Requisito parcial para optar al título de




descargar 0.74 Mb.
títuloRequisito parcial para optar al título de
página10/20
fecha de publicación21.12.2015
tamaño0.74 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   20

3.4.3 Ecologismo, un nuevo movimiento social. El ecologismo es difícil de caracterizar, pero ante todo, es un movimiento sociopolítico y no una ciencia como la ecología, con la que a menudo los medios de comunicación y el público en general lo confunden.
No nos engañemos, el movimiento ecologista no nació de una transposición del análisis biológico al discurso político. Es cierto que ha madurado sobre comprobaciones y enseñanzas de la ciencia biológica, pero sus raíces son más profundas y más extensas; es el punto de confluencia de diferentes corrientes sociales que han descubierto aspiraciones comunes y han bebido en la fuente de múltiples teóricos. Su discurso no duda en insinuarse en dominios económicos, políticos y filosóficos83.

El ecologismo, llamado también hoy ambientalismo, no es una doctrina unitaria, sino más bien la síntesis evolutiva de la expresión de sensibilidades ecologistas. Dentro de este movimiento existen diversas posiciones (radicales, moderadas), movimientos sociales (conservacionistas, preservacionistas, hippies, naturalistas, ecólogos, indigenistas, pacifistas, feministas, antinucleares), grupos (Green Peace, Amigos de la tierra...) y formas de actuar (terroristas, institucionales, anárquicas), pero, en general, se puede afirmar que lucha por nuevos sistemas políticos, económicos y sociales, basados en la autonomía regional y personal, en unidades de medida pequeñas o a escala humana, en tecnologías “blandas”, en la felicidad humana no solo sustentada en el tener y en el respeto por la naturaleza y por los demás. Busca, en definitiva, un cambio ético y moral en la sociedad, para garantizar la sobrevivencia en el planeta.
El ecologismo, naturalismo contemporáneo, es la expresión del poner en tela de juicio la sociedad industrial, y es inseparable de su medio: el Occidente pletórico de la segunda mitad del siglo XX. Se caracteriza ante todo por su oposición al determinismo del progreso occidental. No reaccionaria pero reaccional, da el punto de vista del individuo único y frágil, diverso y cambiante, en un mundo que solo considera las muchedumbres y las masas; habla en nombre de la naturaleza, única y frágil, diversa y cambiante, en un mundo que prosigue ciegamente la evolución de la sociedad. Movimiento de defensa de la especie, guardián de la vida, memoria de la sociedad, movimiento de enraizamiento, pero también movimiento portador de sueños, movimiento de despertar y de creación. Movimiento de la vida cotidiana, movimiento del presente, pero también movimiento a largo plazo, movimiento de futuro. Movimiento de defensa de la autonomía, pero también movimiento de la movilidad. Movimiento de descondicionamiento, pero también movimiento de búsqueda del sentido de las responsabilidades84.
