Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?)




descargar 1.18 Mb.
títuloMemorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?)
página8/35
fecha de publicación03.11.2015
tamaño1.18 Mb.
tipoMemorias
med.se-todo.com > Historia > Memorias
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   35

¿Como experto en la materia cree que la globalización es positiva? ¿No ha hecho el mundo más vulnerable?

No hay ninguna duda de que ha hecho el mundo más vulnerable. Sólo hay que mirar a las economías de Europa del Este por ejemplo. Países como Estonia o Letonia recibieron grandes cantidades de flujos de inversión y han tenido crecimientos impresionantes cercanos al 10%. Ahora se han visto muy expuestos por la salida de capital y la caída de las exportaciones. En ese sentido sí se han vuelto más vulnerables pero sin la globalización aunque hubieran estado menos afectados ahora también estarían menos desarrollados”… (“El origen principal de la crisis es la desigualdad” (Cinco Días - 9/5/09 - Entrevista Branko L. Milanovic)

“Esta recesión es compleja: una crisis económica combinada con una crisis financiera. Antes de que se iniciara, los endeudados consumidores estadounidenses eran el motor del crecimiento mundial. Ese modelo se ha roto, y tardará en ser sustituido, porque aunque se pudiera sanear los bancos estadounidenses, la riqueza de las familias está por los suelos y los estadounidenses se endeudaban y consumían dando por hecho que el precio de sus casas subiría eternamente.

La caída del crédito empeoró las cosas, y las empresas, enfrentadas a unos altos costes de endeudamiento y a unos mercados en descenso, respondieron con rapidez recortando inventarios. Los pedidos cayeron bruscamente -de manera muy desproporcionada respecto al descenso del PIB-, y los países que dependían de los bienes de inversión y duraderos (gastos que podían posponerse) se vieron especialmente golpeados…

El sistema bancario ha sido sometido a una prueba para ver si está adecuadamente capitalizado -una prueba de “resistencia” a la que no se ha aplicado estrés-, y algunos bancos no han podido superarla. Pero en lugar de aprovechar la oportunidad para recapitalizarse, quizá con ayuda estatal, los bancos por lo visto prefieren responder a la japonesa: capear el temporal.

Los bancos zombis -muertos, pero que todavía caminan entre los vivos- están, usando las inmortales palabras de Ed Kane, “apostando por la resurrección”. Repitiendo el desastre de las cajas de ahorro en la década de 1980, los bancos están usando una contabilidad peligrosa (se les permitía, por ejemplo, mantener los activos desvalorizados en sus libros sin amortizarlos, con la falsa pretensión de que podían retenerlos hasta su vencimiento y que de algún modo se volverían sólidos). Peor aún, se les está permitiendo endeudarse a bajo precio con la Reserva Federal de Estados Unidos, respaldados por avales defectuosos, y al mismo tiempo asumir posiciones arriesgadas.

Algunos de los bancos registraron ganancias en el primer trimestre del año, basadas principalmente en trucos contables y beneficios de explotación (léase “especulación”). Pero esto no va a hacer que la economía eche a andar rápidamente. Y si las apuestas no salen bien, el coste para los contribuyentes estadounidenses será aún mayor…

Arreglar el sistema financiero es necesario para la recuperación, pero no basta con eso. La estrategia estadounidense para arreglar su sistema financiero es cara e injusta, porque recompensa a los mismos que causaron el caos económico. Pero hay una alternativa que básicamente significa seguir las normas de una economía de mercado normal: una permuta financiera de deudas por capital social”… (La primavera de los zombis (El País - 17/5/09 - Por Joseph E. Stiglitz)

“La actual crisis mundial es “mucho peor” que la década de 1930 porque los sistemas financieros y economías de todo el mundo se han vuelto más interdependientes, según el autor del bestseller Cisne Negro, Nicholas Nassim Taleb.

Este es el período más difícil que está atravesando la humanidad porque los gobiernos no tienen ningún control”. De hecho, según Taleb, la actual crisis acabará superando a la Gran Depresión de los años 30. Un mensaje que contrasta con las recientes declaraciones emitidas por los responsables de organismos internacionales de referencia como el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Central Europeo (BCE) o la Reserva Federal de EEUU (FED), junto a la mayoría de los gobiernos.

