Asociación de las naciones unidas venezuela




descargar 427.41 Kb.
títuloAsociación de las naciones unidas venezuela
página6/10
fecha de publicación06.04.2016
tamaño427.41 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

ASISTENCIA A LAS VICTIMAS DE LAS MINAS


Miles de personas han sido ya victimas de minas . En el   2003, el Monitor de Minas Antipersonales estimó que un promedio de 15.000 a 20.000 personas en el mundo mueren o son heridas cada año a causa de las minas. Mientras el número exacto es desconocido, puede que sea bastante mayor, ya que muchas víctimas de esos accidentes nunca alcanzan un centro médico y, por lo tanto, no son registrados. Se han reportado victimas de   minas antipersonales en más de 60 países.

 

La asistencia a las víctimas es un componente central de la acción contra las minas, al igual que una obligación por parte de los Estados Parte del tratado para la Prohibición de Minas Antipersonales. El artículo seis del tratado estipula que: "Cada Estado que se halle en tal posición, proporcionará ayuda para el cuidado y la rehabilitación, y para la reintegración social y económica de las víctimas de minas y programas de conocimiento de minas." Las actividades de asistencia a víctimas incluyen desde el cuidado médico de emergencia, apoyo psicológico, rehabilitación física, y la reintegración social y económica.

 

Dentro del sistema de la ONU, el Servicio de Acción Contra las Minas de las Naciones Unidas trabaja en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras entidades de la ONU, en particular UNICEF, en actividades de asistencia a víctimas. Todas estas entidades trabajan en sociedad con organizaciones fuera del sistema de las Naciones Unidas, como el Comité Internacional de la Cruz roja, la Red de Sobrevivientes de Minas (LSN), el Fondo de Rehabilitación Mundial (WRF), Handicap internacional Bélgica y la Fundación de Veteranos Americanos de Vietnam (VVAF).

 

La política de asistencia a las víctimas

 

Las ONU ha publicado una amplia política sobre   del alcance de la acción contra las minas en materia de   asistencia a las víctimas. Esta política, que se basa en la experiencia de las diferentes agencias y programas de la ONU, ONGs, la Campaña Internacional para la Prohibición de Minas, directores de programas de desminado, expertos en acción contra las minas y países donantes, promueve la participación de los centros y organizaciones de acción contra las minas en la asistencia de víctimas, especialmente en las áreas de recolección de datos,   planificación y coordinación, relaciones de comunidad y la ayuda de entrega de servicios. (Vea la Política)

 

El boletín de asistencia a víctimas

 

En diciembre del 2002, UNMAS lanzó un boletín de asistencia a   las víctimas. El boletín sirve para proporcionar a los directores de programa, las agencias de la ONU, la Campaña Internacional para la Prohibición de Minas y ONGs, noticias acerca de las nuevas tendencias y otros temas de incumbencia relacionados con la asistencia de víctimas. El boletín es publicado tres veces al año. (Vea aquí el último asunto del Boletín de Ayuda de Víctima)


Destrucción de existencias de minas antipersonal

El número de minas terrestres antipersonal almacenadas supera ampliamente el de las enterradas. Además de los gobiernos, muchos grupos armados mantienen existencias de minas. El artículo 4 de la Convención sobre minas antipersonal exige que los Estados Parte destruyan sus existencias, a más tardar, pasados cuatro años de la entrada en vigor del instrumento. En consecuencia, está previsto que el primer grupo de Estados Parte destruya sus existencias en marzo de 2003.

Los Estados disponen de varias opciones para destruir sus existencias. Éstas son habitualmente destruidas por los militares, pero también puede utilizarse una solución industrial. Los métodos varían según el tipo de minas y de condiciones en que se encuentren. El ciclo de destrucción completa incluye aspectos tales como el transporte y el almacenamiento, las operaciones de procesamiento, el mantenimiento de los equipos, la capacitación del personal y la asignación de responsabilidades, así como la destrucción física de las minas.

Las Naciones Unidas están encargadas de la tarea general de alentar y apoyar la gestión eficaz de los programas de destrucción de existencias de minas. En consecuencia, las normas internacionales para las actividades humanitarias de remoción de minas, elaboradas con el patrocinio de las Naciones Unidas, también se ocupan de la destrucción de arsenales. Asimismo, el sector de destrucción de existencias de E-MINE, creado con una donación no financiera del gobierno canadiense al Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas, constituye un punto de referencia clave en que se puede acceder a documentos técnicos, directivas políticas, registros de las experiencias adquiridas y otras informaciones importantes en materia de destrucción de las existencias de minas.

Remoción de minas


La remoción de minas es uno de los cinco componentes fundamentales de las actividades relativas a las minas. En sentido amplio, incluye la realización de estudios, el trazado de mapas y la señalización de los campos minados, así como la remoción de las minas de la tierra. Este tipo de actividades también recibe el nombre de "desminado".

