Requisito parcial para optar al título de




descargar 0.74 Mb.
títuloRequisito parcial para optar al título de
página2/20
fecha de publicación21.12.2015
tamaño0.74 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

1. APROXIMACION AL DOCUMENTAL AMBIENTAL


Desde diferentes escuelas cinematográficas, desde prácticas profesionales como el periodismo, la televisión, la antropología y otros campos del saber, se han elaborado numerosas aproximaciones teóricas y definiciones acerca del documental. Ello ha enriquecido la discusión sobre este tipo de producción audiovisual, pero también ha mostrado que no es posible llegar a una definición cerrada del mismo, pues es un género en constante evolución y que toma múltiples formas.
En nuestro caso, la tarea se vuelve aún más compleja e incluso infructuosa, pues habría que entrar en otra discusión, un tanto bizantina, acerca de qué es lo ambiental. Por tanto, en el presente trabajo no se pretende dar definiciones unívocas, sino ofrecer algunos parámetros básicos que orienten, tanto al realizador como al espectador, frente a lo que puede ser el documental ambiental. Se trata de una especialidad dentro del documental, que se ha consolidado reuniendo producciones de tipo geográfico, científico, submarino, de denuncia ambiental, de vida silvestre, de educación ambiental y otras que, sin tener unos límites muy definidos con otro tipo de documentales y producciones audiovisuales, poseen o deben poseer un compromiso fundamental con la difusión de las riquezas naturales y con la preservación y el cuidado del planeta tierra, labor que en la actualidad es esencial para la supervivencia de la vida y en especial, de los seres humanos.
En este capítulo se parte de una primera aproximación a lo que es el documental cinematográfico, desde su sentido etimológico y de acuerdo con diferentes escuelas, diferenciándolo de otros géneros audiovisuales, para luego delimitar a grandes rasgos, lo que se entiende por documental ambiental.


1.1 DOCUMENTO Y DOCUMENTAL

Cuando se pretende analizar qué es el documental, es necesario partir de entender qué es el documento, palabra de la cual se derivó en su acepción cinematográfica, la expresión inglesa documentary, en los años veinte de este siglo.
En un artículo sobre el cine documento, la antropóloga y documentalista Nina S. de Friedemann afirma que “en el vocabulario de la ciencia, un documento tradicionalmente ha sido algo que posee la fuerza poderosa de la evidencia como dato crudo, cuyo valor reside esencialmente en su carencia de interpretación y por ende idealmente se presenta libre de problemas de subjetividad, percepción y análisis”1.
Esta visión constituye una forma clásica de entender el documento; sin embargo, esta palabra, derivada del latín docummentum, ha tenido desde la antigüedad dos acepciones básicas: como instrumento de prueba y como doctrina o enseñanza moral. Ello ha marcado su carácter y el del documental cinematográfico mismo, que posee algo de cientificidad y realismo, pero que también refleja una manera de interpretar la vida, la cual se intenta transmitir al público, aunque normalmente ello no se perciba ni se admita fácilmente.
Para la Real Academia Española de la Lengua, Documento es “1. Instrucción que se da a uno en cualquiera materia, y particularmente aviso y consejo para apartarle de obrar mal; 2. Diploma, carta, relación u otro escrito que ilustra acerca de algún hecho, principalmente de los históricos; 3. Escrito en que constan datos fidedignos o susceptibles de ser empleados como tales para probar algo”.2
A finales del siglo XIX, los abogados e investigadores Paul Otlet y Henri La Fontaine, de nacionalidad belga, institucionalizan un movimiento fundacional de documentación, que se materializó con la formación del Instituto Internacional de Bibliografía. Para ellos, “el documento es la objetivación de un conocimiento en un soporte material, con posibilidad de ser transmitido”.3 De esta forma se asume que la accesibilidad, la facilidad de comprensión y la difusión, configuran la naturaleza del documento. El documental se concibe pues, como un documento fijado en un soporte material duradero (que puede ser en la actualidad en cine, cinta magnética, tecnología digital), normalmente de fácil comprensión y de gran difusión.
El movimiento de la documentación buscaba darle una fundamentación científica a esta disciplina. Para Otlet, “la documentación busca las causas últimas de la comunicación de la ciencia, de todos los procesos que posibiliten la transmisión última de los acontecimientos científicos con el fin de convertirse en fuentes de nuevos conocimientos”4 Lo anterior se basaba en la afirmación de este teórico, de que la ciencia tiene una tradición acumulativa, donde el científico y los hombres en general deben aprovecharse de los trabajos, conocimientos y experiencias de los antecesores, sumándose de esta forma las reflexiones e ideas de los nuevos investigadores al conocimiento mundial. El documental, como veremos más adelante, es una importante forma de comunicación de la ciencia y el conocimiento, como también de doctrinas o enseñanzas instructivas (que hacen parte de la definición misma de documento).
Para el abogado Otlet, el documentalista (entendido en aquella época como científico del documento y no como cineasta), tiene el objetivo básico de registrar el pensamiento humano y la realidad exterior, en elementos de naturaleza material llamados documentos y éstos deben responder a cuatro principios-tendencias de la difusión óptima:
1.Decirlo todo de una cosa, 2. Decirlo todo a una vez, 3.La verdad por encima de todo, 4.Bajo la mejor forma para ser comprendida.
Otlet enuncia además, las propiedades del documento de la siguiente manera: 1.Una realidad objetiva, 2. Un pensamiento subjetivo, estado provocado por la confrontación entre el yo y la realidad, 3. Un pensamiento objetivo o resultado de la reflexión sobre los datos de la realidad, hasta llegar a la ciencia; 4. Un lenguaje o instrumento de expresión del pensamiento.
Estos principios y propiedades son de gran utilidad, aún en la actualidad, para analizar el documental cinematográfico, género que se desarrolló de manera independiente, pero paralela al movimiento de la documentación y que se ha convertido en uno de los medios más masivos, creativos, contundentes y verosímiles, para representar el pensamiento humano y la realidad, es decir, para plasmar un documento.

