Capítulo I: pensando en voz alta 17




descargar 2.29 Mb.
títuloCapítulo I: pensando en voz alta 17
página1/34
fecha de publicación07.04.2016
tamaño2.29 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   34
RODOLFO BENAVIDES

CUANDO LAS PIEDRAS HABLAN

LOS HOMBRES TIEMBLAN


La experiencia confirma que, por cada

Hombre con anhelos legítimos de pro-

greso y autosuperación, hay miles que

desean vivir y vegetar en la ignorancia.
R. Benavides.
Nuestra filosofía es totalmente inadap-

tada a nuestra época porque el intelec-

tual se resiste a penetrar en los conoci-

mientos de la ciencia, no por miedo al

esfuerzo, sino porque presiente que

traería consigo un cambio en los mode-

los de pensamiento y de expresión de

los valores ya oficialmente admitidos.
Oppenheimer

CONTENIDO

Primera parte 15
Capítulo I: PENSANDO EN VOZ ALTA 17



Capítulo II: UN EXPERIMENTO IMPORTANTE 21
Capítulo III: EN LA LEYENDA, LA GRAN ESFINGE

HABLA 25
Capítulo IV: EL RIO NILO 31

Osiris 40

Aclaración oportuna 42
Capítulo V: ANUBIS 43
Capítulo VI: UN TEMPLO BAJO LA GRAN ESFINGE 45

Reflexiones 51

Antigüedad de la Gran Esfinge 55

El Klaft de la Gran Esfinge 60

Símbolos - Astronomía 63

Símbolos astronómicos 70
Capítulo VII: ESFINGE DE TANIS, PIRAMIDE DE

SAKARA LA DIOSA ISIS. 73

Pirámide de Sakara 75

Isis 77
Capítulo VIII: LOS DIGITOS 666 O LA BESTIA DE

DESTRUCCION. 81

Juan el teólogo 83

Un caso insólito de nuestro tiempo 85

Coincidencia astronómica y bíblica 85

Correlaciones cosmo-humanas 88
Capítulo IX: DOS MONUMENTOS SIMBOLICOS Y

CIENTIFICOS, ALGUNAS CONSIDERACIO-

NES ASTROLOGICAS.

EL ORIGEN DE SUMERIOS, MAYAS Y

EGIPCIOS 89

Apis,el Toro Celeste- Osiris 96

La Era de Aries 98

En el “Popol Vuh” 99

La Edad de Tauro 100

El número 666 101

La epopeya sumeria 102

Adán y Eva 103

Los mayas 104

Egipto 105

Cuadro Sinóptico de la Edad de Tauro 106
Capítulo X: EL EJE VERTICAL DE LA GRAN PIRAMIDE

SEÑALA LAS EDADES 109
Capítulo XI: DIEZ FASCINANTES COINCIDENCIAS 111
Capítulo XII: CONSTELACIONES Y RELIGIONES 123
Capítulo XIII: EL REMATE QUE FALTA EN LA GRAN

PIRAMIDE 129

La fotografía Kirlian 132

Algunos experimentos muy sencillos 135

Todo cuerpo acumula energía 137
Capítulo XIV: “EL NEGRO” ES UNA PIEDRA MAGICA 143

Reflexiones sobre el mismo tema 149

Dos piedras mágicas 152

Adoración a las piedras 153

La Gran Pirámide y la Biblia 154
Capítulo XV: LA TUMBA ABIERTA 157

El Arca de la Alianza, ¿una batería

Eléctrica? 159

Temperatura y ventilación interior 161
Capítulo XVI: LA GRAN PIRAMIDE DE GIZEH 167

Números relativos a la Gran Pirámide 167

Geometría en la Gran Pirámide 172

Interior de la Gran Pirámide 172

La pulgada piramidal y el radio polar 173

El codo sagrado 173

Sistema métrico moderno 173
Capítulo XVII: DIVERSAS PIRAMIDES EN EL MUNDO 175
Capítulo XVIII: EL ZODIACO DEL TEMPLO DE HATHOR,

EN DENDERAH 183

Algo sobre las constelaciones zodiacales 183

El Zodíaco de Denderah 185

¿Qué pueblo concibió y realizó el Zodíaco

De Denderah? 186

Sistemas calendáricos americanos 187
Capítulo XIX: UN RELOJ COSMICO INALTERABLE.

