Bibliografía introduccion




descargar 0.54 Mb.
títuloBibliografía introduccion
página9/10
fecha de publicación05.03.2016
tamaño0.54 Mb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Ley > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

1/ La información se reporta a partir del año en que se inicia la actividad

2/ Incluye inspecciones a condiciones generales de trabajo de seguridad e higiene, extraordinarias, generadores de vapor y recipientes sujetos a presión. Sin embargo a partir de 2002 se contabiliza el total de

trabajadores que son beneficiados con la inspección en todas sus materias y no sólo en condiciones generales de trabajo como se reporta inicialmente.

3/ Se refiere a las comisiones de seguridad e higiene integrados por el IMSS

4/ La disminución estimada para 2001 obedeció al cambio de enfoque en las comisiones mixtas de seguridad e higiene, aspecto que fue convenido con la Oficina de Planeación Estratégica de la Presidencia de la

República para mejorar el funcionamiento de las ya existentes.

5/ Un accidente o enfermedad de trabajo se considera terminado cuando el trabajador es dado de alta después de otrogarle las prestaciones en especie y monetarias a que tiene derecho. La información no

considera los accidentes en trayecto

6/ Se refiere a los riesgos de trabajo registrados

7/ Un riesgo de trabajo se considera terminado después de que se aceptó como tal y de que el trabajador de alta médica y administrativamente por la institución de seguridad social.

8/ Se refiere a casos de riesgo de trabajo otorgados.

E: Cifras estimadas al mes de diciembre, excepto para las inspecciones realizadas a empresas de jurisdicción federal que son en el mes de junio.

Fuente: MSS con datos de la Coordinación de Salud en el Trabajo e ISSSTE

Anexo del Segundo Informe de Gobierno 2002, Vicente Fox


  1. SEGURIDAD Y SALUD EN INGENIOS AZUCAREROS


La industria azucarera está compuesta por 59 ingenios, ocupando a alrededor de 34 mil personas, en período de zafra y 23 mil en período de reparación. Es generador de empleo industrial en el medio rural. Se estima que de manera indirecta, por las labores agrícolas y por el impacto en los comercios y servicios locales, genera más de 250 mil empleos.
Son fundamentalmente hombres que se emplean en los ingenios, con excepción de las áreas de laboratorio y oficinas, donde hay presencia de mujeres. Solo en algunos ingenios se ocupan a mujeres en las labores de fábrica.
En materia de riesgos de trabajo, pertenece a la clase V del IMSS, la más alta. Es un sector que ha sufrido muchos altibajos institucionales, cambiándose continuamente los papeles del sector público y privado, como dueños y reguladores de mercado. Pasó en los últimos años por una severa crisis de precios del edulcorante en el mercado mundial.
Lo anterior más factores internos de gestión, la ha convertido en una de las más rezagadas en el contexto de la industria mexicana en cuanto a actualización tecnológica, organizativa, recursos humanos y especialmente, en cultura de trabajo y laboral (Mertens L. y R. Wilde 2001). En años recientes se ha hecho un esfuerzo significativo para reducir el déficit en modernización organizativa y tecnológica, así como en condiciones de trabajo de calidad o decente. Sin embargo, aun las brechas con sectores líderes en la economía mexicana y con empresas líderes a nivel mundial en el ramo del azúcar, son grandes. Además, éstos siguen avanzando en sus respectivas trayectorias de innovación y aprendizaje, lo que demanda del sector azucarero mexicano esfuerzos de saltos (‘leap frogging’) tecnológicos, organizativos y de gestión de recursos humanos para poder cerrar las brechas.


1. Riesgos de Trabajo
En este contexto no es de extrañarse el rezago en la gestión de SST. Analizando las cifras de siniestros en SST, se observa una tasa de accidentes que oscila entre el 9 y 10%, que es 4 veces mayor al promedio nacional en la industria manufacturera así como al de la economía en su conjunto. A diferencia de la tasa a nivel de toda la economía, en la industria azucarera aún no se observa una tendencia clara a la baja en la tasa.
Lo que se observa es una reducción en los días de incapacidad por riesgo de trabajo, que bajaron de 106 mil en 1998 a 70 mil en 2002. (IMSS, Coordinación de Salud en el Trabajo) Esta tendencia a la baja se estancó a partir del 2001, lo que puede estar relacionado con que a partir de ese año se mantuvo el empleo en las empresas, cuando en años anteriores estaba disminuyendo. En la evolución de los días de incapacidad influyó el mayor control sobre el reporte de los accidentes para evitar el impacto en la prima, que a partir de 1997-98 se relaciona con días de incapacidad.


