Nota preliminar




descargar 1.97 Mb.
títuloNota preliminar
página60/60
fecha de publicación10.02.2016
tamaño1.97 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   52   53   54   55   56   57   58   59   60
de Casiodoro de Reina, que es la que utilizamos nosotros. (N. del T.).

41 —Die Reden Gotismo Buddhos aus der mittteren Sammiung Majihimamkayo des Pali-Kanons, übersetzt von Kari Eugen Neumann (R. Piper & Co., München, igaa);" Vol. I, págs. 122-123 & 634-635.

42 —"Nada puede ser tan enérgico como el lenguaje de los Padres de la Iglesia hacia el Siglo Quinto al hablar del secreto en que debía guardarse el credo. Este debía haberse tomado del santo y seña que utilizaban los cristianos para reconocerse entre si. Esta es la explicación más probable. San Agustín dice: 'No debéis escribir nada sobre nuestro credo porque Dios dijo: "Pondré mi ley en sus corazones y en sus mentes la escribiré". Por eso el credo se aprende escuchándolo, y no se escribe en tablas ni en ninguna substancia material, sino en el corazón'.

"Por lo tanto no es de extrañar que no haya ninguna prueba de algún credo reli­gioso sino hasta fines del Siglo Tercero". (Fragmento de La Historia de los Credos Religiosos, de J. R. Lumby. D. D '(Deighton Bell & Co). 1887, págs. 2 & 3.

43

44 —El Catecismo Budista (1915), p. 49, por Henry S. Olcott.

45 —La palabra "escándalo", es la traducción de la palabra griega σκάνδαλον. En eslavo eclesiástico y en ruso esta palabra se traduce como "seducción", que se acerca más al significado de la palabra griega. Otras traducciones posibles son "corrupción", "descarriamiento", "embaucamiento". Si quisiera comprenderse mejor el texto podría substituirse, según la ocasión, la palabra "escándalo", por las palabras "seducción" o "corrupción" y "escandalizar" por "seducir" o "corromper". El significado entonces queda claro.

46 —Pentáculo. Estrella de cinco puntas.

47 .—El filósofo y místico francés del Siglo XVII, Saint Martín (Le Philosophe Inconnu), llamó a su libro principal Tableau Naturel des Rapports qui existent entre Dieu, 1'Homme et 1'Univers. El libro consta de 22 capítulos dedicados cada uno a comentarios sobre las 33 cartas principales del Tarot.

48 —L´impositíon des mains et la medecine philosophale. (Paris, Chamuel éditeur, 1897), pp. 146-7.

49 —Transcendental Magie, its Doctrine and Ritual, por Eliphas Lévi. Traducida, anotada y con una introducción por Arthur Edward Waite (William Rider & Son, Londres, 1923).

50 -Transcendental Magic, its Doctrine and Ritual, págs. 463, 479, 480.

51 . —Histoire de la Magie du Monde Sumaturel et de la Fatalité a troven les tempt et les peuples, par P. Christian, págs. 112-113. (Paris, Fume Jouvet & Ge., éditeurs).

52 —Le Symbolisme Hermétíque, par O. Wirth, págs. 38-40 y 83 (Publicatíons initiatiques).

53 .—Au Seuil du Mystére, par Stanislas de Guaita (nouvelle éáition, Georges Carré, éditeur, Paris, 1890), pp. 176-177.

54 .—Además de esto encuentro que es necesario señalar que en 1911, cuando escribí El Simbolismo del Tarot, tenía yo el juego de Tarot inglés moderno, que había sido diseñado nuevamente y en muchos casos alterado de acuerdo con la inter­pretación teosófica. Sólo en algunos casos en los que los cambios me parecieron completamente infundados y alejados de la idea, como por ejemplo en la carta o (El Bufón), utilicé el Tarot de Oswald Wirth como aparece en el libro de Papus, Le Tarot des Bohémiens. Posteriormente escribí unas nuevas descripciones de acuerdo con las cartas antiguas y el Tarot de Oswald Wirth.—P. O.

