6. Bibliografía. 40




descargar 202.8 Kb.
título6. Bibliografía. 40
página4/5
fecha de publicación19.08.2016
tamaño202.8 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5

3.9. Tipos de textos expositivos escritos.
En el siguiente apartado tratamos los textos expositivos escritos.
a. Noticia: es la información de todo hecho o acontecimiento actual que provoca interés a un gran número de personas. Fuente del periodismo y de los medios de comunicación.

Las características son las siguientes: veracidad, objetividad, claridad, brevedad, actualidad, interés, etc.

La noticia tiene una fuerte estructuración externa que es la siguiente:

-Titular: es la parte inicial. Frases cortas, afirmativas y sin carácter literario. Predominio de la construcción nominal y empleo de formas verbales no personales.

Se divide en:

- Antetítulo: sobre el título, con caracteres menores. Es prescindible.

-Título: se anuncia en un mínimo de palabras con caracteres mayores el contenido de la noticia.

- Subtítulo: frase colocada abajo del título con caracteres menores. Es prescindible.

- Encabezamiento o lead: entrada. Su función es motivar la lectura. Debe ser breve y claro. Está impreso con negrita o cursiva. Sintetiza las 6 preguntas básicas: Qué, Quién, Cómo, Cuándo, Dónde y Por qué.

-Cuerpo: son los párrafos que completan y amplían lo dicho en la base de las 6 preguntas básicas: El hecho, el sujeto (agente o paciente), la manera en que se produjo, el tiempo, el lugar y las causas o razones.

-Final: le da sentido al texto al señalar las consecuencias, soluciones y proyecciones del hecho. Algunas no lo tienen porque es aislada o porque no concluye con datos relevantes.

Además de estar estructurada externamente, también lo está internamente, esto es, en la forma y modo en que se exponen los hechos:

-Orden Cronológico o progresivo: hacia delante.

-Regresivo: hacia atrás

-Emotivo: desde el punto de vista de un testigo, resaltar los aspectos más impactantes (pirámide invertida: razones de espacio en la diagramación de un periódico, en el que se pueden reducir los párrafos finales.).

-Intensivo: se inicia con el momento más emocionante y después se señalan los hechos anteriores y posteriores, produciendo efectos dramáticos.
b. Informe: es un tipo de exposición, que busca presentar los datos e informaciones de forma ordenada y específica, con mucha claridad y detalles con la finalidad de extraer conclusiones o tomar decisiones. Su objetivo es darle al lector los elementos de juicio necesarios para comprender y solucionar y sacar conclusiones.

El informe debe ser organizado y ordenado, que motive al receptor a continuar la lectura, que utilice un lenguaje claro, adecuado y preciso; que los temas sean abordados con objetividad pues no es un ensayo, que haya una investigación u observación de por medio. Los datos deben ser específicos y concretos, asimismo, los resultados deben ser expresados a través de algún dibujo o gráfico, con el fin de facilitar la comprensión del lector.

Distinguimos varios tipos de informe según su contenido:

-Informe Científico: en este tipo informe se detallan hechos de orden científico, se hace referencia a algún fenómeno o a los pasos de una investigación. Describe los procesos que han sido parte de una observación y que se han regido por el método científico (observación, hipótesis, experimentación, conclusión, comprobación o refutación de la hipótesis).

-Informe de investigación: se presentan los resultados de una investigación o de una recolección de datos de un tema determinado de forma objetiva. Es parecida a una tesis, aunque no posee la misma profundidad, pero cuenta con los elementos de introducción (se plantea el tema y objetivo), desarrollo (se expone el contenido) y conclusión (sintetiza los aspectos fundamentales).

-Informe de un acontecimiento o suceso: en este informe se hace referencia a hechos artísticos, tales como exposiciones, obras de teatro, encuentros, conferencias, debates, simposios y otros. Al comenzar el texto se detalla el día en que ocurrió o se llevará a cabo, la hora, el lugar y demás características; luego se hace un desarrollo, donde se comentan los detalles del evento y los asistentes o datos varios y al finalizar se comentan las opiniones, efectos o consecuencias de dicho acontecimiento. Se compone de: introducción (circunstancias del evento), desarrollo (presenta y describe las personas y acontecimientos) y la conclusión (destaca los efectos).

c. Editorial: es un género periodístico, que consiste en un texto no firmado que explica, valora y juzga un hecho de especial importancia. Este texto es tradicional de los periódicos y suele aparecer situado en un lugar preferente dentro de la sección de opinión de un medio de comunicación. El editorial no lleva firma, ya que resume una opinión colectiva. El editorial está siempre ligado a la actualidad, y está relacionado con un hecho reciente.