La remoción de minas es esencial para que las comunidades puedan volver a utilizar plenamente sus tierras. En muchas situaciones, la remoción de minas es un requisito previo para que los refugiados y otras personas desplazadas internamente durante la guerra puedan regresar a sus hogares, así como para que se pueda prestar asistencia humanitaria y pueda reconstruirse el país y lograr un desarrollo sostenible. Pese a que las operaciones de remoción de minas llevadas a cabo de conformidad con las normas internacionales son costosas, los estudios más recientes han demostrado que no sólo permiten la recuperación social de las comunidades afectadas, sino que pueden justificarse basándose meramente en el análisis de los costos y los beneficios.

Los estudios, u otras formas de reunir información relativa a las minas, son necesarios en la etapa previa al comienzo de las tareas de remoción. Los estudios de impacto tienen como fin evaluar el nivel del impacto socioeconómico de la contaminación por minas y ayudar a establecer prioridades para el desminado de determinadas zonas. Los estudios de impacto recurren a todas las fuentes de información disponibles, incluidos los registros de los campos minados (cuando existen), datos sobre las víctimas de las minas y entrevistas a ex combatientes y vecinos. Más tarde, los estudios técnicos permiten delimitar el campo minado y preparar mapas detallados para iniciar las operaciones de remoción.

Los mapas preparados a partir de los estudios de impacto y estudios técnicos, son almacenados en el Sistema de Gestión de Información para Actividades relativas a las Minas y constituyen los datos de referencia para las organizaciones de remoción y la planificación de las operaciones.

La señalización se realiza cada vez que se encuentra una zona minada, pero no se pueden iniciar de inmediato las operaciones de remoción. La señalización de los campos minados, cuyo objeto es impedir que las personas entren en las zonas minadas, debe realizarse junto con las actividades de sensibilización, a efectos de que la población local comprenda el significado y la importancia de las señales.

Las operaciones de remoción se llevan a cabo utilizando tres métodos principales:

  • La remoción manual con personal especializado que utiliza detectores de metales y una sonda larga y fina para localizar las minas, que se destruyen luego mediante explosiones controladas;

  • La detección con perros, que encuentran los explosivos utilizando el olfato. Los perros pueden ser utilizados junto con personal especializado en operaciones de desminado manual;

  • La remoción mecánica con máquinas como mayales, rodillos, desbrozadoras de maleza y excavadoras, a menudo fijadas a bulldozers blindados, para destruir las minas en el terreno. Estas máquinas sólo pueden ser utilizadas cuando el terreno es apropiado y su utilización es muy costosa. En la mayor parte de los casos las máquinas no son completamente fiables y hay que verificar el trabajo con otras técnicas.

En los último años, se han logrado avances tecnológicos tanto en los sistemas de detección de minas como en los medios mecánicos para destruir las minas en el terreno. No obstante, en muchas situaciones, la remoción manual sigue siendo el método preferido, tanto por motivos de costos como de fiabilidad.

Los organismos de las Naciones Unidas que participan en las actividades relativas a las minas no se ocupan directamente de las tareas de remoción de minas. En muchos países, asesoran y asisten a las autoridades nacionales o a las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, con el objetivo de establecer una autoridad en materia de minas o un centro de coordinación para supervisar las actividades de desminado. Las operaciones de remoción concretas pueden ser ejecutadas por organizaciones civiles nacionales, unidades militares, organizaciones no gubernamentales locales o extranjeras, o empresas comerciales.

Actividades de sensibilización y educación para la reducción de riesgos

El proceso de remoción de minas es muy lento y costoso; puede llevar años delimitar, trazar mapas y limpiar todos los campos minados de los países afectados. Mientras tanto, las comunidades en situación de riesgo, en particular los refugiados, las personas desplazadas internamente y quienes vuelven del exilio, tienen que aprender a vivir con la amenaza de las minas y municiones sin explotar y tienen que saber cómo comportarse para estar seguros. Estos son pues los objetivos primarios de las actividades de sensibilización sobre minas y de los programas de educación para reducir los riesgos.

La sensibilización sobre minas incluye campañas para difundir información exacta y oportuna a través de los medios de comunicación, campañas gráficas, anuncios televisivos y mensajes radiales. También incluye la integración de los programas adecuados en los planes de estudio escolares y actividades de educación para reducir los riesgos dirigidas a la comunidad. Para lograr resultados importantes a largo plazo se necesitan enfoques participativos en que las personas que corren riesgos decidan cuál es la mejor manera de comunicar el mensaje. En lugar de ser receptores pasivos de la información, se convierten así en socios activos en la movilización de sus comunidades. Se les enseña a respetar y mantener la señalización de las zonas peligrosas y a lograr un cambio fundamental de comportamiento. Mediante la integración de los hábitos cotidianos, aprenden a convivir con el peligro de las minas y las municiones sin explotar.

Dentro del sistema de las Naciones Unidas, el UNICEF es la organización que patrocina las actividades de sensibilización y educación para reducir los riesgos en materia de minas. Actualmente, participa en programas de sensibilización sobre minas en 29 países, a los que presta ayuda a través de la movilización de recursos, asistencia técnica, gestión de la calidad y desarrollo de las capacidades locales. En 2001, el UNICEF junto con el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas, el CICR y varias organizaciones no gubernamentales, establecieron el Grupo de Trabajo para sensibilización sobre minas, a efectos de desarrollar las normas internacionales sobre sensibilización y educación para reducir los riesgos. El grupo de trabajo está abierto a todas las organizaciones que trabajan en la sensibilización sobre minas y constituye un foro para el desarrollo cualitativo de programas de educación y sensibilización sobre minas.

