Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?)




descargar 1.18 Mb.
títuloMemorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?)
página6/35
fecha de publicación03.11.2015
tamaño1.18 Mb.
tipoMemorias
med.se-todo.com > Historia > Memorias
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   35

- El “tercer” tiempo (de la crisis de crédito a la crisis del descrédito)

“Subprime. Tiene que pronunciarse “subpraim”. Monolines; diga usted “monolains”. Default; “difawl”. Repítalo varias veces. Ahora construya la siguiente frase: la caída de las hipotecas de riesgo por la crisis crediticia arrastra a las aseguradoras de deuda.

Nuestro particular curso de inglés avanza viento en popa. Estamos incorporando nuevas palabras a velocidad de vértigo y además, de manera gratuita. No hay que comprar un periódico, ni recortar un cupón.... Sólo prestar atención a la actualidad. Además, por el mismo precio nos enseña inversiones alternativas mediante estructuras de crédito”... decía Javier Ablitas en su artículo “El año que descubrimos a las ‘monolines’...” publicado en Interecomonia el 25/2/08.

A finales de los años noventa, unos años antes de que se iniciase el mercado bajista, los ratios de las acciones tecnológicas alcanzaban alturas estratosféricas con PER de ciencia ficción. Por aquellos años se argumentaba un nuevo paradigma para la economía mundial que justificaba y aparentemente mantenía esa situación.

Las burbujas tienen muchos factores en común. Entre ellos un aparente cambio de paradigma en las reglas naturales de la economía, lo que en teoría justifica razonablemente esa situación de desequilibrio creciente.

Interesante es el fenómeno al que estamos asistiendo, en el que el pilar que se está tambaleando tiene su origen dentro de la estructura financiera más íntima.

La ingeniería financiera, apoyada en las infinitas combinaciones construidas con sus derivados, ha permitido la proliferación de activos que se han considerado, tal vez demasiado fácilmente, como una panacea de seguridad y estable rentabilidad para el mundo financiero.

Todos hemos tenido que aprender qué es un CDS, CDO, ABS, y el resto de combinaciones que antes creíamos pertenecían al mundo del automóvil. Los derivados de crédito han proliferado más allá de lo esperado, tal vez de la misma forma en que a finales de los años noventa muchas compañías de internet cotizaban a ratios virtualmente infinitos. En concreto, se estima que el riesgo de contrapartida de los CDS alcanza un valor de mercado de unos 45 billones (trillones americanos) de dólares. El problema aparece ahora porque muchas entidades, públicas y privadas, tienen en su cartera este tipo de activos calificados con AAA gracias a las compañías monoline. Empresas que, como MBIA y Ambac, cubrían el riesgo de las emisiones de terceros, asegurándoles un rating superior al que por sí mismos no habrían alcanzado y permitiendo así una distribución masiva entre las carteras de los institucionales.

De repente, si las agencias de rating bajan la calificación crediticia de esas compañías monoline, automáticamente se rebajará el rating de los activos a los que aseguran y muchas entidades se verán forzadas a venderlos (no pueden tener en cartera activos por debajo de un cierto nivel de rating), provocando una reacción en cadena que desestabilizaría aún más la grave crisis de liquidez y confianza que reina en los mercados.

Es sencillo continuar mentalmente con la caída de fichas de dominó de este proceso. Lo importante es darse cuenta de dónde está el peligro hoy, y contra qué lucha realmente la Fed con sus agresivas bajadas de tipos.

La desconfianza hacia el sector financiero crece por momentos. Los problemas yo no se centran sólo en la exposición a las hipotecas subprime. Las aristas de la crisis se multiplican, generando un efecto bola de nieve que no parece tener fin. La tensión que vive el mercado de crédito es un claro reflejo con los diferenciales en máximos, los precios de las coberturas por las nubes y la imposibilidad de colocar deuda.

