Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre




descargar 5.14 Mb.
títuloDedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre
página137/138
fecha de publicación13.09.2016
tamaño5.14 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   130   131   132   133   134   135   136   137   138

Pero no podía hacer eso.

—¡Beverly! –volvió a gritar–. ¡Ben! ¡Quien sea!

Pensó: "Por aquí me arrojó, y también a Richie, sólo que nos arrojó mucho más lejos. ¿Cómo ocurrió? Lo estoy olvidando..."

—¿Bill? –Era la voz de Ben, estremecida y exhausta, bastante cerca–. ¿Dónde estás?

—Por aquí. Tengo a Richie. Tiene... está herido.

—Sigue hablando. –Ben ya estaba más cerca–. Sigue hablando, Bill.

—La hemos matado –continuó Bill, caminando hacia el sitio de donde provenía la voz de su amigo–. Matamos a esa maldita bastarda. Y si Richie ha muerto...

—¿Que Richie ha muerto? –exclamó Ben, alarmado. Ya estaba muy cerca. De pronto sus manos surgieron de la oscuridad y tocaron la nariz de Bill–. ¿Cómo que ha muerto?

—Yo... él... –Ahora sostenían a Richie entre los dos–. No lo veo –dijo Bill–. Ése es el problema. ¡N–n–no lo veo!

—¡Richie! –gritó Ben y lo sacudió–. ¡Richie, reacciona! ¡Vamos, maldita sea! –Su voz empezaba a temblar, gangosa–. Richie, ¿quieres dejarte de bromas y reaccionar de una vez?

Y en la oscuridad Richie dijo, con la voz soñolienta e irritable de quien apenas despierta:

—Está bien, joder.

—¡Richie! –vociferó Bill–. Richie, ¿estás bien?

—La muy hija de puta me derribó –murmuró el otro, con la misma voz cansada y aturdida–. Me golpeé contra algo duro. Eso es todo... todo lo que recuerdo. ¿Dónde está Bevvie?

—Por aquí –dijo Ben. De inmediato les contó lo de los huevos–. Aplasté más de cien. Creo que no dejé ninguno intacto.

—Eso espero –dijo Richie. Ya se le oía mejor–. Bájame, Gran Bill. Puedo caminar. ¿Me equivoco o el ruido del agua suena más fuerte?

—Sí –dijo Bill. Los tres estaban cogidos de la mano en la oscuridad–. ¿Cómo está tu cabeza?

—Duele horrores. ¿Qué pasó después de que me desmayé?

Bill le contó todo lo que se atrevió a contar.

—Así que "Eso" ha muerto –se maravilló Richie–. ¿Estás seguro, Bill?

—Sí. Esta vez estoy realmente seseguro.

—Gracias a Dios –dijo Richie–. No me sueltes, Bill. Voy a vomitar.

Bill lo sujetó mientras vomitaba. Luego siguieron caminando. De vez en cuando pisaban algo quebradizo que rodaba en la oscuridad: trozos de los huevos que Ben había pisoteado. Le alegró saber que iban en la dirección correcta, pero aun así prefería no ver esos restos.

—¡Beverly! –gritó Ben–. ¡Beverly!

—Por aquí...

Su exclamación sonó débil, casi perdida en el incesante rugir del agua. Avanzaron en la oscuridad, llamándola sin pausa para orientarse.

Cuando al fin la encontraron, Bill le preguntó si le quedaban cerillas. Ella le entregó una cajita medio vacía. A la luz de una, las caras surgieron a una realidad fantasmal: Ben rodeaba con un brazo a Richie, que se mantenía medio encorvado y sangrando por la sien derecha; Beverly, con la cabeza de Eddie apoyada en el regazo. Después giró hacia el otro lado. Audra yacía acurrucada en las lajas, con las piernas abiertas y la cara vuelta. Las telarañas que la habían cubierto se habían derretido casi por completo.

Bill dejó caer la cerilla, que ya le quemaba los dedos. La oscuridad le hizo calcular mal la distancia; tropezó con el cuerpo de su esposa y estuvo a punto de caer.

—¡Audra! Audra, ¿me oyes?

Le pasó un brazo bajo la espalda y la incorporó. Pasó una mano bajo la cabellera para buscarle el pulso en el cuello. Allí estaba; un latido lento, regular.

Encendió otra y vio que sus pupilas se contraían. Pero era un reflejo involuntario; la fijeza de su mirada no cambió ni siquiera cuando le acercó la cerilla a la cara. Estaba viva, pero no respondía. A qué engañarse: estaba catatónica.

La segunda cerilla le quemó los dedos. Bill la apagó sacudiéndola.