Para dar una idea lo que significa 70 mil días de incapacidad: es el equivalente de lo que un ingenio tamaño mediano ocupa a días de personal durante todo un año. En términos financieros, 59 ingenios generan costo de oportunidad por siniestros en SST, del tamaño de una plantilla de un ingenio mediano.
La gravedad de los accidentes, calculado como días de incapacidad por accidente de trabajo, se ha mantenido entre 1998 y 2002 en 27 días por accidente, que es 25 por ciento arriba del promedio nacional. No obstante, aumentó la tasa de incapacidades permanentes por causa de accidentes, de 0.90 a 1.00 por cada mil trabajadores, entre 1998 y 2001. Esto puede obedecer a un fenómeno de registro, donde se van arrastrando incapacidades permanentes de años anteriores, o bien, a que los accidentes fueron más graves.
Las defunciones por accidente de trabajo han fluctuado entre 9 y 5 por año entre 1998 y 2002, lo que representa entre 2 a 3 por cada 10 mil trabajadores, cifra que es el doble del promedio nacional.
En cuanto a enfermedades de trabajo, se ha reportado menos ( 9 en 2001 y 3 en 2002) que defunciones por accidentes. La validez de esta cifra es cuestionable, lo que obedece a factores antes señalados de deficiencias en la capacidad médica para identificar enfermedades de trabajo y a lagunas en la aplicación de los registros correspondientes.



Se concluye que para la industria azucarera las políticas e instrumentos provenientes del marco institucional nacional para mejora las condiciones de SST no han tenido los mismos resultados que en otros sectores de la economía. Las mejoras que se observaron para el conjunto de la economía en cuanto a la tasa de siniestro, no se han dado en esta industria.
Se deriva la conclusión que para esta industria se requiere de otro tipo de instrumentos, o los mismos pero diferentemente aplicados, contextualizados a la cultura organizacional y laboral y a la trayectoria de innovación en que se encuentra.
Institucionalmente el sector cumple con la mayoría de los requisitos en materia de SST. Cuenta con comisiones mixtas de seguridad e higiene, tienen asignados a responsables en SST, muchas veces tienen un médico y con cierta periodicidad realizan cursos de capacitación para el personal de las comisiones mixtas. No obstante, el alcance y la efectividad de estas instituciones es muy limitada. Las fuerzas restrictivas son más fuertes que las impulsoras de un cambio en las prácticas de SST.

También se realizan periódicamente inspecciones de seguridad en el trabajo. Habrá que analizar por que no se cumplan las actas de inspección de trabajo que se levantan anualmente en todos los ingenios. Estas actas enumeran todos las deficiencias, pero son tantas, que no son factibles de resolverlos en el corto plazo. Muchos prefieren pagar la multa correspondiente sin hacer los cambios de fondo requeridos. No obstante, las actas contienen información muy válida, que podría transformarse en referentes para el aprendizaje organizacional, siempre y cuando estuvieran los mecanismos para asimilarla. Generalmente estas actas se les dan una salida administrativa, de cumplimiento con la autoridad, en vez de utilizarlas como insumo de estudio y análisis del personal operario y de mando.

Lo que ha funcionado para los ingenios ha sido el modelo de gestión Simapro (Sistema de medición y avance de la productividad). Es una propuesta metodológica orientada al aprendizaje permanente e incluyente en las organizaciones. (Mertens, 2002) Dentro del modelo se miden el uso de los medios de protección personal, los accidentes y el orden y limpieza, asignando puntos de efectividad según el grado de cumplimiento, a cada grupo o turno de trabajo. En el caso de los ingenios se han tomado los turnos por departamento, lo que permite provocar una competencia ‘sana’, y por ende una motivación, entre los turnos para obtener el mejor puntaje en estos indicadores. Los resultados son analizados periódicamente y en estas juntas de retroalimentación surgen propuestas de mejora, a las cuales se les da seguimiento en la próxima junta.





En los 9 ingenios donde se ha instalado el Simapro, se han dado resultados significativos. Por ejemplo, se generaliza el uso de los medios de protección individual entre el personal. Trabajadores que durante 20 años en el ingenio no habían utilizado casco de protección, ahora lo utilizan. Se ha observado que el problema de los medios de protección es en parte la cultura de trabajo, la ignorancia y la actitud ante el riesgo por parte del personal de todo nivel. Por otra parte es también la falta de asignación de recursos para que se surtan estos medios al personal. El Simapro es un instrumento de gestión que intermedia entre ambos y busca soluciones a los obstáculos; es una fuerza impulsora de cambio.

