Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX




descargar 409 Kb.
títuloPensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX
página4/9
fecha de publicación12.02.2016
tamaño409 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Fábrica en Francia
finales del Siglo XIX los socialistas se dividieron en dos grupos Utópicos y Científicos. Los Utópicos, representados por Roberto Owen, Enrique Saint-Simón y Francisco Fourier trataron de establecer una sociedad de carácter ideal a favor del obrero; los Científicos, encabezados por Carlos Marx y Federico Engels, se ajustaron a las condiciones reales de la existencia y buscaron resolver el problema obrero uniéndose mundialmente en una revolución para terminar con el capitalismo.
El socialismo científico de Carlos Marx se basaba en el materialismo histórico, en la teoría de la plusvalía, en la proletarización de las masas y en la desaparición del régimen capitalista.
C
Carlos Marx
omo consecuencia de la Revolución Industrial, Inglaterra encabezó la industria mundial hasta finales del siglo XIX; se industrializaron países como Bélgica, Holanda, Suiza, Francia, Alemania y Suecia; surgió en Europa una sociedad democrática-burguesa y un proletariado industrial; decayeron la artesanía y la agricultura; y se do una legislación obrera, o leyes para proteger al obrero, ya que el Estado intervino en el problema social proletario y dio a conocer la Legislación Obrera para establecer la jornada de ocho horas de trabajo, prohibió trabajar a mujeres y a niños, así como el trabajo nocturno, estableció el descanso semanal, el salario mínimo, estableció la asistencia pública gratuita por el estado, las jubilaciones, pensiones, dicto leyes de accidentes de trabajo y decretó el establecimiento de un arbitraje para resolver los problemas entre el obrero y el capitalista.





