El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra




descargar 20.23 Kb.
títuloEl mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra
fecha de publicación06.02.2016
tamaño20.23 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
MOCASE

El MOCASE (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra que aún en el siglo XXI se puede luchar solidariamente. Ademas su ejemplo sirve para que nos demos cuenta de que hay una realidad muy distinta más alla de Buenos Aires .

El MOCASE agrupa unas ocho mil familias campesinas sobre 16 mil en toda la provincia. Su accionar está basado en la lucha por la tierra y el desarrollo de emprendimientos productivos autónomos, sostienen su estrategia de vida en la producción diversificada de algodón, ganado caprino y bovino para la producción de carnes, leches y quesos. Hace años defienden la posesión de las tierras contra las pretensiones de accionistas mayoritarios, y de financieras que ostentan títulos de dominio de miles de hectáreas compradas a precio irrisorio durante la última dictadura militar
Sus miembros cuentan de cárcel, persecusiones y hasta torturas. “Más nos aprietan, más nos unimos”, dicen.

El 4 de agosto de 1990, en Quimilí, se constituía formalmente el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE).
Desde sus comienzos el MOCASE asumió como estrategia central la lucha por la tierra y por mejorar las condiciones de vida de las familias campesinas. El problema generalizado de tenencia precaria de la tierra por parte de los campesinos había generado un proceso de desalojos “silenciosos” en la medida en que no había conciencia sobre el derecho de posesión veinteañal y a la vez no estaban dadas las condiciones mínimas de organización para que las presentaciones ante la justicia o los reclamos ante el poder político tuvieran alguna posibilidad de éxito. La constitución del MOCASE fue un punto de quiebre con esa situación preexistente, de modo que el silencio se fue convirtiendo en conciencia del derecho. Se promovió la organización para la autodefensa de los pobladores, se acompañó con el asesoramiento legal y la defensa jurídica correspondiente, se fue logrando una mayor visibilidad política y se amplió la articulación con otros sectores de la sociedad que se sintieron atraídos por esta lucha.

La estructura del MOCASE en sus inicios y hasta el 2001 estaba formada por organizaciones locales denominadas "Comisiones de Base" y por organizaciones de segundo grado constituidas por representantes de las organizaciones locales, que se denominaban "Comisión Central" o simplemente "Central". También formaban parte del MOCASE varias cooperativas campesinas. En muchos casos un/a productor/a campesino/as podía ser miembro de la cooperativa de la zona y al mismo tiempo participar en la comisión de base de su paraje que a su vez envía representantes a la Central.

El MOCASE comenzó a tener repercusión a nivel nacional en 1998 durante el intento de desalojo de las familias campesinas del paraje La Simona. Máquinas topadoras de gran porte avanzaron sobre las posesiones de las familias, derribando a su paso árboles, cercos, y llegando hasta la viviendas. La autodefensa ejercida por los pobladores y la contención que les ofreció el MOCASE y un conjunto de organizaciones solidarias detuvo a las topadoras, que de otro modo y en otra época hubieran conseguido su propósito. La población resistió el desalojo pasando días y noches bajo una improvisada carpa de polietileno negro, dando lugar a lo que se denominó la carpa negra de La Simona. En ese momento algunos medios de comunicación nacionales difundieron las imágenes de destrucción del bosque y de atropello a sus pobladores por todo el país, ayudando a extender la preocupación por las familias campesinas más allá de la frontera de Santiago del Estero.

Un año después el MOCASE organizó un Congreso denominado “Campesinos y campesinas unidos en la lucha por la tierra y la justicia”, que se llevó a cabo en la ciudad capital de Santiago del Estero. La convocatoria para participar del Congreso incluyó a las organizaciones del MOCASE y a delegaciones campesinas invitadas para que pudieran compartir las jornadas y decidir su posible incorporación al MOCASE. También participaron delegaciones de otras provincias como la Asociación de Pequeños Productores del Noroeste de Córdoba (APENOC), la Unión de Pequeños Productores del Chaco (UNPEPROCH), la Asociación Civil Parque Pereyra, la Asociación de Productores Familiares de Florencio Varela, la Asociación de Pequeños Productores de la Puna, la Red Puna de Jujuy, el Consejo Kolla de Salta y pequeños productores de Catamarca y Corrientes. Los objetivos del Congreso se referían a:

(...) “la necesidad de reflexionar sobre la situación del sector campesino en el contexto provincial y nacional, a partir de lo cual sería posible formular propuestas de políticas de desarrollo. También se proponía revisar la estructura y funcionamiento del MOCASE de modo tal que se avanzara tanto en lo referido a la ampliación de su cobertura a toda la geografía provincial, como en su consolidación como organización democrática y representativa con nuevas y mejores formas de participación” (MOCASE, 1999)

El movimiento apunta a la construcción sin tiempo y sin apuro. Los campesinos saben que el futuro está en manos de
sus hijos y por eso están muy atentos a su educación, en un sentido amplio de la palabra, que no solo incluye a la
escuela formal. Se trata de una educación que promueve una lectura crítica de la realidad circundante, pero que también
contempla el ejemplo que muestra que es posible juntarse para enfrentar y resolver los problemas comunes, superar el
individualismo y la persecución de ventajas personales por un modo de vida comunitario, participativo y democrático.

Martes, 30 de Septiembre de 2008 | Hoy

“Los grandes empresarios nos quieren sacar”

Campesinos del Departamento del Copo, en Santiago del Estero, denunciaron que la policía, comandada por el juez Anselmo Juárez, entró en sus casas, los golpeó y les robó todo. Hoy, unos trescientos campesinos se concentrarán en la capital provincial.

Final del formulario

 Por Alejandra Dandan

“Han venido cuarenta policías donde yo vivo, con el juez, más otros desconocidos: me agarraron a un chico, me lo pegaron, lo esposaron, le preguntaron a mi hija de nueve años adónde me encontraba yo; ahí les pegaron a ellos y luego como no declararon, se metieron en las piezas, me rompieron el ropero, me lo sacaron todo: tenía dinero en efectivo, me sacaron toda la cerveza”.

Juan Orellana integra el Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero (Mocase). El lunes 22 de septiembre, a las cuatro de la tarde, la policía entró a su casa del paraje La Providencia en el departamento de Copo en compañía del juez del Crimen de Monte Quemado Anselmo Juárez, ex abogado del staff de policía de Musa Azar. En el lugar, Juárez buscaba a Orellana como esa misma noche se buscaban a otros “elementos del Mocase”. Como Orellana no estaba en su casa, la policía se avalanzó sobre sus hijos, uno de los cuales sufre retraso mental. Como en la época del juarismo, se llevaron 22 mil pesos de los ahorros, producto de las ventas de carbón y de postes, de ganado, de las chivas, de una rifa a beneficencia de la organización y del ahorro de los campesinos. También se llevaron tres motosierras, una vieja camioneta Ford ’65 de color rojo, una escopeta calibre 16, ropa y documentos. En el camino, el pelotón pasó por la pieza, tiró por el piso las bolsas de harina y de grasa de la reserva de la familia. Agarró cerveza y la Coca Cola de la heladera, y con unos panes armaron un picnic.

Juan Orellana no vio nada de lo que sucedió esa tarde, pero luego se lo contaron sus hijos. Ellos permanecieron esposados y encañonados por la custodia fuera de la casa; los policías decían que a su padre lo estaban buscando por un robo cuando todo parecía bastante al revés: los hijos aseguraron que “el juez con los demás se pusieron a comer y a contar el dinero afuera, en una mesa”.

“Recién es la primera vez que yo veo estos desastres”, dice Orellana desesperado a Página/12. “Yo viví mucho tiempo ahí, mi hijo tiene ya treinta años; siempre nos quieren sacar a todos los pobladores los grandes empresarios, por eso estamos en la lucha y pienso que es por eso que nos quieren liquidar, pero nosotros no vamos a aflojar.”

Copo está a unos 200 kilómetros de Quimilí, donde funciona la sede del Mocase. Aquel mismo día, Orellana se tomó el primer micro que encontró hacía allí para buscar un auxilio. Desde allí, la organización intenta denunciar desde hace más de una semana las características de esa incursión judicial y de las que empezaron a ocurrir a lo largo de septiembre con allanamientos y detenciones violentas. Sólo entre el Mocase Vía Campesina con sede en Quimilí, la Justicia detuvo a 50 personas con órdenes de Añatuya, Monte Quemado y Santiago del Estero. Hasta el fin de semana, quedaban 21 detenidos. Luego de las denuncias públicas dentro y fuera del país, la Justicia terminó liberando a 19. Según los últimos datos de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), también hubo detenciones entre los campesinos de otras organizaciones como el Incupo, la Unión de Productores de Salado Norte (Usan) y la Mesa de Tierras. Y en este momento, más de 150 campesinos del Mocase VC con pedidos de captura librados por los juzgados de Capital, Monte Quemado y Añatuya. Por esa situación, el Mocase ayer se autoconvocó con urgencia a la capital de la provincia. Anoche llegaron unos 30 campesinos, a los que hoy se sumarán otros 300.