Las funciones del editorial son, principalmente, explicar los hechos y su importancia, dar antecedentes (contextualización histórica), predecir el futuro, formular juicios morales o de valor y llamar a la acción.

d. Ensayo: el ensayo consiste en la interpretación de un tema (humanístico, filosófico, político, social, cultural, deportivo, etc.).

La estructura del ensayo es:

-Introducción: es la que expresa el tema y el objetivo del ensayo; explica el contenido y los subtemas o capítulos que abarca, así como los criterios que se aplican en el texto, abarca más o menos media página.

-Desarrollo: contiene la exposición y análisis del mismo, se plantean las ideas propias y se sustentan con información de las fuentes necesarias: libros, revistas, Internet, entrevistas y otras. En él va todo el tema desarrollado. Se sostiene la tesis, ya probada en el contenido, y se profundiza más sobre la misma, ya sea ofreciendo contestaciones sobre algo o dejando preguntas finales que motiven al lector a reflexionar. Esta utiliza principalmente recursos como lo son la descripción, la narración y citas que deben ser incluidas entre comillas para poder tener con qué defender nuestra tesis.

-Conclusión: en este apartado el autor expresa sus propias ideas sobre el tema, se permite dar algunas sugerencias de solución, cerrar las ideas que se trabajaron en el desarrollo del tema y proponer líneas de análisis para posteriores escritos. Ocupa alrededor de media página.

e. Artículo científico: es un trabajo relativamente breve destinado a la publicación en revistas especializadas. Debe estar cuidadosamente redactado para evitar digresiones innecesarias, para lograr expresar de un modo claro y sintético lo que se pretende comunicar, y para que incluya las citas y referencias indispensables. En muchas ocasiones los artículos científicos son síntesis de informes o tesis de mayor envergadura, que orientan los esfuerzos de quienes puedan estar interesados en consultar la obra original.

La estructura del artículo científico es:

-Resumen: el resumen aparece inmediatamente después del título del artículo. Presenta el contexto del estudio, el propósito del estudio, los procedimientos básicos, los descubrimientos principales y las conclusiones principales.

-Introducción: la introducción presenta el tema a tratar en el artículo y suele responder a la pregunta del por qué se ha realizado el estudio. Suele no tener más de dos párrafos y a veces incluye un compendio de las últimas averiguaciones en el tema.

-Métodos y materiales: la sección de métodos sólo debe incluir la información que estaba disponible en el momento en que se escribió el plan o protocolo del estudio. Cualquier información que se consiguió durante el estudio debe consignarse en la sección de Resultados.

4. Parte práctica.

Actividad 1.

Desarrolle una descripción de estructura narrativa a partir del video que se le mostrará a continuación.

http://www.youtube.com/watch?v=F0_liaHyBtU

Actividad 2.

Desarrolle un informe formal a partir del video que se les presenta a continuación.

http://www.youtube.com/watch?v=RnmBaWy4DJo&feature=PlayList&p=907B128ED04ED326&playnext=1&playnext_from=PL&index=34

Actividad 3.

Compare un discurso del empresario informático estadounidense Steven Jobs con el discurso del presidente de los Estados Unidos Barack Obama. Realice una exposición de estructura narrativa de comparación-contraste.

Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford:

http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY http://www.youtube.com/watch?v=X4xO1QUKYxM&feature=related http://www.sabbatella.com/blog/files/Steve-Jobs-Discurso-Stanford.pdf

Tienen que encontrar eso que aman”

Me siento honrado de estar con ustedes hoy en su ceremonia de graduación en una de

las mejores universidades del mundo. Yo nunca me gradué de una universidad. La verdad

sea dicha, esto es lo más cerca que he estado de una graduación. Hoy deseo contarles tres

historias de mi vida. Eso es. No es gran cosa. Sólo tres historias.

La primera historia se trata de conectar los puntos

Me retiré del Reed College después de los primeros 6 meses y seguí yendo de modo

intermitente otros 18 meses o más antes de renunciar de verdad. Entonces ¿por qué me

retiré?.

Comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era joven, estudiante de

universidad graduada, soltera, y decidió darme en adopción. Ella creía firmemente que debía

ser adoptado por estudiantes graduados. Por lo tanto, todo estaba arreglado para que

apenas naciera fuera adoptado por un abogado y su esposa; salvo que cuando nací,

decidieron en el último minuto que en realidad deseaban una niña. De ese modo, mis padres

que estaban en lista de espera, recibieron una llamada en medio de la noche

preguntándoles: “Tenemos un niño no deseado; ¿lo quieren?”. Ellos dijeron “Por supuesto”.

Posteriormente, mi madre biológica se enteró que mi madre nunca se había graduado de

una universidad y que mi padre nunca se había graduado de la enseñanza media. Se negó a

firmar los papeles de adopción definitivos. Sólo cambió de parecer unos meses más tarde

cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad.

