Cómo crecer hacia su máximo potencial




descargar 0.7 Mb.
títuloCómo crecer hacia su máximo potencial
página3/23
fecha de publicación12.02.2016
tamaño0.7 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Finanzas > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

Acompáñeme en el viaje

Permítame contarle de alguien que actualmente está viajando conmigo en este viaje llamado éxito. Su nombre es Charlie Wetzel; él redacta y hace las investigaciones para mis libros y artículos. Si hace algunos años, usted le hubiera preguntado qué era el éxito, probablemente le habría dicho: «Éxito es encontrar una carrera que disfrutes, en la que puedas progresar y abrirte camino hasta llegar a la cumbre de tu empresa». Para Charlie, el éxito era un destino, un sitio al que se llega después de dar lo mejor de sí mismo, pero cuyo logro dependía de muchos factores ajenos a su control: circunstancias, políticas de la oficina, oportunidades y suerte. Era un lugar al que esperaba llegar algún día, aunque solo unos pocos lo logran. Y pienso que le hubiera dicho que no estaba muy seguro de algún día poder llegar.

Charlie ha estado trabajando conmigo por cerca de dos años y medio, y esta no es la forma en la que ahora piensa sobre el éxito. Ahora lo mira como un viaje, y se considera exitoso. Ha estado trabajando para cumplir el propósito que cree que Dios le ha dado: ayudar a otros a crecer y a alcanzar su potencial, y lo hace a través de la redacción. Cada día está creciendo y tratando de alcanzar su potencial en términos profesionales, personales y espirituales. Y en el camino, no solo me está ayudando a mí, sino también a todas las personas que leen los libros y artículos. El éxito ya no es una meta futura en la distancia. Es una realidad presente.

¿Qué cambió para Charlie? Primero, fue su actitud hacia el éxito. Lo mide en forma diferente y trabaja diariamente al respecto. Segundo, ha adquirido muchas de las herramientas que necesita para el éxito, que son los principios contenidos en este libro. Para muchas personas, eso es todo lo que se necesita para ser exitoso. La parte más difícil es comenzar. Por esto le quiero ayudar. He tenido el privilegio de ayudar a Charlie y a muchos otros a comenzar el viaje. Ellos han tenido la experiencia del éxito, y no solo están disfrutando del viaje; sino que llevan a otros consigo.

Permítame ayudarle a iniciar y a conocer el significado de tomar el viaje al éxito. No volverá a mirar el éxito de la misma forma y su vida cambiará para siempre. Estará de acuerdo con el columnista Whit Hobbs, quien escribió: «El éxito es despertar por la mañana, quienquiera que seas, dondequiera estés, joven o viejo, y saltar de la cama porque hay algo que te gusta hacer, en que lo que crees, para lo que eres bueno. Algo que es más grande que tú y que difícilmente puedes esperar para retomarlo hoy».

Acompáñeme. ¡Iniciemos el viaje!

Capítulo 2

¿A dónde
me
gustaría ir?


Al comenzar a trabajar en este libro, separé algún tiempo para conversar con una docena de amigos, familiares y colegas para conocer lo que pensaban sobre viajar. Una de las cosas que les pregunté fue adónde les gustaría ir si pudieran hacer un viaje a cualquier parte del mundo. Me dieron una gran variedad de respuestas.

Jayne Hansen quería regresar a Heidelberg, Alemania. Ella y su esposo Brad habían pasado tres años en diversas partes de Alemania y ella quedó particularmente encantada con la gente, los hermosos paisajes y la comida de Heidelberg. Tenía cálidos recuerdos de esa ciudad.

Miriam Phillips dijo que quería ir a Australia a explorar y ver algunos de los animales raros del país; especialmente quería ver los koalas. Pensaba que el viaje sería una aventura. Tom Dunnam también quería ir a Australia, pero su mayor deseo era visitar la ópera de Sydney y estar en una función. Tom es un cantante extraordinario, de modo que su selección de viaje era completamente natural.

Charlie Wetzel dijo que quería ir a Inglaterra y ver los lugares ligados a la historia y la literatura que había estudiado en la universidad: la Torre de Londres, la calle Fleet, el lugar de la batalla de Hastings y el Lago Country. Verlos en persona daría vida a las memorables historias que había leído.

Patty Knoll me dijo que le gustaría regresar como misionera a África. En su juventud había pasado los dos meses y medio más significativos de su vida en la Costa de Marfil trabajando con la gente allí. Instantáneamente le llenaron el corazón y, desde entonces, anhelaba regresar.

Disfruté mucho conversar con ellos acerca de sus sueños de viajar. Sus ojos brillaban y el habla se les aceleraba al describir mentalmente los lugares que verían y las actividades que realizarían. Además les hice otra pregunta: ¿Por qué no han hecho el viaje de sus sueños? Un par de personas dijo que no querían viajar solos y estaban esperando hasta encontrar un compañero de viaje. Muchos de ellos dijeron que no tenían dinero. Otros comentaron que no tenían el tiempo.

