Grupos de Encuentro para Alumnos




descargar 44.93 Kb.
títuloGrupos de Encuentro para Alumnos
fecha de publicación29.08.2016
tamaño44.93 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos


Institución: Holos Capital

Departamento Educacional

Coordinación: Lic. Clr. Nerina Sara

Grupos de Encuentro para Alumnos

Lic. Clr. Nerina Sara (1)
A comienzos del año 2007 decidimos repensar algunas de las actividades y propuestas institucionales que se venían desarrollando en Holos Capital; y crear el Departamento Educacional con los objetivos de:

  • Asesorar al Equipo Directivo y al Equipo de Facilitación.

  • Generar espacios de intercambio y formación entre todos los integrantes de la Comunidad Educativa.

  • Coordinar Grupos de Encuentros para Alumnos desde el Enfoque Centrado en la Persona

  • Coordinar el Posgrado de Especialización en Consultoría Educacional y Vocacional


En la Jornada Institucional que se realizó en el año 2008 con los docentes, co-docentes, supervisores y facilitadores surgió la posibilidad de crear un espacio institucional de intercambio para todos los alumnos que cursan la carrera de Counseling en Holos Capital. Desde el Departamento Educacional se planificaron los Grupos de Encuentro para Alumnos con la colaboración del Equipo de Facilitación.
Con el objetivo de crear un espacio para promover el conocimiento, crecimiento, desarrollo individual y grupal de los alumnos teniendo como marco de referencia teórico el Enfoque Centrado en la Persona de Carl Rogers, todos los grupos de alumnos de 2º y 3º año de carrera de Counseling participan de los Grupos de Encuentro acompañados por sus facilitadores. Los alumnos de 1º año continúan teniendo los Grupos de Encuentros coordinados por los profesores que dictan las materias: Aproximación a la Obra de Carl Rogers e Introducción al Enfoque Centrado en la Persona.
Desde el año 2009 se vienen realizando dos Grupos de Encuentro anuales, uno en cada cuatrimestre, para todos los grupos de alumnos de 2º y 3º año de la carrera los días sábados en Holos Capital y compartimos un espacio de cinco horas.

Las fechas de los encuentros se comunican con la suficiente anticipación para asegurar la presencia de los alumnos y de los facilitadores de cada grupo.

La participación de cada uno de los alumnos en estos encuentros es imprescindible y enriquece tanto el intercambio grupal como el desarrollo personal.

Semanalmente se supervisa esta actividad con la colaboración de la coordinadora del Equipo de Facilitación.

Cada sábado nos encontramos para compartir experiencias, inquietudes, dificultades, logros y desafíos que se nos van presentando en este proceso de transformación personal que implica formarse como counselors desde el ECP1.

Al comienzo de cada encuentro transmitimos la modalidad y el encuadre de trabajo: la participación en este espacio no es obligatoria sino que es una decisión personal de cada uno de los alumnos, ofrecemos confidencialidad con respecto a todos los temas que se comparten en este espacio, si fuera necesario transmitir algún tipo de información determinada a quien corresponda (docentes, director, rector, coordinadores, personal de recepción, secretaría, administración, publicaciones, etc.) debemos contar con el previo acuerdo de todas las personas que participan del grupo y es requisito no hablar sobre alguna persona que no estuviese presente en el espacio.

Los Grupos de Encuentro también reciben el nombre de grupos de sensibilización, laboratorios de relaciones humanas o seminarios de relaciones humanas.

Los integrantes de cada grupo plantean sus propios objetivos y los facilitadores no imponemos ninguna dirección dado que confiamos en las fuerzas autónomas de desarrollo, tanto individuales como grupales.

Como facilitadores ofrecemos las actitudes rogerianas: congruencia, aceptación positiva incondicional y empatía para crear un clima de libertad, seguridad y calidez que promueva el encuentro intra e interpersonal posibilitando la intensificación de la experiencia.

