Asociación de las naciones unidas venezuela




descargar 427.41 Kb.
títuloAsociación de las naciones unidas venezuela
página5/10
fecha de publicación06.04.2016
tamaño427.41 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

El Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas (UNMAS)

El Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas (UNMAS) fue creado en octubre de 1997 como centro de coordinación de las actividades de las Naciones Unidas en materia de minas. En el plano mundial, este servicio se encarga de la coordinación de todos los aspectos relacionados a las minas dentro del sistema de las Naciones Unidas, con el fin de responder, de forma eficaz y proactiva, al problema de la contaminación por minas. Sobre el terreno, el servicio se encarga de prestar asistencia a las actividades relativas a las minas en el marco de emergencias humanitarias y operaciones de mantenimiento de la paz.

Entre los ámbitos deque se ocupa el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas, cabe destacar:

  • Elaboración y coordinación de políticas;

  • Evaluación y seguimiento de la amenaza planteada por las minas terrestres;

  • Lanzamiento de programas y apoyo a programas;

  • Gestión de la calidad y tecnología;

  • Actividades de denuncia y control del cumplimiento de la Convención; y

  • Movilización de recursos.

Elaboración y coordinación de políticas
El UNMAS se encarga de preparar y ejecutar directivas políticas relativas a todos los temas vinculados con las minas. El principal documento normativo de las Naciones Unidas en materia de minas se titula "Acción y coordinación eficaz en materia de minas: política de las Naciones Unidas" (A/53/496, Anexo II). En este documento se enuncian los principios clave de las actividades de las Naciones Unidas en materia de minas, así como los papeles y responsabilidades de los diferentes componentes del sistema de las Naciones Unidas, por lo que sienta las bases para que las Naciones Unidas aborde el problema de las minas y municiones sin explotar con un enfoque integrado. Como complemento de este documento, se ha elaborado una estrategia quinquenal completa para el período 2001-2005 en que se definen objetivos claros y posibles de alcanzar a mediano plazo para las actividades de las Naciones Unidas relativas a las minas. Estos objetivos constituyen la etapa intermedia antes de la meta final,, a saber: un mundo libre de la amenaza de las minas terrestres. Este documento estará disponible en noviembre de 2001.

Evaluación y seguimiento de la amenaza planteada por las minas terrestres
Una de los cometidos principales de UNMAS es la evaluación y el seguimiento de la amenaza mundial que plantean las minas terrestres. Desde 1997, se han realizado quince misiones de evaluación con el fin de determinar la envergadura y naturaleza del problema de las minas terrestres y municiones sin explotar, y preparar una respuesta apropiada. También se han realizado otras misiones de seguimiento y estudio para apoyar las actividades de mantenimiento de la paz y actividades humanitarias de las Naciones Unidas, y para colaborar además con las organizaciones asociadas. Los informes de evaluación finales se difundieron ampliamente entre los Estados, organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones y entidades, y se presentaron además al público en general, a efectos de promover un común acuerdo acerca de los problemas y necesidades que plantean las minas.

Lanzamiento de programas y apoyo a programas

En las operaciones humanitarias de emergencia y mantenimiento de la paz, el UNMAS se encarga de establecer programas de actividades relativas a las minas, mientras que el PNUD es básicamente responsable de apoyar los programas de creación de capacidad a largo plazo. Hoy día los programas más importantes patrocinados por el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas se ejecutan en Kosovo (República Federativa de Yugoslavia), el sur del Líbano y la zona temporaria de seguridad entre Etiopía y Eritrea. Se está estudiando la posibilidad de realizar otras actividades de emergencia en otras partes del mundo como Angola, Burundi, la República Democrática del Congo y el Sudán. Para apoyar el lanzamiento oportuno y eficaz de estas actividades, se está preparando en estos momentos un programa de respuesta de emergencia, basado en la capacidad de las organizaciones de las Naciones Unidas, los Estados, las organizaciones no gubernamentales y otros operadores.

