerca a la gente y sus costumbres que no somos capaces de adquirir una verdadera individualidad propia.

Si toda la humanidad ya tuviera perspectiva, unos de otros, el retiro no sería necesario porque de manera innata todos podríamos permanecer retirados sin realmente retirarnos.

Cuando comenzó mi retiro no fue porque halla pensado algo así como:

-Voy a retirarme tal día y tal fecha y lo haré cuarenta meses.

Esto es una tontería y me extraña que en la G.F.U. se popularice que a sí debe ser, porque ninguno que hable en serio actúa de esa manera “reglamentada”, sino de acuerdo a su propio Sendero Individual y por lo tanto, a sus necesidades particulares.

Por mi parte y de acuerdo a mi experiencia, estoy seguro que a sí no son como funcionan las decisiones del auténtico iniciado (o iniciada) en un Sendero Viviente, es decir, no en un sendero simbólico, sino en un sendero corrido paso a paso “en carne propia”.

Lo que ha sido trascendente en mi vida se ha ido dando de manera natural, tal vez halla otro modo, pero el más usual es el NATURAL, aún para lo sobrenatural. Eso decía el Gurú Marcelli: “Siga la vía natural”. Y lo tomé muy en serio.

Es por todo esto que al principio de mi Retiro no descubrí que estaba retirado como los auténticos Iniciados y Sacerdotisas del mundo entregados a la salvación de la humanidad. Sólo al final me dí cuenta lo que era yo como energía.

Nosotros en particular no nos elegimos, es nuestro propio estado conciencia quién nos va eligiendo. Es una fuerza superior quien nos escoge. Lo único que hacemos es intuirlo y actuar en consecuencia.

Comencé a pasar pruebas realmente severas dentro de mi sendero individual.

En el caso de mi situación en los centros de Chaya Michan había podido más la autoridad de mi persona que la habilidad para comprender lo que ocurre en el alma humana.

Pero afortunadamente ya estaba listo para el amor y cuando dos personas que verdaderamente se aman inevitablemente aparece en medio de ellas la humanidad para ser redimida. Esto es algo que no aprendí en la G.F.U. sino en mi Sendero como Iniciado.

Los grandes amores están eternamente ligados al destino de la humanidad y es por este motivo por el cual empiezan a surgir diferencias y con ello nuestros propios defectos o virtudes, se engrandecen.

El amor de pareja no puede ser dual, siempre incluye a la humanidad, nuestras dimensiones superiores o seres de Luz como participantes invisibles, de manera que LA SEXUALIDAD ES SIEMPRE TRIUNIDAD. A tal punto esto es verdad que cuando una de los dos miembros de la pareja se desfasa en su amor por la humanidad, en ese instante la pareja a marcado su fatal separación y el final de su maravillosa adhesión.

Todo y cada ser humano, unos ante otros somos espejos en los que podemos vernos tal como yacemos realmente. Esto todavía no lo comprendía completamente pero intuía que se refería a la Presencia del Espíritu Santo del que se habla en todas las religiones.

.

Existía la moral y todas las reglas que rigen a la sociedad marcándonos las pautas de lo que debemos hacer; pero por otra parte, brotó mi individualidad. Comencé a percibir las enseñanzas de Jesucristo de una manera muy diferente a un simple sentimentalismo religioso.

A sí que esa fuerza instintiva que nos lleva a defender a los que son de “nuestra propia sangre”, descubrir que no es un fatalismo irremediable; sino solamente una actitud basada en el miedo a la vida y en una incapacidad de ser NOSOTROS MISMOS. Entonces pude percibir con claridad aquella enseñanza de Jesucristo que dice:

“Quien quiera ser mi discípulo tiene que dejar padre, madre, hijos y hasta su propia vida por seguirme”

Comencé a intuir que necesitaba primero ser feliz para convertirme en un buen padre. Me había estudiado largamente a través de mi carta natal y había experimentado el amenazante fracaso en mi relación de pareja en pos de una apariencia de iniciado dentro de la G.F.U. Estaba llegando a caras conclusiones en mi vida donde la sociedad y la moral no iban a estar de acuerdo conmigo. Porque desde el punto de vista de la individualidad los códigos jurídicos son convenientes para mantener un orden social, pero no necesariamente para hacer feliz al individuo en particular. En general las leyes jurídicas son buenas y necesarias, pero en particular cuando alguien, por ejemplo, encuentra al Cristo-Virgen en su propio estado de conciencia ya no pueden funcionar igual.

No significa que no sirvan porque no puede estar completamente mal lo que la gente en general hace obedeciendo a sus necesidades de acuerdo a su instinto de supervivencia, y además, no se les puede forzar a que se comporten como individuos cuando pertenecen a una corriente de vida basada naturalmente en “la fuerza de la sangre”.

No obstante como individuos todos podemos darnos cuenta que cada uno de nuestros hijos, al igual que cada uno de los padres es un individuo y lo fundamental para que haya una sociedad feliz es que cada cual se conozca a si mismo y logre una felicidad verdadera.

Como esto no es posible cuando no estamos preparados para ello entonces solamente como individuos podemos darnos cuenta que las leyes jurídicas en general muchas veces cometen injusticia, por ejemplo, en la realidad, muchas son las veces que los hijos son rehenes de sus padres que los usan en una guerra entre la pareja. También suelen usarse para que una mujer arruine la vida de un hombre por el solo hecho de que tuvo un hijo con ella y entonces “el culpable” debe de mantenerla toda la vida.

Desde la perspectiva del individuo esto es totalmente injusto, pero desde la de un bienestar social y de una mujer que siendo más débil sufre abuso, eso es correcto.