La crisis, bancaria fundamentalmente, está llegando a un punto crítico que amenaza con llevarse por delante la economía real. La propuesta de Bernanke del 4/3/08 de que los bancos condonen parcialmente las hipotecas es señal evidente de lo desorientado que anda todo el mundo, hoy día, brutal confusión entre lo público y lo privado…

- Entre la codicia y la miopía (la parálisis del pensamiento)

(Con la decisión de no alejarme de la franqueza y la honestidad en un momento en que esas cualidades son de lo más necesarias)

Cantando las verdades del barquero, sin la más mínima compasión

Si alguien le dice: Tú bebe, que yo conduzco. ¿Usted qué hace? Pues bebe…

Si alguien le dice: Tú bebe, que yo pago. ¿Usted qué hace? Pues bebe…

Y si alguien le dice: Tú bebe, que yo pago y conduzco. ¿Usted qué hace? Muy probablemente beba el “doble o más”. Hasta que el cuerpo aguante, digamos…

Pues eso es lo que han hecho las entidades financieras. Disparar con pólvora del Rey y sin ningún control cinegético. Entonces, lo que tenía que pasar pasó. No hay sorpresas. La sorpresa es sorprenderse. ¿Se podría haber esperado otro resultado de una economía de manos libres y sin espejo retrovisor?

Ahora tratan de escapar. O sea: ¿Cómo servirse de la globalización sin ser globalizado? ¿Cómo preservar la riqueza que generan esos monstruos financieros sin cara y sin ideas que no sean las de obtener más beneficios?

Otra cosa es resolver quién paga la fiesta. Ellos, seguro que no. La “tranquilidad” de los mercados los transforma en “testigos protegidos”. Se cambiarán la identidad, la figura y el domicilio, aunque seguirán siendo los mismos. Los “paganos” serán los descolgados de la riqueza que generan esos monstruos financieros sin cara y sin ideas que no sean las de obtener más beneficios. Los miembros de la “manada” (como dicen despectivamente los “brokers” de Wall Street) no sólo pagarán (pagaremos) la pólvora, sino que, además, serán (seremos) las piezas a abatir. “Imbéciles por 2”. Cornudos y apaleados.

El problema no es que nos vayamos a la mierda, sino que no sabemos si habrá mierda para todos. Algunos han confundido libertad de mercado con licencia para estafar. La libertad de mercado no debe ser ilimitada.

Una economía “a dos velas”: los bancos centrales y los fondos soberanos. ¿Y si alguno las sopla? ¿Y si una corriente de aire…? ¿Y si el batir de las alas de una mariposa…?

¿De la burbuja financiera al fin del “súper-boom? Debilitamiento y agonía de la economía en Estados Unidos. Debilitamiento y agonía del modelo del libre mercado. Debilitamiento y agonía del modelo neoliberal (privatización, desregularización, financierización).

El problema de los bancos es de excesivo apalancamiento ya que cuentan con unos activos tangibles que, en muchos casos, superan en más de 30 veces sus bases de capital. De ser unas compañías de intermediación han pasado a convertirse, en los últimos años, en unos grandes almacenes que acumulan todo tipo de mercancías, mejores y peores (el hecho de que Citigroup haya decidió descargar 400.000 millones de dólares de su balance, da buena prueba de la verdad de la afirmación y de la dimensión del problema).

¿Cómo se ha podido llegar a esta situación? Por un esquema viciado de remuneración al que se destinan, en la banca de inversión, hasta el 50% de los ingresos. A más endeudamiento, más ingresos, mayores bonus. Como resultado de ello los bancos resultan ser unas grandes agencias de comunicación ya que, mientras el conjunto del mercado discute la legitimidad de los gestores de hedges o de capital riesgo para hacerse con un 20% de lo obtenido con su trabajo, el sistema retributivo bancario mantiene esa frontera de recompensación en todos los entornos bajo la excusa de retener el talento.

¿Cómo han podido justificar los bancos niveles tan nimios de capitalización? Por la falsa sensación de seguridad que dan los modelos de riesgo basados en el Value at Risk o VaR que no tienen en cuenta los sucesos extremos (o colas en una distribución normal) que son los que, en definitiva, causan las crisis. El análisis VaR es como un airbag que funciona siempre… menos cuando sufres el accidente. La infraestimación del riesgo real conduce a una acumulación de activos “seguros” cuyo consumo de capital es mínimo, lo que finalmente provoca que el retorno sobre recursos propios o ROE de los bancos se dispare. Todo ello, construido, eso sí, sobre un punto de partida inválido.