La experiencia me ha enseñado que hacemos tiempo y apartamos dinero para las cosas que son más importantes para nosotros. No todas las personas que hacen el viaje de sus sueños tienen cantidades ilimitadas de dinero y tiempo. Hacen el viaje porque lo planificaron previamente y estuvieron dispuestos a pagar el precio exigido para poder ir.

Déjeme hacerle una pregunta similar: Si pudiera ir a cualquier lugar, ¿adónde le gustaría ir? No como vacaciones, sino en su vida. Su respuesta a esa pregunta es importante para determinar si usted tiene o no tiene éxito. Todos vamos de viaje, lo sepamos o no. Viajamos inevitablemente hacia el fin de nuestra vida. Así que la verdadera pregunta para nosotros es si vamos a elegir un destino y encaminarnos hacia él, o si vamos a dejarnos llevar por la corriente, y permitir que otros determinen adónde llegaremos. La decisión es completamente nuestra.

Un crucero a ninguna parte

Si usted vive en un pueblo cerca del mar, puede haber visto los anuncios sobre los «cruceros a ninguna parte». Quizás hasta haya ido en alguno. La gente sube al barco y al dejar el muelle, en vez de dirigirse a alguna isla tropical o a otra localización exótica, viajan en círculos en alta mar por un par de días. Mientras tanto, cenan comidas suntuosas, descansan alrededor de una piscina, disfrutan de los espectáculos y participan de las actividades a bordo. Es como haberse alojado en un buen hotel o en un complejo de vacaciones.

Usted necesita identificar su
destino y navegar hacia él


El problema para mucha gente es que sus vidas se parecen mucho a esos cruceros. Viajan sin destino. Siguen el patrón de la mayoría, y ocupan el tiempo en busca de placeres o en actividades que no producen beneficio duradero para ellos ni para los demás. Mientras tanto, viajan en círculos. Al final, no están en mejor posición que cuando partieron. El crucero a ninguna parte puede ser una forma divertida de ocupar unos pocos días de vacaciones, pero no es el modo de gastar su vida.

Como dije antes, el éxito es un viaje. Usted no se convierte de repente en alguien exitoso cuando llega a un lugar específico o alcanza cierta meta. Pero esto no significa que deba viajar sin identificar su destino. No puede cumplir su propósito ni cultivar su potencial si no sabe en qué dirección ir. Usted necesita identificar su destino y navegar hacia él. En otras palabras, necesita descubrir cuál es su sueño.

El poder de un sueño

Creo que cada uno de nosotros tiene un sueño en su corazón. No hablo de querer ganar la lotería. Ese tipo de idea viene del deseo de escapar de nuestras circunstancias presentes, y no del deseo por buscar un sueño del corazón. Hablo de una visión interior profunda que habla al alma misma. Es aquello para lo que hemos nacido. Requiere nuestros dones y talentos. Apela a nuestros más elevados ideales. Enciende nuestro sentido de destino. Está inseparablemente unido con el propósito de nuestra vida. El sueño nos inicia en el viaje al éxito.

Cuando busco el nombre de una persona que identificó y vivió su sueño, pienso en el pionero de la industria automotriz y visionario Henry Ford. Él dijo: «Todo el secreto de una vida exitosa es descubrir qué estamos destinados a hacer, y luego hacerlo».

El sueño de Ford nació de su interés por todo lo que fuera mecánico. Desde su niñez tuvo la pasión por estudiar y reparar maquinarias. Aprendió por cuenta propia sobre máquinas de vapor, relojes y motores a combustión. Viajó por el campo haciendo reparaciones gratuitas, solo para poner sus manos en alguna maquinaria. Se hizo mecánico y relojero. Trabajó como ingeniero nocturno en la Detroit Edison Company. Ford se sentía intrigado por la idea del automóvil y le dedicó más y más atención a esto. En 1896, construyó su primer automóvil en el cobertizo trasero de su casa. Luego de esto, siguió pensando en cómo mejorar sus esfuerzos, y estudió el trabajo de otros constructores de coches, incluyendo a Ransom E. Olds, quien construyó el primer Oldsmobile en el 1900.

De su amor por las maquinarias y su curiosidad por el automóvil creció el sueño de Ford: la creación de un automóvil de bajo costo y de producción masiva. Hasta ese momento, los nuevos coches sin caballos eran un costoso artículo de lujo, solo al alcance de los ricos. Pero Ford estaba decidido a poner el automóvil al alcance de la persona común. En 1899, ayudó en la formación de la Detroit Motor Company. Pero cuando sus compañeros de organización pusieron obstáculos a la idea de fabricar su producto en forma económica para venderlo en forma masiva, dejó la empresa. Sin embargo, mantuvo su sueño, y finalmente sus esfuerzos rindieron fruto. En 1903, organizó la Ford Motor Company y comenzó a producir el modelo T. El primer año la nueva compañía produjo seis mil autos. Pero ocho años más tarde producía más de 500.000. Además se las arreglaron para reducir el precio inicial de venta de US$850 a solo $360. El sueño de Ford era una realidad.