Taleb va aún más allá y advierte de que la economía global se dirige hacia una “gran deflación”, aunque no descarta futuros riesgos inflacionistas debido a la impresión de billetes por parte de los principales bancos centrales del mundo desarrollado, en consonancia con la previsión del profesor Antal Fekete. Como resultado, el “oro” experimentará un “rally masivo” como valor refugio por excelencia con el fin de mantener el poder adquisitivo, informa Bloomberg.

La actual crisis mundial es la peor desde la Gran Depresión que se produjo tras el crack del 29 en EEUU, añade el conocido analista. Además, añade que el euro y el dólar van a estar sometidos a fuertes presiones frente activos más sólidos como el oro o la divisa china. Señala que la inversión en deuda pública presenta “muchos riesgos ocultos”, y apunta a la posibilidad de que se produzcan pérdidas billonarias en el mercado de crédito de derivados (CDS), que se emplea como un seguro para garantizar la inversión en todo tipo de deuda pública y empresarial”… (No todos ven fondo: “Lo peor está por llegar” y superará a la Gran Depresión - Libertad Digital - 20/5/09)

“Exactamente, ¿cuál es el volumen de deuda pública en el que tiene que incurrir un presidente para ser considerado un irresponsable? Bien, uno mucho mayor al parecer que las cantidades masivas previstas por el presidente Obama. La versión final de sus presupuestos para el ejercicio 2010, dada a conocer la semana pasada, constituye un ejemplo de manual de creación de riesgos económicos e interés político.

Veamos. De 2010 a 2019, Obama proyecta un déficit anual neto de 7,1 billones en total; esos se suman al déficit de 1,8 billones de dólares del ejercicio 2009. Hacia 2019, la razón entre deuda federal pública y producto interior bruto alcanzaría el 70%, por encima del 41% de 2008. Será el más elevado desde 1950 (80%). La Oficina Presupuestaria del Congreso, usando pronósticos menos halagüeños, eleva estas estimaciones. Los déficits 2010-19 sumarían 9,3 billones de dólares; el cociente entre deuda y PIB en 2019 sería del 82%. Pero aguarde: incluso estos totales pueden quedarse cortos. Según diversas estimaciones, el plan de salud de Obama podría costar 1,2 billones de dólares a lo largo de una década; Obama sólo ha presupuestado 635.000 millones. Además, los considerables déficits se registran a pesar de la acusada contracción del gasto en defensa. De 2008 a 2019, el gasto federal total se elevaría un 75%, pero el gasto en defensa sólo sube un 17%. A menos que las amenazas en el extranjero cedan, tanto el gasto militar como los déficits podrían elevarse.

Republicanos cabreados aparte, estas cifras sobrecogedoras han recibido muy poca atención. Todo el mundo tiene la vista puesta en la crisis económica actual, que explica y justifica gastos abultados durante unos cuantos años. Pero casi nadie se da cuenta de que esos déficits se prolongan indefinidamente”… La peligrosa deuda de Obama (El Mundo - 24/5/09 - Por Robert J. Samuelson)

“Los reguladores del sistema financiero británico anticiparon la crisis que sacudió el año pasado a los grandes bancos del Reino Unido en 2004, con un simulador que indicó que el hoy nacionalizado Northern Rock estaba en el punto de mira.

Según informa hoy el diario “Financial Times”, la simulación realizada por la Autoridad de Servicios Financieros (FSA), el Banco de Inglaterra y el ministerio de Economía alertó sobre los riesgos que implicaba el modelo de negocio de Northern Rock, que apostó por las hipotecas de alto riesgo y contaminó al resto del sistema. La simulación sobre la posible evolución de los bancos también indicó que los eventuales problemas del Northern Rock -que el Gobierno rescató con 26.600 millones de libras- podrían afectar al HBOS, que en 2004 tenía la mayor cartera de hipotecas del país”. (Los reguladores financieros británicos anticiparon la crisis de los bancos en 2004 - Expansión - 30/5/09)

“Algunos de los principales hedge fund británicos han advertido al Tesoro de que podrían verse obligados a abandonar al país a menos que se introduzcan cambios drásticos a un borrador de la directiva europea.

Estos fondos de inversión libre han comenzado incluso a pensar en mudarse a Suiza en el caso de que la normativa, a la que un gestor ha llegado a describir como “un complot de Francia contra Londres”, no se vuelva a redactar. Otros se plantean Nueva York como destino alternativo.