3.- Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX

3.1 Lucha entre liberales y conservadores

3.2 Movimientos obreros y conservadores
La segunda restauración francesa (1815 - 1830).- Napoleón II fue aceptado como monarca francés mientras su padre, Napoleón Bonaparte, se encontraba en el país, pero una vez que lo enviaron a la Isla de Santa Elena, volvió a ser llamado el Borbón Luís XVIII, iniciando la Segunda Restauración. Luís XVIII firmó con los representantes de la Séptima Coalición Anti-francesa el segundo Tratado de París, comprometiéndose a entregar territorios, pagar una indemnización de 700 millones de francos para reparaciones de guerra y mantener un ejército coaligado de ocupación mientras pagaba la deuda. Al iniciar su gobierno se olvido del absolutismo y empezó a gobernar en forma liberal; conservó los Códigos del Imperio Napoleónico y las organizaciones democráticas; pero durante los primeros meses de sus gobierno se realizó en Francia el llamado “Terror Blanco”, durante el cual, se desterró, fusiló o asesinó a los sospechosos de ser republicanos o bonapartistas.
Las intransigencias del Partido Político Ultrarrealista, dirigido por su hermano el Conde de Artois, no le permitían a Luís XVIII gobernar como lo deseaba, situación que se agravó cuando fue asesinado su sobrino el Duque de Berry; ante esto, el Conde Artois acusó a su hermano de ser el culpable de la muerte de su hijo, por lo que Luís XVIII pensó en abdicar la corona, sin embargo, murió en 1824, ocupando el trono de Francia el Conde Artois, con el titulo de Carlos X.
Carlos X gobernó en forma absolutista, dio a conocer dos leyes; la de la Septenalidad (para que los diputados duraran siete años en su cargo), y la de los Emigrados (por la cual indemnizó a todos lo privilegiados que habían perdido sus bienes durante el periodo de la Revolución Francesa). La política de Carlos X causó disgusto entre los franceses sobre todo por su absolutismo y por tratar de imponer a Julio de Polignac dentro de la Cámara de Diputados. El rey, queriendo conformar su poder promulgó, en julio de 1830, cuatro ordenanzas, las que aumentaron el descontento del pueblo parisino, el cual provocó otra revolución, la del 26, 27 y 28 de julio de 1830. Como consecuencia de esa revolución Carlos X abdicó la corona a favor de su nieto el Duque de Chambord (de 10 años de edad), pero las cámaras designaron rey de Francia a Luís Felipe de Orleáns, con el título de Luís Felipe I, concluyendo la Restauración e iniciándose la Monarquía Burguesa.
Revolución de 1830 en Europa.- La revolución de julio de 1830 en París repercutió en otros lugares de Europa como Italia, Alemania, Polonia y Bélgica. Los italianos y alemanes realizaron movimientos unificadores, mientras que en Polonia y Bélgica se buscó la independencia. De esos movimientos liberales solamente triunfó el que se realizó en Bélgica, país que logró su independencia del reino de Holanda, al que el Congreso de Viena la había unido. Como consecuencia de esas revoluciones de 1830 la Santa Alianza y el sistema intervencionista dejaron de aparecer en Europa.
Movimiento dinástico en España (1833 - 1839).- En 1833 murió el rey de España Fernando VII, quien le había heredado el trono a su hija de tres años de edad, María Isabel, bajo la regencia de su madre María Cristina. Pero el hermano de Fernando VII, el príncipe Carlos, con ayuda de absolutistas y el clero se proclamó rey de España (con el título de Carlos V). María Cristina, la viuda de Fernando VII y Regente de Isabel II, apoyada por los liberales dio a conocer una Constitución o Estatuto real de 1834, ante el disgusto de los “carlistas”8, quienes hicieron una guerra civil. Los “cristinos”9, se dividieron en dos grupos, los que estaban de acuerdo con el Estatuto Real y los progresistas, que deseaban reformarlo. Los Progresistas lograron que se proclamara otra Constitución en 1837, de tendencias más liberales, entre tanto la guerra civil española continuaba. Carlos V intentó apoderarse de Madrid, en 1837, y ante su fracaso le entregó la dirección de su ejército a Rafael Moroto, quien, en agosto de 1839, tras ser derrotado en varias ocasiones, firmó con Baldomero Espartero el Convenio de Vergara, el cual puso fin a la guerra civil española; siendo reconocida Isabel II reina de España, bajo la regencia de su madre María Cristina.
Gobierno de Luís Felipe I (1830 - 1848).- En plena revolución del 26, 27 y 28 de julio de 1830 en París, el partido de la Burguesía encabezado por Lafayette, Lafitte, Thiers y Guizot, proclamaron rey a Luís Felipe de Orleáns, con el titulo de Luís Felipe I, quien inauguró una política de “estabilidad”, oponiéndose a todo tipo de cambio o reforma en el país, ya que pensó, que si dejaba las cosas tal como las había encontrado en el reino, Francia tenia que progresar en todos los aspectos. Su gobierno se consideró como la “Edad de oro de la burguesía”; y aunque no fue absolutista, llegó a implantar un régimen conservador y paternalista atrayéndose el descontento de los grupos políticos que existían en ese tiempo, los Legitimistas (nobleza terrateniente), los Bonapartistas (Luís Napoleón) y los Republicano (Ledru-Rollín); los Orleanistas (grupo político del monarca), carecían de popularidad para apoyar al rey, además se dividieron en dos grupos, uno dirigido por Thiers y el otro por Guizot.
Francia floreció durante el gobierno de Luís Felipe I, se fomentó la minería, la industria y la cultura; prosperó el comercio y la riqueza pública; aumentaron las comunicaciones; y conservó la paz dentro y fuera de sus fronteras, por lo cual se negó a prestar ayuda a los polacos, egipcios e italianos, en los momentos en que buscaron su independencia. En 1840 Luís Felipe I nombró Ministro a Guizot, quine apoyo su política burguesa y paternalista. En ese mismo año Luís Napoleón trató de dar un golpe de estado, pero fue encarcelado y condenado a presión perpetua, sin embargo escapó y huyó a Inglaterra.


