Del editor. Todos los derechos reservados




descargar 0.73 Mb.
títuloDel editor. Todos los derechos reservados
página7/7
fecha de publicación05.01.2016
tamaño0.73 Mb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Economía > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7

En la última parte de este libro se proponen algunas soluciones psicoló­gicas para salvar una pareja en crisis. Pero si no hay unos principios mora­les, será muy difícil que se produzca una verdadera recuperación de ambos, salvo que los dos tengan una calidad humana muy relevante.


29 A lo largo de este libro se establece una dialéctica entre el hombre light y su contrario. En este tramo de mi discurso, las vías de salida hay que bus­carlas en iniciar un proceso desmasificador, poner en marcha resortes pa­ra aspirar a la verdadera cultura y buscar la trascendencia a través de una vida coherente con unos principios morales. Está claro que el papel del su­frimiento personal es decisivo, aunque cueste oírlo y entenderlo. El sufri­miento escondido es la vía regia de aprendizaje y de mejora personal. ¿Por qué? Porque mientras en la alegría festiva el hombre se zambulle en la vi­da y la goza -cosa normal y positiva-, sólo se volverá hacia los demás des­pués de experiencias negativas singulares de las que no puede escapar.

Pero hay que hacer una advertencia: si ese sufrimiento no es aceptado de forma adecuada, en vez de madurarlo lo neurotiza, convirtiéndolo en al­guien amargado, Su conformismo puede transformarse en positivo.

La forma de vida light supone la renuncia a una existencia densa, a una credibilidad de vida que hace que el hombre crezca y progrese en el huma­nismo y en los valores. En una palabra, a ser más digno, más hombre y lu­char por elevarse por encima de la banalidad, el vacío y el relativismo axiológico devorador.


30 Jean Baudrillard, La transparencia del mal. Ensayo sobre los fenóme­nos extremos. Anagrama, Barcelona, 1991. Para él el problema de fondo es moral: ¿dónde está el mal y dónde el bien? De ahí salta la pregunta: ¿liberación de qué? Este autor aboga por la reducción del pensamiento filosófico en el que el escepticismo, nihilismo y pesimismo son sus signos diagnósticos. El pronóstico lo pongo yo: es necesario cambiar de ruta y orientarse con dirección a los valores humanos.


31 Se habla mucho de amores y de uniones sentimentales, pero poco de amor. Entre unos y otros las diferencias son abismales. El amor auténtico tiene poco que ver con una especie de gelatina emocional o de mermelada afectiva, cuyo contenido es un romanticismo sensitivo. Un buen exponente de ello son las llamadas telenovelas, cuya pobreza argumental se equipara con un elemental tratamiento del amor y del enamoramiento. Todo ello de­semboca en una cultura rosa repleta de conflictos, cada vez más inesperados, que aportan muy poco a la madurez de una persona. Está bien claro que los objetivos son bien distintos: ganar audiencia bajando el listón cultural hasta tocar casi el suelo.

Si no se ordena el amor, si el corazón no está bien custodiado, ninguna liberación será auténtica.

32 Pensemos tan sólo en los regímenes comunistas vigentes hasta hace un par de años. Los ejemplos de Soljenitsin, Sajarov, Armando Valladares, Mindzensky y tantos otros nos ponen de manifiesto esta idea. Ahora empie­zan a conocerse vidas trazadas sobre la lucha contra la opresión. Por tanto, deducimos que una liberación que no tiene en cuenta la libertad personal de quienes combaten por ella, está abocada al fracaso.


33 El nacionalismo es una enfermedad colectiva, contagiosa, infantil, que se manifiesta como fanatismo y que parte de su curación consiste en leer la historia de las naciones y mirar por sobreelevación.


34 Uno de los grandes historiadores y filósofos de Europa, que en su li­bro The making of Europe (1988) insiste en que está fundada sobre una misma unidad cultural, un proyecto común, una forma de entender la vida que hunde sus raíces en el cristianismo. Si Europa quiere conservar su unidad -la antigua «Europa de las patrias» de Charles de Gaulle-, es impres­cindible recordar desde sus orígenes bizantinos hasta su herencia social y sus tradiciones.


