En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros




descargar 2.38 Mb.
títuloEn los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros
página85/85
fecha de publicación10.08.2016
tamaño2.38 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   77   78   79   80   81   82   83   84   85

 Usted puede razonar así, pero ¿cómo sabe que un aparato mecá­nico razonaría de ese modo?

 Es el único modo de explicar lo que sucedió.

 Creo que es una fantasía paranoica.

 Entonces, dígame por qué el objeto destruido resultó pulveriza­do. Sólo cabe sospechar que era el único modo de ocultar que se había destruido a un ser humano y no a un robot. Déme otra explicación.

Janek se sonrojó.

 No lo acepto.

 Pero puede usted probar que es así... o probar lo contrarío. Por eso he venido a verle a usted, a usted precisamente.

 ¿Cómo puedo probar una cosa o la otra?

 Nadie ve al presidente en la intimidad como usted. A falta de una familia, usted es la única persona con la que comparte momentos informales. Estúdielo.

 Lo he estudiado, y le digo que no...

 No lo ha estudiado porque no esperaba nada anormal. Los pe 

  625  

queños indicios no significaban nada para usted. Estúdielo ahora, con la conciencia de que podría ser un robot, y ya verá.

 Puedo tumbarlo de un golpe y buscar metal con un detector ul­trasónico  ironizó Janek . Hasta un androide tiene un cerebro de platino e iridio.

 No será necesario una acción tan drástica. Limítese a observarlo y verá que es tan diferente del hombre que fue que no puede ser un hombre.

Janek miró al reloj de la pared.

 Hemos estado conversando más de una hora.

 Lamento haberle ocupado tanto tiempo, pero espero que com­prenda la importancia de todo esto.

 ¿Importancia?  dijo Janek. Su aire de abatimiento se transfor­mó de pronto en una expresión esperanzada . ¿Pero es de veras tan importante?

 ¿Cómo podría no serlo? Tener un robot como presidente de Es­tados Unidos ¿no es importante?

 No, no me refiero a eso. Olvídese de lo que pueda ser el presi­dente Winkler. Sólo piense en esto: alguien que actúa como presidente de Estados Unidos ha salvado a la Federación, la ha mantenido unida y ahora dirige el Consejo defendiendo la paz y el compromiso construc­tivo. ¿Admite todo eso?

 Claro que lo admito. ¿Pero qué me dice del precedente que se establece? Un robot en la Casa Blanca hoy por una razón muy buena puede conducir a un robot en la Casa Blanca dentro de veinte años por una razón muy mala, y luego a robots en la Casa Blanca sin ningu­na razón. ¿No ve que es importante ahogar las primeras notas de ese trompetazo que anuncia el ocaso de la humanidad?

Janek se encogió de hombros.

 Supongamos que averiguo que es un robot. ¿Lo proclamamos ante todo el mundo? ¿Sabe qué efecto tendría eso en la estructura financie­ra del planeta? ¿Sabe...?

 Lo sé. Por eso he venido a verle en privado en lugar de darlo a conocer al público. Debe usted comprobarlo y llegar a una conclu­sión. Luego, si descubre que el presunto presidente es un robot, como sin duda así será, deberá usted persuadirlo para que renuncie.

 Y si él reacciona ante la Primera Ley como usted dice, hará que me maten, pues seré una amenaza para su experto manejo de la mayor crisis internacional del siglo veintiuno.

Edwards meneó la cabeza.

 El robot actuó antes en secreto y nadie trató de contrarrestar los argumentos que él empleó para consigo mismo. Usted podría refor­zar una interpretación más estricta de la Primera Ley con sus argumen 

  626  

taciones. De ser necesario, podemos conseguir la ayuda de alguno de los dirigentes de Robots y Hombres Mecánicos S.A., que construyeron el robot. Una vez que él renuncie, le sucederá la vicepresidenta. Si el robot Winkler ha encauzado al mundo por la buena senda, perfecto; entonces la vicepresidenta puede continuar por esa senda, pues es una mujer decente y honorable. Pero no podemos tener un gobernante ro­bot ni debemos consentirlo nunca más.

