Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas




descargar 185.9 Kb.
títuloSobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas
página5/6
fecha de publicación25.08.2016
tamaño185.9 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6

Referencias Bibliográficas
AQUILINO, A. Juan; COVADONGA NIETO, Juan; SUÁREZ, Macamen; PÉREZ, Juan Ramón; CERNUDA, Agustín; LUENGO, Candi; MARTÍNEZ, A. Belén; RIESCO, Miguel; LANVÍN, Daniel F.; LABRA, José E.; FONDÓN, Marián D. y REDONDO, José Manuel (2006) “Definición de competencias específicas y genéricas del Ingeniero en Informática”. Aula Abierta, Revista del Instituto de Ciencias de la Educación. Universidad de Oviedo.

BARG, Mike; CRAWFORD, Kathryn; FAKETE, Alan; GREENING, Tony; HOLLANS, Owen; KAY, Judy y KINGSTON, Jeffrey (2000) “Problem-Based Learning for Foundation Computer Science courses, Computer Science Education, Universidad de Sidney.

BORELLO, Jorge; ERBES, Analía; ROBERT, Verónica; ROITTER, Sonia y YOGUEL, Gabriel (2005). “Competencias técnicas de los trabajadores informáticos. El caso de la Argentina”, Revista de la CEPAL No. 87, pp. 131-150.

BURBULES, Nicholas y CALLISTER, Thomas (2008) “Educación: Riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información”. Buenos Aires: Granica.

CARRETERO; Mario (2002) “Constructivismo y Educación”, México: Progreso.

CATALÁN, Carlos; LACUESTA, Raquel y HERNÁNDEZ, Alejandro (2005), “Cambio de modelos basados en la enseñanza a modelos basados en el aprendizaje: una experiencia práctica”, I Simposio Nacional de Docencia en Informática, SINDI’05, Granada.

CHUDNOVSKY, Daniel; LÓPEZ, Andrés y MELITZCO, Silvana (2001), “El sector de software y servicios informáticos en la Argentina. Situación actual y perspectivas de desarrollo”, Documento de trabajo, Nº 27, Buenos Aires: Centro de Investigaciones para la Transformación (CENIT).

COOMBS, Philip H. y AHMED, Manzoor (1975): La lucha contra la pobreza rural. El aporte de la educación no formal. Madrid: Tecnos.

DELORS, Jacques (1996) “La educación o la utopía necesaria” en La educación encierra un tesoro” DELORS, J. et al. , Informe de la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, París: Ediciones UNESCODUSSEL, Inés y QUEVEDO, Luis A. (2010)Educación y nuevas tecnologías: Los desafíos pedagógicos ante el mundo digital”, VI Foro Latinoamericano de Educación, Fundación Santillana.

ERBES, Analía; ROBERT, Verónica y YOGUEL, Gabriel (2006) “El sendero evolutivo y potencialidades del sector de software en Argentina” en Yoguel et al (eds). La informática en la Argentina. Un desafío a los problemas de especialización y competitividad. Buenos Aires: UNGS-Prometeo.

HAMADACHE, Ali (1991) “La educación no formal: concepto e ilustración” Perspectivas: Revista Trimestral de educación comparada, ISSN 0304-3053, Nº1, Págs.. 123-127

HERNÁNDEZ, Alejandro; CATALÁN, Carlos y LACUESTA, Raquel (2006), “Aplicación del aprendizaje basado en problemas para el desarrollo de competencias demandadas a los titulados universitarios”. JENUI’06, Universidad de Zaragoza.

ITO, Mizuko (2009)Engineering play: a cultural history of children’s software”. Cambridge, Massachusetts: The MIT Press.

JENKINS, Henry, CLINTON, Katie, PURUSHOTMA, Ravi, ROBISON, Alice J., WEIGEL, Margaret (2006) Confronting the challenges of participatory culture: Media education for the 21st century. White Paper. MacArthur Foundation. Disponible: http://digitallearning.macfound.org/atf/cf/%7B7E45C7E0-A3E0-4B89-AC9C-E807E1B0AE4E%7D/JENKINS_WHITE_PAPER.PDF

LABRA, J.E.; FERNÁNDEZ, D.; CLAVO, J. y CERNUDA, A. (2006) “Una experiencia de aprendizaje basado en proyectos utilizando herramientas colaborativas de desarrollo de software libre.”, XII Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática, Bilbao, 12-14 Julio.

