Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid




descargar 163.72 Kb.
títuloEconomía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid
página5/5
fecha de publicación27.10.2015
tamaño163.72 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5
el al., 1989. Para algunos elementos del debate sobre la especificidad tecnológica de la comunicación electrónica, incluida la perspectiva de McLuhan, véase el capítulo 5.

12 M. Kranzberg, "Prerequisites for industrialization», en Kranzberg y Pursell, 19ó7, vc 1, cap. 13; Mokyr, 1990.

13 Ashton, 1948; Landes, 19ó9; Mokyr, 1990, pág. 112; Clow y Clow, 1952. 1', 14 Hall y Preston, 1988; Saxby, 1990; Dizard, 1982; Forester, 1985.

14 Bar, 1990

15 Rosenberg, 1982; Bar, 1992. .-

16 17 Mazlish, 1993.

17 18 Mokyr, 1990, págs. 290, 209 ss.

18 Véase, por ejemplo, Thomas, 1993.

19 Mokyr, 1990, pág. 83. ti


20 Singer et al., 1958; Mokyr, 1985. Sin embargo, como el mismo Mokyr señala, una interfaz entre ciencia y tecnología también estaba presente en la primera revolución industrial en Gran Bretaña. Así, la mejora decisiva de Watt del motor de vapor diseñado por Newcomen tuvo lugar en interacción con su amigo y protector Joseph Black, profesor de química de la Universidad de Glasgow, donde Watts fue nombrado en 1957 «Diseñador del Instrumento Matemático de la Universidad» y donde dirigió sus propios experimentos sobre un modelo del motor de Newcomen (véase Dickinson, 1958). En efecto, Ubbelohde (1958, pág. ó73) in- forma que «el desarrollo de Watt de un condensador para el vapor, separado del cilindro en el que se movía el pistón, estaba estrechamente ligado e inspirado por las investigaciones científicas de Joseph Black (1728-1799), profesor de química de la Universidad de Glasgow».

21 Mokyr, 1990, pág. 82. 24 David, 1975; David y Bunn, 1988; Arthur, 1989. 2.' Rosenberg y Birdzell, 198ó. /


22 El origen del concepto de «medio de innovación» puede atribuirse a Aydalot, 1985. También estaba presente de forma implícita en la obra de Anderson, 1985; y en el análisis de Arthur, 1985. En torno a las mismas fechas, Peter Hall y yo en Berkeley, Roberto Camagni en Milán y Denis Maillat en Lausanne, junto con Philippe Aydalot, ya fallecido, comenzamos a desarrollar análisis empíricos de los medios de innovación, un tema que, con toda razón, se ha convertido en un campo de investigación en la década de los noventa.

23 . Dentro de los límites de este capítulo no puede realizarse la exposición específica de las condiciones históricas precisas para un agrupamiento de innovaciones tecnológicas. Pueden encontrarse interesantes reflexiones sobre el tema en Mokyr, 1990 y en Gille, 1978. Véase también Mokyr, 1990, pág. 298.

24 Una buena historia sobre los orígenes de la Revolución de la tecnología de la información, superada como es natural por las evoluciones ocurridas desde los años ochenta de Braun y Macdonald, 1982. El esfuerzo más sistemático para sintetizar el desarrollo de la Revolución de la tecnología de la información ha sido dirigido por Tom Forester en una serie de libros. 1980, 1985, 1987. 1989, 1993. Para un buen relato sobre los orígenes de ingeniería genética, véase Russell, 1988 y EIkington, 1985.

25 Una «ley» aceptada en la industria electrónica, cuyo origen corresponde a G. Moore, presidente de Intel, la legendaria compañía que empezó en Silicon Valley y hoy es la mayor del mundo y una de las más rentables de la microelectrónica.

26 La información presentada en este capítulo es habitual en periódicos y revistas. Extraje gran parte de ella de Business Week, The Economist, Wired, Scientific American, York Times, El Pais y San Francisco Chronicle, que constituyen mis fuentes de información básica diaria o semanal. También proviene de charlas ocasionales sobre temas tecnológicos con colegas y amigos del entorno de Berkeley y Stanford, expertos en electrónica y biología y al corriente de las tendencias en el mundo empresarial. No considero necesario proporcionar referencias detalladas sobre datos tan generales, excepto cuando una estadística o cita determinadas sean difíciles de encontrar.

27 Creo que, como en el caso de la Revolución industrial, habrá varias revoluciones de la tecnología de la información, de las cuales la que se constituyó en los años setenta es sólo la primera. Es probable que la segunda, a comienzos del siglo XXI. otorgue un papel más importante a la revolución biológica, en estrecha interacción con las nuevas tecnologías informáticas.


28 Kelly, 1995. El átomo es el pasado. El símbolo de la ciencia para el siglo próximo es la red dinámica [...] Mientras que el átomo representa la simplicidad limpia, la red canaliza el poder desordenado de la complejidad I La única organización capaz de un crecimiento sin prejuicios o un aprendizaje sin guía es la red. Todas demás topologías limitan lo que pueda pasar. Un enjambre de redes es todo bordes y, por ello, abierta sin que importe por dónde se entre. En efecto, la red es la organización menos estructurada de la c pueda decirse que tiene una estructura [...] De hecho, una pluralidad de componentes verdaderamente divergentes sólo pueden guardar coherencia en una red. Ninguna otra disposición -cadena, pirámide, bol. círculo, cubo-. puede contener a la diversidad auténtica funcionando como un todo. Aunque es posible que los matemáticos y los físicos rechacen algunas de estas afirmaciones, el mensaje básico de Kelly es interesante: la convergencia entre la topología evolutiva de la materia viva, la naturaleza abierta de una sociedad cada vez más compleja y la lógica interactiva de las nuevas tecnologías de la información.


29 Mazlish, 1993, p223

30 La difusión de la teoría del caos a una audiencia amplia se debió en buena medida al best-seller de Gleick, 1987; véase también Hall, 1991. Para una historia interesante y de escritura clara sobre la escuela de la «complejidad», véase Waldrop, 1992.


31 Kransberg, 1985, p.50

32 Para una exposición informativa de los avances ocurridos en las encrucijadas de la ciencia y la mente humana, vèase Baungarter y Payr, 1995.



1   2   3   4   5

similar:

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconCiencia, tecnologíA, sociedad: implicaciones en la educación científica para el siglo XXI

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconJóvenes emprendedores para el siglo xxi”

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconLa sostenibilidad, el reto del siglo XXI

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconTema las plagas del siglo XXI

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconLa cuestión agraria brasileña a comienzos del siglo XXI

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid icon*en cualquier otro periodo de tiempo ajeno al siglo XXI

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconPrograma de investigación sobre el envejecimiento para el siglo xxi*

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconSoberanías negociadas en las cotidianidades del siglo xxi”

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconSi en la asegunda mitad del siglo XX, la economía mundial estuvo...

Economía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid iconTendencias de la arquitectura habitacional en los albores del siglo XXI


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com