Actividades de promoción


"Debido a mi experiencia en operaciones de mantenimiento de la paz, he visto de primera mano las consecuencias literalmente atroces de las minas terrestres y las municiones sin explotar tanto para las personas como para las comunidades. Esas armas abominables no sólo permanecen silenciosamente enterradas y por millones, aguardando para matar o mutilar mujeres y niños inocentes; sino que además, su presencia, o incluso el temor de la existencia de una sola mina, puede impedir el cultivo en todo un campo, privar a todo un pueblo de su medio de vida, constituyendo así otro obstáculo más en el camino de la reconstrucción y desarrollo del país."

Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, abril de 1999


Aunque las minas terrestres fueron creadas originalmente para uso militar, han tenido un impacto profundo y duradero en las personas y sus comunidades. Durante los recientes conflictos, las minas terrestres fueron a menudo deliberadamente utilizadas para alcanzar a las poblaciones civiles, controlar sus movimientos y perjudicar su salud mental. Mucho después del fin de los conflictos, la presencia de minas y municiones sin explotar (UXO) sigue constituyendo una terrible amenaza, que impide a menudo que los refugiados y personas desplazadas internamente puedan volver a sus hogares, prolongando así el sufrimiento de todos en las zonas afectadas. Para las personas y las comunidades, muchas de las cuales ya están viviendo en condiciones de pobreza e inseguridad, el impacto de las minas terrestres no es meramente físico, sino también psicológico, social y económico.

Las actividades de denuncia para estigmatizar el uso de las minas terrestres y apoyar la prohibición total del uso de las minas antipersonal son una parte esencial de las actividades relativas a las minas que llevan a cabo las Naciones Unidas. Con la entrega en 1997 del Premio Nobel de la Paz a la Campaña Internacional para la prohibición de las minas terrestres y la entrada en vigor de la Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción al año siguiente, se podría pensar que el problema planteado por las minas terrestres está superado y que los medios de comunicación y los gobiernos puede desviar la atención a otros problemas, tal vez más apremiantes. Pero desafortunadamente, no es el caso. En todo el mundo, millones de minas terrestres yacen todavía bajo tierra y cobran decenas de miles de víctimas inocentes cada año. En países como Angola, Myanmar, la Federación de Rusia (norte del Cáucaso), Sri Lanka y el Sudán, las minas terrestres siguen siendo utilizadas indiscriminadamente como armas de guerra.

A pesar de este panorama funesto, se han logrado algunos avances importantes en los últimos años. El plan se ha trazado en la Convención sobre las minas antipersonal, a la que se adhieren ya 144 países. Está claro cuales son las actividades principales que constituyen los cinco componentes centrales de la acción contra las minas: remoción de minas, sensibilización y educación acerca de las minas para reducir los riesgos, destrucción de las existencias, asistencia a las víctimas y actividades de denuncia. Se ha detenido prácticamente la producción así como la venta y transferencia internacionales de minas antipersonal. Se destruyen arsenales. Se limpian las zonas minadas y se utilizan nuevamente con fines productivos. Se ha sensibilizado al público en general y a las instituciones públicas de muchos países acerca de la importancia de las actividades para eliminar los riesgos que implican las minas terrestres. El uso de minas antipersonal ha sido condenado de hecho en muchas zonas en conflicto.

Al adoptar la Convención sobre las minas antipersonal, la comunidad internacional reconoció que las poblaciones afectadas tienen el derecho de vivir libres de la amenaza de las minas terrestres. La comunidad internacional comunicó a los países afectados que tienen derecho a recibir asistencia para convertirse en países libres de minas. Estos derechos han sido consagrados en el Derecho internacional. Constituyen pues una obligación moral y jurídica para los gobiernos, las instituciones y los particulares que estén en condiciones de colaborar con las actividades relativas a las minas. Constituyen además una obligación moral y jurídica para todos los que toman parte en conflictos armados, para que dejen de utilizar minas terrestres antipersonal. Pero estos derechos y obligaciones no pueden respetarse ni cumplirse sin el compromiso político y financiero permanente de las esferas más altas del gobierno.

Si deseamos que la idea de un mundo libre de la amenaza de las minas se convierta en realidad, debemos seguir ampliando y extendiendo todas las actividades humanitarias relativas a las minas. Las Naciones Unidas están comprometidas a trabajar incansablemente para lograr este objetivo.

Movilización de Recursos


Las actividades relativas a las minas dependen de los recursos asignados por los gobiernos nacionales, las organizaciones internacionales y distintas organizaciones privadas. Los Estados Parte de la Convención sobre minas antipersonal están obligados, en la medida de sus posibilidades, a brindar asistencia a las actividades relativas a las minas de los países afectados. En 2000, se estima que se donaron en todo el mundo 200 millones de dólares de los Estados Unidos, aproximadamente, para realizar actividades relativas a las minas. De este monto total, el 40% fue encauzado a través del sistema de las Naciones Unidas.