“Evidentemente a partir de agosto hubo un endurecimiento hacia los campesinos”, dice Antenor Ferreira, abogado de la APDH. Los operativos que normalmente no se hacen con más de cuatro o cinco personas, se están haciendo con “procedimientos brutales con no menos de 30 efectivos, con un despliegue de ómnibus con infantería que de pronto aparecen con granadas y chalecos en medio del monte”.

A modo de ejemplo, entre el 5 y el 19 de septiembre el Mocase relevó tres procedimientos. El viernes 5, una comisión policial exigió a un grupo de campesinos de Quimilí los derechos de posesión de las tierras, un procedimiento con el que los nuevos empresarios de la zona tientan a los pobladores para que vendan y abandonen los campos. Como los campesinos no aceptaron firmar nada, la policía detuvo a cinco de ellos en la comisaría de Quimilí y luego trasladó a dos al penal de Santiago adonde aún están detenidos: ellos son Santos Ramón González y Luis Domingo González, ambos presos sin resolución judicial. El sábado 6, hubo un allanamiento en cinco viviendas de la localidad de Pinto con 33 policías que entraron por el supuesto robo de un caballo. El Mocase explicó que un día después del procedimiento, el senador santiagueño Emilio Rached, aquel que votó del lado de la soja en el Congreso, iba a ser agasajado allí por un grupo de empresarios. Y creen que se trató de una forma de amedrentamiento. El viernes 19 la policía detuvo a Sabino Chávez, cuyo campo pretenden los empresarios.

¿Por qué se disparó esta nueva ola? El primer dato importante que mencionan varias fuentes locales son las elecciones. Santiago acaba de entrar en un proceso eleccionario. Y el próximo 30 de noviembre, el radical K Gerardo Zamora buscará renovar su mandato como gobernador por otros cuatro años. Ese dato es válido, pero no alcanza a explicar el verdadero mar de fondo.

Desde la intervención federal, las políticas masivas de exterminio sobre los campesinos retrocedieron. Los escuadrones paramilitares a sueldo de los terratenientes no desaparecieron pero su poder había cedido. La intervención y Zamora cambiaron también el artículo 182 bis del Código de Procedimiento Penal que le permitía a la Justicia penal actuar libremente para expulsar a los campesinos de los campos sin juicio previo con una sola denuncia de dominio. Se abrió una mesa de diálogo y un espacio de crisis, pero no alcanza.

“Nosotros vemos con buenos ojos que el gobierno de Zamora esté llevando adelante el diálogo con la mesa de tierras, el comité de crisis y está tratando de tomar esos problemas –dice Ferreira–, pero no vemos esa misma postura en la Justicia, en el Poder Judicial ni en el Ministerio de Gobierno desde donde claramente está accionando a la policía.”
En el Mocase se reúnen los campesinos que resisten la avanzada de los grandes empresarios.

similar:

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconLas Redes Neuronales surgieron del movimiento conexionista, que nació...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconLos huesos del esqueleto humano no pueden entrar en movimiento por...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconResumen el objetivo principal de este trabajo es determinar las implicaciones...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconLos músculos son el tejido que genera movimiento en los animales....

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconEl objetivo es recuperar la visión que se ha perdido como resultado...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconResumen Este ensayo tiene como objetivo tratar de definir los ejes...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconSuena el timbre del teléfono. Don filiberto, el periodista calvo...
«Ya se van alejando los escollos.» Todos los cuales se resumen en el supremo apostrofe: «Santiago y abre España, a la libertad y...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
«cta-102» de Roger McGuinn y Robert J. Hippard. © Tickon Music (bmi), 1967. Todos los derechos reservados. Reimpreso con permiso

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
...

El mocase (Movimiento Campesino de Santiago del Estero) es una organización formada con el objetivo de reinvindicar los derechos de los campesinos, demuestra iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com