Gestión de la calidad y tecnología
El UNMAS se ocupa de la gestión de la calidad por conducto del desarrollo, mantenimiento y promoción de normas técnicas y de seguridad para las actividades relativas a las minas. Las Normas internacionales para las actividades humanitarias de remoción de minas, creadas originalmente en 1997, están siendo sujetas a una amplia revisión. Se están actualizando y mejorando con el apoyo del Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra (GICHD). Las nuevas normas internacionales tendrán en cuenta las experiencias adquiridas y las nuevas prácticas, y se ocuparán de ámbitos que no había abordado anteriormente, tales como las actividades de educación y sensibilización sobre minas, la utilización de perros para la detección de minas, la remoción mecánica y la destrucción de existencias.

El UNMAS desempeña también un papel en el campo de la tecnología a través de la reunión y difusión de información apropiada y la elaboración de normas. Se están realizando varios estudios y proyectos junto con el GICHD. El UNMAS también apoya el Foro Tecnológico de Desminado y el Proyecto Internacional de Ensayo y Evaluación.


Actividades de denuncia y control del cumplimiento de la Convención
Con el fin de eliminar la amenaza que plantean las minas terrestres, el UNMAS apoya activamente tanto la Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción, así como el Protocolo Enmendado sobre prohibiciones o restricciones del empleo de minas, armas trampa y otros artefactos (Protocolo II) de la Convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales. El UNMAS alienta a todos los Estados Miembro a adherirse a estas iniciativas internacionales y está dispuesto a brindar el apoyo y la asistencia necesarios para lograr la plena aplicación de todas las obligaciones establecidas en virtud de las Convenciónes.
Movilización de recursos
La movilización de recursos es esencial para el éxito de las actividades de las Naciones Unidas en materia de minas, ya que la gran mayoría de las mismas se financian con las contribuciones voluntarias de donantes. Como centro de coordinación de las actividades relativas a las minas de las Naciones Unidas, el UNMAS coordina los esfuerzos de movilización de recursos y administra el Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias (VTF) para prestar asistencia a la remoción de minas. A efectos de informar a los donantes acerca de las necesidades de las actividades relativas a las minas, se prepara un Informe anual consolidado de proyectos de actividades relativas a las minas. En este informe se incluyen breves descripciones y los requisitos presupuestarios de todos los programas y proyectos de las Naciones Unidas en la materia.


Desminado, marcación y realización de mapas

La remoción de minas es uno de los componentes fundamentales de las actividades relativas a las minas y el más identificable dentro de las actividades relacionadas con estas. En sentido amplio, incluye la realización de estudios, el trazado de mapas y la señalización de los campos minados, así como la remoción de las minas de la tierra y los explosivos sin detonar. Este tipo de actividades también recibe el nombre de desminado.

La remoción de minas es esencial para que las comunidades puedan volver a utilizar plenamente sus tierras. En muchas situaciones, la remoción de minas es un requisito previo para que los refugiados y otras personas desplazadas internamente durante una guerra puedan regresar a sus hogares, así como para que se pueda prestar asistencia humanitaria, pueda reconstruirse el país y se logre un desarrollo sostenible. Pese a que las operaciones de remoción de minas llevadas a cabo de conformidad con las normas internacionales son costosas, los estudios más recientes han demostrado que no sólo permiten la recuperación social de las comunidades afectadas, sino que pueden justificarse basándose meramente en el análisis de los costos y los beneficios.

Los estudios y la recabación de información relativa a las minas, son necesarios antes de comenzar la remoción para evaluar el nivel del impacto socioeconómico de la contaminación por minas y ayudar a establecer prioridades para el desminado de determinadas zonas. Estos estudios recurren a todas las fuentes de información disponibles, incluidos los registros de los campos minados (cuando existen), datos sobre las víctimas de las minas y entrevistas a ex combatientes y vecinos. Con esto es posible delimitar el campo minado y preparar mapas detallados para iniciar las operaciones de remoción.

