“Reflexiones sobre la historia de las ideas”




descargar 131.58 Kb.
título“Reflexiones sobre la historia de las ideas”
página5/5
fecha de publicación09.03.2016
tamaño131.58 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5
rerum cognoscere causas, de hallar en los meros datos de la experiencia más de lo que encuentra el ojo, recoger las reacciones de su intelecto frente a los hechos brutos de su existencia sensorial constituye, como mínimo, una parte esencial de la historia natural de la especie, o de la subespecie, que algo lisonjeramente se ha autodenominado homo sapiens; y yo nunca he llegado a entender por qué lo que es distintivo de la historia natural de esa especie debe resultar —especialmente a quienes forman parte de ella— un objeto de estudio menos respetable que la historia natural del paramecio o de la rata blanca. Es indudable que la persecución por parte del hombre de la inteligibilidad de la naturaleza y de sí mismo, y de las satisfacciones emocionales condicionadas por la sensación de inteligibilidad, al igual que la persecución de la comida por parte de la rata enjaulada, muchas veces no tiene fin y se agota en vagabundeos por el laberinto. Pero aunque la historia de las ideas sea una historia de experimentos, incluso los errores iluminan la naturaleza, los deseos, las facultades y las limitaciones peculiares de la criatura que incurre en ellos así como la lógica de los problemas de cuya reflexión han surgido; y además pueden servir para recordarnos que los modos de pensamiento predominantes en nuestra propia época, que algunos de nosotros nos sentimos inclinados a considerar claros, coherentes, firmemente fundamentados y definitivos, es improbable que a ojos de la posteridad retengan ninguno de esos atributos. La correcta ordenación, aunque sea de las confusiones de nuestros antepasados, puede ayudarnos, no sólo aclamar esas confusiones, sino a plantear una saludable duda sobre si estamos totalmente inmunizados a otras confusiones, distintas pero igual mente grandes. Pues aunque dispongamos de mayor información empírica, no tenemos una inteligencia mejor ni distinta; y al fin y al cabo, tanto la filosofía como la ciencia son producto de la actividad de la inteligencia sobre los datos, y en realidad es ésta, en buena medida, la que crea los «datos». No obstante, a quienes no les preocupe la historia del hombre en su actividad más característica, quienes no tengan curiosidad ni paciencia para seguir las elucubraciones de otros entendimientos a partir de unas premisas que no comparten, o embrollados en lo que les parecen, y muchas veces son, peregrinas confusiones, o metidos en empresas especulativas que consideran desahuciadas, se les debe advertir honradamente que gran parte de la historia que voy a intentar contar carecerá para ellos de interés. Por otra parte, creo que es justo advertir a quienes, por las antedichas razones, son indiferentes a la historia que vamos a contar aquí, que sin estar familiarizados con ella no es posible la menor comprensión dc desarrollo del pensamiento occidental en ninguno de sus principales dominios.

* Título original: “Reflections on the history of ideas”, en Journal of the History of Ideas, i, 1, enero de 1940, pp. 3-23. Publicado con la autorización de esta revista. Traducción: Horacio Pons.

1 El Consejo de Redacción consideró deseable que el primer número de esta revista contuviera algunas observaciones introductorias sobre la naturaleza y las metas de los estudios que la hoja se propone promover, y para algunos de cuyos frutos puede representar un vehículo adecuado de publicación. El redactor a quien se asignó la tarea, sin embargo, ya ha escrito con cierta extensión sobre el tema general en otros lugares (en The Great Chain of Being, Cambridge, Mass., Harvard Univcrsity Prcss, 1936, conferencia i -castellana: La gran cadena del ser, Barcelona, Icaria, 1983-, y en Proc. of the Amer. Philos. Soc., val. 78, pp. 529-543), por lo que han sido inevitables algunas repeticiones, en sustancia si no en la fraseología, de esas disquisiciones previas sobre el mismo tópico. Por otro lado, algunos aspectos de ¿ate que fueron abordados en ellas han sido omitidos aquí, a fin de dar cabida a los comentarios sobre ciertas cuestiones pertinentes pero actualmente controvertidas. El autor es el único responsable de las opiniones expresadas sobre esas cuestiones.