1.2 EL DOCUMENTAL, UNA DELIMITACIÓN CONFLICTIVA

Este primer acercamiento al documental desde el movimiento de la documentación, permite concluir, en primera instancia, que el documental es aquel film que documenta. Esta obvia afirmación, si bien incluye una de las características más importantes del documental, que es la de llegar a convertirse en un documento susceptible de utilización científica, no es suficiente, pues existen también el cine documento y el film científico, que han sido utilizados por varias ramas de la ciencia, como la cinética, la arqueología, la etnología, la etología, la sicología e incluso por la historia, retomando imágenes realistas (documentos visuales), como las realizadas por los hermanos Lummiére o por los camarógrafos de las guerras, como base para reconstruir la realidad de una época.
La más importante institución a nivel mundial para el estudio y difusión del cine documento, el Instituto del Film Científico, en Gotinga, Alemania, se creó bajo la misma idea del movimiento de la documentación: crear un archivo de documentos al servicio de la humanidad, en este caso, filmes científicos agrupados en una Enciclopedia Cinematográfica Universal. Así mismo, su labor principal ha sido la de crear un método científico por medio del cine: “El film científico se estructurará de tal forma que posea un alto coeficiente de realidad. Se realizará siempre bajo la responsabilidad de un científico de la especialidad y se evitará por todos los medios que el film contenga autosugestiones involuntarias y efectos sugestivos. Por esta razón, estos filmes carecen también en general de comentario sonoro y son mudos”5
El documental puede presentar unas características semejantes a las citadas anteriormente (como se reconoce claramente en los documentales de la empresa alemana TRANSTEL, por ejemplo); debe poseer también comentario y dramaturgia y organizar los documentos visuales y sonoros de cierta realidad, de una forma entendible y persuasiva. De este modo, la diferencia básica entre el cine documental y el cine documento, es que el documental tiene narración, posee la subjetividad de la edición, mientras el cine documento no debe utilizar la narración audiovisual, ni la dramaturgia.
De otro lado, el filme científico parte de situaciones muy específicas, para analizarlas desde el método científico, buscando la veracidad y objetividad (no se debe olvidar que estos dos valores son relativos, incluso en el film científico, pues la selección de los encuadres y el hecho de que la ciencia misma sea relativista, impide que se cumplan). Así, en zoología, por ejemplo, no se puede rodar ningún filme científico exacto sobre un tema como “la vida de los chimpancés”. Mas bien se podría realizar sobre aspectos etológicos, como la obtención de alimentos o su vida sexual.6 Esta diferencia se clarifica en la película “Entre Chimpancés Salvajes”, realizada por la National Geographic, donde se muestra cómo, a través de casi tres décadas, la científica Jane Goddall había filmado con fines científicos (de documento) una manada de chimpancés en África. No obstante, algunas de estas imágenes editadas, comentadas y con una dramaturgia que se centraba en lo que Goddall hacía, se convirtieron en un completo documental, precedido por muchos otros que utilizan las imágenes científicas como apoyo. Se llega de esta forma a otra conclusión: todo documental es un documento, pero no todo documento es un documental; la narración y la dramaturgia son dos elementos que deben hacer parte fundamental de un documental.
El documental posee también una gran dificultad para diferenciarse de otro tipo de producciones de carácter informativo, muy próximas a él, e inclusive le es difícil tener unos límites claros con lo argumental, pues si se hace un análisis detallado del documental, se observará que éste cuenta historias que, aunque verdaderas, rayan con la ficción. Se comparten entonces algunos elementos comunes, como la puesta en escena y la dramaturgia. Así mismo, las películas argumentales han tomado elementos del documental, como escenas realistas, actores naturales, e incluso se han hecho películas basadas en lo documental.