Los mapas preparados a partir de los estudios de impacto y estudios técnicos, son almacenados en el "Sistema de Gestión de Información para Actividades relativas a las Minas" y constituyen los datos de referencia para las organizaciones de remoción y la planificación de las operaciones.La señalización se realiza cada vez que se encuentra una zona minada, pero no se pueden iniciar de inmediato las operaciones de remoción. La señalización de los campos minados, cuyo objeto es impedir que las personas entren en las zonas minadas, debe realizarse junto con las actividades de sensibilización, a efectos de que la población local comprenda el significado y la importancia de las señales.

Las operaciones de remoción se llevan a cabo utilizando tres métodos principales:

  • La remoción manual con personal especializado para luego destruir las minas con explosiones controladas

  • La detección con perros que pueden ser utilizados junto con personal especializado en operaciones de desminado manual

  • La remoción mecánica con máquinas como rodillos y excavadoras, fijas generalmente a tractores blindados, para destruir las minas en el terreno. Estas máquinas son muy costosas y sólo pueden ser utilizadas cuando el terreno es apropiado.

En la mayor parte de los casos las máquinas no son infalibles y hay que verificar el trabajo con otras técnicas, por lo que la remoción manual sigue siendo el método preferido, tanto por motivos de costos como de confiabilidad.




Capacitación para la remoción de minas

Los organismos de las Naciones Unidas que participan en las actividades relativas a las minas no se ocupan directamente de las tareas de remoción de minas. En muchos países asesoran y asisten a las autoridades nacionales o a las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, con el objetivo de establecer una autoridad en materia de minas o un centro de coordinación para supervisar las actividades de desminado. Las operaciones de remoción concretas pueden ser ejecutadas por organizaciones civiles nacionales, unidades militares, organizaciones no gubernamentales locales o extranjeras, así como empresas comerciales.




Prevención y reducción de riesgos

Se basa en una estrategia de comunicación y educación cuyo fin es reducir el número de incidentes, así como iniciar e institucionalizar un proceso de cambios en el comportamiento por medio del conocimiento de la comunidad con relación a la amenaza causada por las minas y explosivos sin explotar. Esto se complementa a través de programas apropiados coordinados y bien orientados de información y educación en la reducción de riesgos.

La importancia de los programas de prevención y reducción de riesgos radica en que al ser muy lento y costoso el proceso de remoción de minas, puede llevar años delimitar, trazar mapas y limpiar todos los campos minados de los países afectados, por lo que las comunidades en situación de riesgo y, especialmente, los refugiados, los desplazados internamente y los exiliados, tienen que aprender a vivir con la amenaza de las minas y explosivos sin explotar.

La sensibilización sobre minas incluye campañas para difundir información exacta y oportuna a través de los medios de comunicación, campañas gráficas, anuncios televisivos y de radio. También incluye la integración de los programas adecuados en los planes de estudio escolares y actividades de educación para reducir los riesgos. Para lograr resultados importantes a largo plazo se necesitan enfoques participativos en que las personas que corren riesgos decidan cuál es la mejor manera de comunicar el mensaje, convirtiéndose en socios activos en la movilización de sus comunidades. Mediante la integración de la prevención y sensibilización como parte de los hábitos cotidianos, las personas aprenden a convivir con el peligro de las minas y las municiones sin explotar.

Dentro del sistema de las Naciones Unidas, el UNICEF es la organización que patrocina las actividades de sensibilización y educación para reducir los riesgos en materia de minas, especialmente por la vulnerabilidad de los niños ante la situación de las minas. Actualmente, participa en programas de sensibilización sobre minas en 29 países, a los que presta ayuda a través de la movilización de recursos, asistencia técnica, gestión de la calidad y desarrollo de las capacidades locales.

En 2001, el UNICEF junto con el "Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas", el "Comité Internacional de la Cruz Roja" y varias organizaciones no gubernamentales, establecieron el Grupo de Trabajo para sensibilización sobre minas, a efectos de desarrollar las normas internacionales sobre sensibilización y educación para reducir los riesgos. El grupo de trabajo está abierto a todas las organizaciones que trabajan en la sensibilización sobre minas y constituye un foro para el desarrollo cualitativo de programas de educación y sensibilización sobre minas.




