El Capital tomo II karl Marx




descargar 2.3 Mb.
títuloEl Capital tomo II karl Marx
página6/66
fecha de publicación06.02.2016
tamaño2.3 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   66
su forma dinero, como capital en dinero, constituye el punto de partida y el punto de retorno de su proceso en conjunto. De por sí, la fórmula expresa que aquí el dinero no se invierte como dinero, sino que simplemente se desembolsa, es decir, que no es más que la forma–dinero del capital, capital en dinero. Expresa, además, que el fin en sí, el factor determinante del movimiento es el valor de cambio, y no el valor de uso. Precisamente porque la forma–dinero del valor es la forma independiente y tangible en que se manifiesta, la forma de circulación D...D', cuyo punto de partida y cuyo punto final es el dinero efectivo, el hacer dinero, expresa del modo más tangible el motivo propulsor de la producción capitalista. El proceso de producción no es más que el eslabón inevitable, el mal necesario para poder hacer dinero. Por eso todas las naciones en que impera el sistema capitalista de producción se ven asaltadas periódicamente por la quimera de querer hacer dinero sin utilizar como medio el proceso de producción.

2) La etapa de producción, la función de P, representa, en este ciclo, la interrupción de las dos fases de la circulación D–M... M'D', que a su vez no es más que un agente mediador de la circulación simple D–M–D'. El proceso de producción aparece dentro de la forma del mismo proceso cíclico, formal y expresamente, como lo que es en el sistema capitalista de producción: como un simple medio para la valorización del capital desembolsado, lo cual quiere decir que el fin último de la producción es el enriquecimiento como tal.

3) Como la cadena de las fases comienza con D–M, el segundo eslabón de la circulación es M'–D'; por tanto, el punto de partida es D, el capital–dinero que se trata de valorizar, y el punto final D' el capital en dinero valorizado D + d, donde D figura como capital realizado junto a su vástago d. Esto distingue al ciclo D de los otros dos ciclos P y M', en un doble sentido. De una parte, por la forma–dinero de los dos extremos; y el dinero es la forma independiente y tangible en que se manifiesta el valor, el valor del producto en su forma de valor independiente, en la que desaparece todo rastro del valor de uso de las mercancías. De otra parte, la forma P... P no es necesaria para P... P' (P + p) y en la forma M'... M' no se percibe absolutamente ninguna diferencia de valor entre los dos extremos. Lo que, por tanto, caracteriza a la fórmula D... D' es, de una parte el que el valor del capital constituye aquí el punto de partida y el valor del capital valorizado el punto de retorno, con lo que el desembolso del valor del capital aparece, en este caso, como medio y el valor del capital valorizado como fin de toda la operación; de otra parte, el que esta relación se expresa bajo la forma de dinero, sustantiva del valor, y por tanto el capital–dinero como dinero que pare dinero. La producción de plusvalía por el valor no se expresa solamente como el eje de este proceso, sino que aparece además, expresamente, bajo la forma reluciente de dinero.

4) Puesto que D', el capital–dinero realizado, como resultado de M'–D' de la fase complementaria y última de D–M, aparece en absoluto, bajo la misma forma con que comenzaba su primer ciclo, puede reanudar el mismo ciclo tal y como brota de él, como capital–dinero acrecentado (acumulado): D' = D + d; y, por lo menos en la forma de D... D', no se expresa que, al repetirse el ciclo, la circulación de d se desdoble de la de D. Por tanto, si nos fijamos en su forma primera, antes de repetirse, desde un punto de vista formal, vemos que el ciclo del capital–dinero sólo expresa el proceso de valorización y de acumulación. Aquí el consumo sólo se expresa como consumo productivo por