LAS ERAS Y LAS EDADES 191

***************SEGUNDA PARTE*******************199
Capítulo XX: CATACLISMOS EN LA TIERRA 201

Creación y muerte del hombre según el

Popol Vuh” 212

Cataclismo y diluvio en el Tíbet 215
Capítulo XXI: CONTINENTE DE MU O LEMURIA O

NAA O NAACAL 223
Capítulo XXII: LA LUNA, INFLUENCIA PASADA,

PRESENTE Y FUTURA 233

La Luna apedrea a la Tierra 233

La Luna produce gigantes en la Tierra y

Otras mutaciones 236

Riesgos estelares diversos 238
Capítulo XXIII: LA CUARTA RAZA-RAIZ:

LOS ATLANTES 241

Thoth – Hermes Trimegisto 243

De los “Diálogos” de Platón 245

Opiniones diferentes y a la vez coinciden

Tes 249

Atlántida dio la cultura que produjo la

Gran Pirámide 251

Conclusiones 253

Epoca moderna 254

Un templo submarino 256

El Gulf Stream o Corriente del Golfo 257

Las glaciaciones 259

Admirables coincidencias 261

¿Estamos ya en una glaciación? 262

Epílogo de este capítulo 264
Capítulo XXIV: EL DILUVIO 265

El diluvio según los acadios 265

El diluvio según los hebreos 268

Manú 270

Aztecas 271

El Diluvio de Noé 273

Exodo 277

Lamentaciones producidas por un desastre

Hace más de 6,000 años 279

Reflexiones 281

Las cuatro edades- los cinco soles 283

Huracán, dios maya 285

Cuadro Sinóptico 287
Capítulo XXV: SEMEJANZAS ENTRE EL POPOL VUH

Y LA BIBLIA 289

`Primera probabilidad 289

Segunda probabilidad 290

Tercera probabilidad 290

Aton y Aton- Atiuh 292
Capítulo XXVI: NUESTRO TIEMPO 295

El clima 295

Los sismos 297

Polvo contaminante de la atmósfera 301

¿Qué está sucediendo en la plataforma

De Puerto Rico? 303
Capítulo XXVII: AÑO 1982 307

Cuadro sinóptico 311

Año 1984 311

Año 1999 312
Capítulo XXVIII: LA GRAN AVENTURA HUMANA 313

Mu o Lemuria o Naa o Naacal 314

Los períodos glaciales 318

Nuestro tiempo 322

Los mayas y la religión huna 327
Capítulo XXIX: ASTROLOGIA Y ASTRONOMIA

DE LOS MAYAS 335
Capítulo XXX: LOS OVNIS 339

Los seres extraterrestres 340

Algo para pensar en Egipto 347

En Egipto 348

En la India 348

En caso Agharta 349

El rollo de Lamec 350

En Sumeria 351

En Corea- Asia 351

En la Biblia 351

Modernas investigaciones 353

Otras consideraciones 355
Capítulo XXXI: LINEAS FINALES 359

En el “Tarot” (libro de Thoth) 367

Pensamos que nuestro mundo es grande, que nuestro Sol es

Gigantesco y que nuestro sistema planetario alcanza distancias enormes…

Sin embargo, dentro de la panorámica del Universo, la dimensión de

Nuestro sistema es insignificante, pequeños granos de arena diseminados en una de las muchas playas cósmicas de la galaxia.

Nuestro Sol y nuestra Tierra pasan desapercibidos entre millares y

Millares de estrellas, muchas de ellas miles de veces más grandes. Y

En esa inmensidad sin límites, el hombre con su vanidad, creyéndose

El único ser pensante e inteligente que existe en el Universo, atribuyéndose incluso derecho de vida y de muerte sobre todo ser

Viviente…………..


