Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería




descargar 36.65 Kb.
títuloHistoria de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería
fecha de publicación24.11.2015
tamaño36.65 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería
Revolución verde. Fases de la misma

Relación de la agroecología con las ciencias básicas y con el sector agrario
Fundamentos del concepto de desarrollo sostenible
Glosario y términos afines

  1. HISTORIA DE LOS PESTICIDAS UTILIZADOS EN LA AGRICULTURA

QUE ES UN PESTICIDA O PLAGUICIDA?

Es aquel producto que se utiliza para combatir, controlar, prevenir o eliminar una plaga, ya sea insecto, microorganismos (hongos, bacterias, etc.), mamíferos (roedores), moluscos, nemátodos.

Pueden servir como pesticidas diferentes agentes físicos como radiaciones, ultrasonidos. Agentes biológicos: insectos benéficos, virus, bacterias, nemátodos u hongos, pero los principales hasta hoy día han sido los de origen químico.

Historia de los pesticidas

La historia de los pesticidas es tan antigua como la agricultura misma. empleo de productos químicos inorgánicos para destruir plagas, principalmente insectos, se re-monta posiblemente a los tiempos de Grecia y Roma, Homero menciona la utilidad del azufre quemado como fumigante, mientras que Plinio el Viejo recomienda el arsénico como insecticida y alude al empleo de sosa y aceite de oliva para tratar las semillas de leguminosas.

En el Siglo XVI, los chinos empleaban arsenicales como insecticidas y poco después, empezó a usarse la nicotina extraída del tabaco, por Europa a principios del Siglo XIX se utilizaban elementos como cenizas, caldo bordelés, azufre, cobre, compuestos arsenicales, tabaco molido, cianuro de hidrógeno, compuestos de mercurio, zinc, fósforo y plomo, etc. para luchar contra los insectos. Forman el grupo de los llamados insecticidas de la 1ª generación. Son productos en general muy tóxicos, poco efectivos en la lucha contra la plaga y muy persistentes en el ambiente (hasta 50 años). Hoy día se usan muy poco y bastantes de ellos están incluso prohibidos por su excesiva toxicidad, caso aparte lo constituyen las piretrinas (sustancias obtenidas de los pétalos del crisantemo -Chriysanthemum cinerariefolium-); así mismo se inicio el uso de los derivados del petróleo , pero el Siglo XX fue el que marcó en realidad el despegue de su utilización, con el comienzo de una agricultura a gran escala, con grandes extensiones de monocultivos y explosiones de plagas hasta ahora desconocidas o de poca importancia, además del aumento del comercio con las "donaciones" de insectos y otros agentes de un continente a otro donde muchas veces encontrabas condiciones muy propicias para rápidas adaptaciones y expansiones, pero este tipo de agricultura era en realidad desde mi punto de vista inevitable, pues la población mundial estaba creciendo a un ritmo desconocido hasta ese momento y que hasta nuestros días no ha dejado de crecer, además existían demostraciones de plagas como Tizón (Phytophtora infectans) de la patata (Solanum tuberosum) en Irlanda que provocaron hambrunas generales y migraciones desesperadas que debía tratarse de que no ocurrieran jamás, ya en los años 20 se comenzó la aplicación, sobre todo de aceites insecticidas.

Pero lo que hoy se conoce como Agricultura moderna o Agroquímica surgió sobre todo debido a las dos grandes guerras mundiales, en la primera los aliados bloquearon a Alemania los suministros de las sales de nitro procedentes de Chile, cuando aquello la principal y casi única fuente de este preciado abono, pero también lo era de la pólvora, se vio obligada a fijar el nitrógeno atmosférico por el proceso Haber-Bosch, el cual extrae del aire este gas y mediante catalizadores, lo combinan con hidrógeno para producir amoníaco. Después de la guerra, las grandes instalaciones de síntesis del amoníaco llevaron a la industria química a buscar nuevos mercados. La agricultura se presentó como el mercado ideal. Estos avances de la ciencia y de la industria química hicieron posible la aparición de mejores insecticidas que se suelen denominar de la 2ª generación. Son un variado conjunto de moléculas que se clasifican en grupos según su estructura química. Las tres familias más importantes son los Organoclorados, los organofosfatos y los carbamatos.

