Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar




descargar 342.98 Kb.
títuloFundamentos de la Educación Cristiana Escolar
página1/10
fecha de publicación07.01.2016
tamaño342.98 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Ley > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10






Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar

Bases teóricas para la escolaridad cristiana
Autor

Jaime Morales Herrera

Ph.D. en Estudios Teológicos
Seminario Internacional de Miami

Miami International Seminary

14401 Old Cutler Road

Miami, FL 33158

305-238-8121 ext. 315

email, MINTS@ocpc.org

web site, www.MINTS.edu
2008

Dedicado a la persona que Dios utilizó como

instrumento para formarme y enseñarme

a pensar en forma teórica y filosófica;

a mi madre Rocío Herrera,

quién fue un modelo de cómo Dios pone

esa naturaleza epistémica en los seres humanos.

Por su enseñanza obtuve ese deseo

de aprender y conocer la verdad

que es un reflejo parcial del Dios Omnisciente.

Tabla de Contenidos
Introducción 4
Capítulo 1: Fundamentos Filosóficos de la Educación Cristiana Escolar 5
Capítulo 2: Las Falsas Filosofías y la Educación Cristiana 17
Capítulo 3: Hacia una Metafísica para la Educación Cristiana Escolar 26
Capítulo 4: Hacia una Antropología para la Educación Cristiana Escolar 34
Capítulo 5: Hacia una Epistemología para la Educación Cristiana Escolar 46
Capítulo 6: Hacia una Axiología para la Educación Cristiana Escolar 56
Capítulo 7: Fundamentos Socioculturales de la Educación Cristiana Escolar 64
Capítulo 8: Fundamentos Psicológicos de la Educación Cristiana Escolar 73
Conclusión 84
Bibliografía 85

Guía de Estudio 87

Introducción
Para abordar la educación cristiana con sentido científico1 debemos conocer los fundamentos teóricos donde se erige. No podemos sencillamente decir que la educación en una institución educativa cristiana se basa en los mismos fundamentos que la educación humanista que se brinda en la sociedad postmoderna actual, ni tampoco pensar que basta con sólo conocer algo de Biblia, o de matizar nuestras enseñanzas con versículos bíblicos (lo que es bueno, pero no lo es todo), sino que, más bien, debe de partir de una reflexión seria acerca de lo que nos dice las Sagradas Escrituras.
Los fundamentos teóricos donde se erige la educación cristiana escolar deben basarse en la Revelación de Dios, primeramente en Jesucristo y en las Sagradas Escrituras y luego en la creación. Esto da a lugar a una verdadera cosmovisión cristiana que nos brinda una perspectiva y filosofía de las cosas desde el punto de vista de Dios. Cómo educadores cristianos debemos esforzarnos en ver cómo las Escrituras nos hablan de temas como: la realidad, el cómo se construye el conocimiento, los valores, la estética, el concepto de ser humano, etc. Temas que van han influir directamente en la forma en cómo educamos.
El presente escrito busca ayudar a definir estos temas desde una perspectiva cristiana, para ayudar a maestros y demás personas del sistema educativo a reflexionar acerca de ello. No se pretende dar respuestas definitivas, sino más bien ofrecer una iniciación al tema para que los docentes examinen los fundamentos teóricos que los sustentan y lo cercano de los mismos a las Sagradas Escrituras, la cuál es la base y fundamento de cualquier sistema educativo que se llame a sí mismo cristiano.
Capítulo 1:

Fundamentos Filosóficos de la Educación Cristiana Escolar
1. Introducción

En este primer capítulo hablaremos sobre los fundamentos filosóficos que sustentan la educación en instituciones educativas cristianas. En primer lugar haremos un recorrido sobre la relación que existe entre la filosofía y el cristianismo desde una perspectiva histórica y teológica, seguidamente se hará un análisis de la relación que existe entre la filosofía y educación, concretándose en una definición de educación cristiana y definiendo el propósito de la misma.
2. La Filosofía y el Cristianismo
2.1. La relación entre la filosofía y el cristianismo

