Bibliografía recomendada




descargar 254.58 Kb.
títuloBibliografía recomendada
página1/6
fecha de publicación25.10.2015
tamaño254.58 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Química > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6
" Gran parte del público sigue aún percibiendo la ciencia como algo ajeno, inasequible o peligroso; algo de lo que se desconfía oscuramente o, por el contrario, en lo que se confía y que se respeta no menos oscuramente, Y en todo caso, la ciencia no forma parte de la cultura, del saber que se supone debe poseer cualquier persona instruida"

Cayetano López (1995) 


Documento de trabajo elaborado por una comisión de trabajo formada por profesorado de química de 2º de bachillerato de los centros: IES Alonso Quesada, IES Jinamar III, IES San Mateo, IES Tafira, para facilitar la introducción de los contenidos CTS en Química de 2º.

DOCUMENTO DE TRABAJO Y DE ORIENTACIÓN

Índice página


1. Los enfoques CTS en el desarrollo de los currículos de química del bachillerato.

2

2. Bloques de Contenidos de química de 2º. Sus contenidos CTS y criterios de evaluación específicos.

4

3. Ejercicios y problemas CTS  propuestos en las PAU con anterioridad

6

4. Documentos de apoyo: Efecto Invernadero. Lluvia ácida. Erosión en la capa de ozono.  

7

5. Propuesta de ejercicios y actividades de referencia para las PAU 2002 con contenidos CTS. (Efecto Invernadero, lluvia ácida, erosión en la capa de ozono)

10

6. Soluciones orientativas y exhaustivas. Criterios de corrección.

13

7. Bibliografía recomendada

 

21

1. LOS ENFOQUES CTS EN EL DESARROLLO DE LOS CURRÍCULOS DE QUÍMICA DEL BACHILLERATO.

En 2º curso de bachillerato la química se estudia como materia independiente. Ello nos puede permitir profundizar en algunos conceptos ya introducidos a un nivel más elemental, estudiar otros nuevos y ampliar las relaciones que existen entre la química, la tecnología y la sociedad.

Pensamos que el aprendizaje de los conocimientos científicos no debe reducirse exclusivamente a su componente conceptual, sino que debe integrar los problemas asociados a los mismos, abordando las aplicaciones de dichos conceptos, fundamentalmente en sus aspectos biológico, industrial o ambiental y sus implicaciones sociales. Las interacciones ciencia-tecnología-sociedad tienen como objetivo ayudar a comprender el mundo en el que vivimos y facilitar la respuesta a preguntas que surgen del entorno cotidiano. Esta dimensión de la química posee un carácter intrínsecamente formativo (cultural) que además puede contribuir a despertar o a aumentar el interés por el estudio de esta disciplina científica y que convierte a la Química en una Ciencia Central, necesaria para abordar muchas otras disciplinas.

 

En los últimos años, la orientación CTS ha ido impregnando los objetivos de la enseñanza de las Ciencias y la elaboración de materiales curriculares para la enseñanza, convirtiéndose en una de la líneas de investigación didáctica prioritarias, que se ha ido introduciendo con fuerza, en la enseñanza de la física y de la química de todos los niveles educativos.

 

Los objetivos básicos de esta orientación del currículo de Ciencias son:

 

ØPromover el interés de los estudiantes por conectar la ciencia con las aplicaciones tecnológicas y los fenómenos de la vida cotidiana y abordar el estudio de aquellos hechos y aplicaciones científicas que tengan una mayor relevancia social.

ØAbordar las implicaciones sociales y éticas que el uso de la tecnología conlleva.

ØAdquirir una comprensión de la naturaleza de la ciencia y del trabajo científico.

Estos objetivos de la educación CTS pueden resumirse y articularse en torno a tres campos: el de la ciencia aplicada, el de la ciencia y la sociedad y el de la naturaleza de la ciencia.

 

La educación CTS pretende proporcionar al alumnado oportunidades para practicar ciertas habilidades de investigación y comunicación tales como la lectura, la búsqueda de información, la discusión y confrontación de ideas, el trabajo en grupo colaborativo, el análisis y resolución de problemas y la toma de decisiones fundamentadas. Se trata de abordar interrogantes o problemas asociados a diferentes necesidades humanas relacionadas con la física y la química, tales como aquellos relacionados con la salud, la alimentación, el consumo, el medio ambiente, los materiales industriales o el propio conocimiento.

 

La inclusión de las actividades CTS en el proceso de enseñanza aprendizaje mejora la imagen de la ciencia y de los científicos, permite relacionar la ciencia con la vida cotidiana y el entorno, es un factor motivador, conecta la ciencia con sus aplicaciones, con la sociedad y su entorno, genera actitudes críticas positivas hacia la Ciencia y su aprendizaje, favorece el aprendizaje y el cambio conceptual, metodológico y actitudinal, contribuyendo a la integración de la ciencia en la cultura y ayudando a conocer y conectar con las ideas previas del alumnado, facilitándonos su evolución.

 

Al organizar los contenidos no deben estudiarse los procesos característicos del método científico o las relaciones C.T.S. en una o dos unidades iniciales aisladas, todo ello debe presentarse, reiteradamente, a lo largo de toda la materia de forma integrada o contextualizada. Se deben integrar estos contenidos en todos y cada uno de los diferentes bloques de contenidos y tratarlos a lo lago de todo el curso, como ejemplificación y aplicación de los conocimientos aprendidos.

Se trata de humanizar la Ciencia y presentarla como una actividad humana y social que ejerce un fuerte impacto sobre nuestras vidas. Mostrar los logros y limitaciones de la Ciencia, sus relaciones con la tecnología, sus variadas aplicaciones en el mundo actual, industriales, ambientales, biológicas y las implicaciones mutuas de ambas en la Sociedad.