¿Qué estaban haciendo mientras los reguladores? Repasemos tanto a las agencias de rating como a la SEC o CNMV norteamericana. De las primeras, se puede censurar la ausencia de medios pese a su condición de garantes de la calidad de las emisiones del mercado (3-4 profesionales para… toda la banca de inversión estadounidense), su falta de perspectiva sobre el negocio bancario (que había pasado de empaquetador a tenedor de activos, como ya he señalado), la falta de continuidad en su análisis y la prioridad que en el mismo dan a la información pública frente a los propios modelos de valoración.

El segundo objeto del reclamo es la SEC. Aquí la crítica se centra en la normativa aprobada por el regulador bursátil norteamericano en 2004 que, por una parte, ampliaba el concepto de capital que pasaba a incluir instrumentos híbridos y deuda subordinada, (ojo, “por participar de las características del mismo”), legitimaba el VaR como mecanismo para que los brokers pudieran calcular su capital regulatorio, en segundo lugar y, por último, daba un tratamiento paritario a los activos líquidos e ilíquidos del balance a efectos de consumo de recursos propios. A cambio de lo que parecía ser un mayor control por parte del órgano supervisor, las entidades afectadas lograban reducir en más de un 40% sus necesidades de capital. Si las agencias ayudaron a engordar la vaca, fue el propio regulador el que ayudó a que la misma naciera ya con el cuerno retorcido.

Conclusión preliminar: Han creado un sistema basado en grandes instituciones financieras excesivamente apalancadas e infracapitalizadas; demasiado importantes como para que el regulador pueda permitir su caída sin acudir antes a su rescate; en las que todos, propietarios, acreedores y empleados son ampliamente remunerados si las cosas van bien mientras cuentan con el respaldo de los contribuyentes si, por el contrario, las cosas se tuercen. Capitalización de ganancias y socialización de pérdidas, esto es: lo contrario de lo que defendería Robin Hood.

Esta crisis ha puesto de manifiesto las limitaciones de los mercados. Todo el mundo debería comprender que la idea de que los mercados funcionan perfectamente es absolutamente errónea. Las implicaciones de esto es que hay un amplio margen para la regulación. Las regulaciones de los bancos comerciales deben extenderse a los de inversión, hedge funds y otras formas de instituciones financieras. Necesitamos requisitos de capital, supervisión e información. Cualquier institución que requiera de ayuda de emergencia en una crisis debe estar sujeta a algún régimen de regulación.

Muchos de los problemas que ha traído consigo esta crisis podrían haberse evitado con la regulación adecuada. Aun así, soy bastante escéptico con que haya un cambio fundamental porque hay gente que ha ganado mucho dinero con este modelo…

(Del Paper publicado el15/9/2009)

¿Existe alguna terapia de choque contra la crisis? ¿Y para prevenir las futuras? Desconstruyendo los discursos oficiales (Parte I)

- Esperando a Godot: El G-20 y los demás… (De la Cumbre al precipicio)

The show must go on (All that jazz)

Según la Reserva Federal (Fed), primero hay que resolver los problemas de la economía financiera y luego (en consecuencia) resolver los problemas de la economía real. No se puede lo uno sin lo otro. Si por un momento aceptamos la hipótesis (Krugman y otros), ¿qué ocurre (así y todo), si no se resuelven los “problemas” de la economía financiera?

Una “economía de casino” con “el mercado” (¡todo!) como “presunto implicado” (bancos, gobiernos, organismos de control, gurús, empresas de calificación, analistas, operadores financieros, hedge funds, agentes bursátiles, traders, brokers y demás patulea). La oligarquía bancaria.

¿Los mismos que nos metieron en esto, nos van a sacar? ¿Serán capaces de ponerle límites a una economía “ansiolítica”? ¿Estarán dispuestos a “desfinancierizar” la economía? ¿Aceptarán “desglobalizar” la economía? ¿O sólo habrá parches y no reformas?

Permítanme dudar al respecto (dicen que un pesimista es un optimista informado). Creo que estamos ante una “simulación” en toda regla. Sólo se trata de mantener un modelo de hacer empresa en el que unos pocos se benefician de la asunción de riesgos, si sale bien; y todos nos tenemos, de un modo u otro, que apretar el cinturón si ocurre lo contrario. Rehenes de la información peligrosa, víctimas de la locura crediticia. Irresponsabilidad corporativa sin el menor atisbo de componente social… La economía del espejismo.