Igualmente al terminar la segunda muchos de los elementos creados para la lucha química entre hombre y creadas como armas ofensivas o defensivas fueron desplazando su uso hacia la agricultura, se cuenta que cuando fueron lanzadas las bombas de Hiroshima y Nagasaky ya se dirigía hacia Japón un barco cargado de un producto llamado LN 8LN 14, un fitosida capaz de destruir el 30% de las cosechas de ese país, pero no fue necesario por la capitulación del Japón y el barco regresó, aunque más tarde de todos modos fueron esparcido sobre Vietnam, estos mismos con nombres "coloreados" de naranja y demás, sirviendo para la destrucción de decenas de miles de kilómetros cuadrados de bosque y de cosechas, estoas fitosidas son conocidos hoy como Herbicidas y son los mismos del grupo ácido fenoxiacético, el 2, 4 D y el 2, 4, 5-T, M CPA y otros.
En Alemania, entre los gases de guerra, concebidos para matar masivamente, se encontraban ciertos derivados del ácido fosfórico. Felizmente no fueron usados en combate. Cada lado tenía demasiado miedo de los venenos del otro. Después de la guerra, teniendo grandes cantidades almacenadas y grandes capacidades de producción, los químicos se acordaron que lo que mata a las personas también mata los insectos. Surgieron y fueron promovidos así los insecticidas del grupo del parathion (órganofosforados).

También el DDT, que sólo fue usado para matar insectos, surgió en la guerra. Las tropas americanas en el Pacífico sufrían mucho con la malaria. El dicloro-difenil-tricloroetil, conocido desde antes, pero cuyas cualidades insecticidas acababan de ser descubiertas, pasó a ser producido en gran escala y usado sin cualquier tipo de restricción. Se aplicaba desde el avión a grandes extensiones, se trataba a las personas con gruesas nubes de DDT. Después de la guerra, nuevamente, la agricultura sirvió para canalizar las enormes cantidades almacenadas y para mantener funcionando las grandes capacidades de producción que habían sido montadas.

http://usuarios.multimania.es/agrolink/luchquimica.html

HISTORIA DE LOS PESTICIDAS EN AMÉRICA LATINA
Se recomienda ver la película cosechas amargas

La cantidad de alimentos es un factor que puede determinar el crecimiento de ¡a población humana. Desde que el ser humano aprendió a cultivar plantas y a domesticar animales se inició un crecimiento incontrola de la población. En 1600 había 500 millones de habitan en 1800 1.000 millones, en 1950 más de 2.500 millones y en el año 2000 se alcanzaron los 6.000 millones. La población mundial crece en cerca de 80 millones de personas al año y por eso hay que plantearse las posibles existencias de recursos alimentarios en el futuro, Las previsiones aseguran que sí será posible abastecer ato la población, porque la producción de alimentos no ha dejado de crecer, aunque de modo diferente en las región desarrolladas y en las que están en vías de desarrollo.

 

http://www.portalplanetasedna.com.ar/archivos_varios1/recurso12.jpg

En la actualidad la humanidad consume cerca del 40% de la producción primaria del planeta. Si la población humana sigue creciendo al mismo ritmo, el problema será la cantidad de los recursos disponibles y los impactos ambientales. Por tanto, el factor ¡imitante más importante en la producción de alimentos está en la disponibilidad de tierra cultivable y en la fertilidad del suelo agrícola, que, por efecto de la erosión, la salinidad y la desertización pueden convertirse en tierras estériles.

 La ganadería se ha desarrollado como la agricultura estableciéndose de forma intensiva en los países desarrollados. Mientras  en los países en  vías de desarrollo la ganadería es aun extensiva. El ganado y las aves de corral proporcionan proteínas en forma de carne, leche y huevos.

http://www.portalplanetasedna.com.ar/recursos_naturales6.htm

La agricultura intensiva está basada en el uso intensivo de fertilizantes y pesticidas. La ganadería intensiva, por su parte, está teniendo problemas por el uso de piensos contaminados con organismos susceptibles de producir enfermedades.