Luego a los 17 años fui a la universidad. Sin embargo, ingenuamente elegí una

universidad casi tan cara como Stanford y todos los ahorros de mis padres de clase obrera

fueron gastados en mí matrícula. Después de 6 meses yo no era capaz de apreciar el valor

de lo anterior. No tenía idea de lo que quería hacer con mi vida y no tenía idea de la manera

en que la universidad me iba a ayudar a deducirlo. Y aquí estaba yo, gastando todo el dinero

que mis padres habían ahorrado durante toda su vida. Así que decidí retirarme y confiar en

que todo iba a resultar bien. Fue bastante aterrador en ese momento, pero mirando hacia

atrás fue una de las mejores decisiones que tomé. Apenas me retiré, pude dejar de asistir a

las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a asistir irregularmente a las que

se veían interesantes.

No todo fue romántico. No tenía dormitorio, dormía en el piso de los dormitorios de

amigos, llevaba botellas de Coca Cola a los depósitos de 5 centavos para comprar comida y

caminaba 11 kilómetros, cruzando la ciudad todos los domingos en la noche para conseguir

una buena comida a la semana en el templo Hare Krishna. Me encantaba. La mayor parte de

las cosas con que tropecé siguiendo mi curiosidad e intuición resultaron ser inestimables

posteriormente. Les doy un ejemplo: en ese tiempo Reed College ofrecía quizás la mejor

instrucción en caligrafía del país. Todos los afiches, todas las etiquetas de todos los cajones

estaban bellamente escritos en caligrafía a mano en todo el campus. Debido a que me había

retirado y no tenía que asistir a las clases normales, decidí tomar una clase de caligrafía

para aprender. Aprendí de los tipos serif y san serif, de la variación de la cantidad de espacio

entre las distintas combinaciones de letras, de lo que hace que la gran tipografía sea lo que

es. Fue hermoso, histórico, artísticamente sutil de una manera en que la ciencia no logra

capturar, y lo encontré fascinante.

Nada de esto tenía incluso una esperanza de aplicación práctica en mi vida. No obstante,

diez años después, cuando estaba diseñando la primera computadora Macintosh, todo tuvo

sentido para mí. Y todo lo diseñamos en la Mac. Fue la primera computadora con una bella

tipografía. Si nunca hubiera asistido a ese único curso en la universidad, la Mac nunca habría

tenido tipos múltiples o fuentes proporcionalmente espaciadas. Además, puesto que

Windows sólo copió la Mac, es probable que ninguna computadora personal la tendría. Si

nunca me hubiera retirado, nunca habría asistido a esa clase de caligrafía, y las

computadoras personales no tendrían la maravillosa tipografía que tienen. Por supuesto era

imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en la universidad. Sin

embargo, fue muy, muy claro mirando hacia el pasado diez años después.

Reitero, no pueden conectar los puntos mirando hacia el futuro; solamente pueden

conectarlos mirando hacia el pasado. Por lo tanto, tienen que confiar en que los puntos de

alguna manera se conectarán en su futuro. Tienen que confiar en algo – su instinto, su

destino, su vida, su karma, lo que sea. Esta perspectiva nunca me ha decepcionado, y ha

hecho la diferencia en mi vida.

La segunda historia es sobre amor y pérdida

Yo fui afortunado – descubrí lo que amaba hacer temprano en la vida. Woz y yo

comenzamos Apple en el garage de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos duro y en

10 años Apple había crecido a partir de nosotros dos en un garage, transformándose en una

compañía de US$2 mil millones con más de 4.000 empleados. Recién habíamos presentado

nuestra más grandiosa creación – la Macintosh – un año antes y yo recién había cumplido

los 30. Y luego me despidieron. ¿Cómo te pueden despedir de una compañía que

comenzaste? Bien, debido al crecimiento de Apple contratamos a alguien que pensé que era

muy talentoso para dirigir la compañía conmigo, los primeros años las cosas marcharon

bien. Sin embargo, nuestras visiones del futuro empezaron a desviarse y finalmente tuvimos

un tropiezo. Cuando ocurrió, la Junta del Directorio lo respaldó a él. De ese modo a los 30

años estaba afuera. Y muy publicitadamente fuera. Había desaparecido aquello que había

sido el centro de toda mi vida adulta, fue devastador.

Por unos cuantos meses, realmente no supe qué hacer. Sentía que había decepcionado a

la generación anterior de empresarios – que había dejado caer el testimonio cuando me lo

estaban pasando. Me encontré con David Packard y Bob Noyce e intenté disculparme por

haberlo echado a perder tan estrepitosamente. Fue un absoluto fracaso público e incluso

pensaba en alejarme del valle. No obstante, lentamente comencé a entender algo – Yo

todavía amaba lo que hacía. El revés ocurrido con Apple no había cambiado eso ni un

milímetro. Había sido rechazado, pero seguía enamorado. Y así decidí comenzar de nuevo.