El movimiento ecologista se perfila a partir de las primeras críticas serias al sistema tecnocrático, que empieza a dar graves signos de crisis desde la recesión del treinta. En 1934 Lewis Mumford escribe su célebre ensayo Técnica y civilización, donde reclama un cambio de actitud de la sociedad frente a la tecnología. Sin embargo, el despegue del movimiento ecologista se empieza a dar después de la segunda guerra mundial, cuando se estudian los efectos de la radiación nuclear en el organismo humano, en el ciclo alimenticio y en los ecosistemas, sensibilizando a la comunidad científica y a la opinión pública internacional. La protesta antinuclear se empieza a perfilar como uno de los grandes movimientos del siglo XX y como embrión del ecologismo.
En 1948 Fairfield Osborn, escribe Our plundered planet (Nuestro saqueado planeta), al que se sumaron otras voces como la de Harrison Brown, George Wald y René Dubos y el público empezó a interesarse. En los años cincuenta y sesenta, otros especialistas comenzaron a introducir la óptica ecológica en investigaciones sobre pesticidas, plásticos y abonos. Así, en 1962 la bióloga Rachel Carson publica Silent Spring (Primavera silenciosa), un completo estudio sobre los impactos de los pesticidas, el cual despierta a la opinión pública norteamericana, convirtiéndose en una especie de manifiesto del ecologismo en este país.
En el año 63 los antinucleares toman fuerza con la firma del tratado de Moscú, que prohibía parcialmente las pruebas nucleares por sus efectos ambientales. Con la guerra de Vietnam se acabaría por unir aún más el movimiento pacifista con el ecologista y se despertaría definitivamente la indignación de algunas instituciones científicas. En el 66 más de cinco mil investigadores norteamericanos protestaron contra el lanzamiento de productos fitotóxicos sobre Vietnam.
Las mareas negras producidas por los grandes derramamientos de petróleo en el mar y las catástrofes nucleares que contaminaron enormes zonas con su radiación, sensibilizan a la opinión pública internacional, dando pié a nuevos grupos ambientalistas y nuevas legislaciones.
No obstante “Si hay un fenómeno social reciente que haya contribuido al desarrollo de la sensibilidad ecologista es ciertamente la aspiración liberalizadora de la juventud occidental que conoció su apogeo en Francia en Mayo del 68”. Los jóvenes californianos, con similares propuestas, se reunieron en las nuevas comunidades hippies en las que se ensayan técnicas blandas, así mismo crean en el mismo mítico 1968, el primer grupo de acción ecológica en la Universidad de Berkley. Estos ecologistas prácticos, se organizaron con mucha más eficacia que los marginales franceses y empezaron a vender su idea por todo el mundo.
La perspectiva ecológica va captando adeptos en todas las ciencias y en los diferentes sectores de la sociedad. Se perfila como uno de los grandes movimientos de contracultura del siglo XX, al lado y de la mano del movimiento pacifista, del movimiento feminista, del movimiento hippie, del movimiento“nueva era”, del movimiento del potencial humano y del movimiento étnico.
Con las aportaciones teóricas de Barry Commoner, Lewis Mumford, Aldous Huxley, Paul Ehrlich, René Dumont, Nicholas Georgescu-Roegen, Eugene P. Odum, Ivan Illich y otros, el movimiento ecologista inicia su incidencia en la sociedad civil. El informe sobre los límites del crecimiento presentado en 1972 en el Club de Roma por el profesor Meadows del MIT, junto con el manifiesto del equipo de la revista inglesa The ecologist titulado “A Blueprint for survival”, aportaron elementos de crítica científica suficientemente relevantes para que los grupos ambientalistas iniciaran la definitiva politización de sus campañas85.

