Bibliografía




descargar 132.45 Kb.
títuloBibliografía
página1/4
fecha de publicación13.01.2016
tamaño132.45 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Historia > Bibliografía
  1   2   3   4

1 conector recto



UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

FACULTAD DE ODONTOLOGÍA

ODONTOLOGÍA PREVENTIVA Y SOCIAL

TERCER AÑO

SECCIÓN A

HISTORIA DEL FLUOR

Y MÉTODO DE APLICACIÓN

PREVENTIVO (SISTÉMICO Y TOPICO)
GRUPO 2

Thelma Mariela Zamora Pérez 200717958

Ana Lucia López Azueto 201013663

Carlos José Vasquez Estrada 201021657

Stephanie Marión Romero Ayapán 200910836

María José Ericastilla morales 200817347

Evelyn Nohemí Cruz Villagrán 200922242

Claudia María Morales 200710720


GUATEMALA 9 DE ABRIL DEL 2012
Índice

Introducción…………………………………………………………………1

Flúor……………………………………………………………………………2

Historia del Flúor…………………………………………………………….2

  • Una afección misteriosa………………………………………….2

  • Una fructífera colaboración……………………………………..3

  • La prueba que el Flúor previene la caries……………………5

  • Historia de las aplicaciones tópica del Flúor…………………5

  • Historia en las aplicaciones sistémicas del Flúor…………….7

Mecanismos de acción de los Fluoruros………………………………8

Métodos de aplicación de los Fluoruros……………………………...10

  • Entrega de Fluoruros sistémicos………………………………...10

  • Entrega tópica de los Fluoruros…………………………………15

Efectos del Flúor……………………………………………………………22

Conclusiones………………………………………………………………..24

Bibliografía…………………………………………………………………..25

Introducción

El flúor es un mineral que se encuentra en la naturaleza que forma parte del fluoruro de sodio, la investigación del flúor en Odontología tuvo su inicio en 1901 por Frederick McKay en el pueblo de Colorado Springs, en el Estado de Colorado. Los residentes nacidos en Colorado Springs Tenían grotescas manchas de color café en sus dientes. Luego llego al pueblo G. Black estos trabajaron y descubrieron que monteado. Estos estudios y descubrimiento ayudaron a conocer la enfermedad llamada Fluorosis y también los efectos del flúor en la caries dental.

Después del gran avance acerca del efecto anticariogénico del Flúor se empezaron las investigaciones sobre la forma para aplicarlos y se dividieron en fluoruros a tópicos y sistémicos, tomando en cuenta que se introdujeron investigaciones acerca del Flúor en el agua, en la sal, etc.

Para ser más preciso después de las investigaciones se concluyó que los efectos del flúor sobre los dientes es que reducen la disolución (desmineralización) de los dientes y aceleran la remineralización de las lesiones cariosas

Para que el flúor pueda cumplir el efecto deseado en el organismo se puede administra de las siguientes maneras: Sistémico y Tópico.

El flúor sistémico es aquel que se administra por vía oral, desde donde llega al tubo digestivo y es absorbido, pasando al torrente circulatorio para su difusión a los tejidos de los dientes en desarrollo, y se obtiene del agua fluorada, alimentos con flúor, sal fluorada, tabletas y gotas, esto debe tener una dosificación especial y tomar esto con mucha precaución.

El flúor tópico son administrados con el fin de que se mantengan en la cavidad bucal sobre la superficie de las piezas dentarias, se administran por medio de geles, pastas fluorados, enjuagues. Estos también deben de tener una dosificación adecuada para evitar intoxicación del organismo.

El flúor tiene un efecto activo contra la caries dental, pero también se debe utilizar como una medida preventiva contra esta.

1

EL FLUOR

El flúor pertenece al grupo de los alógenos, es un elemento que presenta gran actividad química, ya que se puede combinar con cualquier elemento y también con radicales orgánicos. Se encuentra ampliamente distribuido en la naturaleza y en los tejidos biológicos mineralizados como flúorhidroxiapatita.