La política que seguía Luís Felipe I apoyada por Guizot, creó descontentos en Francia, por lo cual, socialistas, católicos y liberales solicitaron reformas parlamentarias y electorales, a las que se opuso el monarca y su Ministro, ocasionando el llamado “movimiento de los banquetes” en contra de Guizot; la suspensión del banquete que se iba a celebrar en París, dio origen a la Revolución de febrero de 1848, que tuvo como consecuencia la abdicación de Luís Felipe I, ante la presión de los amotinados (estudiantes, trabajadores y Guardia Nacional) que proclamaron la República.
Revoluciones de 1848 en Europa.- La Revolución de febrero de 1848 repercutió en Europa, especialmente en Polonia, Austria, Hungría, Alemania e Italia. Sin embargo, en los mencionados países los movimientos liberales que estallaron no tuvieron los mismos propósitos ya que en algunos fueron sociales10; en otros fueron políticos11; y en varios más fueron nacionales12. Las revoluciones de 1848 en Europa solamente triunfaron en Cerdeña, uno de los Siete Estados en que había sido dividida Italia por el Congreso de Viena en 1815.
Reformas en Inglaterra durante el siglo XIX.- Los ingleses fueron gobernados en el Siglo XIX por cuatro reyes de la casa de Hanover: Jorge III, Jorge IV, Guillermo IV y Victoria I. La política de estos reyes originó su desprestigio, aumento la autoridad del gabinete y dio fuerza política al régimen parlamentario. También durante el Siglo XIX surgió en la Gran Bretaña una crisis económica, política y social, por las guerras contra los franceses, el desempleo en el país y porque las tierras en Inglaterra estaban en manos de latifundistas o del clero. El parlamento inglés en lugar de remediar la situación la empeoró, al dar a conocer la Ley de los cereales de 1814. Tratando de resolver algunos de los problemas que padecían los británicos, los Wighs, grupo político inglés, inició movimientos reformistas a favor del pueblo y luego se realizaron otros con el mismo objeto como el Cartista, encabezado por O´Connell, Francis Place y Guillermo Loret, en 1832, que trataron de conquistar las libertades del pueblo y le solicitaron al Parlamento inglés, el sufragio universal, el voto secreto y las elecciones anuales, sin conseguir su objetivo.
En 1837 ocupó el trono en Inglaterra Victoria I, iniciándose la Era Victoriana, la que terminó en 1901. Durante esa etapa, los partidarios políticos en Inglaterra, Wighs o liberales y Tories o conservadores, unieron sus ideas para lograr que la Gran Bretaña floreciera en todos los aspectos, ya que quitaron el Acta de navegación (1846), y la Ley de los cereales (1849), estableciendo el libre comercio en Inglaterra y abriendo sus puertos al comercio exterior. En la Era Victoriana, se realizó en Irlanda un movimiento nacionalista y anti-británico que presento tres aspectos: religioso, agrario y político. También conocidos estos asuntos como la Cuestión de Irlanda.


  1. El aspecto religioso surgió porque los ingleses implantaron el anglicanismo en Irlanda, cuya religión era la católica; el problema se resolvió cuando anglicanos y católicos tuvieron los mismos derechos.

  2. El aspecto agrario apareció porque los ingleses se apoderaron de las tierras irlandesas. Después de varias peticiones al Congreso Británico, el problema se empezó a resolver por medio de leyes que fueron creando un fondo de recuperación de dichas propiedades.

  3. El aspecto político origino la división de Irlanda en dos partes: Irlanda del norte, que dependía de Inglaterra e Irlanda del Sur convertida en república independiente, desafortunadamente este problema no ha desaparecido y ha trascendido hasta nuestros días.


Segunda República y Segundo Imperio francés () 1848 - 1870.- En plena Revolución de febrero de 1848 se proclamó la Segunda República Francesa; luego se dio a conocer la Constitución de 1848 y se proclamó presidente Luís Napoleón, quien por un golpe de Estado (1851), aumentó la duración de su poder de cuatro a diez años y al año siguiente fue designado emperador de los franceses con el titulo de Napoleón III en noviembre de 1852, quedando establecido el Segundo Imperio Francés.
En el Segundo Imperio francés se distinguieron tres periodos:

  1. El Imperio Autoritario.- En el cual Napoleón III gobernó de forma absolutista; participó en dos guerras, en la de Crimea contra Rusia y la de Italia contra Austria; favoreció la prosperidad material, ayudó a obreros y campesinos y desterró a sus opositores.

  2. El Imperio Liberal.- En este, el Emperador cambió su gobierno a una forma liberal; autorizó el regreso de los desterrados al país, bajó el costo de la vida, permitió que el Senado y el Cuerpo Legislativo interviniera en su política, pero se desprestigió al intervenir en México cuando Juárez suspendió el pago de la deuda externa y sus intereses por dos años.