 

Desarrollar los currículos con un enfoque C.T.S. significa presentar los contenidos al alumnado relacionados y justificando su necesidad para poder abordar la respuesta a determinados interrogantes o problemas de interés para nuestras vidas.

Se entiende la ciencia y la tecnología como procesos sociales contextualizados, que responden, en parte, a intereses y valores externos a la ciencia y que tienen un considerable interés público por las consecuencias que se derivan de los mismos. Todo ello requiere considerar, junto con los contenidos estrictamente científicos, la dimensión social, que contemple: los condicionantes sociales del cambio científico y tecnológico y las consecuencias de dicho cambio en el medio social y natural .

 

La importancia del enfoque CTS en la enseñanza de las ciencias experimentales ya aparece reflejado, desde los años 80, en los documentos de asociaciones anglosajonas de profesores para la enseñanza de las ciencias (ASE “Association for Science Educatión”; NSTA ) y se ha ido introduciendo en todos los países que han actualizado la enseñanza de la química.

El desarrollo del movimiento CTS en las ciencias experimentales se ha concretado en el diseño y puesta en práctica de diversos proyectos curriculares en el Reino Unido (SATIS; Science &Technology in Society) Estados Unidos (Chem Com); en Canadá (Science and Technology), en Holanda (PLON) y en Australia ((Science Technology and Society), etc...

 

La introducción de la orientación CTS en la enseñanza de las Ciencias en nuestro país viene creciendo en los últimos años y se incorporó a los currículos oficiales del año 90, tanto como asignatura independiente y optativa en Bachillerato como introduciéndose en las diferentes materias científicas, y se ha reforzado su introducción en las nuevas propuestas de reforma de los currículos del año 2001. Se han convertido así en un contenido obligatorio o prescriptivo, que no podemos ignorar por más tiempo. La orientación CTS tiene ya una importante tradición en España, que culmina con los trabajos de Jordi Solves y Amparo Vilches profesores de Secundaria de la Universidad de Valencia. Es un punto de referencia, en nuestro país, la tesis doctoral en 1993 de Amparo Vilches: “Las interacciones CTS y la enseñanza de las ciencias físico químicas”, trabajos que ha proseguido otras muchas Universidades españolas, generando una numerosa investigación en la didáctica de la Física y la Química. En la pasada década se han traducido al catalán y más tarde al castellano los más importantes proyectos europeos, como el proyecto SATIS (Science y Technology in Society) tanto para la enseñanza Secundaria Obligatoria como para el Bachillerato, así como el proyecto “Ciencia a través de Europa” y los Proyectos APQPA (Aprendizaje de productos químicos sus usos y aplicaciones), Proyecto ACES (aprendiendo Ciencias en Educación Secundaria) y el proyecto Gaia, todos ellos con un fuerte enfoque CTS. Estas múltiples experiencias se han ido recogiendo en las revistas “Enseñanza de las Ciencias” y “Alambique” y se están incorporando progresivamente a la mayoría de los libros de texto y a otros materiales curriculares.

 

En este documento de trabajo exponemos algunas propuestas que se han elaborado en los últimos años en Canarias y que se han ido concretando en las reuniones de Coordinación de la Subcomisión de materia de Química desde el año 1995 y en las reuniones de coordinación con el profesorado sobre las pruebas de acceso a la Universidad.

 

Los aspectos de Ciencia, Tecnología y Sociedad se encuentran recogidos en los currículos oficiales y obligatorios de Física y Química de Bachillerato (BOC de 25 de mayo de 1995) tanto en la introducción como en los Objetivos generales de materia y en los criterios de evaluación.

El objetivo 4 del currículo oficial de química de 2º recoge sobre las relaciones CTS:

“Comprender las interacciones de la química con la evolución tecnológica y social así como su incidencia en el medio ambiente, aplicando su conocimiento a la valoración de los problemas y beneficios en su desarrollo.”

 

En las reuniones de coordinación de materia para las pruebas de acceso a la Universidad se han desarrollado y concretado, en los últimos 6 años, unos criterios de evaluación específicos que pretenden recoger, en cada bloque de contenidos, los aprendizajes básicos y mínimos comunes que el alumnado debe adquirir al finalizar la química de bachillerato y que contiene algunos aspectos CTS. A continuación presentamos algunos de estos posibles contenidos de la química de bachillerato y sus criterios de evaluación específicos.

2. BLOQUES DE CONTENIDOS DE QUÍMICA DE 2º Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN ESPECÍFICOS

En las reuniones de coordinación de materia se han concretado y consensuado los siguientes

Contenidos susceptibles de tratamiento CTS, relacionados con algunos criterios de evaluación aprobados desde el curso 1998 – 99, como documento de trabajo a concretar.

 

BLOQUE 1: Las reacciones químicas y sus implicaciones energéticas

Criterio de evaluación:

/         Indicar los problemas medioambientales que las reacciones de combus­tión provocan: agotamiento de los recursos fósiles, contaminación y aumento del efecto invernadero. (25)
  1   2   3   4   5   6

similar:

Bibliografía recomendada iconBibliografía recomendada

Bibliografía recomendada iconBibliografía Recomendada

Bibliografía recomendada iconBibliografía recomendada 61

Bibliografía recomendada iconBibliografía básica recomendada

Bibliografía recomendada iconBibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos

Bibliografía recomendada iconBibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos

Bibliografía recomendada iconBibliografía

Bibliografía recomendada iconBibliografíA

Bibliografía recomendada iconBibliografía

Bibliografía recomendada iconBibliografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com