Cada Grupo de Encuentro suele atravesar las siguientes etapas:

Inicialmente, la comunicación entre los integrantes gira en relación a situaciones y asuntos externos; suele existir resistencia y rigidez en los constructos personales.

Luego, los miembros del grupo comienzan a describir sus sentimientos pero como si pertenecieran al pasado.

A continuación, aparece una descripción de sentimientos y significados que no son actuales y que se presentan como inaceptables o malos.

Más tarde, los constructos personales comienzan a perder rigidez y se manifiesta algún grado de responsabilidad personal.

Luego, la mayoría de los sentimientos se expresan con libertad, aceptándolos como propios, se presenta un deseo de ser auténtico, se comienza a cuestionar la validez de los constructos personales y continúa acrecentándose el sentimiento responsabilidad por los problemas propios.

Finalmente, los sentimientos que antes se negaban comienzan a aceptarse y la experiencia es liberadora. En cada encuentro, el grupo despliega lo que Carl Rogers denomina: “sabiduría del organismo” permitiendo a los integrantes volverse verdaderamente humanos en sus relaciones con los demás.

Compartir toda esta experiencia con colegas y alumnos me enriquece como persona dado que puedo acompañar una multiplicidad de procesos de cambios individuales, cambios en las relaciones personales y cambios institucionales. Gracias a todas las personas que participan y colaboran con este proceso de transformación.

Lic. Clr. Nerina Sara
Bibliografía de consulta:

  • “Grupos de Encuentro” Carl Rogers, Editorial Amorrortu, 1973.

  • “El Proceso de convertirse en Persona” Carl Rogers, Editorial Paidós, 1993.

  • “Libertad y Creatividad en la Educación” Carl Rogers y H. Jerome Freiberg, Editorial Paidós Educador, 1996.

  • “El Camino del Ser” Carl Rogers, Editorial Kairós, 1986.


(1) Lic. Clr. Nerina Sara es Profesora de Enseñanza Primaria / Profesora de Nivel Terciario y Universitario / Consultora Psicológica, especializada en Desarrollo Personal y Educacional / Licenciada en Psicología / Asesora Institucional 

licnerinasara@hotmail.com
Mi experiencia como facilitadora de los Grupos de Encuentro

para Alumnos en Holos Capital

Lic. Clr. Nerina Sara (1)

Ahora me gustaría compartir mi experiencia como facilitadora de los Grupos de Encuentro para Alumnos en Holos Capital
Cada Grupo de Encuentro en único e irrepetible, cada sábado transito una experiencia diferente que me va enriqueciendo como persona y profesional porque la propuesta es concentrarnos como personas sin diferenciar los “roles” que desempeñamos cada uno en la institución. Cada sábado me esfuerzo por ofrecer las actitudes básicas desde el Enfoque Centrado en la Persona; congruencia, empatía y aceptación positiva incondicional; para poder brindar y crear junto con los demás integrantes del grupo, un clima cálido, seguro, libre y confiable.

Cuando llegamos el lugar siempre está preparado para el encuentro, usamos una de las aulas más amplias, con alfombra, las colchonetas y almohadones están dispuestos en el piso en forma de circulo; el olorcito a café recién preparado y los termos con agua caliente para iniciar las rondas de mate están a disposición. Todo está listo para poder “encontrarnos” y compartir cinco horas de encuentro todos juntos. Las personas van llegando y se van acomodando libremente donde lo deseen; algunos se descalzan rápidamente; otros comienzan a organizar lo que vamos a compartir para comer; otros inician una ronda de mate u ofrecen café o té… no hay roles diferenciados… progresivamente todos nos vamos acomodando en la ronda y espontáneamente comenzamos a mirarnos, comenzamos a ponernos en contacto, comenzamos a reconocernos como personas y a compartir nuestras experiencias…

Con el correr de los años y desde la propia experiencia transitada, fuimos reformulando el encuadre; hoy puedo compartir que al transmitir con sencillez y claridad el “marco” desde dónde vamos a encontrarnos, facilita y promueve el encuentro persona a persona. La libertad unida a la responsabilidad, la confianza, el respeto y la confidencialidad son imprescindibles para dar inicio a la experiencia que vamos a compartir y a transitar todos juntos. Luego de unos breves minutos destinados al encuadre nos disponemos a ir transitando lo que vaya surgiendo… intentamos ir acompañando y resonando con la experiencia que cada persona comparte y comunica…

En este proceso de acompañamiento he podido comenzar a encontrar algunas diferencias en la dinámica de los grupos según el año que estén cursando de la carrera de Counseling los alumnos.