Quien tiene un sueño conoce a lo
que tiene que renunciar con
el propósito de avanzar.


Ford ha sido llamado genio y se le ha acreditado el nacimiento de la línea de ensamblaje y la producción en masa. Pero no importa lo que haya obtenido personalmente, su mayor ganancia fue su sueño y la disposición de dedicarse a él.

Un sueño hace muchas cosas a nuestro favor:

Un sueño nos da dirección

¿Ha conocido alguna persona que no tiene idea de lo que quiere hacer en la vida y que a pesar de esto haya sido exitosa? Yo no. Y apuesto que usted tampoco. Todos necesitamos apuntar en alguna dirección. El sueño nos da eso. Actúa como una brújula, y nos dice en qué dirección debemos viajar. Y mientras no hayamos identificado esa dirección correcta, nunca sabremos si estamor progresando. Nuestras acciones probablemente nos lleven hacia atrás en lugar de llevarnos adelante. Si se mueve en cualquier dirección que sea distinta a la de su sueño, perderá las oportunidades necesarias para ser exitoso.

Un sueño aumenta nuestro potencial

Sin un sueño, podemos tener problemas para descubrir nuestro potencial interior pues no vemos más allá de las actuales circunstancias . Pero con un sueño, comenzamos a vernos bajo una nueva luz, como poseedores de un nuevo potencial y capaces de avanzar y crecer hasta alcanzarlo. Toda oportunidad que encontramos, cada recurso que descubrimos, cada talento que desarrollamos llega a formar parte de nuestro potencial para crecer en dirección hacia ese sueño. Mientras mayor el sueño, mayor el potencial. E. Paul Jovey dijo: «El mundo de un ciego está limitado a lo que toca; el mundo del ignorante queda dentro de los límites de su conocimiento; el mundo de un gran hombre por los límites de su visión». Si su visión—su sueño—es grande, así será su potencial para el éxito.

Un sueño nos ayuda a establecer prioridades

Un sueño nos da esperanza para el futuro, y además nos da poder en el presente. Hace posible que establezcamos prioridades en todo lo que hacemos. Quien tiene un sueño conoce a lo que tiene que renunciar , con el propósito de avanzar. Puede medir cada cosa que hace según le sirva o contribuya a su sueño. Se concentra en lo que le acerca más a ese sueño y presta menos atención a todo lo que no contribuye a este propósito.

Irónicamente, mucha gente hace exactamente lo contrario. En vez de concentrarse en su verdadero sueño y dejar lo de menor importancia, quieren mantener abierta todas las alternativas. Pero cuando lo hacen, realmente enfrentan más problemas pues tomar decisiones se les hace muy complicado. Son como el artista que hace girar platos. Puede que haya visto alguno de ellos en los programas de variedades viejos. El actor pone un plato en la punta de una varilla larga y delgada y lo hace girar. Luego hace lo mismo con otra varilla y otro plato y luego otro. Sigue agregando platos hasta que tiene una buena cantidad de ellos girando sobre su correspondiente varilla. Mientras sigue avanzando, debe regresar ocasionalmente a dar más velocidad a un plato para que no caiga.

El actor que es realmente bueno en este espectáculo puede tener una cuantos platos girando muy rápido al principio, pero a medida que avanza—aun los mejores—encuentran más y más difícil seguir avanzando porque deben dedicar todo su tiempo a conservar el giro en los platos que ya ha puesto. Poner el último plato en la varilla y hacerlo girar usualmente toma un tiempo increíble.

Mantener vigentes todas las alternativas se parece mucho a esto. Al principio, es divertido tener abiertas muchas posibilidades. Parece ser una idea excelente. Pero a medida que transcurre el tiempo, no puede progresar porque dedica todo su tiempo a conservar las alternativas en lugar de usar el tiempo para avanzar.

Cuando tiene un sueño, usted no tiene ese problema. Usted dedica el tiempo y las energías exclusivamente en los «platos» que lo llevan más cerca de su sueño. Puede dejar que los demás dejen de girar y se hagan trizas en el suelo. No tienen importancia. Ese conocimiento le libera tiempo para concentrarse en las pocas cosas que marcan la diferencia, y lo mantienen en el camino correcto.