Paralelamente,surge un movimiento de economistas contrarios a las teorías del crecimiento, que proponen un sistema económico a escala humana. El betseller Small is beautiful (Lo pequeño es hermoso) de E.F. Schumacher, sería el manifiesto de esta tendencia.
El ecologismo se convierte en “un grito de esperanza con el objetivo de recuperar la felicidad perdida y el verdadero sentido de la política”86.
Surgen entonces diversos grupos alrededor del mundo. Amigos de la tierra y Green Peace serían los de mayor resonancia. El primero, por su poder político e influencias internacionales, y el segundo por la radicalización y espectacularidad de sus acciones. Por otra parte, El partido Verde alcanza buenos porcentajes y varios puestos políticos desde mediados de los años setenta en Alemania, Francia y Holanda, surgiendo así el ala política del movimiento.
Los diferentes grupos ecologistas han utilizado los medios de comunicación como plataforma para dar a conocer sus posiciones y para denunciar las acciones antiecológicas. Green Peace ha sido uno de los grupos que mejor ha sabido manejar el poder de los medios, realizando acciones que son pensadas, antes que nada, con sentido audiovisual y publicitario para generar alto impacto. Abrazarse a arboles para impedir su tala, combatir barcos de guerra o balleneros con sus pequeños zodiac, acampar en los techos de empresas contaminantes y otras acciones semejantes son un ejemplo de ello. De igual forma, el documental se convierte en un recurso de suma importancia para los grupos ecologistas. Muchos documentales ambientales se han realizado por, o bajo el auspicio de alguno de los grupos mundiales reflejando en estos su posición particular.
3.4.4 Macropolíticas ambientales. Las presiones del movimiento ecologista mundial y el sentimiento generalizado de temor frente a las perspectivas ambientales futuras, mostradas por el Club de Roma y su “Informe sobre los límites del crecimiento” (1972), lleva a los diferentes estamentos internacionales a tomar en serio el tema ambiental y es la Organización de las Naciones Unidas la encargada de consignarlo como un acuerdo multinacional. Nace así la Conferencia Mundial Estocolmo 72, donde se crea el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) y donde se sientan las bases sobre las acciones por seguir en cuanto a asentamientos urbanos, medio ambiente y desarrollo, salud humana, desastres naturales, océanos y ecosistemas terrestres
Bucarest 74 enfatizó que el problema ecológico mayor no era el crecimiento de la población, sino el exagerado consumismo de los paises desarrollados y en Méjico 74 se fue aún más lejos, cuando se dice que “el problema de nuestros días no es de escasez, sino de mala distribución económica y social y una inadecuada distribución de los recursos”, lo que plantea una nuevas relaciones económicas a nivel mundial.
En 1980 nace el Informe Brundhland (ambiente y desarrollo), muy importante porque sienta las bases de la teoría del desarrollo sostenible: “se define como aquel desarrollo que se puede extender a toda la población mundial presente y futura, sin destruir la base natural de la vida en el planeta”.