Sus advertencias coinciden con una campaña de los hedge fund contra el borrador de la directiva sobre gestoras de fondos de inversión alternativas, que se modificó en el último momento para pedir a la Comisión Europea que estableciera un límite a los préstamos. Los grupos de capital riesgo también se muestran en contra de la normativa”… (Los hedge fund amenazan con abandonar Reino Unido - Expansión - 4/6/09 - Por James Mackintosh, George Parker y Nikki Tait - The Financial Times)

“Los estados miembros de la UE han utilizado hasta ahora 1,48 billones de euros para medidas de apoyo a la banca -inyecciones de capital, garantías, compra de activos “tóxicos”, liquidez- ante la crisis financiera.

Ese es el dinero que los países ya han hecho efectivo, pero el importe máximo de todas las medidas aprobadas es más del doble, ya que asciende a 3,72 billones de euros. Estos datos están incluidos en un informe del Comité Económico y Financiero, un organismo técnico en el que están representados los Veintisiete, sobre la efectividad de las intervenciones públicas en el sector financiero que el próximo martes debatirán los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) en su reunión mensual”. (Los 27 ya han usado 1,48 billones para apoyar a la banca ante la crisis - El Economista - 5/6/09)

Creo que ya han leído (parcialmente) el argumento de la obra. Ahora (si lo desean) pueden entrar al Teatro. Se presenta en escena la Ópera Bufa: El G-20 y los demás… Con la actuación especial de Obama Super Star y el “corus line” compuesto por algunos bobos solemnes, ciertos patriotas de hojalata y otros juguetes de ocasión. Por favor, ocupen sus butacas y apaguen los teléfonos móviles. El espectáculo va a comenzar…

- Reunión del G -¡Je!- 20: De la Cumbre al precipicio (SuperObama: ¿Imperator o stripper?)…

(No olvidar lo inolvidable… no sólo se ha perdido la disciplina, sino también la vergüenza)

(Se presenta únicamente la parte de la Hemeroteca vinculada al tema que nos ocupa)

- Proteccionismo o totalitarismo (El Mundo - 19/4/09)

El politólogo francés Emmanuel Todd acusa en su última obra al libre comercio de fomentar la desigualdad.

(Por Rubén Amón)

París.- Acostumbra a decirse que la pujanza de la derecha en Europa -y el consecuente retroceso de las izquierdas- proviene del miedo a la inmigración, del pavor a la inseguridad y de la supuesta mayor aptitud de los conservadores ante las emergencias económicas. Emmanuel Todd, demógrafo, politólogo y visionario, desmiente las tres razones en Después de la democracia. A cambio, propone dos, que además son estructurales: el envejecimiento de la población (a más edad, más conservadurismo) y la estratificación del sistema educativo. Es decir, que la promesa de una formación académica y universitaria para todos ha “degenerado” en una jerarquía de los estudios superiores. El resultado consiste en la aparición de las elites y en el correspondiente esquema de la desigualdad, agravado por el empobrecimiento de la clase media y por el riesgo de la pirámide social.

Todd reivindica el proteccionismo como alternativa y como única solución a la prosperidad económica y política. No se refiere a un proteccionismo nacional ni patriótico, sino a una fórmula comunitaria y cooperativista. Empezando porque Europa se defienda del librecambismo exterior y consiga regular un mercado interno más o menos autosuficiente que, además, reforzaría la autoestima geopolítica del continente en beneficio de 450 millones de ciudadanos.

“El problema de la democracia”, explica Todd a MERCADOS, “consiste en que la clase política se niega a admitir que el librecambio es el origen del descenso del poder adquisitivo, de las desigualdades y de la consiguiente depresión social”.

El demógrafo francés defiende la mundialización como expresión del intercambio cultural, pero denigra la globalización en cuanto constituye una amenaza depredadora. De hecho, la fórmula del proteccionismo no sería una característica específica de la UE, sino que es recomendable en los demás espacios continentales con sus recetas.

En caso de despreciarse la oportunidad del proteccionismo, Todd advierte del modo en que puede generalizarse la cultura del chivo expiatorio. O sea, el recurso de atribuir los problemas a motivos arbitrarios como la inmigración, el islamismo o la identidad. “Cuando el problema es artificial, la solución es imposible, pero la clase política se vale de excusas como solución ante la incompetencia”. Acusa a Sarkozy y a sus colegas de descansar en las confesiones ajenas -el Islam, mayormente- el problema del vacío religioso propio. También entiende que el modelo del chivo expiatorio no hace sino estratificar la sociedad y “desconstruirla” en guetos, etnias y peldaños, subestimando que tal esquema comporta todos los riesgos de una bomba de relojería.