Existen varios mecanismos para movilizar y canalizar los fondos donados para las actividades relativas a las minas emprendidas de las Naciones Unidas. Entre esos mecanismos figuran:

  • El Fondo Fiduciario de contribuciones voluntarias para la asistencia en la remoción de minas (Voluntary Trust Fund for Assistance in Mine Action . VTF), administrado por el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas;

  • Los fondos asignados especialmente a un país, administrados en general por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a excepción del Fondo de Emergencia para el Afganistán, administrado por la OCAH;

  • El Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la Colaboración Internacional; y

  • El Programa ¨Adopt-a-Minefield¨ de la Asociación Pro Naciones Unidas de los Estados Unidas y el Better World Fund.

Además, algunos programas utilizan también los recursos a disposición de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas (por ejemplo, los programas en Eritrea/Etiopía, el Líbano, Kosovo), o el Programa ¨petróleo a cambio de alimentos¨ en el norte del Iraq.

Preocupa particularmente la disminución considerable de la financiación, sobre todo habida cuenta del aumento del alcance y número de operaciones relativas a las minas. Con la coordinación general del Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas, los departamentos y organizaciones del sistema de las Naciones Unidas aspiran a mantener informada sobre esta situación a la comunidad de donantes, gracias a la publicación anual de un Informe de Proyectos relativos a las Minas. Este documento presenta información sobre los programas y proyectos que incluyen actividades relativas a las minas realizados por las Naciones Unidas; y presta apoyo a la movilización de las donaciones voluntarias necesarias.

Tecnología, Investigación y Desarrollo


Los programas de actividades relativas a las minas han dependido tradicionalmente de prácticas, procedimientos y operaciones manuales, que son muy lentos y requieren abundante mano de obra. En muchas situaciones, el método manual puede ser el más efectivo y apropiado para detectar y destruir minas terrestres. No obstante, cada día aumenta el consenso acerca de que una aplicación más universal de la tecnología, podría hacer que las actividades de detección de minas, preparación del terreno y remoción de minas, así como otras actividades relativas a las minas, se realizaran de manera más rentable, rápida y menos arriesgada.

Aunque han logrado progresos en los últimos años, en la comunidad dedicada a las actividades relativas a las minas se admite en general que las novedades tecnológicos, en particular las que resultan de investigaciones y desarrollos científicos de alta tecnología, no han podido satisfacer las necesidades que surgen en el terreno. En su Informe a la Asamblea General de 1997, el Secretario General hizo hincapié en las posibilidades ofrecidas por una aplicación bien orientada de la tecnología para las actividades relativas a las minas y alentó a los Estados Miembro, organizaciones regionales, empresas privadas y las universidades que se ocupan de la investigación en este ámbito a incrementar los esfuerzos para lograr los avances necesarios, y a trabajar de preferencia en forma coordinada y transparente. Las Naciones Unidas tienen la responsabilidad de brindar la atención, coordinación y transparencia necesarias.

La ONU y la Descolonización
Más de 80 naciones cuyos pueblos estaban anteriormente bajo el dominio colonial han pasado a formar parte de las Naciones Unidas como Estados soberanos independientes desde que se fundó la Organización mundial en 1945. Además, muchos otros territorios han alcanzado la libre determinación mediante la asociación política con otros Estados independientes o mediante la integración con otros Estados. Las Naciones Unidas han desempeñado un papel fundamental en esa transformación histórica

En la actualidad aún quedan 16 territorios no autónomos. Éstos son: Anguila, Bermudas, Gibraltar, Guam, Islas Caimán, Islas Malvinas (Falkland), Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Montserrat, Nueva Caledonia, Pitcairn, Sáhara Occidental, Samoa Americana, Santa Elena, y Tokelau.

Las actuales Potencias administradoras son los Estados Unidos, Francia, Nueva Zelandia y el Reino Unido. La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO) tiene a su cargo la organización de un referéndum en el Sáhara Occidental.

En 1945, con arreglo al Capítulo XII de la Carta, las Naciones Unidas establecieron el régimen internacional de administración fiduciaria para la vigilancia de los territorios en fideicomiso colocados bajo dicho régimen en virtud de acuerdos establecidos con los Estados que los administraban.

Con arreglo al Artículo 77 de la Carta, el régimen de administración fiduciaria se aplicaba a:

• Territorios bajo mandatos establecidos por la Liga de las Naciones después de la primera guerra mundial;

• Territorios que como resultado de la segunda guerra mundial fueron segregados de "Estados enemigos", y

• Territorios voluntariamente colocados bajo este régimen por los Estados responsables de su administración.

El objetivo básico del régimen era promover el adelanto político, económico y social de los territorios y su desarrollo progresivo hacia el gobierno propio y la libre determinación. También promovía el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como el reconocimiento de la interdependencia de los pueblos del mundo.

