6. Bibliografía. 40




descargar 202.8 Kb.
título6. Bibliografía. 40
página3/5
fecha de publicación19.08.2016
tamaño202.8 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5

3.5. La descripción como elemento de la exposición.
La descripción, que se viene denominando técnica para diferenciarla de la literaria, es un apoyo insustituible en la exposición. En la mayoría de los manuales especializados se destaca el valor fuertemente objetivo y preciso de la descripción técnica, muy alejada de la descripción que surge con intención estética. La descripción interviene activamente en textos en donde sea necesario enumerar la naturaleza, partes y finalidad de un objeto o de un fenómeno cualquiera, algún experimento efectuado para probar tal o cual hipótesis, e incluso, para informar sobre el funcionamiento y aplicación de determinados aparatos, maquinas o procedimientos, etc.
El aparato en el cual se lleva a cabo la impresión del positivo se llama ampliadora. Esta proyecta a partir del negativo y sobre papel sensible, una imagen, de tal forma que graduando la distancia entre el objeto y el papel se puede obtener cualquier grado de ampliación. Existen dos tipos principales de ampliadoras: vertical y horizontal. El tipo vertical se utiliza casi exclusivamente en las fotografías ordinarias; el tipo horizontal fue popular en la primera época, pero es demasiado incómodo para el positivado normal y se utiliza ahora en ciertas ramas de la fotografía.

Todas las ampliadoras utilizan el mismo principio de trabajo. El objetivo se ilumina y su imagen se enfoca mediante el objetivo, sobre una hoja de papel sensible. Después de una exposición suficiente, se revela el papel, para obtener una imagen positiva ampliada.

Todas las ampliadoras tienen en común algunas partes fundamentales: un medio de iluminación del negativo, un soporte para el negativo, un objetivo y soporte para el papel. Las tres primeras se encuentran generalmente reunidas en una sola unidad, la cual se mueve en dirección del papel, para cambiar la escala de ampliación.

(Enciclopedia focal de fotografía)
En este texto se puede palpar la existencia de una descripción técnica que explica de forma clara y concisa los usos que una máquina ampliadora tiene.
La descripción técnica es adecuada, por tanto, para textos correspondientes a las ciencias naturales y a la medicina por una parte, y a las ciencias físicas y experimentales por otra. Pero también puede emplearse para una explicación que conlleve el paso del tiempo. En este caso, la descripción está marcada por aspectos sustancialmente narrativos, y ocurre cuando se describen acontecimientos históricos o procesos en los que interviene el factor del tiempo.
El pergamino fue tenido por San Isidoro poco menos que como un sustituto del papiro. Pero cuando este último escaseó, el pergamino se hizo insustituible para confeccionar el libro, hasta que hacia los siglos XI-XII hizo su aparición el papel. Para tomar notas aún se seguía usando en el siglo X las tablillas enceradas, según nos muestran albeldenses y emilianenses.

El pergamino, aunque costoso y escaso, siguió siendo imprescindible en el escritorio de la Baja Edad Media. Era escaso, porque el buen pergamino exigía sacrificar terneras de pocos días; y era costoso porque su elaboración resultaba complicada.

Las pieles de ternera o cabra se lavaban abundantemente en agua clara, luego pasaban a un baño de cal apagada donde permanecía de ocho a quince días. Tras esto, con cuchillas especiales se les quitaba el pelo, volvían a encalarse, y, por fin, se tendían en bastidores para su secado. De este secado dependía especialmente la calidad del pergamino; se hacía en forma intermitente, remojando de vez en cuando, y al mismo tiempo se rebajaba la piel con la típica cuchilla semilunar o chifla. Todo este proceso exigía pericia y práctica. Finalmente la piel se pulía con polvo de pómez o cosa similar y ya podía cortarse en la forma necesaria.

A la vez que se cortaba la hoja de pergamino se picaban las marcas que habían de seguir de guía al pautado de las líneas, las columnas, etc. Para ello se extendía sobre una tabla en que sobresalían pequeños clavillos aguzados cuyas puntas picaban las indicaciones necesarias.

(GONZALO MENÉNDEZ PIDAL, La España del siglo XIII leída en imágenes)
Podemos diferenciar el texto que acabamos de leer del anterior principalmente porque en la descripción expuesta en este el paso del tiempo juega un papel importante. Este paso del tiempo se observa en los verbos en pretérito y en presente histórico. También las fórmulas de cohesión expresan simultaneidad, pasado, presente futuro según convenga.
3.5.1. Tipos de descripción como elemento de la exposición: Como ya hemos visto en el punto 3.5., los tipos de descripción que pueden aparecer en un texto expositivo son, básicamente, dos: la descripción técnica adecuada para textos en los que se tratan las ciencias naturales, como la medicina, y las físicas y experimentales; y la descripción en la que el paso del tiempo tenga un papel relevante en dicha descripción, caso en el cual, la descripción está marcada por aspectos sustancialmente narrativos, y ocurre cuando se describen acontecimientos históricos o procesos en los que interviene el factor del tiempo.