En ese entonces no lo entendí, pero sucedió que ser despedido de Apple fue lo mejor

que podía haberme pasado. La pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la liviandad de

ser un principiante otra vez, menos seguro de todo. Me liberó para entrar en uno de las

etapas más creativas de mi vida. Durante los siguientes cinco años, comencé una compañía

llamada NeXT, otra compañía llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que se

convirtió en mi esposa. Pixar continuó y creó la primera película en el mundo animada por

computadora, Toy Story, y ahora es el estudio de animación más exitoso a nivel mundial. En

un notable giro de los hechos, Apple compró NeXT, regresé a Apple y la tecnología que

desarrollamos en NeXT constituye el corazón del actual renacimiento de Apple. Además, con

Laurene tenemos una maravillosa familia. Estoy muy seguro de que nada de esto habría

sucedido si no me hubiesen despedido de Apple. Fue una amarga medicina, pero creo que el

paciente la necesitaba. En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No

pierdan la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo

que hacía. Tienen que encontrar eso que aman. Y eso es tan válido para su trabajo como

para sus amores. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas y la única manera de

sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creen es un gran trabajo. Y la única

forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado,

sigan buscando. No se detengan. Al igual que con los asuntos del corazón, sabrán cuando lo

encuentren. Y al igual que cualquier relación importante, mejora con el paso de los años. Así

que sigan buscando hasta que lo encuentren. No se detengan.

La tercera historia es sobre la muerte

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo parecido a “Si vives cada día como si

fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto”. A mí me impresionó y

desde entonces, durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me

pregunto: “Si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de

hacer hoy?” Y cada vez que la respuesta ha sido “No” por varios días seguidos, sé que

necesito cambiar algo.

Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he

encontrado para ayudarme a decidir las grandes elecciones de mi vida. Porque casi todo –

todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso –

todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solamente aquello que es

realmente importante. Recordar que van a morir es la mejor manera que conozco para

evitar la trampa de pensar que tienen algo que perder. Ya están desnudos. No hay ninguna

razón para no seguir a su corazón.

Casi un año atrás me diagnosticaron cáncer. Me hicieron un scanner a las 7:30 de la

mañana y claramente mostraba un tumor en el páncreas. Yo ni sabía lo que era el páncreas.

Los doctores me dijeron que era muy probable que fuera un tipo de cáncer incurable y que

mis expectativas de vida no superarían los tres a seis meses. Mi doctor me aconsejó irme a

casa y arreglar mis asuntos, que es el código médico para prepararte para la muerte.

Significa intentar decirle a tus hijos todo lo que pensabas decirles en los próximos 10 años,

decirlo en unos pocos meses. Significa asegurarte que todo esté finiquitado de modo que

sea lo más sencillo posible para tu familia. Significa despedirte.

Viví con ese diagnóstico todo el día. Luego al atardecer me hicieron una biopsia en que

introdujeron un endoscopio por mi garganta, a través del estómago y mis intestinos,

pincharon con una aguja mi páncreas y extrajeron unas pocas células del tumor. Estaba

sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me contó que cuando examinaron las células en el

microscopio, los doctores empezaron a llorar porque descubrieron que era una forma muy

rara de cáncer pancreático, curable con cirugía. Me operaron y ahora estoy bien.

Fue lo más cercano que he estado a la muerte y espero que sea lo más cercano por unas

cuantas décadas más. Al haber vivido esa experiencia, puedo contarla con un poco más de

certeza que cuando la muerte era un útil pero puramente intelectual concepto:

Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar

allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como

debe ser porque la Muerte es muy probable que sea la mejor invención de la Vida. Es el

agente de cambio de la Vida. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo. Ahora mismo,

ustedes son lo nuevo, pero algún día, no muy lejano, gradualmente ustedes serán viejos y

serán eliminados. Lamento ser tan trágico, pero es muy cierto.

Su tiempo tiene límite, así que no lo pierdan viviendo la vida de otra persona. No se

dejen atrapar por dogmas – es decir, vivir con los resultados del pensamiento de otras

personas. No permitan que el ruido de las opiniones ajenas silencien su propia voz interior. Y

más importante todavía, tengan el valor de seguir su corazón e intuición, que de alguna

manera ya saben lo que realmente quieren llegar a ser. Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una asombrosa publicación llamada The Whole Earth Catalog,

que era una de las biblias de mi generación. Fue creada por un tipo llamado Steward Brand

no muy lejos de aquí en Menlo Park, y la creó con un toque poético. Fue a fines de los 60,

antes de las computadoras personales y de la edición mediante microcomputadoras, por lo

tanto, en su totalidad estaba editada usando máquinas de escribir, tijeras y cámaras

polaroid. Era un tipo de Google en formato de edición económica, 35 años antes de que

apareciera Google: era idealista y rebosante de hermosas herramientas y grandes

conceptos.