Los alumnos de primer año suelen estar algo desconcertados frente a está propuesta de encuentro, a veces preguntan qué es lo que vamos hacer, cuáles son los objetivos, si vamos a implementar algún tipo de ejercicio o técnica, quién es el coordinador del grupo y algunas otras inquietudes con respecto a la modalidad de trabajo. Al estar cursando en primer año las materias de Aproximación a la Obra de Carl Rogers e Introducción al Enfoque Centrado en la Persona; podemos ir haciendo algunas articulaciones teóricas desde la propia experiencia que estamos comenzando a transitar juntos. Los alumnos de segundo y tercer año de la carrera ya conocen y vivenciaron esta modalidad de encuentro y suelen sentirse más cómodos respecto a la modalidad de encuentro; asimismo suelen ir alcanzando mayores niveles de profundización y comienzan a compartir como el Enfoque Centrado en la Persona los va atravesando más allá de la formación académica que están transitando. Muchas veces comparten el desafío que implica poder ir poniendo en práctica las actitudes rogerianas con ellos mismos y con los demás; los cambios de posicionamientos que van logrando en diferentes áreas de su vida y en sus relaciones interpersonales, las nuevas decisiones que van tomando en función de los cambios personales que van transitando, las “pérdidas” y los “duelos” que comienzan a transitar; el “descubrimiento” de sí mismos y de nuevas relaciones interpersonales que los nutren y enriquecen… Los alumnos de tercer año, en muchas oportunidades, suelen compartir la experiencia que van transitando en sus primeras entrevistas de práctica profesional, sus escenas temidas, la puesta en práctica del rol de counselors con los aciertos, las inquietudes, dificultades y los logros que van alcanzando…. Asimismo, durante el último cuatrimestre de la carrera, los alumnos también suelen compartir sus sentimientos con respecto al cierre y a la apertura de una nueva etapa; la “despedida” de su grupo de compañeros, la inserción laboral y la práctica profesional… suelen compartir que durante tres años han podido transitar un verdadero proceso de transformación personal necesario para poder estar presentes y acompañar a otras personas.

En estos espacios de encuentro puedo compartir mis experiencias, logro re-descubrirme, crecer, nutrirme de las experiencias de otras personas, acompañar y facilitar una multiplicidad de cambios personales e institucionales.

Una vez más, gracias a todas las personas que participan y colaboran con los espacios de “Grupos de Encuentro”.
(1) Lic. Clr. Nerina Sara es Profesora de Enseñanza Primaria / Profesora de Nivel Terciario y Universitario / Consultora Psicológica, especializada en Desarrollo Personal y Educacional / Licenciada en Psicología / Asesora Institucional 

licnerinasara@hotmail.com

Mi proceso en la cofacilitación de Grupos de Encuentro

en el marco de una Institución Educativa de Counseling
Clr. Juan Andrés Prieto (1)
El proceso del grupo se desarrolla naturalmente. Se regula a sí mismo.

Los esfuerzos por controlar un proceso casi siempre fallan. O detienen el proceso o lo hacen caótico.

Aprende a confiar en lo que está ocurriendo. Si hay silencio, déjalo aumentar; algo surgirá. Si hay tormenta, déjala rugir; se calmará.

¿Está descontento el grupo? No podrás contentarlo. Y si pudieras, tu esfuerzo lo privaría de una lucha creativa.