  1. REVOLUCIÓN VERDE: FASES

Revolución Verde es el nombre con el que se bautizó en los círculos internacionales al importante incremento de la producción agrícola que se dio en los años 60, como consecuencia del empleo de técnicas de producción modernas, concretadas en la selección genética y la explotación intensiva de monocultivos permitida por el regadío y basada en la utilización masiva de fertilizantes, pesticidas y herbicidas. A estos sucesos se le sumaron las producciones del maíz y del trigo

Esta revolución fue hecha en Filipinas y en algunos otros países en vías de desarrollo o del tercer mundo.

JESUS ZARZAR inició ésta revolución en 1960 a causa de la baja producción agrícola. La importancia de esta revolución radicó en que mostraba perspectivas muy optimistas con respecto a la erradicación del hambre y la desnutrición en los países subdesarrollados.

Los resultados en cuanto a aumento de la productividad fueron espectaculares. En México, basta citar como ejemplo al trigo: Su producción pasó de un rendimiento de 750 kg por hectárea en 1950, a 3.200 kg en la misma superficie en 1970. Se gastaron varios millones de dólares para poder hacer ese movimiento.

Pero los aspectos negativos no tardaron en aparecer: problemas de almacenaje desconocidos y perjudiciales, excesivo costo de semillas y tecnología complementaria, la dependencia tecnológica, la mejor adaptación de los cultivos tradicionales eliminados o la aparición de nuevas plagas. Por esto, la Revolución Verde fue muy criticada desde diversos puntos de vista que van desde el ecológico al económico, pasando por el cultural e incluso nutricional.

http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_verde

Problemas con la revolución verde

Los beneficios traídos por la mejora agrícola de la llamada Revolución Verde son indiscutibles, pero han surgido algunos problemas. Los dos más importantes son los daños ambientales, y la gran cantidad de energía que hay que emplear en este tipo de agricultura. Para mover los tractores y otras máquinas agrícolas se necesita combustible; para construir presas, canales y sistemas de irrigación hay que gastar energía; para fabricar fertilizantes y pesticidas se emplea petróleo; para transportar y comerciar por todo el mundo con los productos agrícolas se consumen combustibles fósiles. Se suele decir que la agricultura moderna es un gigantesco sistema de conversión de energía, petróleo fundamentalmente, en alimentos. 

Como es fácil de entender la agricultura actual exige fuertes inversiones de capital y un planteamiento empresarial muy alejado del de la agricultura tradicional. De hecho de aquí surgen algunos de los principales problemas de la distribución de alimentos. El problema del hambre es un problema de pobreza. No es que no haya capacidad de producir alimentos suficientes, sino que las personas más pobres del planeta no tienen recursos para adquirirlos.

En la agricultura tradicional, también llamada de subsistencia, la población se alimentaba de lo que se producía en la zona próxima a la que vivía. En el momento actual el mercado es global y enormes cantidades de alimentos se exportan e importan por todo el mundo. 

Para los próximos decenios se prevé que si bien la producción agrícola aumentará más rápidamente que la población mundial, este aumento será más lento que el actual. Esta disminución refleja algunas tendencias positivas. En muchos países la gente come hoy todo lo que desea, por lo que ya no hace falta aumentar la producción. Pero también refleja la triste realidad de centenares de millones de personas que necesitan desesperadamente más alimentos pero que no pueden comprarlos a los precios que animarían a los agricultores a producir más. 

Como medidas que buscan disminuir el impacto generado por la revolución verde empieza a surgir el movimiento agroecológico, con el fin de reivindicar la producción de alimentos y mejorar la situación económica de la población campesina.

  1. RELACION DE LA AGROECOLOGIA CON LAS CIENCIAS BÁSICAS Y EL SECTOR AGRARIO

Como hemos empezado a analizar la agroecologia es una rama de la ecología que propone una producción agropecuaria imitando a la naturaleza y en la que los seres humanos vivan de manera cordial con el ambiente y con condiciones de vida óptimas.

A pesar de que la agroecología no es una ciencia básica, es de resaltar que recoge muchos aspectos y condiciones de las ciencias básicas.