En general el documental se define por oposición a la ficción, pero esas fronteras pueden siempre cuestionarse. El cine es ante todo montaje. La verdad y la mentira que pueden contener esas imágenes remiten a la interpretación de su autor. Una buena película documental se aproxima a la ficción y viceversa. En el estado de saturación a que ha llegado el cine de ficción, es la forma documental la que en buena parte aporta nuevos elementos al cine en general7.
Géneros como el reportaje, la crónica, la película de viajes o turística, el video educativo, el video institucional y el video industrial, pueden llegar a tener muchas semejanzas con el documental, llegando en muchos casos a confundirse con él. Delimitar el universo del documental es una labor difícil y compleja, pues no existen esquemas generales que contengan todas las formas que puede adoptar, como sucede con otros géneros.
Los límites son difusos, pues el dinamismo y la creatividad se niegan a ser encasillados en modelos rígidos, los géneros en cine y televisión se transforman y cada vez se tiende más a su fusión ó combinación, a convertirse en híbridos. Sin embargo, por cuestiones metodológicas, en este trabajo se hará un esfuerzo de diferenciación de los géneros más cercanos tomando como base lo que varios teóricos del cine y el periodismo han reflexionado:
Reportaje: Es quizá el género que más se confunde con el documental, y más en nuestro medio nacional y regional, pues responde a una gran tarea investigativa y muchas veces creativa, pero que generalmente se puede diferenciar por su metodología periodística, basada principalmente en la entrevista y por su estructura narrativa que se construye en torno a la confrontación de versiones sobre un mismo tema.
Para el teórico español Martínez Albertos, reportaje “es el relato periodístico - descriptivo o narrativo, de una cierta extensión y estilo literario muy personal, en el que se intenta explicar cómo han sucedido unos hechos actuales o recientes, aunque estos hechos no sean noticia en un sentido riguroso del concepto”8. William Wood, afirma que “es un relato informativo y periodístico, libre en cuanto al tema, objetivo en cuanto al modo de presentarlo y preferentemente en estilo directo”9. Por su parte el periodista ruso Ivor Yorke agrega que, “los antecedentes del reportaje televisivo no hay que buscarlos en el cine, si no en las grandes publicaciones ilustradas de actualidad (...) Hoy los hábitos, más que las exigencias de la televisión, han impuesto las características y variables del género, que se sitúa entre la noticia filmada del telediario y el documental testimonial”10.
Se observa entonces que el reportaje, aunque tiene algún parentesco con el documental, pertenece más al terreno de lo noticioso. “No hay que olvidar, de todas formas, que el gran reportaje sigue siendo una especialidad netamente periodística, por lo que sus imágenes deben, ante todo, servir a la información de actualidad, en un sentido amplio”.11
El reportaje debe responder a la presentación periodística, siendo el contenido su función primordial, y la información “balanceada” su característica, es decir, debe informar, en teoría, sobre todos los puntos de vista que existan sobre un hecho, confrontándolos y sin tomar partido.
“...La dificultad que se enfrenta como reportero de televisión, consiste en conseguir que la audiencia esté totalmente informada en asuntos complejos de naturaleza política y al mismo tiempo, no tomar partido por ningún lado”12 y una formula clásica de esa objetividad es “dar cabida en el reportaje a opiniones encontradas sobre el tema tratado”.13
Se puede resaltar como una de las diferencias básicas entre documental y reportaje, que el primero asume de entrada un discurso narrativo, o punto de vista; por el contrario, el reportaje pretende seguir la metodología periodística de la imparcialidad. Sin embargo, no se debe perder de vista que la objetividad y la imparcialidad en el periodismo, la ciencia, el documental o cualquier otra actividad mediada por el ser humano, es imposible y siempre relativa, como brevemente se analizará en el cuarto capítulo de este ensayo. En el caso de lo periodístico, se trata más bien de un ideal, un método y una forma narrativa de presentar los hechos de una manera más verosímil.

