Bibliografía Pág. 22




descargar 312.13 Kb.
títuloBibliografía Pág. 22
página1/9
fecha de publicación19.08.2016
tamaño312.13 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6   7   8   9














Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología


Titular: Baquero, Ricardo

Cátedra: II

Nombre del Docente: Casal, Vanesa


Número de Comisión: 22

Alumnas: Alippi, Clara L.U 335526310

Caviglia, Florencia L.U 317300710

Fernandez Basualdo, Inés L.U 318977560

Funes, Cynthia Melina L.U 331824020

Cuatrimestre: 2do


Año: 2009

INDICE


  • Abstract Pág. 2

  • Delimitación del Objeto de Estudio Pág. 3

  • Marco Teórico Pág. 4

  • Recorrido Histórico y Análisis Pág. 6

- Los inicios de la escolarización Pág. 6

- La intervención de la medicina Pág. 7

- La psicometría: ¿Parámetro de la “normalidad”? Pág. 8

- La actualidad: ¿Diferencia como posibilidad? Pág. 10

- El rol del psicólogo y la importancia de su discurso Pág. 17

-¿Ma, Me, Mi, Mo, Mu? Pág. 18

  • Conclusión Pág. 20

  • Bibliografía Pág. 22

  • Anexos Pág. 24



ABSTRACT
En el respectivo trabajo nos proponemos analizar el dispositivo escolar, junto a sus determinantes duros, realizando un recorrido histórico del mismo. Nos centraremos particularmente, en cómo y por qué se dio origen a la Educación Especial, realizándose un análisis teniendo en cuenta ciertas categorías, como por ejemplo, el concepto de educabilidad, y cómo la utilización de este lleva a ubicar el fracaso escolar sobre el individuo, reduciéndose la mirada sobre el mismo. Se ubicará cómo en el dispositivo escolar se suele considerar al diferente como deficiente, planteándose la diferencia como carencia y no así como posibilidad. Así también nos proponemos analizar los discursos y prácticas que lleva a cabo el psicólogo en el área de la educación, de modo de poder dar cuenta de cuál es el rol que ejerce en una institución educativa, en especial en relación con los alumnos que no logran ser incluidos en la escuela común, efectuándose así la derivación de los mismos. Se observará si es que se presenta una ruptura o continuidad de la explicación psicológica cotidiana (la cual se centra en el individuo como unidad de análisis), a partir del recorrido histórico sobre la Educación Especial. Esto, a su vez, dará lugar al planteo del giro contextualista, como una apertura a la tradición psicológica de reducir todo al individuo, y que propone levantar la mirada, para poder tener en cuenta otras variables que lleven al fracaso en lo escolar. Así, advertiremos como esta perspectiva contextualista o situacional plantea que el contexto es inherente al proceso de aprendizaje escolar, por lo que se debe considerar que el desarrollo, como así también el aprendizaje, se presentan en una situación singular. Todo esto nos llevará a preguntarnos si es posible la integración de niños con necesidades especiales en la escuela común, y si hay lugar para ellos en una institución donde teóricamente se encuentra todo aquello considerado como “normal”.
DELIMITACIÓN DEL OBJETO DE ESTUDIO
Partiendo del eje temático planteado por la cátedra, “El fracaso escolar y las prácticas de enseñanza y aprendizaje”, y correspondiéndole a la presente comisión el núcleo problemático sobre la “Atención en la Diversidad y Educación Especial”, el recorte de la situación que se plantea es “Integración escolar: La diferencia como posibilidad”.
Se propone pensar al alumno con necesidades educativas especiales como aquel que tiene posibilidades de inclusión social y escolar, lo cual permitiría abrir un espacio en el que la diferencia no sea entendida como “déficit”. Sin embargo, estas diferencias no implican necesariamente una exclusión del ámbito social e incluso del ámbito escolar, sino más bien, implica una búsqueda y aceptación de lo que cada niño requiere en base a sus necesidades diferentes y por ende en base a sus posibilidades de desarrollo. Posibilidades que son acotadas, y que como lo iremos viendo a lo largo del trabajo, lo son desde el primer momento en que se comenzó a hablar de “capacidades diferentes o capacidades especiales”.