PRIMERA PARTE
Capitulo I

PENSANDO EN VOZ ALTA

Cuando el hombre, tal vez sin darse cuenta, toma por el sendero del pensamiento, ya jamás podrá dejarlo, pues aparecen en su mente, innumerables preguntas que exigen respuesta, tales como ¿por qué? ¿quién? ¿cuándo? ¿dónde?
El cansancio quizá lo detenga algunas veces. Sin embargo, en cuanto se

recuperan las fuerzas físicas y las energías intelectuales, el anhelo

de superación lo impulsará nuevamente a transitar otra vez por esa

. larga ruta, en una incesante búsqueda de la verdad. A transitar en

actitud reflexiva, observándolo todo. Buscar la verdad parece ser la

gran meta, la gran causa, la gran tarea del hombre.
Todo eso le ocurre también a quien siendo de espíritu libre, sin tabúes

ni cadenas mentales, se asoma al Egipto legendario buscando explicaciones

a nuestro verdadero pasado de seres pensantes. Y al ver cada monumento

sucede siempre lo mismo que ha sucedido con la Gran Esfinge: cuando

estaba casi cubierta por la arena del desierto milenario

aparecieron infinidad de improvisadas interpretaciones que en ese

momento parecían explicarlo todo. Pero luego sucedió que a medida

que se quitaba la arena, cada estudioso descubría que muy

nada se sabía de ella, llegando la soldadesca estulticia en cierta ocasión

a usarla como blanco de artillería.
Millones de toneladas de arena acumuladas por los vientos durante

milenios, han sido removidas y alejadas varias veces del tan misterioso

monumento. Y ahora, cuando ya está casi totalmente descubierta

la Gran Esfinge es menos comprendida que nunca, pues su (17)

grandiosidad como símbolo de eternidad es muy superior al conoci-

miento a que ha llegado el hombre actual.

Debido a ese enorme hueco entre lo que hace siglos se creyó que

significaba y lo que hoy no se sabe bien qué significa, siguen flotando

sin consistencia las escasas teorías que alguna vez se entendieron

como leyendas o mitos de origen religioso.

Para el espíritu investigador que visita Egipto, no hay más que

un camino a seguir: permanecer en actitud pensante frente a los

monumentos. Permanecer así horas y días bajo la cálida y deshidra-

tadora atmósfera del mediodía, o el frió seco de la noche silenciosa en

un cielo transparente y estrellado, hasta sentir en propia carne una

vibración etérea, la voz de las piedras. Y por cierto, es cuando fluyen

las incógnitas y las preguntas en tropel. Diriase con justicia que

entonces los antiguos dioses acuden solícitos a la llamada del visitan-

te para contestar tales preguntas. Contestaciones que solamente

ellos pueden dar, por haber sido únicos testigos de acontecimientos de

su época, tiempo no registrado por la Historia, acontecimientos con-

vertidos en leyenda.

Fue asi precisamente como empezó esta aventura, la aventura

de ir a escuchar a media noche apalabra de las piedras, que anhelan

decir su verdad, que quieren dar su versión de lo que vieron y Oyeron.

Y su verdad es que, desde muy antiguo, el ser humano pensante

se dio cuenta de la periódica repetición de fenómenos naturales, por

ejemplo el día y la noche, en que aparecían el sol y la luna respectiva-

mente, las nubes y las estrellas. De ahí que quienes gustaban de

observar el délo, se percataran de la periodicidad en la aparición de

las estrellas. Tales estrellas fueron entendidas por algunos como dio-

ses, y los aparentes agrupamientos de estrellas, hoy llamados conste-

laciones, como agrupamiento de dioses dedicados a discutir y arre-

glar o desarreglar a su manera los destinos humanos, tanto en con-

junto como individualmente. Y claro está, si los dioses aparecían asi,

de manera periódica y por ello previsible, lógicamente los aconteci-

mientos naturales de toda índole, una vez ocurridos, deberían repetir-

se de igual manera periódica y previsible.

Bien podría suceder que de estas concepciones tan antiguas de la (18)

periodicidad de los fenómenos naturales haya nacido en América y

en otros pueblos lo que dio vida a la teogonia de los cinco soles, o

quizá, y al menos en parte, lo que Pedro Ouspensky designa con el

concepto de el eterno retorno, es decir, que el tiempo no tendría prin-

cipio ni fin, sino un ininterrumpido movimiento circular.

