Leyendo día a día en Jueces y Rut




descargar 191.34 Kb.
títuloLeyendo día a día en Jueces y Rut
página9/9
fecha de publicación18.08.2016
tamaño191.34 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Dos nietos


Jonatán y Finees, Jueces 17 al 20

W.P.W. McVey; Australia; Counsel tomo 22

En Jueces capítulos 17 al 20 encontramos una lección provechosa basada en dos hombres emparentados entre sí — parece que eran primeros de segundo grado — quienes eran muy diferentes el uno al otro en su respuesta a la ley de Dios y su impacto sobre el pueblo de Dios. El uno era Jonatán, nieto de Moisés. El otro era Finees, nieto de Aarón.

Tengamos presente que Moisés y Aarón eran los hermanos que condujeron a Israel de Egipto; por lo tanto sus respectivos nietos han debido vivir en los primeros años de la colonización de Canaán y cronológicamente antes de la mayoría de los acontecimientos registrados en el libro de Jueces. Nos entristece ver casos tan flagrantes de idolatría e inmoralidad manifestándose tan poco después de la muerte de Moisés, varón de Dios, pero la explicación es sencilla: "Cada uno hacía lo que bien le parecía".

Podríamos esperar que el nieto de Moisés, aun si sólo por preservar el prestigio de la familia, seguiría escrupulosamente la ley de Jehová. A la vez podríamos temer que Finees haya podido heredar algo de la debilidad moral que su abuelo desplegó en relación con la adoración del becerro de oro en el desierto. Pero la realidad fue al revés, mostrándonos una vez más que la gracia no se consigue por herencia humana.

"Los hijos de Dan levantaron para sí la imagen de talla; y Jonatán … hijo de Moisés, él y sus hijos fueron sacerdotes en la tribu de Dan, hasta el día del cautiverio de la tierra", Jueces 18.30. Los judíos estaban del todo conscientes de la deshonra que Jonatán había hecho a la memoria de su abuelo, y procuraban encubrirla con escribir su nombre como Manasés en este versículo. En el idioma hebreo la diferencia entre Moisés y Manasés es de una sola letra. Sin embargo, la evidencia abrumadora es que se trata de su nieto pródigo.

De ninguna manera ha sido Moisés el único hombre sobresaliente cuyo prole ha dejado de seguir a Dios para ir en pos del mundo. Quizás Satanás escoge a los hombres piadosos como blanco especial para sus ataques; si no logra lo suyo con una generación, lo intenta con el siguiente. Con el correr de los años tenemos que clamar continuamente por nuestras familias, pidiendo que sean para Dios y su servicio.

Pero en el reino espiritual los eventos no siguen una ecuación como en la matemática o una fórmula como en la química. En otras palabras, no podemos decir que determinado volumen de oración o cantidad de enseñanza siempre va a producir los mismos resultados, aun dentro de una misma familia. Con todo, el bienestar espiritual de nuestros hijos, y de los hijos de ellos, debe causar ejercicio de corazón mientras vivamos.

Para entender los antecedentes del pecado de Jonatán, tenemos que conocer la historia de Micaía y su madre que comienza al principio de Jueces capítulo 17. Fueron ellos que proveyeron esa imagen tallada que figura en el versículo ya citado.

Hubo un hombre del monte de Efraín, que se llamaba Micaía, el cual dijo a su madre: "Los mil cien siclos de plata que te fueron hurtados, acerca de los cuales maldijiste, y de los cuales me hablaste, he aquí el dinero está en mi poder; yo lo tomé". Entonces la madre dijo: "Bendito seas de Jehová, hijo mío". Y él devolvió los mil cien siclos de plata a su madre; y su madre dijo: "En verdad he dedicado el dinero a Jehová por mi hijo, para hacer una imagen de talla y una de fundición; ahora, pues, yo te lo devuelvo". Mas él devolvió el dinero a su madre, y tomó su madre doscientos siclos de plata y los dio al fundidor, quien hizo de ellos una imagen de talla y una de fundición, la cual fue puesta en la casa de Micaía. Y este hombre Micaía tuvo casa de dioses, e hizo efod y terafines, y consagró a uno de sus hijos para que fuera su sacerdote. Jueces 17.1 al 5.

