Cómo crecer hacia su máximo potencial




descargar 0.6 Mb.
títuloCómo crecer hacia su máximo potencial
página12/23
fecha de publicación08.03.2016
tamaño0.6 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Finanzas > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   23

2. Cree una atmósfera de crecimiento: Planifique para hacer lo que sigue por lo menos una vez al día durante el próximo mes:

a)      Elogie a su esposa, hijo, empleado o asociado por hacer algo nuevo que muestre un deseo de crecer.

b)      Procure hacer algo que nunca haya hecho de modo que lo saque fuera de su zona de comodidad.

c)      Piense en un beneficio que su actual plan de crecimiento puede darle en el futuro.

3. Desarrolle relaciones con personas que crecen: El verdadero éxito siempre incluye a otros. Edifique relaciones para el crecimiento de las siguientes maneras:

a) Encuentre un mentor. Escriba el nombre de una persona que está creciendo y tiene la mayor destreza en el área en la que tiene más deseos de crecer. Su meta es desarrollar una relación en la que ambos ganen.

__________________________________________________________

b) Dedique tiempo a estar con personas que crecen. De todas las personas que conoce, nombre a los tres mejores modelos de crecimiento. Haga planes de pasar un tiempo con cada uno de ellos durante las semanas que vienen. Su meta es desarrollar una relación positiva y disfrutar de una compañía mutua.

1_________________________________________________________

2_________________________________________________________

3_________________________________________________________

c) Conviértase en el mentor de alguien. Seleccione una persona para ayudarla a crecer: un compañero de trabajo o empleado, su hijo, un miembro de la iglesia, etc.

Capítulo 6

¿Qué hago
con
los desvíos?


Cuando usted emprende un viaje, nunca tiene la seguridad de que resultará según los planes. Pueden suceder muchas cosas inesperadas. Eso nos ocurrió a mi esposa Margaret y a mí hace algunos años en un viaje de regreso desde Tierra Santa. Habíamos estado en Israel varias veces, y en ese viaje en particular, llevamos a cincuenta personas en excursión. Margaret y yo somos dados a planificar con mucho detalle, de modo que en solo una semana, vimos más de lo que muchos consideran humanamente posible. Pero al momento de regresar a casa, todos estábamos exhaustos.

Cuando llegamos desde Tel Aviv a Paris a media mañana y un agente de la aerolínea nos informó: «Lo siento, amigos», dijo, «pero su vuelo a Nueva York ha sido cancelado. Hay una gran tormenta de nieve en la costa atlántica, y nada entrará ni saldrá durante las próximas veinticuatro horas». Después de estar una semana en caminos polvorientos, corriendo de un lado para otro, durmiendo en hoteles, y viendo a soldados tensos con ametralladoras por todo lugar, nuestro grupo estaba listo para regresar a casa.

Cuando recibimos la noticia, pudimos sentir el desaliento y la frustración entre nuestra gente. Muchos de los que viajaban con nosotros eran personas mayores y era la primera vez que habían estado fuera de los Estados Unidos. Algunas alteraciones previas en el itinerario habían confundido a algunos. Este grave problema en nuestro plan de viaje era probable que produjera el pánico en todos ellos.

Margaret y yo nos miramos y supimos que necesitábamos actuar.

—Está bien, amigos, acérquense aquí—les dije mientras los conducía a un rincón del aeropuerto y contaba rápidamente al grupo.

—¿Cuántos no han estado en Paris? Se levantaron varias manos.

—¡Qué bien! Tenemos una maravillosa oportunidad—les expliqué—. Vamos a hacer un recorrido por la ciudad

Los ojos de Margaret se encendieron cuando comprendió la idea, y salió en mi ayuda.

—¡Ah! Les encantará París—dijo—. Es la ciudad más romántica del mundo.

Algunas mujeres del grupo sonrieron, pero la mayoría se mostraron escépticos.

—Veremos el Louvre, Notre Dame, la Torre Eiffel, lo que ustedes quieran..

—Es una gran suerte para nosotros—les dije—. ¿Saben cuánto dinero gasta la gente por ver París? Gastan miles de dólares solo por llegar hasta aquí, y nosotros lo vamos a ver gratis. Esto atrajo la atención de un par de caballeros.

Una hora después estábamos en el hotel, y Margaret y yo trabajamos por conseguir un tour.—No, señor—dijo el conserje—, no hay tours disponibles. Puedo arreglar algo para mañana.

—Tiene que ser hoy, tiene que haber algo disponible—dije.

—No, señor. Lo siento.

—Entonces, ¿podemos conseguir un autobús?—dijo Margaret. Él la miró.

—Seguro que debe haber un autobús disponible en algún lugar de París—añadió ella—. Por favor, verifique si puede conseguirnos un autobús, de cualquier tipo, y un chofer.