Desde que las caries dentales fueron reconocidas como un problema de salud pública, la aplicación de flúor (tópico o sistémico) como medida preventiva se ha incrementado notablemente ya que se sabe que es uno de los elementos que participan en el fortalecimiento del esmalte. Entre sus beneficios o funciones más conocidas destaca el de evitar la caries dental.
HISTORIA DE LOS FLUORUROS
UNA AFECCIÓN MISTERIOSA
La investigación del flúor en Odontología tuvo su inicio en 1901, cuando un joven dentista recién graduado llamado Frederick McKay dejó la Costa Este de los Estados Unidos e inició su práctica profesional en el pueblo de Colorado Springs, en el Estado de Colorado. Cuando McKay llegó se asombró al encontrar numerosos residentes nacidos en Colorado Springs con grotescas manchas de color café en sus dientes. Tan severas eran estas manchas permanentes, que en algunas personas el diente entero se encontraba coloreado con un tono chocolate McKay inútilmente buscó la información de la causa de esta afección.
En la literatura científica odontológica de aquellos años no se encontraba ninguna referencia acerca de la naturaleza de las manchas pardas en los dientes. Los residentes atribuían el problema a una diversidad de factores extraños, tales como: comer en exceso carne de puerco, consumir leche de mala calidad o tomar agua con exceso de calcio. Ante esto McKay tomó el reto e inició por cuenta propia la investigación de esta afección. Sus primeras investigaciones epidemiológicas fueron ignoradas y rechazadas por los dentistas del pueblo y zonas circunvecinas. Pero McKay perseveró y finalmente logró

que sus colegas se interesaran en el problema, el cual llegó a conocerse como Mancha Café de Colorado. 2
UNA FRUCTÍFERA COLABORACIÓN
El primer avance sustancial en el trabajo de McKay llegó en 1909 cuando el renombrado investigador odontológico Dr. G. V. Black, considerado actualmente como el Padre de la Odontología Moderna, accedió ir a Colorado Springs y colaborar con él en la búsqueda de la causa de la misteriosa enfermedad. Black primeramente se había burlado del hecho que no existiera ningún reporte en la literatura dental acerca de dicha enfermedad, posteriormente fue convencido de ir personalmente, cuando tuvo conocimiento de un estudio realizado por la Sociedad Dental de Colorado Springs en el cual mostraba que alrededor del 90% de los niños nacidos en la localidad tenían signos de manchas pardas en sus dientes. A no dudar este estudio fue estimulado y desarrollado por el interés personal que desde el principio tuvo el Dr. McKay en este problema, ya que él convenció a la Asociación Dental del Estado de Colorado que invitara al Dr. Black a su convención de 1909.
Cuando Black llegó al pueblo, también se asombró de la prevalencia de la Mancha Café de Colorado en los dientes de los residentes nativos. Black investigó la fluorosis por seis años hasta su muerte en 1915. Durante ese periodo él y McKay hicieron dos descubrimientos cruciales. El primero, que el esmalte moteado (como Black se refería a esa condición) con resultado de imperfecciones del desarrollo en los dientes de los niños. Este hallazgo significó que los residentes del pueblo cuyos dientes permanentes se habían mineralizado sin desarrollar las manchas no tenían el riesgo de que sus dientes llegaran a ser cafés, al contrario los niños que esperaban que les brotara su segunda dentición estaban en alto riesgo de desarrollar coloración café. El segundo, ellos encontraron que los dientes afectados por la Mancha Café de Colorado eran sorprendentemente e inexplicablemente resistentes a las caries.
La teoría del agua como agente causal tuvo un avance gigantesco en 1923. Ese año McKay cruzó las Montañas Rocallosas hasta Oakley, en el Estado de Idaho para entrevistarse con padres que tenían hijos con manchas cafés en los dientes.
3

