Estándares Tic Para Formación Docente Chileno




descargar 120.07 Kb.
títuloEstándares Tic Para Formación Docente Chileno
página1/6
fecha de publicación20.03.2017
tamaño120.07 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6
Estándares Tic Para Formación Docente Chileno

  1. Estándares tic par a l a formación inicial docente Una propuesta en el contexto chileno Este libro presenta un análisis pormenorizado de la construcción de los Estándares y Competencias en Tecnologías de la Información y Comunicación para la formación de profesores.

  2. La introducción de las Tecnologías de la Información y Comunicación en la formación de los docentes es un paso fundamental. El lugar que las TIC tienen en la sociedad actual y futura representa una oportunidad para articular aprendizaje y conocimiento en sintonía con las nuevas exigencias de una educación que valora el modelo pedagógico, así como la apropiación de ellas a partir de una opción de integración.

  3. Estándares TIC: un paso para la transformación de la formación docente .Vivimos un mundo donde la información y los conocimientos se acumulan y circulan a través de medios tecnológicos cada vez más sofisticados y poderosos (Díaz, 2001). Los sistemas educativos de la mayoría de países de América Latina siguen en deuda con las culturas, las necesidades y las demandas de las actuales generaciones: la mayoría de reformas educativas de la década de los 90 dejaron de lado la formación inicial de los docentes y pusieron el foco en los contenidos curriculares, la normativa, los cambios administrativos, la infraestructura, los equipos, la capacitación como suma de eventos, etc. Chile es, al momento, uno de los ejemplos más interesantes de los esfuerzos que se están realizando en América Latina dirigidos a mejorar la calidad del trabajo docente, garantizar el aprendizaje de los estudiantes y recuperar el valor y el prestigio social de la profesión docente.

  4. Es indispensable generar los mecanismos necesarios, suficientes y flexibles para fortalecer los valores fundamentales de una sociedad democrática y equitativa, en la cual las culturas juveniles se construyen y reconstruyen permanentemente bajo influencias tan poderosas como las TIC, se generen espacios de acción educativa focalizados, y donde las habilidades superiores frente al manejo de la información pasen a constituir espacios protegidos educacionalmente. Los cambios generados por la incorporación de las TIC a la vida cotidiana, en especial de la juventud y la niñez, plantea múltiples interrogantes a los sistemas educativos.

  5. Las TIC en educación no son sólo un medio más, un soporte más, una herramienta pedagógica adicional; son todo lo anterior y son, al mismo tiempo, uno de los fenómenos que han removido las bases mismas de los procesos de aprendizaje y el lugar que el conocimiento tiene en la sociedad contemporánea. Por ello, no sólo es un tema que demanda una mirada técnica, requiere una mirada de política pública en la medida que la tecnología no tiene un valor en sí misma si no se asocia a la transformación de la sociedad, a la construcción de sistemas y sociedades que garanticen educación y bienestar para toda la población.

  6. Haltenhoff Centro de Educación y Tecnología Enlaces del Mineduc 1. PRESENTACIÓN Pareciera fuera de discusión que las tecnologías de la información y las comunicaciones están impactando las prácticas educacionales y las experiencias de aprendizajes de los niños, jóvenes y adultos involucrados en los sistemas educativos. Es fácil constatar que, al igual que las otras áreas de la actividad humana, la educación, en particular las prácticas de los docentes y el modo de aprender de los estudiantes, está siendo modificado por la existencia de una variedad de recursos digitales y la existencia de la red global construida sobre la base de esas tecnologías.

  7. La pregunta que inicialmente surge es:

¿Por qué establecer estándares para la formación en tecnologías de la información y las comunicaciones de los futuros profesores? Al mirar de cerca esta pregunta se llega a la necesidad de responder otras:

¿Qué conocimientos informáticos, reflejados en qué ámbitos de acción, usados de qué forma, son los que un docente debiera dominar?

¿Cómo se relacionan esos aprendizajes con su formación general y su formación específica como docentes en áreas del conocimiento y del hacer humano?