Durante los años setenta y ochenta, se continuaron haciendo varios encuentros internacionales, pero es sólo en 1992 cuando todos los países del mundo se reunieron en la II Conferencia Mundial del Medio Ambiente, en Río de Janeiro. Allí, a pesar de que se redactaron avanzados textos ambientalistas y hubo polémicos debates, el compromiso real de los gobiernos, especialmente el de Estados Unidos, fue muy limitado en cuanto a la solución de los problemas generadores del deterioro ambiental, que empiezan por el sistema económico vigente y la calidad de vida de la población mundial.
3.4.5 Nuevas perspectivas. A pesar de que muchas de las teorías, manifiestos, negociaciones y acuerdos que se han logrado desde los sesenta tienen buenas intenciones, no han logrado contrarrestar satisfactoriamente el deterioro ambiental que amenaza al planeta, pues “hasta hoy se han hecho muchas propuestas, pero la mayoría desde la lógica del industrialismo y de los países desarrollados, reformando simplemente un modelo que ha demostrado su poder destructivo”.87
Luego del ecodesarrollo, propuesta que viene desde los años sesenta y que enmascaró también el modelo industrialista de buenas intenciones ecológicas, sin lograr consolidarse como una propuesta que verdaderamente mejorará la calidad de vida de la población por medio de políticas claras, han surgido varios planteamientos a partir de organismos internacionales: Estrategias para la conservación, Desarrollo humano, Nuestro futuro común y Nuestra propia agenda. Son propuestas que siguen la misma lógica desarrollista de sus antecesoras, proponiendo simplemente convivir racionalmente dentro del modelo de explotación de los recursos vigente.
El movimiento ambientalista mundial tiende en la actualidad a buscar nuevos paradigmas de desarrollo, pues aunque la preocupación ecológica internacional es alta, los modelos de desarrollo y la lógica de producción impuesta por occidente siguen intactos. Sin embargo, la carencia de ideologías, líderes y líneas de trabajo bien definidas, característica de la posmodernidad, ha permeado al movimiento ambientalista mundial: “las propuestas alternativas no han sido consecuentemente profusas como habría de esperarse ante una situación tan difícil. A juicio de varios autores existe una crisis de utopía para vislumbrar espacios alternativos”.88
En América Latina, los planteamientos de Enrique Leff, al igual que los del premio nobel alternativo Manfred Max Neef, rompen con estos esquemas y se están tomando en las ciencias sociales y en el movimiento ambientalista como reales alternativas a los modelos de desarrollo vigentes El primero de los autores apunta hacia una sociedad ecotecnológica, donde la cultura de cada pueblo es tomada en cuenta para lograr un desarrollo biológico y socio - histórico sostenido. Las ideas del segundo autor, ya implementandas en algunas regiones con excelentes resultados, basan su éxito en la originalidad y simplicidad de su planteamiento básico: la satisfacción de las necesidades humanas debe ser el principal esfuerzo, pues existen tantas pobrezas como necesidades insatisfechas haya. De esta forma, se convierte en un modelo donde el desarrollismo y el capital económico siguen jugando un papel importante, pero donde también otros valores que antes no se consideraban en la economía cobran un valor fundamental en la resolución de las necesidades del planeta.
El reto del movimiento ambientalista mundial es seguir desarrollando teorías alternativas, pero sobre todo, empezar a implementar desde lo local, hasta lo planetario una conciencia de respeto por la naturaleza sustentada en un desarrollo integral del ser humano.