T

D–M <







Mp

que es lo único que va implícito en este ciclo del capital individual D–T es, por parte del obrero, T–D o M–D; es, por tanto, la primera fase de la circulación, que sirve de medio para su consumo individual: T–D–M (medios de vida). La segunda fase D–M ya no cae dentro del ciclo del capital individual; pero éste le sirve de introducción y la da por supuesta, toda vez que el obrero, para encontrarse en el mercado constantemente como materia explotable a disposición del capitalista, necesita ante todo vivir, es decir, sustentarse mediante el consumo individual. Pero aquí, este consumo es algo que se da, simplemente, por supuesto como condición del consumo productivo de la fuerza de trabajo por el capital; es decir, solamente en la medida en que el obrero, mediante su consumo individual, se mantiene y se reproduce como fuerza de trabajo. Pero los Mp, las verdaderas mercancías que entran en el ciclo, no son más que el material nutritivo del consumo productivo. El acto T–D hace posible el consumo individual del obrero, la transformación de los medios de vida en carne y sangre suya. Claro está que también el capitalista para poder actuar como tal tiene que existir, y por tanto vivir y consumir. Para ello, sólo necesitaría, en rigor, consumir como cualquier obrero, sin que por tanto esta forma del proceso de circulación presuponga más. Expresado desde el punto de vista formal, ni esto siquiera, puesto que la fórmula termina con D', es decir, con un resultado que puede volver a funcionar inmediatamente como capital–dinero acrecentado.

En M'–D' se contiene directamente la venta de M'; pero M'–D', que es de un lado una venta, es también, de otro lado, D–M, una compra, y en última instancia la mercancía sólo es comprada en razón a su valor de uso, para entrar en el proceso de consumo (prescindiendo de ventas intermedias), ya se trate de un proceso de consumo individual o productivo, según la naturaleza del artículo comprado. Pero este consumo no entra en el ciclo del capital individual del que M' es producto; lejos de ello, este producto es repudiado por el ciclo como la mercancía que se trata de vender. La M' se destina expresamente al consumo ajeno. Por eso en los apóstoles del mercantilismo (basado en la fórmula D–M... P... M' D') nos encontramos con sermones tan prolijos sobre la necesidad de que el capitalista individual sólo consuma como un obrero, del mismo modo que las naciones capitalistas deben dejar que las naciones necias devoren sus mercancías y se entreguen al proceso del consumo, mientras aquéllas hacen del consumo productivo la misión de su vida. Son sermones que recuerdan con frecuencia, por su forma y por su contenido, prédicas ascéticas muy análogas de los padres de la Iglesia.

El proceso cíclico del capital es, por tanto, la unidad de circulación y producción, la suma de ambas. En cuanto que las dos fases D–M y M'–D' son actos de circulación, la circulación del capital forma parte de la circulación general de mercancías. Pero como secciones funcionalmente determinadas, como fases del ciclo del capital, que no pertenece solamente a la órbita de la circulación, sino también a la órbita de la producción, el capital recorre dentro de la circulación general de mercancías su propio ciclo. La circulación general de mercancías le sirve, en la primera fase, para asumir la forma en que puede funcionar como capital productivo; en la segunda, para desechar la forma de mercancía bajo la cual no puede renovar su ciclo: y, al mismo tiempo, para permitirle separar su propio ciclo de capital de la circulación de la plusvalía con que se ha acrecentado.

El ciclo del capital en dinero es, por consiguiente, la forma más unilateral y, por tanto, la más palmaría y la más característica en la que se manifiesta el ciclo del capital industrial, cuya finalidad y cuyo motivo propulsor: la valorización del valor, el hacer dinero y la acumulación, saltan aquí a la vista (comprar para vender más caro). El hecho de que la primera fase sea D–M hace que resalte también el mercado de mercancías como origen de los elementos del capital productivo y, en general, la circulación, el comercio, como los factores que condicionan el proceso capitalista de producción. El ciclo del capital en dinero no es solamente producción de mercancías; este ciclo sólo brota por medio de la circulación, presupone la circulación. Así lo indica ya el que la forma D, propia de la circulación, aparezca como la primera forma. y como la forma del valor del capital desembolsado, cosa que no ocurre en las otras dos formas del ciclo.

El ciclo del capital–dinero sigue siendo la expresión genérica del capital industrial en cuanto que implica siempre la valorización del valor desembolsado. En P... P, la expresión en dinero del capital sólo se manifiesta como precio de los elementos de producción, es decir, simplemente como un valor expresado en dinero aritmético, bajo cuya forma figura en la contabilidad.

