Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso




descargar 348.36 Kb.
títuloProcesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso
página3/10
fecha de publicación08.03.2016
tamaño348.36 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

FORMAS DE COMUNICACIÓN HUMANA



Noción de signo
Una realidad particular puede ser representada por una variedad casi infinita de señales, tantas como podamos crear y fijar arbi­trariamente. Este tipo de señal, aprendida, condicionada histórica­mente y arbitraria se denomina signo (Salazar y col., 1992). Tal como lo señala Humberto Eco (1981) : “signo es cualquier cosa que pueda considerarse como substituto significante de cualquier otra cosa” de modo tal que ese cualquier otra cosa no debe necesariamente existir ni debe subsistir de hecho en el momento en que el signo la represente.
Una de las reformulaciones más recurrentes es el llamado triangulo de Orden y Richards, representado en la figura 5.3.5.
Figura 5.3.5 : Triangulo de Orden & Richards

Tomando las palabras del Profesor Álvaro Cuadra (1996), resulta claro que el significante es de orden material, es lo que nos resulta perceptible del signo, es el plano de la expresión. Es el signo en su materialidad la que se asocia a un significado o concepto o idea mental de las cosas. El nexo que un significante con un significado se llama significación y es lo que constituye un verdadero signo.
Hay signo cuando hay un significante que se asocia a un significado. Dicha asociación es convencional. Pensemos en el significado o idea mental perro, pues bien, no hay ninguna razón para que dicha idea se exprese como doq o chien o perro. El contenido o significado del signo puede aludir a ciertos objetos de la realidad: en tal caso hablamos de un proceso de designación, esto es: el proceso mediante el cual un contenido mental se a asocia a un objeto o hecho de la realidad. El objeto mismo recibe el nombre de referente.
El significante, según señalamos, es la parte perceptible del signo: ¿y qué ocurre con signos que nos dicen nada?. El signo se diferencia de una mera señal en que ésta se transmite como un estímulo y provoca una reacción; ahora, una reacción no es significación. La señal es todo estímulo sin capacidad significante; por eso se dice que actúa sobre el destinatario. Entre dos máquinas, por ejemplo, puede haber paso de señales que impliquen una cantidad de información, pero no hay comunicación ni significación.

Tipos de signos
Una tipología elemental de los signos nos lleva a las siguientes consideraciones. En primer lugar, están las señales o estímulos no significantes; dichas señales se relacionan con nuestras posibilidades perceptuales; así distinguimos señales acústicas, olfativas, táctiles, visuales o bien sabrosas. Sólo en la medida en que dichas señales se asocien a un cierto contenido podemos hablar de signos. El primer tipo de signos a considerar es aquel que nace de una interpretación que hace el sujeto de una señal. Este tipo de signo aparece frente a señales sin ninguna intención comunicativa; por ejemplo, nubarrones negros en el cielo, lo podemos asociar con lluvia o tormenta, pero, por cierto, la naturaleza no nos quiere comunicar nada, nosotros interpretamos los signos. A este tipo de signos los llamaremos indicios. El significante de un indicio es una señal que se asocia a un significado posible. La fiebre, por ejemplo, y en general los síntomas médicos, son indicios en la medida que evidencian ciertas posibles patologías que se asocian a tales síntomas. En definitiva, la fiebre tiene varias causas posibles. Indicios claros son, las huellas de animales en la jungla o una cabeza con canas, en ambos casos es posible inferir ciertas causas, la edad o la presencia del animal.
Distinguiremos dos tipos de signos intencionales, según sea la relación entre el significante y el significado.
Llamaremos símbolo a los signos en que el significante y el significado guardan entre sí una relación de significación motivada y, por lo mismo, inexacta. Tal es el caso, por ejemplo, de la cruz cristiana. Entre la cruz y el cristianismo existe una relación motivada, no es en absoluto casual o gratuito el símbolo de la cruz (Cristo murió en la cruz), pero, es evidente que todo lo que implica el cristianismo no se agota en el símbolo de la cruz, esto es: el símbolo es inexacto.
Reservaremos el título de signo, en un sentido estricto, para los signos inmotivados y exactos. El mejor ejemplo lo constituye el signo lingüístico, la palabra. El significante y el significado en el caso de una palabra no guarda ninguna relación necesaria.
Noción de código
Todo código supone un número de signos y ciertas reglas de combinación. El compartir el significado de los signos de ma­nera independiente o combinada y el manejo de las reglas de combinación es lo que permite la comunicación.
A nivel humano, como ya se ha señalado, los estímulos de cualquier modalidad senso­rial pueden actuar como signos para conformar un código. Existen diversos códigos según el tipo de signo utilizado, su estructura, la función o finalidad del proceso de comunicación. Por ejemplo, citando nuevamente a Humberto Eco (1981), éste distingue los códigos perceptivos, de reconocimiento de trasmisión, tonales, icónicos, iconográficos, del gusto y la sen­sibilidad, retóricas, estilísticos y códigos del inconsciente.
La selección del código depende de varios factores; entre ellos:


  • La finalidad de la comunicación: trasmisión de conoci­mientos, afectos, expresividad, conducta lúdica o persuasiva.




  • La temporalidad: si se desea que el mensaje perdure o no. Podrá adaptarse, por ejemplo, una expresión conductual, o por el contrario, seleccionar una representación pictórica.




  • La situación:




  1. Características especiales: distancia y ubicación de los ele­mentos del sistema. Puede tratarse de un arreglo que permita la comunicación auditiva y no la visual, o por el contrario, que sólo sea posible la escrita.




  1. Número de elementos (emisores y receptores). El comuni­carse con un millar de personas determina la elección de un código diferente al que se utilizaría en una situación de pequeños grupos cara a cara.




  1. Contenido del mensaje. La estructura, forma y contenido del mensaje. El contenido posee un elemento de complejidad que restringe el código a utilizar u obliga a incluir elementos redun­dantes para garantizar su comprensibilidad.




  1. Condiciones generales del sistema y sus elementos. Una comunicación de tipo emocional se codifica de manera diferente a una de tipo lúdico. El estado de los elementos, sus condiciones internas, la percepción social, los mecanismos de atribución, deter­minan la elección del código. Condiciones de tipo situacional exis­tentes en el momento de la comunicación imponen restricciones respecto a las formas de expresión. Factores relacionados con la posición social, relaciones de orden jerárquico entre los miembros del sistema, la función desempeñada, etc., y factores de naturale­za social e histórica cuando se trata de procesos globales de tipo cultural.


Por otra parte, para expresar el mensaje podemos valernos de dos tipos fundamentales de actos:


  • Las producciones permanentes o relativamente permanentes: Por ejemplo, los objetos, construcciones arquitectónicas o monumen­tales, plásticas o pictóricas, gráficas, sonoras o visuales. El mensaje se plasma en un objeto o producto que expresa su contenido mientras no se deteriore el soporte material. El acceso puede ser directo (mediante la simple percepción de la obra) o indirecto (con empleo de algún sistema de descodificación, por ejemplo, escuchar una grabación).

Este tipo de comunicación está condicionado a los desarrollos tecnológicos y a las condiciones sociales generales.


  • Actos comunicativos. En sus relaciones cara a cara o en los con­tactos interpersonales utilizamos conductas que representan signos compartidos y permiten la comunicación. En general, podemos dis­tinguir dos niveles:


Comunicación vocal

Comunicación no vocal
La primera incluye la emisión de sonidos, que pueden ser reflejos, articulados (lingüísticos) o no articulados (paralingüísticos) .
La comunicación no vocal comprende los gestos, posturas, movimientos, mímica, pantomímica, distancia interpersonal, etc.
En general, los psicólogos hacen una gran división entre co­municación verbal y no verbal. La primera incluye los fenómenos del lenguaje, la segunda incluye tres áreas: proxémica, kinésica y paralingüistica. Examinaremos a continuación ambas modalidades.
La comunicación verbal: el lenguaje
El lenguaje debe considerarse como un producto social y forma parte de las señales aprendidas que permiten la comunicación entre los seres humanos.
En este ámbito se distinguen los siguientes conceptos: el len­guaje, el habla, la lengua y la palabra.


  • Lenguaje: es un conjunto completo de procesos resultantes de la actividad psíquica determinada socialmente que hace posible la adquisición y el empleo de la lengua, se trata de un proceso, una función, un instru­mento de naturaleza social. La lengua es el sistema gramatical, lexical y fonético, es un hecho objetivo, externo a la persona, pro­ducto de las convenciones sociales de naturaleza lingüística .




