C olegio san agustíN – el bosque




descargar 68.68 Kb.
títuloC olegio san agustíN – el bosque
fecha de publicación19.08.2016
tamaño68.68 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos

COLEGIO SAN AGUSTÍN – EL BOSQUE

Un Proyecto Educativo Único y Propio

Ahora la Historia la Haces Tú”

Historia – 2º Medio


DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DE AMÉRICA Y CHILE
Objetivos a Evaluar: distinguir las características de la empresa de conquista de América y Chile, comprendiendo las motivaciones y los actores que participaron en ella

Indicaciones: lee atentamente la guía destacando fijándote en las ideas y conceptos destacados. Elabora un esquema con los principales elementos políticos, sociales y económicos y realiza las actividades que se incluyen al final.




1
EUROPEOS EN AMÉRICA



1. Las Causas de la Conquista

La conquista de América por los españoles fue consecuencia de una variedad de acontecimientos y transformaciones que afectaron a Europa hacia el siglo XV, época que marcó el comienzo de una nueva era de la historia occidental.
En el Viejo Mundo surgía un sistema político que se conoce como el Estado Moderno, constituido básicamente por una concentración del poder en los monarcas y un conjunto de funcionarios encargados de velar por una buena administración y el engrandecimiento de sus respectivas naciones. La sociedad experimentaba importantes modificaciones, como el surgimiento de una nueva clase social con gran empuje y fortaleza, la burguesía, que se había enriquecido en el comercio y centraba su actividad en las ciudades, que se multiplicaban vertiginosamente. La economía, por su parte, observaba el desarrollo de la empresa, las finanzas y los negocios en gran escala. De esta forma se iniciaba el capitalismo.
MAPA CONCEPTUAL: ÉPOCA MODERNA


Era la época del Renacimiento y del Humanismo, donde se estructuró un pensamiento que asignó al hombre un papel fundamental en la vida, despertando su espíritu emprendedor y una actitud científica que se tradujo en ansias por estudiar y analizar los fenómenos naturales. Esto contribuyó al progreso de la ciencia y de la técnica. Así, la náutica se vio beneficiada con la invención de la brújula, el astrolabio y la elaboración de cartas marinas. Se construyeron mejores embarcaciones como las naos y carabelas, cuya principal innovación fueron las "velas latinas" que permitieron navegar más rápido, seguros y alejados de la costa. Todos estos adelantos y nuevos conocimientos se pudieron difundir con mayor celeridad gracias a otro invento: la imprenta.
El comercio con Oriente se había acrecentado, particularmente por las rutas que transitaron grandes mercaderes italianos para realizar transacciones con árabes y turcos. Fueron ellos quienes llevaron a Europa tapices, alfombras, sedas, joyas y especias (canela, pimienta, clavo de olor, vainilla, etc.), todos productos que llegaron a ser muy apetecidos. Este tráfico fue presentando graves dificultades desde que se interrumpió el tránsito por Medio Oriente, debido a la expansión del Imperio Otomano y la toma de Constantinopla en 1454. Fue necesario, entonces, buscar nuevas rutas que hicieran posible reanudar el comercio y así acceder a las riquezas orientales.
España, por aquella época, surgía como un Estado moderno y centralizado bajo el signo de la monarquía absoluta, gracias a la iniciativa de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los Reyes Católicos. Ellos, junto con lograr la unificación de los reinos españoles, que comenzó con el matrimonio entre ambos (1474) y continuó con el sometimiento de los señores feudales, libraron una larga lucha contra los musulmanes (la Reconquista) hasta expulsarlos totalmente de la península ibérica con la recuperación del último reducto bajo dominio moro en 1492, el reino de Granada. De este modo España se transformó en una nación poderosa, que había sostenido por siete siglos una cruzada religiosa de la cual salía victoriosa, imprimiendo en sus habitantes una cultura guerrera al servicio de Dios y de los reyes. Descontando particularidades regionales, el país se organizó mediante un sistema burocrático, unido por la religión católica y detentando un idioma oficial: la lengua castellana.
2. Cristóbal Colón

