Bibliografía. 40




descargar 332.94 Kb.
títuloBibliografía. 40
página1/7
fecha de publicación25.11.2015
tamaño332.94 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Economía > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6   7
Universidad de Buenos Aires

Facultad de Ciencias Económicas

Seminario de Integración y Aplicación

Licenciatura en Economía

Devaluación de 2002. Recesión y distribución del ingreso”

Titular del curso: Victoria Giarrizo

Tutor: Andrés Asiain

Alumno: Nicolás Javier Puebla

Registro: 848.988


Índice


  1. Introducción. 3

  2. Enfoques teóricos. 4

    1. Modelo Mundell-Fleming. 4

    2. Enfoque Monetario del Balance de Pagos. 7

    3. Estructuralismo. 9

  3. Evolución de los componentes de la Oferta y Demanda Agregada argentina

2001-2005: de la crisis al crecimiento. 13

    1. Sector Externo. 13

    2. Sector Interno. 18

  1. Devaluación y mecanismo redistributivo. 22

    1. La distribución del ingreso entre los diferentes actores económicos. 23

    2. La cúpula empresarial, cambios y continuidades. 30

  2. Factores que relajaron la restricción externa. 33

    1. Precio de los commodities agrícolas. 33

    2. Default de la deuda externa. 36

  3. Conclusión. 37

  4. Bibliografía. 40



En una serie de trabajos publicados en el transcurso de los últimos años hemos insistido en que la incapacidad del país de salir de su estancamiento y las recurrentes crisis de las que padece se originan en un divorcio entre las ideas de la sociedad argentina y la realidad. Dichas ideas se derivan de teorías económicas tradicionales y se basan en propiedades de las estructuras productivas de los países industriales, muy diferentes a las que tiene un país exportador primario en proceso de industrialización como la Argentina. Sin embargo, se aplican obstinadamente, sin que la sociedad se percate de que ni las ideas ni las prioridades operativas que surgen a partir de ellas corresponden a la realidad. Como resultado de la desorientación resultante, la mayor parte de los sectores de actividad económica no tienen ni idea de cómo defender sus intereses e incluso algunos de ellos ejercen sistemáticamente una presión política suicida, totalmente contraria a ellos”
Marcelo Diamand, 1972.



  1. Introducción:


Al estarse por cumplir una década del fin de la convertibilidad, el debate acerca del efecto de la devaluación de la moneda en la economía argentina es un tema que aún continúa dando discusión. Esta temática es abordada en el trabajo de Saúl Keifman “Tipo de cambio y empleo, a treinta años de Canitrot y Porto” (2005) donde trata de demostrar que esta última devaluación fue “expansiva” debido a la rápida recuperación y crecimiento de la economía argentina. Una visión opuesta es la de José Luis Nicolini Llosa, en su publicación “El enfoque estructuralista del balance de pagos” (2008), siguiendo una línea de pensamiento estructuralista, donde afirma que el efecto fue recesivo y distribuyó el ingreso en favor del sector de mayores ventajas comparativas, el agropecuario.

El análisis de estos efectos tiene su origen a partir de la segunda mitad del siglo XX con el Estructuralismo. Esta vertiente de pensamiento económico latinoamericano se vuelca al análisis de los problemas que atañen a las economías de los países de la región (subdesarrollados), donde el crecimiento económico está directamente ligado al resultado de sus transacciones comerciales con el exterior. No va a depender de factores internos como la inversión o la expansión de la oferta de trabajo, sino de la disponibilidad de divisas que posea. De esta manera la oferta de la moneda de comercio internacional actuará como una restricción a la expansión del ciclo económico. Si el saldo comercial es superavitario la restricción se relajará, mientras que si hay una situación deficitaria la economía se verá encaminada hacia un ciclo recesivo.

Entre este grupo de países se encuentra la Argentina, caracterizada por tener una Estructura Productiva Desequilibrada [Diamand, 1972], donde al producirse una devaluación, el sector primario (agropecuario), caracterizado por tener una alta productividad y un alto grado de inserción en los mercados externos, resulta ampliamente beneficiado, no así los sectores secundario (industrial) y terciario (servicios), en razón de que su mayor proporción de producto tiene como destinatario el mercado interno.