Así podemos irnos dando cuenta que cuando nos convertimos en individuos hay cosas correctas o incorrectas, sin que la sociedad con todas sus leyes jurídicas y sociales o religiosas pueda ayudarnos. Lo que para ellos es correcto para nosotros ya es incorrecto.

Con una humanidad “medio preparada” provoca que haya personas que se creen más listas que otras en un sentido meramente exterior de modo que pueden permitirse abusar de los más débiles valiéndose precisamente de las “ leyes”.

Tuve que darme cuenta de esto inmerso con mi delicada posición como padre de cuatro hermosos hijos, aún bastante pequeños, (el mayor tendría unos cuatro años).

Pero en medio de toda esta responsabilidad social y humana, iba a encontrar también la mujer de mis sueños, entonces ¿Qué iba a vencer dentro de mi vida; mi amor por ella o una ciega obligación para con mis hijos?

Estaba llegando al punto en que tenía que SABER definir como individuo como acatar las enseñanzas de Jesucristo en mi Sendero, y como es natural, tenía que hacerlo desde una perspectiva madura y de ninguna manera superficial.

Indiscutiblemente una relación de pareja y sobre todo si hay hijos de por medio, debe ser para siempre, pero la humanidad no es perfecta y por lo tanto tampoco sus leyes, entonces: “Que lance la primera piedra el que este libre de error”.

Nadie podemos ser buenos padres sin entrar a la experiencia de una realización integral. De otra manera seríamos, como ocurre con muchos, una apariencia del “buen padre” o de “buena madre”.

Tampoco se trataba de, por debilidad o vicios, “votar” a los niños. Pero comprendí categóricamente que los matrimonios basados en función de los hijos generalmente es porque han tenido una idea o decisión errónea que ni hace felices a los padres ni a los hijos. Esta había sido mi experiencia con mis propios padres que en razón de los hijos se quedaron juntos y sin embargo, no por eso lograron verdaderamente ser felices. Pero además, si no nos conocemos a nosotros mismos no vale la pena dejar una familia para iniciar otra porque se continuará la cadena de infelicidad.

Pero además de toda esta maduración de mis ideas me estaban llamando fuerzas superiores y nacía en mí un profundo amor a la humanidad más allá de todo lo que pudiera atarme en este mundo.

Cuando la sociedad va dando el lugar correcto al desarrollo de cada individuo, empieza a descomplicar sus leyes y entonces ocurre que la familia es sustentada por la individualidad de cada uno de sus miembros, de tal forma que si por ejemplo, dos personas dejan de amarse no por esto están obligados a vivir juntos porque tuvieron un hijo. Ni uno está obligado a mantener de por vida a otro solamente porque alguna vez le amo.

Y como el hijo que nace tiene todo el derecho a ser feliz se va a ir con el padre o la madre que les dé su amor y esté en posición de otorgarle una seguridad económica mínimamente elemental. Si uno de ellos tiene la capacidad económica y el otro está en disposición de quedarse con el niño eso es lo correcto. Pero si uno tiene la capacidad económica y al niño le hace mejor quedarse con aquel, entonces eso es lo correcto.

Este tipo de actitudes estaba fructificando en mi pero todavía no eran claras, luchaba entre lo que debía hacer; así que la fuerza de esta mujer que era mi alumna en la escuela de naturismo me empezó a definir como individuo.

LA ELEGIDA
Hacia el final de la relación con la madre de mis hijos, ella comenzaría a frecuentar como una colegiala a uno de nuestros amigos dedicados a la terapia llamada reflexología. Este compañero era un buen curador de enfermedades declaradas como incurables.

También por estos días nos topamos con un incorregible hippie acuariano que se promocionaba como vendedor de unos terrenos en La Marquesa, prometiendo cumplir el sueño de llegar a formar una comunidad de la nueva era en pleno bosque. Sería un centro “de sabiduría” o mejor dicho, de fantasías misticoides según pude irlo comprobando.

Así que ella, con el pretexto de que tenía que ver uno de estos terrenos que vendían en la zona de La Marquesa insistió en ir con ese vendedor a que se los mostrara. No confiaba en ella pero no sabía ya que era bueno dentro de todo esto estando como estaban, muertas ya todas mis ilusiones de pareja.

Como me noto desconfiado opto por llevarse al niño grandecito. Cuando regreso podía imaginarme lo que había ocurrido, siendo ella como era y encontrándose en ese lugar alejado de la gente. No me intereso discutirlo.
Mientras tanto las dos o tres veces a la semana que tenía que ir a la escuela de naturismo para dar mis clases y ver como estaban los alumnos, mi alumna preferida y yo nos poníamos de acuerdo para esperarnos en la salida y charlar. Eran tardes espléndidas que se iban llenando de gozo y luz. Comíamos juntos y a veces platicábamos mientras la acercaba un poco a su casa.

Era casada y su esposo tenía un trabajo debido al cual solamente podía estar seis meses en la ciudad de México y seis meses tenía que irse a un lugar de la provincia que le asignará la empresa. Él se dedicaba a las comunicaciones y ella sospechaba con fundamento que en esos seis meses se la pasaba con varias mujeres.

Me pareció muy interesante cómo esta mujer vivía algo muy similar a como se cuenta que lo hacía, según la mitología griega,
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   40

similar:

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de la luz interior james redfield & carol adrienne 1996

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconResumen el presente proyecto es una iniciativa que busca la inclusión...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconEn busca de los presupuestos normativos de la imputación objetiva

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconImpensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconNuevas tendencias de mercadotecnia dan los resultados que usted desea

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLa Bombilla de Luz Incandescente ¡y se hizo la luz!

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLos colores son las acciones y los sufrimientos de la luz” (J. W. V. Goethe)

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconLas ondas de luz son una forma de energía electromagnética y la idea...

El sabio busca la luz y los locos se la dan iconFilosofando entre genios y locos americo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com