Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones




descargar 380.89 Kb.
títuloResponsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones
página2/8
fecha de publicación19.03.2017
tamaño380.89 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8

2. FUNDAMENTOS FÁCTICOS.

 

Sustentó la parte actora sus pretensiones en los siguientes hechos (folios 48 a 59):

 

  1. a. Los señores JOSUE REINALDO DURÁN SERRANO y ESTHER GÓMEZ RUEDA contrajeron matrimonio el 22 de febrero de 1967 y tuvieron cuatro hijos, REYNALDO, JAVIER, HERNÁN y ESTHER YOLIMA DURÁN GÓMEZ.

 

  1. b. JOSUE REINALDO DURÁN SERRANO es el padre extramatrimonial de NELLY DURÁN DUARTE (hoy de Arias), hermana paterna de JAVIER DURÁN GÓMEZ.

 

  1. c. Los esposos DURÁN GÓMEZ, sus hijos legítimos y la hija extramatrimonial de Josué Reinaldo Durán sostuvieron entre sí especiales relaciones de convivencia, fraternidad, afecto y auxilio mutuo, hasta que JAVIER DURÁN GÓMEZ se trasladó a Bucaramanga, quedando sus padres y hermanos trabajando para sufragar los gastos que éste demandaba, previo compromiso de que, al culminar su carrera profesional, respondería por la educación de los demás hermanos y ayudaría a sus padres, “a medida de su capacidad, pues, no todos estudiarían al tiempo y el trabajo continuaría en equipo conforme a lo pactado”.

 

  1. d. En virtud de lo anterior, los padres y hermanos de Javier sufrieron un gran dolor y aflicción como consecuencia de su muerte, que ocurrió el 2 de octubre de 1991.

 

  1. e. Los esposos DURÁN GÓMEZ, por su edad (57 y 50 años, respectivamente, al momento de la muerte de su hijo) y dada la situación de violencia guerrillera que se vive en San Vicente de Chucurí, lugar donde residen, tenían fincadas sus esperanzas en que Javier “…iba a colaborar a la subsistencia de sus padres y en el sostenimiento económico del resto de los miembros de la familia”. Al momento de su muerte, cursaba cuarto nivel de Ingeniería Mecánica en la Universidad Industrial de Santander.

 

  1. f.     JAVIER DURÁN GÓMEZ había prestado el servicio militar y era reservista de primera línea, asimilado a oficial de reserva. Por otra parte, había aprendido, al lado de su padre, las labores de técnico mecánico de motores y el montaje de silos, secadoras de café y otras actividades similares, a las que se dedicaba en época de vacaciones. Considera el demandante que lo anterior debe tenerse en cuenta para la determinación y cuantificación del lucro cesante consolidado y futuro.

 

  1. g. El 13 de marzo de 1991, JAVIER DURÁN GÓMEZ, quien presentaba dolor abdominal, fue atendido por el doctor CHRISTIAN ALFREDO SANTOS SÁNCHEZ, médico de la Sección de Bienestar Universitario de la UIS. Diagnosticó el doctor Santos “dispepsia inflatulecia (sic) que se coligó con una parasitosis..” y recetó “antiparasitarios y enzimas digestivas”.

 

  1. h. El 19 de septiembre de 1991, JAVIER DURÁN GÓMEZ acudió nuevamente a la citada sección, en las horas de la mañana y manifestó que tenía “un dolor en el hipocondrio derecho irradiado a la espalda”. El doctor Santos Sánchez, quien lo atiende, sospecha que se trata de apendicitis y, a fin de ratificar el diagnóstico, ordena exámenes de laboratorio, un cuadro hemático y una sedimentación. Manifiesta al estudiante que lleve los resultados y que, si él no se encuentra, los muestre al médico del turno siguiente.

 

  1. i.     JAVIER DURÁN acude el mismo día, en horas de la tarde, llevando los resultados de los exámenes ordenados. Lo atiende el doctor FRANCISCO JOSÉ MÉNDEZ REYES, médico de turno, “quien manifiesta por los resultados de los exámenes que no tenía nada, “sino ganas de faltar a clase por ser época de previos”… no registra nada por escrito en la… historia clínica… no lo revisa ni lo examina, a pesar de que… aparte de su dolor abdominal agudo presentaba escalofríos y náuseas; a cambio lo envía para la casa”.

