Introducción a la psicofarmacologíA




descargar 19.98 Kb.
títuloIntroducción a la psicofarmacologíA
fecha de publicación08.01.2016
tamaño19.98 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Química > Documentos
INTRODUCCIÓN A LA PSICOFARMACOLOGÍA.

La psicofarmacología es una rama de la psiquiatría, es la aplicación de la farmacología a la terapéutica de las enfermedades mentales. Es a su vez la aplicación de sustancias químicas a los tratamientos teniendo dicha sustancia la característica de poder influir específicamente sobre determinadas zonas del sistema nervioso central y, así sobre el psiquismo: estas sustancias químicas actúan sobre la fisiología del organismo.

Los psicofármacos se clasifican según los efectos clínicos entre ellos se encuentran: antidepresivos (son aplicados para las depresiones que tienen un compromiso biológico y para combatir la depresión depende de la dosis y la elección del fármaco; ya que hay diferentes tipos de depresión. Se deben tomar por lo menos seis meses, una vez que han producido efecto, se interrumpe su administración. Tiene aspectos adversos: mareos, hipotensión. Hay muchos antidepresivos algunas producen mareos, otras nauseas, dolores abdominales, palpitaciones); antirrecurrenciales (son aplicados para la psicosis maniacodepresiva); para la psiquiatría moderna esto se llama trastornos bipolares.

Cabe destacar que los psicofármacos antirrecurrenciales son también anticonvulsivantes entre ellos: tranquilizantes (antipsicóticos y ansiolíticos. Estos se clasifican entre menores y mayores, según su estructura química. Los anti psicóticos son medicamentos que tienen un uso corriente en la clínica médica desde la década del ´50. Esto dio comienzo a una revolución psiquiátrica con el uso del medicamento CLORPROMAZINA se inicia la posibilidad de tratar a los pacientes graves en forma ambulatoria, como así también comienza el proceso de desmanicomializacion); antiparkinsonianos; estimulantes (incrementa la actividad del sistema nervioso central). Estos se aplican a los llamados trastornos del estado de ánimo, también se los llama antimaníacos debido a los efectos clínicos o sea que estamos hablando del llamado trastorno bipolar que anteriormente lo llamaban maníaco depresivo.

Los tranquilizantes menores son el diazepam, y el famoso valium dentro de los efectos clínicos son ansiolíticos, miorrelajantes, inductor del sueño, anticonvulsivante. Sus efectos adversos son la afectación de la memoria en la administración a largo plazo, dependencia y adicción. Su administración debe ser acotada para evitar esta dependencia.

La función de este medicamento es evitar que se produzcan estos ciclos de bipolaridad por eso se llaman antirrecurrentes porque evitan la recurrencia de estos ciclos. Los efectos adversos son en lo general de tipo neurológicos los más comunes son el temblor, las contracturas musculares y la depresión del sistema nervioso en un grado extremo puede llevar a un estado de coma.

Para comprender la acción de los psicofármacos es necesario entender la neurotransmisión sináptica; ya que es la interrelación entre las neuronas.

El sistema nervioso funciona por la acción química de la sustancia que son los neurotransmisores: el mismo es el mensajero de un código, dicho código determina una introducción específica a seguir por la célula. Este neurotransmisor produce una “electricidad” en la célula y la despolariza; o sea la célula se altera a partir de este impacto; podemos establecer que hay variables químicas, eléctricas y temporales; esto requiere de tiempo que pueden ser más rápidos o lentos según la característica de los neurotransmisores.

En la actualidad, existen más de treinta neurotransmisores, los más conocidos son: adrenalina, dopamina, serotonina.

Los lugares dónde más actúa el psicofármaco son: la recaptación aumenta la concentración de los neurotransmisores. Esto facilita al impacto sobre los receptores de la neurona. El bloqueo de los receptores se produce con fármaco.

DEMENCIAS. TRASTORNOS MENTALES ORGÁNICOS

La definición clásica de demencia según Pereyra: …“déficit definitivo, de causa orgánica absolutamente irreversible y progresivo, que afecta el psiquismo de una manera global pero que incide particularmente sobre los procesos intelectuales provocando una decadencia y una merma manifiesta de los grados anteriormente alcanzados”…

Según Kaplan: … la demencia es un síndrome de deterioro intelectual adquirido con alteración de la memoria reciente y remota, deterioros asociados del pensamiento abstracto y juicio, cambio de la personalidad y otros trastornos corticales”…

Kaplan a diferencia de Pereyra no aclara que este síndrome sea irreversible ni progresivo; ya que en la actualidad en relación con los recursos diagnósticos y terapéuticos es posible considerar de modo diferente el aspecto de reversibilidad como el de progresivo o sea que el modo de clasificar la demencia ha variado con el tiempo a partir de los tratamientos.

Antiguamente se clasificaban a las demencias como seniles y preseniles; este criterio fue dejado reemplazándolo por otro, porque hay mayor posibilidad terapéutica y preventiva.

En la clasificación moderna se divide las demencia en corticales (afectan anatómicamente la corteza cerebral) y las subcorticales (afectan las zonas cerebrales constituidas por los núcleos grises).

La demencia es un concepto de síndrome, no de enfermedad, se trata de un conjunto de signos y síntomas clínicos que responden a diversas causas, toda demencia mayor edad mayor es el riesgo; aunque en muchos casos no están asociadas con la edad; como las infecciones de HIV, encefalitis o alguna enfermedad neurológica.