- Explota la penúltima fase subprime: la degradación masiva de deuda pública (Libertad Digital - 23/5/09)

(Por M. Llamas)

Las agencias de calificación de riesgos han degradado la calidad de la deuda pública de Reino Unido, y la próxima rebaja afectará a EEUU. De hecho, la firma Schroeder advierte de que la devaluación de la libra que provocará dicha rebaja crediticia amenaza a Gran Bretaña con una crisis similar a la padecida por Islandia en 2008. Es decir, la quiebra del propio Estado y, por lo tanto, la necesidad de acudir a un crédito extraordinario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y es que, tal y como avanzó Libertad Digital el pasado enero, el tsunami bancario avanzaba el colapso de la deuda pública en EEUU y Gran Bretaña. Dicha rebaja de calidad, no sólo amenaza con encarecer hasta niveles insostenibles la financiación de la Administración Pública en ambos países, sino que, además, puesto que dichas potencias presentaban la máxima calificación posible (triple A), su degradación conllevará un nuevo recorte de la deuda soberana al resto de economías. Detrás irá España, Irlanda, Grecia y Portugal, entre otros países.

Tras el estallido de la crisis subprime en el verano de 2007, las grandes potencias se han lanzado al rescate de sus respectivos sistemas financieros mediante la inyección de cantidades ingentes de dinero público. Además, la crisis financiera ha desembocado en una profunda recesión económica a nivel mundial, la peor desde la Gran Depresión de los años 30. Ante tal situación, los gobiernos han aprobado importantes planes de gasto público con el fin de reactivar la economía. Tales medidas se han materializado en un sustancial aumento del déficit fiscal y, por lo tanto, también de la deuda pública.

De hecho, según el FMI, la deuda pública de los países del G-20 superará el 100% del PIB en 2014, frente al 70% de media que presentaban en el año 2000 o tan sólo el 40% en 1980. Las degradaciones soberanas están, pues, garantizadas. Algunos países llegarán antes. Standard & Poor´s estima que Gran Bretaña puede llegar a doblar en los próximos cuatro años el nivel de deuda pública, de modo que “si alcanza el nivel del 100% en 2013, haría incompatible una calificación de AAA” para la economía del Reino Unido, advierte la agencia una nota remitida el jueves.

El caso de EEUU es, incluso, más grave, ya que su nivel de deuda pública, según los datos oficiales, supera ya ampliamente los 11 billones de dólares -casi el 76% del PIB-, mientras que el Gobierno estima que el déficit presupuestario rozará el 13% del PIB en el presente ejercicio. Y ello, sin contar el ingente volumen de dinero público comprometido en el rescate de la banca y su economía. El gurú de la deuda pública Bill Gross avanza que la triple A de EEUU es ya insostenible.



Ante tal perspectiva, China y Japón, principales acreedores del Gobierno de EEUU ya han advertido de que no están dispuestos a seguir financiando ese ingente volumen de deuda mediante la compra de letras del Tesoro.



Así pues, no es de extrañar que la Reserva Federal de EEUU haya incrementado sus medidas no convencionales, consistentes en la adquisición de deuda pública mediante la impresión de billetes -hasta 300.000 millones de dólares en deuda a largo plazo-, tal y como reflejan los últimos datos relativos a su balance.

El problema es que, en caso de que el Tesoro no pueda colocar la emisión de deuda prevista para 2009 y 2010 entre los inversores, o tenga dificultades para su refinanciación, el dólar caerá con fuerza ya que su valor depende, en última instancia, de la deuda soberana (futura recaudación de impuestos a los contribuyentes). Ni que decir tiene que una fuerte depreciación del billete verde socavará los cimientos sobre los que se sustenta el actual sistema monetario internacional, cuyo monopolio ostenta el dólar.

Ante esta perspectiva, y anticipándose a lo que podría ocurrir, los principales bancos centrales del planeta han comenzado a deshacer sus posiciones en la divisa de EEUU, es decir, se desprenden de dólares. y a fortalecer sus reservas cono oro. Destaca el caso de Rusia y China.

De este modo, la degradación de la deuda pública avanza, a su vez, una tercera fase: la crisis monetaria, tal y como avanzó LD. En abril de 2008, este mismo periódico adelantaba que la denominada crisis subprime acontecería por etapas, extendiéndose a todo tipo de deuda, desde hipotecas -de calidad y no calidad- a créditos empresariales y de consumo, aseguradoras, créditos derivados y, por supuesto, deuda pública.