Ciencia básica, investigación básica, ciencia fundamental o investigación fundamental (muy a menudo identificada con la ciencia pura, concepto que puede tener otros significados), es la ciencia o investigación científica que se lleva a cabo sin fines prácticos inmediatos, sino con el fin de incrementar el conocimiento de los principios fundamentales de la naturaleza o de la realidad por sí mismo. Los resultados de la investigación básica encuentran aplicaciones prácticas, en forma de desarrollos comerciales, nuevas técnicas o procedimientos en la producción o las comunicaciones, u otras formas de beneficio social.

Las ciencias básicas son:

  • Matemática

  • Química

  • Biología

  • Física

  • Estadística y Sistemas.

Las ciencias básicas buscan soportar filosóficamente las bases de la vida y el comportamiento de las cosas, tratan de explicar el porqué de los fenómenos naturales.

La agroecologia se relaciona con las ciencias básicas inicialmente al entender y aplicar los principios de la biología y las leyes naturales que permiten la vida y el relacionamiento de los seres vivos en los ecosistemas. Es importante resaltar que la agroceologia respeta y aplica los ciclos naturales. Los intercambios entre sustancias existentes en el medio y las transformaciones químicas que suceden naturalmente son acogidos en agroecología para transformar la materia en sustancias aprovechables y asimilables para los organismos. Lo mismo al relacionar los fenómenos naturales con la mezcla de asunto de química, biológicos.

Así mismo es importante resaltar que la agroecología busca hacer una buena interacción con las ciencias agrarias al tratar de incorporar en los sistemas productivos, prácticas y formas de producir, aspectos que no generen cambios bruscos sobre lo que ya existe, busca un equilibrio entre los sistemas naturales y los sistemas de producción creados por el ser humano.

  1. FUNDAMENTOS DEL CONCEPTO DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Para hablar de desarrollo sostenible es importante hacer una corta contextualización sobre la situación a la que el desarrollo actual y la tecnología han aportado al desarrollo del planeta. Si bien es cierto que se han aprovechado los avances de la ciencia y de la tecnología para ponerlos al servicio de la humanidad para tareas tan loables como aumentar la oferta de alimentos, no podemos desconocer que hoy por hoy la situación de hambre en el mundo no ha disminuido como se pensaba, es más, ha aumentado a niveles increíbles.

Esta situación nos lleva a cuestionarnos sobre el desarrollo que estamos promoviendo, un desarrollo que no está siendo efectivo ni está generando sostenibilidad en el tiempo, por el contrario, cada vez nuestro ecosistema y los sistemas de producción son más frágiles, cada vez se han destruido mas ecosistemas, hemos acabado con la biodiversidad, estamos presionando y abusando de los recursos que tiene el planeta.

Estamos llegando a un punto de no retorno, donde el planeta prácticamente no está siendo capaz de sostener las actividades que los seres humanos aquí realizamos, estamos destruyéndonos a una velocidad increíble.

Ingresamos al nuevo milenio con grandes logros, pero también con frustraciones e impactados

por el surgimiento y la decadencia de imperios y pueblos. En su transcurso hemos visto incrementarse el conocimiento que los seres hu-
manos tenemos de la naturaleza y de nosotros mismos. Un primer vistazo nos hace sentir cómodos al ingresar al milenio con un buen bagaje de tecnología y de conocimientos. Esto permite suponer que contamos con una excelente base para el desarrollo posterior. Esa actitud es aún más optimista cuandocomprobamos que en los últimos sesenta años el desarrollo ha sido exponencial y vertiginoso, lo cual nos hace creer que, siguiendo esa trayectoria, el progreso sería ilimitado.