3.5 LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

La educación debe ser el proceso fundamental para el logro del equilibrio entre el sistema natural y la actividad humana, ya que debe proveer las bases científicas, técnicas y éticas para comprender las complejas interrelaciones entre el hombre y el ambiente.
El estudio del medio en la pedagogía escolar, ha sido incentivado desde hace varios siglos por diferentes pensadores, entre los que se destacan Rabelais, Rousseau y Locke. Para ellos era una forma de que la escuela no se separara de la vida y la realidad, dando a conocer al aprendiz el medio que lo rodea y utilizando éste como instrumento de formación. Posteriormente, las teorías pedagógicas de la “nueva escuela”, afirmaron que el medio incitaba y estimulaba. Su función es crear la necesidad a partir de la cual nacerá el interés y se desencadenará la acción.
El documental en sus comienzos -aún la mayoría de productores conserva esta visión- intentaba también desde una perspectiva geográfica o biológica, mostrar y dar a conocer determinados lugares, ecosistemas o animales. Aunque el documental jamás reemplazará la experiencia directa, fue y es una manera muy efectiva de reflejar realidades que muchas veces serán irrepetibles o difíciles de observar en vivo, estimulando el interés por ellas. Sin embargo, la preocupación ambientalista que coge fuerza en los sesenta, lleva a que el estudio del medio tome un viraje hacia la educación ambiental. De esta forma, el medio deja de ser un elemento neutro, indiferente a la actitud humana y que desempeña solamente un papel revelador, para aparecer como un sistema frágil, con el equilibrio amenazado y sobre el cual el hombre posee un alto poder de vida o muerte. “La pedagogía del medio ambiente no se propone adornar el espíritu de los alumnos con conocimientos desencarnados, sino que quiere ser propedéutica de la acción. Si se quiere que los alumnos conozcan la manera como funciona el medio ambiente, no es solo para satisfacer su curiosidad legítima, sino para llamar su atención sobre las posibles disfunciones y los medios de remediarlas”.89.
El documental ambiental, da también un cambio conceptual desde los años setenta a la luz de las nuevas teorías ecologistas y sobre todo las desarrolladas por la educación ambiental. El entorno se sigue documentando como una forma de estimular e incitar, función que aún es valiosa, pero se empieza a impregnar de un carácter pluridisciplinar, preservacionista y político.
La educación ambiental, también llamada educación para el medio ambiente, pedagogía del medio ambiente, educación acerca del ambiente o educación relativa al medio ambiente, no es una materia en específico, ni tampoco un tema exclusivo del medio escolar. De allí lo difícil de su delimitación. La quinta sesión del comité de las Naciones Unidas (Ginebra 75) la definió como la “educación relativa al medio ambiente, que pretende, en primer lugar, instruir al conjunto de los ciudadanos, a fin de que adquieran conciencia del problema del medio ambiente en la vida cotidiana, inculcándoles los conocimientos, las capacidades y el sentimiento de responsabilidad indispensables para hallar la solución de estos problemas”.
Por su parte, la Conferencia de Carson City, en Estados Unidos (1970) dice que la educación ambiental “es el proceso que consiste en admitir algunos valores y en clarificar algunos conceptos, con el fin de suscitar actitudes y aptitudes indispensables para la comprensión y la apreciación de las relaciones recíprocas que pueden existir entre el hombre, su cultura y su medio biofísico” y debe llevar “ a tomar decisiones y a formular espontáneamente una deontología con respecto a las cuestiones que plantea la calidad del medio ambiente”.
El Environnement Act de los Estados Unidos, que se redacta también en el 70, completa la anterior definición como el “proceso educativo basado en la relación del hombre con su medio ambiente natural, o con el que ha creado, y referido a las relaciones entre demografía, contaminación, reparto y enrarecimiento de los recursos, conservación, transporte, tecnología y ordenación del marco urbano o rural, por una parte, y el conjunto del medio humano, por otra”.
Desde sus comienzos, uno de los planteamientos básicos del movimiento ambientalista mundial, ha sido el de difundir la educación ambiental desde espacios de socialización: familia, escuela y medios de comunicación. Ello ha quedado consignado como punto clave en la mayoría de propuestas realizadas por organismos internacionales desde los años sesenta y setenta.
Estocolmo 72 lanza por primera vez la educación ambiental. en el seno de las Naciones Unidas. Para los expertos reunidos allí, se debería establecer “ (...) un programa educativo internacional de enseñanza interdiciplinar, escolar y extraescolar, que recubra todos los grados de enseñanza y que se dirija a todos, jóvenes y adultos, con vistas a dar a conocer la sencilla acción que podrían realizar dentro de los límites de sus medios, para cuidar y proteger el medio ambiente”
La UNESCO y el PNUMA, principales organismos de la ONU para delinear esta política, realizan como primera fase varias reuniones y coloquios regionales y sub- regionales, entre los que se destacan Belgrado (1975) y Tbilisi (1977) y en una segunda fase más operativa se propone formar a los maestros y perfilar los programas de estudios y el material didáctico. Una de las principales dificultades que debe afrontar aún la educación ambiental a nivel mundial, es la falta de documentación y material didáctico. Los audiovisuales y en especial el documental se convierten en una pieza clave, que ya se ha utilizado con excelentes resultados y con muy buenas perspectivas futuras.
En el coloquio de Belgrado se indica que “el objetivo de la educación relativa al medio ambiente consiste en formar a escala mundial una población consciente y preocupada por el medio ambiente y los problemas a él referidos, y que gracias a su conocimiento, su competencia, su estado de espíritu, su motivación y su sentido del compromiso, esté en condiciones de contribuir individual y colectivamente, a la resolución de los problemas actuales y a evitar que se planteen otros en el futuro”. La educación ambiental debe participar de una nueva ética del desarrollo y de un nuevo orden económico mundial.
De allí se desprenden seis objetivos específicos:

1.“Cobrar conciencia.” Conseguir que los individuos y los grupos constituidos adquieran conciencia del medio ambiente global y de los problemas con él relacionados y mostrarse sensibles respecto a él.

2.“El saber.” Procurar que los individuos y los grupos constituidos adquieran una comprensión esencial del medio ambiente global, de los problemas que a él se refieren, así como del lugar y papel que desempeña la responsabilidad crítica que el hombre debe tener.

3.“El comportamiento.” Hacer que los individuos y los grupos constituidos adquieran el sentido de los valores sociales, un sentimiento profundo de interés para el medio ambiente y la voluntad claramente sentida de contribuir con sus actos a su protección y a su mejoramiento.

4.“La competencia.” Hacer que los individuos y los grupos constituidos adquieran la destreza necesaria para la solución de los problemas del medio ambiente.

5.“La capacidad de evaluación.” Procurar que los individuos y los grupos constituidos procedan a evaluar las medidas y los programas de formación relativos al medio ambiente, en función de factores de orden ecológico, político, económico, social, estético y educativo.

6.“La participación.” Conseguir que los individuos y los grupos constituidos se den cuenta de su responsabilidad y de la necesidad de actuar sin demora en materia de medio ambiente, si se requiere tomar decisiones para resolver los problemas planteados.”
Se puede afirmar que la educación ambiental debe proporcionar a los alumnos un determinado contenido de conocimientos, al mismo tiempo que le corresponde provocar en los mismos un conjunto de actitudes y de hábitos, sostenidos y vivificados por algunas competencias precisas.
El informe final de la conferencia de Tbilisi precisa la naturaleza de la educación ambiental de esta forma:
La educación relativa al medio ambiente forma parte integrante del proceso educativo. Debería centrarse en los problemas concretos y presentar un carácter pluridisciplinar. Debería dirigirse a reforzar el sentido de los valores, contribuir al bienestar colectivo y preocuparse por la supervivencia de la especie humana. Debería basarse esencialmente en la iniciativa de los alumnos y en su compromiso activo, e inspirarse en las preocupaciones actuales y futuras” y su objetivo principal “consiste en conducir a los individuos y a las colectividades a la comprensión de la complejidad del medio ambiente, tanto natural como creado por el hombre - complejidad en cuanto a la interacción de sus aspectos biológicos, físicos, sociales, económicos y culturales- y a la adquisición de conocimientos, valores, comportamientos y competencias prácticas necesarias para participar responsable y eficazmente en la prevención y solución de los problemas del medio ambiente y en la gestión de la calidad de éste.
Desde los años sesenta ya se empezaba a hablar a nivel mundial sobre la educación ambiental y son estas primeras conferencias las que sirvieron de marco de referencia para desarrollar en cada país un derrotero propio. Hoy el legado de estos precursores, no ha perdido vigencia y se ha desarrollado en varios partes del mundo. No obstante, las naciones en vía de desarrollo, aún no poseen la suficiente infraestructura ni personal capacitado para aplicar a gran escala un proyecto educativo nacional.
En Colombia se han hecho varios esfuerzos en esta dirección, pero sólo fue a partir de la constitución del 91 y de la ley 99/93 o ley ambiental, que se está empezando a desarrollar un verdadero plan educativo en el país. Este plan basado en los criterios sobre cultura, desarrollo y generación de valores, planteados en la Segunda Conferencia Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo del Forum Global Río 92, busca unir los esfuerzos de los Ministerios de Educación y Medio Ambiente, para crear una nueva cultura ambiental en el país, donde los medios de comunicación social juegan un papel primordial. (Carta de educación ambiental en anexo A).
La pedagogía del medio ambiente no pretende erigirse en una materia autónoma “Quiere por el contrario y más ambiciosamente, desempeñar el papel de denominador común de todas las disciplinas, proporcionándoles un punto de mira o un resultado a conseguir, impregnándolas sobre todo de su espíritu y haciendo que compartan sus objetivos”90. En Colombia el nuevo currículo está cortado transversalmente por fundamentos ambientales, pero es a los programas de ciencias naturales y ciencias sociales en los que recae la mayor responsabilidad. (Objetivos generales de los programas de ciencias sociales y naturales en anexo B).
No obstante, la educación ambiental no debe ser pensada solo en el marco escolar ni exclusivamente para una determinada edad. Ante las complejas interrelaciones que determinan el tema ambiental, su pedagogía se debería basar en la educación permanente, una tarea de toda la vida concebida para todas las edades, donde en cada una se daría una gradación lógica de los diferentes conceptos para así lograr el máximo receptitividad. Así mismo se debe apoyar en los medios de comunicación y específicamente en el documental para juntos diseñar una estrategia que logre sensibilizar al público en general pero sobre todo a las personas que se encuentran decidiendo desde los más altos cargos gubernamentales y empresariales el destino del medio ambiente.
La necesidad de implementar una educación ambiental informal está basada en el hecho de que no puede generarse cambio alguno en el futuro si no existe en la sociedad vigente una toma de conciencia que los valores culturales de la sociedad actual deben ser cambiados. “La crisis ambiental solo se puede solucionar a partir del cambio ético y moral. Yo entiendo la educación ambiental más allá de los colegios. Debe dirigirse a nuestros políticos, banqueros, ingenieros, industriales, abogados... a la gente que está en casa y que no para de consumir, para que actúe de una forma menos cínica”91.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   20

similar:

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis presentada como requisito para optar al Grado de

Requisito parcial para optar al título de iconTrabajo de graduación sometido a consideración del tribunal evaluador...

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar por el Título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el título de economista

Requisito parcial para optar al título de iconProtocolo de investigación para optar al título profesional de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo profesional de Ingeniero Químico


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com