El estallido de la deuda soberana es la penúltima fase de la crisis subprime. La lucha sin cuartel por colocar papel se está produciendo desde casi dos años. Una dinámica que en la literatura económica suele conocerse como “scramble for liquidity” o lucha por lograr la liquidez. Ante las necesidades presentes y la perspectiva futura de carencia de caja, los diversos inversores han tratado de cambiar sus activos menos líquidos por otros más líquidos. El problema es que esos activos líquidos son progresivamente más escasos, tal y como ilustra la pirámide invertida de John Exter (ver arriba).

La última fase de la crisis afecta al papel moneda. Las tensiones ya se están trasladando a este activo, tal y como muestras la fuerte devaluación de la libra respecto a otras monedas (euro) y del dólar respecto al yen y el oro. El vértice de la pirámide, el activo más líquido que existe es, precisamente, el oro, moneda por excelencia, por ser éste el único activo financiero que no es el pasivo de nadie más. En este sentido, algunos analistas, tales como Nouriel Roubini, Jim Rogers, Peter Schiff o Antal Fekete, aunque con visiones distintas, prevén el futuro colapso del billete verde.

De hecho, la tensión que sufre el dólar ha aumentado en las últimas semanas, tal y como muestran los siguientes gráficos que recoge Bespoke Investment:










Con el consiguiente aumento del riesgo crediticio de EEUU y de Gran Bretaña, tal y como avanzó LD:



Por último, al igual que la crisis crediticia margina entre agentes económicos más y menos solventes, el Estado no es ajeno a este proceso. No obstante, el Estado también puede quebrar. De hecho, varios países han tenido que acudir a créditos extraordinarios del FMI para evitar la suspensión de pagos. El caso más llamativo fue el de Islandia, pero amenaza con extenderse a otros países, sobre todo, las economías de América Latina y del Este de Europa, muy dependientes del crédito y la inversión exterior.

Así, tal y como se pregunta el analista Edward Hugh en RGE Monitor, “¿será Hungría la nueva Islandia?”. Se avecinan nuevas quiebras soberanas. Es decir, la suspensión de pagos de deuda pública. Algunos analistas internacionales ya plantean abiertamente que algunas potencias -en referencia EEUU y Gran Bretaña- están entre la espada y la pared, y tan sólo tienen dos vías posibles para afrontar la factura pública de los rescates: puesto que las subidas de impuestos son muy impopulares, los gobiernos tendrán que optar entre la hiperinflación (la depreciación monetaria evapora las deudas) o la suspensión de pagos. La penúltima fase de la crisis crediticia ha dado comienzo…

- Helicóptero Trichet (Cinco Días - 4/6/09)

(Por José Carlos Díez)

El pasado mes el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, se comprometió públicamente en dar a conocer hoy, tras la reunión del Consejo del banco, los detalles de su última y novedosa medida: la monetización de deuda. Con esta medida, el BCE cruza el umbral de la ortodoxia monetaria y se une a sus homólogos estadounidenses y británicos para luchar contra la deflación de activos que está provocando la mayor contracción de crédito conocida desde la Gran Depresión.

La decisión debería haberse tomado en octubre, pero no está exenta de mérito. El BCE recibió el prestigio y la credibilidad del Bundesbank alemán, credibilidad que se fraguó en su decidida lucha contra la inflación, especialmente en los años ochenta.

En los años veinte, los alemanes sufrieron los devastadores efectos de la hiperinflación que acabó con el ahorro de todas las generaciones vivas, con la estabilidad social conseguida en la República de Weimar y abrió las puertas a la victoria del partido Nazi, liderado por Adolf Hitler.

Alemania está inmersa en una campaña electoral, el resultado es incierto y la decisión heterodoxa del BCE ha entrado en campaña. Angela Merkel acaba de criticar públicamente la decisión, lo cual supone romper las reglas del juego político germano que respeta la decisión constitucional de independencia del banco central.

Los economistas alemanes deberían hacer pedagogía y explicar a la sociedad que la situación actual dista mucho de la de los años treinta. En aquellos años, Alemania tenía que reparar el coste de la Primera Guerra Mundial y pagaba en moneda extranjera cada mes cantidades ingentes de dinero. Su moneda comenzó a depreciarse y el pago de la deuda externa aumentaba en la misma proporción. El Gobierno vio limitada su capacidad para hacer frente a sus pagos y pedía prestado al banco central dinero que acaba monetizándose. El dinero depreciaba aún más la divisa y aquello acabó en hiperinflación.

