Requisito parcial para optar al título de




descargar 0.74 Mb.
títuloRequisito parcial para optar al título de
página12/20
fecha de publicación21.12.2015
tamaño0.74 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   20

La función informativa en los medios de comunicación es esencial cuando abordan la temática ambiental, ya que la documentación y conocimiento real del común del público aun es insuficiente. La actualidad, proximidad, notoriedad, curiosidad y conflicto, son premisas del periodismo que se deben tener en cuenta también cuando se maneja lo ecológico, aunque si se trata de documentales ello puede variar un poco, porque el documental es perdurable en el tiempo y por lo tanto no tiene la obligación de la primicia.
La información moviliza e incita a entrar en contacto con otros grupos y personas, para que los espacios democráticos se multipliquen y se desarrollen, facilitando los intercambios y los cambios sociales. El simple hecho de informar al público sobre los ciclos de la naturaleza, la forma de vida de plantas y animales, los nuevos descubrimientos de la ciencia biológica y ecológica, las amenazas a las que se enfrenta hoy el medio ambiente, lo que se esta haciendo en materia ambiental en el mundo, ayuda a formar mejores criterios, basados en el conocimiento y la estética.
Es muy importante que se aborde al medio ambiente en toda su dimensión política, social, económica, natural, cultural y jurídica, para así acercar el tema a la cotidianidad del público e informarlo sobre las interrelaciones que existen entre problemática ambiental, calidad de vida y desarrollo.
Dentro de la función informativa, en este caso muy cercana a la educativa, se ha caracterizado como uno de los primeros objetivos, la “creación” de animales y lugares “sombrilla”, que han ayudado considerablemente en la conservación de la biodiversidad. La labor de los primeros documentales y fotografías de naturaleza fue esencial, al identificar y difundir ciertos lugares y animales emblemáticos, creando así una conciencia de protección hacia ellos. Esta táctica, que todavía es aplicada crecientemente por varias instituciones ambientalistas, fue estimulada desde los años sesenta por ONG maestras en el manejo de los medios de comunicación. Una de ellas fue el Sierra Club. A través de las fotografías de Amsel Adams y varios documentales cinematográficos, la institución se enfocó en las bellezas naturales de la Sierra Nevada de California y en sus animales característicos, logrando grandes objetivos conservacionistas.
Es innegable que la lucha por la conservación comienza apenas con la protección de algunas especies; sin embargo, hoy esta práctica tan promovida por productoras de televisión y varias ONG, es criticada por algunas personas de la comunidad conservacionista, que objetan que se utilice la megafauna más atractiva para alertar a la gente acerca de los problemas que plantea la conservación. Ellos argumentan que seducir a la gente con los grandes mamíferos, desvía la atención de la grave problemática de los ecosistemas y de la protección que también está en peligro.
Sin duda la creación publicitaria de animales paraguas, ha dado protección a otras especies y seguirá siendo una buena táctica ambiental en los documentales de vida silvestre, pero se debe ir más allá de la especie, para examinar su hábitat y finalmente al hombre que interactúa con esos hábitats97.
La labor de los nuevos documentales de naturaleza, es encontrar y crear nuevos emblemas animales y cautivar a la sociedad con especies raras y pequeñas que puedan ser los disparadores de acciones para la protección de la naturaleza. El audiovisual puede crear nuevos y estrechos lazos con los animales, abriendo con ello la posibilidad de apoyo a más especies y con ellas a sus hábitats98. Un ejemplo de ello es la labor de la ONG Bat Conservations International, la cual ha basado todo su triunfo en la fotografía y el video. Merlin P. Turttle, su fundador, ha fotografiado casi mil especies de murciélagos del mundo, cubriendo un tercio de ellas y convirtiendo a estos animales, tradicionalmente despreciados, en un símbolo ecológico.
Los testimonios de George P. Lepp y John Shaw, dos de los fotógrafos más sobresalientes en vida silvestre, dejan ver el espíritu de compromiso ambiental con que muchas veces se trabaja y el potencial informativo y formativo de la imagen: La fotografía de naturaleza es una ventana que nos adentra en el mundo natural. Genera un gran aprecio por nuestro entorno y nos acerca más a él. Fotografiar la naturaleza es hacer un recuento de nuestros haberes, registrar lo que aun nos queda y listar lo que todavía tenemos por hacer. La fotografía de la naturaleza es una tarea inteligente y rentable para salvar la tierra99.