—Correcto—añadí—. Solo consiga un autobús. No importa de dónde lo saque, ni su aspecto. Podría ser hasta un autobús escolar, no importa. Nosotros mismos organizaremos el tour.

Nos tomó un largo rato convencerlo, pero finalmente accedió a hacer el intento. Nos consiguió un autobús con un conductor que no hablaba una palabra de inglés. Subimos al grupo y dimos una rápida e intensa vuelta por París.

—Tomen muchas fotos—les decíamos—. Querrán contarle a todos cuando lleguen a casa sobre su viaje de ñapa por París.

Les mostramos todo lo que pudimos, y apostaría que hasta acertamos los nombres de todos los monumentos históricos, bueno, quizás el setenta u ochenta por ciento de las veces. Aun experimentaron cosas que no hubieran tenido en otro tour. Por ejemplo, encontramos a la cantante Madonna saliendo del Louvre rodeada de guardaespaldas y todos les tomaron fotos.

—Esto solo podía pasar en un tour de Maxwell—dijo después un miembro del grupo.

Al regreso, nuestra gente tenía gratos recuerdos de Israel y de sus inspiradores lugares. Pero su historia favorita era la de su estadía de un día en París.

Siga avanzando en el viaje,
haciendo lo mejor con los desvíos
e interrupciones, convirtiendo la
adversidad en ventaja


¿Ha estado alguna vez en un viaje que no resultó según lo planificado? Y si ha viajado mucho, quizás debería preguntarle si ha estado alguna vez en un viaje que haya resultado exactamente según los planes. Pues si usted es como la mayoría de las personas, debe haber tenido toda clase de problemas en los viajes. El viaje del éxito es igual. Está lleno de sacudidas, altibajos y desvíos. Y ya que nadie puede evitarlos completamente, la pregunta es ¿qué hago con ellos?

Isabel Moore dijo asertadamente: «La vida es una calle de una sola dirección. No importa cuántos desvíos tome, ninguno lo lleva de regreso. Una vez que usted conoce y acepta esto, la vida se hace mucho más simple». Una de las principales claves para el éxito es seguir avanzando en el viaje, haciendo lo mejor con los desvíos e interrupciones, convirtiendo la adversidad en ventaja.

Los dos desvíos más grandes

Cuando he conversado con la gente acerca del éxito, he encontrado que los dos desvíos más grandes que enfrentan son el temor y el fracaso. Cuando piensa al respecto, esos dos impedimentos pudieron haber evitado que nuestro grupo tuviera un buen tiempo en París. El temor a lo desconocido podría habernos retenido en el aeropuerto en vez de salir y disfrutar de la ciudad. Y nadie podría culparnos si nos hubiéramos quedado cuando tuvimos el primer fracaso, el de no hallar un tour disponible. Pero el temor y el fracaso no nos detuvieron. Tampoco podrán detenerle al tomar el viaje del éxito. Cada desvío es una oportunidad potencial, y puede impedirle el éxito solamente si usted lo permite.

Datos acerca del temor

Todas las personas experimentan el miedo; es parte de la vida. Lo que tememos puede cambiar con el tiempo, pero cada generación lo ha experimentado. Vea las siguientes citas de los últimos 375 años y reconocerá un tema en común. En 1623, Sir Francis Bacon dijo: «Nada es terrible sino el miedo mismo». Doscientos años después, el duque de Wellington declaró: «A lo único que le temo es al miedo». Y más recientemente, Franklin D. Roosevelt dijo: «A lo único que debemos tenerle miedo es al miedo».

Todos tenemos temores. A nueve de cada diez personas le da terror el pensamiento de tener que hablar ante un grupo. A algunos no les gustan los insectos. Otros temen a la altura, las aguas profundas, los problemas financieros, el envejecimiento o la soledad. Existe tanta variedad de miedos como de personas. Los temores de algunos personajes históricos famosos llegan a ser hasta cómicos. Por ejemplo, Julio Cesar, el poderoso militar y emperador romano, le temía a los truenos. Pedro el Grande, zar de Rusia, imponente personaje de casi dos metros de alto le tenía miedo a los puentes. Los cruzaba solo cuando no quedaba otra alternativa, y cuando lo hacía temblaba y gritaba como un niño. Un autor y crítico literario británico, el Dr. Samuel Johnson, sufría de fobia cuando entraba a una habitación con el pie izquierdo. Cuando accidentalmente lo hacía, retrocedía y entraba de nuevo con el pie derecho. Llevaba el acto de entrar con el pie derecho a un extremo que era ridículo.