 

j. Los días siguientes eran inhábiles, por ser fin de semana, y no había atención médica en la Sección de Bienestar Universitario, donde tenía derecho JAVIER DURÁN a ser atendido. Por esta razón y dado que era de escasos recursos económicos, volvió allí mismo el 23 de septiembre de 1991, a las 9:00 a.m., pues continuaba presentando los mismos síntomas, incluso en forma más severa. Fue atendido por la doctora ELSA CECILIA ARICINEGAS SARMIENTO, “quien no registró los exámenes de laboratorio que le habían sido practicados a JAVIER DURAN GOMEZ en la CLINICA SANTA TERESA LTDA., limitándose a escuchar de su paciente que el motivo de su consulta lo era un dolor abdominal, vómito y fiebre de más o menos ocho (8) días de evolución, observó sí un tinte ictérico en su piel haciendo impresión diagnóstica de HEPATITIS VIRAL, sin practicar examen o exploración física alguna al paciente; procediendo a formular “a ojo de buen cubero” Buscapina ampollas y Placil (sic), complementando con una incapacidad de ocho (8) días, sin ordenar los exámenes de rigor a los casos de HEPATITIS.

 

k. En vista de que JAVIER DURÁN no presentaba mejoría alguna, sino que empeoraba, su tía le solicitó al Director del servicio médico odontológico de Bienestar Universitario de la UIS, doctor GORGONIO PARRA DURÁN, que lo atendiera directamente. Consideró este médico que el estudiante padecía una hepatitis y le ordenó una ecografía. Este examen le fue llevado el 27 de septiembre de 1991. El doctor Parra se limitó a manifestar que las condiciones económicas de la Universidad no permitían ordenar una hospitalización, pero indicó que la misma era urgente. Teniendo en cuenta las manifestaciones de los familiares del muchacho, en el sentido de que carecían de medios económicos, el médico optó por remitirlo al Hospital Universitario Ramón González Valencia. Sin embargo, “…no se había practicado al paciente el examen clínico reglamentario que ordena la evolución médica básica entre otros y para el caso: signos vitales, inspección, palpación, auscultación, percusión y maniobras en búsqueda de compromiso peritoneal… este tipo de conducta de orden paleativo… permitió enmascarar su grave condición y el progreso de la misma a situaciones aún más críticas (sepsis generalizada con hemólisis intravascular) que fue lo que finalmente causó la muerte del joven… Salta a la vista una conducta omisiva y negligente por parte del personal médico del Servicio de Bienestar Estudiantil de la “UIS”, en especial de su jefe GORGONIO PARRA”.

 

l. JAVIER DURÁN fue llevado al hospital mencionado, en las horas de la tarde del 27 de septiembre de 1991. Allí lo recibió y valoró el estudiante de pregrado JAIRO HERNÁN BELTRÁN ROMERO, quien no solicitó la colaboración del médico de planta, “a pesar de que carecía de la experiencia que reclamaba un caso que no descartaba el diagnóstico de APENDICITIS; no le practicó los exámenes paraclínicos, tales como cuadro hemático, parcial de orina, etc; diagnosticando… Síndrome Ictérico a estudio colecistoledocolitiasis y Hepatitis Viral para descarte. Mientras duró su turno ni el médico de planta, ni el docente… valoraron al paciente…”. Hacia las 19 horas del mismo día, lo valoró el doctor DONALDO ROSALES MARTÍNEZ, estudiante de postgrado de medicina interna de la UIS, “descartando cuadro obstructivo en vía biliar: Colecistocolodocolitiasis…”. Ordenó repetir la ecografía y observar los cambios de los cuadros del paciente, lo cual, sin embargo, no se registró en la historia clínica. No consideró que el paciente presentara síndrome peritoneal focal o generalizado.

 

m. JAVIER DURÁN fue abandonado a su suerte sobre una camilla en la sala de urgencias del hospital. Ante la irresponsabilidad de los médicos de esta institución y dado que el paciente empeoraba y se encontraba ya en estado “preagónico”, sus parientes optaron por trasladarlo, el 30 de septiembre siguiente, a la Clínica Santa Teresa Ltda, donde su tía, quien trabajaba allí como enfermera, pudo conseguir un crédito. Dadas las circunstancias, se vieron obligados a firmar “la salida voluntaria asumiendo riesgos por lo que le pasara al paciente…”.