Asistencia a las víctimas

Es una parte de las actividades relacionadas con las minas cuyo fin es el de ayudar a las víctimas con asistencia médica a corto plazo, además de asistencia y apoyo físico y psicológico para lograr la reintegración social y económica del individuo en la sociedad. La búsqueda principal de esta actividad estriba en asegurar que la víctima de una mina podrá regresar a la sociedad civil como un miembro apreciado y productivo




Elaboración de normas internacionales y apoyo a la prohibición total de las minas antipersonal

La posición de la comunidad internacional con relación al excesivo número de minas existentes, transferidas, almacenadas y producidas ha sido claramente expresada en un gran número de resoluciones de la Asamblea General. La ratificación y posterior entrada en vigor de la "Convención de Ottawa" de 1997 confirman que el problema de las minas terrestres no es un tema aislado, sino una preocupación humanitaria internacional, por lo que las Naciones Unidas buscan que los Estados partes cumplan con esta Convención, así como continúan con la cooperación con las organizaciones no gubernamentales, especialmente con el "Comité Internacional de la Cruz Roja" y la "Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres".

La Convención de Ottawa surge de la preocupación mundial acerca de las minas antipersonal, ya que a pesar de ser tomada en cuenta el tema de las minas terrestres por parte de otras convenciones, era de forma muy limitada. Así, se buscó modificar el "Protocolo II" de la "Convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados" entre otras cosas para ampliar su ámbito de aplicación con la finalidad de abarcar el uso de las minas antipersonal en conflictos internos (antes el ámbito de aplicación era solo en conflictos internacionales), además de prohibir el uso de minas antipersonal no detectables y su transferencia, y prever una protección más amplia para las misiones de mantenimiento de la paz y otras misiones de las Naciones Unidas.

Sin embargo, esto no fue suficiente y se buscó dar un enfoque más directo al problema de las minas antipersonal, para promover su prohibición total. Finalmente se logró una Convención relativa al tema que tuvo lugar en Canadá en diciembre de 1997. Este documento es la "Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción", conocida también como "Convención de Ottawa".

Esta Convención tuvo como característica el importante esfuerzo y coordinación entre los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales y dispone entre otras cosas que cada Estado se compromete a:

  • No emplear minas antipersonal

  • No desarrollar, producir, adquirir de un modo u otro, almacenar, conservar o transferir minas antipersonal

  • No ayudar, estimular o inducir de una manera u otra, a cualquiera a participar en una actividad prohibida en un Estado Parte

  • Destruir o asegurar la destrucción de todas las existencias de minas antipersonal que le pertenezcan o posea, o que estén bajo su jurisdicción o control a más tardar 4 años después de la entrada en vigor de la Convención

  • Destruir las minas colocadas en las zonas minadas a más tardar en 10 años a partir de la entrada en vigor de la Convención

  • Permitir solo la retención o transferencia de una cantidad de minas antipersonal para el desarrollo de técnicas de detección, remoción o destrucción de minas y el adiestramiento de dichas técnicas, así como la transferencia de minas para su destrucción

  • Participar en el completo intercambio de equipo, material e información tecnológica y de ser posible, prestar asistencia para la rehabilitación de las víctimas de minas y su integración social y económica

  • Establecer medidas de transparencia y presentar un informe al Secretario General a más tardar 180 días después de la entrada en vigor

  • Adoptar un procedimiento de facilitación y aclaración del cumplimiento de la Convención

  • Realizar consultas entre los Estados partes para poner en práctica la Convención

La Convención entró en vigor el 1 de enero de 1999 y hasta julio de 2003 había sido firmada por 134 Estados y ratificada por 133.

 

 

 

Equipo de actividades relativas a las minas el Programa   de las Naciones Unidas para el desarrollo

                    

El PNUD se ocupa de las consecuencias socioeconómicas a largo plazo de la contaminación por minas terrestres y apoya el desarrollo, a escala local y nacional, de la capacidad de realizar actividades relativas a las minas a fin de asegurar la
eliminación de los obstáculos que plantean las minas y las municiones y artefactos
explosivos no detonados para la reanudación de la actividad económica normal, así como para la reconstrucción y el desarrollo.

