Tesis de yamines




descargar 0.58 Mb.
títuloTesis de yamines
página3/11
fecha de publicación04.11.2015
tamaño0.58 Mb.
tipoTesis
med.se-todo.com > Ley > Tesis
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
REGLAS DE LA REALIDAD:

RACIONALIDAD.- El humano debe tomar decisiones de tipo placer- dolor de modo consciente y coherente. Debe ascender a un nivel de alta consciencia de sus actos y actuar lo más continuamente posible, exclusivamente por decisiones propias y racionales. Saliendo con ello de la costumbre cotidiana. Con la convicción de que siempre deberá avanzar hacia arriba.

El individuo irracional es en exceso emocional. Insiste en lo insignificante, hace hincapié en las incongruencias, confía en lemas irreales y se haya a sus anchas cuando generaliza.

El individuo racional no se apega a la tradición popular ni teme a los cambios. Solo conserva las costumbres buenas y funcionales. Su determinación no lo hace malo, tonto o loco, lo hace único. Siempre en guardia contra las instituciones burocráticas o aquellas sociedades mecanizadas donde se pierde la consciencia individual.

PLACER INTEGRAL: El deber fundamental del hombre está en buscar su propio placer integral sin interferir en los derechos de los demás. Consciente de la Ley hermética de causa-efecto.

"Has a otro lo que te gustaría que te hicieran a ti".

TODO TIENE SU PRECIO: Nada que valga la pena es fácil, producir por el YO superior no es fácil. La realidad económica es que "Todo tiene su precio" y entre más alto es el grado de felicidad que se pretende, más alto es el precio que se debe estar dispuesto a pagar para lograrla. Hay que decidir ese precio antes de actuar.

Tan pronto como se resuelva pagar algo determinado hay que pagarlo con gusto y en el menor tiempo posible. Cuanto más pronto se liquide más pronto se podrá disfrutar de una mente despejada y de una vida más feliz. La felicidad no se compra a plazos, procurar por el ser interno tiene su precio y hay que pagar ese precio cuanto antes. Nadie puede velar por uno mismo tan bien como uno mismo.

La ley económica universal dice que al final de cuentas usted recibirá exactamente lo que merece. Nadie puede nunca quedar a deber nada.

GANANCIAS: Las ganancias obtenidas del trabajo es lo que nos da felicidad. No se puede ganar en todo lo que nos proponemos pero debemos de cuidar de ganar en los objetivos fundamentales de nuestra vida. Se trata de dejar algo para el resto de la humanidad porque nos guste o no, ellos también van a obtener su parte. Debido a que los demás son más hábiles que nosotros en algunas cosas y pueden dedicarse a ello con mayor tiempo y energía.

El tiempo que tenemos para vivir esta vida es fijo y limitado.

La ganancia es sólo un medio para alcanzar la felicidad. El trabajo es un medio para ser feliz.

EL MORALISTA ABSOLUTO: Es un viejo popularmente conocido como "Satanás", disfrazado de político, clérigo y hasta de suegra. Su ambición en la vida es la de hacernos entrar en la vereda, del "modo que sea". Es implacable y nos persigue hasta la tumba si se lo permitimos Si carecemos de consciencia para tomar decisiones racionales por nosotros mismos. Pretende hacernos sentir culpable hasta convencernos de que somos unas malas personas. Se pasa la vida tratando de convencernos sobre lo que es más adecuado para uno mismo y hasta puede llegar a sentirse inclinado a matarnos a fin de redimirnos de nuestro descreimiento. Lo que para él está bien es lo que impone a los demás.

Ignora que la moralidad es cuestión de carácter consciente, individual y es cuestión muy personal y privada.

EL MARTIR: Es un egoísta irracional que no ha aprendido a tomar decisiones consciente tendiendo a hacerse moralista Absoluto para contagiar a los demás de la virtud de cometer el mismo error.

La realidad es que por los que uno se sacrifica siempre empeoran en vez de mejorar.

Nuestro tiempo debe emplearse en procurar al YO superior, realizando un "martirio" hacia el interior en vez de hacia lo exterior. Somos responsables de nuestra propia felicidad en primer término y sólo entonces estamos en posibilidad de llevar equidad a los demás. El auto Sacrificio es una ley inventada por la gente y no una ley de la naturaleza. El único servicio racional es el servicio al dios interno.

Procurar por la propia felicidad, por lo menos garantiza que ya no se será más una carga para los demás. Procurar por el YO superior es suficiente.

LA REALIDAD Y LA PERCEPCIÓN: La realidad no cambia para adaptarse a la percepción de nadie. La realidad es un hecho.

La realidad es lo que se está conociendo, jamás puede ser un ente conocido para nadie. La realidad como ley es fija e inmutable. La percepción es variable y es la causa del principio de las definiciones, entre la gente.

