Programa primera parte




descargar 361.44 Kb.
títuloPrograma primera parte
página5/10
fecha de publicación25.10.2015
tamaño361.44 Kb.
tipoPrograma
med.se-todo.com > Ley > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Como se aprecia no se trata de un tema que pueda abordarse de manera superficial, ya que hay además razones sociales de peso (violación, pobreza, condiciones de vida infrahumanas) de las cuales pretenden apoyarse los que propugnan por la despenalización del aborto, pero que están muy distantes de que sea justo y razonable solucionarlas por la vía del aborto. La solución más fácil es despenalizar, cuando podría el Estado accionar con una política coherente en materia de educación sexual, donde lo que se promueve hoy día es un concepto de sexualidad ajena al respeto de la propia dignidad, a su cuerpo, a su unidad como persona, al valor que tiene una sexualidad bien entendida, y a la confusión que existe entre lo que es la sexualidad y la genitalidad. No olvidemos que somos templos del Espíritu Santo.

A manera de testimonio

A finales del 1995 comenté en mi columna del Listín Diario un artículo de la revista The Human Life Review titulándolo Y nos quejamos, que comparto con ustedes.

“En la revista The Human Life Review se reprodujo una carta que apareciera en un diario italiano escrita por una joven religiosa llamada Lucy Vertruse, la cual fue violada en 1995 durante la guerra en la antigua Yugoslavia, y que fuera publicada a instancias de la Madre Superiora de su congregación, quien escribió la introducción a la misma.

El caso de la Hermana Lucy Vertruse, es una de las tantas atrocidades que se cometieron durante la guerra en Bosnia-Herzegovina, que sirve para que veamos hasta donde llega la maldad humana que solo puede ser enfrentada por el amor y la paz signos de la vocación del cristiano.

El testimonio de la Hermana Lucy es desgarrador. Cuenta que fue violada junto a dos de sus hermanas por soldados serbios sin entrar en detalles del acto, porque entiende que hay algunas experiencias en la vida que no se pueden contar a otro sino a Dios, a cuyo servicio había consagrado su vida.

Para Lucy el ser violada no es tanto la humillación que sufrió como mujer, ni la incurable ofensa en contra de su vocación como religiosa, sino la dificultad de tener que incorporar a su fe un evento que ciertamente forma parte de los misterios, voluntad de Aquel a quien siempre ha considerado como su Esposo Divino.

Sólo unos días antes de ocurrir estos hechos, narra la Hermana Lucy, que espontáneamente le había pedido a Nuestro Señor que le concediera la gracia de unirse a los rangos de aquellos que murieron siendo sus mártires. Agrega, que parece ser que el Señor le tomó la palabra, pero de qué forma tan horrorosa. Confiesa que ahora se encuentra perdida en la angustia de la oscuridad interna.

Lucy no encuentra explicación a lo que le ha pasado, se pregunta por qué Dios ha permitido que se destruyera en ella lo que había sido el significado de su vida, pero también se pregunta a qué nueva vocación la ha llamado el Señor. Sus primeros pensamientos fueron para recordar la agonía de Cristo en el huerto, por eso expresa, que sus sufrimientos no son nada comparados con el sufrimiento y las ofensas de Aquel a quien había jurado miles de veces dar su vida.

Esta carta de la hermana Lucy no busca que se le vea como un ser digno de lastima, pues en la misma manifiesta que no la escribe buscando consuelo, sino para que se le ayude a que pueda darle gracias a Dios por haberla asociado a las miles de sus compatriotas cuyo honor ha sido violado, y que se ven forzadas a aceptar una maternidad no deseada. Así como lo leen, quedo embarazada como consecuencia de la violación, sin embargo, ofrece lo único que tiene que ofrecer en expiación por el pecado cometido por aquellos violadores sin nombre y por la reconciliación de esos dos pueblos amargados, por eso acepta ese deshonor que sufrió y lo encomienda a la misericordia de Dios.