 

Equipo de minas terrestres y armas pequeñas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia

 

El UNICEF está encargado de coordinar la labor de información sobre los riesgos que representan las minas. Se ocupa de proporcionar directrices para esa labor en colaboración con otras entidades asociadas de las Naciones Unidas y con el Comité Internacional de la Cruz Roja, el Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra y numerosas organizaciones no gubernamentales. Además, el UNICEF aboga por la prohibición a escala mundial de las minas terrestres antipersonal.

 

Departamento de Prevención de Lesiones y Violencia de la Organización Mundial de la Salud

 

                  La Organización Mundial de la Salud se encarga fundamentalmente de la formulación de normas, la prestación de asistencia técnica y el fomento de la capacidad institucional para prestar asistencia a las víctimas. La OMS trabaja con los ministerios de salud de los países afectados y colabora estrechamente con el UNICEF y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

 

Departamento de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas

 

                  El Departamento de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas respalda al Secretario General de las Naciones Unidas en sus funciones relacionada con el tratado para la prohibición de las minas antipersonal y la Convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales. Es encargado de organizar las reuniones de los Estados Parte en la Convención sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal y actúa como depositario de los informes que presentan los países en cumplimiento del artículo 7 sobre las medidas adoptadas para destruir los arsenales de minas.

 


Dependencia de Actividades Relativas a las Minas de la Oficina   de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos

 

                  La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) es el principal proveedor de servicios de adquisición y de gestión de proyectos para las actividades relativas a las minas de todo el sistema de las Naciones Unidas. La UNOPS ejecuta o administra los programas de otras organizaciones, como el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

                 

En sus actividades relativas a las minas, las Naciones Unidas cuentan también con el apoyo de :

 

  • La Oficina de la Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCAH): La OCAH intercambia información con todas las demás organizaciones sobre los efectos de las minas terrestres en la situación humanitaria y colabora con el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas en la movilización de recursos. También administra el Fondo Rotatorio Central para Emergencias de las Naciones Unidas y coordina el procedimiento de llamamientos unificados, dos mecanismos que suministran o movilizan recursos financieros para las actividades relativas a las minas.

  • La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR): El ACNUR trata de proteger a los refugiados de los peligros que entrañan las minas terrestres. Con frecuencia colabora con el UNICEF en la ejecución de programas de información en los campamentos de refugiados.

  • El Programa Mundial de Alimentos (PMA): El PMA participa en la labor de remoción de minas y municiones y artefactos explosivos no detonados para facilitar la prestación de asistencia alimentaria en situaciones de emergencia.

  • La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO): La FAO tiene el mandato de prestar socorro humanitario, para lo cual a veces participa en actividades relativas a las minas en situaciones de emergencia complejas, en particular en zonas rurales.

  • El Banco Mundial: El Banco Mundial ayuda a hacer frente a las consecuencias a largo plazo de las minas terrestres y las municiones y artefactos explosivos sin detonar para el desarrollo económico y social y también desempeña una importante función en la movilización de recursos.

  • El Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas (DOMP): El DOMP proporciona apoyo logístico y administrativo para las actividades relacionadas con las minas en las operaciones de mantenimiento de la paz. El Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas está dentro de este departamento de la Secretaría de las Naciones Unidas.

  • El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH): El ACNUDH no tiene ningún mandato específico en el ámbito de las actividades relativas a las minas, pero ejecuta varios proyectos de importancia. Por ejemplo, trata de proteger los derechos de las personas con discapacidad, incluidos los sobrevivientes de explosiones de minas terrestres o los afectados por municiones y artefactos explosivos sin detonar.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y las minas terrestres.

En el sistema de las Naciones Unidas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tiene la responsabilidad de abordar los efectos socioeconómicos de las minas terrestres y las municiones sin estallar, y de apoyar las iniciativas de fomento de la capacidad a escala nacional y local para eliminar las consecuencias a largo plazo del problema. El PNUD se encarga principalmente de prestar asistencia a los países afectados por las minas en la elaboración de programas sostenibles de actividades relacionadas con las minas. En ese empeño, ayuda a las autoridades nacionales y locales a desarrollar los conocimientos y las habilidades necesarios para planificar, ejecutar y apoyar programas de actividades relacionadas con las minas y a movilizar los recursos necesarios.