55 .—El Tarot de los Bohemios, por Papus, traducido al inglés por A. P. Morton. Segunda edición revisada con un prefacio de A. E. Waite. Capitulo XXI, p. 338. (William Rider & Son. London, 1919).

56 —Así Hablaba Zaratustra (El Convaleciente).

57 Por ejemplo. Viejas Hojas de un Diario de H. S. Olcott, Tomos II y III.

58 Por ejemplo, Fakiré und Fakirtum, de Richard Schmidt.

59 —El Evangelio de Ramakrishna, publicado por The Vedanta Society, New York, 1907, pág. 419.

60 —La palabra "prieliesti" es la traducción de la palabra griega πλάνη, tenta­ción, seducción. Pero la palabra prieliesti además de su primer significado, "ten­tación", tiene un gran número de asociaciones relacionadas con su segundo sig­nificado, "encanto" o "belleza". En la traducción inglesa he dejado la palabra "be­lleza" ("beauty"). (Nosotros la conservamos en la misma forma. N. del T.) porque expresa mejor el significado que se da a esta palabra en el Dobrotolubiye y en "Las Narraciones de un Peregrino". También muestra claramente el carácter de las experiencias preferidas en el seudo-ocultismo, y a veces en el misticismo católico, es decir, su "belleza" externa y formal contrapuesta a su significado y contenido interno.

61 —El trabajo diario asignado a cada monje por el abad.

62 —Tales como la oración de Jesús, el Ave María, la oración por los muertos, la oración por los vivos, etc.

63 —B. Zaitseff, Athos, Y.M.C.A. Press (en ruso). París, 1928, págs. 32-34.

64 —Edición inglesa por Harcourt. Brace and Company, New York,1949.

65 —Al hablar de la literatura sobre los sueños no considero el llamado Psico­análisis, esto es, las teorías de Freud y sus seguidores, Jung, Adler, etc. La razón de esto es que, en primer lugar, cuando empecé a interesarme en los sueños, el Psicoanálisis no había hecho aún su aparición, o empezaba apenas a darse a conocer y, en segundo lugar, me fui convenciendo poco a poco de que no hay y no había en el Psicoanálisis nada de valor, nada que me hiciera cambiar la más pequeña de mis conclusiones, aun cuando todas ellas invariablemente son con­trarias a las del Psicoanálisis.

Con el objeto de no volver nuevamente a esta cuestión quiero hacer notar aquí que otros aspectos del Psicoanálisis, además del fallido intento de estudiar los sueños, son igualmente débiles y a menudo nocivos, porque prometen mucho y hay gentes que creen en estas promesas y, debido a esto, pierden completamente la habilidad de distinguir entre lo real y lo falso.

El único servicio que el Psicoanálisis ha rendido a la Psicología, tomado en con­junto, es una formulación precisa del principio de la necesidad de hacer cada vez más observaciones en regiones que hasta hoy no habían entrado dentro de la materia de estudio de la Psicología. Pero es exactamente en este principio en el que el Psicoanálisis mismo ha fracasado en su trabajo porque, habiéndose apoyado en las primeras etapas de su existencia en una serie de hipótesis y generalizaciones muy dudosas, en la etapa siguiente las convirtió en dogmas y en esta forma detuvo toda posi­bilidad de avance en su propio camino. La especifica terminología "psicoanalitica" que se ha originado de estas hipótesis hechas dogmas y que se ha convertido en una especie de jerga nos ayuda a reconocer a los partidarios del Psicoanálisis y a sus seguidores, no importa cómo ellos se llamen a si mismos y no importa los esfuerzos que hagan para negar la conexión entre diferentes escuelas y direcciones del Psico­análisis y su origen a partir de una fuente común.