—Bill, no me gusta cómo– suena el agua –dijo Ben–. Creo que nos conviene salir de aquí.

—¿Y cómo saldremos sin Eddie? –murmuró Richie.

—Podemos conseguirlo –aseguró Beverly–. Ben tiene razón, Bill. Tenemos que salir.

—Llevaré a Audra.

—Por supuesto. Pero tenemos que salir ahora mismo.

—¿Por dónde?

—Tú sabrás –dijo Beverly–. Tú mataste a "Eso". Has de saberlo, Bill.

Bill levantó a Audra tal como había levantado a Richie y siguió a los otros. Le resultaba escalofriante llevarla así en sus brazos; parecía una muñeca de cera.

—¿Por dónde, Bill? –preguntó Ben.

—N–n–no lo sé...

("Tú sabrás. Tú mataste a "Eso". Has de saberlo")

—Bueno, v–v–vamos –dijo Bill–. A ver si encontramos la salida. Beverly, t–t–toma esto.

Le entregó las cerillas.

—¿Y qué hacemos con Eddie? –preguntó ella–. Tenemos que sacarlo.

—¿C–c–cómo? –preguntó Bill–. Esto... se está viviniendo ab–abajo.

—Tenemos que sacarlo de aquí, tío –apoyó Richie–. Vamos, Ben.

Entre ambos lograron levantar el cuerpo, de Eddie. Beverly les alumbró el camino hasta la puertecita. Bill salió con Audra. Richie y Ben pasaron a Eddie.

—Bájalo –dijo Beverly–. Puede quedarse aquí.

—Está demasiado oscuro –sollozó Richie–. Compréndelo... demasiado oscuro. Y Ed...

—No importa –dijo Ben–. Tal vez así debe ser. Creo que, en efecto, así es.

Lo dejaron en el suelo y Richie le dio un beso en la mejilla. Después levantó la vista hacia Ben.

—¿Estás seguro?

—Sí. Vamos, Richie.

El disc–jockey se irguió frente– a la puerta:

—¡Maldita seas, hija de puta! –gritó de pronto.

Y cerró la puerta de una fuerte patada. La cerradura emitió un seco sonido metálico y quedó trabada.

—¿Por qué has hecho eso? –preguntó Beverly.

—No lo sé –respondió Richie. ,

Pero lo sabía muy bien. En el momento en que la cerilla se apagaba en las manos de Beverly, miró sobre el hombro y exclamó:

—Bill... la marca de la puerta.

—¿Qué pasa con ella? –Jadeó Bill.

—Ha desaparecido.

5. Derry, 10.30.
El pasillo vidriado que conectaba la biblioteca para adultos con la biblioteca infantil estalló súbitamente en un brillante fulgor. Los vidrios volaron en forma de paraguas lloviendo entre los árboles que se agitaban en los jardines. Semejante andanada mortífera habría podido herir y hasta matar a alguien, pero afortunadamente no había nadie dentro ni fuera de la biblioteca. La institución no había abierto. El túnel que tanto fascinó a Ben Hanscom de niño jamás sería reemplazado. La destrucción sufrida por Derry había sido tan costosa que pareció más sencillo dejar las dos bibliotecas como edificios independientes. Con el tiempo, los concejales de Derry olvidaron por completo para qué había servido ese cordón umbilical de vidrio. Tal vez sólo Ben habría podido decirles lo que se sentía al detenerse en una fría noche invernal, con la nariz goteando y los dedos entumecidos, para ver a la gente que pasaba de un lado a otro cruzando el invierno sin abrigo y rodeada de luz cálida y acogedora. Él habría podido explicarlo... pero tal vez no era la clase de cosas que uno puede declarar en una reunión de concejales. Todo eso es pura especulación. Los hechos son sólo éstos: el corredor de vidrio voló sin motivo aparente, sin que nadie saliera herido (un verdadero milagro, pues la tormenta de esa mañana dejó, sólo en pérdidas personales, 67 muertos y 325 heridos), y jamás fue reconstruido. A partir del 31 de mayo de 1985, para pasar de la biblioteca infantil a la de adultos había que caminar por fuera. Y si hacía frío, llovía o nevaba, había que ponerse el abrigo.

6. La salida: 31 de mayo de 1985, 10.54.
—Esperad –jadeó Bill–. Dejadme un momento... para descansar.

—Deja que te ayude con ella –repitió Richie.

Habían dejado a Eddie allá, en la madriguera de la araña, y eso era algo de lo que ninguno de ellos quería hablar. Pero Eddie estaba muerto y Audra aún vivía, al menos técnicamente.

—La llevo yo –dijo Bill, entre jadeos.

—Ni hablar. Terminarás con un colapso cardíaco. Deja que te ayude, Gran Bill.