 ¿Y si el presidente es humano?

 Lo dejo en sus manos. Usted sabrá.

 No estoy tan seguro. ¿Y si no puedo decidir? ¿Y si no me animo? ¿Y si no me atrevo? ¿Cuáles son los planes que tiene usted?

 No lo sé.  Edwards parecía cansado . Quizá deba acudir a Robots y Hombres Mecánicos. Pero no creo que llegue a ese extremo. Ahora que he puesto el problema en sus manos, confío en que usted no descansará hasta haberlo solucionado. ¿Quiere ser gobernado por un robot?

Se puso de pie y Janek le dejó marcharse. No se dieron la mano.

Janek se quedó reflexionando a la luz del crepúsculo.

¡Un robot!

Aquel hombre había entrado allí para sostener, con argumentos to­talmente racionales, que el presidente de Estados Unidos era un robot.

Tendría que haber sido fácil disuadirlo. Pero Janek recurrió a todos los argumentos que se le ocurrían, siempre en vano, y el hombre no había titubeado ni un momento.

¡Un robot como presidente! Edwards estaba seguro de ello y segui­ría estándolo. Y si Janek insistía en que el presidente era humano Ed­wards acudiría a Robots y Hombres Mecánicos. No descansaría.

Pensó en los veintiocho meses transcurridos desde el Tricentenario y en lo bien que había salido todo, teniendo en cuenta las probabilida­des. ¿Y ahora?

Se sumió en sombríos pensamientos.

Aún tenía el desintegrador, pero no sería necesario usarlo en un ser humano cuya naturaleza corporal no estaba en cuestión. Bastaría con un silencioso disparo láser en un paraje solitario.

Le resultó difícil manipular al presidente en el trabajo anterior, pero en este caso ni siquiera tendría que enterarse.

 627 

ÍNDICE

Introducción 7

¡No tan definitivo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

La novatada 27

Sentencia de muerte 43

Callejón sin salida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 Pruebas circunstanciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 La carrera de la Reina Roja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 El día de los cazadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .127

En las profundidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135

Al estilo marciano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .155

El dedo del mono 197

Las campanas cantarinas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .207

La piedra parlante 223

Exploradores 241

Reunámonos 255

Paté de hígado 271

Galeote 285

Lenny 317

Veredicto 331

Una estatua para papá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .333

Aniversario 339

Necrológica 355

Lluvia, lluvia, aléjate . . . . . . . . . ... . . . . . . . . . .. . ... . . .. . 371

Luz estelar 379

Padre fundador 383

La clave 389

La bola de billar 417

Exilio en el infierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435

Factor clave 439

Intuición femenina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .443

El mayor patrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463 Reflejo simétrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 471

Coja una cerilla 485

Versos luminosos 501

Un extraño en el paraíso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .507

¿Qué es el hombre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 531 Vida y obra de Multivac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 553 El hombre bicentenario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 563

Marching In 597

Anticuado 605

El incidente del Tricentenario . . . . . . . . . . . . . . . . . .   . . . . .615
1   ...   77   78   79   80   81   82   83   84   85

similar:

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconUn año más la Biblioteca de esta Escuela, sigue aumentando el número...

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconStories not for the nervous
«prohibido a los nerviosos». Muchos lectores dirán que el mismo título podría aplicarse a cualesquiera de los varios volúmenes de...

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconAgua, sustancia líquida formada por la combinación de dos volúmenes...

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconResumen En este trabajo nos interesa desarrollar dos percepciones...

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconPrefacio
«La información, en lugar de transformar la masa en energía. Produce todavía masa», Es cierto que la televisión, a diferencia de...

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconMaterial para la medida de volúmenes aproximados

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconMaterial para la medida de volúmenes aproximados

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconMaterial para la medida de volúmenes aproximados

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconMaterial para la medida de volúmenes aproximados

En los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el segundo) reúno más de cincuenta relatos, y todavía quedan muchos más para volúmenes futuros iconMas / todavía mas / académico


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com