Los padres refirieron a McKay que las manchas aparecieron poco después que en Oakley habían construido una toma de agua comunal desde un manantial de aguas termales a cinco millas del pueblo. McKay analizó el agua, pero no encontró nada sospechoso. De todas maneras, él aconsejó a las autoridades del pueblo que abandonaran esa toma de agua y cambiaran a otro manantial más cercano como fuente de agua comunal.
El consejo de McKay hizo el cambio. Unos cuantos años después, los niños de la comunidad presentes durante el cambio de abastecimiento de agua al mudar su dentición no tuvieron ninguna mancha en sus dientes erupcionados. McKay había podido confirmar su teoría, pero no tenía idea de lo que estaba mal en el agua de Colorado Springs, Oakley y otras zonas afectadas. La respuesta llegó cuando McKay y el Dr. Grover Kempf del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos viajaron a Bauxite, Arkansas, un pueblo minero propiedad de la Compañía Americana de Aluminio para investigar las conocidas manchas cafés en los dientes.
Los dos descubrieron algo muy interesante: el llamado moteado del esmalte era prevalente entre los niños de Bauxite, pero no existía en otro pueblo cercano a sólo cinco millas de distancia.
Una vez más McKay analizó las fuentes de agua y el análisis no produjo ningún resultado. Pero el trabajo de los investigadores no fue hecho en vano. McKay y Kempf publicaron un reporte de sus hallazgos que llegó al escritorio de H. V. Churchill químico de la Compañía Americana de Aluminio en Pensylvania. Churchill había pasado los últimos años refutando reclamaciones que insistían que los utensilios de cocina, cacerolas, sartenes, etc. eran tóxicos, preocupado que este reporte pudiera dar material fresco para los detractores de la Compañía, decidió iniciar su propia investigación del agua de Bauxite usando análisis fotoespectográfico, una tecnología más refinada y avanzada que la usada por McKay. Churchill pidió a un asistente que analizara una muestra del agua de Bauxite. Después de varios días el asistente reportó que el agua del pueblo contenía altos niveles de flúor.
Este resultado decidió a Churchill a sentarse frente a su máquina de escribir en enero de 1931, redactando una carta de cinco páginas dirigida a McKay en la cual puntualmente le daba la información de este nuevo resultado. 4

En dicha carta él recomendaba a McKay que recolectara muestras de agua de otras poblaciones “donde el peculiar problema dental haya sido experimentado.... nosotros esperamos haber despertado su interés en este tema y cooperaremos en el intento por descubrir qué parte de la “flourina” es la que interviene en el asunto”. McKay colectó las muestras. Y en algunos meses él tenía la respuesta y la denuncia de sus ¡treinta años! de perseverante investigación: el agua que contenía altos niveles de flúor ciertamente causaba la coloración del esmalte dental.
LA PRUEBA QUE EL FLÚOR PREVIENE LA CARIES
Dean se preguntó si añadiendo flúor al agua potable en niveles seguros tanto físicos como estéticos podría ayudar a prevenir la caries. En 1944 las autoridades de la Ciudad de Grand Rapids, en el Estado de Michigan, después de numerosas discusiones con los investigadores del Servicio de Salud Pública, el Departamento de Salud del Estado de Michigan y otras organizaciones de salud pública, votaron afirmativamente en adicionar flúor a sus depósitos de agua potable para el año siguiente. En 1945 la ciudad de Grand Rapids llegó a ser la primera en el mundo en fluorurar sus abastecimientos de agua potable. A través de 15 años de duración del Proyecto, los investigadores examinaron y vigilaron el promedio de dientes cariados en 30,000 escolares. Después de 11 años, el Dr. Dean anunció un sorprendente hallazgo, el promedio de caries entre los niños de Grand Rapids nacidos después que el flúor fue adicionado al abasto de agua, cayó en más del 60%. Este resultado, tomando en cuenta la cantidad de población beneficiada marcó un beneficio que prometía revolucionar el cuidado dental, haciendo que la caries dental, por primera vez en la historia de la humanidad, fuera una enfermedad prevenible para la mayoría de las personas.
HISTORIA EN LAS APLICACIONES TÓPICAS DEL FLÚOR
Desde 1930 ya se sabía que el flúor disminuía la caries dental y a partir de esa década se comenzaron a realizar estudios que han durado 10 o 20 años o a veces más, dando resultados consistentes de que el flúor en agua, así como en la sal disminuye la caries dental en términos del 50 al 65%,