Supuestamente se trataba de un marino genovés que pudo informarse suficientemente de los avances geográficos, de viajes programados o iniciativas náuticas y de los descubrimientos realizados por los portugueses, concibiendo, tiempo después, el proyecto de llegar a las "indias orientales" navegando hacia occidente, por el Atlántico. Tras infructuosos intentos por lograr un respaldo oficial del rey de Portugal, Juan II, con la ayuda de frailes y nobles logró interesar a Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, quienes decidieron apoyarlo. De este modo, el 17 de abril de 1492 se suscribieron las Capitulaciones de Santa Fe, en las que se establecieron los deberes y derechos tanto de los reyes como de Colón. Se lo nombró almirante y virrey de las tierras que descubriera y con la ayuda de los hermanos Pinzón consiguió fletar dos carabelas, la Pinta y la Niña, y una nao, la Santa María, donde embarcó la tripulación necesaria. Luego de un viaje de más de dos meses, con graves y penosos inconvenientes, el 12 de octubre del mismo año, arribó a la isla del archipiélago de las Bahamas, "Guanahani", que bautizó como San Salvador. Poco después se desplazó a las actuales islas de Cuba y Haití, a la que llamó La Española.
Colón tomó posesión de las tierras descubiertas en nombre de Dios y de los reyes de España. Este derecho fue confirmado en 1493 por el Papa Alejandro VI, considerado suprema autoridad del orbe, quien por intermedio de la Bula Intercaetera otorgó a los reyes españoles el dominio sobre ellas. Portugal se opuso a dicha concesión y negoció directamente con España un acuerdo que sellaron en 1494 con la firma del Tratado de Tordesillas, en virtud del cual se fijó una línea demarcatoria que se extendía imaginariamente de polo a polo, distante 370 leguas al oeste de las islas Cabo Verde. Asignaba a España los territorios situados al occidente y a Portugal los del oriente. Pese a que el interés lusitano era circunnavegar África en dirección a India, una expedición comandada por Pedro Álvarez Cabral en el año 1500, divisó y pudo recorrer la costa del actual Brasil, al desviarse de su ruta.
Un año más tarde, otra expedición portuguesa, en cuya tripulación viajaba el cronista Américo Vespucio, efectuó una exploración más detenidamente. De este modo, la ruta Portugal-Brasil quedaba abierta, pero estas tierras todavía no despertaban un interés urgente para los portugueses. En cambio, entre los españoles, el atractivo por América fue más inmediato.





2
EL CONQUISTADOR Y LA EMPRESA DE CONQUISTA



1. La Procedencia social de los Conquistadores

La sociedad española de la época estaba constituida por una nobleza, cuyo estamento superior disfrutaba de amplios privilegios y mantenía la tradición nobiliaria. El estrato inferior de la nobleza estaba representado por los hidalgos, que eran personas sin fortuna y que en la lucha contra el Islam se habían convertido en arquetipos: buenos guerreros, virtuosos, valientes y aventureros. No obstante ser el grupo social más numeroso, tenía escasas posibilidades de realización en España. Por último, estaba el bajo pueblo, que lo integraban los villanos y los plebeyos de diversos oficios: labriegos, pastores, artesanos, mercaderes, etc.
La lucha contra los moros fue encabezada por los reyes y sectores de la nobleza, mientras que los hidalgos, escuderos y gente corriente formaron las huestes militares. Todos quienes participaron en la guerra alcanzaron una posición privilegiada en la sociedad y entonces el hombre de armas, fundamentalmente el caballero, constituyó un ideal. Así también ocurriría en América. Las huestes de conquista fueron conformadas, básicamente, por los hidalgos y el bajo pueblo, que vieron en ellas la probabilidad de alcanzar prestigio y riqueza.
La gigantesca tarea de la conquista de América o el Nuevo Mundo, como se le llamó, fue entregada fundamentalmente a la iniciativa privada, correspondiéndoles a los "capitanes" organizar los viajes, conseguir el financiamiento y dirigir la empresa. El financiamiento se obtenía constituyendo sociedades con capitales reunidos generalmente en España, de manera que el endeudamiento fue la forma más corriente de solventar una de estas empresas. La Corona, por su parte, invertía fondos solo excepcionalmente. Sin embargo, fijaba las normas para efectuar la conquista en su nombre y de acuerdo a los objetivos oficiales: difundir la fe católica, proteger y adoctrinar a los indios y recaudar ingresos que se pudieran conseguir de los nuevos territorios.