 

n. Tan pronto como ingresó a la citada clínica, se le practicaron a JAVIER DURÁN GÓMEZ los exámenes de laboratorio de rigor. En las horas de la tarde, fue intervenido por el doctor ARMANDO GÓMEZ, quien le practicó inmediatamente una endoscopia (laparoscopia) y descubrió que el paciente tenía una peritonitis de bastantes días de evolución. El cirujano NORBERTO SOTO le practicó al joven, ese mismo día, una cirugía, en las horas de la noche. El muchacho presentaba una “PERITONITIS GENERALIZADA, con abundante material purulento, PILEFLEBITIS CON COMPROMISO HEPÁTICO Y SIGNOS DE SEPTISEMIA (sic)”. Falleció a las 2:45 a.m. del 2 de octubre de 1991.

 

 

  1. 3.   CONTESTACION DE LA DEMANDA.

 

a. Universidad Industrial de Santander (fls. 186 a 194):

 

Contestó la demanda mediante escrito presentado el 7 de diciembre de 1993. Solicitó que se probaran algunos de los hechos de la misma y expresó que JAVIER DURÁN no era buen estudiante, para lo cual anexa copia de las notas obtenidas. Manifestó que debe probarse que el doctor Santos atendió al muchacho en el mes de marzo de 1991, y agregó que, si ello es cierto y la consulta tuvo por causa un dolor abdominal, ello quiere decir “que con más de seis meses de anterioridad al deceso, se hizo tratar de la enfermedad y por lo tanto el descuido por su salud es evidente al no haber realizado ninguna otra gestión tendiente al restablecimiento de la misma.

 

Manifestó que el estudiante ha debido acudir al hospital entre el 19 y el 23 de septiembre; al no hacerlo, actuó con negligencia en el cuidado de su salud, lo que agravó la enfermedad que luego le produjo la muerte. Afirma, además, que el 24 de septiembre de 1991, se le ordenó una ecografía al joven Durán, que sólo llevó el día 27 siguiente, lo que también es indicativo del poco interés que tenía en el cuidado de su salud.

 

Anotó que el servicio médico odontológico de la Universidad es de tipo primario, de manera que el examen especializado corría por cuenta del estudiante, al igual que la posible intervención quirúrgica o el tratamiento médico. Al estudiante “se le dio la atención regular del servicio, bajo los cánones médicos, habiéndose dificultado un diagnóstico, por la falta de cuidado del mismo en la atención de su salud…”. La Universidad “no da cobertura total en salud a sus estudiantes, su obligación llega únicamente a procurar un bienestar universitario tal como lo establece el Decreto 80 de 1980 y actualmente la Ley 30 de 1992 y sus normas concordantes y reglamentarias. Este bienestar está limitado a campañas preventivas, atención médica y odontológica de nivel primario, asesoría sicológica y sociológica, nutrición, comedores y asistencia espiritual”.

 

Adicionalmente, indicó que en la demanda no se explica cuántos días de evolución tenían la peritonitis y la septicemia, las cuales constituyen riesgos quirúrgicos que no cubre la universidad. Y Concluyó:

 

“No puede responsabilizarse a la Universidad por las dificultades económicas del estudiante que causaron las demoras en los exámenes de diagnóstico como la ecografía pues este servicio debe ser asumido por el usuario, tampoco podemos aceptar la afirmación de que un diagnóstico errado por parte del servicio médico de la Universidad hubiese podido ser la causa de la alegada negligencia hospitalaria, ya que allí debe valorarse al paciente nuevamente para poder estar seguros del tratamiento a seguir”.

 

Propuso la excepción de inepta demanda, por no encontrarse debidamente probadas la existencia y representación de las entidades demandadas y no darse cumplimiento al numeral 3 del artículo 137 del Código Contencioso Administrativo. Propuso también una excepción de fondo que denominó de “inexistencia de responsabilidad”.