Con mucha humildad pide compartir las “gracias”, que para ella pueden parecer absurdas, pero así debe ser la verdadera actitud de un cristiano. Explica como en los últimos meses ha derramado un mar de lágrimas por sus dos hermanos que fueron asesinados por los mismos agresores que andaban aterrorizando los distintos pueblos. Escribe como se sentía segura en el convento, habiendo elegido un refugio seguro donde la maldad no podía alcanzarle, sin embargo no ocurrió de esa manera. Ahora con lo ha que pasado en carne propia, las palabras de aliento que pueda llevar serán más creíbles, porque forma parte de la historia de su pueblo.

En los momentos en los que fue aterrorizada por los serbios durante horas y horas, repetía los versos que su profesora de literatura en la Universidad de Roma acostumbraba a recitarle del poeta Alexej Mislovic: No debes morir/porque tú has sido elegida/para ser parte del día.

Escribe que todo ha pasado, pero todo comienza. Ante la pregunta que le hacen de que hará con la vida que ha sido forzada en su vientre, responde con seguridad: seré madre. Expresa que será su hijo y de nadie más, no lo entregará a otras personas, aunque no lo haya pedido ni lo esperara, pues esa criatura tiene derecho a su amor como madre. Entona entonces desde los más profundo de su corazón, una de las más bellas “elegías” que recuerde: “Una planta nunca debe ser arrancada de sus raíces. El grano de trigo que cae en el surco tiene que crecer ahí donde el misterioso, aunque malvado, sembrador sembró”.

Es una carta que uno no quisiera terminar de leer, porque el testimonio vale más que cualquier palabra que podamos pronunciar. Su testimonio, es muy claro, cumplir con su vocación religiosa de otra manera. Se irá con su hijo no sabe dónde, pero Dios, quien rompió de repente su mayor alegría, le indicará el camino que deba seguir para así hacer Su voluntad.

Díganme entonces si esto no es un verdadero testimonio de una autentica cristiana, cuando dice la Hermana Lucy: “De nuevo seré pobre, regresaré a los viejos delantales y los zapatos de madera que las mujeres del campo usan para trabajar, y acompañare a mi madre al bosque para recoger la resina en las ranuras de los arboles. Alguien tiene que comenzar a romper la cadena de odio que siempre ha destruido nuestros países. Y así, sólo una cosa enseñaré a mi hijo: amor. Este hijo nacido de la violencia, será un testigo junto a mí de que la única grandeza que rinde honor al ser humano es el perdón”. Termina la carta con esta despedida: “A través del Reino de Cristo para la gloria de Dios”.

Lo sucedido a la Hermana Lucy nos habla bien que los designios de Dios son inescrutables, pero El sabe por qué deja que sucedan estos acontecimientos y lo que realmente nos conviene. Pero también este testimonio sirve, para que abandonemos las actitudes negativas y dejemos de quejarnos tanto, sobre todo por cosas que caen dentro del campo de la trivialidad y en que en nada ayudan al crecimiento espiritual.”

Finalmente

Si vemos el problema del aborto desde una consideración ética humanista que tiene en cuenta los valores y anti-valores de una sociedad utilitarista, concluimos que en la valoración moral del aborto se encuentra en juego la vida y dignidad del ser humano.

Comparto plenamente estos conceptos:

a) La cuestión de la penalización o despenalización del aborto no es asunto meramente político. Las leyes tienen un efecto pedagógico sobre la formación de la conciencia de los ciudadanos. La valoración de la vida sufre un innegable deterioro a causa de leyes permisivas del aborto.

b) La afirmación de Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz, 1980):”Quien justifica el aborto, justifica la pena de muerte, yo estoy en contra de la pena de muerte y contra el aborto. Ser progresista significa defender la vida y nada más”.

c) La opinión del doctor Alfred Kastler, biólogo Premio Nobel de Física, promotor de los derechos humanos: “Desde este momento comienza una nueva vida; el feto es un ser vivo, es ser humano, un ser completo con un código genético irrepetible”.

d) Norberto Bobbio, reconocido jurista italiano no creyente, que pide a todos los defensores de la democracia que no dejen sólo a la Iglesia católica en el monopolio de la defensa de la vida del hombre y del orden moral democrático.