Las consecuencias del temor

No importa cuán tontos o cómicos puedan parecernos los temores de otras personas, los nuestros son muy serios. Una razón es que el temor puede ser un impedimento para el éxito. Si se le permite controlar nuestra vida, el miedo puede ser un desvío permanente en el viaje del éxito e impedirnos el progreso. Irónicamente, cuando el miedo gana y nos impide comprometernos con alguna actividad, nunca descubrimos si el miedo era verdaderamente justificable. Esto crea un círculo vicioso, que podría a la larga apoderarse de nuestra vida. Eche un vistazo al patrón que el miedo puede crear en la vida de una persona:

El miedo engendra inacción;

la inacción lleva a la falta de experiencia;

la falta de experiencia cobija ignorancia;

Y la ignorancia produce miedo.

El temor provoca retraso.

El presidente John F. Kennedy dijo: «Hay riesgos y costos en un programa de acción, pero son mucho menores que los riesgos y costos de una cómoda inacción». Lo importante es que si usted puede vencer el temor, entonces podrá romper el ciclo y vivir para ver la muerte de su ignorancia y el nacimiento de su éxito.

El temor también provoca retraso. Divide nuestro enfoque y nos debilita. También puede hacer que nos sintamos aislados. Michael Pritchard llamaba al miedo «ese cuartito tenebroso donde se desarrollan las negativas». El ex mariscal de campo de la Liga Nacional de Fútbol, Frank Tarkenton, dijo: «El miedo provoca el retroceso de las personas ante las situaciones; produce la mediocridad; adormece la creatividad; hace que uno sea un fracasado en la vida». El temor nos roba el potencial e impide que avancemos hacia nuestro propósito en la vida.

Enfrente sus temores

Para enfrentar el temor usted tiene tres opciones. Primero, puede tratar de evitarlo. Pero eso significa permanecer alejado de toda persona, lugar, cosa o situación conocida que produce un temor potencial. Esto no es práctico ni productivo. Si se mueve de uno a otro lugar, siempre preocupado de que a la vuelta de la esquina se enfrentará con lo que pueda causarle temor, usted se hará un nudo.

La segunda manera de enfrentar el temor es esperar que desaparezca. Pero esto es como esperar que una hada madrina lo rescate.

Afortunadamente, hay un tercer modo de tratar el temor, y es enfrentarlo y vencerlo. A la larga es el único método que realmente sirve. He aquí una estrategia que le ayudará a vencer el miedo y a disiparlo.

Descubra el fundamento del temor

La mayoría de los temores que enfrentamos a diario no se basan en hechos. Los generan nuestros sentimientos. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Michigan muestra lo siguiente:

•      El 60% de nuestros temores son completamente infundados; nunca ocurren.

•      El 20 % están enfocados en nuestro pasado, lo que queda completamente fuera de nuestro control.

•      El 10% de nuestros temores se basan en cosas tan ínfimas que no provocan una diferencia apreciable en nuestra vida.

•      Del 10% restante solo un 4 ó 5% se puede considerar justificable. *

La mayoría de los temores los
generan nuestros sentimientos.


Estas estadísticas muestran que todo el tiempo y energía dedicados al temor son un desperdicio, y son contraproducentes el 95% del tiempo.

Eso me recuerda una historia que oí acerca de una pareja que estaba acostada en su cama tarde en la noche. El marido estaba completamente dormido hasta que la esposa le golpeó las costillas diciendo:

—Burt, despierta. Hay un ladrón abajo. Burt, despierta.

—Ya está, está bien—dijo Burt mientras se sentaba a la orilla de la cama y buscaba sus zapatillas por lo que le parecía ser la vez número diez mil.

—Estoy levantado—. Entonces tomó su bata, caminó soñoliento hacia el corredor y luego bajó las escaleras. Cuando llegó al último escalón, se encontró mirando el cañón de un arma.

El temor es un interés que
se paga por una deuda que
no tienes.


—¡Quieto allí, compadre!—dijo con firmeza una voz que salió de detrás de una máscara de esquiar—. Muéstrame dónde están tus artículos de valor.

Burt lo hizo. Cuando el ladrón tuvo llena su bolsa y se aprestaba a retirarse, Burt le dijo:

—Espera—. ¿No podrías ir a conocer a mi esposa? Ella te ha estado esperando por más de treinta años.

El temor es un interés que se paga por una deuda que no tienes. Si ha permitido que el temor le desvíe, es el momento de mirar más allá de sus sentimientos y examinar el pensamiento que genera sus temores. Compare sus moldes de pensamiento con los hechos y vea donde no cuadran. Si su enfoque es hacia el pasado, trate de superarlo. Si su preocupación es por cosas ínfimas, recuerde lo que es realmente importante. Y si no puede cambiar sus patrones de pensamiento, busque la ayuda de un consejero profesional. No permita que sus sentimientos lo mantengan aprisionado.