3.5.2. Características de la descripción técnica:

a. La descripción es enumerativa, pues el autor aporta detalles acerca de lo que pretende describirse. Para que esto ocurra, debe haber un criterio selectivo que organice la información basándose siempre en el interés observado por la ciencia y en el tipo de texto donde se incluye la descripción. A pesar de ello, no puede decirse que exista un orden predeterminado en las descripciones, ya que todo está supeditado a aquello que se quiera conseguir.
b. La claridad, que es un factor de extrema importancia en los textos expositivos. Un texto expositivo debe evitar todo tipo de ambigüedades por motivos que ya hemos explicado en la definición de lo es que un texto expositivo.
c. En todo momento deben evitarse juicios de valor en los discursos científicos, ya que esto restaría objetividad al discurso. Los adjetivos que deben aparecer en este tipo de textos son los especificativos.
d. La función predominante es la explicativa. Muy útil para aclarar aquello que quiera hacerse llegar al receptor de la exposición. En el texto que se adjunta a continuación observamos el uso de esta función explicativa mediante el uso de comparaciones.
Así como la sal es muy ingrata al gusto por sí sola, pero aplicada a los manjares con prudencia, los sazona y hace más gustosos, así las especies disonantes por sí solas son muy desapacibles al oído y se hacen insufribles, pero colocadas por el compositor con las reglas del arte, se hace música más deleitante y gustosa.
e. La utilización del presente de indicativo insiste en el valor temporal de lo que se comunica. Importante es, también, el uso de pretérito imperfecto en aquellos textos en los que se hace referencia a un desarrollo o proceso. Esta característica se observa en el siguiente texto:
La linfa constituye otra parte del medio interno de los animales. Deriva de la sangre y presenta una importancia muy parecida a ella, con la existencia de los electrólitos y proteínas en solución. Las células están reducidas a los linfocitos que realizan una de las misiones principales de la linfa. El líquido intercelular, que baña a las células, se conoce como la linfa de los tejidos, la cual es conducida por los capilares y vasos linfáticos constituyendo todo un sistema linfático que morfológica y funcionalmente es un anexo del vascular sanguíneo. La linfa de los tejidos realiza un papel de intermediario entre la sangre y las células en la mayoría de los órganos. En los vertebrados las misiones de la linfa son de limpieza y drenaje e intervienen en el transporte de sustancias nutricias y en los fenómenos de inmunidad. Los ganglios linfáticos se constituyen como estaciones depuradoras del medio interno gracias a la abundancia de linfocitos, que son los que efectúan el trabajo, para restituir finalmente este líquido ya purificado al torrente sanguíneo.

(Medida y realidad, Biblioteca de Recursos Didácticos)

3.6. Técnicas más frecuentes empleadas en la exposición.
Para manejar las técnicas más adecuadas en la construcción de textos expositivos es preciso, primero, conocer dichas técnicas y, segundo, aprender a manejarlas de forma correcta, ya que de su correcto uso dependerá la correcta recepción del texto expositivo.

A continuación pasamos a explicar dichas características:
3.6.1. Disposición: factor fundamental en el discurso. La disposición clara y coherente de la información es el objetivo que debe perseguirse en todo momento en este tipo de textos, debido a que el lector tiene que seguir el desarrollo del tema que se expone simultáneamente a que este es expuesto. Lo habitual es comenzar el discurso con las nociones generales para, a continuación, seguir con la exposición en sí. Este orden no es obligatorio, esto es, no tiene que ser siempre así, ya que el orden dependerá, en cierta medida, de la intención del autor.
3.6.2. Ejemplos: otra característica de la exposición es la utilización de ejemplos. Estos ayudan al autor a explicarse mejor o a analizar aquello que quiere exponer. Además de ayudar al autor a expresarse y explicarse, los ejemplos también ayudan al recetor a comprender aquello que el autor expone.
3.6.3. Guión y resumen: Es de vital importancia saber elaborar un guión antes de escribir una exposición. Igual de importante es saber resumir y sintetizar un texto. Resumir un texto exige la perfecta comprensión del mismo y eso se consigue tras una atenta lectura. Resumir consiste en ordenar la información más relevante desechando aquella información que pueda considerarse irrisoria. De un buen resumen se obtiene la idea matiz o fundamental del texto que será el punto de partida del guión. Esta idea fundamental, tradicionalmente denominada tema, debe albergar lo verdaderamente esencial del texto, donde se incluye la intención comunicativa del autor.
(1) Una obra literaria contiene una serie de informaciones, elementos descriptivos de vida e historias, artes y oficios, etc. Son datos extrínsecamente controlables, y son accidentalmente integrantes de la obra. Esto es lo que busca un historiador crítico, un sociólogo, un arqueólogo, cuando consultan monumentos literarios. En la Ilíada aprendemos muchas cosas sobre las costumbres de la época micénica; en la Odisea podemos aprender usos marineros de una época. Todas estas informaciones no constituyen la verdad específica de la obra literaria, y el erudito que solamente busca esos datos, no percibe la obra literaria.