2 Algunas fueron dadas por el autor en un artículo antes mencionado. Proc. of the Amer. Philos Soc., vol. 78, pp. 532 – 535.

3 E. M. W. Tillyard y C. S. Lewis, The Personal Heresy: A Controversy, Londres / Nueva York, Oxford University press, 1939, pp. 1,4,5,16.

4 El tema fue abordado de manera iluminadora y más adecuada de lo que es posible aquí por Louis Teeter en un artículo (“Scholarship and the Art of Criticism”, en ELH, septiembre de 1938) que debería ser de lectura obligatoria para todos los interesados en esta cuestión.

5 En el debate de Lewis y Tillyard al que he hecho referencia parecen estar en discusión dos “herejías personales”, no suficientemente discernidas. Una es el supuesto de que un poema (y en general se alude a un solo poema) nos dice necesariamente todo sobre la “personalidad” del poeta. Al sostener la postura negativa sobre el tema, me parece que el señor Lewis lleva la mejor parte en la discusión. Pero la respuesta correcta, a mi juicio, es que no es lícita ninguna generalización sobre este punto; algunos poemas nos dicen todo, otros no. La cuestión más seria se refiere a la opinión del señor Lewis de que, cuando “leemos un poema como habría que leerlo”, no deberíamos saber o querer saber nada sobre el poeta, dado que esto interfiere la “experiencia imaginativa”. Y este aspecto forma parte de la cuestión más general, antes discutida, de si cualquier conocimiento extrínseco acerca de un poema puede hacer un aparte a la experiencia estática suscitada por su lectura. Sin embargo, ninguno de tos don interlocutores de lo que es. en muchos aspectos, un brillante ejemplo del cortés arte de la controversia, considera de manera muy de finida este problema general y fundamental.

6 E. Greenlaw, The Providence of Literary History, Baltimore, The Johns Hopkins Press, 193 t, p. 38.

7 Max Lerner en The Nation, 21 de octubre de 1939. El término “racional”, desde luego, exige una definición, y es preciso examinar el supuesto de la equivalencia de “no racional” e “irracional’; pero es imposible abordar estos tópicos aquí.

8 K. Mannheim, Idealogy and Utopia, Nueva York, Harcourt, Brace and conspany, 1936, p. 269; cf. toda la sección “The Sociology of Knowledge”, pp. 236-280 [ traducción castellana: Ideología y utopía. Introducción a la sociología del conocimiento, México, FCE, 1993]. Véase también la excelente y breve reseña de Roben K. Merton sobre este movimiento. “The Sociology of Knowledge”, en Isis, xxvii, 3, noviembre de 1937. pp. 493 - 503.

9 Cf. Los artículos del autor «The Chinese Origin of a Romanticism», Journal of English and Germanic Philology (1933), 1-20, y «The First Gothic Revival and the Return to Nature», Modern Language Notes (1932), 419-446.

10 Science and Modern World (1926), 106.

11 Uber das Studium der griechischen Poesie (Minor, Fr. Schlegel, 1792-1804, 1, 95).

12 Prefacio a The English Works of George Herbert (1905), xii
1   2   3   4   5

similar:

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconEl renacer de la narrativa: reflexiones sobre una nueva vieja historia

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconHistoria de las ideas en el peru contemporaneo

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconTítulo: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas...

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconDebates y perspectivas sobre Argentina y América Latina en el marco...

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconSobre la persistencia o no de las ideas del alumnado en geología

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconLas ideas de las personas sobre el origen de la vida han experimentado...

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconReflexiones sobre “O atraso económico de Galiza”

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconReflexiones sobre los servicios sociales

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” iconA lo largo de la historia de la humanidad, la forma predominante...

“Reflexiones sobre la historia de las ideas” icon1 pto.) Coloca en las casillas correspondientes del cuadro las claves...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com