Un sueño agrega valor a nuestro trabajo

Un sueño pone en perspectiva todo lo que hacemos. Aun las tareas que no son interesantes ni tienen una recompensa inmediata cobran valor cuando sabemos que a larga contribuirán a la realización del sueño. Cada actividad se convierte en una pieza importante de un cuadro más grande. Me hace recordar la historia de un periodista que hablaba de tres obreros de la construcción que ponían concreto en un lugar.

—¿Qué estás haciendo?—preguntó al primer trabajador.

—Me estoy ganando un cheque—gruñó. Le hizo la misma pregunta al segundo obrero, quien lo miró por encima del hombro y le dijo: «¿Qué le parece que estoy haciendo? Estoy mezclando concreto».

El tercer trabajador sonreía y silbaba mientras trabajaba.

—¿Qué haces?—le preguntó. Dejó lo que estaba haciendo y con entusiasmo dijo: «Estoy haciendo un hogar para los desamparados». Se limpió las manos y continuó: «Mire, allí estará la cocina. Allá el dormitorio de las mujeres. Allá…»

Los tres estaban haciendo el mismo trabajo. Pero solo el tercero estaba motivado por una visión mayor. El trabajo que hacía cumplía un sueño, y agregaba valor a sus esfuerzos.

Vince Lombardi decía: «Creo firmemente que la mejor hora de cualquier hombre—su mayor realización por sobre todo lo que considera importante—es el momento cuando ha puesto su corazón en una buena causa y queda exhausto en el campo de batalla, victorioso». Un sueño provee la perspectiva que hace posible ese tipo de esfuerzo.

Un sueño predice nuestro futuro

Catherine Logan dijo: «Una visión profetiza lo que puede ser nuestro. Es una invitación a hacer algo. Con un gran cuadro en la mente vamos de un logro a otro usando los materiales que nos rodean como peldaños hacia lo que es más alto, mejor y más satisfactorio. Así llegamos a ser poseedores de valores invisibles que son eternos».

Nuestro sueño, cuando lo
seguimos, es el mejor
pronosticador de nuestro futuro.


Cuando tenemos un sueño, no somos solo espectadores sentados a la espera de que todo salga bien. Tomamos una parte activa en la formación del propósito y significado de nuestra vida. Y los vientos de cambio no nos llevan de aquí para allá. Nuestro sueño, cuando lo seguimos, es el mejor pronosticador de nuestro futuro. Eso no significa que tenemos alguna garantía, pero sí aumenta enormemente nuestra oportunidad de éxito.

Atrévase a soñar y a actuar sobre ese sueño. Hágalo a pesar de los problemas, circunstancias y obstáculos. La historia está llena de hombres y mujeres que enfrentaron la adversidad y, a pesar de ello, alcanzaron el éxito. Por ejemplo, el orador griego Demóstenes ¡era tartamudo! La primera vez que quiso hablar en público la gente se le rió en la cara. Pero él tenía el sueño de ser un orador destacado. Siguió ese sueño y creció para lograr su potencial. Se dice que se ponía piedrecillas en la boca y procuraba hablar superando el sonido de las olas que rompían contra la playa. Su persistencia tuvo recompensa. Vivió su sueño: llegó a ser el orador más destacado del mundo antiguo.

Otros se han atrevido a soñar y han sido exitosos. Napoleón, a pesar de su humilde procedencia, llegó a ser emperador. Beethoven trajo a la vida su visión interior de la música cuando compuso sinfonías, aun después de perder el oído. Charles Dickens soñaba con ser escritor y, a pesar de haber nacido en la pobreza, llegó a ser el novelista más leído de la Inglaterra victoriana.

Oliver Wendell Holmes comentó: «Lo grande en este mundo no es dónde estamos, sino en qué dirección nos movemos». Esto es también una de las grandes cosas de tener un sueño. Puedes seguir tu sueño no importa dónde te encuentres hoy. Y lo que ocurrió en el pasado no es tan importante como lo que hay en el futuro. Como dice un proverbio: «No importa cómo haya sido el pasado de una persona, su futuro es inmaculado». ¡Usted puede empezar a seguir su sueño hoy mismo!
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

similar:

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos
«¿Quién soy?» «¿Cuáles son las fuerzas que actúan en mí?» «¿Qué capacidades hay ocultas en mi?» «¿Cómo puedo explotar al máximo todo...

Cómo crecer hacia su máximo potencial icon¿Cómo saben nuestros huesos que deben crecer?

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconCómo sacarle el máximo provecho a “La trampa de la felicidad”

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconOdilon redon
«El ojo como un globo extraño se dirige hacia el infinito» también conocida como «El ojo globo»

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconProducto desarrollado como estimulante natural, para deportistas...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconOrgánica diodos emisores de luz (oled) son considerados por muchas...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconResumen: En máximo 200 palabras resuma el contenido del ensayo teniendo...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconEl saludo es un símbolo de respeto hacia el profesor y hacia los compañeros


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com