El rasgo característico de esta jerga psicoanalitica lo constituye el hecho de que está formado de palabras que se refieren a fenómenos no existentes aceptados por los seguidores del Psicoanálisis como existentes. Sobre la existencia imaginaria de estos fenómenos y sobre sus relaciones imaginarias entre unos y otros el Psicoanálisis ha construido un sistema considerablemente complicado y que se asemeja mucho a la "Filosofía Natural" de principios del Siglo XIX o a los sistemas medievales que con­sistían en la descripción y en la clasificación de fenómenos no existentes como, por ejemplo, numerosas demonologías de gran exactitud y detalle.

El aspecto cómico del Psicoanálisis, como enseña el estudio de su historia, es que todos los rasgos principales del más reciente Psicoanálisis fueron deducidos por el Dr. Freud a partir de la base de observaciones sobre un caso tomado allá por los ochenta del Siglo pasado. Estas observaciones sobre un paciente hembra forman toda la base del Psicoanálisis y de todas sus teorías y, lo que es especialmente interesante, estas observaciones fueron hechas usando un método más tarde condenado por el mismo Freud. El método consistió en hipnotizar a la paciente y en plantearle pre­guntas acerca de ella misma que no podría contestar en estado normal. Como se ha comprobado con incuestionable exactitud, tanto antes como después de este expe­rimento, este método no puede conducir a nada porque al persistir en preguntas de esta clase o bien el hipnotizador sin saberlo provoca las respuestas por sugestión al sujeto hipnotizado o bien el sujeto hipnotizado inventa teorías fantásticas y dice historias imaginarias. En esta forma se encontró el famoso "complejo padre", el que a su vez llevó consigo el "complejo madre" y más tarde toda la caja de trucos, el "complejo de Edipo", etc.

Los principales aspectos referentes a este lado tragicómico del Psicoanálisis pueden encontrarse en un libro de Stefan Zweig, uno de los principales apologistas de Freud. Afortunadamente el autor presenta estos aspectos obviamente sin darse cuenta en absoluto de su significado.

La tendencia posterior del Psicoanálisis consiste en llamarse a si mismo Psico­logía y en hablar en nombre de la Psicología en general.

El aspecto divertido de esto es que, bajo la máscara de la Psicología, el Psico­análisis ha penetrado dentro de los dominios de la ciencia universitaria en varios países y forma parte del ciclo obligatorio de estudios en algunas escuelas y faculta­des de Medicina, de modo que los estudiantes se encuentran obligados a pasar exámenes de todo este embrollo.

El indudable éxito del Psicoanálisis en el pensamiento moderno se explica. por la pobreza de ideas, la vacilación de los métodos y la completa ausencia de incli­nación hada toda aplicación práctica de sus teorías por parte de la Psicología —que continúa dentro del terreno científico— y, sobre todo, por la dolorosa falta de un sistema general.

La popularidad del Psicoanálisis en ciertos círculos literarios y artísticos y entre cierta clase de público se explica por la justificación y la defensa que el Psicoanálisis hace de la homosexualidad.

66 —"Ventana" es el nombre que se da a un pequeño lugar, algunas veces da unos cuanto; metros de ancho, de fango muy espeso en un pantano ordinario.

67 —"Le sommeil et les rêves, études psychologiques sur ces phénomenes," por L. F. Alfred Maury, Paris, Didier et Cie., éditeurs, 1861, pp. 133-134.

68 —Escuela del gobierno para muchachas privilegiadas, del tipo establecido en Rusia en el Siglo XVIII, con el carácter de los conventos franceses.

69 —Capitulo XI.

70 —Véase al pie de la pág. 283, Capitulo VI.

71 Con la misma intención usan los Huicholes de México un bebedizo hecho de peyote (Lophophora williamsii).

72 —"En los voluminosos registros de la iglesia de Nuestra Señora, que van más allá del Siglo XII, no hay una sola palabra acerca de la construcción de la catedral. Según las crónicas del periodo anterior al Gótico las bibliotecas de los monasterios estaban llenas de descripciones de la construcción de sus edificios y de las biografías y alabanzas de. sus constructores. Pero con el advenimiento del periodo del Gótico repentinamente todo quedó en silencio. Hasta el siglo XII no se encuentra mención de ninguno de los arquitectos." (De un libro de Viollet-le-Duc).