Los derechos y deberes de ambas partes, la oficial (la Corona) y la privada (la empresa), fueron consignados en una especie de contrato llamado "capitulación" que era necesario firmar antes de iniciar cualquier conquista. Sin embargo, hubo casos en que la iniciativa se adelantó a la suscripción de este contrato, como fue la empresa de conquista dirigida por Hernán Cortés en México y Pedro de Valdivia en Chile, según veremos.


2. Focos de Expansión de la Conquista

Luego del descubrimiento, Colón pudo recorrer, en sus siguientes tres viajes, varias islas del Caribe, explorando incluso parte de la costa de Venezuela y de Centroamérica. Desde entonces, sucesivos viajes fueron consolidando la conquista al tanto que se organizaban y realizaban otros que daban por resultado el descubrimiento de nuevos territorios. De esta manera se extendió la presencia española en América: se fueron creando núcleos de expansión. En una primera etapa se conquistó el Caribe y parte de Centroamérica, y gracias a Vasco Núñez de Balboa se descubrió el mar que posteriormente se llamaría océano Pacífico, fundándose la ciudad de Panamá en 1519. Paralelamente, las expediciones de Américo Vespucio, por el norte y este de América del Sur, dieron las primeras referencias de las dimensiones del territorio.
A su vez, el viaje del portugués Hernando de Magallanes al servicio de España, que permitió encontrar en 1520 un paso desde el océano Atlántico al Pacífico por el extremo sur de América, llamado estrecho de Magallanes en su honor, completó las referencias para considerarlo un nuevo continente. Al mismo tiempo, se completaba por el norte una segunda etapa debido a Hernán Cortés, quien conquistó México en 1520, apoderándose del Imperio Azteca al que designó como Nueva España y, en una tercera, se haría lo propio con el Perú, dada la existencia del rico y poderoso Imperio Inca, ubicado entre los actuales territorios de Ecuador y Chile y cuya capital era el Cuzco. Francisco Pizarro armó una expedición con ese destino que zarpó desde Panamá en 1524, logrando su sometimiento total en 1535. Este se convertiría en otro foco de irradiación de la conquista y desde allí partió la primera expedición a Chile.
En virtud de este nuevo concepto geográfico, el 21 de mayo de 1534, el rey Carlos V dividió sobre un plano el territorio al sur del Perú que restaba por conquistar, en cuatro gobernaciones, ordenadas de norte a sur en forma paralela. Esta distribución no tuvo ningún valor práctico, porque la realidad de la conquista y la verdadera configuración del territorio, con todos sus accidentes, daría por resultado una división completamente diferente. Como en las demás zonas de América, Chile estaba habitado por pueblos con sus propias características culturales y étnicas.





3
LA CONQUISTA DE CHILE



1. Españoles en Chile

Terminada la conquista del Perú en 1535, se inició la expansión española hacia el sur. Correspondería al adelantado Diego de Almagro el mérito de realizar la primera expedición europea planificada a Chile.
Almagro había nacido en 1479, de condición modesta y de cuyo origen poco se sabe, se embarcó para América en 1514. En Panamá se asoció con Francisco Pizarro en la conquista del Perú, empresa que le significó una considerable riqueza. ¿Qué lo pudo haber motivado para dejar aquella posición cómoda y arriesgarse en otra empresa?
Varios fueron los factores que lo motivaron. El rey le había otorgado hacía poco la Gobernación de Nueva Toledo, que ocupaba parte del actual territorio chileno y naturalmente quiso explorarla, colonizar el territorio y realizar su propia empresa de conquista, asegurando así el futuro de su hijo, Diego de Almagro El Mozo. Por otra parte, las relaciones con Pizarro estaban muy deterioradas, puesto que los dos se disputaban la posesión del Cuzco, situación que lo determinó a alejarse. Por último, los incas habían difundido rumores que aseguraban que en Chile existían aún más riquezas que en el Perú.
RUTA DE DIEGO DE ALMAGRO