La realidad es ley férrea voluntaria de perfección, en tanto que la percepción es un mero experimento a través del fenómeno material.

Jamás conoceremos lo suficiente la Realidad si no mantenemos una mente abierta a todo Saber rechazando la inercia de la costumbre y la tradición cotidiana, a cambio de la lógica y la razón.

El objetivo es conocer el principio de la realidad para percibir correctamente la realidad y poseer el valor necesario para reconocerla y aceptarla.

DOS TIPO DE PERCEPCIONES: El Señor Magoo es un miope que está desprovisto para percibir los hechos correctamente. No tiene el menor contacto con la realidad. Cuenta sólo con la divina Providencia.

Cree que los políticos y los expertos profesionales están en mejores condiciones que él para determinar lo que más le conviene. Creo sinceramente que las personas actuarán a favor de los intereses de él (o ella) en vez de hacerlo a favor de los intereses de ellos mismos.

Sin embargo, la naturaleza no puede aceptar el pretexto de la ignorancia, no puede sufrir por el que desobedece sus leyes. La Naturaleza no perdona, aunque seamos buenos, simpáticos o estúpidos.

Todo lo que se puede hacer por un Magoo es ofrecerle nuestra simpatía.

En segundo término tenemos al Señor Avestruz: En sí es capaz de percibir la realidad correctamente, pero se niega a hacerlo, prefiriendo vivir en el reino del "debiera ser". Conoce los hechos pero se niega a reconocerlos tal como son. Al hablar de la realidad se refiere a su percepción de la realidad.

Podemos aún agregar la percepción de la realidad del "Señor Mentiroso": Por su naturaleza racional no sabe del debiera ser ni carece de valentía sino que engaña premeditadamente y con deliberación a fin de conseguir sus fines a como sea.

LA VIRTUD DEL EGOÍSMO:

El INTERÉS PROPIO no es un defecto sino una VIRTUD. Todo el mundo actúa siempre en su propio interés a menos que se trate de un individuo que no esté sujeto a leyes naturales terrestres y actúe desinteresadamente en interés de las leyes de aquel mundo a que se sujeta. Pero fuera de estos individuos excepcionales, todos actuamos siempre en propio interés.

El que teme la divulgación del conocimiento de la realidad del interés propio son los que quieren que usted continúe actuando a favor de los intereses de ellos.

El egoísta racional no interfiere en la vida de los demás, el egoísta irracional si.

El individuo que tacha a los demás de egoístas es un egoísta irracional y un moralista Absoluto. Nos anima a hacer las cosas que a él le producen felicidad, pensando que las necesidades de él están en primer lugar.

No hay nada inmoral en actuar en interés propio y es perfectamente normal.

La relación del verdadero Servicio será bajo la base de "Valor-por- Valor" o sea, en aquella relación en que ambos involucrados se ponen de acuerdo en un precio justo y luego realizan la transacción. Hay que ser capaz de valorar al otro y de apelar a sus necesidades reales.

Actuar egoístamente, lo hacemos siempre, es una realidad.

El egoísta racional mira principalmente por sus propios intereses físicos, emocionales y mentales y en segundo término, mira por los intereses de los demás. Porque sólo a través de aquellas otras personas, puede, de alguna manera, satisfacer sus propios fines.

El individuo se integra a la vida social para poder USARLA. La ciencia astrológica enseña que la palabra clave de Capricornio es: YO USO.

Los seres humanos representan valores potenciales en negocios y dichos valores sólo podemos cosecharlos en beneficio propio. Si les llenamos ciertas necesidades a los seres humanos.

El egoísmo racional es dadivoso porque reconoce la solidez de las relaciones valor- por- valor.

La persona que hace algo por uno diga lo que diga, espera un pago, aunque no deje dicho cuál es este pago ni como se acumularán los intereses. Todo tiene un precio.

El egoísta racional regala y en el mismo acto especifica el valor que en ello coloca. Si uno renuncia a algo a cambio de otra cosa aunque parezca un acto meramente altruista, de lo que realidad se trata es de un mejor negocio que nos redituará mayores beneficios a largo plazo.

Uno mismo siempre elige, racional o irracionalmente.

Los mártires fanáticos y los moralistas absolutos son gente egoísta pero con un yo personal insaciable.

TRES TIPOS DE EGOÍSTAS: En el mundo de la vida y de los negocios hay tres tipos de personas egoístas. El primero es el individuo que sabe y reconoce abiertamente que actúa en su propio interés. El segundo es el que sabe que actúa en su propio interés pero ignora o no quiere saber que siempre quiere hacer creer lo contrario al otro. El tercero ignora que siempre actúa en interés propio, por eso parece muy sincero cuando intenta hacer creer que ante todo, piensa en los demás.