LÓPEZ, Andrés y RAMOS, Daniela (2007), “Complementación productiva en la industria del software en los países del Mercosur: impulsando la integración regional para participar en el mercado global”, Capítulos I y II, Suiza: Swiss Agency for Development and Cooperation -SCD-.

MONTES CATÓ, Juan (2010), “El trabajo en el capitalismo informacional. Los trabajadores de la industria del software” (coord.), Buenos Aires: Poder y Trabajo.

ROBERT, Verónica (2006) “Límites y efectos de la difusión de software libre en un país en desarrollo. El caso de la Argentina”, en Yoguel et al (eds). La informática en la Argentina. Un desafío a los problemas de especialización y competitividad. Buenos Aires: UNGS, Prometeo.

TIGRE, P. y SILVEIRA, F. (2009). “Desafíos y oportunidades de la industria del software en América Latina” (eds). Bogotá: Cepal – Mayol Ediciones.

TOURIÑÁN, José Manuel (1983): «Análisis teórico del carácter “formal”, “no formal” e “informal” de la educación», Papers d' Educació (1), pp. 105-127.

TRILLA BERNET, Jaume (1992): «La educación no formal: definición, conceptos básicos y ámbitos de aplicación» en Sarramona et al. (eds.), La educación no formal. Barcelona: CEAC.

VÁZQUEZ, Gonzalo (1998) “La educación no formal y otros conceptos próximos” en Sarramona et al. (eds) Educación no formal. Barcelona: Ariel.

ZUKERFELD, Mariano (2010) Capitalismo y Conocimiento: Materialismo Cognitivo, Propiedad Intlectual y Capitalismo Informacional, Volúmenes I, II y III. Disponible en: capitalismoyconocimiento.wordpress.com
Notas

i El presente trabajo forma parte de una investigación más amplia titulada y enmarcada por el Proyecto de Reconocimiento Institucional de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, R10-279. Los integrantes del equipo de investigación son Lucila Dughera, Hugo Ferpozzi, Nahuel Mura, Agustín Segura, Guillermina Yansen y Mariano Zukerfeld. Más información sobre esta investigación puede encontrarse en http://trabajoinformacional.wordpress.com/

ii El trabajo de campo de esta investigación consistió en la realización de 24 entrevistas en profundidad a productores de software y una entrevista en profundidad a un informante clave. Se realizó entre septiembre y diciembre de 2010 en la Ciudad de Buenos Aires.

iii  En una entrevista personal el Dr. Andrés López sugirió tres elementos para dudar de la relevancia del crecimiento del trabajo informacional y el sector información para dar cuenta del descenso del cociente:
a) Suponer que los rasgos del sector información, en términos de la relación entre titulación y productividad,  tienen un efecto notable sobre toda la economía implica asumir que el peso de ese sector en términos de su aporte al producto es muy relevante. Eso no está probado y, de hecho, las estimaciones existentes tienden a considerar que tal aporte es todavía modesto.
b) La reducción de la duración de las carreras de grado y posgrado, que habría ocurrido en ese período, podría estar significando que una cantidad dada de títulos nominales representen magnitudes de conocimientos menores.
c) La creciente tercerización de actividades informacionales desde los EE.UU hacia, por ejemplo, países asiáticos sería un elemento relevante. Esto implica que podría haber saberes titulados que participan de la generación de riqueza norteamericana, pero que no son tenidos en cuenta en las estadísticas de educación.

Los tres elementos merecen una discusión pormenorizada que no podemos dar aquí. No obstante, podemos introducir algunas consideraciones. Sobre el punto a), hay que decir que el peso del Sector Información y del trabajo Informacional es entendido como unánimente creciente. Pero en términos cuantitativos, y aunque las mediciones son polémicas, en un trabajo con datos de 1997, ya se puede encontrar que la participación del TI en el producto de los EE.UU. era del 63%. (Apte y Nath, 2004:2)

Sobre el punto b), hay que decir que no encontramos documentos que confirmen o invaliden la hipótesis de una disminución de los años necesarios para obtener una titulación. Finalmente, el punto c) es quizás el más complejo. Basta aquí con señalar que no contradice uno de los puntos centrales de nuestro argumento: el poseer un alto índice de educación formal en un país dado no es el motor principal de la productividad en el capitalismo informacional. La hipótesis de la tercerización indica que, a lo sumo, la productividad surge de los titulados que se encuentran en ámbitos que presentan niveles salariales inferiores a los de la región beneficiaria.