2) La clonación humana




La clonación humana es producto del desarrollo científico tecnológico, que ha alcanzado la humanidad, pero vista la posibilidad, de que en su aplicación, ésta nueva tecnología de la vida, puede atentar contra la persona humana y su dignidad, se hace necesario su reglamentación, a través de un Estatuto Jurídico-Ético, cuyos principios y normas básicas, nazcan de un estudio multidisciplinario de tres ciencias básicas: Biología, Ética y Derecho.

No se trata de una limitación a la investigación científica, sino de establecer controles a ésta, partiendo de la idea, de que las políticas y los principios no inciden sobre el descubrimiento sino sobre su difusión, no sobre la innovación sino sobre su aplicación; y que la libertad de investigación no es absoluta, está regulada por la Ley, esto es, el Bioderecho

Introducción:

El nacimiento de la oveja Dolly, primer animal que surge de un proceso de clonación, efectuado por los científicos del Instituto Roslin de Escocia: Ian Wilmut, Keith Campell y Mc Whir Kind, en 1966, que fue anunciado el 27 de febrero de 1997, en la Revista Científica “Nature”, con el Título: “Descendencia viable derivada de células de mamíferos fetales y adultos”; y posteriormente la clonación de los simios Netty y Ditto, por científicos norteamericanos del Centro Regional de Oregon, para la investigación de primates, dirigido por el Dr. Don Wolf, en 1997, ha generado en el mundo científico, religioso y secular, asombro, desconcierto y estupor. Es así que se señala que la oveja Dolly carece de padre y es producto de tres madres: la donadora del óvulo, contribuye con el citoplasma; la donadora del núcleo, que aporte la inmensa mayoría del ADN, y la que la parió, que genéticamente no aporto nada.

Una sensación de inseguridad existencial, que compromete aún más la visión de fe, se radicaliza con la emergencia del Proyecto Genoma Humano, dirigido por el Dr. James Watson, que llega a su desarrollo exponencial, cuando en Julio del año 2000, los Doctores Craig Venter, Presidente de Celera Genomis, y Francis Collins, Director del Proyecto Genoma Humano, de los Institutos de Salud de EE.UU., anunciaron haber obtenido el mapa casi completo del Genoma Humano, que nos explicaría los secretos de la composición genética del hombre, dándose así, que por primera vez los científicos podían examinar la biología de los genes.

Y el conocimiento de la Biología Humana, prosigue incontenible con la aplicación de la técnica de la partenogénesis, que lleva a la obtención de células madres o totipotentes; entrando posteriormente al ámbito de la “fantaciencia” o de la realidad, cuando el médico italiano Severino Antinori y su socio Panos Zabos (USA), anunciaron su intención de clonar un ser humano; y la empresa CLONAID, ligada a la secta de los raelianos (secta Ovni), señalan haber clonado al primer ser humano de nombre “EVA”, el 26 de diciembre de 2002, sin demostrarlo y sin cumplir las exigencias que señala la ciencia: “de que quien ejercita un experimento científico, debe de dar cuenta de cómo lo hizo, cuando y con quien lo hizo ”; y en el caso específico de la clonación humana, debe permitirse probar la identidad genética, mediante el estudio de la carta genética del bebe clonado y de la madre.

La necesidad de reflexionar ya, sobre los aspectos jurídico -éticos de la clonación humana en la búsqueda de un Estatuto, que regule la actuación de estos nuevos operadores de la vida, emerge con mayor claridad y responsabilidad cuando se informa que investigadores de la firma Advanced cell technology (ACT), han clonado, en noviembre de 2001, un embrión humano hasta llevarlo a la fase de duplicación de 16 células; la trascendencia de esta investigación es que ha sido mostrada públicamente al mundo científico. Y de Londres, se informa que el gobierno de Tony Blair, ha permitido la clonación de embriones humanos con fines terapéuticos dirigidos a la investigación (2); y en Korea, científicos de este país, han logrado clonar no uno sino treinta clones, si bien no para que se conviertan en bebes; para usarlos como fuentes de células madres embrionarias .


¿Cómo entender esta realidad?