El apologista conocido como Justino Mártir fue el primer creyente2 que ha quedado registrado que deseaba buscar una síntesis entre el pensamiento cristiano y la filosofía gentil. Justino era un hombre dedicado al estudio de la filosofía y que milito en las filas del aristotelismo, el pitagorismo y el platonismo. Estando en el platonismo estudio los profetas hebreos y tuvo la convicción de que en el cristianismo está la más antigua, verdadera y divina de las filosofías. El historiador Justo González cita que Justino “había seguido una larga peregrinación espiritual, yendo de doctrina en doctrina, hasta que se convenció de que el cristianismo era la verdadera filosofía.”3 Y nuevamente nos dice “Al convertirse al cristianismo, Justino no dejo ser filósofo, sino que se dedico a hacer ‘filosofía cristiana’, y buena parte de esta filosofía consistía en descubrir las relaciones del cristianismo con la sabiduría clásica”4. Justino veía los puntos de contacto entre el cristianismo y los filósofos clásicos. Según Walter para Justino “los grandes filósofos hablaron de un ser superior, la vida eterna y el mundo de realidades eternas. Por otra parte, concebía al Logos de una forma congruente con el estoicismo pero le supera al afirmar que ese Logos divino se encarnó definidamente en Cristo, de modo que en Él se ve la revelación plena de lo que en otras partes se ve indistintamente. El Logos divino, estaba subordinado al Padre, pero no obstante era su Hijo, su Agente y uno con él, en un sentido real, aunque poco definido. Consideraba los evangelios como una nueva ley que enseñaba una vida moral algo ascética. Concebía el contenido del mensaje cristiano en términos de la filosofía contemporánea – conocimiento de Dios, moralidad, esperanza de la inmortalidad, recompensas y castigos futuros”5. Esto resume la creencia de Justino en torno a la relación del cristianismo con la filosofía.
Pero no para todos podía existir esta relación. Para el padre polemista Tertuliano de Cartago no podía haber una conexión entre ambas. Walker nos dice “Para Tertuliano el cristianismo era una gran locura divina, más sabia que la más elevada sabiduría filosófica de los hombres, y que en ninguna manera podía compararse con los sistemas filosóficos existentes. Aunque en la realidad miraba al mundo desde un lente estoico. El cristianismo para Tertuliano es primordialmente el conocimiento de Dios”6. Muy probablemente debido al conflicto con el gnosticismo en esa época, se genero una desconfianza total con la filosofía, tanto que Tertuliano llegó a declarar que no había conexión entre ella y el pensamiento cristianismo.
Por otra parte, en la Escuela de Alejandría surgió una forma muy diferente de ver la relación de la filosofía con el cristianismo. En esta escuela la filosofía era considerada no solamente compatible con el pensamiento cristiano, sino su auxiliar. Walker nos dice “En este lugar se efectuó en grado no alcanzado en ninguna otra parte en círculos ortodoxos una unión entre el cristianismo y lo mejor de la filosofía antigua, especialmente del platonismo, dando como resultado un gnosticismo cristiano. Clemente de Alejandría era típico de este movimiento. Clemente interpretaba el cristianismo como Filón había interpretado el judaísmo, por medio de la filosofía. Constantemente apela a Platón y a otros filósofos en su método teológico. Para él, como para Justino, el Logos divino había sido la fuente de toda la inteligencia y moralidad en la raza humana – el maestro de la humanidad en todas partes. Él era la fuente de toda verdadera filosofía”7. Continua el historiador Willinston Walker diciendo “Clemente estaba convencido que la verdad es una sola, y que cualquier verdad que Platón haya conocido no puede ser inconsistente con la verdad que ha sido revelada en las Escrituras. Su sucesor Orígenes dio al cristianismo la más completa categoría científica, según la ciencia de la época, que estaba casi enteramente limitada a la filosofía y la ética. Su posición filosófica era esencialmente platónica y estoica, con una inclinación hacia posiciones similares del naciente neoplatonismo. El trato de armonizar estos principios filosóficos con las Escrituras”8.
Por otra parte, si damos una lectura al escrito Confesiones de Agustín de Hipona, nos damos cuenta que este padre de la iglesia fue motivado por el neoplatonismo a acercarse a la fe, y que ve algunas similitudes en los escritos neoplatónicos y el cristianismo, pero por otra parte habla de sus diferencias y limitaciones9; ya que por medio de los filósofos no es posible ver la verdad encarnacional del Verbo Jesucristo. En palabras de Agustín “Estas son cosas que no tienen los libros platónicos. No contienen aquellas páginas el rostro de esta piedad, ni las lagrimas de la confesión, ni tu sacrificio, el espíritu atribulado y el corazón contrito y humillado, ni la salud del pueblo, ni la ciudad desposada, ni las arras del Espíritu, ni el cáliz de nuestra salud”10.
Siglos después en la época medieval, los llamados escolásticos como Tomás de Aquino, Anselmo, Pedro Abelardo, Buenaventura y Pedro Lombardo volvieron a ver una estrecha relación entre la filosofía y el cristianismo. Tomás de Aquino especialmente utilizo el aristotelismo como una mejor manera de entender la fe cristiana.
Los reformadores por su parte vieron que mucho del pensamiento filosófico de su época podría ser aceptado en función de la gracia común que Dios ha repartido en la humanidad, pero por otra parte combatieron el tipo de pensamiento de se oponía al concepto de la Sola Escritura y a la fidelidad bíblica. En tiempos más recientes pensadores cristianos como C.S. Lewis y Francis Schaeffer han hecho verdadero pensamiento cristiano que para muchos puede ser considerado verdadera filosofía de los diferentes aspectos de la vida.
A través de la historia de la iglesia, los teólogos han tratado de buscar la relación correcta entre la filosofía y el cristianismo. Si observamos las sagradas escrituras nos damos cuenta de que dentro del mismo pensamiento paulino y juanino se encuentran conceptos filosóficos de su época. Conceptos que fueron interpretados por ellos para usarlos como punto de contacto para la difusión del evangelio.
En resumen, aunque muchos de los aspectos de las filosofías que se han desarrollado a través de la historia humana, pueden ser ciertos, no son absolutos. Tienen parte de la verdad, pero no toda la verdad. Como creyentes debemos examinar los conceptos y aplicaciones de filosofías como el racionalismo, el positivismo, el empirismo y otras, para retener lo bueno que hay en ellas (1 Tesalonicenses 5:21), lo que es acorde con las escrituras y reinterpretarlo a la luz de una perspectiva teocéntrica. Parafraseando a Clemente digamos "si tiene algo de verdad, es verdad divina", retengamos ese pincelazo de verdad en la filosofía no cristiana, y aquello que sea incompatible con una filosofía basada en la revelación especial en las sagradas escrituras, sea desechado.
2.2. La relación entre la filosofía y la teología