Sin embargo hay también limitaciones. Se ha visto en las experiencias que el Simapro tiene un impacto en la primera etapa o fase, que va agotando en la medida que la organización no tenga la capacidad de profundizar en el análisis de la SST. Se convierte en una rutina que pierde significado.
En el ingenio 1, se inició el Simapro en los años 90. Los accidentes y los días de incapacidad bajaron: de 264 a 110 días en 2000. Para el año 2002 había incrementado de nuevo, para llegar a 704 días. No obstante, la prima de riesgo bajó, por tratar de accidentes leves, con 20 días de incapacidad por accidente en promedio. Según el responsable del programa Simapro, el incremento de los accidentes se dio sobre todo porque dejaron de ocultar accidentes. Aparte de esta razón, hay otra que es la falta de profundización y articulación de Simapro con otras iniciativas en materia de SST.
En el ingenio 2, pasó algo similar que en el 1. Bajaron los accidentes y sobre todo los días de incapacidad. El año de quiebre fue el 2001, incrementando de nuevo los accidentes y en el 2002 hubo un caso fatal, aumentando inmediatamente la prima de riesgo. Se tomó la decisión de profundizar en SST, sumándose al programa de gestión integral en SST. Se aplicó el autodiagnóstico; se capacitó al personal con un consultor privado en el tema de actitud ante el riesgo; a partir de un diagnóstico y análisis de los accidentes, se llegó a la conclusión que hacía falta una capacitación en el manejo de materiales peligrosos y situaciones de trabajo peligrosas; se intensificó el análisis de causa efecto en las juntas de retroalimentación de Simapro. El resultado fue una disminución de 50% de los accidentes en la primera mitad del año 2003 en comparición al año anterior.
Analizando los dos casos desde una perspectiva se aprendizaje permanente e incluyente, resalta que se pueden olvidar muy rápido lo aprendido en un una etapa previa, o bien, perder el interés o atención para practicarlo. Ante esto se requiere de esfuerzos de profundización y de constancia en la iniciativas. Por ejemplo, la re-certificación periódica puede ser un mecanismo que genera la constancia. La profundización se da no tanto por la especialización en si, sino por la articulación de la especialización con dimensiones y aspectos generales y de sentido común en la organización. Es la especialización contextualizada. (Mertens, 1998)
2. Características de los accidentes en los ingenios
El diseño de nuevos instrumentos o la reorientación de los existentes en materia de SST en la industria azucarera, pasa obligatoriamente por un diagnóstico de los siniestros. En este caso se limitará a los accidentes de trabajo, aunque se está consciente que habrá que hacer un diagnóstico en paralelo de las enfermedades.
Se elaboró un cuadro sinopsis, donde se retomaron cuatro categorías de análisis de las que el IMSS19 hace de los accidentes:



CARACTERÍSTICAS ACCIDENTES DE TRABAJO

INDUSTRIA AZUCARERA

Cuadro Sinopsis




Principales Ocupaciones:


  • Peones de carga

  • Mecánicos y Ajustadores de Máquinas

  • Operadores de máquinas para fabricar azúcar

  • Soldadores


Principales Actos Inseguros:

  • Falla al asegurar

  • Adoptar posiciones peligrosas para levantar, sostener, mover

  • Falta de atención a la base de sustentación

  • Falta de atención a la base de sustentación en superficies resbalosoas

Principales Riesgos Físicos:

  • Uso de métodos o procedimientos inherentemente peligrosos

  • Métodos, materiales o procedimientos peligrosos

  • Defectos de los agentes: resbaloso

  • Ayuda inadecuada para levantar, mover y rodar cargas


Fuente: MISS-Coordinación de Salud en el Trabajo



Principales Causas Externas:

  • Golpe por objeto arrojado, proyectado o que cae

  • Exceso de esfuerzo y movimiento extenuantes y repetitivos

  • Golpe contra o golpeado por otros objetos

  • Caída en el mismo nivel por deslizamiento, tropezón o traspie

  • Atrapado, aplastado, trabado o apretado en o entre objetos

  • Otros caídos de un nivel a otro



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Bibliografía introduccion iconBibliografía Introducción

Bibliografía introduccion iconBibliografía. Introducción

Bibliografía introduccion iconBibliografía introduccióN

Bibliografía introduccion iconBibliografía 09 introduccion

Bibliografía introduccion icon8. Bibliografía Introducción

Bibliografía introduccion iconBibliografía Introducción

Bibliografía introduccion iconBibliografía introduccióN

Bibliografía introduccion iconBibliografía introduccióN

Bibliografía introduccion iconBibliografía. IntroduccióN

Bibliografía introduccion iconIx bibliografía. Introduccion


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com