“Los documentales para la televisión, representan para los periodistas la oportunidad de explorar los temas con una mayor profundidad y extensión que en los programas normales de noticias. Más que eso, algunos están “firmados”, lo que permite al reportero dejar a un lado la demanda diaria de imparcialidad en favor de la expresión de un punto de vista personal”.14
Ivor Yorke, el mencionado periodista de origen ruso, se refiere al documental como publicismo, afirmando que ésta es una cualidad que lo coloca por encima de la información periodística. El documental “es analítico, profundiza y explora fenómenos, siguiendo el rastro de causas y efectos, anticipa nuevos desarrollos, señalando con precisión su significado social y posibles consecuencias”.15 Concluye afirmando que el publicista (o documentalista), a diferencia del periodista-reportero, que trata solamente de los hechos, prueba su idea por medio del argumento lógico. El documental organiza su discurso buscando alguna verdad científica, política, social, estética, cultural, sicológica o ecológica, manipulando herramientas audiovisuales, para registrar trozos de espacio-tiempo desde un punto de vista particular.
Enrique Torán , el teórico español de las comunicaciones, enumera otras diferencias entre el reportaje y el documental. Este último, dice, “tiene menor caducidad que el gran reportaje y además, está previsto para mayores audiencias que las de una cadena nacional. (...), en el documental se imponen los rigurosos criterios de calidad propios del cine”. El documental, por constituir una obra más acabada y con mayor vigencia, no admite las licencias propias del periodismo; se rige por una alta calidad estética del filme y responde al lenguaje desarrollado por el cine.
Finalmente cabe establecer una distinción filmológica entre reportaje y documental, que va más allá de la exigencia de una calidad cinematográfica, siempre discutible. La estructura secuencial del reportaje, en construcción y continuidad temporal, se apoya firmemente en la comunicación con el público, siempre presente para el locutor, el reportero y con frecuencia, también para el entrevistado. (...) El documental cinematográfico, aunque vaya destinado a su exhibición en la pequeña pantalla, debe continuar fiel a sus virtudes escénicas, sin más recursos que los que se desprenden del mundo fílmico, sin posible cortocircuito con el mundo de detrás de cámara. Durante la proyección cinematográfica, el espacio fílmico no tiene ninguna relación con el espacio físico de la sala en la que se encuentra el espectador. Éste no puede entrar en comunicación con él a través de ningún teléfono o canal de retorno. El cine es un pasado que se convierte en presente durante su proyección o teleproyección.16
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

similar:

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis presentada como requisito para optar al Grado de

Requisito parcial para optar al título de iconTrabajo de graduación sometido a consideración del tribunal evaluador...

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar por el Título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el título de economista

Requisito parcial para optar al título de iconProtocolo de investigación para optar al título profesional de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo profesional de Ingeniero Químico


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com