iv Los trabajos que han intentado caracterizar un (sub)sector información (con este u otro nombre) arrastran un conjunto de dificultades devenidas de considerarlo como un grupo al interior del sector servicios y, peor, de mezclar en él la producción de bienes y la de servicios. Como señalan varios autores (Hill, 1977, 1999; Castells, 2007) los que aquí llamamos Bienes Informacionales no tienen ninguna característica de los servicios y tienen todas las de los bienes –no se consumen en el momento de su producción, pueden circular independientemente de este momento, y pueden asignarse derechos de propiedad sobre ellos-. Sin embargo, se trata de bienes con propiedades económicas, regulaciones legales y procesos productivos que los distinguen de los bienes agropecuarios o industriales. En consecuencia, parece lógico plantear un esquema de cuatro sectores (Kenessey, 1987), definiendo provisoriamente al Sector Información como aquél compuesto por el conjunto unidades productivas cuyo output principal son Bienes Informacionales primarios. (todo ente hecho puramente de información digital: software, videos, música, imágenes, datos, etc. Vid. Zukerfeld, 2007).

Respecto de los enfoques sobre la relación entre trabajo y tecnologías digitales, los conceptos de teletrabajo, trabajo inmaterial o trabajadores del conocimientos aportan elementos valiosos que conviene aunar. No obstante, es necesario puntualizar algunas limitaciones. En este sentido, una objeción importante a las nociones de Trabajadores del Conocimiento y Trabajo Inmaterial surge de lo mencionado más arriba: mezclan procesos productivos de BI con servicios (altamente calificados en un caso, afectivos, en el otro). Esa operación opaca la especificidad del trabajo informacional y la novedad de la presente etapa. A su vez, es evidente que el trabajo informacional no es una ¨actividad sin obra¨ (Virno, 2003, 2004), ni es ¨inmaterial¨ (Lazzaratto y Negri, 2001), si por ello se entiende que no se objetiva. Por el contrario, por definición, esta actividad en todos los casos se materializa como Bien Informacional. Además, la noción de trabajo inmaterial tiene el serio defecto de carecer de aplicaciones empíricas (Zukerfeld, 2008a). Pero si el recorte que ofrecen los dos primeros conceptos es muy amplio, el que presenta la idea de Teletrabajo es demasiado estrecho: el énfasis en el criterio locativo deja fuera de consideración, por ejemplo, a los operadores de los call centres y a los programadores que trabajan en los domicilios de las empresas. Finalmente, y de manera llamativa, ninguno de los tres enfoques identifica con claridad la particular relación que hay entre la producción de Bienes Informacionales, su replicabilidad, y las relaciones de producción basadas en los distintos derechos de propiedad intelectual. Frente a esto, hemos comenzado a delinear una noción, la de Trabajo Informacional (Zukerfeld,2008a, el término, con un significado distinto, puede encontrarse en Roldán, 2005 y con uno más parecido en Pyoria, 2006).

v a) El hecho de que el Sector Información produzca ante todo bienes informacionales primarios lleva a que su regulación está principalmente signada por los derechos de propiedad intelectual y otros mecanismos alternativos a la propiedad privada física. Sin embargo, una parte creciente de las empresas del sector concede menos importancia a los derechos de autor y que aún a las a las trademarks, los secretos industriales, las patentes y otros mecanismos de gestión de los conocimientos productivos (Zukerfeld, 2010a: Cap IX).

b) Los trabajadores informacionales están lejos de configurar una categoría homogénea. Contrariamente a las visiones que los asocian automáticamente a una alta calificación, alta productividad, altos salarios altas tasas de formalidad, etc., esta clase de trabajo presenta una amplia gama de situaciones respecto de esas y otras variables. En parte, esa distribución diferencial puede covariar con la locación geográfica de los trabajadores. Más aún, hipotetizamos que a nivel mundial se está produciendo un importante incremento cuantitativo, dentro del trabajo informacional, en actividades de baja calificación, bajos salarios, etc.