Steward y su equipo publicaron varias ediciones del The Whole Earth Catalog, y luego

cuando seguía su curso normal, publicaron la última edición. Fue a mediados de los 70 y yo

tenía la edad de ustedes. En la tapa trasera de la última edición, había una fotografía de una

carretera en el campo temprano en la mañana, similar a una en que estarían haciendo dedo

si fueran así de aventureros. Debajo de la foto decía: “Manténganse hambrientos.

Manténganse descabellados”. Fue su mensaje de despedida al finalizar. Manténganse

hambrientos. Manténganse descabellados. Siempre he deseado eso para mí. Y ahora,

cuando se gradúan para empezar de nuevo, es lo que deseo para ustedes.

Permanezcan hambrientos. Permanezcan descabellados.

Muchas gracias.

Discurso del presidente de los Estados Unidos Barack Obama:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Discurso/inaugural/presidente/Barack/Obama/espanol/elpepuint/20090120elpepuint_16/Tes#

Me presento aquí hoy humildemente consciente de la tarea que nos aguarda, agradecido por la confianza que habéis depositado en mí, conocedor de los sacrificios que hicieron nuestros antepasados. Doy gracias al presidente Bush por su servicio a nuestra nación y por la generosidad y la cooperación que ha demostrado en esta transición.

Son ya 44 los estadounidenses que han prestado juramento como presidentes. Lo han hecho durante mareas de prosperidad y en aguas pacíficas y tranquilas. Sin embargo, en ocasiones, este juramento se ha prestado en medio de nubes y tormentas. En esos momentos, Estados Unidos ha seguido adelante, no sólo gracias a la pericia o la visión de quienes ocupaban el cargo, sino porque Nosotros, el Pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de nuestros antepasados y a nuestros documentos fundacionales. Así ha sido. Y así debe ser con esta generación de estadounidenses.

Es bien sabido que estamos en medio de una crisis. Nuestro país está en guerra contra una red de violencia y odio de gran alcance. Nuestra economía se ha debilitado enormemente, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestra incapacidad colectiva de tomar decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era. Se han perdido casas; se han eliminado empleos; se han cerrado empresas. Nuestra sanidad es muy cara; nuestras escuelas tienen demasiados fallos; y cada día trae nuevas pruebas de que nuestros usos de la energía fortalecen a nuestros adversarios y ponen en peligro el planeta.

Estos son indicadores de una crisis, sujetos a datos y estadísticas. Menos fácil de medir pero no menos profunda es la destrucción de la confianza en todo nuestro territorio, un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y la próxima generación tiene que rebajar sus miras. Hoy os digo que los problemas que nos aguardan son reales. Son graves y son numerosos. No será fácil resolverlos, ni podrá hacerse en poco tiempo. Pero debes tener clara una cosa, América: los resolveremos.

Hoy estamos reunidos aquí porque hemos escogido la esperanza por encima del miedo, el propósito común por encima del conflicto y la discordia. Hoy venimos a proclamar el fin de las disputas mezquinas y las falsas promesas, las recriminaciones y los dogmas gastados que durante tanto tiempo han sofocado nuestra política.

Seguimos siendo una nación joven, pero, como dicen las Escrituras, ha llegado la hora de dejar a un lado las cosas infantiles. Ha llegado la hora de reafirmar nuestro espíritu de resistencia; de escoger lo mejor que tiene nuestra historia; de llevar adelante ese precioso don, esa noble idea, transmitida de generación en generación: la promesa hecha por Dios de que todos somos iguales, todos somos libres, y todos merecemos una oportunidad de buscar toda la felicidad que nos sea posible.

Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, sabemos que esa grandeza no es nunca un regalo. Hay que ganársela. Nuestro viaje nunca ha estado hecho de atajos ni se ha conformado con lo más fácil. No ha sido nunca un camino para los pusilánimes, para los que prefieren el ocio al trabajo, o no buscan más que los placeres de la riqueza y la fama. Han sido siempre los audaces, los más activos, los constructores de cosas -algunos reconocidos, pero, en su mayoría, hombres y mujeres cuyos esfuerzos permanecen en la oscuridad- los que nos han impulsado en el largo y arduo sendero hacia la prosperidad y la libertad.

