Requisito parcial para optar al título de




descargar 0.74 Mb.
títuloRequisito parcial para optar al título de
página5/20
fecha de publicación21.12.2015
tamaño0.74 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

2.3 UNA NUEVA FORMA DE ACERCARSE A LA REALIDAD
La característica esencial del documental se puede hallar por primera vez en el cine, durante la revolución rusa. Dziga Vertov y su grupo realizaron múltiples noticieros educativos y películas que fueron vitales en la lucha comunista y que se basaron en el realismo que debería captar la cámara, en contraposición a la vida artificial que presentaba el cine burgués. El “cine ojo” que propugnaba Vertov, influenció a varias generaciones de cineastas rusos y es así como este director se destacó como teórico y realizador durante toda la década del veinte.

Sin embargo, es la película “Nanook of the North” de Robert Flaherty, la que se ha considerado tradicionalmente como el embrión del cine documental mundial. Nanook (1915), es una película sobre una familia de esquimales y su relación con el medio ambiente polar. El gran valor documental de este filme es la relación íntima que logra tener el director con los personajes, permitiendo que la cámara entre de una manera natural a la vida cotidiana de esta familia e inclusive a sus sueños más profundos. Esto se consiguió luego de un intenso trabajo investigativo etnográfico, en el cual Flaherty conoció la dinámica de la vida cotidiana de los esquimales y pudo lograr que estos actuaran su propia vida de manera convincente. Así logra una visión no sentimental, que posibilita la narrativa más amplia y profunda de la lucha del hombre contra los elementos del medio.
Luego del éxito comercial de esta película, Flaherty dirigió varios filmes más, donde la temática era similar, pero no la impecable relación con los protagonistas. Por todo el mundo se empezó a diseminar como una ola este “nuevo” género y nacen de esta forma, innumerables películas documentales de carácter etnográfico y otras con un sentido más sensacionalista y aventurero, que pretenden mostrar extrañas culturas al público europeo y norteamericano, ansioso de temas insólitos.
En los años treinta, durante la recesión, aún se continúa trabajando una temática que muestra el enfrentamiento del hombre con la naturaleza, siguiendo el ejemplo exitoso de Flaherty. “The plow that Broke the Plains” (1936) y “The River” (1937), contratadas por el gobierno de los Estados Unidos son, paradójicamente, las dos películas que mostraron abiertamente la conexión entre las políticas gubernamentales y el desastre ecológico que se estaba dando.44
Esta primera etapa del documental es un importante antecedente del documental ambiental. Aunque éste no fuera su énfasis temático, ni existiera todavía una fuerte conciencia ecologista, las relaciones hombre y ambiente son trabajadas de manera magistral y aún hoy son ejemplos de una excelente realización cinematográfica.
Las ideas que movían al viejo continente por aquel entonces, produjeron otro tipo de documental. Casi todos los países europeos realizaron obras que reflejaban los graves problemas de sus urbes. Dentro de esta tendencia también existen varias películas experimentales de gran poesía visual y tendencia impresionista, llamadas “City Simphonies”, como los famosos documentales realizados por el holandés Joris Ivens :“La lluvia” y “El puente”. De esta tendencia con carácter plástico, Ivens pasaría a realizar documentales con un alto compromiso político.
De las escuelas europeas, la de Gran Bretaña se convierte en la más importante; liderada por el teórico y realizador John Grierson, agrupa a varios documentalistas que trabajaban en este país. Dicho grupo fue apoyado financieramente durante mucho tiempo por el gobierno y por particulares. Buscó como primer objetivo, mostrar la cotidianidad, dignificando el trabajo de la gente ordinaria, pues como él mismo afirmó “para evitar las guerras teníamos que presentar la paz bajo un aspecto emocionante (...) el arte es un martillo y no un espejo”.45 Algunos de los documentales más importantes de la escuela británica son : “The Ceylan song" (1935) , “Coal Face” (1936) y “Night Mail” (1936).
En Alemania, algunos dirigentes del partido nazi comprendieron muy pronto el poder que tenían los documentales, en una época en la cual el cine era uno de los medios masivos de comunicación más influyentes. Así, se realizan varias obras que realzan la superioridad aria y mitifican a Hitler. Entre éstas se destacan: “El Olympia” (1938) y “Triumph des Willens” (1937) de Leni Riefenstahl, que son considerados dos grandes clásicos del arte cinematográfico por la perfección técnica, composicional y musical con que se realizaron. Es interesante anotar que actualmente la realizadora Leni Riefenstahl se ha dedicado a filmar documentales de vida silvestre y niega haber tenido compromisos políticos a la hora de realizar sus documentales para el gobierno nazi.
La Segunda Guerra mundial trae consigo un nuevo auge de los noticieros y de las imágenes de la realidad en el cine, constituyéndose en un excelente medio para comunicar tanto la propaganda gubernamental, como el rechazo al sufrimiento y destrucción que generaba la guerra.
Los adelantos tecnológicos que se alcanzaron con la “industria de la muerte”, tocaron al cine. De esta forma, las cámaras que se diseñaron para el espionaje pasaron a ser, en la década del 50, una herramienta básica en el nuevo lenguaje audiovisual, que ahora poseía mayor movilidad.