La forma de adoración que este hombre y su madre desarrollaron era descarada idolatría, con el nombre de Dios puesto como etiqueta. Estos dos eran hasta cierto punto como aquellos de 2 Reyes 17.41: "Temieron a Jehová aquellas gentes, y al mismo tiempo sirvieron a sus ídolos; y también sus hijos y sus nietos". Una vez que Jonatán llegó al escenario, él ha debido condenar rotundamente lo que vio, pero gustosamente se incorporó en la parodia y llegó a ser el actor principal.

He aquí una mujer que podría llamar a su hijo Micaía, que quiere decir "uno que es como Jehová", pero a la vez encaminarle en la adoración de ídolos. Ella maldecía y bendecía con la misma fluidez, y todo en el nombre del Señor. Dedicó dinero a Jehová pero lo utilizó para hacer imágenes. No sólo condujo a su hijo a la idolatría, sino involucró a su nieto a la vez.

Micaía conocía poco de la ley de Jehová. Él ha debido saber que al robar su madre, no sólo pecaba contra ella, sino contra el Señor también. Por lo tanto, tenía dos cuentas que saldar: devolver el dinero a su madre más una quinta parte, y hacer una ofrenda por el pecado ante Jehová al pedirle perdón a él; Levítico 6.2 al 7.

Parece que la casa de Micaía en el monte Efráin no estaba lejos de Silo, donde estaba en uso el arca de Jehová en esa época. Pero no le interesaba a Micaía. La ley decía, "No tendrás dioses ajenos delante de mí", pero él tuvo "casa de dioses", nombró a uno de sus hijos como sacerdote y luego contrató a Jonatán a desempeñar este papel.

Había un joven de Belén de Judá, de la tribu de Judá, el cual era levita, y forastero allí. Este hombre partió de la ciudad de Belén de Judá para ir a vivir donde pudiera encontrar lugar; y llegando en su camino al monte de Efraín, vino a casa de Micaía. … Micaía le dijo: Quédate en mi casa, y serás para mí padre y sacerdote; y yo te daré diez siclos de plata por año, vestidos y comida. Y el levita se quedó. Jueces 17.7 al 10

Y para colmo Micaía afirmó: "Ahora sé que Jehová me prosperará".

Ahora, a este candidato no le vamos a llamar un sacerdote. No lo era ni podría ser, porque los sacerdotes procedían de la familia de Leví. Sacerdote para la casa de Micaía, podría ser; para la casa de Dios, nunca. Cual levita, ha debido estar ocupado en la rutina en Silo asignada a esos señores en vez de vagar "donde pudiera encontrar lugar".

Le picaban los pies y la palma de la mano. Estaba a gusto con el sueldo en casa de Micaía hasta que encontró algo mejor.

Vente con nosotros, para que seas nuestro padre y sacerdote. ¿Es mejor que seas tú sacerdote en casa de un solo hombre, que de una tribu y familia de Israel? Y se alegró el corazón del sacerdote, el cual tomó el efod y los terafines y la imagen, y se fue en medio del pueblo. Jueces 18.19,20

Viajó hacia el norte y se ubicó, con todo su aparato religioso, en la ciudad de Dan, la cual llegaría a destacarse por su idolatría. Sería en esta ciudad, muchos años más tarde, que Jeroboam levantaría unos de sus becerros de oro como iniciativa política para disuadir el pueblo a adorar en la casa de Dios en Jerusalén. "Esto fue causa del pecado; porque el pueblo iba a adorar delante de uno hasta Dan … E hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví", 1 Reyes 12.30,31. Cuánto de la culpa por este curso de eventos años más tarde podemos asignar a Jonatán, no nos atrevemos decir, pero sin duda fue él que llevó los ídolos a Dan en primera instancia, provocando la extensión de la idolatría de una sola casa a toda una tribu en Israel.