35 Según la mitología helénica, Europé era una joven bella y delicada, con una genealogía oscura; parece que su padre era Fénix o Agenor y su madre Theogonia o quizá Bibliotheca. Zeus se enamoró de ella al verla y, disfra­zado de toro, la raptó y se la llevó a Creta. Después de su muerte fue vene­rada en Sión como Europa-Astarté.

Este mito ha llegado a nosotros por los escritores griegos: como la mu­jer poseída por un dios-toro emerge de la religión olímpica o indoeuropea, que también relacionó la serpiente con la fertilidad humana.


36 Fue un producto lento y gradual de la Europa medieval alejada de un Mediterráneo islamizado.


37 El conocimiento deja de ser algo subjetivo y busca un modelo más ob­jetivo. Es más que nada, una actitud mediante la cual la realidad es conocida a través de la experiencia de los sentidos, o dicho de otro modo: sólo es conocimiento aquello que es testificado o confirmado sensiblemente. Por otra parte, la psicología conductista, que surgió a través de John B. Watson y que se prolongó con Kart Lashley y Shephers Franz, teoriza sobre dejar de lado la conciencia y estudiar el comportamiento objetivable. La psiquiatría actual ha ido en esta línea, aunque asomándose a la ventana de lo cognitivo.


38 Los dos grandes seísmos políticos de Occidente que se dan entre el Re­nacimiento y finales del siglo xix son la revolución británica de 1648 y la francesa de 1789. Del primero brota una democracia, todavía ejemplar y de la que surgió la americana. La herencia de la segunda es más desigual, aun­que fue una eclosión popular de combate en el ámbito de las ideas, que ve­nía gestándose desde muy atrás.


39 Véase su libro El fin de la historia. Planeta, Barcelona, 1992


40 Tres libros suyos han tenido gran efecto: El shock del futuro (1990). La tercera ola (1989) y El cambio de poder (1990). En este último se recogen acontecimientos tan importantes como la invasión de Kuwait por Irak, la caída del telón de acero, el desmoronamiento de la Unión Soviética o los brotes nacionalistas de las repúblicas bálticas y de otros países orientales. Sus teorías han tenido una buena acogida en casi todo Occidente y también en Japón.


41 En su libro La derrota del pensamiento (Anagrama, Barcelona, 1988), subraya la pobreza en la que ha caído gran parte de Occidente. La cultura es la vida con pensamiento, con formas de edificar una mejor convivencia.


42 Véase sus declaraciones a la revista Times del 24-VII-89: «La situación moral de la Europa libre me parece tan grave como nuestra penuria econó­mica y nuestra falta histórica de libertades.»


43 Sobre el valor y la importancia de las derrotas véase el capítulo «Psi­cología del fracaso».


44 Julián Marías, La felicidad humana, Alianza Editorial, Madrid, 1990


1   2   3   4   5   6   7

similar:

Del editor. Todos los derechos reservados iconTips Financieros, inc. Todos los derechos reservados

Del editor. Todos los derechos reservados icon© The McGraw-Hill Companies. Todos los derechos reservados

Del editor. Todos los derechos reservados iconc) 1989, 1993 V a. Quedan reservados todos los derechos

Del editor. Todos los derechos reservados iconDesarrollado por Kia Motors. Todos los derechos reservados

Del editor. Todos los derechos reservados iconE L universal el Universal Todos los derechos reservados 2009

Del editor. Todos los derechos reservados iconTodos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede...

Del editor. Todos los derechos reservados iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
...

Del editor. Todos los derechos reservados iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
...

Del editor. Todos los derechos reservados iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
«cta-102» de Roger McGuinn y Robert J. Hippard. © Tickon Music (bmi), 1967. Todos los derechos reservados. Reimpreso con permiso

Del editor. Todos los derechos reservados iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com