Los documentalistas ambientales pudieron entonces salir a lugares de difícil acceso, con equipos más fáciles de transportar. Así mismo, con el surgimiento de la televisión, los documentales de vida silvestre tuvieron un nuevo y gran mercado, pues pronto se convirtieron en uno de los programas preferidos por el público. Estas circunstancias favorecieron el rápido desarrollo del género.
La British Broadcasting Corporation - BBC - fue clave en esta etapa, siendo los pioneros de los documentales de vida silvestre en la televisión y uno de los principales promotores de éstos, en la forma como se les conoce hoy. En esta empresa se puede rastrear la gran influencia que tuvo la radio en la nueva etapa del documental, pues mucho del suceso e inclusive del personal de los programas naturalistas de su emisora en los cuarenta, fueron transferidos al nuevo canal de televisión en los cincuenta y luego a su famosa Unidad de Historia Natural.
Son de gran importancia también en esta primera etapa, el barón Hugo Van Lawick y el español Félix Rodríguez De la Fuente, quienes en planicies de Africa y en otros rincones del mundo, lograron películas dramáticas donde se captaban imágenes exactamente en el momento de la acción. Estas hicieron historia y sirvieron de motivación para muchos realizadores.
Por su parte, los documentales de carácter etnológico y social evolucionaron a un ritmo acelerado teórica y técnicamente, haciendo importantes aportes para el cine a nivel mundial. En los años 50 y 60 el antropólogo Jean Rouch, del Museo del Hombre en París, realiza varios documentales etnográficos, entre ellos “Viaje al Congo” y “Los maestros locos” (1954). Su constante exploración en el documental, hace que Rouch desarrolle un híbrido entre Flaherty y Vertov, naciendo así el cine-directo, o cine-verdad. “Crónica de un Verano” será la primera y más importante obra de esta tendencia que revolucionó la manera de concebir el documental, ahora más cercano a teorías sociológicas y sicológicas, a la política y a la ciudad.
Esta película responde a otro adelanto técnico importante, dado en los años sesenta: de las pesadas cámaras llenas de cables y luces, se pasó a cámaras portátiles con sonido sincronizado y poco ruido, que mejoraron las grabaciones en exteriores y posibilitaron el cinéma vérité. Ahora la cámara podía seguir las acciones sin interferir substancialmente en ellas. Era un observador activo que no estaba sujeto a más guiones que la realidad misma.
Las películas se desarrollaron de una manera participativa, buscando la autenticidad en las situaciones, haciendo “invisible” a la cámara, al ser ella cómplice de lo que sucedía en la pantalla, al igual que el realizador, quien pregunta y opina, no necesariamente en off.
Los adelantos técnicos y la metodología de trabajo propuesta por Rouch y otros realizadores de la época, se fusionó con el sentir de los convulsionados años sesenta y setenta. Fue una época donde los temas urbanos, la violencia institucional, las giras de grupos rockeros, la guerra del Vietnam, las drogas, análisis sociológicos y psicológicos de grupos marginados, fueron tratados con profundidad, reflejando los enormes cambios de aquella etapa de crisis o de transición. La denuncia ecológica y películas cada vez más ligadas al movimiento verde empezaron también a surgir. Se perfilaban entonces, los documentales ambientalistas.
Estos primeros documentales de temáticas ecologistas, estaban estrechamente ligados a los movimientos sociales y nacen a partir de la creciente preocupación alrededor de los problemas ambientales mundiales, evidenciados por la primera Cumbre del Medio Ambiente, Estocolmo 72 y por varios trabajos que científicos y activistas venían realizando.
Algunos cineastas sensibles a la problemática ambiental, empezaron a incluir este tema dentro de sus documentales; de igual manera, las instituciones internacionales encargadas del medio ambiente y sobretodo las Organizaciones No Gubernamentales, comprendieron pronto el poder de la televisión, el cine y el video en la educación ambiental, en la difusión de sus objetivos y en la denuncia de los problemas mundiales y atropellos que se cometían contra el medio ambiente.
Paralelamente, el periodismo ambiental le dio fuerza y quizá fue el verdadero gestor de los documentales ecologistas. Este género periodístico comenzó a desarrollarse como tal a mediados de los años setenta, con la denuncia de casos de contaminación y en especial, con la batalla antinuclear. A raíz del éxito obtenido en los diarios y revistas, el periodismo ambiental comenzó a ingresar poco a poco a los noticieros, programas de opinión y luego a los grandes reportajes y documentales de la televisión. Los primeros documentales ambientalistas son dirigidos, en su mayoría, por periodistas que conocen a fondo el tema ambiental e ingresan en la realización de programas de profundidad sobre graves problemas mundiales.
Los años sesenta y setenta, marcan el ingreso definitivo del documental a la televisión, pues además de que el momento social lo exigía, el mundo del cine se volvía cada vez más costoso, con la inclusión de las películas en color en las nuevas producciones. Fue la época dorada de los documentales de vida silvestre, los cuales se empezaron a rodar y a vender por todo el mundo con un enorme éxito.
Los documentales de la BBC de Londres se empiezan a traducir a varios idiomas; el Comandante Cousteau se vuelve famoso a bordo del Calypso; Rodríguez de la Fuente causa gran sensación en España y Latinoamérica con sus programas y cada vez más y más programadoras e instituciones se involucran en este rentable negocio. Una de las empresas que más éxito consiguió, fué la National Geographic, que en 1963 realizó las primeras e históricas tomas de la cima del Monte Everest, creando un documental que se convirtió en el primer especial para televisión de esta institución.
Hoy la televisión comercial marca una nueva pauta en la producción. Luego de un receso en los años ochenta, los documentales en general y particularmente los ambientalistas vuelven a coger una gran fuerza. Actualmente se propagan los canales públicos con gran proporción de documentales educativos, las grandes cadenas y productoras comerciales se interesan en realizar más películas sobre la naturaleza, las tiendas de video aumentan su sección de películas de “cine real” y se multiplican los canales por cable dedicados únicamente a la difusión de documentales.