2. El Fracaso de la Expedición

Reunir hombres para formar la hueste conquistadora no fue difícil. Almagro gozaba de prestigio y contaba con recursos suficientes para armar la expedición. Fue así como reunió 500 españoles y cerca de 10.000 indios de servicio o yanaconas. Esta bien dotada hueste salió del Cuzco en julio de 1535 y tomó rumbo hacia el Altiplano boliviano. Bordeó el lago Titicaca, entrando a lo que hoy es el norte argentino. Luego de múltiples dificultades, y habiendo transcurrido siete meses desde que iniciaron el viaje, los españoles se dispusieron a cruzar la cordillera de los Andes y ya en territorio chileno avanzar hacia el sur, alcanzando el valle del Aconcagua en junio de 1536.
Hasta ese momento, el viaje a Chile solo había significado penurias. A las dificultades impuestas por la naturaleza, se sumaban las derivadas de la pobreza y hostilidad de los indígenas chilenos que, desde el primer momento, habían obstaculizado la expedición.
Almagro ordenó que se explorara el territorio, para lo cual uno de sus capitanes, Gómez de Alvarado, se dirigió hacia el sur del país alcanzando hasta las cercanías del río Itata, donde tuvo su primer enfrentamiento con los indígenas chilenos en la Batalla de Reinohuelén. Mientras otro, Juan de Saavedra, exploraba la costa en las cercanías de la desembocadura del río Aconcagua. Realizado el rápido reconocimiento del territorio, perturbados por las lluvias invernales, pantanos y ríos desbordados y sin que el ansiado oro o algún tipo de riqueza apareciera, los españoles decidieron el regreso. Creyeron tener mejores expectativas en Perú.
Para volver optaron por la ruta de la costa, atravesando el desierto de Atacama. La hueste de Almagro arribó al Cuzco a comienzos de 1537. La primera expedición a Chile fue un fracaso que se comentó mucho luego del retorno, generalizando la idea de que se trataba de un territorio pobre e inhabitable. Este desprestigio hacía poco probable que alguien quisiera venir a poblarlo.
RUTA DE PEDRO DE VALDIVIA

3. La Empresa de Pedro de Valdivia

No obstante que en Perú se consideraba a Chile como la "tierra de la cual se huía como de la peste", Pedro de Valdivia mostró interés por conquistarla. Valdivia era un hidalgo nacido en Extremadura (1497). Se distinguió como militar luchando en los ejércitos de Carlos V contra los franceses en Flandes y en Italia. Al llegar a América, adquirió notoriedad bajo las órdenes de Pizarro, demostrando grandes dotes de capitán. Combatió en la Batalla de Las Salinas, en la que los pizarristas derrotaron a los almagristas, saliendo victorioso. Esto le valió no solo el reconocimiento de Pizarro, nombrándolo Maestre de Campo, sino que en recompensa a sus servicios recibió una encomienda de indios en el valle de la Canela, una mina de plata en el cerro Porco y mercedes de tierras.
Poseía la necesaria "fama, honra y riqueza" como para decidir radicarse en Perú y llevar una vida placentera. Pero Valdivia aspiraba a una vida más independiente y era hombre de ilustración y carácter, con pretensiones de ser protagonista de una empresa creadora. De modo que sorprendió a Pizarro cuando le solicitó la autorización para emprender la conquista de Chile. Nadie podía entender que renunciara a la fortuna y prefiriera la aventura en una tierra hostil y pobre. El permiso le fue concedido en 1539 nombrándolo Teniente de Gobernador, ya que otro título lo podía otorgar solo el rey mediante capitulación. Con todo, inició de inmediato la correspondiente planificación para poblar dichas tierras en nombre de España. Invirtió todos sus recursos y hasta se endeudó para equipar una reducida hueste que partió del Cuzco en enero de 1540, con poco más de una decena de hombres y un centenar de indios de servicio. Durante la primera etapa del trayecto, se fueron agregando importantes capitanes que habían emigrado de otras expediciones: Francisco Villagra, Francisco de Aguirre, Rodrigo de Quiroga y Jerónimo de Alderete, entre otros, los cuales incrementaron el grupo a una cifra cercana a los 150 españoles.
Pedro de Valdivia eligió la ruta de retorno de Almagro. En su determinación pesaron no solo las dificultades naturales que la ruta del Altiplano imponía, sino también la hostilidad de los indígenas de la región, ya probada por la expedición anterior. Pasó el desierto de Atacama hasta llegar al valle de Copiapó, tomando posesión del territorio "en servicio de Dios y de su Majestad", dándole el nombre de Nueva Extremadura. En diciembre del mismo año llegó a la ribera del río Mapocho donde instaló su campamento, a los pies de un pequeño cerro que los aborígenes llamaban Huelén, y que él bautizó Santa Lucía.
Pedro de Valdivia sabía que esta empresa era tarea difícil y que dependía, entre otros factores, del lugar donde fundara la primera ciudad que debía servirle de apoyo.
Las ciudades fundadas por los españoles en América cumplieron una función clave en la conquista, como centros administrativos, políticos, económicos, culturales y de evangelización. Por medio de ellas se trasmitían los conocimientos y las costumbres para una vida ordenada y culta, según el concepto predominante en la Metrópoli y el modelo de vida europeo, posibilitando además, la defensa de los habitantes. El acontecimiento, a su vez, significaba la incorporación de ese territorio a la soberanía del rey.
El capitán y su hueste se constituían en los primeros vecinos. Se les asignaba un solar para edificar una casa y en las márgenes de la ciudad, las chacras, estancias o haciendas. Los vecinos, por su parte, tenían la obligación de defender y pacificar los territorios.
4. La Fundación de Santiago