D... D' se convierte en una forma específica del ciclo del capital industrial tan pronto como el nuevo capital reunido se desembolsa como dinero y se retira en la misma forma, ya sea porque se transfiera de una rama de negocios a otra, o porque el capital industrial se retire del negocio en que se había colocado. Esto implica la función de capital de la plusvalía primeramente desembolsada bajo forma de dinero, y se destaca del modo más palmario cuando ésta funciona en otro negocio que aquel de que proviene. D... D' puede ser el primer ciclo del capital: puede ser el último; puede presentarse como la forma del capital social en conjunto; es la forma del capital que se invierte de nuevo, ya sea como un capital nuevamente acumulado en forma de dinero, ya sea como un capital antiguo que se convierte totalmente en dinero para transferirlo de una rama de producción a otra.

Como forma constantemente implícita en todos los ciclos, el capital–dinero recorre este ciclo precisamente respecto a la parte del capital que engendra la plusvalía, respecto al capital variable. La forma normal de adelantar los salarios es el pago en dinero; y este pago tiene que renovarse constantemente a corto plazo, porque el obrero vive al día. Por eso el capitalista tiene que enfrentarse constantemente con el obrero como capitalista de dinero y su capital como capital–dinero. Aquí no cabe, como en la compra de los medios de producción y en la venta de las mercancías productivas, una compensación directa o indirecta (en la que la gran masa del capital–dinero sólo figura, de hecho, bajo forma de mercancías y el dinero bajo forma de dinero aritmético, desembolsándose en metálico solamente la cantidad necesaria para compensar los saldos). Por otro lado, una parte de la plusvalía procedente del capital variable es desembolsada por el capitalista para su consumo privado en el comercio al por menor, en cuyos recovecos se desembolsa siempre en metálico, bajo la forma–dinero de la plusvalía. La cuantía, grande o pequeña, de esta parte de la plusvalía no hace cambiar para nada la cosa. El capital variable reaparece constantemente como capital–dinero invertido en salarios (D–T) y como plusvalía que se desembolsa para atender a las necesidades privadas del capitalista. Por consiguiente, tanto D, en cuanto valor del capital variable desembolsado como d, en cuanto su incremento, se ven necesariamente retenidos ambos en forma de dinero para ser invertidos bajo la misma forma.

La fórmula DM... P... M'–D' con su resultado D' = D + d envuelve en su forma un engaño, encierra un carácter ilusorio, que nace de la existencia del valor desembolsado y valorizado bajo su forma de equivalente, el dinero. Lo que se destaca no es la valorización del valor, sino la forma–dinero de este proceso, el hecho de que, al final, se extraiga de la circulación más valor en forma de dinero del que primitivamente se desembolsó; es decir, el aumento de la masa de oro y plata perteneciente al capitalista. El llamado sistema monetario no hace más que expresar la forma irracional D–M–D', un movimiento que se opera exclusivamente dentro de la circulación y, por tanto, sólo puede explicar los dos actos: 1) D–M y 2) M–D', alegando que, en el segundo acto, M se vende por encima de su valor y por tanto sustrae a la circulación más dinero del que se había lanzado a ella por medio de su compra. En cambio, la fórmula D–M... P... M'–D', fijada como fórmula exclusiva, sirve de base al sistema mercantil más desarrollado, en el que aparece como elemento necesario no sólo la circulación de mercancías, sino también su producción.

El carácter ilusorio de D–M... P... M'–D' y la interpretación ilusoria correspondiente aparecen tan pronto como esta forma se plasma como un solo acto y no como un acto que fluye y se renueva constantemente; tan pronto como se la considera, no como una de las formas del ciclo, sino como su forma exclusiva. Pero ella misma apunta ya a otras formas.

En primer lugar, todo este ciclo presupone el carácter capitalista del propio proceso de producción y como base, por tanto, este proceso de producción y el régimen social específico condicionado por él. D–M =

T

D – M ; pero D – T presupone la existencia de obreros

Mp

asalariados y, por tanto, de los medios de producción como parte del capital productivo; por consiguiente, presupone ya el proceso de trabajo y de valorización, es decir, el proceso de producción, como función del capital.

En segundo lugar, al repetirse el acto D... D', el retorno a la forma–dinero tiende a desaparecer, lo mismo que la forma–dinero en la primera fase. D–M desaparece para ceder el puesto a P. Los nuevos y constantes desembolsos en dinero, al igual que el constante retorno de éste como dinero, aparecen como factores que tienden a desaparecer dentro del ciclo.