  1. El medio de trabajo –PC´s o artefactos similares- es ambivalente: es utilizado por fuera de la jornada laboral para fines distintos de la producción económica. A su vez, la propiedad de los medios de producción no es el factor principal que explica la estratificación ni la explotación de los Trabajadores Informacionales (Zukerfeld, 2008)

  2. Los Trabajadores Informacionales poseen una Subjetividad Windows: están preparados para recibir y manipular una serie enorme de estímulos efímeros y variables, en dos planos temporales. En términos diacrónicos, se trata de la capacitación permanente, la flexibilidad, etc. En términos sincrónicos, se obra la división de la atención entre una serie de estímulos simultáneos, de ventanas abiertas, en sentido metafórico y real. (Zukerfeld, 2010b)

  3. El mecanismo de poder prototípico del Trabajo Informacional es el Control: la gestión por resultados, la libertad del proceso, el gesto descontracturado. Sin embargo, en algunas formas de Trabajo Informacional se combina con la Disciplina de manera complementaria (Zukerfeld, 2010b).




vi Para más información, véase http://ec.europa.eu/dgs/education_culture/index_en.htm

vii Fundamentalmente el paradigma constructivista se nutre de los aportes de los estudios cognitivos de Piaget, la relevancia de la interacción social señalada por Vigotsky y la necesidad de relacionar lo conocido con lo “por conocer” de Ausubel. El conocimiento es considerado una construcción del ser humano junto a otros, que se realiza a partir de esquemas previos que ya se posee. Los sujetos involucrados adquieren un papel reflexivo, crítico y creativo de su propia acción y creación, estableciéndose procesos de diálogo e intercambio. En tanto, el profesor actúa como mediador, guía y facilitador de instrumentos para que sea el estudiante quien construya su propio aprendizaje (Carretero, 2002).

viii En el presente artículos, nos referimos específicamente a las certificaciones asociadas a los trabajadores individualmente. Existen otras certificaciones de los procesos productivos del software, como las CMMI o las normas IRAM/ISO de las que no nos ocuparemos en este artículo.

ix La encuesta se realizó a 169 trabajadores informáticos. Desafortunadamente, no contamos con datos relativos a la técnica de muestreo utilizada u otras precisiones metodológicas.

x Entre los cuatro perfiles identificados, el caso más usual, por mucho, es el de los trabajadores que los autores caracterizan como poseedores de “reducidas competencias” técnicas y que desempeñan tareas de “baja complejidad” (41% de los casos). En este estrato, es remarcable la presencia de trabajadores con estudios universitarios completos e incompletos, cercana a la de la media del panel. En efecto, mientras en el total de los entrevistados el 50% tenía estudios universitarios completos, en este grupo que realizaba tareas relativamente simples y poseía técnicas limitadas, el nivel de titulación universitaria ascendía hasta un 40%. Complementariamente, en este estrato “sobresalen los cursos de capacitación y es muy reducida la formación autodidacta” (Borello et al 2004, 14). Le sigue el perfil de “elevadas competencias” y “tareas simples” (23% del panel relevado). Aquí se trata de trabajadores sobrecalificados: en esta categoría se destaca la educación universitaria, pero también es importante la experiencia laboral previa y el aprendizaje autodidacta (Borello et al 2004: 15, 16). En orden de relevancia, continúa el perfil de elevadas competencias técnicas desempeñando tareas de alta complejidad (20% ), quienes adscriben mayores porcentajes de títulos universitarios y también de posgrado; aún así, una proporción equivalente al posgrado reconoce la importancia del aprendizaje autodidacta (Borello et al, 2004: 17). El último perfil, de reducidas competencias y elevada complejidad de tareas (15%), se orienta especialmente a la gestión y organización de los proyectos. Se destacan allí extensas experiencias laborales y un alto nivel de educación formal.
1   2   3   4   5   6

similar:

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconEl Ministerio de Educación Nacional agradece a todos los maestros...

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconIndice normativa obligatorias
«corrección e integridad formal de la documenta­ción integrante del trabajo, en es­pecial del cumplimiento de la normativa tanto...

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconIndice normativa obligatorias
«corrección e integridad formal de la documenta­ción integrante del trabajo, en es­pecial del cumplimiento de la normativa tanto...

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconDepartamento de educación formal

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconDepartamento de educación formal

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconDepartamento de educación formal

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconD versióN 2 epartamento de educación formal

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconPruebas nacionales sistema de educación formal

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconLa educación científica en el sistema educativo formal: el enfoque...

Sobre el aprendizajes de los trabajadores informáticos: los roles de la Educación formal, No formal e Informal en la adquisición de técnicas iconInicio formal demanda por diferencia indemnizatoria, diferencias...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com