  3. El Imperio Parlamentario.- En este periodo se continuó impulsando las comunicaciones, celebró tratados de comercio con países europeos, ayudó a los obreros y enfrentó a los prusianos en una guerra, la cual perdió, terminando su imperio en 1870. Francia cedió territorios, tuvo que pagar una indemnización de cinco mil millones de francos y mantuvo un ejército de ocupación mientras pagaba la deuda (Tratado de Francfort, 10 de mayo de 1871)


Manifestaciones del movimiento obrero en el siglo XIX






3.3 Nacionalismo y las unificaciones
Unificación italiana (1815 – 1870).- Italia después del Congreso de Viena quedó vivida en Siete Estados: Reino de Cerdeña, Reino Lombardo-Veneciano, Reino de las Dos Sicilias, Ducado de Parma, Ducado de Módena, Ducado de Toscaza y los Estados Pontificios, dependientes en su mayoría de Austria. El rey de Cerdeña Víctor Manuel II, su Ministro Camilo Benzo, Conde de Cavour, José Garibaldi, tropas francesas y prusianas, se dieron a la tarea de unificar Italia, la cual fue iniciada desde 1815.
E
Víctor Manuel II
n 1870, con la excepción de Roma los Estados Italianos estaban unificados en torno a Cerdeña y fue en ese año cuando las tropas francesas que resguardaban al vaticano, se retiraron por órdenes de Napoleón III, lo que fue aprovechado por Víctor Manuel II para invadir Roma y declararla capital de su reino, unificando Italia, pero terminando con el poder temporal de los Papas, creado en el año 756 por Pepino el Breve, padre de Carlo Magno; el Papa Pío IX desconoció la autoridad de Víctor Manuel II y en protesta se encerró en el vaticano, sus sucesores hicieron lo mismo surgiendo en esta forma el Entredicho o Cuestión Romana que duró de 1870 a 1929, año en el que el papa Pío XI y Benito Mussolini, firmaron el Tratado de San Juan de Letrán, en donde se volvió a reconocer la autoridad del papa como soberano temporal del Vaticano, pequeño Estado Independiente dentro de la ciudad de Roma.
U
Otto Von Bismarck
nificación alemana (1815 - 1871).-
Alemania también fue dividida por el Congreso de Viena en 1815, en treinta y ocho Estados, algunos de los cuales dependían de Austria, otros de Prusia y algunos más eran independientes. El rey prusiano Guillermo I y su Ministro Otto von de Bismarck, fueron los encargados de realizar la unificación de Alemania, de 1815 a 1871. Primero lograron establecer la Unión Aduanera o Zollverein, en la que excluyeron a los Estados austriacos del comercio prusiano y promovieron sus industrias (1818 - 1820). En 1866 Guillermo I logró que Francisco José I firmará el Tratado de Praga, para renunciar a los Estados Alemanes; en el mismo año los Estados Alemanes del sur firmaron las Convenciones Augustas para auxiliar con sus ejércitos al rey prusiano en caso de guerra nacional, la que se realizó en 1870 contra Francia, a la que vencieron, consiguiéndose la unión militar de todos los alemanes y en enero de 1871, los representantes de todos los estados alemanes proclamaron la Unidad Alemana en el Palacio de Versalles y a Guillermo I lo reconocieron como Emperador.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconMediados del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX: “segunda revolución industrial”

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconLa construcción de la memoria nacional a través de los manuales escolares...

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconAula A. Narrativa estadounidense del siglo XIX

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX icon1. 1 el mundo de la modernidad: del siglo XVIII a principios del XIX

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconManual de biografía y de bibliografía de los escritores españoles del siglo XIX

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconFue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los conocimientos de la

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconTema el realismo: la innovación narrativa en la segunda mitad del siglo XIX. Benito pérez galdóS

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconA historia de la filosofía de la ciencia hacia el final del siglo...

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconEl aislamiento del campo operatorio con tela de caucho es indispensable...

Pensamiento y movimientos sociales y políticos del siglo XIX iconEl utilitarismo en el siglo XIX


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com