El Proceso de Clonación Humana, podría ser entendible, si se reconoce que desde 1956, la historia humana ha entrado en un nuevo proyecto de sociedad, totalmente distinto a todos los ya existentes; cuyos rasgos esenciales son:

Transitoriedad

La relación del ser humano con las cosas que le rodean ya tangibles (bienes, lugar, personas) e intangibles (organización, información) ha entrado a un ritmo de provisionalidad o temporabilidad, jamás vista en la historia de la humanidad. El ser humano en vez de estar ligado a un solo objeto durante un tiempo relativamente largo, se haya ligado durante breves periodos a una asociación de objetos que sustituyen a aquel. Entramos así a un proceso de “efemerización” (sic) de los lazos del hombre, con las cosas que los rodean. Al acelerarse el desarrollo de la ciencia y la tecnología, los productos se sustituyen, se destruyen, son descartables, tienen corta duración y son adaptables a la necesidad del consumidor. Se señala que la temporalidad es el esquema de la vida cotidiana del futuro. Entramos a una economía de la impermanencia y la provisionalidad .


La Novedad

Muchos somos testigos, cómo el entorno, está siendo inundado con un alud de innovaciones, que nos trae lo que llama Alvin Toffler la revolución de la III Ola (La segunda ola, la de las fábricas, enseñó a dividir la realidad para conocerla y manipularla, pieza a pieza. La tercera obliga a reunirlas, a realizar continuas síntesis. No valdrá lo que viene ocurriendo porque habrá saltos, cambios de dirección, rupturas, continuas sorpresas. Habrá que escrutar relaciones ocultas entre acontecimientos al parecer inconexos. No se puede predecir el futuro de los semiconductores de energía o de la familia –incluso de la propia- pensando que todo lo demás se mantendrá inmutable. Todo será fluido, pendiente de decisiones que se influyen entre sí); que enfrenta con instituciones extrañas y con situaciones radicalmente nuevas. Los cambios que trae la revolución del conocimiento, que en algunas latitudes ya se están viviendo, transforman nuestras estructuras familiares tradicionales, así como las actitudes sexuales; hacen pedazos las relaciones convencionales generacionales; derriban nuestras escalas de valores, alteran el trabajo, el juego y la educación más allá de lo previsible; y todo este cambio exponencial innovativo, dentro de un contexto de fuerte desarrollo científico inmensamente atractivo, pero también con fuertes expectativas espeluznantes para la existencia humana.

La irrupción, nunca antes vista del cambio exponencial, ha puesto en crisis toda la sociedad industrial, típica de la II Ola (Alvin Toffler explica que la segunda ola enseñó a descomponer los problemas en ideas claras y distintas. No tanto a sintetizar elementos dispares. El futuro será una era de síntesis en todos los campos. En las ciencias puras y en la sociología, psicología y economía”). Y es que, estamos asistiendo a la creación de una nueva sociedad. No estamos ante una versión modificada, ampliada de la sociedad presente. Estamos ante la emergencia, de un nuevo esquema societal.

Presenciamos, simultáneamente una revolución sexual, una revolución cultural, una revolución económica y la más rápida y profunda revolución tecnológica de la historia. Enfrentarla requiere, imaginación y creatividad; y no rechazos a priori, de las nuevas realidades. Los nuevos esquemas societales, no discurren en línea recta. Se presenta en forma de saltos bruscos y de revisiones dialécticas, proyectando novedad. Si la transitoriedad es la primera clave para comprender la nueva sociedad, la novedad es la segunda. El futuro se abrirá como una infinita sucesión de incidentes extraños, de descubrimientos sensacionales, de conflictos inverosímiles y de dilemas completamente nuevos.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Programa primera parte icon2. Programa Parte Primera: conceptos y procesos básicos

Programa primera parte iconEn la siguiente actividad encontrarán en la primera parte un repaso...

Programa primera parte iconPrimera parte

Programa primera parte iconPrimera parte

Programa primera parte iconMetabolismo de xenobioticos primera parte

Programa primera parte iconTranscripción 21 de junio (primera parte)

Programa primera parte iconParte primera “el reverso de mi piel”

Programa primera parte iconPrimera parte eucaristíA, misterio que se ha de creer

Programa primera parte iconPrimera parte: la rebelión de las masas

Programa primera parte iconPrimera parte imperio babilónico y asiria


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com