Leyendo día a día en Jueces y Rut




descargar 191.34 Kb.
títuloLeyendo día a día en Jueces y Rut
página5/9
fecha de publicación18.08.2016
tamaño191.34 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

VII Jefté;
10.6 al 12.7


Los amonitas habían gobernado sobre la tierra por dieciocho años y en su angustia los hijos de Israel clamaron a Jehová por su libertad, pero la respuesta que recibieron fue: "Andad y clamad a los dioses que os habéis elegido; que os libren ellos en el tiempo de vuestra aflicción", 10.14.

1. "Despreciado y desechado entre los hombres"


Pero el pueblo de Dios persistió en su rogativa y empezó a manifestar arrepentimiento verdadero, quitando de entre sí a los dioses ajenos. Y Jehová "fue angustiado a causa de la aflicción de Israel". El resultado fue que los israelitas en Galaad se juntaron para resistir una iniciativa en su contra de parte de los amonitas. Pero, no podían salir a la batalla por no contar con un líder, y en esta gran necesidad acudieron a Jefté.

Jefté era hombre esforzado y valeroso, 11.1, idóneo para dirigir un ejército. Pero era hijo de una ramera. Él había sido rechazado por sus hermanos, quienes no querían que tuviese voz ni voto en Galaad. Por esto Jefté había huido y se habían juntado con él hombres ociosos.

El Señor Jesús (poderoso de veras, porque sin Él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho, Juan 1.3), es un contraste. Fue concebido del Espíritu Santo y nació de una virgen. Pero Él también fue rechazado por sus hermanos y contemporáneos; leemos en Mateo 13.57 que ellos se escandalizaban de él. Pero Jesús les dijo: "No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa". Él no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos. Su rechazamiento definitivo tuvo lugar en el Calvario, donde dio su vida por los pecados del mundo.

Anteriormente, sólo los ociosos habían seguido a Jefté, pero ahora en desespero le buscaban los galaaditas para que dirigiera la batalla. Muchos en el día de hoy buscan a Jesús en oración sólo cuando perciben una necesidad o como un último recurso.

El Salvador está rechazado aún. Tristemente, esto es cierto a veces en cuanto a los mismos creyentes que piensan en muchas cosas antes de recurrir a su Señor.

2. "Vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad".


Jefté asumió la responsabilidad, y antes de entrar en la batalla hizo voto: "Si entregares a los amonitas en mis manos, cualquiera que saliere de las puertas de mi casa a recibirme, cuando regrese victorioso de los amonitas, será de Jehová, y lo ofreceré en holocausto", 11.30,31. Jefté ganó la batalla, derrotando a veinte ciudades con muy grande estrago.

Vuelto él a casa, su voto apresurado le trajo dolor y aflicción, porque su hija única fue la primera en salir a felicitarle. ¡Ella tenía que ser ofrecida sobre el altar por cuanto Jefté había abierto su boca ante Jehová! Él hizo su voto sin reflexionar en las consecuencias.

Jesús sabía bien las consecuencias terribles del propósito suyo de ir a redimir a la humanidad del pecado. Sabía que el costo sería la agonía, el sufrimiento, el vituperio y la muerte de cruz, pero de buena voluntad prosiguió en obediencia a su Padre. Los creyentes nunca deben ser apresurados en lo que prometen ante Dios; nos incumbe acercarnos a la presencia suya en una actitud santa, reverente y seria.

Jefté juzgó seis años a Israel, y al morir fue sepultado en una de las ciudades de Galaad.

VIII Sansón;
capítulos 13 al 16


Sansón es el sexto juez, esta vez al cabo de un cautiverio bajo los filisteos que duró cuarenta años.

1. "Él salvará a su pueblo"


Como en el caso del Señor Jesús, su nacimiento fue predicho a sus padres. Manoa y su esposa de la tribu de Dan no habían tenido hijos. El ángel de Jehová se les apareció y les anunció: "He aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de la mano de los filisteos", 13.5.

Sansón nació conforme había sido profetizado, y el Señor le bendijo. Tuvo gran fuerza e hizo grandes hazañas por el Espíritu de Jehová, quien "comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan", 13.25. El Espíritu le hizo apto a matar un león en el camino, 14.6, a matar a treinta hombres en Ascalón, 14.19, y luego a mil con la quijada de un asno, 15.16.

2. "El que piensa estar firme ..."


La caída de este hombre vino cuando Dalila le sedujo a revelarle el secreto de su fuerza. Su motivo, como el de Judas Iscariote, fue el dinero. Dalila traicionó a Sansón por una suma grande, 16.5, pero Jesús fue traicionado por meramente treinta piezas de plata, Mateo 26.15. Así, los filisteos tomaron preso a Sansón, le quitaron los ojos y se burlaron de él. Con todo, Jehová le dio fuerza para destruir la casa y un elevado número de filisteos, muriendo el israelita juntamente con ellos.

Sansón ganó victorias importantes sobre los filisteos en sus veinte años como juez, pero la subyugación definitiva de esa gente vino en los tiempos de David.

3. "¡Quítate de delante de mí, Satanás!"


Sansón conoció la bendición de la fuerza habilitadora del Espíritu de Dios, pero era susceptible al pecado. Dos veces reveló sus secretos a mujeres seductoras, y la segunda vez le costó su juramento de nazareo y, a la postre, su vida. Fue víctima de su propia necedad.

El Señor Jesús no era susceptible al pecado de ninguna manera, por cuanto era perfecto, recto y puro en todas las cosas. A diferencia de Sansón, Él no murió como consecuencia de errores propios, sino en amor se dio por los pecados del mundo. "Me amó, y se entregó a sí mismo por mí", Gálatas 2.20.

***

"¿Qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté ... que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de su debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros".

"Todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros". Hebreos 11.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconPor ser una de las grandes preocupaciones que comparte la humanidad,...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconBuenos días a tod@s ! Hoy como cada día es un gran día. Hemos de...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconUno de los propósitos de la ciencia es adquirir conocimientos que...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconOrden del dia sesión Ordinaria del día 16 de Abril de 2012

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconOrden del dia sesión Ordinaria del día 9 de Abril de 2012

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconEl primer miércoles del mes era un día terrible. Así, con mayúsculas....

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconFluidoterapia: Resucitación 1º día

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconNoche y Día Turismo

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconNoche y Día Turismo

Leyendo día a día en Jueces y Rut icon1 Dia da Confraternização Universal


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com