En mis viajes por todo el mundo para tomar fotos, constantemente me impresiona tanto la adaptabilidad como la fragilidad de la naturaleza. Mediante mis fotografías espero que la gente tome conciencia de que lo que nos rodea, de modo que despierte en ellos una ética conservacionista para proteger y salvar ese mundo natural. (…) Me motiva la belleza de la naturaleza y procuro que mis fotos transmitan a otras personas mis sensaciones ante ese portento. Sin embargo, me doy perfecta cuenta de que soy selectivo. Estas fotos no muestran la actual destrucción del mundo natural. Espero que la hermosa imagen de la naturaleza logre inspirarnos para salvar lo que vemos y que no nos de la falsa idea de que todo marcha bien en el mundo100.
Algunos piensan que las imágenes de especies amenazadas no solo deben despertar interés y transmitir belleza, sino que deben ser conscientes de la crisis ambiental del planeta, conmoviendo y llamando a la acción. La denuncia se convierte entonces en otra opción. A los documentales de vida silvestre se les debe pedir muchas veces, algo más que una buena fotografía y narrativa. Se les debe exigir historias e imágenes sobre la problemática ambiental y las alternativas a ella.
El poder de influencia en la opinión pública ha sido reconocido por las grandes ONG ambientalistas a nivel mundial, que han aprovechado el documental para mostrar y denunciar los atropellos que se cometen contra el medio ambiente. Por ejemplo la más conocida ONG, Green Peace, ha diseñado por años una cuidadosa estrategia de medios de comunicación, donde planea en qué épocas del año, a qué horas, qué tipo de acciones y en qué lugares pueden tener mayor impacto periodístico sus acciones. Paralelo a esto, realiza gran cantidad de documentales y videos alrededor del mundo, convirtiéndola en un gran productor de imágenes ambientales. Esta misma táctica de denuncia y expresión, la han utilizado innumerables organizaciones, uniendo inseparablemente el manejo de medios y la causa ambiental.
Dentro de la función informativa, la fiscalización se convierte igualmente en un elemento importante. Esta es y ha sido una de las principales armas del periodismo y lo que lo ha consolidado como uno de los cuatro grandes poderes de las sociedades contemporáneas. La cantidad de documentales censurados en todo el mundo - Colombia no ha sido la excepción - comprueba el poder subversivo que elcine puede contener. Como bien decía Buñuel: "Si se le permitiera, el cine sería el ojo de la libertad. Por el momento podemos dormir tranquilos. La mirada libre del cine está dosificada por el conformismo del público y por los intereses comerciales de los productores. El día en que el ojo vea y nos permita ver, el mundo estallará en llamas".
Sin embargo, en el área ambiental se requiere una investigación rigurosa que no se reduzca a señalar culpables, sino que le permita al público entender los procesos y plantear alternativas; donde el individuo pueda hacer algo frente a los problemas.
La función estimulante - recreativa, es de gran importancia también en el documental ambiental, como generadora de experiencias estéticas y lúdicas, esenciales para la sensibilización y disfrute del individuo frente a lo que lo rodea. Normalmente se abusa de esta función sobreponiéndola a las demás. De esta forma, se esta llegando a los extremos de promover solo películas sobre predadores, desastres naturales y expediciones peligrosas, pues despiertan en el público sentido de aventura e instintos violentos ancestrales, olvidando cualquier intento por despertar una experiencia estética y ecológica.
No obstante si se sabe utilizar bien esta función social del documental, se pueden estimular sensaciones y recrear, informando, educando y formando a la vez.
4.2.1 La experiencia estética del documental y la conciencia ecológica. La naturaleza del cine y la televisión tiene que ver tanto con la diversión, como con el arte. No obstante, el sentido artístico del documental ambiental se ha desaprovechado en aras del comercio y la “cientificidad”. Es de gran importancia enriquecer constantemente al documental ambiental con la experiencia estética y el discurso que, desde las artes plásticas, se viene formulando frente a la ecología, pues es el arte la actividad humana que esta llamada a despertar una nueva sensibilidad en la cultura actual.
La UNESCO señaló en 1978 como uno de los factores claves para tratar la crisis ambiental, el desarrollo de la capacidad perceptiva frente al medio ambiente y sus modificaciones. Según esto, los artistas y sus creaciones y específicamente los documentales, pueden desempeñar un papel importante en la generación de una nueva conciencia.