No debemos concebir la historia de Micaía y Jonatán como un mero incidente secundario en los días de los Jueces. Los elementos esenciales del relato requieren poca modificación como para ser descriptivos del cristianismo moderno, donde una sorprendente mezcla de verdad y error trae a la mente el compromiso y acomodo en la casa de Micaía.

Así como esa gente vinculaba el nombre de Jehová a la adoración de ídolos, hay ahora millones que nombran a Cristo pero confían en iconos y altares, crucifijos y amuletos para protección y salvación. Otros tienen dioses mentales en vez de metales. Son producto de su propio pensamiento y deseo, los cuales intervienen entre ellos y el Dios vivo ante el cual comparecerán un día. Que todos presten atención al lamento de Micaía un vez que se había desaparecido todo su bagaje: "Tomasteis mis dioses que yo hice … ¿Qué más me queda?" 18.24.

Jonatán el levita asumió el rol de sacerdote, percibiendo estipendio para colmo. Vemos en esto un cuadro de la práctica común en el cristianismo de darle al reverendo o pastor un posición sacerdotal, cosa contraria el Sagrado Libro. En algunos lugares se les denominan sacerdotes a exclusión de los demás, cuando en la economía novotestamentaria todo el verdadero pueblo del Señor puede tomar ese nombre; 1 Pedro 2.5,9.

Las clases privilegiadas, los derechos especiales y las funciones exclusivas son ajenas a la legítima cristiandad y le priven al hijo de Dios de su derecho inherente como miembro del cuerpo de Cristo. Se oye hablar de que hay varios creyentes en alguna cierta parte, pero no pueden "celebrar la santa comunión" porque no hay un religioso "ordenado" o "autorizado" para administrarla. Es consecuencia de un arreglo clero - laico donde el reverendo, pastor, etc. se convierte en sacerdote. Nos trae a la mente a Coré, un hombre que a quien le correspondía un ministerio cual levita que era, pero no el de sacerdote. Su ambición sacerdotal le costó la vida, Números 16.10.

Pero queremos dejar ese cuadro triste y ver a Finees. No sólo tenía las credenciales de sacerdote, sino "tuvo celo por su Dios", Números 25.13. Es uno de aquellos piadosos del Antiguo Testamento acerca de quienes no leemos nada en su contra.

Se unieron asimismo a Baal-peor, y comieron los sacrificios de los muertos. Provocaron la ira de Dios con sus obras, y se desarrolló la mortandad entre ellos. Entonces se levantó Finees e hizo juicio, y se detuvo la plaga; y le fue contado por justicia de generación en generación para siempre. Salmo 106.28 al 31

Esto de "contado por justicia" es lenguaje que asociamos con Abraham, así como "se levantó … y se detuvo" es lenguaje que asociamos Moisés, Salmo 106.23.

Hay una mención de Finees antes de los cuatro relatos donde jugó un papel clave. Él está asociado con ciertas familias que volvieron a Jerusalén después del exilio: "Los primeros moradores que entraron en sus posesiones en las ciudades fueron israelitas, sacerdotes, levitas y sirvientes del templo. … Finees hijo de Eleazar* fue antes capitán sobre ellos —los que guardaban las puertas del tabernáculo— y Jehová estaba con él", 1 Crónicas 9.1,20.
[* Eleazar era, por supuesto, hijo de Aarón; 6.3.]