El 12 de febrero de 1541, Pedro de Valdivia fundó Santiago del Nuevo Extremo, en homenaje a su tierra natal. El alarife, funcionario encargado de realizar el trazado de la ciudad, procedió a delimitar las calles que formaron las manzanas. Como en todas las ciudades españolas, la manzana central se destinó a la plaza de armas y los solares inmediatamente contiguos a los edificios públicos, la iglesia y residencias más importantes. Quedó emplazada en una especie de "isla" formada por dos brazos del río Mapocho: el más ancho, corría aproximadamente por el actual canal, el otro, por donde en nuestros días se encuentra la Alameda del Libertador Bernardo O'Higgins. Una vez fundada la ciudad, Valdivia procedió a constituir el Cabildo o Ayuntamiento el 7 de marzo de 1541, organismo que casi de inmediato lo nombró Gobernador de Chile en espera de la ratificación oficial. De esa manera se legitimaba su autoridad sobre el territorio.
Muchas razones llevaron al capitán a establecerse en la cuenca de Santiago. Entre las más importantes estaban las relacionadas con su deseo de alejarse del Perú, no solo para dificultar el regreso de sus hombres, sino también para independizarse de Pizarro, de quien era un subordinado. Ese lugar le permitía acceder más fácilmente a nuevas regiones y así extender la conquista hacia el sur de Chile. Por último, en las cercanías del Mapocho, había población indígena, buenas tierras, madera y todo lo necesario para la fundación de una ciudad como lo establecían las leyes españolas.
No obstante, siete meses después los indígenas de la región se sublevaron y atacaron a los españoles. Destruyeron la ciudad, un barco que se construía en la costa, las faenas de los lavaderos de oro que habían comenzado a explotarse, los alimentos y los animales que poseían. El futuro de la conquista era incierto, supeditado únicamente a la ayuda y refuerzos que pudieran obtener del Perú. Tras ese propósito, Valdivia envió a uno de sus capitanes, Alonso de Monroy, quien retornó a fines de 1543 con los auxilios necesarios como para reiniciar el asentamiento a orillas del Mapocho.
5. Fundación de Ciudades y muerte del Conquistador

Para asegurar la región norte, facilitar las comunicaciones terrestres con el Perú y trabajar los lavaderos de oro de la zona, Valdivia ordenó la fundación de la ciudad de La Serena en 1544, al tiempo que disponía la exploración de la costa hacia el sur.