¿Qué preparación garantiza u ofrece garantías suficientes de que una vez en su vida profesional, el egresado de los centros de formación estará en condiciones de usar los recursos que esas tecnologías han permitido colocar en los establecimientos educacionales y de reflexionar sobre los usos profesionales y potencialidades de las nuevas tecnologías para la educación?

¿Qué formación aumenta las probabilidades de que el docente esté en condiciones de mantenerse al día en un campo que cambia con una velocidad no conocida en un campo del saber y saber hacer humano? Y, naturalmente, ¿es necesario o conveniente proponer un estándar a modo de un deseable que pueda ser utilizado por el conjunto de las instituciones formadoras de docentes? Si la respuesta a esta última pregunta es afirmativa, entonces cabe la pregunta: ¿Adoptar estándares existentes o generar los propios? En este libro se presentan los resultados de un proceso para determinar estándares en tecnologías de la información y la comunicación en la formación inicial docente, permite emitir juicios acerca de la validez y vigencia del sistema de estándares adoptado.

La cuestión de la conveniencia de enunciar estándares en la materia que nos ocupa ¿Se requiere de un estándar en estas materias? ¿Es necesario formular un deseable para la formación inicial docente en la comprensión y el uso de las tecnologías de la información?

*****La existencia de un sistema de estándares facilitaría la adopción, por parte de las escuelas de formación inicial docente, de los aprendizajes obtenidos en las aplicaciones de esas tecnologías a una variedad enorme de situaciones, problemas o aspectos de la enseñanza, el aprendizaje, la administración del currículo y la administración de procesos de evaluación y/o de los propios procesos educativos. Esto es, un cuerpo de estándares como el que se propone en este trabajo facilitaría la incorporación de las competencias que un docente podría demostrar en estas materias de un modo que garantice la adecuación de esas competencias con las que el mejor conocimiento de ambos campos.

  1. la aparición de nuevas competencias docentes y prácticas; la necesaria reflexión acerca de los cambios en la gestión, la comunicación pedagógica, la didáctica, la formación ética y de la filosofía educacional, así como la aparición de nuevos aprendizajes y de nuevas formas de acceder y analizar la información sobre el quehacer pedagógico.

  2. TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y PRÁCTICAS DOCENTES Los cambios más fáciles de percibir y de tratar son los que las tecnologías demandan de un docente en su contacto diario con niños y jóvenes. Ellos se observan cuando los docentes experimentan distancias culturales y barreras cognitivas, cuando verifican que sus alumnos poseen otras competencias, distintas a las que han valorado en la academia y que han sido parte de su formación.

  3. Lejos de escuchar el viejo proverbio chino que dice: «Escucho y olvido, veo y recuerdo, hago y… ¡comprendo!», las prácticas habituales giran en torno a «contar el cuento del conocimiento». Los laboratorios de computación escolar y ahora los recursos digitales en el aula, «hablan» de otra didáctica, de una también antigua pero a la que le ha costado ingresar a nuestras salas: «hazlo», «prueba», «ve qué sucede», los recursos digitales son recursos productivos no receptivos y sugieren otra forma de aprender y otra forma de facilitar esos aprendizajes.

TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LOS OBJETIVOS DE LA ESCUELA Tanto las sociedad como los docentes se relacionarán con sujetos e instituciones que valorarán las capacidades de manejo de las tecnologías de la información y la comunicación en las tareas de aprendizaje y las actividades cotidianas ligadas a las dimensiones del desarrollo humano: comunicación, selección y organización de la información, usos seguros de las tecnologías, socialización y acceso a la participación. La demanda por una formación inicial docente que respalde las capacidades de los profesores de instalar saberes adecuados para la apropiación de competencias informacionales debe ocurrir en la integración disciplinaria como campo de estudio y formación en los centros de formación docente, considerando el complejo escenario de usabilidad de las tecnologías de la información y la comunicación en todos los ámbitos del conocer, características que el mundo académico valora y las integra en los estudios interdisciplinarios de las ciencias cognitivas. Del docente se espera que sea un profesional autónomo y reflexivo.