Muchos no estarán de acuerdo en hablar acerca de filosofía cristiana, ya que para estos es suficiente hablar de teología. Para otros, especialmente filósofos no cristianos, la filosofía incluye la teología, por ejemplo, para Ventura “la filosofía judeocristiana, incluye el estudio de la teología (conocimiento de Dios) y la revelación especial (a través de las Escrituras) como parte integral de la filosofía”11; desde este punto de vista la teología es solamente una rama de filosofía. Otros ven la filosofía como una parte de la teología. Así de está manera, por ejemplo, el teólogo sistemático Wayne Grudem habla de la teología filosófica como “el estudio de temas teológicos principalmente sin el uso de la Biblia, utilizando los métodos y herramientas del razonamiento filosófico, y lo que se puede conocer de Dios al observar el universo”12. Por otro lado, para el Dr. Richard Ramsay la filosofía cristiana es una rama de la teología y la define como “aquella que utiliza pautas bíblicas para estudiar temas extra-bíblicos relacionados con la cultura, las ciencias, las humanidades y las bellas artes”13.
Hay áreas en que tradicionalmente se han traslapado la filosofía y la teología, entre ellas podemos mencionar la cosmología, la antropología, y la ética14. Pero otras que históricamente se han dejado a la filosofía como la ontología y la epistemología. La teología por su parte tiene entre sus campos tradicionales, la soteriología y la eclesiología. Ahora, nos preguntamos ¿Podemos hablar de teología del conocimiento? O ¿teología de la realidad?. Para muchos se puede, sólo que no han sido campos donde la teología sistemática haya reflexionado. Para otros el campo de la teología se restringe a las cuestiones relativas a la salvación.
2.3. La posibilidad de una filosofía cristiana