Posteriormente se trasladó al Cuzco, donde fue confirmado como gobernador de Chile, obteniendo además dos barcos y 300 hombres de refuerzo. De regreso en Chile, en 1549, procedió a refundar La Serena, destruida por los indios en 1547, y él mismo se dispuso a emprender la conquista de más tierras hacia el sur hasta el estrecho de Magallanes, que él consideraba el límite de su gobernación. Ciertamente este pudo ser su principal objetivo, pero además esperaba encontrar nuevas riquezas, abundante población indígena, variedad de recursos naturales y territorios donde los españoles que aún no habían obtenido recompensas pudieran convertirse en fundadores de alguna ciudad, recibir títulos y honores, transformarse en encomenderos o tener acceso a explotar un lavadero de oro.
De este modo, en 1550 fundó Concepción; en 1551 levantó La Imperial y al año siguiente las ciudades de Valdivia y Villarrica; en 1553 lo hacía con Angol y estableció los fuertes de Arauco, Tucapel y Purén. No solo parecía haber conquistado la Araucanía; sus enviados habían alcanzado el estrecho de Magallanes y los lavaderos de oro de la zona central y del sur favorecerían la llegada de más españoles.
Sin embargo, la ambición llevó a los conquistadores a cometer errores que habrían de costarles caro: subestimaron la capacidad militar de los mapuches, dispersaron sus huestes y conquistaron más tierras de las que los recursos permitían sostener. En diciembre de 1553 estalló una rebelión en Tucapel que Pedro de Valdivia pretendió sofocar con apenas 42 hombres. Fue el final. Los mapuches, comandados por el hábil toki Lautaro, sorprendieron al grupo dando muerte a todos.
6. La Araucanía

La rebelión señalada se extendió por el territorio sur hasta asediar Concepción, cuyos habitantes debieron abandonarla y refugiarse en Santiago. Sin duda, la muerte de Valdivia favoreció a los indígenas y trajo el desconcierto entre los españoles, porque la gobernación quedó acéfala. La empresa de Pedro de Valdivia parecía condenada al fracaso, mas se trató de una interrupción momentánea, porque pudo reanudarse en 1557 con la llegada del gobernador García Hurtado de Mendoza y un pertrechado ejército.
Hurtado de Mendoza procedió a la refundación de Concepción y Angol, auxilió a Imperial y Valdivia, fundó dos nuevas ciudades, Cañete y Osorno, y llegó hasta el seno de Reloncaví, sin encontrar oposición a su paso por la Araucanía.
DESASTRE DE CURALABA


Al sur del Bíobío la lucha se mantuvo por largo tiempo. Si bien los españoles habían logrado mantener sus establecimientos, explotar los lavaderos de oro existentes en la región y obtener indios para las encomiendas, su situación era insegura. Cada año se reanudaban las acciones militares y era necesario hacer frente a los ataques y hostilidad de los araucanos. Rodeados por grandes masas de población nativa, los colonos establecidos en la Araucanía vivían en permanente alerta, manteniendo difícilmente la presencia española en la región. La situación se mantuvo inalterable hasta fines del siglo XVI. Entonces, se hizo presente la crisis que terminó con la presencia española en la Araucanía.

La disminución de la producción de oro y de la mano de obra indígena ocasionada por la guerra, las enfermedades y la pérdida de las expectativas de vida provocaron el desastre. Sin los medios indispensables para financiar la conquista, los españoles no pudieron mantener la lucha. En 1598, el gobernador Martín García Oñez de Loyola y el destacamento que lo acompañaba fueron sorprendidos, derrotados y muertos por los mapuches en Curalaba. Era el inicio de una formidable reacción indígena que asoló la Araucanía y que significó la destrucción de las fundaciones españolas al sur del Biobío, la muerte de sus colonos y el repliegue de los conquistadores hacia el norte.
7. La Repartición del Territorio Americano

En 1529, el emperador Carlos V firmó las primeras capitulaciones que fijaban los límites del territorio nacional. En ellas, determinaba los territorios a que se hacían acreedores Francisco Pizarro y Simón de Alcazaba, correspondiendo al último un espacio que alcanzaba hasta un poco más al norte de la actual Tocopilla. Más tarde, en 1534, Carlos V fijó la jurisdicción de Diego de Almagro, llamada Nueva Toledo, la que se prolongaba hasta Tocopilla.