Por nosotros empaquetaron sus escasas posesiones terrenales y cruzaron océanos en busca de una nueva vida. Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y colonizaron el Oeste; soportaron el látigo y labraron la dura tierra. Por nosotros combatieron y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn. Una y otra vez, esos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener las manos en carne viva, para que nosotros pudiéramos tener una vida mejor. Vieron que Estados Unidos era más grande que la suma de nuestras ambiciones individuales; más grande que todas las diferencias de origen, de riqueza, de partido.

Ése es el viaje que hoy continuamos. Seguimos siendo el país más próspero y poderoso de la Tierra. Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando comenzó esta crisis. Nuestras mentes no son menos imaginativas, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana pasada, el mes pasado ni el año pasado. Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el periodo del inmovilismo, de proteger estrechos intereses y aplazar decisiones desagradables ha terminado; a partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y empezar a trabajar para reconstruir Estados Unidos.

Porque, miremos donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía exige actuar con audacia y rapidez, y vamos a actuar; no sólo para crear nuevos puestos de trabajo, sino para sentar nuevas bases de crecimiento. Construiremos las carreteras y los puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que nutren nuestro comercio y nos unen a todos. Volveremos a situar la ciencia en el lugar que le corresponde y utilizaremos las maravillas de la tecnología para elevar la calidad de la atención sanitaria y rebajar sus costes. Aprovecharemos el sol, los vientos y la tierra para hacer funcionar nuestros coches y nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y nuestras universidades para que respondan a las necesidades de una nueva era. Podemos hacer todo eso. Y todo lo vamos a hacer.

Ya sé que hay quienes ponen en duda la dimensión de mis ambiciones, quienes sugieren que nuestro sistema no puede soportar demasiados grandes planes. Tienen mala memoria. Porque se han olvidado de lo que ya ha hecho este país; de lo que los hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une a un propósito común y la necesidad al valor.

Lo que no entienden los escépticos es que el terreno que pisan ha cambiado, que las manidas discusiones políticas que nos han consumido durante tanto tiempo ya no sirven. La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno interviene demasiado o demasiado poco, sino si sirve de algo: si ayuda a las familias a encontrar trabajo con un sueldo decente, una sanidad que puedan pagar, una jubilación digna. En los programas en los que la respuesta sea sí, seguiremos adelante. En los que la respuesta sea no, los programas se cancelarán. Y los que manejemos el dinero público tendremos que responder de ello -gastar con prudencia, cambiar malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día-, porque sólo entonces podremos restablecer la crucial confianza entre el pueblo y su gobierno.

Tampoco nos planteamos si el mercado es una fuerza positiva o negativa. Su capacidad de generar riqueza y extender la libertad no tiene igual, pero esta crisis nos ha recordado que, sin un ojo atento, el mercado puede descontrolarse, y que un país no puede prosperar durante mucho tiempo cuando sólo favorece a los que ya son prósperos. El éxito de nuestra economía ha dependido siempre, no sólo del tamaño de nuestro producto interior bruto, sino del alcance de nuestra prosperidad; de nuestra capacidad de ofrecer oportunidades a todas las personas, no por caridad, sino porque es la vía más firme hacia nuestro bien común.

En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falso que haya que elegir entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Nuestros Padres Fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, elaboraron una carta que garantizase el imperio de la ley y los derechos humanos, una carta que se ha perfeccionado con la sangre de generaciones. Esos ideales siguen iluminando el mundo, y no vamos a renunciar a ellos por conveniencia. Por eso, a todos los demás pueblos y gobiernos que hoy nos contemplan, desde las mayores capitales hasta la pequeña aldea en la que nació mi padre, os digo: sabed que Estados Unidos es amigo de todas las naciones y todos los hombres, mujeres y niños que buscan paz y dignidad, y que estamos dispuestos a asumir de nuevo el liderazgo.

Recordemos que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y el comunismo no sólo con misiles y carros de combate, sino con alianzas sólidas y convicciones duraderas. Comprendieron que nuestro poder no puede protegernos por sí solo, ni nos da derecho a hacer lo que queramos. Al contrario, sabían que nuestro poder crece mediante su uso prudente; nuestra seguridad nace de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y la moderación que deriva de la humildad y la contención.

Somos los guardianes de este legado. Guiados otra vez por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen un esfuerzo aún mayor, más cooperación y más comprensión entre naciones. Empezaremos a dejar Irak, de manera responsable, en manos de su pueblo, y a forjar una merecida paz en Afganistán. Trabajaremos sin descanso con viejos amigos y antiguos enemigos para disminuir la amenaza nuclear y hacer retroceder el espectro del calentamiento del planeta. No pediremos perdón por nuestra forma de vida ni flaquearemos en su defensa, y a quienes pretendan conseguir sus objetivos provocando el terror y asesinando a inocentes les decimos que nuestro espíritu es más fuerte y no podéis romperlo; no duraréis más que nosotros, y os derrotaremos.