En los últimos años ha aumentado el número de los programas del PNUD de actividades relacionadas con las minas, debido a la toma de conciencia generalizada respecto del valor y la importancia de las estrategias de fomento de la capacidad para hacer frente a las consecuencias a largo plazo de las minas terrestres y las municiones sin estallar. En la actualidad, el PNUD está prestando apoyo en las actividades relacionadas con las minas que se llevan a cabo en Angola, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Camboya, el Chad, Croacia, Etiopía, Eritrea, Guinea Bissau, Lao, Líbano, Mozambique, Somalia, Tailandia y el Yemen. La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) actúa como proveedor de servicios generales para muchos de estos programas, y la labor es coordinada por el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relacionadas con las Minas para garantizar una respuesta integrada de las Naciones Unidas.

El PNUD seguirá trabajando con sus asociados en el gobierno y la sociedad civil en la aportación de financiación, conocimientos técnicos especializados e información a los programas de actividades relacionadas con las minas y en la planificación a largo plazo para hacer frente a los efectos continuados del problema de las minas terrestres y las municiones sin estallar. El PNUD fomenta el aporte de fondos por los donantes mediante los métodos existentes de movilización de recursos y mediante la prestación de apoyo a otras actividades, como el plan orientado a promover la adopción de campos minados. El PNUD ha iniciado la realización de estudios de los efectos socioeconómicos de las minas terrestres y ha comenzado la ejecución de planes de capacitación en gestión del personal nacional de los programas de actividades relativas a las minas. A nivel del terreno, el PNUD apoya los proyectos de reintegración de las víctimas y contribuye a garantizar que en las actividades generales de fomento de la capacidad se incluyan campañas de concienciación, en cooperación con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y las minas terresrtres

EL UNICEF es el organismo que coordina las actividades de información sobre el peligro de las minas.

En la esfera de la reducción del peligro de las minas, el UNICEF procura garantizar, aunque no necesariamente lleva a cabo por sí mismo las actividades atinentes, la información sobre el peligro de las minas donde quiera que esa necesidad se haga sentir. El UNICEF participa activamente, en estrecha colaboración con otros organismos de las Naciones Unidas, asociados gubernamentales, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, en componentes basados en las escuelas y otros componentes dirigidos a los niños de los programas comunitarios de divulgación de información sobre el peligro de las minas. Aprovechando su presencia amplia y de larga data en los países, sus estructuras regionales y nacionales sólidamente establecidas, el UNICEF está centrando su atención en dar una respuesta rápida y flexible a las necesidades apremiantes de las comunidades en las zonas de alto riesgo.

Como organismo rector de las actividades de promoción de los derechos de los niños y las mujeres, el UNICEF sigue desempeñando un papel activo en el apoyo a la prohibición total de las minas antipersonal, incluida la promoción de la ratificación universal y la aplicación de la Convención sobre la prohibición de las minas antipersonal mediante la ejecución de iniciativas amplias de divulgación por parte de su personal en la sede, las oficinas regionales y las oficinas exteriores en los países, y en estrecha colaboración con los organismos de las Naciones Unidas y sus asociados, como la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres (ICBL) y el CICR.

La prestación de asistencia a las víctimas de las minas terrestres forma parte de la labor del UNICEF en las esferas más amplias de la promoción de los derechos de los discapacitados y la protección de los niños. En una amplia gama de publicaciones, comunicados de prensa y foros humanitarios y de fomento del desarrollo, el UNICEF defiende la atención de las necesidades y el bienestar de las personas afectadas o potencialmente afectadas por las minas terrestres y otros restos de material de guerra, velando por que se preste un apoyo eficaz a los niños y otras personas heridas por las minas terrestres y se garantice su acceso a los servicios.