Este grupo hacía mucho más que abrir y cerrar portones. Ellos guardaban la santidad de la casa de Dios en cuanto a quiénes entraban en ella. Números 3.32 hace entender que este hombre heredó de su padre la responsabilidad principal. Tal vez parezca una función rutinaria, pero veremos que no fue tal cosa en Sitim, cuando una ola de inmoralidad e idolatría inundó el campamento de Israel. La crisis trajo a la superficie lo mejor en Finees; él puso coto al asunto "e hizo expiación por los hijos de Israel", Números 25.13.

Es importante notar la secuencia de los eventos en Números 25.

Los israelitas tenían a Canaán a la vista; Sitim era su último campamento antes de entrar. Este detalle hace especialmente reprensible su racha de idolatría. Sabemos por los capítulos inmediatamente anteriores que Balaam quiso maldecirles, pero Jehová volvió la iniciativa en bendición. Frustrado en su deseo de atacar de frente, Balaam les incitó a adorara a Baal-peor, dios de los moabitas según el 31.16 y Apocalipsis 2.14. De modo que "el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab", 25.1.

Estas fiestas bacanales con tanta conducta sensual arrastraron a los hombres de Israel; se "juntaron" con Baal-peor. La retribución divina cayó y miles murieron. Además, Jehová dispuso la muerte de los cabecillas y que sus cadáveres fuesen exhibidos públicamente como advertencia. Y, no obstante estas evidencias de desaprobación de parte de Dios, un varón "trajo una midianita a sus hermanos, a ojos de Moisés y toda la congregación de los hijos de Israel, mientras lloraban ellos a la puerta del tabernáculo de congregación". Esto fue más de lo que Finees podía tolerar. Era perversidad salir del campamento con fines inmorales, pero peor era traer a una mujer extraña dentro del campamento, y hacerlo en esa precisa oportunidad era gesto de abierto desafío de la autoridad divina.

Si aquella pareja pensaba que podían actuar a espaldas de la ley porque él era hijo de un jefe de familia en Israel y ella hija de un príncipe en Madián, 25.14,15, les quedaba una gran sorpresa. En los ojos de Finees, ellos habían comprometido la seguridad del campamento y lo habían profanado, y él por su posición estaba en el deber de enfrontarles. Bien sabía por qué se habían introducido en la tienda, y él entró también y les traspasó con una lanza.

¡Qué asombro santo habrá entrado en el pueblo de Dios al saber lo que hizo este hombre! ¡Qué respeto para Finees cuando se detuvo la plaga! Jehová pronunció: "Yo establezco mi pacto de paz con él … pacto de sacerdocio perpetuo".

Ahora Números 31, donde leemos de las consecuencias de lo anterior. Moisés recibe la orden de hacer venganza de los hijos de Israel contra los madianitas antes de morir. Finees encabeza un ejército relativamente pequeño "con los vasos del santuario, y con las trompetas en su mano para tocar". Sería una guerra santa y Finees cargaba trompeta en vez de lanza.

El uso de estas trompetas, delineado en Números capítulo 10, trae a la mente 1 Corintios 14.8: "Si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?" Podemos estar seguros de que no habría incertidumbre al sonar Finees su trompeta. Él guardaba el recuerdo del mal que los madianitas habían hecho a su pueblo, y tenía un mandato claro del Señor a vengar aquello. En nuestros tiempos no hay necesidad mayor que aquélla de líderes con una clara comprensión de lo que Dios requiere y una voluntad de practicarlo y predicarlo. No nos viene a la mente nada más patético que ver a personajes eclesiásticos que manifiestan ignorancia e inmoralidad. ¿Pero acaso no era así en los días de nuestro Señor? ¿No hablaba Él de ciegos guiando a ciegos?

Josué 22. Llegamos ahora a una situación que concernía a los israelitas no más. Había una grave amenaza de guerra entre las tribus dentro de Canaán y otras que se habían ubicado al este del río. Estas últimas —las dos tribus y media— habían decidido construir un altar al lado este del Jordán, no como lugar de sacrificio ni centro de adoración, sino como un recuerdo a ellos mismos y a sus hijos del santuario nacional donde todo Israel debería sacrificar a Jehová. Sin embargo, las otras tribus tildaron esta iniciativa como un acto de apostasía y rebelión contra el Señor, y "se juntó toda la congregación … en Silo para pelear contra ellos".