El líder sabio sabe como facilitar la revelación del proceso de un grupo, porque el líder también es un proceso…”

El Tao de los líderes, de John Heider
Querido lector, estoy frente a la laptop tratando de comenzar a compartir mi experiencia, que por pobre que la encuentres en tiempo es muy rica en vivencias. Me recibí en el 2010 de counselor y una vez dado mi último examen surgieron las preguntas ¿y ahora qué? ¿cómo pongo en acción mi profesión? Me acerque a la Institución en la que había estudiado y presente mis deseos de cofacilitar los Grupos de Encuentro que se realizan todos los sábados con los grupos de estudio de la carrera de Counseling (dos encuentros por año cada curso) (2) y la Institución me abrió las puertas para realizar mis primeros pasos ¿Por qué elegí los Grupos de Encuentro? porque cuando era estudiante estos espacios no sólo facilitaron mi proceso personal de auto-conocimiento, desarrollo, despliegue e integración, sino que también fueron fundantes en mi formación como counselor, ¿Por qué los vuelvo a elegir cada sábado? Porque acrecientan mi confianza en la sabiduría subyacente en cada una de las personas, en los grupos como entidades; porque que el Enfoque Centrado en la Persona deja de ser un credo para mi para convertirse en una manera de ser y estar con el otro, con los otros, con lo Otro, en un modo de relacionarme, en definitiva de amar.


De la teoría a la práctica
La congruencia
Si bien tuve una formación sólida en lo teórico-práctico, comenzar a ejercer el rol de cofacilitador fue y es un reto constante. Transitar este momento devino en revisar mi vida, mi noción de yo, la manera en que me relaciono, qué es para mi la escucha, qué el acompañamiento, cómo ofrezco ayuda, cuál es mi sistema de creencias, cuáles son mis valores, etc… Una vida examinada, que no implica una duda existencial, sino una invitación a ser más congruente conmigo mismo y ser aunque sea un poquito más humilde, a reconocer mis límites, mis puntos ciegos, mis modos, mis inclinaciones, etc…

A veces las preguntas se acallan, encuentran una respuesta no acabada pero provisionalmente certera que permite predisponerme para estar con los otros, desde un lugar de inocencia, abierto al asombro, a lo que acontece.

He descubierto que para mi se torna importante lo que hago previamente al encuentro, ya sea una breve meditación antes de salir de casa, una caminata consciente de camino a Holos, jugar con mis perros, contemplar una planta… llego así al encuentro “bien predispuesto”. Claro que a veces me levanto con el pie izquierdo, y llegó como puedo, con alguna broncas, inquietudes, molestias, incomodidades… pero al menos puedo registrarlas y si bien están ahí, vivas, al poco tiempo de empezar el encuentro van perdiendo fuerza, porque va ganando fuerza el deseo de conectarme con el grupo, porque de a poco me siento parte del grupo, aunque debo decir que aún no me atrevo a transparentar mis sentimientos, y cuando siento la confianza en el grupo como para hacerlo o pierden ya fuerzas esos sentimientos o bien no le encuentro sentido a su expresión.
El comienzo del encuentro