—¿Cómo va tu cabeza?

—Me duele. Pero no me cambies de tema.

Bill dejó que Richie la llevara. Habría podido ser peor. Audra era una chica alta cuyo peso normal era de 63 kilos, pero el papel que debía representar en "El desván" era el de una joven retenida como rehén por un psicópata que se consideraba terrorista político. Como Freddie Firestone quería filmar primero todas las secuencias del desván, Audra se había sometido a una dieta estricta para perder ocho o nueve kilos. Aun así, después de andar a tropezones con ella por la oscuridad a lo largo de cuatrocientos metros (u ochocientos, o mil doscientos, quién podía calcularlo), esos 54 kilos parecían cien.

—Gra–gracias –dijo.

—De nada. Después te tocará a ti, Ben.

—Bip–bip, Richie –respondió Ben.

Richie sonrió a su pesar. Fue una sonrisa cansada que no duró mucho, pero siempre era mejor que nada.

—¿Por dónde, Bill? –preguntó Beverly–. Esa agua suena cada vez más fuerte. No me gustaría ahogarme aquí abajo.

—Recto hacia adelante; después, a la izquierda –dijo Bill–. Tal vez será mejor que apretemos el paso.

Siguieron andando media hora más mientras Bill iba indicando los giros. El ruido del agua continuó creciendo hasta que pareció rodearlos. Bill tanteó un recodo siguiendo con la mano una pared de ladrillo húmedo y de pronto sintió agua en los zapatos. La corriente era poco profunda, pero rápida.

—Dame a Audra –dijo a Ben, que jadeaba entrecortadamente–. Ahora iremos corriente arriba.

Ben le pasó cuidadosamente a su mujer. Bill logró echársela al hombro como un bombero. Si ella hubiera protestado, si se hubiera movido...

—¿Cómo vamos de cerillas, Bev?

—No quedan muchas. Bill, ¿sabes adónde vas?

—C–c–creo que sí. Vamos.

Todos lo siguieron por el recodo. El agua burbujeaba contra los tobillos de Bill. Subió hasta sus pantorrillas; después hasta el muslo. El tronar del agua se había intensificado hasta un estable rugir de bronce. El túnel por el que iban se estremecía sin cesar. Por un rato, Bill temió que la corriente se tornara demasiado potente como para avanzar contra ella, pero cuando dejaron atrás un tubo de alimentación que volcaba un enorme chorro de agua al túnel (le maravilló la fuerza del agua blanca) la resistencia del agua fue menor, aunque el nivel continuaba subiendo. Y...

—¡Eh! exclamó–. ¿N–n–notáis a–algo?

—¡Que hay cada vez más claridad! –apuntó Beverly–. ¿Dónde estamos, Bill? ¿Lo sabes?

"Creía saberlo", pensó Bill y dijo:

—¡No lo sé! ¡Vamos!

Hasta ese momento había pensado que se aproximaban a la parte del Kenduskeag que llamaban canal: la parte donde el río se sumergía bajo el centro de la ciudad para emerger en el parque Bassey. Pero allí abajo había luz, luz, y sin duda no podía haberla en el canal, bajo la ciudad. De cualquier modo, seguía brillando, inalterable.

Bill empezaba a tener dificultades con Audra, no por la corriente, que había perdido potencia, sino por la profundidad. "Muy pronto la tendré flotando", pensó. Veía a Ben a su izquierda y a beverly a su derecha; si giraba un poco la cabeza, también a Richie, que iba detrás de Ben. Cada paso se había vuelto decididamente peligroso. El fondo del túnel estaba lleno de escombros o algo parecido. Delante, algo sobresalía del agua como la proa de un navío a medio hundir.

Ben avanzó hacia allí, estremecido por el agua fría. Una cajetilla de cigarrillos, empapada, flotó delante de su cara. Él la apartó a un lado y tomó aquello que sobresalía del agua. Sus ojos se dilataron: parecía un cartel grande. Pudo leer las letras "al" y, debajo, "fut". De pronto comprendió.

—¡Bill! ¡Richie! ¡Bev! –Reía, atónito.

—¿Qué pasa, Ben? –gritó Beverly.

Ben tomó el objeto con ambas manos y lo volvió. Se oyó un rechinar producido por un lado del cartel al rozar contra la pared del túnel. Todos pudieron leer: "Aladdin". Y debajo: "Regreso al futuro".

—Es la marquesina del Aladdin –dedujo Richie–. ¿Cómo ha llegado aquí?

—La calle se hundió –susurró Bill.

Con ojos desorbitados, miró hacia arriba. La luz era más potente un poco más allá.

—¿Qué ocurrió, Bill?