Los tres actúan en propio interés.

Los actos irracionalmente egoístas pueden dañarnos a nosotros mismos y a los demás. Los actos racionalmente egoístas jamás hacen daño y siempre benefician a uno mismo y a los demás. Porque lo que hace que algo sea bueno para mí no impide que también los sea para otras personas.

Si nos hacemos maestros de nuestras propias vidas ¿qué ayuda podemos dar a los demás?. Es imprescindible procurar por nuestro propio Cristo interno, antes que por el mundo exterior.

LA PROPIEDAD MORAL: El trazado de las líneas divisorias en el principio de las definiciones tiene su analogía en el derecho de propiedad terrenal, donde las líneas divisorias son físicas y reales. El no respetar las líneas divisorias es una interferencia en el mundo. En tanto que se interfiere la libertad de los demás. Cada cual tiene libertad de hacer en su propiedad lo que le plazca (entre comillas) pero no debe interferir en las propiedades de los demás. Según variamos nuestros conceptos morales para adaptarnos a las circunstancias cambiantes, esto repercute en lo terrenal para variar las fronteras territoriales lo cual trae por consecuencia: "la guerra armada".

Por desgracia cuando un concepto MORAL no encuadra a nuestras circunstancias, cambiamos simplemente dicha línea divisoria de lugar, de modo que lo que deseamos, caiga en el lado adecuado, para nosotros.

Es necesaria una consciencia moral para poder poseer una propiedad moral que no viole los derechos de los demás y permita que se violen nuestros propios derechos.

LA GENTE Y LOS NEGOCIOS: El humano es imperfecto y nos perjudicamos a nosotros mismos si esperamos demasiado de ellos. La gente no nos perjudica, lo que sucede es que permitimos que nos perjudique.

La realidad es que hasta nuestros seres queridos son imperfectos y nos producirán más daño que los demás y se los permitimos.

Aceptemos como hecho la imperfección humana y consideremos todos los atributos agradables que encontremos en los demás como pequeñas "gangas". Esto muestra que la felicidad no llegará y que hay que encargarse uno mismo de la propia felicidad en vez de dejarla a merced de los demás.

El que debe ser racional es uno mismo sin esperar jamás que las personas sean racionales también. Es una regla de la realidad el que las personas con las que entremos en contacto actuarán irracionalmente. Si no es así será una ganga y si nos encontramos con que el otro es un Maestro verdadero, será un milagro.

Ayudando a los que caen dentro de nuestra órbita contribuimos a nuestra propia felicidad. DAR implica esperar algo a cambio según las leyes de este mundo terrestre en el cual necesitamos sobrevivir.

Ayudar realmente a la gente equivale a hacer algo por individuos con los que tengo relación, en un intercambio valor- por- valor.

No voy a dar amor, amistad, dinero o cualquier cosa de valor a cualquiera que se cruce conmigo. Eso abarataría todo lo que puedo ofrecer. Las cosas especiales son para la gente especial, siente que significa mucho para mí. Hay una realización mía de tipo OCULTISTA que no puede enseñarse exotéricamente. Y como tal, mi maestría sólo puede ser dada al discípulo preparado, no porque así lo quiera yo sino porque así lo quiere la realidad. La alta sabiduría sólo hace más mal que bien a la gente común.

Pero además no solamente doy cosas especiales a la gente especial sino que no deseo recibir ese amor, amistad, beneficio material o lo que sea de alguien que no ha recibido o no espera recibir de mi algo de igual valor.

EL DINERO: Las mejores cosas de la vida son realmente gratis, pero no por eso podemos descartar al dinero de nuestra vida. El dinero es un medio hacia un fin, por lo menos en la sociedad en general.

La dura realidad es que si se halla usted bajo constante presión económica, le será difícil gozar de las cosas bellas que la vida ofrece, gratis. Hablamos de un ser humano común y corriente.

Por otra parte, el dinero no es lo más importante aún cuando sirve para comprar nuestra libertad física en este mundo terrestre.

El dinero jamás puede comprar la felicidad del Maestro Interior porque no depende en absoluto del dinero sino de la sabiduría que por el dinero mismo se produce. En éste sentido es que el dinero es sinónimo de sabiduría.

El "fracaso" es la primera lección que nos hace conscientes de la necesidad del dinero y de su importante papel en nuestra vida. Quien ha fracasado económicamente es porque no se ha esforzado nunca lo suficiente para lograr el éxito monetario, por lo menos de acuerdo a las leyes de la sociedad y el animal humano. El fracaso indica fidedignamente el esfuerzo realizado y el precio pagado a fin de tener éxito económico. El materialismo actúa con materialismo.