(Presentación, encuadre, expectativas)
El encuentro tiene una hora de comienzo fijada, pero por diversas razones no todos participantes llegan al mismo horario. A medida que van llegando y luego de los saludos nos vamos sentando en el suelo y vamos formando un círculo, como si todos nos cobijáramos en torno a un fogón. El comienzo a veces es formal, la facilitadora abre la invitación a presentarse y se torna interesante cómo se van presentando cada uno, algunos lo hacen diciendo su nombre, roles, etc… pero hay otros que se presentan con aquello que les va aconteciendo, con lo que traen vivo, se presentan siendo… Otras veces la iniciativa del comienzo parte de los participantes porque hay algo en el grupo que está muy presente, la mayoría de las veces son quejas, contra algún miembro del grupo, parte del grupo o algún miembro de la Institución… y ahí volvemos a recordar el encuadre, que si bien lo conocen en teoría porque lo aprendieron en clase, es importante que la facilitadora lo explicite, algunas veces son los mismos miembros del grupo quienes lo explicitan. A veces el comienzo del encuentro se da con un pedido concreto de alguno/s de los participantes, o con la manifestación de las expectativas…
Cofacilitando un clima de seguridad psicológica, de respeto por las personas
Es importante para mi la presencia de la facilitadora, que encarna las llamadas actitudes rogerianas (congruencia, aceptación positiva incondicional, empatía), que confía en el proceso del grupo y en mí como cofacilitador, pues si me asalta la ansiedad o la duda de cómo y qué va a suceder en el encuentro de alguna manera su confianza me devuelve la tranquilidad, y ella misma a través de su manera de ser y estar es catalizadora de las mismas actitudes en mí y en los otros. Por mi parte, trato de contribuir a esta cocreación de un clima seguro, a través de la escucha atenta, tratando (y debo decir que es lo que más me cuesta) de no quedarme en lo anecdótico sino en el significado y el sentimiento presente de que cada uno de los participantes, chequeando los mismos, porque en definitiva son ellos los que me indican si los estoy acompañando o me pierdo por otros derroteros. Me importa cada uno de ellos, por el simple hecho de ser personas, pero mucho más porque son futuros profesionales de la ayuda, cofacilitadores de un mundo más pleno. Es mi expectativa y me atrevo también de la facilitadora, brindar en lo posible un clima de seguridad, haciéndole sentir a la persona que la vamos a acompañar allí donde quiera ir, invitando de esta manera a la apertura, a la profundización. Todo darse cuenta, todo crecimiento de los participantes se da con dolor, por eso es muy importante que se sientan acompañados por nosotros, que sientan que estamos a su lado, no sólo en el dolor, sino en todos los sentimientos que afloren en el proceso.


Aceptación del grupo
Debo confesar que sabiendo que el grupo formado por personas que están en un proceso personal (ya sea porque lo hacen con un profesional y/o porque la carrera misma de Counseling es un proceso de crecimiento, desarrollo y despliegue) y serán futuros counselors, les tengo poca paciencia, evidentemente porque mis expectativas respecto al proceso personal y grupal son altas, cuando registro esto “bajo un cambio” y trato de respetar al grupo como es y como está, y aceptarlo (cómo me cuesta!) si traen cosas superficiales, si se cierran emocionalmente e intelectualizan la experiencia , si se instalan en la queja… pero si ofrecemos el clima seguridad, si ponemos las actitudes en juego y damos la libertad a que suceda lo que suceda, suele suceder, por ejemplo, que alguno de los miembros se pregunte y abra la pregunta a los otros ¿es esto lo que quiero? ¿hice el esfuerzo de venir al GE para instalarme en la queja?¿qué responsabilidad me cabe en lo que está sucediendo? … y la pregunta se instala en el grupo, y de la queja atada al pasado, del “que deberían hacer los demás” algunos pasan a estar más conscientes y atentos a lo que al proceso del grupo en el aquí y ahora, y a responsabilizarse, y a comprometerse con acciones concretas para un cambio eficaz. Otros quizás quedan instalados en la queja, y ahora en mí surge la pregunta ¿puedo aceptar a estos otros? …finalmente los acepto no sin antes pelearme conmigo mismo.
La comprensión empática
“…escuchar con el alma no se limita a una sola facultad, al oído o al entendimiento. Exige vaciar todas las facultades y cuando las facultades están vacías, es todo el ser el que escucha. Entonces se capta de manera directa aquello que se tiene delante, lo cual jamás podría oírse a través del oído ni comprenderse con la mente”

Chuang Tsé
Debo reconocer que aún hoy, ante la vivencia de los demás suelo ceder a veces a mis viejas inclinaciones de querer dar consejos o tranquilizar u ofrecer mis soluciones y/o mis sentimientos. Al menos llego a registrar estos viejos modos cuando aparecen, y puedo corregirme y volver a centrarme en el otro, para tratar respetuosamente de comprenderlo desde su marco de referencia. También a veces caigo en hacer interpretaciones, pero el hecho de chequearlas me rescatan y el interlocutor a través de su feedback me indica si lo estoy siguiendo o simplemente manifiesto algo que me es propio.
Recursos y estrategias facilitadores” vs “Estar presente con”
El líder sabio no se basa en técnicas ni en aparatos ni en ejercicios especiales. El método de la conciencia-de-los-procesos se aplica a todos y a todas las situaciones.