73 —Como un ejemplo de libro de texto de Física del que pueden hacerse citas, el autor ha tomado el Libro de Texto de física (en ruso), 5º edición en cinco vo­lúmenes, Berlín, 1923), del Prof. O. D. Chwolson. Este libro no es ni mejor ni peor que cualquier otro libro de texto de Física y puede muy bien ser tomado como un ejemplo de las opiniones y puntos de vista de los libros de texto. Incluso es mejor que muchos otros libros por la imparcialidad que el Prof. Chwolson muestra hacía­ las nuevas teorías.

74 —El autor vio alguna vez una película cinematográfica de movimiento rápido de la Plaza de la Concordia, en la que aparecían automóviles corriendo de todas di­recciones y en todas direcciones. Y la impresión era exactamente como si los automó­viles chocaran violentamente uno con otro a cada momento y salieron disparados en nuevas direcciones, permaneciendo al mismo tiempo en la plaza y sin salir ni un momento de ella.

75 —La teoría electro-magnética de los campos de gravitación más reciente dogma­tiza el segundo punto de vista.

76 —Vol I, p. 183.

77 —Para la descripción detallada del experimento de Michelson y Morley ver el American Journal of Science (Tercera Serie), 1887, Vol. 34, págs. 333 y sigtes.

78 —Vol. 1, pág. 9.

79 —A. Einstein. Relativity, the Special and the General Theory. Traducción in­glesa de R. W. Lawson, 4ª Edición. Methuen & Co., Londres, págs. 55, 56, 57.

80 —Sobre la Naturaleza física del Espacio.

81 —Ibid.

82 —Ibid.

83 —Ibid.

84 —Esto es, el principio de la relatividad de las velocidades en la Mecánica clásica.

85 —La acción es determinada como la energía multiplicada por el tiempo (Chwolson).

86 —El presente capitulo en sus líneas esenciales fue terminado en 1913. La primera parte fue escrita más tarde, pero al hacer un estudio sobre el estado actual de la Física no traté de ponerlo al día y de mencionar todas las teorías que hasta ese momento habían aparecido, porque ninguna de ellas cambiaba nada de mis principales conclusiones. La exposición más completa de las teorías sobre el espacio podrá encon­trarlas el lector en el libro del Prof. Eddington, Space, Time and Gravitation, especialmente en el capitulo "Clases de Espacio". Al principio de este capitulo el Prof. Eddington cita a W. K. Clifford (1845-1879), quien escribió en su libro Common Sense of the Exact Sciences (El Sentido Común de las Ciencias Exactas):

"El peligro de la aseveración dogmática de que un axioma basado en la experien­cia de una región limitada es válido universalmente aparecerá hasta cierto grado claro al lector. Puede llevamos a pasar por alto o, cuando es sugerida de inmediato, a rechazar una posible explicación de los fenómenos. Las hipótesis de que el espacio no es plano, y también, de que su carácter geométrico puede cambiar con el tiempo, pue­den o no pueden estar destinadas a jugar un papel muy importante en la Física del futuro; y sin embargo no podemos rehusarnos a considerarlas como explicaciones posibles de los fenómenos físicos, porque puedan ellas oponerse a la creencia dogmática en la universalidad de ciertos axiomas geométricos, creencia que se ha originado por siglos de adoración ciega al genio de Euclides".

Esto puede tener una conexión con la idea de la heterogeneidad del espacio.

87 —Nietzsche trata de demostrar la necesidad de la repetición en el espacio ¿euclidiano y en el tiempo ordinario, es decir, uni-dimensional. Su comprensión de la idea de la repetición era que en alguna parte del espado infinito del universo debía repe­tirse una tierra exactamente como aquella en la que vivimos. Y entonces las mismas causas darán origen a los mismos efectos y como resultado habrá un cuarto en alguna parte, exactamente igual a aquél en el que estoy sentado, y en ese cuarto un hombre exactamente como yo con una pluma igual escribirá lo que yo estoy escribiendo ahora. Una construcción como esta es posible sólo con una forma ingenua de concebir el tiempo.