Esta angustia de no entender ni el principio ni el fin de la vida

pudo haber sido el origen mítico del principio y el fin del mundo, y

naturalmente de todo lo que en él existe, no sólo en su forma física y

visible, sino en su existencia de ultratumba, o sea, espiritual.

Es posible que esa misma angustia quizá haya dado origen a los

sacrificios humanos en todo el mundo, cuyo sangriento ritual religio-

so no fue particular de América. Todo hace pensar que tal vez tuvo

una misma raíz de origen, por ejemplo en Sumeria, en la baja Meso-

potanüa, región en la que un dios se sacrificaba a fin de salvar a la

humanidad de todos sus pecados, para que luego, en reciprocidad, los

sacrificios humanos alimentaran a los dioses.

Es así como se entendía en tiempos ya lejanos el principio y fm

de la vida. Pero en la tan compleja civilización actual, todas las reli-

giones, la filosofía y la ciencia se siguen preguntando: ¿qué es el prin-

cipio? ¿qué es el fin? E implícitamente, queda como máxima espe-

ranza aquello de que el hombre fue hecho a imagen y semejanza de

Dios, o por mejor decir, del dios de cada uno.

En todo caso, estos últimos conceptos implican un alto grado de

vanidad, ya que sugieren que vivimos aislados, como únicos seres

pensantes en el Universo infinito, a pesar de que existan abundantes

pruebas, enigmáticas coincidencias y sugestivas huellas de antiguos y

misteriosos personajes que nos dejaron señales de su paso por el

mundo. Vidas que se les niega haber sido humanas porque parecen

haber llegado de otra dimensión del espacio y del tiempo y que por

ello nos resultan invisibles e intangibles.

Todo esto es tan complejo, que resulta mucho más fácil reir,

ignorar o negarlo, antes que intentar penetrar en el misterio de las

leyendas y de los mitos, verdaderos trozos de historia que sugieren la

existencia de antiguas maravillas. Maravillas que los agnósticos, por

pura comodidad, entienden como meras fantasías, ya que según ellos, (19)


fuera de nuestro planeta no existe ni puede existir el pensamiento, la

inteligencia, la belleza.

Pensando de este modo, surge en seguida la siguiente reflexión:

si la energía nuclear uno de estos días aniquilara a la especie humana,

dejando al infinito Universo sin seres pensantes e inteligentes..., ¿qué

sería entonces de ese pobre Universo?

Este conjunto de incógnitas ha producido mortal angustia, des-

bordante anhelo de liberación, impulso de lucha por ampliar e ilumi-

nar el estrecho, oscuro y cercano futuro. Cercano, porque, según las

mutuas amenazas de los poderosos, pronto estaremos todos converti-

dos en humo y polvo radiactivo, en polvo cósmico, dejando al Uni-

verso vacío de nuestra insustituible presencia e inteligencia... ¿Qué

será de ese Universo después de nuestra desaparición?

Después de largo meditar y con abundantes ideas en la mente, el

autor decidió comenzar la ardua y larga tarea de investigación, base

de este libro, dando forma a un programa de trabajo. En definitiva,*

todo consistiría en tratar de desvelar, al menos parcialmente, algunos

de los enigmas relativos a la
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   34

similar:

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconResumen El valor económico de la captación de agua de alta calidad,...

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconAlgunas preguntas para ir pensando

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconAlgunas preguntas para ir pensando

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconResumen el efecto de la adulteración de la miel por jarabe de maíz...

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconMaterial seleccionado Curso Virtual doe “Pensando en el año que viene”

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconLa voz de amhaj

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconNovas direções para o letramento científico: Pensando o Museu de...

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconTaller 15% (Voz pasiva y activa)

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconYo soy voz de la memoria y cuerpo de la libertad

Capítulo I: pensando en voz alta 17 iconBig cola sigue pensando en grande y será ‘Regional Partner’ del Fútbol...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com