En Argentina las decisiones de devaluar la moneda a lo largo su historia se tomaron exclusivamente por estar atravesando una crisis en la Balanza de Pagos. Al encontrarse en una situación deficitaria la única salida se encontraba en una devaluación capaz de reestablecer el equilibrio. Más allá de ser una decisión de los distintitos gobiernos locales, fue un condicionamiento de los organismos de crédito externo (Fondo Monetario Internacional, etc.) para otorgar préstamos que ayuden a solventar las cuentas externas. Estas “recetas” de tinte ortodoxo se basan en modelos de economías abiertas como el Mundell-Flemming o el Enfoque Monetario del Balance de Pagos (EMBP), cuyos resultados teóricos solucionan el problema del desequilibrio externo de las cuentas nacionales, pero su aplicación en economías con estructuras como la argentina no tienen los mismos efectos.

Si bien es indiscutible que a partir de mediados de 2002 el crecimiento de la economía argentina casi no tuvo precedentes por las altas tasas en que lo hizo, ni tampoco sufrió períodos recesivos posteriores, ¿fue la devaluación la causa por la cual el país salió de la recesión económica que sufrió desde 1999?, ¿influyeron otras variables como el default de la deuda externa y el aumento de la demanda externa de alimentos, que verdaderamente impulsaron el despegue de la economía?, ¿favoreció a todos los sectores económicos por igual? Estas cuestiones serán el objetivo de análisis del presente trabajo, el cual se estructurará de la siguiente manera: En la primer parte del trabajo se desarrollará un marco teórico que analice los efectos de las devaluaciones en la economía de un país con una economía cuyo crecimiento depende de la restricción de divisas, tanto desde un enfoque heterodoxo, exponiendo la visión estructuralista, como ortodoxo, presentando el modelo Mundell-Fleming y el EMBP. En la segunda, se analizarán las cuentas nacionales argentinas del período 2001-2005, observando los diferentes elementos de la Oferta y Demanda Agregada, mostrando como se contrajeron y se impulsaron los diferentes componentes de las mismas. Luego se focalizará la cuestión en el impacto en la distribución del ingreso, tanto entre los diferentes actores económicos de la sociedad, y dentro del sector privado, más precisamente en el sector empresarial. En la cuarta, se enunciarán que otros shocks, al margen de la devaluación, impulsaron el crecimiento de la economía argentina, como el alza de los precios de commodities agrícolas y el default de la deuda externa argentina. Por último, se expondrá una conclusión final en base a la investigación realizada.



  1. Enfoques Teóricos.


En el presente se desarrollarán tres visiones diferentes de cómo afecta la devaluación de la moneda en una economía subdesarrollada como la argentina. En principio se enunciaran el modelo Mundell-Fleming y el Enfoque Monetario del Balance de Pagos, dando una perspectiva ortodoxa, y luego un enfoque heterodoxo, el Estructuralista.
2.1 Modelo Mundell-Fleming.
El modelo Mundell-Fleming o IS-LM-BP es uno de los más utilizados por la Síntesis Neoclásica para explicar el funcionamiento de una economía abierta. Fue creado por Robert Mundell y Marcus Fleming en la década del 60, basado en el modelo IS-LM tradicional para una economía cerrada, en el cual se analizan el equilibrio en el mercado de bienes (curva IS), de dinero (curva LM) y el sector externo de la economía (curva BP). Toma a todos los sectores de la economía tanto el real, analizando el mercado de bienes, como el financiero, observando el comportamiento del mercado de dinero y de capitales. Su fin es analizar la efectividad de políticas fiscales y monetarias bajo diferentes condiciones, viendo sus resultados en los niveles de producto y tasa de interés que se podría alcanzar. Una implicancia observada en su aplicación es la imposibilidad de llevar adelante un régimen de tipo de cambio fijo con libre movilidad de capitales y una política monetaria autónoma, siendo únicamente posible elegir solamente dos de estas opciones relegando la tercera.
Ecuaciones:
IS: Y = C(Y)+I(r)+G+XN(Y; Y*; e)

(+) (-) (-) (+) (+)
LM: M = L(Y; r)

P (+) (-)
BP: ΔR =CC (e; Y; Y*)+CK(r; r*)=0

(+) (-) (+) (+) (-)
Variables:

Y = Producto nacional

Y* = Producto externo

C = Consumo

I = Inversión

G = Gasto del Gobierno

XN = Exportaciones Netas [exportaciones (X) – importaciones (M)]

r = Tasa de interés doméstica

r* = Tasa de interés externa

e = Tipo de cambio nominal

P* = Nivel de Precios externos

P =Nivel de Precios internos

M = Oferta de dinero

CC = Cuenta Corriente

CK = Cuenta Capital

ΔR = Variación de Reservas internacionales
Se supone que se analiza una economía pequeña cuyas fluctuaciones y/o decisiones no afectan al resto del mundo, se produce internamente un solo bien homogéneo que compite en el mercado mundial, siendo la producción determinada por la demanda y con precios fijos. Además no hay “lags” que retarden el equilibrio de la economía ya que ajusta de manera inmediata, las expectativas de los agentes económicos son estáticas [Williamson, 1983], y la tasa de interés local se iguala a la externa permitiendo una perfecta movilidad de capitales1, siendo sustitutos perfectos los activos financieros internos y externos.

Otro supuesto importante el cumplimiento de la condición Marshall-Lerner, que en este análisis va a ser fundamental para observar los efectos en el Balance de Pagos de la devaluación de la moneda. Al cumplirse, la suma de las elasticidades de las exportaciones e importaciones, en valor absoluto, deberá ser mayor a la unidad (│εx│+ │εm│>1). De esta manera si una economía devalúa su moneda la demanda de exportaciones (infinitamente elástica) por parte del sector externo aumentará debido a su abaratamiento respecto de los precios externos, y las importaciones disminuirán en razón de su encarecimiento, pudiendo mejorar el balance externo de la economía e incrementando el producto interno.

Para simplificar y facilitar el análisis se supondrá estar ante un régimen de tipo de cambio fijo, donde el gobierno local intervendrá en el mercado cambiario con el fin de mantener la paridad, impidiendo que ajuste por si mismo. De esta manera pierde su capacidad de realizar política monetaria expansiva o contractiva que lo saque de su tipo de cambio establecido, volviéndose una variable endógena la oferta de dinero (M/P) ya que un déficit en el Balance de Pagos genera una variación negativa en la cantidad de reservas internacionales (R), y al no haber esterilización, se reduce la oferta monetaria. Si por el contrario el saldo comercial fuese superavitario, las reservas internacionales aumentarían al igual que la oferta monetaria.

Ante las condiciones enunciadas, se plantea un caso en el que se parte de una situación de déficit en el Balance de Pagos (E0) y se quiere llegar a un ponto donde haya un nivel de actividad económica de pleno empleo (Y1) y equilibrio externo (E1).


En la situación inicial (E0) el déficit (BP<0) se da por el lado de la cuenta corriente, ya que las exportaciones son menores a las importaciones. Respecto de la cuenta capital, al haber perfecta movilidad, con una tasa de interés interna menor a la internacional (r
La solución planteada por esta visión ortodoxa para salir del déficit externo es la devaluación. Al llevar adelante el gobierno esta política, las exportaciones netas (XN) aumentarán (gracias al cumplimiento de la condición Marshall-Lerner) provocando un incremento del producto interno, desplazándose la curva IS hacia la derecha. Esto también repercute en la curva BP, trasladándola paralelamente hacia abajo, mejor dicho hacia la derecha de su posición inicial, debido a que el aumento del tipo de cambio mejora la situación de la cuenta corriente. Asimismo, la afluencia de divisas provoca que la oferta monetaria aumente y con ello disminuya la tasa de interés, desplazando la curva LM hacia la derecha. De esta manera se logra llegar al equilibrio externo (E1) con pleno empleo (Y1).


Con este análisis resulta muy fácil salir de un déficit del Balance de Pagos ¿pero pude aplicarse a una economía como la de Argentina? Este modelo está claramente basado en una economía cuyo sector industrial posee una alta productividad y es muy competitivo en mercados internacionales, como Alemania, Estados Unidos o Japón. Al devaluar su moneda, la demanda de sus productos exportables aumentará notablemente debido a su abaratamiento, posicionándolos en una situación más ventajosa respecto de sus competidores en cuanto a precio. En cuanto a las importaciones se verá el efecto antes descripto, bajando su demanda por su encarecimiento, sustituyéndolas por producción interna.