En 1994 el Consejo de Seguridad dio por terminado el acuerdo sobre administración fiduciaria de las Naciones Unidas para el último territorio —el Territorio en fideicomiso de las Islas del Pacífico (Palau), administrado por los Estados Unidos— después de que éste decidiera ejercer el gobierno propio en un plebiscito celebrado en 1993. Palau alcanzó la independencia en 1994 y pasó a ser el 185° Estado Miembro de las Naciones Unidas.

En los primeros años de las Naciones Unidas, 11 territorios fueron colocados bajo el régimen de administración fiduciaria. En la actualidad, los 11 territorios se han convertido en Estados independientes o se han asociado voluntariamente con un Estado. Al no quedar ningún territorio en su programa, el régimen de administración fiduciaria había completado su histórica tarea.

Organismos de la ONU para el fomento del Desarme

En el artículo 11 de la Carta de las Naciones Unidas se asigna a la Asamblea General de Naciones Unidas como responsable principal de mantener la paz y la seguridad en el mundo, y consecuentemente, de ser garante de los principios que regulan el desarme y de evitar la escalada armamentística.

La ONU tiene establecido dos órganos subsidiarios encargados de velar por el progresivo desarme de la comunidad internacional, éstos son:

  • La Comisión de Desarme y Seguridad Internacional: analiza todas las cuestiones relativas al desarme que tienen lugar en el seno del periodo de sesiones ordinario de la Asamblea General

  • La Comisión de Desarme de las Naciones Unidas: actúa de órgano especializado que examina los aspectos técnicos tales como la creación de directivas para las transferencias internacionales de armas y el establecimiento de zonas exentas de armas nucleares, entre otros aspectos

En cuanto a la actividad desarrollada por estas dos Comisiones, existen ya importantes deliberaciones en torno al tema de desarme, como es el caso de los tres periodos extraordinarios de sesiones, dedicados a tal efecto, que tuvieron lugar en la Asamblea General durante la década de los setenta y ochenta.

El Departamento de Asuntos de Desarme que, dependiente de la Secretaría General, lleva a la práctica las resoluciones relativas a desarme que toma la Asamblea General. Entre sus competencias cabe destacar las siguientes:

  • Facilitar el examen de las cuestiones relativas al desarme ante la Asamblea General y la Conferencia de Desarme

  • Controlar el Registro de Armas Convencionales

  • Intercambiar información sobre los diferentes acuerdos en materia de armamento

  • Divulgar información con fines educativos para propiciar la consecución de sus objetivos

La ONU cuenta también con el Instituto de las Naciones Unidas de Investigación sobre el Desarme (UNIDIR), cuyo principal cometido es el de investigar en torno a las cuestiones de desarme y seguridad internacional.

La Organización para la prohibición de Armas Químicas (OPCW), fue creada por la propia Convención sobre Armas Químicas. Sirve de mecanismo internacional de verificación, facilitando la inspección de las instalaciones químicas en todo el mundo y permitiendo comprobar el grado de cumplimiento de los Estados miembros de la citada Convención.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) fue fundado en 1957 y a finales del 97 contaba ya con 137 Estados Miembros y alrededor de 221 acuerdos de salvaguardias. Fue creado con el objetivo de fomentar el uso de la energía atómica con fines pacíficos y legítimos, al tiempo que supervisar que el material nuclear no se desviase hacia usos militares o bélicos. Actúa, por tanto, de inspector internacional, que garantiza el buen uso de este tipo de energía y apoya los esfuerzos de la comunidad internacional para frenar la proliferación de armas nucleares.

Asimismo, existe un foro de ámbito internacional para negociar las cuestiones multilaterales sobre desarme, ésta es la denominada Conferencia de Desarme, que regido por un sistema de consenso, atiende asuntos concernientes a la seguridad de los Estados. Actualmente, cuenta con un total de 61 miembros que establecen su propio programa y reglamento de funcionamiento interno, ajustándose a las recomendaciones que le hace la Asamblea General, a la cual someten un informe anual. Entre los logros más notables de la Conferencia está el haber negociado en la década de los noventa la "Convención sobre las armas químicas" y el "Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares".

Otra de las herramientas que inciden en la no proliferación de armas de forma descontrolada es el Registro de Armas Convencionales. Este instrumento fue creado por la Asamblea General en 1992, para propiciar que los gobiernos informaran, voluntariamente, sobre sus grandes transferencias de armamento, equipos y transportes para uso militar a otros países. Con esta información Naciones Unidas edita anualmente un documento oficial de carácter público que busca fomentar una mayor transparencia y confianza en el sistema de adquisición y transferencias de este tipo de material en el mercado internacional.
Reforma de la ONU en materia de operaciones de paz
El mandato original de la ONU establecido en la Carta de las Naciones Unidas dispone que su principal cometido sea el mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo. En este sentido, en la reforma de las Naciones Unidas planteada en la Cumbre del Milenio, se sugieren una serie de medidas para que Naciones Unidas trate de abolir las guerras usando medios prácticos como la prevención (mediadores profesionalmente capacitados), mantenimiento de la paz (a través de una posible fuerza de paz), abolición de armamento nuclear, etc.