(...) creemos que los artistas más creativos, poseen una capacidad particular de percibir y revelar la realidad diferente a la del común de las personas. Poseen no sólo una agudizada y viva percepción, sino que ésta es capaz de trascender las apariencias y captar esencialidades. La experiencia de sus obras puede tener un importante valor formativo, porque la sensorialidad educada se expande a todas las dimensiones humanas: físicas, psíquicas y espirituales.101

A la estética le corresponde entonces, guiar al ser humano hoy, hacia su condición de ser sensible. “Evidenciarle que no le está permitido ser insensible a la destrucción del mundo, a su reduccionismo, a sólo lo material”.102
La experiencia estética que expresa el documental frente al espacio, es diferente a la concepción que de él tiene la geometría o la ciencia. Para el documental, la espacialidad no es un concepto abstracto e inhumano; es entorno, recinto, hogar, ámbito material que es inseparable del hombre en sus dimensiones individuales y sociales.
Esto supone la necesidad constante que tiene el hombre de modificar su entorno para poderlo habitar dentro de las condiciones propias de la especie humana, que además de sus necesidades básicas (materiales) posee otras de naturaleza social y espiritual, por lo que cada una de sus acciones está marcada y determinada por esta característica, que lo distingue de los demás habitantes del planeta.
(...) sin esta dimensión antropológica, donde el factor estético tiene una presencia medular, el espacio se vuelve proclive a ser considerado sólo desde una actitud pragmática, en que el entorno no se vivencia como parte del yo, sino como un espacio puramente físico, al que se puede explotar hasta su total agotamiento.103
Esta manera de abordar el espacio natural, desde el documental es esencial hoy, cuando la estética de los medios masivos de comunicación es la imperante.
Algunos teóricos del arte y la estética opinan que la percepción del mundo, es decir lo que vemos y cómo lo vemos, depende en muy buena proporción de las artes que nos han influido, pues afirman que “haber aprendido a apreciar ciertas obras de arte, favorece el descubrimiento de nuevas cualidades en la utilización que nadie más que el artista había visto”.104 Cuando se nos muestra esta experiencia audiovisual, es como si percibiéramos por primera vez este entorno y reconociéramos algunos de sus aspectos fundamentales y esta es la labor que hoy se le asigna en el mundo contemporáneo a los documentales ambientales.
“Por siglos los artistas proveyeron importantes metáforas que formaron parte de los sistemas de orientación y guía en las sociedades y ayudaron a vivir. Hoy la cultura de la imagen y de las comunicaciones ha multiplicado las fuentes y los canales metafóricos. El arte es sólo uno de ellos, pero sigue siendo indispensable”.105
No obstante, la televisión y el cine han perdido en buena parte su derrotero artístico, como ya ha pasado con otras artes. Ambos caen en lugares comunes y se limitan a repetir fórmulas de éxito, con conocimiento del oficio, pero sin mayor interés expresivo.
La complejidad del mundo moderno y sobre todo el valor del objeto estético como objeto de consumo, desdibujan todas las artes y trivializan lo más sagrado de la creación humana. Ni el cine ni la televisión están exentos de tal destino. Es más, tal vez el cine y la televisión sean los objetos de consumo por excelencia de esta época, habida cuenta de que ambos vehiculizan el mayor caudal de manejo publicitario y venden una noción de la vida y de la fantasía multiplicadora de fantasías en todos los sentidos. Pero esto no quiere decir que no puedan ser objetos del arte. Por el contrario, lo son en su esencia, despojados en ocasiones de su valor por el consumismo106.
El documental ambiental no puede olvidar su lado expresivo, artístico, que es el que le puede asegurar un mayor impacto positivo en el público y en especial, un conocimiento más profundo de la realidad que documenta. Quién sino el arte es capaz de develar los misterios más sutiles y trascendentes de la vida? El ser humano esta rodeado de belleza y él en sí mismo es un universo único. Cuando se abre un espacio para explorar hasta el más mínimo detalle, se puede descubrir el guión armonioso que escribe la vida y en los paisajes y sujetos mayores, el júbilo y la exaltación. En ello se puede encontrar la razón y el valor de preocuparse por la tierra y sus criaturas.