En 1552, Carlos V ratificó la concesión hecha por Pedro de la Gasca a Pedro de Valdivia. Nueva Extremadura, la gobernación del conquistador de Chile, abarcaba desde Copiapó (ubicada en los 27º de latitud sur) hasta la altura de Osorno en la actualidad (es decir, los 41º de latitud sur). El límite poniente era el oceáno Pacífico, y al este, una línea paralela que, siguiendo las sinuosidades de la costa del Pacífico, en un ancho de 100 leguas castellanas (630 kilómetros), abarcaba las actuales provincias argentinas de Tucumán, Jurías, Diaguitas; Cuyo hasta Punta de San Luis; Neuquén y gran parte de la Patagonia oriental. Más tarde, en 1554, el Emperador extendió la jurisdicción de Pedro de Valdivia hasta el estrecho de Magallanes.
La primera segregación territorial experimentada por la gobernación de Chile se produjo en 1563. Ese año, Felipe II decidió incluir en la Audiencia de Charcas los territorios de Tucumán, Jurías y Diaguitas, apartándolos de Chile.
Además de los territorios sobre los cuales tenía jurisdicción el gobernador de Chile, los conquistadores habían realizado numerosos reconocimientos geográficos. Mandado por Valdivia, Francisco de Ulloa exploró hasta el estrecho de Magallanes en 1552; en 1558 Juan Ladrillero tomó posesión de Chiloé y de todas las islas australes hasta el océano Atlántico.
8. Economía y Sociedad de la Conquista

Se desarrollaron las actividades económicas tradicionales, como la minería, la agricultura y el comercio, pero el significado y la importancia de cada una de ellas fue variando con el tiempo.
La principal actividad del siglo XVI fue la explotación de los lavaderos de oro, permitiéndoles a los españoles financiar los costos de la conquista. Los primeros lavaderos que se explotaron fueron los de Marga Marga cerca de Viña del Mar, más tarde los de Quilacoya situados en las cercanías de Concepción y, posteriormente, los de Imperial, Valdivia y Villarrica.
Comparativamente con otras zonas de América, Chile no era un territorio rico en oro. No obstante, los españoles lograron buenos rendimientos en su explotación, gracias a la cantidad de mano de obra indígena que, repartida en encomiendas, realizaba pesados trabajos de extracción en quebradas y ríos.
8.1 La Encomienda

La encomienda era el derecho, concedido por el Rey a un español, para cobrar y percibir para sí los tributos de los indígenas que se le encomendaran, y que estos debían pagar por ser súbditos y vasallos de la Corona. Las encomiendas se otorgaban por dos vidas, para el titular y su heredero, y los beneficiados con ellas eran obligados a cuidar de los indígenas, disponer su asistencia espiritual y a servir al Rey habitando y defendiendo las provincias donde disfrutaran de su encomienda.
La encomienda en Chile no funcionó como pago de tributos. Debido a las características de la economía indígena, incapaz de producir excedentes que permitieran pagar impuestos, derivó en servicio personal. Fue Pedro de Valdivia quien repartió las primeras encomiendas, las cuales beneficiaron a sus titulares con la mano de obra indígena para los lavaderos. La encomienda se transformó así en símbolo de riqueza y en elemento diferenciador al interior de la sociedad.
En el Norte Chico, donde la población nativa no era abundante, las encomiendas fueron muy reducidas, pero seguras gracias a la tranquilidad reinante. En cambio, entre el Aconcagua y el seno de Reloncaví, comprendían hasta miles de indios, pero su situación fue precaria a consecuencia de la guerra.
El goce de encomiendas representó una serie de abusos para con los indios. Movidos por el afán de lucro, los encomenderos sacaron comúnmente el máximo provecho de "sus indios", dándoles trato cruel e inhumano, sin preocuparse de su bienestar o el de sus familias. Intentando limitar los abusos, la Corona implementó diversas normas legales que, si bien no lograron detener los maltratos que sufría el indio, hicieron más soportable su situación al limitar la carga que podían transportar y la edad para trabajar, además de establecer turnos para las labores. En este sentido, las principales normas que rigieron en Chile fueron la Ordenanza de Hernando de Santillán de 1559 y la Tasa de Gamboa de 1580.
Inicialmente, la agricultura fue muy importante porque proveyó de productos y alimentos básicos aprovechando las sementeras indígenas, pero con el tiempo se fueron incorporando especies vegetales y animales europeas. Se aclimató el trigo, la vid, el olivo y diferentes árboles frutales; y se introdujeron animales como el caballo, el cordero, el cabro, el cerdo y los vacunos. Cuando la minería fue decayendo y se poblaron los territorios más pacificados, los trabajos agropecuarios adquirieron especial importancia entre los ríos Copiapó y Biobío.
8.2 La Pirámide Social