En el nuevo contexto global, una gran tarea de la comunidad internacional en el siglo XXI será reforzar y mejorar el papel de las Naciones Unidas de cara a la consecución de la paz y la seguridad. Pero reforzar el papel de la ONU, en esta materia, va a requerir de un gran esfuerzo colectivo por parte de los Estados Miembros, de los cuerpos regionales y de la sociedad civil en su conjunto. Para ello se han hecho una serie de propuestas:

  • Reafirmar el papel central que recae en la Asamblea General -en su calidad de principal órgano de deliberación de adopción de políticas y de representación de las Naciones Unidas- y capacitarla para que pueda desempeñar ese papel con eficacia.

  • Redoblar esfuerzos para la reforma del Consejo de Seguridad en todos sus aspectos.

  • Fortalecer la Corte Internacional de Justicia a fin de que prevalezcan el imperio del derecho en los asuntos internacionales.

  • Fomentar la coordinación y las consultas periódicas entre los órganos principales de las Naciones Unidas en el desempeño de sus funciones.

  • Velar por que la Organización cuente, de forma oportuna y previsible, con los recursos que necesita para cumplir con su mandato.




El Informe Brahimi:

"...[Hacer] unas Naciones Unidas más eficaces en el futuro... [que] puedan proporcionar una ayuda más sólida a la comunidad [internacional] para alertar de un conflicto y para terminar la violencia (...) unas Naciones Unidas que no tengan sólo la voluntad, sino también la habilidad para cumplir con su gran promesa, justificando así, la confianza que han puesto en ella la inmensa mayoría de los seres humanos del planeta".

(Cita introductoria del Informe Brahimi)

Bajo la dirección de Lakhdar Brahimi, antiguo ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, el "Informe Brahimi" tiene por objeto elaborar una serie de recomendaciones sobre cómo mejorar todas las actividades de la Organización en materia de paz y seguridad.
Partiendo de la premisa de que durante la última década la ONU no había logrado superar con eficacia el reto de proteger a los pueblos del flagelo de la guerra, el Informe propone una serie de herramientas clave para hacer más operativas a las fuerzas de mantenimiento de paz, y así cumplir eficazmente con su mandato. El objetivo es dotar de medios y respaldo a las misiones de paz a fin de mejorar la operatividad y resultados de las operaciones de paz que acomete la Organización.

Pero hay que destacar que estas propuestas no podrán llevarse a cabo sin la firme decisión de los Estados Miembros, ya que la plena puesta en marcha de la reforma de las operaciones de paz de la ONU propuesta en el Informe Brahimi, implica compromisos políticos, dotaciones presupuestarias inmediatas y procedimientos operacionales más ágiles y eficaces.

Entre otras reformas propuestas del Informe Brahimi, destacaremos algunas de las medidas aprobadas, el 4 de diciembre del 2000, por el Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de Paz:

  • Mejorar la seguridad del personal de Naciones Unidas

  • Establecer una nueva Unidad de Información y Análisis Estratégico a disposición de todos los departamentos de la ONU implicados en asuntos de paz y seguridad

  • Crear en la sede de la ONU un Grupo de Trabajo integrado para planificar, desde su inicio, cada una de las misiones de mantenimiento de la paz

  • Poner en marcha una amplia reestructuración del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz

  • Hacer un uso sistemático de la tecnología informática en la configuración de las operaciones de paz

  • Exigir al Consejo de Seguridad que elaboren mandatos claros y viables

  • Solicitar al Consejo de Seguridad que se oponga a la autorización de una misión de paz, hasta que los Estados Miembros no comprometan los recursos financieros y las tropas necesarias

  • Considerar las operaciones de mantenimiento de paz como una actividad central de la ONU y que el financiamiento de las mismas se integre al presupuesto regular de la Organización

  • Los soldados de mantenimiento de la paz deben tener la capacidad de defenderse para cumplir con su mandato

  • Establecer reglas de combate sólidas para que los efectivos puedan enfrentarse a quienes se nieguen a cumplir con los compromisos

  • Establecer un código penal interno para ser utilizado en territorios donde Naciones Unidas tiene encomendada la administración transitoria, como en la actualidad ocurre en Kósovo y Timor Oriental

  • Lograr que las operaciones de paz puedan ser desplegadas en un plazo máximo de 30 días

  • Establecer en lugares estratégicos de todos los continentes brigadas listas para desplegarse y actuar eficazmente conformadas por 100 militares, 100 policías y expertos- con tan sólo 7 días de preaviso

  • Tener disponible de forma permanente equipos listos para poder usarse de inmediato, en la base logística de Naciones Unidas de Brindice (Italia)

  • Lograr que se cumplan eficazmente las sanciones establecidas por el Consejo de Seguridad y que no se infrinjan penurias innecesarias a personas inocentes




La diplomacia preventiva

Otro importante recurso que tiene la ONU para resolver las controversias antes de que estalle un conflicto, es la llamada diplomacia preventiva. Boutros, Boutros-Ghali, el sexto Secretario General de la ONU (periodo de mandato: 1992-1996), en su documento "Un programa de paz", trató ampliamente el tema.
Se entiende por diplomacia preventiva el conjunto de medidas destinadas a evitar la proliferación de controversias entre dos o más partes, a impedir que dichas controversias se transformen en enfrentamientos, y a evitar que una vez producida la confrontación, ésta se extienda.