4.3 EL DOCUMENTAL AMBIENTAL Y LA ÉTICA

La ética hace parte del concepto mismo del documental cinematográfico. Esta dimensión es olvidada o relegada a un segundo plano, la mayoría de veces. De ahí que en este trabajo de grado se dedique un espacio aparte para reflexionar sobre el tema. La ética cobra además nuevas e importantes facetas en el documental ambiental, donde unos principios diferentes, basados en la relación ecológica con la naturaleza y con los demás seres humanos deben permear cada etapa de la realización. En el caso específico de los documentales de vida silvestre na serie de responsabilidades con la naturaleza, con uno mismo, con posibles turistas o nativos y con los dueños o administradores de las reservas, que deben ser siempre respetadas.
La clara relación entre documental y ética se evidencia en que todo videoasta o cineasta, tarde o temprano se confronta a la cuestión de la verdad y la realidad en el documental, pues son problemas éticos que siempre surgen, debido a que el realizador es un mediador entre el mundo real y el público. La sustentación o no en una sólida base ética, dará a cada realización su verdadero valor como documento.
El documental tiene un importante estatus como poseedor de la verdad y ello implica una gran responsabilidad profesional. En un mundo evidentemente en crisis, volver a ciertos valores éticos perdidos por la humanidad, reforzar otros que la modernidad ha logrado consolidar e incorporar unos nuevos que respondan a las exigencias presentes y futuras, es un compromiso ineludible que deben afrontar los medios masivos de comunicación, el documental y cada realizador.
4.3.1 La ética profesional en los medios masivos. La ética es la parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre. Esta palabra se deriva de la raíz griega ETHOS, que significa costumbre, es decir que tiene que ver directamente con el pasado y con la memoria y en esta medida, con la razón, pues el ser humano es acumulativo: guarda normalmente la experiencia de sus ancestros. Sin embargo, el futuro, la proyección, es otra cara de la ética que evoluciona, corrige los errores de las costumbres negativas y se amolda a cada época, repensando constantemente el proyecto de vida de la humanidad.
De esta forma la ética es conciencia del pasado-memoria y del futuro- proyección para actuar en el presente, para crear y apartarse de la regla. En este sentido es el ejercicio de la libertad, que debe estar basada en la razón107.
Para Fernando Savater, la ética se ocupa de la administración que cada cual hace de su vida por su propio bien. “(...) En el fondo, recta o equivocadamente administrado, perdurablemente subyace el afán de reconocernos humanos entre los humanos o, si se prefiere: la pretensión de conservar, potenciar o recuperar la alegría que nos es propia. Concierne así al trato con nuestros semejantes y con nuestras propias capacidades”108.
Los teóricos de la comunicación y periodistas María Teresa Herrán y Javier Darío Restrepo109 definen a la ética como “la ciencia de los valores morales y de su realización por obra de los hombres” y argumentan que, “a un objeto se le atribuye un valor porque tiene cualidades que responden a determinadas necesidades, por lo tanto un valor ético supone por una necesidad ética a la que debe dársele respuesta”110.
En la comunicación y específicamente en el documental cinematográfico existen muchas necesidades éticas que son inherentes a la responsabilidad social que debe cumplir. El recto ejercicio del derecho humano a la información implica el cumplimiento de códigos éticos estrechamente relacionados con el recto entendimiento de la naturaleza, el hombre, la sociedad, el estado, el poder y los poderes.
Los problemas éticos y morales de la comunicación social se inscriben en el marco de los conflictos sociales, económicos, políticos y culturales de la historia humana. Por lo tanto, es preciso afrontarlos con una visión totalizante, desde una intencionalidad crítica y transformadora de los sistemas, de las ideologías y de los condicionamientos estructurales que impiden la realización cabal de la dignidad humana en lo individual y en lo social, en lo material y lo espiritual, en lo inmanente y lo trascendente111.
Ya que cada cultura refleja valores diferentes, es imposible formular una ética universal para los medios de comunicación; sin embargo, algunos organismos como la ONU, la UNESCO y diferentes agremiaciones de periodistas, han realizado grandes esfuerzos para formular códigos de carácter regional o internacional, que garanticen el respeto por ciertos principios básicos.
“A pesar de las divergencias que se pueden observar, haciendo un análisis comparativo de los códigos éticos de comunicación existentes, aparece claro que son muchos más los puntos comunes y que convergen hacia principios que son universales y de derecho natural112”. El teórico de las comunicaciones Porfirio Barroso113, agrupa algunos de los principios más comunes de los códigos éticos internacionales, en cuatro tópicos:
1. Principios generales de la ética, entre los que se encuentran principalmente la defensa de la verdad, la objetividad y la exactitud, la búsqueda del bien común (por encima del bien personal o particular), el secreto profesional y la obligatoriedad de las normas éticas.