No obstante, estas circunstancias le están dando pie a una producción irresponsable y de baja calidad, debido a la repetición de fórmulas exitosas y al sentido mercantilista que toma todos los días el medio, lo cual trae implicaciones estéticas, éticas, técnicas, temáticas y de producción.
En la competencia mundial de la televisión, se han ido imponiendo las grandes series producidas por las grandes cadenas, que sacan de competencia a las modestas producciones locales. Nunca antes en el mundo, el documental había movido tales presupuestos y ganancias; paradójicamente, nunca antes ha mostrado tal uniformidad y esquizofrenia46.
Los documentalistas y empresas productoras deben hacer un alto en el camino, para reflexionar acerca de la función social y la ética de los documentales hacia el próximo milenio. De esta forma se podría reorientar un género que, cada vez más, pierde su horizonte en el mundo de la televisión, cediéndole el espacio a intereses meramente comerciales.
Para los años noventa, el documental ya no tiene las enormes pretensiones de los “revolucionarios” sesenta y setenta. La llamada postmodernidad ha influenciado al documental, de igual forma que a todas las demás artes, para volverlo más intimista e individualista. Ahora los relatos en primera persona, en los que los autores comentan pasajes de sus vidas, sus orígenes, su familia, su entorno natural cercano y el devenir de sus ciudades, constituyen la vanguardia documentalista. Así mismo, se funden géneros -fenómeno que ocurre hoy entre los documentales de vida salvaje y los ambientalistas- y se experimenta con el video, sus posibilidades visuales y estilísticas
En la apertura del Festival Cinéma du Réel, (Francia, 1996) la delegada general, Suzette Glenadel, presentó el evento y el documental de los noventa de la siguiente forma:
Desde hace ya mucho tiempo nosotros empezamos a dudar de las imágenes que reemplazan las imágenes y que una vez mostradas desaparecen, olvidadas. Desde hace ya mucho tiempo aprendimos a dudar de su capacidad de influir en las determinaciones políticas. Es necesario para nosotros, espectadores, ciudadanos, actores de la vida, no solamente verlos, sino comprenderlos. Que no se busque aquí el acontecimiento, la habilidad periodística o la imagen objeto. Tejidos de memoria, de tiempo, de anticipación o de promesa, en busca del sentido y de la verdad, nuestras imágenes del Real, son además historias singulares para hacer surgir lo universal, para enriquecer nuestro conocimiento, para combatir la amnesia.47