Nietzsche demuestra la necesidad de la repetición burdamente en la siguiente forma. Según él, si tomamos un cierto número de unidades y examinamos sus posibles combinaciones, las combinaciones que ocurrieron alguna vez están destinadas a volver en el curso del tiempo. Si el número de unidades es grande, las repeticiones serán más frecuentes, y si el número de unidades es infinito, todo esta destinado a repetirse.

Esto es de hecho erróneo simplemente porque Nitzsche no ve que el número de combinaciones posibles aumentará en una proporción mucho mayor que el número de unidades. Y en consecuencia el número de repeticiones posibles, en lugar de aumentar, disminuirá. Por lo tanto, con un cierto número de unidades, ni siquiera infinito, sino meramente grande, el número de combinaciones será infinito y la probabilidad de repetición será igual a cero. Dado un número infinito de unidades aun la posibilidad de repetición no puede ser aceptada.

88 —Texto griego:



89 —Orígenes, πεςί Αςχών, Libro II, Capitulo III. De la traducción inglesa del Rev. Frederick Crombie (T. & T. Clark, Edinburgh, 1878), Vol. I, p. 84.

90 —"Un Héroe de nuestro Tiempo", de M. Y. Lermontoff, 'Bela'.

91 —"Un Héroe de nuestro Tiempo", de M. Y. Lermontoff, 'Bela'.

92 —Palabra rusa intraducible, que significa en su primer sentido vida (en relación con las formas externas); en su segundo sentido, como se usa en la literatura, vida en formas firmemente establecidas: byt de los campesinos, byt de los comerciantes, byt de los terratenientes; 'circunstancia de byt'.

La palabra byt se usa muy frecuentemente en conexión con el teatro: obra pyt, actor byt (diferente de un actor de carácter), voz byt, entonaciones o inflexiones byt.

93 —Palabras que el Emperador Nicolás II usó por error al recibir a los represen­tantes de los "zemstvos" y pueblos en 1895.

94 —Esta cuestión es tocada por el autor en una novela, 'Una Extraña Vida de Juan Osokin'.

95 —La leyenda del "Judío Errante" (o el "Judío Eterno") se refiere al hombre a cuyas puertas Jesús quiso descansar cuando llevaba la cruz, y que le gritó: "¡Camina más aprisa!" y fue maldecido por Jesús para errar eternamente, sin tener ninguna posibilidad ni de morir ni de descansar. La leyenda ha sido conocida en la literatura desde principios del Siglo XVII. Hay otra versión de ella que existía ya en el Siglo XIII.

96 —Las siguientes citas han sido traducidas del texto ruso. Las Leyes de Manú. La traducción del sánscrito, de S. D. Elmanovitch, publicada por la Sociedad de Orien­talistas rusos en San Petersburgo, 1913.

97 Un mozo amaba a una doncella,

Pero ella prefería a un otro,

Quien a otra doncella amaba... — Heinrich Heine.

98 —Ver el Capitulo IV.

99 —Los Treinta y Dos Signos del Buda. "Jatakamala", por M. M. Higgins, Colombo (1914).

Los Treinta y Dos Lakshana, Suddhanna Pundarika. Le Lotus de la Bonne Loi (pp-553-630), Burnouf.

Los Treinta y Dos Signos de la Perfección. Dhanna Samgraha (p. 53), Kinjiu Kasawara y Prof. Max Müller.

1   ...   52   53   54   55   56   57   58   59   60

similar:

Nota preliminar iconNota preliminar

Nota preliminar iconInforme Preliminar

Nota preliminar iconPresentación Preliminar

Nota preliminar iconInforme preliminar

Nota preliminar iconInvestigación preliminar

Nota preliminar iconPrograma preliminar

Nota preliminar iconTitulo preliminar

Nota preliminar iconPrograma Preliminar

Nota preliminar iconPrograma preliminar

Nota preliminar iconVista preliminar de la sección


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com