La diplomacia preventiva, precisa basarse en la alerta temprana, a través de la recopilación sistemática de información, de las misiones investigadoras oficiales u oficiosas, e incluso si fuera necesario, del despliegue preventivo o de la creación de zonas desmilitarizadas; este método de actuación se adentra en las causas del conflicto para intentar resolverlo y busca restablecer la confianza para reanudar el diálogo entre las partes.

La diplomacia preventiva, como táctica va indisolublemente ligada a otros mecanismos, tales como el establecimiento, el mantenimiento y la consolidación de la paz, sin los cuales la diplomacia preventiva no tendría consistencia. Cada una de estas fases cumple su propia función, si bien son complementarias entre si:

  • El "establecimiento de la paz" son aquellas medidas destinadas a lograr que las partes enfrentadas lleguen a un acuerdo, que a ser posible se alcance por la vía pacífica.

  • Por "mantenimiento de la paz" se entiende el despliegue de las fuerzas de paz de Naciones Unidas en el terreno (incluyendo personal militar, policial y civil), que cuenta con el consentimiento de todas las partes implicadas. Ésta constituye una técnica eficaz para aumentar la prevención de conflictos.

  • El término "consolidación de la paz" significa el conjunto de medidas destinadas a definir y fortalecer aquellas estructuras que tiendan a reforzar la paz y eviten la reanudación del conflicto

Asimismo, la diplomacia preventiva sigue su propia secuencia lógica según este orden:

  1. La diplomacia preventiva entra en juego antes de que haya estallado el conflicto

  2. La misión de mantenimiento de paz cuando se produce la confrontación para frenarla y pacificar el territorio

  3. La consolidación de la paz, para detectar las deficiencias, localizar los problemas y evitar la reanudación del conflicto

La vocación pacificadora que, sin duda, protagoniza la Organización desde su fundación, ha de ser reforzada y legitimada en su papel de guardian de la seguridad internacional, no sólo en su sentido tradicional, sino también de cara a los nuevos retos que plantea el Siglo XXI. Según palabras de Boutros-Ghali, "[Pese a que] el mundo se ha visto dividido por conflictos y asolado por enormes privaciones y sufrimientos humanos,[...] la situación habría sido mucho peor si no se hubiera contado con los esfuerzos constantes de las Naciones Unidas".




Aporte de la Cumbre del Milenio y el Foro del Milenio en materia de paz y seguridad

La Cumbre del Milenio:

"Nosotros, Jefes de Estado y de Gobierno, nos hemos reunido en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York del 6 al 8 de septiembre de 2000, en los albores de un nuevo milenio, para reafirmar nuestra fe en la Organización y su Carta como cimientos indispensables de un mundo más pacífico, más próspero y más justo...Consideramos que, para ello, determinados valores fundamentales son esenciales para las relaciones internacionales en el siglo XXI: Estamos decididos a establecer una paz justa y duradera en todo el mundo, de conformidad con los propósitos y principios de la Carta. Reafirmamos nuestra determinación de apoyar todos los esfuerzos encaminados a hacer respetar la igualdad soberana de todos los Estados, el respeto de su integridad territorial e independencia política; la solución de los conflictos por medios pacíficos y en consonancia con los principios de la justicia y del derecho internacional; el derecho de libre determinación de los pueblos que siguen sometidos a la dominación colonial y la ocupación extranjera; la no injerencia en los asuntos internos de los Estados; [....] Reafirmamos solemnemente, en este momento histórico, que las Naciones Unidas son el hogar común e indispensable de toda la familia humana, mediante el cual trataremos de hacer realidad nuestras aspiraciones universales de paz..."

(8a. sesión plenaria, 8 de septiembre del 2000).

[Cita extraída del apartado "Valores y Principios de la Declaración del Milenio", ratificada por todos los Jefes de Estado y de Gobierno participantes en la Cumbre del Milenio. Nueva York, septiembre del 2000].

En esta histórica Cumbre que daba paso a un nuevo siglo, los líderes del mundo afrontaron la cuestión de la Paz y la Seguridad con firmeza:

"...No habrán de escatimarse esfuerzos para liberar a los pueblos del flagelo de la guerra -ya sea dentro de los Estados o entre éstos, que, en el último decenio, ya se ha cobrado más de cinco millones de vidas. También habrá de procurarse eliminar los peligros que suponen las armas de destrucción masiva..".

Para plasmar en acciones estos valores comunes en materia de paz y seguridad en el mundo, los mandatarios allí presentes formularon una serie de premisas sobre las que basarse:

  • La tolerancia, fundamentada en el respeto mutuo a la diversidad de creencias, razas, culturas e idiomas; en la no represión de las diferencias; y en la promoción de una cultura de paz y diálogo entre todas las civilizaciones.

  • La Responsabilidad común, para combatir las amenazas que pesan sobre la paz y la seguridad internacionales Naciones Unidas, habrá de desempeñar un papel preponderante por ser la Organización más representativa del orbe, pero esta responsabilidad debe ser igualmente compartida con todas las naciones.