Para esto abordaremos dicho problema desde una perspectiva histórica, utilizando como fuente herramientas bibliográficas, mediante las cuales pretendemos presentar cómo y por qué surge la educación especial, es decir, cuál fue la demanda que produjo la necesidad de crear un espacio particular para la educación que, por cierto, no se presentó inmediatamente en los establecimientos escolares. Partimos entonces de pensar que la educación especial podría haber surgido ante la necesidad del dispositivo escolar de educar, o bien tratar de incluir, a alumnos que por sus condiciones de posibilidad no podían pertenecer al mismo, el cual a su vez sí estaba preparado para aquellos alumnos considerados “normales”. Cabe entonces preguntarse qué parámetros son los que sientan una base acerca de la normalidad o bien acerca de la “anormalidad”. Esto es algo que despierta controversia y abre interrogantes, por medio de lo cual intentaremos esclarecer a lo largo del trabajo.
Podríamos pensar entonces la integración, en tanto posibilidad, que tienen estos chicos para formar parte de un dispositivo escolar específicamente adaptado a sus necesidades, al cual solo ellos pueden acceder. Pero también se la podría pensar en el sentido de posibilidad de ser incluidos en nuestra sociedad en la cual pareciera que lo “diferente” no tiene lugar, o bien tiene lugar bajo el rótulo de una categoría.

MARCO TEÓRICO
En el presente trabajo se propone realizar un análisis histórico de la educación especial, tomando en cuenta conceptos y categorías, planteados en el material bibliográfico de la cátedra, así como los datos recogidos de las entrevistas realizadas por los otros grupos, que funcionarán como eje del análisis.
Partimos de considerar la propuesta de Baquero en cuanto a “desnaturalizar” la mirada sobre el dispositivo escolar y sobre la infancia, considerando que el autor plantea como unidad de análisis la categoría de actividad para explicar los procesos de apropiación de conocimientos en el ámbito escolar. Esto nos lleva a pensar en el carácter artificial del proceso de escolarización que a su vez está vinculado con lo que Baquero denomina como “determinantes duros” del dispositivo escolar, el cual precisamente hay que desnaturalizar. Este asunto da lugar a los aportes de Trilla quien sostiene que la escuela se materializa con dichos determinantes a los que él menciona como características. De esta manera, al no tenerse en cuenta cómo se conforma y cuál es el encuadre histórico en que surge la escuela, se suele producir, en los discursos y prácticas psicológicas, un saber descontextualizado, un reduccionismo al individuo y del individuo. Nos resulta válido también incluir los aportes de Dubet en relación a la declinación del programa institucional característico de la modernidad.

Por otra parte recurriremos al problema de la educabilidad, definida como la capacidad de ser educado, cuestión que Baquero propone poner bajo sospecha, en tanto que se suele considerar como desafío de la educabilidad la naturaleza de los sujetos, y no los métodos que se emplean. Es decir que la educabilidad se define a partir de sus condiciones, alcances y límites que posee la acción educativa sobre los sujetos, en situaciones definidas. Este concepto nos remite a otra categoría que proponemos tomar, la del fracaso escolar, sobre el cual, se suele centrar la mirada en el sujeto como aquel que no aprende, como aquel que no es educable. El fracaso escolar masivo se relaciona con el hecho de que no se suelen tener en cuenta las diferencias, haciendo de estas deficiencias. Es por eso que se tomarán los criterios con que se define lo diverso, algo que suele estar bajo la idea de cuál es el alumno ideal, normal, esperable y al cual hay que aspirar. Así todo lo que se corre de esta línea queda por fuera de la escolaridad común.
Continuando con la misma línea, la autora Lus propone al “retardo mental leve” como una categoría encubridora, lo cual se relaciona con el fracaso escolar, en tanto que centra la mirada en el individuo, o en la familia y en el maestro, ignorándose así la situación en la que se desarrolla el alumno que fracasa.