5

cuando el nivel de ésta era alta o muy alta; sin embargo los métodos de entrega tópicos no se les dio la misma oportunidad de investigación por ideas preconcebidas, y la mayoría de estudios sobre estos últimos se realizaron durante períodos de 2 a 3 años, concluyendo que aunque los métodos tópicos si disminuyen la caries dental, solo lo hacían en rangos del 25%. Cuando los resultados de los estudios de los fluoruros “sistémicos” (de 20 años o más) se compararon con los tópicos (de 2 a 3 años), evidentemente un 65% superaba al 25%, concluyendo que los primeros superaban a los segundos.
La cantidad de años que duraron ambos tipos de estudios no era la misma, por lo que no cabía una comparación. No fue sino hasta la década de los años 80’s que comenzaron a suceder situaciones que necesitaron reevaluar este conocimiento. Hoy en día se considera que los métodos de fluoración tópicos son tan efectivos como los sistémicos, si se administran adecuadamente, pero es el efecto tópico más que el sistémico es el que da la protección contra la caries dental. Desde que Bibby demostró en 1942 que los fluoruros aplicados profesionalmente eran efectivos, los fluoruros tópicos se han usado exitosamente con una intervención preventiva.
En 1957 el SnF2 al 8% demostró ser un agente anticariogénico. A principios de los 60’s Brudevold et notaron que el pH bajo del SnF2 era muy efectivo y pensaron en una preparación acidulada que incluyera fosfato para prevenir que se disolviera el esmalte. En 1963 reportaron la eficacia en la reducción de caries dental con el agente fosfato de flúor acidulado al 1.23% aplicado por 4 minutos, este tipo de fluoruros ha sido utilizado por los odontólogos desde 1940, siendo los geles y espumas los más utilizados por éstos.
Antecedentes Históricos:


  • El fluoruro de sodio al 2% (NaF): Katz desarrollado en 1982.




  • El fluoruro estañoso al 8% (SnF2): Desarrollado en 1950




  • Fosfato de flúor acidulado (FFA); Desarrollado en 1960.


6


  • Barnices fluorados (como el Duraphat): Desarrollado en 1968 por Heuser y Schimidt reportando actividad de caries de 2% de NaF en una laca de resina natural alcohólica con Duraphat con 5% de NaF. En 1994 se introduce el barniz Duraflor al 5% de NaF por

Pharma Science, Canada. Y en 1997 se introduce el Duraphat en los EEUU por Colgate Oral Pharmaceuticals.


  • Pastas pulidoras para profilaxis con flúor: Usadas hace más de 40 años.




  • Dentífricos fluorados (pastas dentales): Desde 1945




  • Dentífricos fluorados (enjuagues bucales fluorados): A mediados de 1960 demostraron que un enjuague bi-semanal (920ppm) era efectivo.




  • Estudios en dentífricos en niño: Dese 1950.


HISTORIA EN LAS APLICACIONES SISTÉMICAS DE FLÚOR
Las investigaciones de laboratorio sugieren que el ión flúor es más efectivo en la prevención de caries dental cuando un bajo nivel de fluoruros se mantiene constantemente en la cavidad bucal por largo tiempo. (Comité de expertos en 1993). Las estrategias dirigidas a mantener una exposición constante y baja de fluoruros en las personas, son superiores en términos de prevención de caries dental, contra las aplicaciones tópicas de fluoruros administradas por profesionales que contienen altas concentraciones de estos. Éstas últimas son más apropiadas para un uso selectivo en pacientes que son más susceptibles a la caries dental o que tienen un mayor riesgo cariogénico.
  1   2   3   4

similar:

Bibliografía iconBibliografíA 46

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía: 18

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com