  • Habla: es el acto particular, individual, de emplear el len­guaje. Es la forma peculiar de utilizar el lenguaje por parte de un sujeto.




  • Palabra: Es utilizada por algunos autores para referirse a al habla. Para otros, la palabra es sólo el mecanismo psicofísico de emisión.


Se puede adoptar la división de Saussure (señalado por Salazar y col. (1992): el lenguaje se estruc­tura en la lengua y en la palabra. La primera es abstracción, la segunda el acto concreto de utilización del lenguaje. En conse­cuencia, distinguimos tres niveles en el lenguaje: un elementos objetivo, la lengua, que se da a los individuos de un mismo con­texto social; un proceso dinámico, de naturaleza eminentemente social, que es el lenguaje, y un hecho concreto, a nivel individual: el habla (conducta verbal). Los tres aspectos se funden en uno y sólo son separables para propósitos de análisis.
Conocimiento y lenguaje
La hipótesis del relativismo-lingüístico (Whorf-Sapir). Para estos autores el lenguaje es un proceso que permite organizar la experiencia, categorizar el mun­do objetivo, clasificar y descodificar la realidad. El código verbal secciona, clasifica la realidad externa y permite representarla, manipularla a nivel simbólico. Por tanto, el conocimiento de la realidad depende del lenguaje; éste determina el pensamiento. Percibimos el mundo físico y lo categorizamos mediante palabras, podemos suponer que el pensamiento, al funcionar con esas repre­sentaciones, dependerá directamente del lenguaje. El lenguaje im­pone la forma de combinación de las categorías mediante reglas sintácticas.
La hipótesis de los universales lingüísticos. Diversos estudios han demostrado la existencia de regularidades en una serie de aspec­tos del lenguaje en distintas culturas. Esto ha llevado a postular la existencia de rasgos de tipo universal en el dominio lingüís­tico, y que han servido de evidencia para los partidarios de las tesis innatistas en cuanto a las estructuras y funciones del lenguaje. Chomsky (1965) ha elaborado su teoría a partir del supuesto de un funcionamiento universal de los mecanismos de producción sintáctica, el uso de reglas; distingue universales formales (reglas de construcción) y sustantivos (componentes del lenguaje).
Uno de los aspectos de interés lo constituyen los estudios sobre el simbolismo fonético, que consiste en un proceso de atribución de significados a sonidos en base a sus características estimulativas. El simbolismo fonético universal se refiere al fenómeno de asignar connotaciones simbólicas (significados) a sonidos de la misma manera en distintas culturas. Un ejemplo clásico lo encontramos en el experi­mento de Kohler (1947) (citado por Salazar y col (1992). Al presentarle al sujeto dos figuras (A, B), se le pide indicar cuál de ellas corresponde a cada uno de dos sonidos también sin sentido ("Maluma" "Takete") . Esto se presenta en la figura 5.3.6.
Figura 5.3.6 : Experimento de Kohler


La mayoría de los sujetos designó a la figura A con el nombre de "Maluma" mientras que "Takete" se utilizó para nombrar a la figura B. Este procedimiento se ha seguido con distintos tipos de estímulos y diferentes grupos culturales, encon­trándose alguna consistencia en los mecanismos de denominación. Un tipo de experimento consiste en presentar palabras de lenguas extranjeras al sujeto y asignarle nombres de la lengua propia; los resultados muestran una correspondencia superior a la esperada por azar

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso icon“La comprensión de las estructuras mentales facilitan el desarrollo...

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconLos organismos de derechos humanos, las organizaciones políticas,...

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconEn las industrias de procesos químicos y físicos, así como en las...

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconClasificación de la comunicación en las organizaciones

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconTecao- técnico en administración de las organizaciones- 7º

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconComo todas las actividades encaminadas a revitalizar las organizaciones,...

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconNota editorial de las organizaciones que han publicado la revista en españA

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconLa responsabilidad de las Organizaciones Internacionales (en adelante...

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconProf. Isabel Pastene S. Prof. Pract. Maricel Riquelme r colegio Santa Cruz – Victoria

Procesos psicosociales en las organizaciones prof. Víctor Cabrera Vistoso iconTítulo: La Responsabilidad Social Empresarial Medioambiental y su...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com