Porque sabemos que nuestra herencia multicolor es una ventaja, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes, y no creyentes. Somos lo que somos por la influencia de todas las lenguas y todas las culturas de todos los rincones de la Tierra; y porque probamos el amargo sabor de la guerra civil y la segregación, y salimos de aquel oscuro capítulo más fuertes y más unidos, no tenemos más remedio que creer que los viejos odios desaparecerán algún día; que las líneas tribales pronto se disolverán; y que Estados Unidos debe desempeñar su papel y ayudar a iniciar una nueva era de paz.

Al mundo musulmán: buscamos un nuevo camino hacia adelante, basado en intereses mutuos y mutuo respeto. A esos líderes de todo el mundo que pretenden sembrar el conflicto o culpar de los males de su sociedad a Occidente: sabed que vuestro pueblo os juzgará por lo que seáis capaces de construir, no por lo que destruyáis. A quienes se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y acallando a los que disienten, tened claro que la historia no está de vuestra parte; pero estamos dispuestos a tender la mano si vosotros abrís el puño.

A los habitantes de los países pobres: nos comprometemos a trabajar a vuestro lado para conseguir que vuestras granjas florezcan y que fluyan aguas potables; para dar de comer a los cuerpos desnutridos y saciar las mentes sedientas. Y a esas naciones que, como la nuestra, disfrutan de una relativa riqueza, les decimos que no podemos seguir mostrando indiferencia ante el sufrimiento que existe más allá de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos mundiales sin tener en cuenta las consecuencias. Porque el mundo ha cambiado, y nosotros debemos cambiar con él.

Mientras reflexionamos sobre el camino que nos espera, recordamos con humilde gratitud a esos valerosos estadounidenses que en este mismo instante patrullan desiertos lejanos y montañas remotas. Tienen cosas que decirnos, del mismo modo que los héroes caídos que yacen en Arlington nos susurran a través del tiempo. Les rendimos homenaje no sólo porque son guardianes de nuestra libertad, sino porque encarnan el espíritu de servicio, la voluntad de encontrar sentido en algo más grande que ellos mismos. Y sin embargo, en este momento -un momento que definirá a una generación-, ese espíritu es precisamente el que debe llenarnos a todos.

Porque, con todo lo que el gobierno puede y debe hacer, a la hora de la verdad, la fe y el empeño del pueblo norteamericano son el fundamento supremo sobre el que se apoya esta nación. La bondad de dar cobijo a un extraño cuando se rompen los diques, la generosidad de los trabajadores que prefieren reducir sus horas antes que ver cómo pierde su empleo un amigo: eso es lo que nos ayuda a sobrellevar los tiempos más difíciles. Es el valor del bombero que sube corriendo por una escalera llena de humo, pero también la voluntad de un padre de cuidar de su hijo; eso es lo que, al final, decide nuestro destino.

Nuestros retos pueden ser nuevos. Los instrumentos con los que los afrontamos pueden ser nuevos. Pero los valores de los que depende nuestro éxito -el esfuerzo y la honradez, el valor y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo- son algo viejo. Son cosas reales. Han sido el callado motor de nuestro progreso a lo largo de la historia. Por eso, lo que se necesita es volver a estas verdades. Lo que se nos exige ahora es una nueva era de responsabilidad, un reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos obligaciones con nosotros mismos, nuestro país y el mundo; unas obligaciones que no aceptamos a regañadientes sino que asumimos de buen grado, con la firme convicción de que no existe nada tan satisfactorio para el espíritu, que defina tan bien nuestro carácter, como la entrega total a una tarea difícil.

Éste es el precio y la promesa de la ciudadanía.

Ésta es la fuente de nuestra confianza; la seguridad de que Dios nos pide que dejemos huella en un destino incierto.

Éste es el significado de nuestra libertad y nuestro credo, por lo que hombres, mujeres y niños de todas las razas y todas las creencias pueden unirse en celebración en este grandioso Mall y por lo que un hombre a cuyo padre, no hace ni 60 años, quizá no le habrían atendido en un restaurante local, puede estar ahora aquí, ante vosotros, y prestar el juramento más sagrado.

Marquemos, pues, este día con el recuerdo de quiénes somos y cuánto camino hemos recorrido. En el año del nacimiento de Estados Unidos, en el mes más frío, un pequeño grupo de patriotas se encontraba apiñado en torno a unas cuantas hogueras mortecinas a orillas de un río helado. La capital estaba abandonada. El enemigo avanzaba. La nieve estaba manchada de sangre. En un momento en el que el resultado de nuestra revolución era completamente incierto, el padre de nuestra nación ordenó que leyeran estas palabras:

"Que se cuente al mundo futuro... que en el más profundo invierno, cuando no podía sobrevivir nada más que la esperanza y la virtud... la ciudad y el campo, alarmados ante el peligro común, se apresuraron a hacerle frente".