Reconozca sus temores

Lo mejor que puede hacer en el caso de sus pocos temores justificables (5% o menos) es reconocerlos y seguir avanzando. Eso es lo que han hechos nuestros héroes más apreciados. Por ejemplo, considere la vida y carrera de alguien como George S. Patton, osado e innovador general que fue instrumento de la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Usted podría pensar que no sufrió de temores. Pero no fue así. Sintió miedo, pero no se detuvo. Una vez dijo: «No soy un hombre valiente. La verdad es que, usualmente, soy cobarde de corazón. Nunca en mi vida he escuchado el sonido de un disparo ni he mirado a una batalla sin sentir miedo. Me han sudado constantemente las manos y sentía un nudo en mi garganta». Imagine esto. Uno de nuestros más valientes generales pensaba que era un cobarde.

Una clave para el éxito de Patton fue que aprendió a tratar el temor. Declaró: «El momento para recibir el consejo de tus temores es antes que tomes una importante decisión sobre una batalla. Es el momento de escuchar todos los temores que imagines. Cuando has reunido todos los hechos y todos los temores y has hecho tu decisión, desecha todos tus temores y avanza». Si alguien que se consideraba cobarde podía hacerlo, también usted puede.

Acepte el temor como el precio del progreso

Usted debe analizar si las cosas que teme se harán o no realidad. Y el temor no afectará positivamente el resultado. El temor solo lo puede desviar si usted lo permite. Por eso es fundamental aceptar el temor como el precio del progreso. La Dra. Susan Jeffries admitió: «Mientras avance en este mundo, mientras continúe expandiendo mis capacidades, en tanto continúe asumiendo riesgos para que mi sueño sea realidad, voy a experimentar el temor».

Cada vez que usted hace un avance en un nuevo territorio en el viaje del éxito, existe la posibilidad que fracase. Su intento de avanzar podría también hacerlo parecer torpe. Ese pensamiento probablemente lo ponga nervioso. Todo eso está bien, la mayoría de las personas que ha logrado algo de valor, ha enfrentado el temor y de todos modos ha avanzado. Los verdaderos héroes son personas que primero se vencen a sí mismos.

Desarrolle el deseo ardiente de su corazón

Su sueño es uno de los antídotos más eficaces contra el temor. Puede hacer arder las llamas del deseo en su interior hasta que esté dispuesto a enfrentar y vencer el temor. Su sueño puede ayudarle a ir y hacer lo que tiene miedo de hacer. Le ayudará a canalizar positivamente su temor. Como lo expresó el promotor profesional de boxeo, Cus D’Amato: «El héroe y el cobarde sienten el mismo temor, solo que el héroe confronta su temor y lo convierte en fuego». Su sueño puede proveer la chispa que convertirá su temor en fuego.

Enfóquese en cosas que pueda controlar

El ex entrenador de baloncesto de UCLA, John Wooden—uno de los entrenadores más grandes que haya existido—decía: «No permitas que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedes hacer». Wooden era famoso por estimular a sus jugadores hacia la excelencia y animarles a alcanzar su potencial. Su meta nunca fue ganar un campeonato. Le interesaba el viaje, no el destino. Sin embargo, su ética de trabajo y su dedicación a las cosas que estaban bajo su control permitieron que su equipo tuviera cuatro temporadas invictas, una racha de ochenta y ocho partidos ganados consecutivamente y el increíble récord de diez campeonatos nacionales. Nadie había logrado eso antes que él, y nadie lo ha logrado desde entonces.

Es necesario que a medida que avanza en el viaje del éxito recuerde que lo que ocurre en usted es más importante que lo que le ocurre a usted. Usted puede controlar sus actitudes a medida que avanza en el viaje, pero no tiene control sobre las acciones de los demás. Usted decide lo que escribe en su agenda, pero no puede controlar las circunstancias de hoy. Desafortunadamente, la mayor parte del temor y las tensiones que tiene la gente se debe a cosas que no pueden controlar. No permita que esto le ocurra.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   23

similar:

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos
«¿Quién soy?» «¿Cuáles son las fuerzas que actúan en mí?» «¿Qué capacidades hay ocultas en mi?» «¿Cómo puedo explotar al máximo todo...

Cómo crecer hacia su máximo potencial icon¿Cómo saben nuestros huesos que deben crecer?

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconCómo sacarle el máximo provecho a “La trampa de la felicidad”

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconOdilon redon
«El ojo como un globo extraño se dirige hacia el infinito» también conocida como «El ojo globo»

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconProducto desarrollado como estimulante natural, para deportistas...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconOrgánica diodos emisores de luz (oled) son considerados por muchas...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconResumen: En máximo 200 palabras resuma el contenido del ensayo teniendo...

Cómo crecer hacia su máximo potencial iconEl saludo es un símbolo de respeto hacia el profesor y hacia los compañeros


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com