Todo esto a su vez nos lleva a plantear, que las escuelas ya no suelen contener a los alumnos con las mismas características que en otras épocas. De esta manera, hay que pensar que ya no se aloja en la institución escolar la misma infancia que en la modernidad, (momento en que surgió la escuela) y como plantea Narodowski, habría que preguntarse si se habla de una o varias infancias. Esto nos daría lugar a lo que Baquero plantea como giro contextualista o situacional, a partir del cual considera que el contexto es inherente al proceso de aprendizaje escolar, y que por ende el desarrollo y el aprendizaje es algo que se produce en situación.
Cabría citar los aportes de Kalman y Ferreiro, en lo que respecta al proceso de alfabetización, representación del lenguaje y lo que implica la cultura escrita. El acceso a estas categorías involucra un proceso social caracterizado por la interacción de los individuos. El logro de estas categorías permite desenvolverse en la sociedad a la cual se pertenece, ya que el tipo de aprendizaje de la lecto-escritura está determinado por dicha sociedad. Este proceso es el que permitiría aprender a leer y escribir. Esto es lo que Vigotsky define como procesos psicológicos superiores, los cuales, a su vez, son considerados como funciones de tipo 4 por Riviere. Ahora bien, teniendo en cuenta todo lo planteado, y principalmente el contexto histórico, se plantea el interrogante acerca de cómo se lleva a cabo este aprendizaje en las escuelas especiales, considerando que seguramente no implican las mismas condiciones con las que se enseña en una escuela común.
Por otra parte, luego de llevar a cabo el recorrido histórico de la Educación Especial y el análisis en relación a estos conceptos brevemente desarrollados aquí, se cuestionará cuál es el rol del psicólogo en las instituciones educativas, qué lugar le corresponde y se pensarán los modos con los que puede intervenir un psicólogo teniendo en cuenta todo lo analizado. Esto a su vez nos permitirá desarrollar lo que plantean los autores Toscano y Mehan en relación a la construcción de legajos, a partir de los cuales se “textualiza” al niño y este termina siendo representado por los diferentes discursos que hacen al legajo.

RECORRIDO HISTÓRICO Y ANÁLISIS
Al realizar un rastreo histórico en torno a la Educación Especial, se encontraron diversos datos que nos sirven de base para hacer una contextualización aproximada acerca de cómo se fue construyendo este concepto a lo largo de los años.
Los inicios de la escolarización

Los inicios de la escuela se dan a partir de dos momentos importantes de la historia. El primero de ellos es la Revolución Francesa, a partir de la cual se pasó de la forma monárquica de gobierno a constituirse en el gobierno del pueblo. Para sostener ese nuevo orden político y social se requería de una institución que sea capaz de transmitir y controlar esos valores y principios que permitirían transformar la sociedad. Así, la instrucción pública (precursora de la escuela) se constituyó como una herramienta primordial para vehiculizar los intereses que esa sociedad iniciaba.

El segundo momento histórico fue la Primera Revolución Industrial y junto a ella el apogeo del capitalismo. Esta nueva forma de producción necesitaba la garantía de una institución en la formación de un alto número de trabajadores en distintas especialidades, donde pudiera lograrse la transmisión de aquellos conocimientos que permitieran mantener la especialización y la división del trabajo. Dentro de este contexto, la escuela se constituyó en la institución que aparecía como la más apta para las nuevas demandas de la sociedad. De esta manera, las relaciones entre la institución escolar y la sociedad asumieron los compromisos de un contrato establecido entre ellas bajo la forma de leyes y normas que regulaban los vínculos entre los miembros de la sociedad y entre estos y el Estado.