No es un problema entre Smith y Marx o entre Keynes y Friedman. Han sido “todos” tergiversados, falsificados y… traicionados. Hasta a Hayek, lo han extraviado por los “senderos de libertad”. O sea.

De creer que lo que era bueno para General Motors era bueno para Estados Unidos, se ha pasado a creer que lo que era bueno para Wall Street era bueno para Estados Unidos… ¿Terminará igual?

Pecados financieros” (de palabra, obra u omisión). Que de todo ha habido (¿y hay?). “Paradojas caminando”. Han corrido a socorrer a los bancos, gobiernos conservadores (Bush), demócratas (Obama), laboristas (Brown), demócrata cristianos (Merkel), napoleónicos (Sarkozy), fascistas (Berlusconi), indocumentados (Rodríguez Zapatero)… y sigue la lista de “falsificadores”. Muchas manos para un solo cadáver.

¿Los que no supo, quiso o pudo resolver el G-8 (G-9, con la “mafio-economía” rusa), puede hacerlo el G-20 (un “rejunte” infumable de “todo a 100”, que por oler, huele hasta a “sobaco”)? Tal vez, sólo se trate de sacarle dinero a los árabes y chinos, que son los únicos ricos verdaderos (eso sí, sólo su clase dirigente -tribal o comunista). ¿Salvarán al “mundo financiero” (lo demás, “puede esperar”…), el capitalismo feudal y/o el capitalismo comunista? El resto del G-20 es un decorado, actores secundarios, utilería, “socios del silencio”… “culiparlantes”. Se “conforman” con salir en la foto. Hacer creer en sus respectivos países que son “importantes”, que los invitan a la reunión de los poderosos, que opinan, que los consideran… (ni que decir de los que “mendigan” una silla de prestado, como España -aunque sea “medio culo”-, sin voz ni voto, pero con foto, sonrisa y telediario)… En fin, un G-¡Je!-20- surreal y triste.

Desde aquel sábado de noviembre en que el saliente George W. Bush -con los enviados del presidente recién elegido haciéndole sombra- se comprometió con sus colegas de los cinco continentes a coordinarse, supervisar más el sector financiero y evitar nuevas quiebras, poco ha mejorado para la economía a los dos lados del Atlántico. Desde entonces, aunque los mercados están más tranquilos y han colapsado menos bancos, a marzo de 2009, más de 2,5 millones de personas en EEUU se han quedado sin trabajo, y al menos otro millón en la UE, donde ya se calcula que habrá cerca de 22 millones de parados el próximo año.

Desde su investidura, a marzo de 2009, Obama ha conseguido aprobar un paquete de estímulo fiscal de 800.000 millones de dólares, además de 400.000 millones en garantías a Citigroup y Bank of America, y ha propuesto otro plan de rescate semipúblico para limpiar los activos tóxicos de, al menos, 600.000 millones.

En diciembre, los europeos se comprometieron a gastar cerca de 200.000 millones, aunque ha habido pocas novedades respecto a los paquetes ya aprobados en otoño (el último esfuerzo común son 50.000 millones en préstamos para países fuera de la zona euro). Pero, aparte de la escasez de datos positivos, la coordinación es aún una promesa.

Los dos lados del Atlántico, y también la mayoría de las potencias emergentes, están de acuerdo en que falta confianza para restablecer el crédito, paralizado, sobre todo, desde la caída de Lehman Brothers en septiembre, pero la receta para recuperar el valor perdido no es nada evidente.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   35

similar:

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconTenía seis años cuando mis padres me contaron que había una pequeña...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconTodos los padres interesados en la salud de sus hijos y en la propia,...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconEs evidente que todos los hijos se parecen a sus padres en mayor...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconEs decir, se trata de un sistema de familias ensambladas, debido...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconMontaje de una pequeña granja cunícola para producción de carne,...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconResumen Se realizó una prueba a campo de un producto formulado en...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconOportunidades de inversión por actividades para una empresa mediana y pequeña empresa

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconNota de prensa 16/04/2014 Una pequeña conexión con grandes implicaciones:...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconTurismo innovador en una pequeña isla

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconGoma en una proporción muy pequeña. Lápices medios


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com