En tercer lugar,

GRAFICO EL CICLO DEL CAPITAL.JPG o TIF

En la segunda repetición del ciclo aparece ya el ciclo P... M'–D'. De este modo, D–M... P, antes de cerrarse el segundo ciclo de D, y todos los demás ciclos pueden examinarse bajo la forma de P... M´–D–M... P, por donde D–M, como primera fase del primer ciclo, sólo constituye la preparación, llamada a desaparecer, del ciclo constantemente repetido del capital productivo, como ocurre en efecto con el capital industrial invertido por vez primera bajo la forma de capital–dinero.

De otra parte, antes de cerrarse el segundo ciclo de P, se describe el primer ciclo M'–D'. D–M... P... M' (más concisamente, M'... M'), el ciclo del capital–mercancías. De este modo, la primera forma encierra ya las otras dos, con lo cual desaparece la forma–dinero en cuanto que no es una simple expresión de valor, sino expresión de valor bajo la forma de equivalente, de dinero.

Finalmente, si tomamos un capital individual que se presenta como un capital nuevo y que recorre por vez primera el ciclo D–M... P... M'–D, D–M será la fase preparatoria, la avanzada del primer proceso de producción que este capital individual efectúa. Por tanto, esta fase D–M no se presupone, sino que es sentada o condicionada por el mismo proceso de producción. Pero esto se refiere solamente a este capital individual. La forma general del ciclo del capital industrial es el ciclo del capital–dinero, siempre dando por supuesto el sistema capitalista de producción, es decir, dentro de un régimen social condicionado por la producción capitalista. Por tanto, el proceso capitalista de producción se da por supuesto como una premisa, si no dentro del primer ciclo del capital en dinero de un capital industrial invertido por vez primera, fuera de él; la existencia constante de este proceso de producción presupone el ciclo constantemente renovado de P... P. Esta premisa aparece ya en la primera fase




T

D–M <







Mp

puesto que, de una parte, esto presupone la existencia de la clase asalariada y, de otra parte, lo que es para el comprador de los medios de producción, en la primera fase, D–M es para su vendedor M'–D'; es decir, que en M' van ya implícitos el capital–mercancías y la mercancía misma como resultado de la producción capitalista, y por tanto la función del capital productivo.

NOTAS AL PIE CAP 1, TOMO 2 EL CAPITAL
1 Del manuscrito II

2 A partir de aquí, manuscrito VII, comenzado el 2 de julio de 1878.

3. Hasta aquí. manuscrito VII. A partir de aquí, manuscrito VI.

4. Hasta aquí, manuscrito VI. A partir de aquí, manuscrito V.

5. Y esto, cualquiera que sea el modo como separemos el valor del capital y la plusvalía. En 10,000 libras de hilado se encierran 1,560 libras = 78 libras esterlinas de plusvalía, y en una libra de hilado = 1 chelín se contienen igualmente 2,486 onzas = 1,872* peniques de plusvalía.

* En la 1ª edición y en las pruebas de imprenta corregidas por Engels dice 1,728. Debe decir 1,872, como figura en el manuscrito de Marx, con letra de Engels. (Ed.)

6. A. Chuprov, Shelesnodoroshnoe joziaistuv [Economía ferroviaria], Moscú, 1875. pp. 69 y 70.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   66

similar:

El Capital tomo II karl Marx iconEl Capital tomo I karl Marx prologo de marx a la primera edicion

El Capital tomo II karl Marx iconTomo 1: Papas, yucas y otros tubérculos Tomo 2: Pescados Tomo 3:...

El Capital tomo II karl Marx iconO pensamento sociológico de karl marx

El Capital tomo II karl Marx iconC. marx prologo a la primera edicion alemana del primer tomo de e L c a p I t a L [1]

El Capital tomo II karl Marx iconEl químico austriaco Karl Bayer patentó en 1889 el proceso para obtener...

El Capital tomo II karl Marx iconKarl popper El cuerpo y la mente

El Capital tomo II karl Marx iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior

El Capital tomo II karl Marx iconTomo II

El Capital tomo II karl Marx iconLa filosofía de Marx El materialismo histórico

El Capital tomo II karl Marx iconCarlos marx y federico engels


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com