Afortunadamente, prevalecieron mejores criterios. Se nombró a Finees a encabezar una delegación para discutir el asunto con representantes del otro grupo. Este era un papel nuevo para nuestro protagonista; ahora no era cuestión de hacer guerra, sino de evitarla. Ahora no usó lanza ni trompeta, sino oídos dispuestos a conocer los hechos. No era cuestión de quiénes habían construido el altar, sino con qué motivos.

Convencido de que todo estaba claro y que los motivos eran puros, él se presentó en Silo para informar a sus hermanos. Todo terminó felizmente. Vemos que en guerra y en diplomacia Finees actuaba con el bien del pueblo de Dios como uno de sus fines.

Jueces 20. Finees llegó a ser el sumo sacerdote, representando a Israel delante de Dios. Sobre su pecho llevaba el Urim y Tumin, por medio de los cuales discernía la voluntad divina. Le encontramos consultando a Dios en este capítulo, así como consultaba a hombres en Josué 22. En una ocasión anterior podía evitar una guerra, pero en este caso la guerra ya estaba en marcha.

El relato es asqueroso. Una pandilla de sinvergüenzas violan a una mujer y ella muere en Gabaa, 19.25; su marido, un levita, parte el cadáver en pedazos y los distribuye en Israel. La nación se enfurece y jura venganza. Pero surgen lealtades de tribu y los benjamitas se unen para defender la ciudad. Se estalla una guerra civil.

Concluimos que los benjamitas no tenían razón alguna, queriendo defender lo que no se puede justificar. Pero fueron ellos que triunfaron en las primeras confrontaciones. ¿Y no es así a menudo, tanto en la esfera eclesiástica como en el mundo en general?

Pero, "la alegría de los malos es breve", Job 20.5. Las derrotas iniciales provocaron un examen de conciencia en las otras tribus, y uno se pregunta si tal vez habían actuado superficialmente en su consulta en la casa de Dios. Pero por fin vinieron en gran angustia con sacrificios y oraciones, lágrimas y ayuno, y a través de Finees Jehová les dio promesa de éxito. Es la última referencia a Finees en secuencia cronológica y la única mención de un sumo sacerdote en todo el libro de Jueces.

Al leer los capítulos finales de Jueces y darnos cuenta del deterioro grave en la adoración y moralidad del pueblo, aun dentro de tres generaciones de la salida de Egipto, no podemos evitar hacer comparaciones con la situación en nuestros propios tiempos. Pero debemos llevar en mente que la época que produjo a Jonatán, nieto de Moisés, también produjo a Finees, nieto de Aarón. El uno vivió para sí y el otro para Dios; el uno promocionó la adoración de ídolos, el otro llevó en alto la ley de Jehová; el uno se hundió en el olvido, el otro es honrado aún por Dios y por hombres. Así, oremos que, no obstante todas las dificultades de estos últimos días, figuren los Finees entre nuestros hijos y también los hijos de nuestros hijos.

1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconPor ser una de las grandes preocupaciones que comparte la humanidad,...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconBuenos días a tod@s ! Hoy como cada día es un gran día. Hemos de...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconUno de los propósitos de la ciencia es adquirir conocimientos que...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconOrden del dia sesión Ordinaria del día 16 de Abril de 2012

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconOrden del dia sesión Ordinaria del día 9 de Abril de 2012

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconEl primer miércoles del mes era un día terrible. Así, con mayúsculas....

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconFluidoterapia: Resucitación 1º día

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconNoche y Día Turismo

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconNoche y Día Turismo

Leyendo día a día en Jueces y Rut icon1 Dia da Confraternização Universal


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com