Bibliografía




descargar 0.89 Mb.
títuloBibliografía
página1/27
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.89 Mb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Literatura > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


TEORÍA ECONÓMICA Y JUSTICIA SOCIAL

DR. JOSEPH F. JOHNSON DONNELLY La Universidad Queen’s

Canadá


"Más alta que la verdad, objeto de razón, es la justicia, objeto de la conciencia."

----de Hostos

ÍNDICE TEMÁTICO


Introducción……………………………………………………………………………………1

Capítulo I La Relación entre lo Social y lo Individual…………………………………23

Capítulo II Prólogo a los Profetas ………………………………………………………..49
Capítulo III Los Profetas y la Justicia Social …………….....………………….…….…..71
Capítulo IV Adam Smith no está lista en Español 95
Capítulo V Teoría del Crecimiento la versión en Español no está lista 121
Capítulo VI La Controversia del Capital ………………………………………………..158
Capítulo VII La Teoría Keynesiana ………………………………………………………174
Capítulo VIII La Expansión Económica la version Español no está lista 190
Capítulo IX Instituciones Fiduciarias ……………………………………………………202
Capítulo X La Justicia Social y la Teoría Sociológica Moderna ………………………269

Capítulo XI La Dignidad y la Institución del Empleo …………………………………305

Bibliografía …………………………………………………………………………………...321


INTRODUCCIÓN

El tema de este libro es la justicia social. Presentaremos los resultados obtenidos por tres campos de estudio diferentes: la arqueología (1980s), la sociología (1950s) y la teoría económica (1970s). Estos resultados aclaran los debates actuales sobre el significado de la justicia social. No se supone conocimiento previo de la teoría económica o la sociológica. Las distintas posiciones, ya sean a favor o en contra, se examinarán a profundidad en sus propios términos.

Los profetas del Antiguo Testamento tenían una idea sobre la justicia social algo diferente a lo que los teólogos pensaban, una idea de acuerdo con los movimientos populistas a lo largo de la historia: Jeremías y Amós abogaban por el alivio de la deuda y la reforma agraria por motivos morales relacionados con una preocupación por la justicia. Sin embargo, Adam Smith los atacó por esta misma razón.

La teoría sociológica moderna ha alcanzada una noción muy precisa acerca lo que es una institución social y ha definido ‘lo social’ como algo que es ininteligible desde un punto de vista estrictamente individualista. Pero los economistas angloamericanos tienden a afirmar que en una sociedad de individuos racionales no existiría ningún fenómeno así de incomprensible.

La finada profesora de economía de la Universidad de Cambridge Joan Robinson y sus estudiantes1, razonaban desde 1953 hasta 1975 la existencia de paradojas inevitables en las matemáticas de la teoría económica de la valoración del capital si se uno adoptaba el tradicional análisis individualista de la teoría económica del mercado libre.2 Robinson y otros afirmaban que debido a estas paradojas, la tasa de beneficios no se podía explicar desde un punto de vista completamente individualista. Más bien se debe determinar como un resultado de las políticas y las luchas, es decir, determinado por un proceso social que no se puede entender según los términos limitados del análisis económico individualista.

Los resultados de estas tres disciplinas se utilizan para aclarar cuestiones importantes en debate actualmente sobre el significado y el estatus del concepto de la ‘justicia social’. Desafortunadamente, este libro no nos puede decir cómo obtener la justicia social: eso le corresponde a esos que están más involucrados directamente en las luchas populistas para lograrla3. Pero hasta ahora, la naturaleza destructiva y confusa de los debates en torno al concepto de la justicia social constituyen un obstáculo para estas luchas: la teoría económica ortodoxa ha sido utilizada para desacreditar la comprensión popular. Espero que con estas aclaraciones el debate sea más constructivo y que los aportes de aquellos más involucrados directamente sean más valorados que las críticas de los ideólogos economistas.

El método en este libro no es el deductivo. El gran número de citas en esta introducción puede ser engañoso: no se ofrece una historia académica de gran erudición de los conceptos pertinentes, ni un tratado abstracto filosófico de principios fundamentales. En cambio se ofrecen ejemplos históricos concretos. Luego se definen los conceptos teóricos que usamos para analizar esos ejemplos,---tal como la definición de una institución. Al final se muestra cómo estos conceptos aclaran los ejemplos y organizan de nuevo los hechos históricos en un orden comprensible.

¿Cuál es el significado de la justicia social?
Existe una tradición en el populismo reflejado en autores influyentes desde los tiempos de los profetas del Antiguo Testamento hasta la actualidad que asevera sobre el contenido práctico del concepto de la justicia social. Esta idea popular de la justicia social lo expresó José Martí en 1886 por ejemplo, en un artículo periodístico escrito a propósito del movimiento social en los Estados Unidos por la justica social.
«La libertad pública,... no trajo á su establecimiento, ni crió aquí en su desarrollo, un sistema económico que garantizase á lo menos una forma de distribución equitativa de la riqueza; en que sin llegar á nivelaciones ilusorias e injustas, pudiese el trabajador vivir con decoro y sosiego, educar en honor á su familia, y ahorrar para su ancianidad como el legítimo interés de labor de toda su existencia, una suma bastante para librarlo del hambre, o de ese triste trabajo de los viejos que de veras es una ignominia para cuantos no hemos imaginado aún el modo de evitarlo.1

La idea de la justicia social ha sido atacada desde la época de Hume y Adam Smith.

Los economistas anglosajones niegan que el concepto de la justicia social tenga sentido, afirman que la justicia es individualista. Estudiantes impresionados por la consistencia intelectual de la teoría económica individualista del mercado libre (no importa si es poco realista) tienden en la práctica a convenir con ellos. Sus opiniones son cada vez más influyentes en América Latina y entre estudiantes en Colegios de Comercio.

Según el influyente economista y filósofo von Hayek (Premio Nobel en Economía), la frase ‘justicia social’ es un fraude semántico y ‘La idea de lo que es "la social"...nos conduce a una ampliación del concepto de la justicia a esferas donde no es pertinente:...la distribución de los bienes del mundo....En cuestiones de la distribución no existe ningún criterio de la justicia.’1

Si deseamos analizar el mundo real de las actividades económicas, se ha afirmado que por lo menos debemos suponer2 que la motivación para una acción es el interés personal del actor. Su clásica expresión se debe a Adam Smith y es frecuentemente citada.
«No es la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero la que nos procura el alimento, sino la consideración de su propio interés.3

La mayoría de los economistas teóricos han heredado esta visión utilitarista, y la han elevado para abarcar todas las opciones humanas, no sólo en las opciones en la esfera económica.4

Frente a esto, Eugenio María de Hostos habla claramente sobre la moral social y los deberes sociales y dice, por ejemplo, que
«es inmoral hacerse abogado o médico, o maestro o periodista, o comerciante o peluquero, sin más mira que la de ganar el pan.1

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

similar:

Bibliografía iconBibliografíA 46

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía: 18

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com