(2) También la Sagrada Escritura nos suministra múltiples informaciones sobre costumbres y conceptos de la época: casas de dos pisos, monino de agua movido por dos mujeres, los pastores usaban hondas, y también la idea de que hay en el cielo depósitos de granizo, etc. Estas informaciones no constituyen la verdad específica de la Sagrada Escritura. Esto ya lo explicó San Agustín.

(3) Más aún, estas informaciones secundarias puede manejarlas el autor con una cierta libertad, puesto que las subordina a la verdad de su obra. Puede simplificar la información, puede aceptarla sin molestarse en controlarla críticamente, puede inventar elementos informativos según le conviene, puede deformar positivamente algunas informaciones por conveniencias narrativas o expresivas, puede exagerar una información. Todo esto no es trampa ni capricho, sino sentido funcional, pues todo ha de quedar subordinado y asumido por la verdad de la obra. Si el docto utiliza la obra literaria como fuente de información fidedigna, él carga con la responsabilidad de sus propios errores, y no tiene derecho a atribuírselos al autor.

(L. ALONSO SCHÖKEL, La palabra inspirada)
3.7. Características lingüísticas.
La exposición tiene una finalidad eminentemente práctica y esto marca de forma determinante los rasgos lingüísticos que intervienen en su expresión. La peculiar sintaxis que debe observarse y el léxico empleado son los rasgos más destacados de este tipo de textos.
3.7.1. Estructuras sintácticas: deben dar cuenta del proceso o fenómeno que se pretende definir. Debido a esto, la presencia de oraciones de carácter explicativo es prácticamente una obligación en este tipo de textos. Las oraciones explicativas son oraciones que facilitan la comunicación y la comprensión del mensaje.

Es preciso señalar la imposibilidad de fijar unos esquemas válidos a través de los que se manifiesten los textos expositivos. En la mayoría de los textos predomina la expresión neutral, lo que se refleja en el uso de una sintaxis simple, apartada de la complejidad. Sin embargo, un repaso a los textos expositivos, por muy rápido y superficial que este sea, da cuenta de una abundancia en la utilización de la subordinación, frente a la coordinación; de la existencia de períodos largos en lugar de la oración simple; de la ausencia de yuxtaposición. De este modo, aparecen con frecuencia las subordinadas adjetivas, cuyo sentido explicativo, o en su caso especificativo, se aviene perfectamente a este tipo de texto. La coordinación suele aparecer relacionando periodos amplios y proporcionando matices semánticos de inclusión o exclusión.
3.7.2. Léxico: el léxico que se utiliza en los textos expositivos es específico y se adapta al tema que se trate y al nivel de conocimiento del tema en que nos encontremos. En uno y otro caso, los términos empleados han de estar despojados de toda ambigüedad y de toda connotación, esto es, los términos deben ser tomados en su valor denotativo, ya que la intención del autor no es crear belleza mediante el lenguaje, sino exponer unas ideas con precisión, concreción y concisión. Por tanto, la función lingüística que predomina en este tipo de textos es la referencial.

Debemos darnos cuenta, además, de que la connotación puede aparecer, a veces, en textos divulgativos o en ensayos, por el contrario, de ningún modo tiene cabida en textos científicos.

Es importante remarcar asimismo la evidente existencia de tecnicismos. Estos tecnicismos son obligados por el tema tratado, hay temas que, por su mayor grado de especificidad, requieren un vocabulario más técnico mientras que otros no. Pero también la utilización de tecnicismos pone de manifiesto el conocimiento que supuestamente debe posee el receptor sobre la materia tratada, cuantos más tecnicismos haya en una exposición, más conocimiento sobre la materia se supone que tiene el receptor. Factores pragmáticos, por tanto, determinan el nivel de especialización del texto.

Es frecuente que los textos expositivos aparezcan marcados con un grado de abstracción más o menos elevado. El grado de abstracción del texto dependerá siempre del marco en el que el autor se sitúe: de carácter especializado o de carácter divulgativo. Esta característica, propia de los textos humanísticos y científicos, queda reflejada en el abundante empleo de substantivos abstractos.



3.8. Tipos de textos expositivos orales.
A continuación pasaremos a explicar los tipos de textos expositivos orales:
a. Discurso: un discurso es el acto verbal y oral de dirigirse a un público. Su principal función es comunicar o exponer pero con el objetivo principal de persuadir.

También podemos decir que un discurso es un acto de habla, y por tanto consta de los elementos de todo acto de habla: en primer lugar, el acto locutivo, es decir, el acto de escribir un texto con sentido y referencia; en segundo lugar, un acto ilocutivo; finalmente, un acto perlocutivo, o sea, los efectos en pensamientos, creencias, sentimientos o acciones del interlocutor u oyente.

El discurso es el razonamiento extenso de una persona dirigido a otra u otras, es la exposición oral de algún tema hecha generalmente con el fin de persuadir, y que se encuentra conformada por tres aspectos que son: el tema o contenido del discurso, el orador y el auditorio.
b. Conferencia: exposición en público de algún tema o materia por parte de un especialista calificado. Y este concepto es el más utilizado en el ámbito cultural, académico, de investigación y empresarial.
1   2   3   4   5

similar:

6. Bibliografía. 40 iconBibliografíA 46

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía: 18

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com