Ahora, Europa apenas tiene deuda externa, existe un mercado de capitales muy desarrollado y los estados europeos financian su desequilibrio fiscal con deuda pública. Pero el BCE ve cómo, a pesar de bajar los tipos al 1% y dar acceso ilimitado a tipo fijo a los bancos a sus subastas de liquidez, el dinero no llega a empresas y familias y los flujos de nuevo crédito están en caída libre. Por lo tanto o se toman medidas heterodoxas o continuaría el riesgo de una depresión económica, patología diferente a la hiperinflación pero con la misma capacidad destructiva.

Alemania ha sido uno de los grandes ahorradores mundiales y ha financiado todos los excesos de crédito de la Edad Dorada, por lo que no puede vivir en una burbuja al margen del mundo. Sus bancos se dedicaron a comprar todos los activos que circulaban por el ciberespacio y son los más afectados por la deflación activos.

Por lo tanto, lo que alguien le debería explicar a la canciller Angela Merkel es que o el BCE se pone a comprar activos y pone fin a la deflación o sus bancos seguirán teniendo pérdidas y el Estado tendrá que seguir inyectando dinero de los contribuyentes en las entidades, entrando en escenarios de insostenibilidad de las finanzas públicas como le sucedió a Japón.

Esperemos que los miembros del Consejo del BCE no se arruguen y sigan adelante con la medida. Lo más conveniente sería comprar deuda ya emitida en los mercados secundarios y atraer al mercado de cédulas a inversores privados, con el fin de ir creando canales de financiación estable para el sistema bancario, al margen de las subastas del BCE y de la deuda avalada por los estados.

Ahora los inversores comienzan a contemplar una salida inflacionista de la crisis y temen que los bancos centrales pierdan el control. Ojalá veamos inflación, pero la historia nos dice que las crisis de deflación de deuda son difíciles de digerir y la inflación tarda años en llegar. La economía mundial está saliendo de la recesión pero la brecha de producción negativa acumulada es elevada, las tasas de paro crecientes y el uso de la capacidad instalada se ha hundido, por lo que los riesgos de deflación superan a los de inflación.

En el siglo XVII, Galileo también fue acusado por los Toloméicos de heterodoxia. Amenazado con la hoguera purificadora afirmó “me retracto pero aún así se mueve”. Esperemos que ahora la razón se imponga a la metafísica.

- Los 27 ya han usado 1,48 billones para apoyar a la banca ante la crisis (El Economista - 5/6/09)

Los estados miembros de la UE han utilizado hasta ahora 1,48 billones de euros para medidas de apoyo a la banca -inyecciones de capital, garantías, compra de activos “tóxicos”, liquidez- ante la crisis financiera.

Ese es el dinero que los países ya han hecho efectivo, pero el importe máximo de todas las medidas aprobadas es más del doble, ya que asciende a 3,72 billones de euros. Estos datos están incluidos en un informe del Comité Económico y Financiero, un organismo técnico en el que están representados los Veintisiete, sobre la efectividad de las intervenciones públicas en el sector financiero que el próximo martes debatirán los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) en su reunión mensual.

España es uno de los socios comunitarios que menos fondos ha dedicado hasta ahora a acciones de rescate, 49.000 millones, aunque ha puesto a disposición de las entidades hasta 130.000 millones…

(Del Paper publicado el 15/10/2009)
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   35

similar:

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconTenía seis años cuando mis padres me contaron que había una pequeña...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconTodos los padres interesados en la salud de sus hijos y en la propia,...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconEs evidente que todos los hijos se parecen a sus padres en mayor...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconEs decir, se trata de un sistema de familias ensambladas, debido...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconMontaje de una pequeña granja cunícola para producción de carne,...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconResumen Se realizó una prueba a campo de un producto formulado en...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconOportunidades de inversión por actividades para una empresa mediana y pequeña empresa

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconNota de prensa 16/04/2014 Una pequeña conexión con grandes implicaciones:...

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconTurismo innovador en una pequeña isla

Memorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados), hijos (anestesiados) y nietos (¿revisionistas?) iconGoma en una proporción muy pequeña. Lápices medios


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com