Para el caso Argentino se torna limitado explicar el equilibrio externo de la economía con el modelo Mundell-Fleming. La existencia de dos sectores económicos con diferentes productividades (campo e industria) imposibilita aplicar un modelo pensado para un solo bien cuya demanda externa es infinitamente elástica. En cuanto a como se logra el equilibrio externo luego de una devaluación, la condición Marshall-Lerner no se cumple debido a que el efecto que genera en la economía es una gran caída de las importaciones sin el aumento de las cantidades exportadas (su comportamiento es constante prácticamente).
2.2 Enfoque Monetario del Balance de Pagos.
El Enfoque Monetario del Balance de Pagos (EMBP) radica su estudio a los fenómenos monetarios que se observan dentro de una economía, dándole preponderancia en su análisis a lo que acontece en la Cuenta Capital del Balance de Pagos. A diferencia del modelo Mundell-Fleming, se plantea que los desequilibrios observados en las cuentas externas de una economía son puramente monetarios y no un problema real de precios relativos [Meller, 1988].

Su análisis se centra en una teoría monetaria que permita ver los movimientos en el mercado de dinero interno y cómo estos afectan al equilibrio de las cuentas externas. Se supone que en la economía hay tipo de cambio fijo, un solo bien transable internacionalmente, se cumple de la Paridad del Poder Adquisitivo2 y la Teoría Cuantitativa del Dinero3, hay pleno empleo y los precios son completamente flexibles. De esta manera se plantea una identidad contable para el Banco Central de un país que permite ver con facilidad como afectan las variaciones en el mercado interno de dinero:
H ≡ R + C (1)
H=Base Monetaria

R=Reservas internacionales

C= Crédito interno
Como se observa en (2) la oferta monetaria puede variar debido a la variación de reservas internacionales y también por la de crédito interno.
ΔH ≡ ΔR + ΔC (2)
Si hay un superávit en el Balance de Pagos la oferta monetaria aumentará, en el caso contrario existiendo un déficit se reducirá.

Este enfoque plantea que la problemática se genera cuando el Banco Central financia un déficit de las cuentas externas mediante políticas de esterilización [Meller, 1988]. Al aumentar la cantidad de crédito interno evita la caída del nivel de actividad de la economía pero con la existencia de desequilibrio externo. En cambio si no intervendría, la economía ajustaría por si misma ya que si cae el nivel de actividad interno el gasto disminuirá al igual que la demanda de divisas, permitiendo un mecanismo natural que reequilibre el Balance de Pagos.

Asimismo, si se agrega el supuesto de perfecta movilidad de capitales el mecanismo natural de ajuste se sigue cumpliendo. Al contraerse la oferta monetaria por la caída del nivel de divisas por el déficit externo, la tasa de interés interna se encontrará por sobre el nivel de la externa, de esta manera los capitales foráneos verán conveniente este diferencial de tasas, con lo cual ingresarán a la economía local haciendo que suba el nivel de divisas del Banco Central y permitiendo reequilibrar la balanza comercial. En este ejemplo se observa claramente la importancia que toma en este modelo la tasa de interés y la cuenta capital para poder reestablecer las cuentas externas.

La solución que plantea este enfoque a los desequilibrios externos no da lugar a lo que acontece en la cuenta corriente ya que al cumplirse el supuesto de la Paridad del Poder Adquisitivo, la devaluación de la moneda no provoca efectos sobre los precios relativos de una economía, pero si un impacto inflacionario que se traslada totalmente al precio de los bienes [Meller, 1988].

Al tomar el EMBP solamente el análisis de la cuenta capital se deja de lado todo lo atinente al sector real de la economía, en donde se genera la problemática del balance comercial en economías subdesarrolladas como la Argentina. Además, la evidencia empírica demuestra que al ocurrir una devaluación, en general, no hay un efecto “pass-through” unitario sino que los precios son rígidos en el corto plazo (en especial el del salario), afectando el nivel de precios relativos de una economía.
  1   2   3   4   5   6   7

similar:

Bibliografía. 40 iconBibliografíA 46

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía: 18

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía

Bibliografía. 40 iconBibliografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com