La Escritura nos dice “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” (Colosenses 2:8). Esto implica que muchas de las filosofías son basadas en vacías tradiciones humanas conforme al mundo y que cómo creyentes no deben de ser engañados por ellas. Así de este modo no debemos ser engañados por filosofías evidentemente anticristianas como el evolucionismo. Pero por otra parte la última frase del versículo que dice: “y no según Cristo”, implica que puede haber una filosofía según Cristo, en otras palabras, una filosofía cristiana. Entonces el texto no ataca cualquier tipo de filosofía, sino aquellas que son conforme a los rudimentos del mundo según los pensamientos humanos y no según Cristo. Si existe algo para Pablo llamado filosofía según Cristo. Podemos llamarle filosofía cristiana o filosofía bíblica, pero es aquella que es acorde a las enseñanzas de Cristo.
El problema es muchas veces por nuestra definición de filosofía. La mayoría de las definiciones de la palabra filosofía, la definen como pensamiento humano, pero es que estas definiciones a priori parten de premisas humanistas y seculares. Analicemos la definición de Noah Webster, quién redacto su diccionario en 1828 desde una perspectiva cristiana. Este nos dice “la filosofía es un término general que indica una explicación de la razón de las cosas, o una investigación de las causas de todos los fenómenos, tanto los de la mente como los de la materia. Cuando se aplica a un departamento del conocimiento en particular, este termino designa la recopilación de leyes generales o principios bajos los cuáles todos los fenómenos se subordinan o los hechos relacionados con este tema, son comprendidos”15. Este diccionario continua diciendo “Los objetivos de la filosofía son determinar los hechos o la verdad, y las causas de las cosas o de sus fenómenos; para ampliar nuestras perspectivas de Dios y sus obras, y hacer que nuestro conocimiento se vuelva útil tanto de manera práctica como que sirva a la felicidad humana”. Otra definición de filosofía desde una perspectiva cristiana es la que nos da Ventura “la filosofía es la suma de los pensamientos, ideas, y conceptos ordenados en forma lógica y sistemática que dirigen al hombre (sujeto pensante) hacia la búsqueda de la razón del ser o no ser de las cosas concretas y abstractas que conforman la realidad inmediata, el cosmos en su totalidad y, sobre todo, la revelación de Dios”16.
Realmente pensar que no puede haber una filosofía cristiana puede ser una forma de dualismo. Observemos el siguiente argumento de Greene “si la cristiandad no tienen nada que decir acerca del estudio de la filosofía, entonces hemos identificado un área de la vida y del pensamiento en cuál Cristo no es señor”17. Este autor continua diciendo “y si Cristo no es el señor de la filosofía, entonces alguien o algo más lo es. Podría ser la razón humana por el método científico o cualquier otra cosa creada. Pero permitir tal posición sería endosar una forma de idolatría. Una vez más somos llevados a la posición que establece que, como cristianos, debemos desarrollar una filosofía bíblica”18.
La palabra filosofía etimológicamente significa "amor a la sabiduría", y en sí encierra el estudio de toda la realidad. Si este estudio parte de la revelación de Dios puede llamarse filosofía cristiana. La verdadera sabiduría según el concepto bíblico es el temor de Jehová (Proverbios 1.7), un concepto que podríamos definir como la preocupación consciente de agradar a Dios en todos los aspectos de la vida. Uno como creyente puede tener una filosofía cristiana, al tomar en cuenta a la teología (conocimiento de Dios) y la revelación especial como parte integral de ella. Ahora, hay que aclarar que una verdadera filosofía cristiana es una antítesis de la filosofía del mundo. No pueden ser mezcladas.
2.4. Características de una filosofía cristiana
2.4.1. Es teocéntrica

Una filosofía cristiana esta teocéntrica, es decir, centrada en Dios, tiene como fin supremo glorificar a Dios y se fundamenta en las sagradas escrituras. Ventura nos dice “En términos bíblicos, el objeto de la filosofía es la totalidad de la realidad desde una perspectiva teocéntrica”19. La filosofía del mundo no es teocéntrica sino antropocéntrica; pone al hombre en el centro, y la máxima expresión de esto encuentra en el humanismo actual que ha influenciado todo el modo de pensamiento.
2.4.2. Toma en cuenta la realidad del pecado en ser humano

Una filosofía cristiana toma muy en cuenta la naturaleza del pecado; sabe muy bien que todas las áreas de la vida de una persona han sido afectadas por el pecado y reconoce que los problemas originan en esta. No le echa la culpa al ambiente u a otros factores.
2.4.3. Parte de la revelación

Una filosofía cristiana siempre va a partir de la revelación de Dios, especialmente de su revelación en las Sagradas Escrituras. La Biblia es su punto de partida y quién orienta todo su pensamiento y reflexión.

2.4.4. Es orientada hacia Cristo

Una filosofía cristiana toma en cuenta la obra de redención y regeneración que Cristo hace en aquellos que le llegan a conocer como su Señor. Aunque reconoce que el pecado afecta a los hijos de Dios, también reconoce que estos son justos en virtud de la obra de Jesús y el poder santificador del Espíritu Santo.
2.4.5. Reconoce la obra del Espíritu Santo

El Espíritu Santo es el santifica al ser humano y así lo hace con nuestros estudiantes. El convence de pecado y lleva a los hombres al arrepentimiento, Él nos lleva al verdadero conocimiento y nos transforma día a día, renovando nuestra mente y cambiando nuestras conductas pecaminosas hacia aquellas que reflejan el fruto que Él produce (Gálatas 5:22-23).
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconProceso de Selección para Aspirantes a Ingresar en las Instituciones...

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconPrograma proyecto escolar de educación secundaria

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconAÑo escolar 2015-2016 horario de aula: 6º grado "A" educación primaria

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconAÑo escolar 2015-2016 horario de aula: 5º grado "A" educación primaria

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconNormas y orientaciones para el desarrollo del año escolar 2014 en la educación básica”

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconHorario escolar, expresado en horas, correspondiente a los contenidos...

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar icon"diseño e implementación de un aula virtual como apoyo a las estrategias...

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar icon"diseño e implementación de un aula virtual como apoyo a las estrategias...

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar icon"diseño e implementación de un aula virtual como apoyo a las estrategias...

Fundamentos de la Educación Cristiana Escolar iconLista de libros de texto autorizados por la Secretaría de Educación...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com