América. Ante nuestros peligros comunes, en este invierno de nuestras dificultades, recordemos estas palabras eternas. Con esperanza y virtud, afrontemos una vez más las corrientes heladas y soportemos las tormentas que puedan venir. Que los hijos de nuestros hijos puedan decir que, cuando se nos puso a prueba, nos negamos a permitir que se interrumpiera este viaje, no nos dimos la vuelta ni flaqueamos; y que, con la mirada puesta en el horizonte y la gracia de Dios con nosotros, seguimos llevando hacia adelante el gran don de la libertad y lo entregamos a salvo a las generaciones futuras.

Gracias, que Dios os bendiga, que Dios bendiga a América.

Actividad 4.

A continuación va a leer un fragmento de un discurso por una persona de renombre. ¿Sabría decir de qué persona se trata? ¿Por qué lo ha sabido?

Como todos los años, no quiero dejar de expresar esta noche nuestro cariño, cercanía y comprensión hacia quienes padecen dolor, sufrimiento o soledad.

Al prepararnos para el Año Nuevo, debemos tomar conciencia de lo mucho que juntos hemos avanzado en las últimas décadas y del enorme potencial que, trabajando unidos, España encierra para nuestro futuro.

Como ya dije hace un año, España es una gran Nación de la que todos podemos sentirnos orgullosos.

Nunca habíamos conseguido recorrer un período tan largo e intenso de paz, estabilidad, progreso y bienestar, en democracia y libertad. Unidos hemos alcanzado una modernización sin precedentes en nuestra historia.

Pero no debemos ni podemos dar por sentados los avances que juntos hemos logrado con gran esfuerzo y sacrificio, atravesando incluso momentos de intenso dolor y sufrimiento.

Las claves de nuestra modernización han sido la reconciliación, la concordia, la generosidad y la común voluntad de construir una España democrática, moderna, unida y respetuosa de su rica diversidad, en torno a una Constitución de todos y para todos, producto del más amplio consenso entre españoles.

Esa voluntad de consenso, que en su día hizo posible la Transición, ha sido también el fundamento de nuestros principales logros.

De ahí, una vez más, mi apelación a las instituciones y los partidos del arco constitucional, para que contribuyan, mediante el más amplio consenso y el apoyo del conjunto de la sociedad, a asegurar la mejor solución a las principales preocupaciones de los ciudadanos, siempre en el marco de nuestra Constitución.

Es hora de redoblar esfuerzos en esa dirección, desde el respeto mutuo, con un diálogo sincero y responsable. Esto es lo que la gran mayoría de los ciudadanos espera de sus instituciones y legítimos representantes.

No se trata de renunciar a nuestras propias convicciones, sino de concentrarnos en todo aquello que nos une para buscar el acuerdo en lo esencial, siempre al servicio de un futuro cada vez mejor para España.

Un futuro que merece una dedicación diaria por parte de todos y cada uno de nosotros. Soseguemos la vida política y trabajemos con espíritu integrador.

Nuestra Constitución nos ofrece un marco amplio y generoso que asegura la convivencia en libertad de todos los españoles, el pleno ejercicio de nuestros derechos y la pacífica defensa de cualquier opción política.

Por ello, en democracia, la única respuesta a la extorsión, la coacción y la violencia es la que resulta de la primacía de la Ley y del Estado de Derecho.

Esa garantía de armónica convivencia que a todos nos proporciona nuestra norma fundamental, debe ser correspondida con el respeto a sus reglas como expresión de la voluntad popular.

Todas las instituciones y fuerzas democráticas tenemos el deber y la responsabilidad de lograr la unidad y la cohesión para desplegar todos los esfuerzos que nos permitan alcanzar, juntos, el objetivo irrenunciable de poner fin al terrorismo, dentro del pleno respeto a la Constitución.

De la profunda crueldad del terrorismo dan testimonio la muerte y el sufrimiento de tantas víctimas, así como el dolor de sus familias, a quienes debemos nuestro respeto, afecto, apoyo y solidaridad.

España es hoy una sociedad moderna y avanzada, de hombres y mujeres trabajadores, generosos y solidarios y que contribuyen con esfuerzo al bienestar de sus familias y del conjunto de la sociedad.
1   2   3   4   5

similar:

6. Bibliografía. 40 iconBibliografíA 46

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía: 18

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía

6. Bibliografía. 40 iconBibliografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com