El estado de conciencia personal del líder crea un clima de apertura. Estar centrado y enraizado le otorga al líder estabilidad, flexibilidad y permanencia. El líder que ve claro, facilita la iluminación en los demás”
El Tao de los líderes, de John Heider
Cuando en el proceso del grupo intervengo utilizando los recursos facilitadores como si fueran herramientas y ofrezco las actitudes rogerianas de manera impostada sucede como si yo creara canales artificiales que transportan agua de lluvia hacia los pozos (miembros del grupo) que creo necesitan agua para apagar su sed.

Cuando leí el capítulo “Entre la espera y el contacto” del libro “Crecer en grupo” de Bartomeu Barceló, encontré expresado bellamente aquello que intuyo que pasa cuando no estoy pendiente de “querer hacer algo” para que fluya el proceso del grupo, sino simplemente me predispongo para “estar con” el grupo, con sus miembros. Cuando estoy presente, cuando estoy abierto al acontecer, los recursos facilitadores dejan de ser recursos, incluso las actitudes rogerianas están presentes no como algo impostado sino más bien como algo natural; y cada uno de los que participamos del encuentro cada pozo de agua parece conectarse con su propia vertiente, vertiente que en su origen es común a todos y en todos fluye. Y en esos instantes me encuentro, me dejo encontrar, el momento se vuelve sagrado, ya no volvemos a ser los mismos. Conectarse con la vertiente y su fluir simboliza para mí la tendencia formativa que nos impulsa al crecimiento, desarrollo y despliegue del grupo y sus miembros.


Agradecimientos:
A todos aquellos que contribuyen a despertar mi vocación de servicio, todo el plantel de Holos Capital, a Clr. Nerina Sara, Clr. Rodolfo Lazzarini, Clr. Ricardo Toledo, y a quienes me acompañan en la vida mi amigo Diego, mi esposa Flor, y al Manantial del que abreva mi pozo.


  1. Juan Andrés Prieto es counselor recibido en Holos Capital donde actualmente colabora con el Departamento Educacional cofacilitando Grupos de Encuentro y asimismo ejerce como co-docente en la materia Entrenamiento del Rol I. También es profesor de Hatha Yoga, estudió Filosofías Orientales, Actuación, participa de diversos voluntariados, y se encuentra profundizando en Comunicación No Violenta.

juanesprieto@yahoo.com.ar


  1. Los G. E. de los cursos de primer año son facilitados por los profesores de las materias troncales de la carrera: “Aproximación a la obra de Carl Rogers” e “Introducción al ECP”




  1. Lic. Clr. Nerina Sara


1 Enfoque Centrado en la Persona.

similar:

Grupos de Encuentro para Alumnos icon“Creación de espacios de encuentro interuniversitario con alumnos/as,...

Grupos de Encuentro para Alumnos iconLos estudiantes juegan en grupos de cuatro alumnos, los cuales recibirán...

Grupos de Encuentro para Alumnos iconPropuesta para obtener apoyo para la realización del encuentro internacional...

Grupos de Encuentro para Alumnos iconPara el III encuentro de neúrologos jóvenes aragoneses

Grupos de Encuentro para Alumnos iconEl ser Maestro, es una profesión digna que Dios nos ha dado, unamos...

Grupos de Encuentro para Alumnos icon6 Información para los alumnos de 3º de e. S. O

Grupos de Encuentro para Alumnos iconActividad para los alumnos de

Grupos de Encuentro para Alumnos iconGrupos de trabajo para exponavia

Grupos de Encuentro para Alumnos iconPara los grupos 1 y 2 respectivamente

Grupos de Encuentro para Alumnos iconTÉcnicas para el trabajo en grupos


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com