2.4 LAS GRANDES PRODUCTORAS MUNDIALES DE DOCUMENTALES AMBIENTALES

En el mercado internacional de los documentales ambientales, se han destacado varias compañías y directores, bien porque han sido los pioneros o porque han tenido un enorme éxito comercial. Aquí se hará un breve bosquejo de los más conocidos en Colombia, sin que ello demerite la importancia de otros realizadores, compañías internacionales y ONG como Bullfrog films, Patridge films, Survival /Anglia, ABC/Kane, OSF, Canal+, National Audubon Television, Reader’s Digest Productions, NHK, Time-Life Video & Television, Walt Disney Pictures, Green Umbrella, Nature/WNET, Conservation International, WWF, Nova/WGBH y muchas otras, que vienen trabajando intensivamente en los documentales de vida silvestre o en los ambientalistas.
The British Broadcasting Corporation: La BBC ha sido la compañía más importante a nivel mundial en la historia de los documentales ambientales. Esta antigua empresa, una de las pioneras en radio y televisión, ha manifestado siempre un gran interés por los temas naturalistas, llevándolos a los más altos estándares de calidad.
Con el apogeo de la radio en la segunda guerra mundial, la BBC toma gran fuerza, cubriendo el 90% de la población británica para el año 1946. Es en este mismo año que la serie radial The Naturalist, empezó a ser transmitida semanalmente, con un gran éxito. Este programa llevaba regularmente a los micrófonos, a los más conocidos naturalistas británicos de la época, incluyendo a Maxwell Knight, Ludwing Koch, James Fisher y Peter Scott. Este último tuvo, algunos años después, un papel clave frente a las cámaras de televisión.
Con el éxito del primer programa naturalista, se crearon otras series, como Bird Song of the Month (1947), Out of Doors (1948) y la también popular Birds in Britain (1951). La experiencia radial en este tipo de temas, abrió el camino para la televisión. El público inglés -tradicionalmente interesado en temas naturalistas- ahora estaba acostumbrado a los programas de vida silvestre en los medios masivos. Así mismo, el personal de producción, los presentadores y los asesores, que en aquella época se empezaron a trasladar hacia la televisión, ya tenían cierta experiencia en medios. De esta forma, es la radio un antecedente importante en los documentales televisivos posteriores.
En 1953 aparece Severn Wildfowl, el primer programa de corte naturalista en la recién creada cadena de televisión de la BBC. Ese mismo año, el naturalista Peter Scott da comienzo a su serie mensual Wild Geese. Los años posteriores serán el lanzamiento definitivo de los documentales de vida silvestre, con la presentación de varios documentales internacionales de gran calidad técnica y el establecimiento de Look y Zoo Quest, dos series que alcanzaron enormes niveles de sintonía durante años. Este suceso en radio y televisión y el creciente incremento de programas naturalistas, llevaron a la creación de la Unidad de Historia Natural en Bristol (1957), la cual ha mantenido por muchos años una alta calidad, marcando la pauta a nivel mundial.
Dentro de la Unidad se ha destacado el realizador y zoólogo Sir David Attenborough’s, quien trabaja con la BBC desde 1952. A comienzos de los cincuenta, lanza su primera y famosa serie Zoo Quest, con la que estuvo recorriendo los lugares silvestres alrededor de todo el mundo por 10 años. Durante un largo período produjo varios documentales de vida silvestre, realizando paralelamente programas políticos, arqueológicos, religiosos, sobre jardinería y pequeñas ficciones, constituyéndose en una figura de la televisión mundial. No obstante, su mayor obra ha sido Life on Earth (1979), una de las más ambiciosas series realizadas en el mundo y en la cual él fue guionista y presentador.
La super serie The private life of plans (1995) y la recién terminada The life of birds (1998), son dos obras maestras más que han aumentado su prestigio, como realizador, naturalista y ambientalista, convirtiéndolo en uno de los últimos grandes pioneros del documental de la naturaleza que permanece vivo.
National Geographic Television: La National Geographic Society fue fundada en 1888 por personas ilustres de los Estados Unidos, entre los cuales se encontraban Benjamín Franklin y Tomas Alba Edison, con la misión de “aumentar y difundir el conocimiento geográfico”. La Sociedad, ganadora de varios premios de fotografía y cinematografía, ha buscado cumplir su misión a través de un periodismo en vivo, basándose en investigaciones científicas a nivel mundial48.
Como apoyo a su misión educativa, el Magazín de la National Geographic ha sido de gran éxito, con unos 44 millones de lectores actualmente. Esta ha atraído al mundo y a sus lectores, no solo con emotivos textos periodísticos, sino con fotografías de descubrimiento y exploración, de tecnología, de culturas desconocidas, de vida, fauna y tierra salvaje. “Las fotografías siempre fueron populares entre los lectores y en 1908 llenaban más de la mitad de las páginas de la revista. Su editor pionero, Gilbert Grosbenor, sostenía que la mente tiene que ver antes de poder creer”49.
Las fotografías de animales silvestres y paisajes naturales han estado entre las favoritas de los lectores desde los primeros días de la revista y los fotógrafos de Geographic fueron de los pioneros, incluso en el mundo subacuático. Para la década de los años veinte, National Geographic estaba enviando a sus fotógrafos por todo el mundo, para documentar culturas, costumbres y animales “exóticos”, muchas veces con una mirada colonialista, llena de preconceptos y estereotipos.
Luego de la Segunda Guerra Mundial, la National Geographic Society, se da cuenta del enorme potencial del cine y el video como apoyo a su misión educativa y empieza a financiar expediciones científicas y fílmicas, como la que en 1953 dio como resultado el famoso documental cinematográfico “El Mundo Silencioso”, de Cousteau. En 1961 el entonces director de la Sociedad, Melville Bell Grosvenor, establece un departamento de documentales. En 1963, se realiza su primer especial para la televisión, sobre la expedición norteamericana al Monte Everest (Americans on Everest) y poco a poco la National Geographic se convertiría en una de las más prestigiosas productoras de documentales en el mundo, abarcando desde los temas netamente geográficos hasta otros de tipo antropológico, sociológico, de aventura, de viajes, de tecnología, de arqueología y, por supuesto, de historia natural, los cuales han sido los más reconocidos.
Los “Especiales de la National Geographic”, documentales de una hora que han estado al aire por mas de tres décadas, empezaron en el canal norteamericano CBS, de 1965 a 1973. Luego pasaron por un corto período a la ABC, para ingresar a la televisión pública por más de 20 años, relación que aún continúa con la PBS, la cual incluye los programas de la National Geographic entre los 20 programas que más se han visto a través de toda la historia de este canal. Con la celebración de los treinta años de los “Especiales” en 1995, el programa volvió con un gran éxito a la televisión comercial norteamericana, en la NBC.
Paralelamente, la National ha distribuido por más de 90 países sus documentales y desde 1985 realiza el programa Explorer, el cual incluye en sus dos horas de duración tanto documentales, como pequeñas notas periodísticas, lo que le da el aspecto del magazín escrito en su versión televisiva. El programa, transmitido por la cadena TBS y ganador de más de 400 premios en televisión, es visto por más de 60 millones de televidentes en Norteamérica y se ha distribuido alrededor de 50 países. El Mundo de la National, los videos educativos y los dos programas infantiles Really Wild Animals y Geokids, son otros productos audiovisuales que han entrado con gran fuerza tanto al mercado de la televisión comercial, como al de los videos caseros.