 

b. Hospital Universitario Ramón González Valencia (fls. 172 a 183):

 

Dio contestación a la demanda mediante escrito presentado el 7 de diciembre de 1993. Se opuso a las pretensiones de la parte demandante, solicitó que se probaran varios de los hechos de la demanda. Aceptó haber recibido al paciente en el servicio de urgencias el 27 de septiembre de 1991, pero negó que el paciente sólo hubiera sido valorado por el doctor BELTRÁN ROMERO, y sostuvo que, por el contrario, lo observaron y trataron varios médicos, entre ellos los doctores FABIÁN RUEDA ZAMBRANO, ERNESTO CORREDOR SÁNCHEZ, EDUARDO ARIAS QUIROZ, JOSÉ CONTRERAS BRAVO, y los especialistas LUIS ERNESTO LÓPEZ, LUIS GABRIEL PINILLA GARCÍA, NELSON DAZA BOLAÑO y MARCOS CASAS, habiendo recibido once revistas médicas durante su permanencia en el hospital.

 

Afirmó que los diagnósticos fueron hechos con la participación de los médicos especialistas y mediante la evaluación de los exámenes de apoyo, y explicó que las dificultades se presentaron no sólo por tratarse de una patología con evolución extra hospitalaria de por lo menos doce días, cuyos signos se encontraban enmascarados, sino porque los síntomas del paciente eran totalmente atípicos de una apendicitis común, dado que el paciente presentaba un apéndice retrocecal, esto es, que asciende por detrás del colon, “variedad anatómica de infrecuente ocurrencia en la conformación del organismo”. No existen exámenes ni tecnología de apoyo que permitan descubrirla, “…tan solo una aventura o especulación médica que con suerte o milagrosamente suponga o llegue a tal fenómeno”.

 

Explicó que esa variedad anatómica hizo imposible el diagnóstico, “planteando tal circunstancia una situación invencible y de fuerza mayor al ejercicio médico al que no se le puede exigir como no es exigible a la ciencia médica la categoría de exacta como si estuviésemos ante una operación matemática”. Agregó que la dificultad para diagnosticar este tipo de patología no sólo la tienen los hospitales de nuestro país, sino que la afronta “la medicina universal”. Indicó que la misma situación se presentó a la Clínica Santa Teresa, donde se hizo un registro en la historia clínica en el sentido de que no había claridad en el diagnóstico. En relación con la laparoscopia que se le practicó allí, explicó que dicho examen no podía ubicar el apéndice del paciente, sino que tenía por objeto explorar el hígado, encontrándose con una peritonitis que se intentó afrontar con cirugía, en la que se descubrió el apéndice retrocecal. Lo ocurrido constituye, entonces, una fatalidad insuperable, originada en la variedad anatómica infrecuente que presentaba el apéndice del joven JAVIER DURÁN.

 

 

4. ALEGATOS DE CONCLUSIÓN.

 

Practicadas las pruebas decretadas mediante auto del 27 de enero de 1994 (folios 277 a 280) y fracasada la audiencia de conciliación (folios 779 a 782), las partes presentaron alegatos de conclusión, en la siguiente forma:

 

a. La parte demandante:

 

Reiteró los argumentos de la demanda y expresó que el diagnóstico de apendicitis interrogado, realizado inicialmente por un médico de la Universidad Industrial de Santander, no fue despejado conforme a los métodos técnicos y científicos empleados en medicina, lo que demuestra la negligencia e impericia de los médicos que lo trataron. Afirmó que la muerte de Javier Durán Gómez se debió a una falla en la prestación del servicio, ya que los médicos “no hicieron lo que tenían que hacer”. Consideró que el procedimiento adecuado, frente a los síntomas del paciente, era la práctica de una laparoscopia, para efectos de revisar el abdomen, ya que había pasado mucho tiempo y no se presentaba mejoría alguna. Solicitó, finalmente, el decreto de una experticia médico legal, para mejor proveer, “correlacionando las historias clínicas patológicas para corroborar más, la falla del servicio” (folios 802, 803).

 
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconResponsabilidad del estado- falla del Servicio- obligación de los...

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconA la secretaría general del servicio extremeño de salud

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconA. violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del estado o personas a su servicio

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconA. violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del estado o personas a su servicio

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconMontserrat cortijo sardà, Moderadora y Coordinadora de la Mesa. Médico...

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconPliego de prescripciones técnicas para la contratación del servicio...

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconPliego de claúsulas técnicas que han de regir la contratación del...

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconD, del Servicio de Salud de Castilla y León

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconFicha Licitación Nº 813-87-le11 servicio de “diseñO: para la remodelaciön...

Responsabilidad del estado por la prestacion del servicio de salud precisión jurisprudencial / teoria de la falla presunta del servicio medico regla general y excepciones iconContrato de corretaje con sociedad extranjera no es un servicio exento...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com