La mejor escuela es la adversidad material cuando de lo material se trata. Dad al César lo que es del César, a los demonios lo que es de los demonios y a las LEYES lo que es de las LEYES. Los éxitos enseñan pero son los fracasos quienes dan las mejores lecciones a través de pruebas "reales".

Hay que estar dispuestos a hacer el esfuerzo necesario y pagar el precio en la cosas requiere, exponernos a las inevitables consecuencias. El fracaso se repetirá 100 veces tal vez a cambio de un solo éxito.

Nadie es culpable de ninguno de nuestro fracasos porque las leyes materiales son lo que son aún cuando pretendamos violarlas para salirnos con la nuestra.

La bancarrota económica en las ciudades modernas es sinónimo de una enfermedad como por ejemplo, la lepra. Entonces ya nadie le habla a uno en los cócteles. Se pierde el nivel social, pertenece usted a las noticias que ayer. Ha muerto usted para la sociedad. A los residentes de una ciudad tecnológicamente avanzada o "civilizada", no le gusta ver a los enfermos, de una enfermedad como "la lepra", tampoco le gusta a alguien que ensucie lo ostentoso y elegante de las tiendas y boutiques. La calle de los fracasados es en la ciudad, la más solitaria - opina Robert Ringer-. Es la más humillante y la más degradante de todas las calles.

Sin embargo, es el fracaso quien excita la creatividad, el ingenio y la consciencia de la felicidad en este mundo terrestre. Fortalece y desarrolla la voluntad a fin de pagar el precio requerido.

El fracaso toca de tan real manera que humanamente nos provoca angustia y nos hace hacer cosas que en vez de servirnos, empeoran la situación. Y nos llevan a la desesperación. Como quien se encuentra de pronto abandonado incluso por sus propios seres queridos y amigos. Sin embargo, es evidente que nadie es culpable sino nosotros mismos.

El primer paso para levantarse del fracaso económico es empezar de nuevo desde el principio, experimentando en otra dirección y proponiéndonos permanecer más en alerta respecto al trabajo por realizar.

Usted es el único que posee el ilimitado poder de servir al Cristo-diosa, el único que puede permitirle o prohibirle perseguir lo que realmente quiere.

El fracaso económico por desastroso que sea no por ello deja de ser un mero juego de la vida y además es un juego que termina en el momento en que acaba la vida física.

Es imprescindible encontrar un oficio que sea agradable e interesante para nosotros mismos. De nada sirve pensar demasiado en las amarguras o equivocaciones pasadas. En cambio es necesario amar el trabajo por el trabajo mismo con el fin de podernos levantar con fortaleza y ánimo inagotable.

¿TRABAJADOR O EMPRESARIO?: El Creador de empresas no sólo aportar ideas sino tiempo, energía y dinero con la esperanza de obtener recompensas. Tiene que luchar constantemente con la interferencia ilegal del gobierno y la presión financiera de gastos mensuales en general y mil cosas más que el asalariado se evita.

El asalariado está a salvo de la presión que pesa sobre el empresario y se arriesga menos. Por ello la Ley económica dispone que su poder financiero sea limitado.

El empresario no se halla restringido, pero le basta un solo fracaso financiero para perderlo todo.

Como trabajador no espere hacer millones. Como empresario, no espere disfrutar de toda una serie de pequeñas gangas, no previstas.

Ser empresario o trabajador tiene un precio y hay que decidir cuál se puede pagar.

El mejor modo de comunicar a los demás lo que usted piensa hacer es, hacerlo. Un ejemplo vale más que mis palabras. Si algo le va a usted ¡cállese!

El trabajo desaforado por el éxito económico es un continuo fracaso si se olvida que en el dinero no está el éxito sino en el desarrollo de las posibilidades de auto perfeccionamiento.

Olvide los fantásticos negocios que pudieran ilusionarlo y dedique su tiempo y energía a un solo negocio que sea razonable. El simplificar los asuntos económicos nos deja más tiempo para nuestro pensamiento creativo que es el mundo de las causas en los éxitos económicos.

La organización y la autodisciplina son la clave para el empleo eficaz del tiempo, en la consecución de nuestros objetivos. El éxito se debe al poder de autodisciplina..

La vida personal y la vida de los negocios quedan entrelazadas. "La INICIACIÓN y la Administración van de la mano".
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Tesis de yamines iconTesis Ad

Tesis de yamines iconTesis La tesis es la

Tesis de yamines iconTesis doctoral 5

Tesis de yamines iconTesis judaísmo

Tesis de yamines iconTesis tema

Tesis de yamines iconTesis de linux

Tesis de yamines iconTesis doctoral

Tesis de yamines iconY tesis presentadas

Tesis de yamines iconTesis Doctoral

Tesis de yamines iconB tesis c monografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com