Hay mucho de cierto en esas suposiciones. Llegamos a la Luna, prolongamos la esperanza de vida del ser humano; construimos armas de muy alto poder destructivo; podemos superar en nuestros

viajes la velocidad del sonido y, en pocas horas, darle la vuelta al planeta. El impacto de nuestras

acciones en los otros y en la naturaleza puede ser muy poderoso; sin embargo, en lo que se refiere

al desarrollo personal y al autoconocimiento, no podemos afirmar lo mismo. La ira, la envidia, el

egoísmo y, en general, las bajas pasiones, determinan, en buena medida, nuestras acciones individuales y colectivas. Junto al desarrollo vertiginoso de las últimas décadas se desarrollaron dos

guerras mundiales y cientos de guerras regionales y civiles. Se produjeron fenómenos tales como el

fascismo, el holocausto y mil y una injusticias. Por supuesto, en forma simultánea y muchas veces

sutil, la generosidad y compasión de los seres humanos han estado presentes. De algún modo, ésta

ha sido la gran batalla de la humanidad.

El fin del milenio coincide con una suerte de transición del ser humano contemporáneo. La caída del Muro de Berlín simboliza la caída de paradigmas fuertemente establecidos. El desarrollo

material, si bien determina las culturas y las personas, no ha logrado satisfacerlas; existe una

especie de vacío. Los fanatismos, religiosos, políticos o étnicos, dejan un sabor de escepticismo y

desconfianza. Si a esto se suma la notoria polarización de la riqueza, comprobamos que hay insatisfacción tanto en la abundancia como en la pobreza. Esta transición es terreno fértil para la

receptividad y el cambio o para el nihilismo y la desesperanza. Los seres humanos en alguna medida nos sentimos más poderosos por los desarrollos tecnológicos, pero a la vez nos sentimos ínfimos cuando nos comparamos con las grandes masas y las estructuras de poder. Ingresamos al nuevo milenio acompañados con este equipaje de aciertos y desaciertos, la humanidad se enfrenta ante la destrucción de su habilidad a niveles que ponen en peligro la capacidad de reproducción y preservación de la civilización tal y como la conocemos hoy.
La forma en que producimos y consumimos los recursos naturales está poniendo en peligro el adecuado aprovechamiento de éstos, así como la estabilidad de los ecosistemas que sirven de base

a la existencia humana. El modelo dominante, vertebrado sobre la egoísta racionalidad del capitalismo avanzado y conducido por una lógica depredadora sobre la naturaleza que, a su vez, prima los intereses individuales sobre los colectivos y que, asimismo, potencia la concentración de la riqueza y la desigualdad en el mundo, tiene que replantearse con una nueva ética planetaria para que podamos tener la oportunidad de ganar la batalla por la vida; una vida con la necesaria «armonía vital» entre todas las especies y suficientemente digna para todos los seres humanos.

El impacto ambiental de las actividades humanas no es un fenómeno homogéneo, por el contrario

es distinto según el modo de vida y las condiciones del entorno. La concentración de riqueza y de los beneficios de los países del Norte, desarrollados y dominantes, frente a una pobreza que

parece ser consustancial a la historia de los países del Sur, subdesarrollados y dependientes, genera grandes tensiones sobre el uso de los recursos naturales y el equilibrio de la biosfera. Pero tales tensiones se agudizan y se aceleran más todavía porque la dinámica de expansión capitalista ha entrado a una fase de elevada internalización de la economía, que avanza hacia la globalización del sistema de producción y consumo. Una economía globalizada del sistema liberal propiciará el libre juego de las fuerzas del mercado, busca aumentar la productividad y las ventajas competitivas que mejoren las condiciones de un consumo en masa, pero no se centra precisamente en satisfacer las verdaderas necesidades, eliminar las desigualdades y favorecer el bienestar de la sociedad en su conjunto.

similar:

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconHistoria y Clasificación de los pesticidas

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconLos sectores más dinámicos de la economía nacional son la agricultura,...

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconEl ministro de agricultura y ganaderíA

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconSecretaria de agricultura, ganaderia y desarrollo rural

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería icon01 agricultura, ganaderíA, caza y servicios conexos

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconSecretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconSecretaria de agricultura, ganaderia, desarrollo rural, pesca y alimentacion

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconSecretaria de agricultura, ganaderia, desarrollo rural, pesca y alimentacion

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconM inisterio de agricultura y ganaderia direccion general de ordenamiento...

Historia de los pesticidas utilizados en la agricultura y la ganadería iconLista 130. Agronómica y ganadera. Libros de Agricultura, Ganadería...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com