2. Derechos humanos, donde el núcleo principal gira alrededor de la dignidad humana, el respeto a su integridad: rechazo a la calumnia y a la difamación, el derecho a la intimidad y a la vida privada, la defensa de la libertad de información y el derecho del comunicador a tener su propia ideología. La igualdad de tratamiento para todas las personas independientemente de su raza, religión o ideología, el derecho de autoría y mención de las fuentes, el derecho a un salario digno y el respeto a las instituciones sociales.

3. Deberes específicos de cada medio, abarcando el conjunto de normas específicas para los profesionales de la información entre los cuales se destacan: la honestidad e integridad del periodista, que implica un rechazo a todo tipo de chantajes por dinero, privilegios o beneficios personales, la dignidad profesional y lealtad a la empresa, la utilización solamente de medios honestos para la obtención de las noticias, fotos y documentos, el rechazo del comunicador a la publicidad y la propaganda a costa de su imagen profesional, la aceptación de la responsabilidad en sus escritos, la solidaridad profesional, la cláusula de conciencia, etc.

4. Deberes de las empresas informativas: Derecho de réplica y corrección de los errores, responsabilidad ( en cuanto a la seguridad nacional y el mantenimiento de la paz), rechazo a la pornografía y el sensacionalismo, la coherencia entre los títulos y el cuerpo de la información y el rechazo a la violencia, el robo, el crimen, etc.
Los documentales ambientales como parte de los medios de comunicación está regido por estos mismos valores de aceptación universal y por muchos otros que se podrían agregar a estas mismas categorías y a una adicional que tendría que ver con una ética ambiental, que se basa principalmente en el derecho ambiental, en los principios que ha postulado la ecología como ciencia y en una responsabilidad planetaria que tiene hoy el ser humano con el medio ambiente.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   20

similar:

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis presentada como requisito para optar al Grado de

Requisito parcial para optar al título de iconTrabajo de graduación sometido a consideración del tribunal evaluador...

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar por el Título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el título de economista

Requisito parcial para optar al título de iconProtocolo de investigación para optar al título profesional de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo profesional de Ingeniero Químico


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com