Actualmente el UNICEF está emprendiendo, apoyando o planificando iniciativas de promoción e información sobre el peligro de las minas en 28 países.
La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) Y LAS MINAS TERRESTRES

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) es una de las principales entidades del sistema de las Naciones Unidas responsabilizadas con la prestación de servicios en materia de actividades relacionadas con las minas. En marzo de 1998, la UNOPS estableció una Dependencia de Actividades relacionadas con las Minas con conocimientos especializados en materia jurídica, técnica y de gestión de proyectos. Esta combinación única de aptitudes y conocimientos especializados ha permitido a la UNOPS fomentar una capacidad dirigida a prestar ayuda en relación con todos los aspectos de la ejecución de programas de actividades relacionadas con las minas. La Dependencia permite a la UNOPS cumplir con la mayor eficacia su función de proveedor de servicios mediante la ejecución de programas integrados de fomento de la capacidad y de actividades relacionadas con las minas, principalmente en nombre del Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relacionadas con las Minas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Oficina de las Naciones Unidas del Programa para el Iraq. La Dependencia de Actividades relacionadas con la Minas desempeña un papel de importancia crítica al actuar como puente que vincula las actividades de emergencia con los proyectos de desarrollo.

La Dependencia de Actividades relacionadas con las Minas puede:

  • Administrar los cuantiosos recursos que se necesitan para llevar a cabo actividades eficaces relacionadas con las minas;

  • Identificar y contratar expertos nacionales e internacionales en cuestiones relacionadas con las minas;

  • Adquirir y desplegar rápidamente sobre el terreno equipo de remoción de minas y otro tipo de equipo;

  • Dirigir licitaciones y redactar contratos y acuerdos que se ajusten a cualquier país;

  • Prestar asistencia técnica en relación con todos los aspectos de las actividades relacionadas con las minas;

  • Preparar acuerdos de subvención para contribuir a las actividades de prestación de asistencia a las víctimas;

  • Capacitar a los nacionales para garantizar la sostenibilidad; y

  • Facilitar el intercambio de experiencias y prácticas aconsejables entre los programas.


Mediante la prestación de servicios en actividades relacionadas con las minas, la UNOPS ha podido prestar asistencia a sus asociados en:

  • El establecimiento de centros nacionales de actividades relacionadas con las minas y la elaboración de políticas y planes de acción a escala nacional;

  • La creación de sistemas de información sobre las actividades relacionadas con las minas con miras al establecimiento de prioridades y la ejecución de tareas, así como la presentación de información sobre la localización y el tamaño de los campos minados, el número de minas removidas y el número de incidentes relacionados con las minas;

  • El inicio de estudios sobre las minas y las operaciones de remoción de minas mediante la utilización de sistemas manuales y mecánicos de detección de minas, así como perros entrenados a esos efectos, en las zonas minadas;

  • La preparación de campañas nacionales de concienciación y promoción orientadas a sensibilizar a la población con el peligro de las minas; y

  • El fortalecimiento de los servicios médicos, de rehabilitación y profesionales que se prestan a las víctimas de las minas.

La UNOPS ha prestado servicios sobre actividades relacionadas con las minas en 18 países afectados por las minas: Angola, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Camboya, Chad, Croacia, Eritrea, Etiopía, Guinea Bissau, Iraq septentrional, Kosovo (República Federativa de Yugoslavia), Líbano, Mozambique, Nicaragua, Somalia, Sri Lanka, Tailandia y Yemen.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Asociación de las naciones unidas venezuela iconLa celebración del Día del Niño se remonta al año de 1924, cuando...

Asociación de las naciones unidas venezuela iconInforme de la conferencia de las naciones unidas

Asociación de las naciones unidas venezuela iconY Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Asociación de las naciones unidas venezuela iconInforme anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas

Asociación de las naciones unidas venezuela iconEl Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (pnuma)

Asociación de las naciones unidas venezuela iconDocumento preparado por el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas...

Asociación de las naciones unidas venezuela iconProtocolo de kyoto de la convencion marco de las naciones unidas sobre el cambio climatico

Asociación de las naciones unidas venezuela iconAutodeterminación: Posibilidad dada a la población de un territorio...

Asociación de las naciones unidas venezuela iconIx modelo venezolano de naciones unidas

Asociación de las naciones unidas venezuela iconNaciones Unidas, g-20, Irlanda y chekia…


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com