  1. Entonces, del docente se espera una disposición a abordar en sus prácticas profesionales la necesidad de apoyar condiciones para el aprendizaje del conocer, del comunicar, del investigar y de desarrollar buenas prácticas en usos y apropiación de la tecnología de la información en contextos educativos sociales y curriculares significativos.

  2. ALCANCES, LIMITACIONES Y LOS PASOS SIGUIENTES Este sistema de estándares no alude a las competencias específicas en las diferentes áreas que conforma el currículo escolar. Esto es, no se refieren a las competencias informáticas adecuadas, deseables, en cada una de las áreas que tratan las didácticas especiales. Esa es la nueva frontera, el desafío que sigue. La educación escolar, en miras a la responsabilidad social, incorpora en sus lenguajes y comunicaciones

  3. De hecho nunca antes había tenido el carácter de urgencia que ahora tiene el formar futuros profesores y futuras profesoras con las competencias necesarias para «aprender». En efecto, si se acepta que un docente puede estar vigente entre treinta y cincuenta años después de haber recibido su formación inicial y que el fenómeno informático es un recién llegado a una cultura que acumula experiencia y conocimiento hace miles de años.

  4. Pareciera que la competencia básica, fundamental e indispensable, es «aprender a aprender». Que el conocimiento es un bien abierto, propio de nadie y que existen muchas oportunidades en esa apertura y en esa aceptación de «maestros» diferentes que aquellos que conocimos al estar el conocimiento encerrado en algunos y sólo en los libros.

  5. CONCLUSIONES Existe una variedad de razones para formular, difundir, mantener vigentes y hacer operativos un sistema de estándares en materia de las competencias que se espera adquiera un docente, durante su formación inicial, en el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Los futuros docentes requieren de conocimiento y competencias de acción en un campo que está modificando significativamente la forma en que las personas acceden, usan y construyen conocimiento; de otra, los recursos, herramientas y procedimientos de la informática, están modificando las prácticas profesionales de quienes enseñan. Tanto alumnos como padres y apoderados perciben la informática como una herramienta necesaria y útil para el desempeño en una sociedad fuertemente signada por la información y el conocimiento. Difícilmente una escuela, un maestro, un docente será percibido como válido por esos actores si cada uno de ellos no está en condiciones de actuar en el ambiente digital del conocimiento y de la acción humana, con visión y conocimiento

  6. La competencia base, la capacidad profesional fundamental será, más que nunca, la capacidad de actualización propia de quien tiene una formación de base amplia y potente.

Capítulo 1:

  1. DEFINICIÓN DE ESTÁNDAR (de la voz anglolatina standardium o del vocablo francés antiguo es- tendart) proviene de las acepciones indicadas en diversos diccionarios y enci clopedias de reconocido uso internacional. Así por ejemplo, el Oxford English Dictionary establece, como una de las 21 acepciones posibles a la palabra Standard, la de «algo que sirve como un ejemplo de reconocimiento o principio por el cual otros pueden juzgar la exactitud o calidad de algo» (Oxford, 1994:3000) agregando adicionalmente el sentido que adquiere como «regla» que adquiere ese algo para juzgar o estimar. La Enciclopedia Británica1 lo define como un algo establecido por una autoridad que funciona como una regla para medir cantidad, valor, extensión o calidad de algo, especificando en varias de las acepciones, su sentido regula- 1 Encyclopedia Britannica Online, en
  1   2   3   4   5   6

similar:

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconLa práctica docente en el Programa de Formación

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconDirección general de formación docente

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconDirección general de formación docente

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconInstituto de Formación Docente y Técnica N° 24, Pcia de Bs As

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconPlan territorial de formación docente 2010 2011

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconInstituto superior de formacion docente nro. 808 – tw

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconConselleria de Educación, Formación y Empleo, por la que se dictan...

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconLogro3738: utiliza en forma adecuada los recursos del aula de tecnologíA,...

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconLogro3738: utiliza en forma adecuada los recursos del aula de tecnologíA,...

Estándares Tic Para Formación Docente Chileno iconEmpresa XX estandares de seguridad para trabajos con guadañadora


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com