La sociedad chilena surgió de la mezcla de españoles e indígenas desde 1536 en adelante. La escasez de mujeres blancas, el contacto militar y otras variadas formas de encuentro, hicieron posible el mestizaje, que originó un nuevo tipo racial. Posteriormente, se trajeron esclavos negros, los que en su mayoría provenían del Perú. De la mezcla de negros con blancos y con indios resultaron los mulatos y los zambos, respectivamente.
En la cúspide de la estratificación social se ubicaron los españoles privilegiados con encomiendas y mercedes de tierras. Más abajo, se encontraban los españoles pobres que no habían logrado reconocimientos por su participación en la hueste. Ellos llevaban una vida precaria y difícil. Descendiendo en la pirámide social se situaron los demás grupos: los indígenas, los negros y los grupos originados por las mezclas raciales.
9. Aportes Culturales

En los primeros años de la conquista la única preocupación consciente de los españoles fue la guerra y la obtención de riqueza. Sin embargo, la sola presencia del conquistador implicó la llegada de dos aportes culturales relevantes: el idioma y la religión. Más adelante, junto con las especies animales y vegetales introducidas, llegaron nuevos conocimientos y técnicas de explotación agrícola y minera. Por otra parte, los testimonios y relatos escritos por los propios protagonistas de la conquista, constituyeron las primeras formas literarias existentes en Chile. Entre ellas destacan las crónicas escritas por Jerónimo de Vivar, Alonso de Góngora Marmolejo y Pedro de Oña. La poesía épica alcanzó gran notoriedad con la obra La Araucana, de Alonso de Ercilla y Zúñiga.
En cuanto a las órdenes religiosas, su presencia hizo posible iniciar el desenvolvimiento sistemático de algunos rudimentos de desarrollo cultural y enseñanza. Los mercedarios fueron los primeros regulares en asentarse en Chile, les siguieron los dominicos, los franciscanos y la Compañía de Jesús en 1593. Todos fundaron conventos y colegios. Algunos, como los jesuitas, se dedicaron además a la evangelización de los indígenas.





4
ACTIVIDADES



1) Señala y explica cada uno de los procesos vividos en Europa durante el siglo XV

2) Explica los procesos vividos en España que finalizan en el siglo XV

3) Señala las características de la expedición de Colón y las zonas descubiertas en sus viajes

4) Señala los principales tratados y líneas demarcatorias establecidas entre Portugal y España y sus consecuencias

5) Explica las características de la empresa de conquista

6) Señala la composición social de la conquista

7) Señala los principales focos de expansión de la conquista

8) Explica las principales diferencias que se pueden establecer entre la conquista del Imperio Inca y Azteca

9) Señala las zonas del mundo descubiertas con sus respectivos navegantes

10) Explica las diferencias entre la empresa de Almagro y Valdivia

11) Señala cómo terminó el sueño descubridor de Almagro y sus consecuencias

12) Señala las principales ciudades fundadas por Valdivia y los territorios reconocidos por sus emisarios

13) Explica qué fue el desastre de Curalaba y cuáles fueron sus consecuencias

14) Explica qué eran la encomienda y las Tasas

15) Realiza un gráfico secuencial de los temas tratados el guía a partir del siglo XV

16) Realiza un gráfico descriptivo de los temas tratados en la guía



similar:

C olegio san agustíN – el bosque iconInstitucion educativa san agustíN

C olegio san agustíN – el bosque iconUniversidad Nacional de San Agustín

C olegio san agustíN – el bosque iconAcademia San Agustín y Espíritu Santo

C olegio san agustíN – el bosque iconUniversidad nacional de san agustín arequipa

C olegio san agustíN – el bosque iconUniversidad nacional de san agustín arequipa

C olegio san agustíN – el bosque iconZonas de vida colombianas bosque subandino

C olegio san agustíN – el bosque iconComo afecta el abandono y deteriodo del bosque de chapulpetec a la flora y la fauna

C olegio san agustíN – el bosque iconColegio agustin de hipona a. C

C olegio san agustíN – el bosque iconColegio agustin de hipona a. C

C olegio san agustíN – el bosque iconColegio agustin de hipona a. C


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com