Gran parte del éxito de los documentales de la National Geographic Television, se debe al acceso exclusivo a importantes investigaciones que la misma Sociedad financia a nivel mundial y al trabajo conjunto con varios de los más destacados documentalistas, entre los que se destacan Phil Agland, Wolfgang Bayer, Paul y Grace Atkins, Dereck y Beverly Jouvert, Mike deGruy, Jen y Des Bartlett, Alan Root, Mark Deeble y Victoria Stone, Richard Goss y Tim Liversedge.
Hoy la National Geographic posee una basta red de distribución de sus documentales por todo el mundo, que incluye varios canales propios de televisión con cobertura a varios países y la venta masiva de sus documentales en formatos caseros.
J. COUSTEAU: El francés Jacques - Yves Cousteau (1910- 1997), fue una de las grandes personalidades del siglo XX. Como marinero, inventor, científico, buzo, escritor, explorador, pero sobre todo como documentalista de los océanos y militante del ambientalismo a nivel mundial, este comandante de la Marina Francesa logró pasar a la historia.
Cousteau, que era aficionado al buceo y al cine, realizó sus primeras inmersiones a finales de los años treinta, con una cámara subacuática diseñada por él, convirtiéndose así en uno de los pioneros de la filmación submarina. En 1943, luego de varios intentos, el ingeniero Gagnan, inventa el primer equipo de buceo autónomo. Este es probado y ayudado a desarrollar por Cousteau, quien lo patenta junto con Gagnan bajo el nombre de Aqualung, o pulmón acuático. Con este invento se revolucionan el buceo y la exploración de los océanos.
Desde las primeras inmersiones con el nuevo invento, Cousteau llevó su cámara cinematográfica, filmando a sus amigos y las escenas marinas que pasaban ante el visor. El primer cortometraje se llamó “A dieciocho metros de profundidad” (1943). En este mismo año, él y sus compañeros de buceo filmaron Pecios y en el 44, un poético filme, “Paisajes del silencio”. Los dos primeros fueron premiados en el Festival de Cannes, en las categorías de cortometraje y documental50.
En 1954 realiza “El Mundo Silencioso”, un documental en blanco y negro producido por la Columbian Pictures , con el que logra ingresar al mercado norteamericano, e incluso ganarse un nuevo Cannes y el Oscar de la Academia. La película se basa en una expedición que la National Geographic Society financia a Cousteau, alrededor del Mediterráneo, el Mar Rojo, el Golfo Pérsico y el Océano Indico.
Desde aquellos históricos años cincuenta a bordo del Calypso, su famoso barco oceanográfico-cinematográfico, Cousteau recorrió casi todos los mares del mundo, como tambien ríos tan importantes como el Amazonas y el Nilo, descubriendo y presentando en cientos de documentales, secretos que hasta entonces no se habían estudiado. Seguiría ganando muchos premios internacionales con sus documentales. “Tiburones” (1967) sería su primer documental para televisión y “El mundo submarino de Jaques-Yves Cousteau,” su primera serie.
En 1974 funda la Cousteau Society, con sedes en Estados Unidos y París, con la cual busca no solo promover sus documentales a nivel comercial y conseguir financiamiento para sus viajes, sino crear conciencia entorno a la preservación de los océanos y del planeta en general. Con más de 40 libros publicados, cientos de artículos en revistas y más de 100 documentales, Cousteau cumplió una importante labor de difusión.
El Comandante Cousteau, además de sus aportes científicos y técnicos, fue también un innovador en el mundo de los documentales, utilizando magistralmente la dramaturgia y la fotografía y, a pesar de que fue muy criticado por su espíritu mercantil, logró imprimir una mirada sensible que, durante décadas, ha acercado el mundo subacuático a la humanidad, para entenderlo y conservarlo.

