La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil




descargar 63.61 Kb.
títuloLa complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil
página3/3
fecha de publicación12.08.2016
tamaño63.61 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Economía > Documentos
1   2   3


En el ranking de economías manufactureras mostrado en el cuadro superior se observa que China, Brasil, India y Rusia están avanzando muy rápidamente, y con datos más actuales, se puede observar que China alcanzó el liderazgo de la lista. En el otro lado nos encontramos con Alemania, Japón, Reino Unido y Canadá, que están siguiendo la senda contraria a estos primeros países. En este sentido, se observa que la participación de los países desarrollados en la producción industrial cayó del 60% al 46%, mientas que de los BRIC, pasó del 11 al 22%.

Este desplazamiento de las producciones y de los mercados particularmente perceptibles en algunas ramas como los bienes de consumo, los productos básicos o ciertos de bienes de capital. El acero, ilustra estas transformaciones, ya que en los últimos 10 años su volumen producido aumentó un 67%, pero al mismo tiempo la participación de los países desarrollados se redujo del 51 al 29% del total mundial, mientras que China por sí sola ya produce el 44% de la fabricación de productos de acero.

Los automóviles representan un factor importante para la innovación tecnológica, empleo de personas y para el crecimiento económico de los países y actúan como dinamizador del desarrollo industrial, debido a su capacidad de arrastre sobre otras industrias y por su efecto sobre la distribución y el sector servicios. Los más de 70 millones de vehículos que se producen en el mundo generan 9 millones de empleos directos, un 5% del total manufacturero, y 50 millones de empleos indirectos implicados en el desarrollo del sector.

En el sector automotor la producción mundial se incrementó en un 46% en los últimos 10 años, observándose que los países desarrollados redujeron de un 88 a un 48% su participación en la producción mundial, en detrimento de los países emergentes y de Europa del Este. Es importante distinguir aquí, que esto es el lugar de producción automotor, pero que las empresas multinacionales que las producen, siguen perteneciendo a los países centrales.

China, especializada actualmente en el montaje final de productos de consumo masivo, elabora un tercio de la producción mundial de electrónica -incluye el 85% de los lectores de discos ópticos, el 80% de las cámaras digitales y el 50% de los teléfonos móviles-. China realiza su producción manufacturera, primordialmente en las regiones costeras más alejadas de Rusia como Guangdong o Jiangsu. Asimismo, estas regiones están orientadas a tecnología de energía renovables, de esta forma provee actualmente el 50% de la demanda mundial de paneles solares fotovoltaicos, gracias a costos ente 30% y un 45% inferiores a los países desarrollados. En el sector de energía eólica, con el 50% del mercado mundial, dispone de una capacidad instalada de 42,2 gigavatios, lo que la sitúa primera delante de EE.UU.

La redistribución del capital industrial occidental se acelera, y ya no es solamente para deslocalizar la producción de numerosos bienes industriales que requieren de mucha mano de obra (sector textil-confección, artículos electrónicos de consumo, industria automotriz) que después se reimportan. Lo interesante aquí, es que los países en desarrollo están cimentando sus estrategias con fuertes políticas industriales y tecnológicas y de innovación para absorber este capital y concretar un crecimiento sostenido. Gracias a su intensa movilización y a las transferencias de tecnologías negociadas con gran fortaleza en el marco de importantes contratos de equipamientos, los grandes países periféricos, en particular China, se afirman como los principales sectores tecnológicos (aeronáutica espacial, electrónica, telecomunicaciones, química, etc.).

Un sector interesante para analizar en este sentido, es el farmacéutico, donde la llegada de distintos tipos de innovaciones biomoleculares, genéticas, el auge de productos genéricos, rearmaron el entramado mundial. Entre 1996 y 2007 el I+D en el sector se duplico hasta los 1,1 billones de dólares a nivel mundial, pero la participación de los países desarrollados cayó del 83 al 76%. Cabe señalar en este sentido, que China ya posee casi la misma cantidad de investigadores que EE.UU., más que la UE, y el doble que Japón, llegando ya casi al 30% de los investigadores a nivel mundial.

En el sector softwares, India se ha convertido en el segundo exportador mundial de servicios informáticos y software del mundo, con el 22% del mercado, apenas por detrás de la UE, gracias a compañías de alto desarrollo tecnológico como Tata Consultancy Servics, Wipro, Infosys, y los polos especializados de Bangalore.

También, se pueden destacar compañías de países emergentes que se han desarrollado y llegado a ser multinacionales como el caso de la brasileaña Gerdau en el sector metalúrgico, Tata Motors (India) en el sector automotor, Lenovo (China) segundo productor mundial de PCs, o Petrochina en el refinado de petróleo.

Estas cambios en la jerarquía mundial, ha llevado a que el proceso de deslocalización productiva que en la etapa posfordista se dirigia hacia América Latina y el sureste Asiático, ahora se traslade por ejemplo en China, hacia la región continental y no sobre la costa, y que aparezcan países con escasa regulación o falta de derechos sociales, como Pakistán, Bangladesh, Turquía, Tunez y Marruecos en el sector textil, Tailandia, Malasia y Filipinas en insumos para el sector de electrónica, y Eslovaquia, Eslovenia y Hungría en sectores autopartistas.

Aquí se entiende también, porque ha disminuido el empleo manufacturero en los países desarrollados, por ejemplo en EE.UU. cayó un 25%, en Reino Unido un 27%, y en la UE un 10% entre el 2002 y el 2012.

Igualmente, más allá de estos cambios que se van avizorando, que pueden marcar un cambio de paradigma o de tendencias, los países centrales siguen teniendo una posición dominante en el sector servicios, y manufacturas de alta y media gama, donde mayor innovación e investigación se requiere, y más valor agregado genera.
1   2   3

similar:

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconIi alcance está dirigido al personal de la Superintendencia Nacional...

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconEl comercio compensado y las formas no convencionales de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconInforme de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconInforme mensual de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconInforme mensual de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconInforme mensual de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconInforme mensual de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconInforme mensual de comercio exterior

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconEspecialistas en aduanas y comercio exterior s. C

La complejización del comercio exterior en los países subdesarrollados: un objetivo difícil iconSeminario de Comercio Exterior y anuncios


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com