—¿Qué demonios pasó?

—¿Bill? ¡Bill! ¿Qué?

—¡Estas cloacas! –exclamó Bill, fuera de sí–. ¡Tantas cloacas viejas! ¡Ha habido otra inundación!

Y creo que esta vez...

Volvió a avanzar impulsando a Audra hacia arriba. Ben, Bev y Richie le siguieron. Cinco minutos después, al mirar hacia arriba, Bill se encontró con un cielo azul que se veía a través de una grieta en el techo del túnel, una grieta que se ensanchaba hasta más de veinte metros. Delante, muchas islas y archipiélagos rompían el agua: montañas de ladrillos, la parte trasera de un sedán Plymouth, con el maletero abierto, un parquímetro apoyado contra la pared con inclinación de borracho.

Caminar se había vuelto casi imposible: diminutas montañas se elevaban por todas partes, amenazando con una fractura de tobillo. El agua corría mansamente a la altura del pecho.

"Ahora está serena –pensó Bill–. Pero si hubiéramos estado aquí dos horas antes, creo que nos habría dado la sacudida más grande de nuestra vida."

—¿Qué cuernos es esto, Gran Bill? –preguntó Richie, de pie junto a Bill mirando, maravillado, la desgarradura del túnel...

"Sólo que ya no es un túnel –se dijo Bill–, sino Main Street: o lo que de ella ha quedado."

—Creo que la mayor parte del centro está ahora en el canal, arrastrada por el río Kenduskeag. Muy pronto estará en el Penobscot, y por fin, en el océano Atlántico. ¿Me ayudas con Audra, Richie? No creo que pueda...

—Por supuesto –dijo Richie–. Descuida, Bill.

Y tomó a Audra de brazos de su amigo. Bajo esa luz, Bill pudo verla mejor, tal vez mejor de lo que habría deseado; el polvo y los excrementos que le manchaban la frente y las mejillas disimulaban su palidez, pero no llegaban a ocultarla. Aún tenía los ojos muy abiertos e inexpresivos. Su pelo pendía lacio, mojado. Se la habría podido tomar por una de esas muñecas inflables que vendían en ciertos negocios de Nueva York y Hamburgo. La única diferencia era su respiración tenue y estable...

—¿Cómo vamos a salir de aquí? –preguntó a Richie.

—Ben te hará un estribo con las manos –sugirió Richie . Tú puedes sacar a Bev, y entre los dos tiraréis de tu mujer. Ben puede subirme y nosotros lo sacaremos a él. Y a continuación os enseñaré a organizar un torneo de balonvolea para mil chicas universitarias.

—Bip–bip, Richie.

—Olvídalo, Gran Bill.

El cansancio lo estaba doblegando. Se encontró con la serena mirada de Beverly y la sostuvo por un instante. Ella le hizo un leve gesto afirmativo y él respondió esbozando una sonrisa.

—¿Me haces un estribo, B–B–Ben?

El arquitecto, que también parecía extremadamente cansado, asintió. Por una mejilla le bajaba un profundo arañazo.

—De acuerdo.

Se inclinó un poco y entrelazó las manos. Bill apoyó un pie y se impulsó hacia arriba. No fue suficiente. Ben levantó el estribo de sus manos y su amigo logró cogerse del borde de aquella grieta en el techo del túnel. Se izó con fuerza. Lo primero que vio fue una valla blanca y naranja. La segunda, una multitud de hombres y mujeres que pululaban más allá de la barrera. La tercera, la Gran Tienda Freese, que tenía un aspecto extrañamente comprimido. Le llevó un momento darse cuenta de que casi la mitad del edificio se había hundido en la calle y el canal que corría por abajo. La mitad superior se inclinaba hacia la calle y parecía a punto de caer como una pila de libros mal distribuidos.

—¡Mirad! ¡Hay alguien en la calle!

Una mujer estaba señalando hacia la grieta del pavimento por donde la cabeza de Bill había asomado.

1   ...   130   131   132   133   134   135   136   137   138

similar:

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre icon¿Cómo podrán ser los hijos de un hombre de grupo o y de una mujer...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconDedico este libro al hombre que por primera vez en la historia de...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconLa retroalimentación es una herramienta efectiva para aprender como...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconTenía seis años cuando mis padres me contaron que había una pequeña...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconTodos los padres interesados en la salud de sus hijos y en la propia,...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconLa pregunta que cada día nos lanzan los hijos ¿quién soy? Y por tanto...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconEn los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el...
«El hombre bicentena­rio». Poco antes de iniciarse el año 1976, el del bicentenario de Esta­dos Unidos, una revista me pidió que...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconTodos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconEste pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente...

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre iconLos hijos de pujol


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com