TRANSTEL: Esta es una organización sin ánimo de lucro, fundada por la televisión pública alemana en 1965. Posee alrededor de 500 estaciones de televisión en alrededor de 100 países en Europa, Asia, Africa y Latinoamérica, con programas variados de la televisión estatal alemana.
En Colombia desde hace varios años se vienen transmitiendo programas de la TRANSTEL en los canales nacionales y regionales. Una de las áreas más importantes de esta compañía ha sido la ambiental, con series documentales tanto de vida silvestre, como ambientalistas. Las más destacadas en Colombia han sido: “Geo: el semblante de nuestra tierra”, “Después de nosotros el diluvio”, “Ecología aplicada”, “Ecología en la familia”, “Economía agropecuaria y ecología”, “Un paraíso hecho por el hombre”, “Planeta tierra” y “Expedición al mundo animal”.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

similar:

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis o trabajo de investigación presentada(o) como requisito parcial para optar al título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis presentada como requisito para optar al Grado de

Requisito parcial para optar al título de iconTrabajo de graduación sometido a consideración del tribunal evaluador...

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar por el Título de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el título de economista

Requisito parcial para optar al título de iconProtocolo de investigación para optar al título profesional de

Requisito parcial para optar al título de iconTesis para optar el titulo profesional de Ingeniero Químico


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com