  • Consolidar el respeto al imperio de la ley en los asuntos internacionales y nacionales y velar por que los Estados Miembros cumplan las decisiones de la Corte Internacional de Justicia, con arreglo a la Carta de las Naciones Unidas.

  • Aumentar la eficacia de la ONU: dotando a la Organización de los recursos e instrumentos necesarios para cumplir con sus tareas de prevención de conflictos, resolución pacífica de controversias, mantenimiento y consolidación de la paz y reconstrucción tras los conflictos, en consonancia con las recomendaciones del Informe del Grupo sobre Operaciones de Paz de Naciones Unidas.

  • Velar por la aplicación de los tratados sobre Control de Armamentos y Desarme, suscritos por los Estados Parte, e instarles a suscribir y ratificar el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

  • Instar a los gobiernos a promover y cumplir con el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, limitando los métodos y medios bélicos, y fomentando una educación para la paz.

  • Adoptar medidas concertadas contra el terrorismo internacional y adherirse a todas las convenciones internacionales pertinentes.

  • Redoblar esfuerzos para combatir el problema mundial de la droga y el narcotráfico, por su componente desestabilizador y generador de tensiones regionales e internacionales

  • Intensificar la lucha contra la delincuencia transnacional en todas sus dimensiones, incluidos la trata y el contrabando de seres humanos y el blanqueo de dinero.

  • Mayor esfuerzo por eliminar las armas de destrucción masiva, en particular las armas nucleares y la eliminación de los riesgos ulteriores.

  • Adoptar medidas concertadas para poner fin al tráfico ilícito de armas pequeñas y armas ligeras, dando mayor transparencia a las transferencias de armas y respaldando medidas de desarme regional, en consonancia con las recomendaciones hechas en la Conferencia sobre Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras.

  • Instar a los Estados a adherirse a la "Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción, transferencia y destrucción de minas antipersonales", así como a suscribir el "II Protocolo relativo a las Minas de la Convención sobre armas convencionales"


El Foro del Milenio

El Foro del Milenio, asimismo reunió, del 22 al 26 de mayo de 2000, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, a 1350 representantes pertenecientes a 1000 organizaciones no gubernamentales (ONGs) y a otras tantas agrupaciones civiles de más de 100 países. La citada reunión tenía por objeto hacer balance del trabajo realizado durante las grandes conferencias de los años noventa y llamar la atención de los gobiernos para que materializaran los compromisos adquiridos durante esa década. Los participantes del Foro tenían el propósito de sumarse a los esfuerzos de la búsqueda del bien común a través de la inclusión de la visión de la sociedad civil, de fortalecer el papel de las Naciones Unidas en el Siglo XXI y de lograr una mundialización beneficiosa para todos.

En este sentido, el Foro del Milenio concluyó con la Declaración Final de la Sociedad Civil "Nosotros los Pueblos", y el Programa de Acción ("Reforzando las Naciones Unidas para el siglo XXI"), en donde se señalaban, entre otros temas, propuestas concretas en materia de paz y seguridad, tales como:

  • La transformación del Consejo de Seguridad de N.U. en un órgano más representativo y actual (incorporándole nuevos miembros de carácter rotatorio, a la vez que limitar y tratar de eliminar su capacidad de veto).

  • Reforzar a la Corte Internacional de Justicia (ampliando su jurisdicción y haciendo obligatorias sus resoluciones).

  • Garantizar la imparcialidad y la utilidad de las ONGs en el apoyo a los desvalidos, discapacitados y excombatientes en conflictos armados y favorecer su reincorporación social.




Otras conferencias del 2001 destinadas a promover la Paz y la Seguridad

Entre las conferencias que favorecen la consolidación de la paz y la seguridad están las relacionadas con el desarme, y entre las que cabe citar las siguientes:

  • "Conferencia de N.U. sobre el Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Armas Ligeras en todos sus aspectos". Nueva York (9-20 julio, 2001). Para la elaboración de dicha conferencia tuvieron lugar dos reuniones preparatorios (8-30 enero y 19-30 marzo, 2001).

  • "III Reunión de los Estados Parte para la Convención contra las Minas Antipersonales". Nicaragua (8-21 septiembre, 2001).
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Asociación de las naciones unidas venezuela iconLa celebración del Día del Niño se remonta al año de 1924, cuando...

Asociación de las naciones unidas venezuela iconInforme de la conferencia de las naciones unidas

Asociación de las naciones unidas venezuela iconY Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Asociación de las naciones unidas venezuela iconInforme anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas

Asociación de las naciones unidas venezuela iconEl Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (pnuma)

Asociación de las naciones unidas venezuela iconDocumento preparado por el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas...

Asociación de las naciones unidas venezuela iconProtocolo de kyoto de la convencion marco de las naciones unidas sobre el cambio climatico

Asociación de las naciones unidas venezuela iconAutodeterminación: Posibilidad dada a la población de un territorio...

Asociación de las naciones unidas venezuela iconIx modelo venezolano de naciones unidas

Asociación de las naciones unidas venezuela iconNaciones Unidas, g-20, Irlanda y chekia…


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com