DEMENCIAS CORTICALES: LA DEMENCIA DE TIPO ALZHEIMER

El alzheimer es una demencia más frecuente abarca un 47% de los casos de demencia. Esta enfermedad puede comenzar a los cincuenta años es silenciosa y lenta al principio, en muy poco tiempo empieza a tener fallas mecánicas, no reconoce lugares ni familiares, desorientación tempo espacial, deja de tener relación en tiempo y espacio. En casos de evolución más profunda empieza a notarse como el abandono del aseo, imposibilidad de realizar actividades cotidianas simples, como por ejemplo vestirse, hacer las comprar, actitudes repetitivas. Es por ello que se altera su personalidad se vuelve agresivo e irritable. Se vuelven cada vez más rígidas, rutinarias, menos creativas, en etapas tardías empieza a predominar conductas primitivas de desinhibición del lenguaje ó respecto de la sexualidad. En el extremo terminal la perdida de movimiento, permanecer fijos en cama puede contraer enfermedades infecciosas.

En cambio las demencias de causa vascular son más frecuentes a partir de los 65 años. Es una demencia típicamente cortical afecta de manera global y simétrica la corteza cerebral y, por lo tanto también se ven afectadas las funciones cognitivas relativas al pensamiento y al conocimiento.

Las características de toda demencia cortical se centran en los síntomas de amnesia, pérdida de la memoria, imposibilidad de efectuar acciones motrices, nombrar elementos.

DEMENCIAS SUBCORTICALES

Las demencias subcorticales, las demencias por causa vascular son dentro de la totalidad las segundas en frecuencia. Como por ejemplo la arteresclorosis, infartos cerebrales, las embolias o anoxias. En realidad las causas más frecuente de demencia vascular son accidente cerebro vascular (ACV). De esta manera, son las características clínicas las que diferencias las demencias corticales de las subcorticales ya que en esta última lo que se nota es un retraso, lentificación en el pensamiento y en los movimientos.

En este tipo de demencias hay aspectos preventivos a tener en cuenta que están asociados a la hipertensión arterial, el tabaquismo, el sedentarismo, el alcoholismo y el abuso de sustancias.

Además de las causas vasculares existen otras demencias subcorticales importantes entre ellas el parkinson; otra causa frecuente también es la demencia asociada al HIV o lo que se llama “complejo demencial asociado al sida” tiene características más comúnmente subcorticales, pero también puede haber de tipo cortical. Además de las mencionadas anteriormente dentro de las causas de demencias están las traumáticas ó tumorales entre otras.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Una depresión y una demencia son diferenciables, lo que permite diferenciarlas es la presencia de síntomas.

Cuando una persona presenta una depresión está frecuentemente acompañada por falta de memoria pero clínicamente está relacionada con la falla de atención ya que esta misma se presenta en el ánimo; es decir que la persona esta desinteresada y esto causa la falta de atención, es por ello que no se acuerda.

Por el contrario, el demente no se acuerda por más que preste atención.

La demencia vascular conserva más su recurso de lenguaje y de atención que la demencia cortical.

Uno de los recursos para el diagnostico diferencial lo constituyen los estudios por imágenes. Estos muestran la atrofia cortical y agrandamiento ventricular. Si hay fallas de irrigación, se trata de demencias, dichas fallas no se encuentran en las depresiones.

Otro diagnóstico diferencial es la arquitectura del sueño y la historia clínica (recopilación de elementos que orientan a reconstruir la evolución de un caso).

EVALUACIÓN Y TERAPIA

La evaluación se calcula en función de una medida estadística que se evalúa por test.

Para evaluar clínicamente a las demencias hay una gran variedad de test, pero el más utilizado es el “mini -mental”. Está basado en series de preguntas simples, se le pide al paciente que recuerde ciertas palabras que el entrevistador va diciendo.

Hay tests para diferenciar demencias corticales y subcorticales (por ejemplo para distinguir un Alzheimer y las vasculares). Se realizan priorizaciones calculadas en función de un sistema de puntajes, basado en frecuencias según las cuales se pueden establecer las medidas terapéuticas, que en muchos casos permiten la recuperación, esto quiere decir que es posible su mejoría, de recuperación o de detección del nivel de afección.

Desde lo terapéutico se apunta a tratar los síntomas y mejorar las condiciones o las causas en estas demencias, como las vasculares y las infecciosas.

El enfoque psicoterapéutico tiene que apuntar a la contención, orientación a la familia, es allí en donde se centra el mayor esfuerzo, ya que su entorno le va a permitir al paciente mejorar su calidad de vida.

Cabe destacar que un tercio de los casos de demencia pueden ser reversibles o detenerse su evolución. Muchos tipos de demencias que no afectan a la introspección son susceptibles de un abordaje psicoterapéutico.

similar:

Introducción a la psicofarmacologíA iconBreve introducción a la psicofarmacología para estudiantes de psicología

Introducción a la psicofarmacologíA iconInvestigación: Instituto Nacional de Neurología y Neurociencias,...

Introducción a la psicofarmacologíA iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

Introducción a la psicofarmacologíA iconDibujo tecnico introducción al curso. Alfabeto de líneas. Letras...

Introducción a la psicofarmacologíA iconIntroducción a la Epistemología Introducción

Introducción a la psicofarmacologíA icon7 introducción al metabolismo. Enzimas 1 introducción al metabolismo

Introducción a la psicofarmacologíA iconI. Introducción

Introducción a la psicofarmacologíA icon01. Introducción

Introducción a la psicofarmacologíA iconIntroduccióN

Introducción a la psicofarmacologíA icon1. Introducción


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com