Así, el Estado se encargaría de controlar el cumplimiento del mandato social del que se hacían portadoras las instituciones educativas y también tendría el deber de cumplir con las obligaciones acordadas en el contrato fundacional. Según Varela, el Estado Moderno debía determinar el espacio y tiempo, elaborándose una red temporal y espacial continúa y uniforme. Así el papel de las instituciones educativas eran los procesos de socialización de los sujetos, poniendo en juego determinadas concepciones del espacio y tiempo. En este punto podríamos pensar lo que propone Baquero en cuanto a considerar a la escuela como un Proyecto Social y Político atribuido a los niños pero impuesto por la cultura adulta, más que como un Proyecto Escolar de los niños. De esta manera la escolarización parece una manera de dar tratamiento a la niñez, es decir, un proyecto escolar de carácter político que toma decisiones sobre la vida de los niños.

Durante la modernidad, se ejerció el Poder Disciplinario como un modo de reorganizar el espacio y tiempo. Este mismo poder se extendió a las instituciones educativas, generándose tecnologías disciplinarias para la producción social de nuevos saberes y nuevos sujetos, funcionando a través de una nueva concepción y organización del tiempo y el espacio, según Foucault (por ejemplo, la edad se convierte en un criterio de distribución de los alumnos). Esto nos remite a los planteos de Baquero respecto al dispositivo escolar moderno, el cual precisamente el autor propone desnaturalizar, de modo que los procesos de escolarización generan un tipo particular de aprendizaje, que es el aprendizaje escolar. Este produce efectos descontextualizadores sobre el desarrollo cognitivo; dicho aprendizaje escolar es de carácter artificial y que a su vez podríamos vincularlo a lo que Baquero ha denominado “determinantes duros” del dispositivo escolar. Estos son: Realidad colectiva, es decir que en la escuela se colectiviza el aprendizaje, se enseña en grupo y no individualmente. Donde el objetivo es el logro del rendimiento relativamente homogénico sobre una población relativamente heterogénea; Ubicación de un espacio específico, la escuela, un edificio, en la cual a la escuela hay que ir, de modo que concreta el aprendizaje en lugares que son adecuados para tal función; Actuación en unos límites temporales determinados, en donde la escuela es un lugar al que no se puede ir en cualquier momento, definiendo tácitamente a ciertos momentos, días y épocas como más apto para la enseñanza repercutiendo en la cotidianeidad; Definición de roles de docente y discente, planteando que la escuela está formada por dos totalidades, las de quienes van a aprender y las de quienes van a enseñar, de modo que cuando las funciones de docente y discente quedan escolarizadas el ejercicio de tales roles quedan condicionados por el marco institucional donde se ejercen; Predeterminación y sistematización de los contenidos, ya que no es cualquier cosa lo que se trafica entre maestros y alumnos en la escuela, ni se trafica de cualquier modo, esto implica la selección de contenidos que han de transmitirse y su posterior sistematización y ordenación; y finalmente la Forma de aprendizaje descontextualizada, por medio de la cual la escuela transmite un saber desconectado del ámbito donde este se produce y aplica, sin embargo negar la descontextualización es casi como negar la escuela. En este punto podemos hacer mención sobre los aportes de Trilla quien sostiene que la función pedagógica específica de la escuela es la transmisión de conocimientos, la adquisición de habilidades y aptitudes intelectuales. Para este autor la escuela está armada bajo un dispositivo cuyas características son precisamente los determinantes duros de los que habla Baquero.
La intervención de la medicina

Tal como plantea la autora Lus, se puede ver que en un principio la Educación Especial era enmarcada dentro del ámbito de la
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Bibliografía Pág. 22 iconBibliografía pág.: 6

Bibliografía Pág. 22 icon4. Bibliografía pág. 17

Bibliografía Pág. 22 iconBibliografía Pag. 17

Bibliografía Pág. 22 iconBibliografía. Pág. 27

Bibliografía Pág. 22 iconBibliografía pág. 27

Bibliografía Pág. 22 iconBibliografía Libros (pág.: 33)

Bibliografía Pág. 22 icon8. Bibliografía y linkografía pag. 26

Bibliografía Pág. 22 iconBibliografía utilizada para realizar el proyecto Pàg. 19

Bibliografía Pág. 22 iconCursos pag. 9 Pag. 10

Bibliografía Pág. 22 iconContenido pág


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com